Marie-Anne Houde: "La Madrastra Cruel"


"¡Deja de quejarte por nada!"
Marie-Anne Houde a Aurore Gagnon mientras la torturaba


Marie-Aurore-Lucienne Gagnon, conocida simplemente como Aurore Gagnon, nació el 31 de mayo de 1909 en Ste. Philomène de Fortierville, en el condado de Lotbinière, Quebec (Canadá), en el seno de una familia católica.



Ste. Philomène de Fortierville



Fue la segunda hija del agricultor Télesphore Gagnon y de su primera esposa, Marie-Anne Caron, con quien se casó en septiembre de 1906. Tuvieron cinco hijos; la primera hija de los Gagnon, Marie-Jeanne, nació en agosto de 1907. El nacimiento de Aurore fue rápidamente seguido por el de Lucina y Georges en 1910, y Joseph en 1915. Vivieron siempre en Fortierville, un pequeño pueblo en la orilla sur de St. Lawrence, a cien kilómetros al suroeste de Quebec.



Télesphore Gagnon

En 1916, poco tiempo después del nacimiento de Joseph, Marie-Anne Caron fue hospitalizada por tuberculosis. En ese momento, Télesphore Gagnon era agricultor. Aurore pasó cerca de dos años (1916 y 1917) internada en un convento durante la enfermedad de su madre. Marie-Anne Houde, la viuda de un primo de Télesphore, pronto se trasladó a la casa Gagnon, alegando que ella quería "hacerse cargo de la casa y los niños". Nació en Sainte-Sophie-de-Levrard, un municipio vecino de Fortierville, Quebec y a sus treinta y dos años, era la madre de dos hijos, Gerard y Henri-Georges.



Marie-Anne Caron y Télesphore Gagnon

El 6 de noviembre de 1917, Joseph fue encontrado muerto en su cama. Tenía dos años de edad. La investigación forense determinó que había sido una muerte natural, aunque algunos aldeanos sospechaban que Marie-Anne Houde podría haber tenido algo que ver con eso.



Marie-Anne Houde

El 23 de enero de 1918, Marie-Anne Caron murió de tuberculosis en el Beauport Asylum. A la semana siguiente, Télesphore se casó Marie-Anne Houde. Aunque los aldeanos sospecharon cuando dos de sus hijos murieron posteriormente, no hubo investigación. Mientras tanto, Télesphore golpeaba a Aurore con un mango de un hacha para castigarla cuando hacía travesuras.



La única foto conocida de Aurore

En septiembre de 1919, a los diez años de edad, Aurore fue hospitalizada durante más de un mes en el Hôtel-Dieu de Québec, con una pierna severamente infectada a causa de una paliza que le había dado su padre. Tenía una herida en la pierna y una úlcera en el pie. Estuvo allí del 16 de septiembre al 17 de octubre. Tras ser dada de alta, los golpes se reanudaron.






La familia Gagnon afuera de su casa; Aurore es la más pequeña


Aurore sufrió un maltrato constante y creciente. Además de los golpes constantes, permanecía encerrada en un cuarto, a veces sin comer y sin que se le diera agua. Cuando su padre o su madrastra entraban a verla, era sólo para maltratarla. La niña lloraba en silencio mientras iba poniéndose cada vez más delgada. Su madrastra le quemaba las manos poniéndoselas sobre la estufa o le aplicaba una plancha de hierro candente sobre el cuerpo.



Reunión de la familia Gagnon con sus parientes y amigos

La golpeaban con barras de hierro y usaban diversos instrumentos para maltratarla. Dormía en el suelo y estaba sucia, llena de pulgas y enferma de tos todo el tiempo. El frío había afectado sus pulmones y tenía la piel llena de hematomas y llagas; pronto presentó septicemia. Incapaz de soportar más, murió el 12 de febrero de 1920, a causa del agotamiento y el envenenamiento de la sangre, producido por algunas de las 52 heridas que tenía al fallecer. Tenía diez años de edad.



