Gilberto Chamba: “El Monstruo de Machala”


“Las violaba después de muertas, esa era mi satisfacción personal”.
Declaración de Gilberto Chamba tras su arresto


Gilberto Antonio Chamba Jaramillo nació en 1963 en Machala, Provincia de El Oro, (Ecuador). Se casó muy joven con una mujer llamada Mariela, con quien procreó dos hijas. Estuvo en el Ejército, alcanzando el rango de Cabo. Era propietario de un taxi. Desde 1988 hasta 1993, recorrió las calles de Machala en búsqueda de clientas. Todas debían cumplir con un patrón determinado: ser jóvenes, estudiantes y estar solas. Durante su carrera criminal en su país natal, asesinó brutalmente a nueve jóvenes y violó a otras tres. Cecilia Dora Cajamarca fue su primera víctima. Chamba la invitó a comer sandía y le ofreció una cadena de oro y dinero a cambio de sexo; pero como ella se negó, él se enfureció, tomó un pedazo de vidrio roto y se lo hundió con gran violencia. Luego violó su cadáver. El asesino acudió al entierro y hasta les dio el pésame a los padres de la víctima. El segundo caso fue el de Rosa Benavides, universitaria cuya madre, Lola Román, recordaría como “una chica tranquila, estudiosa y feliz”. Gilberto también acudió al funeral de la víctima. Un policía ecuatoriano, Fausto Terán, diría al respecto: “Muchas madres de las víctimas, lo conocían como un hombre tranquilo y educado que había acudido a los velorios con pesadumbre”.






La ciudad de Machala

A veces usaba su uniforme militar. Sus víctimas tenían entre 14 y 24 años. Las convencía de que lo acompañaran hasta una vieja casa, donde las estrangulaba y violaba: “Primero les ponía una mano en la boca, la otra en la garganta y así las mataba, pero para asegurarme luego las ahorcaba con una cuerda o alambre”, diría. En las paredes de aquella vieja casa en que mataba, Gilberto escribía los nombres de sus víctimas y a modo de firma, dejaba en la escena del crimen un cordón amarillo. Chamba no practicaba penetración vaginal a sus víctimas. Les ensartaba un instrumento similar a un bastón, que había mandado a fabricar expresamente. A muchas, las ensartaba con tal violencia que el instrumento salía por sus bocas.



Gilberto Chamba

Fue una verdadera psicosis colectiva la que vivió Machala en los cinco años en que Chamba cometió sus atrocidades, siendo bautizado por la prensa como “El Monstruo de Machala”. El 19 de abril de 1993 fue arrestado y su reinado de terror en su país natal concluyó. Tras ser detenido, declaró: “Yo las violaba después de muertas, esa era mi satisfacción personal. Soy culpable y en esto he andado solo”. Chamba contó a los policías cada uno de los pasos que siguió antes, durante y después de los crímenes. Los agentes que lograron su captura narraron que, dudosos de que Chamba fuera el verdadero asesino, trataban de confundirlo llevándolo a sitios distantes del lugar de los asesinatos; sin embargo, con frialdad, Chamba los corregía y les llevaba donde había violado y matado a sus víctimas.



El arresto en Ecuador

De sus diez víctimas en el Ecuador, dos eran menores de edad. Y el testimonio de una trabajadora sexual, una de las dos mujeres que sobrevivió a sus ataques, sirvió para iniciar el proceso penal en su contra, que terminó con una sentencia de 16 años de prisión. El 5 de julio de 1997 fue trasladado a la Cárcel de Zaruma, según registros de la Dirección Nacional de Rehabilitación Social (DNRS). Solicitó el cambio porque se sentía amenazado por el interno Giovanny Arcesio Noguera Jaramillo, quien el 13 de noviembre de 1994 asesinó a Daniel Camargo Barbosa "El Monstruo de los Manglares" en el penal García Moreno de Quito, donde este último cumplía una pena por haber violado y estrangulado a docenas de niñas en Guayaquil, en la década de 1980. De su sentencia, Chamba apenas cumplió siete años, pues se acogió al beneficio del 2x1, que rebajaba las penas de los presos con buena conducta a la mitad, y recibió un año más de indulto debido al Jubileo 2000, que otorgaba ese tiempo de gracia o perdón.



