Miyuki Ishikawa: “La Matrona Asesina”


“Mi propio hijo soy, y me he crecido sin el aire del parto, muerto a medias”.
Jaime Sabines


Miyuki Ishikawa (石川 ミユキ) nació en 1897 en Kunitomi, Prefectura de Miyazaki (Japón). Se graduó en la Universidad de Tokio. Contrajo matrimonio con Takeshi Ishikawa. La relación no produjo ningún hijo. Trabajó como directora del Hospital de Maternidad Kotobuki. Luego se convirtió en partera, aunque no existía una licencia para ello en ese momento en Japón.



Miyuki Ishikawa

En 1940, había muchos niños en el hospital de maternidad. En su trabajo, Miyuki revisaba los reportes hechos sobre los padres y sus antecedentes. Se dio cuenta de que muchos de ellos eran pobres y no tenían los ingresos suficientes para mantener una familia, sin sufrir necesidades económicas. Ante esta situación, Ishikawa buscó la ayuda de organizaciones de caridad y servicios sociales, pero al no recibir respuesta positiva, halló una solución escalofriante.






Los bebés

Ishikawa eligió a los niños abandonados para empezar a maltratarlos. Los dejaba sin comer y beber. Muchos de ellos murieron como resultado directo de este abuso. Otros supuestamente comenzaron a nacer muertos. Casi todas las parteras del Hospital de Maternidad Kotobuki estaban disgustadas por esta práctica y renunciaron a sus puestos. Llegó al extremo de cobrarles a los padres por asesinar a sus bebés. Ella y su esposo Takeshi solicitaron sumas variables de dinero de los padres, afirmando que pagarían menos que el gasto real de criar a esos niños no deseados. El promedio eran 4,000 yenes.


Un médico, Shiro Nakayama, era cómplice de este sistema y ayudaba a la pareja falsificando certificados de defunción, con ayuda de su asistente Kishi Masako, de 25 años. Para cubrir sus acciones, los criminales dieron sobornos en las oficinas del barrio de Shinjuku. Muchos de los padres aceptaban el trato: pagaban para que ella les quitara de encima el peso de mantener a esos niños, eliminándolos. Una vez que el bebé nacía, ella los abandonaba y perecían ante la falta de cuidados.



Shiro Nakayama

Casos similares habían ocurrido en Japón antes de este incidente. Varias personas del pueblo de Itabashi fueron acusadas en 1930 por asesinar a 41 niños de crianza temporal. Y Hatsutarō Kawamata fue arrestado en 1933 por asesinar al menos a 25 niños. El gobierno japonés era consciente de esta crisis, pero no hizo nada. La tradición japonesa también ignoraba los derechos de los niños. Los casos de infanticidio a manos del padre habían sido considerados como “lesión corporal con resultado de muerte” bajo el Código Penal de Japón hasta 1907.






Las víctimas

Unos oficiales de la estación de policía de Waseda hallaron accidentalmente los restos de cinco víctimas de Ishikawa. El 12 de enero de 1948, cuando dos oficiales del Departamento de Policía de Waseda investigaron la casa de Nagasaki Ryutaro, persona que trabajaba para una funeraria. Cerca de la vivienda de Ryutaro se encontraron cinco sospechosas cajas de madera. Tras interrogar al hombre de 54 años sobre las cajas, este reveló que provenían de la maternidad del Hospital Kotobuki y que su trabajo era llevarlas al crematorio.


Los agentes arrestaron a Ryutaro. Una vez en la estación de policía, el hombre confesó que había hecho lo mismo con treinta cajas y por cada bebé recibía la suma de 500 yenes. Las autopsias confirmaron que los cinco bebés no habían muerto por causas naturales. Los cadáveres no tenían comida en el estómago. Sus pulmones mostraban síntomas de neumonía y estaban desnutridos. Los investigadores concluyeron que la muerte de los infantes había sido intencional.



El arresto

Los policías detuvieron a la pareja el 15 de enero de 1948. Durante el interrogatorio se descubrió que Miyuki no les daba de beber leche, lo cual irritaba a los infantes y por su llanto constante morían sofocados o por hambre. Las víctimas eran niños abandonados, por lo que ella insistió que los padres eran responsables de sus muertes. El público apoyó la afirmación y justificó a la asesina. La escritora Yuriko Miyamoto criticó los motivos de Miyuki, aseverando que era un claro ejemplo de discriminación



Yuriko Miyamoto

Durante las investigaciones, la policía encontró treinta cadáveres más en un templo. El gran número de cadáveres recuperados y el lapso en que los asesinatos fueron cometidos, hicieron difícil para las autoridades determinar el número exacto de víctimas, aunque la cifra oficial fue de 103. Las autoridades vieron los asesinatos como un delito por omisión. Esto la convirtió en la asesina en serie con mayor número de víctimas en Japón.



Los cadáveres


Miyuki prácticamente quedó sin castigo gracias al vacío legal que existía en Japón, que no consideraba el abandono de un recién nacido como asesinato; únicamente la muerte directa estaba penada. En el Tribunal de Distrito de Tokio, Ishikawa fue sentenciada a ocho años de prisión. Takeshi y el Dr. Shiro Nakayama fueron sentenciados a cuatro años de prisión. La pareja apeló su sentencia y en 1952, la Corte de Tokio revocó la condena original: sentenció a Ishikawa a cuatro años en prisión y a Takeshi a dos.



El juicio


Este caso es considerado como la principal razón que el gobierno japonés comenzara a considerar la legalización del aborto en Japón. El 13 de julio de 1948 se instauraron la Ley de Protección Eugénica y un sistema de examen nacional para parteras.






Los titulares


El 24 de junio de 1949 se legalizó en Japón el aborto por razones económicas. Tras salir de prisión, Miyuki desapareció; se desconoce su fecha de fallecimiento.




BIBLIOGRAFÍA:

11 comentarios:

Isa dijo...

103 bebes!

ladypunk17... dijo...

Muy buena entrada...
Saludos desde Argentina...

Michelle Villagran dijo...

Que loco

Anónimo dijo...

Muy ligera la entrada en comparación a lo que nos tienes acostumbrados. De cualquier manera se agradece la información. Saludos y nos leemos el próximo domingo. Abrazos¡

Julio Valenzuela dijo...

Por favor sube casos mas actuales.

Anónimo dijo...

Que despiedados, todos ellos, crueldad extrema, y encima una ley terrible, los olvidados , esos pequeños, estos casos de niños los peores, DEP....
gracias por otra semana más, me encantan los casos de más antiguos.
saludos ES
Salem

Unknown dijo...

Buenísimo!!!! Saludos!!

ramiro m. dijo...

Ho por dios!!!!!!
neta planeta k me dieron ganas de volver el estomago!!! pero k insolente!!!!!

Anónimo dijo...

Quien es el que pone "casos recientes" larguese de aca si no le gustan todos las historias de los crimenes...

Gracias autor por este escrito de verdad estaba esperando ya de japonesitos chinitos o coreanitos, fue muy genial que haya decidido hacer este escrito pues coincidencialmente le atino a mis gustos.

Saludos.

Anónimo dijo...

Esta señora no estaba para nada en su sano juicio.

Sofi dijo...

Me sorprende que en 1949 decidieran legalizar el aborto y en Argentina 2016 esto sea aún un tema tabú, cuantos maltratos e infanticidios se evitarían...