La cárcel de Machala

El 9 de noviembre de 2000, tras cumplir su pena y luego de limpiar su historial policial, un beneficio que sólo es posible en Ecuador, Gilberto, quien hasta ese entonces estaba casado y tenía hijas con su esposa Mariela, decidió trasladarse a España. Un vuelo lo llevó hasta Ámsterdam y de allí se trasladó al aeropuerto de Barajas en Madrid, en donde lo esperaban dos de sus hermanas. Desde entonces, Chamba realizó varios trabajos de albañilería. También fue portero de los vecinos del edificio en donde vivía con sus familiares y novias casuales. Para septiembre de 2004, logró colocarse como cuidador del estacionamiento del complejo de entretenimiento Illa de l'Oci, situado cerca de la Facultad de Derecho, en la localidad de Lérida. Allí cumplía no sólo con funciones de cuidador, sino que además colaboraba con los dependientes que limpiaban las salas de cine.



El historial limpio de Chamba

Los seis años de aparente tranquilidad para la familia de Chamba, quienes sufrieron por su encierro en Ecuador, terminaron cuando Gilberto fue detenido el 1 de diciembre de 2004, acusado de haber violado y asesinado a María Isabel Bascuñana, una estudiante de la Facultad de Derecho de la Universidad de la localidad. La chica generalmente dejaba su coche en el estacionamiento del cine, pues temía la oscuridad. La última vez que se le vio con vida fue la noche del 23 de noviembre. Sus padres hablaron con ella a las 22:00 horas, cuando les indicó que no iba a cenar en casa.






María Isabel Bascuñana

Su cuerpo fue hallado dos días después a pocas calles del cine. Tenía un pañuelo atado al cuello, algunas bolsas de basura trataban de esconder su cuerpo y había sido brutalmente violada. Surgieron varias hipótesis sobre su muerte. Algunas hablaban de un crimen pasional, otras de venganza, pero sus amigas dieron la clave para atrapar al presunto asesino. Según narraron a los agentes, María les había comentado que Chamba la acosaba sexualmente cuando iba a dejar o a retirar su vehículo del estacionamiento del cine. Esa versión fue complementada por las de otras muchachas que indicaron que regularmente Chamba les pedía sus números de teléfono, con la excusa de que si llegaba a suceder algo malo con sus coches, las llamaría inmediatamente. Sin embargo, muchas de ellas recibieron llamadas de acoso sexual y la única explicación que encontraron es que el cuidador realizaba las llamadas.



Mapa del crimen

Dicha hipótesis se confirmó cuando los agentes encontraron el teléfono celular de María. Tras realizar un registro de las llamadas entrantes y salientes, horas antes y después de su violación y asesinato, pudieron constatar que su victimario hizo dos llamadas a líneas en donde se ofertaba sexo telefónico. Las llamadas duraron entre cinco y seis minutos. Esa fue una de las pistas que condujo a los agentes a considerar a Chamba como el principal sospechoso. Adicionalmente a ese dato, los agentes alegaron en el juicio haber encontrado en el interior de la guantera del vehículo de María, bolsas de basura similares a las que intentaban cubrir su cuerpo. Esas fundas eran muy similares a las que utilizaban las personas de limpieza de los cines para llevar los residuos. Inmediatamente relacionaron el hecho con Chamba, al ser él uno de los ayudantes de limpieza.



Las compañeras de escuela de la víctima

En un primer momento Chamba fue detenido únicamente para investigaciones, pues sus compañeros de trabajo, quienes fueron llamados a declarar dentro del proceso, dijeron que no notaron nada raro la noche del crimen y que el ecuatoriano no se ausentó de su lugar de trabajo. Además, las versiones de vecinos y conocidos de Chamba eran a favor del asesino en serie, y daban cuenta de una buena conducta y amabilidad, descartándolo como sospechoso de los hechos.



Las protestas por el crimen

Sin embargo, las pruebas de ADN realizadas en los restos de semen encontrados en el cuerpo de la víctima incriminaron directamente a Chamba, quien alegó que la policía española creó un complot para acusarlo. Según él, los agentes tomaron una muestra de esperma de un preservativo que él había usado y luego lo introdujeron en la vagina de María para señalar que él era el culpable. Realizados los análisis y pruebas correspondientes, la Fiscalía desestimó ese argumento, que fue el principal elemento de defensa del ecuatoriano. Con lágrimas en los ojos, la madre de Rosa Benavides, una anciana de 72 años declararía a un reportero: “No se imagina cómo sufrimos todo ese tiempo. Y nos dio más rabia cuando nos enteramos de que el asesino estaba tan campante en España, como si nunca hubiera hecho algo malo”.






El arresto en España



Chamba lloró cuando lo arrestaron. Luego fue juzgado. Además de esas pruebas, la parte acusatoria alegó el intento de ocultamiento de información por parte de Chamba, quien en un primer momento dijo que al ser abordado por la policía dio a conocer sus antecedentes penales en Ecuador y un incidente en España en el que estuvo relacionado sobre tenencia de armas. Sin embargo, a lo largo del proceso se probó que el acusado ocultó su pasado judicial, hasta que cotejamientos entre la policía de España y Ecuador confirmaron que era la misma persona sentenciada en Machala por asesinatos en serie. “Presenta un perfil de psicopatía sexual integrado con falta de empatía hacia sus víctimas y una profunda desviación sexual, consistente en la necesidad de unir la satisfacción sexual por actos violentos a la muerte”, diría sobre él un psiquiatra.



El juicio


El fiscal que acusó a Chamba pidió una pena de 52 años. Al final del proceso, recibió una pena de 45 años divididos en veinte años por el homicidio de la joven estudiante española, otros doce por violación y trece años por el intento de violación y asesinato de una prostituta rumana, quien testificó en su contra tras ver sus imágenes y fotografías en medios locales, después de su detención. Fue una sentencia histórica, por ser la primera vez que se imponía una sanción tan alta a un delincuente.



En prisión


Terminó así sus correrías el multihomicida, mientras en Ecuador, al enterarse de la condena impuesta en España, Alejandro Muñoz, tío de Mariana Elisabeth, una de sus víctimas, dijo ante la prensa: "Que se pudra en la cárcel. Ojalá la justicia española no sea tan corrupta como la ecuatoriana". Hasta la fecha, se encuentra recluido en el Centre Penitenciari de Quatre Camins, en el Módulo 6, en España.




BIBLIOGRAFÍA:

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena historia para empezar el año, a los realizadores d este blog les mando un saludo y mis felicitaciones x el excelente trabajo q realizan cada semana, sigan así ;)

ladypunk17... dijo...

Muy buena entrada...
Saludos desde Buenos Aires, Argentina...

Raúl sesos dijo...

Excelente blog!

Anónimo dijo...

Cuantos autores de ecrito con sangre hay? he visto que uno escribe y redacta con perfeccion otro que derrepente no le agarras el hilo y otro que zizagea con la historia, otro que le pone sus opiniones personales. Bueno ok esta bien aun asi cumplen con traernos las historias de los criminales, muchas gracias FEliz año nuevo.
Ah se me olvida que bueno que atraparon a este mal nacido cuantos no habra como este individuo suelto gracias a las autoridades corruptas ineptas ojala se le pudiera poner una multa y sancion al pais.

laarac dijo...

Genial! era uno de los que esperaba , parece mentira que se nos colara un asesino en serie de libro como si nada.

Otra idea son los sadicos ucranianos : Viktor Sayenko e Igor Suprunyuk.
SEGUID ASÍ , feliz año!
saludos desde España

Anónimo dijo...

Soy Ecuatoriana y no sabía acerca de este caso, interesante entrada. Y bueno.. desde los 80s y 90s la justicia ecuatoriana no ha cambiado demasiado, hace un par de años un tipo en estado de ebriedad mató a 8 personas (mujeres y niños incluídos) a un lado de la carretera, huyó pero se le capturó y la pena fué de 8 años, parece una broma pero no lo es.. lamentablemente en mi país las penas son realmente un chiste.

lilian gaona dijo...

muy bueno..como siempre saludos..

Anónimo dijo...

Hola. Soy ecuatoriana y de la misma provincia de donde es Chamba vivo a escasa media hora de Machala. Y si fue muy sonado el caso. Lo que no sabe mucha gente es lo que se comentaba entre la gente q conocía a este señor es que el en realidad empezó siendo conductor en su taxi de los violadores que eran niños ricos de Machala, y al ver esto empezó el. Lo pillaron. Por eso el dice cuando lo capturo la policía q "lo hacia solo", a que venia este comentario?. Pues la familia de los otros implicados lo habían sobornado. Por esa razón salió de la cárcel y fue hasta España. En ese entonces se necesitaba de mucho dinero. De donde saco dinero?. Si estaba en la cárcel. Pues del soborno. Chamba pensaba que España era como Ecuador ni ADN ni nada. Se equivocada y lo esta pagando. Tuvo la oportunidad de cambiar, la desaprovecho. Menos mal ahora esta en la cárcel x pendejo.

Anónimo dijo...

wow que mal eso empeora la cosa colega anonimo... Malditos ricos corruptos.

DobreJ dijo...

Soy español y el principal problema de las cárceles de aquí es que en comparación con las latinoamericanas son prácticamente un hotel de lujo:Comidas decentes, posibilidad de estudiar una carrera, trabajo remunerado, trato humano y televisión en las celdas, y cuando cumples la condena una pequeña paga.
Las condenas en España no pueden pasar de 20 años(encerrado)y con buen comportamiento se quedan en la mitad, así que en 8 o 9 años puede salir en libertad condicional.es triste y muy injusto pero aquí también la justicia es ciega para las víctimas.
Si dios tiene misericordia hará que otros presos lo violen como hizo el con sus víctimas y después lo abran en canal lentamente, aunque seguramente este protegido en una celda de aislamiento.

Pablo Vaca dijo...

Excelente post como siempre... Soy de Ecuador y no tenía conocimiento de este personaje... Sigue así felicitaciones

Anónimo dijo...

muy buen articulo,faltaron cadaveres pero muy bien articulo

Anónimo dijo...

fiel seguidora de tu página, felicidades !

Anónimo dijo...

Muy buen caso!! Que mier** de justicia la de Ecuador para un claro psicópata. Fiel seguidora de Argentina!!! Estoy estudiando psicología, quiero especializarme en lo forense y tus casos me interesan bastante.
Muy bueno!

PieroRoma dijo...

Es muy cierto lo que dices, aca en Peru ocurre lo mismo, los de la elite nunca caen, les pagan a otros para que callen. Hay un blog español "la web de las sombras" de Nozick, el cual trata estos temas, como el de Alcasser

Carola Pizarro Araya dijo...

Los crímenes cometidos en Ecuador me recordaron a los de Alto Hospicio en Chile: conductor de taxi que tenía como víctimas a escolares. Difería el modo de matar: las arrojaba vivas a un pique (excavación) minero donde morían por la caída, la sed y el hambre. 14 asesinatos con violación, dos violaciones y un homicidio frustrado.

Anónimo dijo...

No olvidemos por ejemplo que ocurrió el sangriento asesinato de Luis Banchero Rossi en 1972 y desde entonces, solo sabemos que inculparon al hijo de su jardinero, sabiendo que tenía enemigos que querían apoderarse de sus empresas. Entre ellos, los Miro-Quesada, quienes no podían verlo ni en pintura.

Ampersand dijo...

Y aquí tienen, un ejemplo más de laxitud legal en nuestra amada Latinoamérica ..... que tuvo como consecuencia que un criminal en serie emigrara y fuese condenado con un poco más de rigor en otro país, pero por supuesto, ya esto no le sirve de mucho a la desafortunada víctima.

Excelente trabajo ECS, hasta luego !!!!

Angeles Alanis dijo...

Increíble y que lamentable que así sea la "justicia" en Ecuador, si así se le puede llamar...