La tumba de Aurore Gagnon

Una vecina, Exilda Auger, mencionó unas palabras precisas en el momento de la muerte: "La gente va a hablar sobre esto, y con razón". Tras el entierro, los rumores sobre el maltrato a la niña tomaron tanta fuerza que el Estado intervino a través del sistema judicial. Funcionarios del gobierno provincial, entre ellos un médico forense y un oficial de policía, fueron a la aldea con el fin de llevar a cabo la autopsia y evaluar la situación. La primera etapa del proceso judicial a raíz de una muerte misteriosa es la investigación forense. El Dr. William Jolicoeur fue el médico forense designado en el Caso Gagnon. Convocado a Quebec el 13 de febrero de 1920, supervisó la investigación sobre la muerte de Aurore ese mismo día. Jolicoeur le pidió a su colega, el Dr. Albert Marois, que realizase la autopsia al cadáver de la niña.



Albert Marois

En este caso particular, se celebró en la iglesia parroquial y se estableció que la niña no había fallecido por causas naturales. Después de escuchar a siete testigos (Télesphore Gagnon, Marie-Jeanne Gagnon, Exilda Auger, Arcadio Lemay, Alphonse Chandonnet, Dr. Albert Marois y el Dr. Andronic Lafond), los seis miembros del jurado de la investigación forense emitieron un dictamen de muerte por envenenamiento generalizado. Quedó en manos del médico forense decidir si esta intoxicación fue el resultado de la septicemia o de otra causa (uso de algún veneno). Las observaciones revelaron que la menor había muerto de septicemia generalizada (envenenamiento de la sangre), resultado de un gran número de heridas infectadas.



Dibujo del supuesto rostro de Aurore Gagnon

Las acusaciones de negligencia y maltrato fueron posteriormente presentadas contra Télesphore Gagnon y Marie-Anne Houde. El detective Lauréat Couture recibió la orden de detener a la pareja Gagnon y reunir pruebas en su contra. Fueron arrestados, llevados a la ciudad de Quebec y encarcelados a la espera de su comparecencia ante las Sesiones de la Corte de la Paz, donde se enfrentaron a una investigación preliminar por el delito de homicidio. Esta investigación sirvió para determinar si las pruebas contra los dos acusados eran suficientes para justificar los juicios penales. ¿Quién era culpable en el Caso Gagnon? ¿El padre? ¿La madrastra? ¿La familia extendida? ¿La comunidad de vecinos, porque no hicieron nada para proteger a la niña?



Lauréat Couture

Una investigación independiente se llevó a cabo para cada uno de los dos acusados. La investigación de Télesphore Gagnon se celebró los días 24 y 25 de febrero, mientras que la de Marie-Anne Houde tuvo lugar el 4 y 11 de marzo. Las investigaciones se llevaron a cabo a puerta cerrada, sin que estuviese gente presente en la sala de audiencias, salvo los involucrados. La naturaleza privada de las actuaciones debía ser respetada por los periodistas, que sin embargo lograron escribir unas líneas sobre el asunto, sobre todo en Le Soleil, el principal diario de la ciudad de Quebec.



Los titulares


El 18 de marzo de 1920, después de haber escuchado a los testigos, las pruebas presentadas por el fiscal y los proyectos de ley de acusación, el juez decidió que no había motivos para que cada uno de los dos acusados fuera juzgado por el cargo de asesinato en las audiencias penales durante la primavera.



En abril de 1920, ante la Corte de Bench en el distrito judicial de Quebec, se celebraron dos juicios penales. Télesphore Gagnon y su esposa, Marie-Anne Houde, fueron acusados del presunto abuso y negligencia que había causado la muerte de Aurore Gagnon dos meses antes. A través del testimonio de los miembros de la familia Gagnon, vecinos de Fortierville y examinadores médicos, se reveló la magnitud de la violencia infligida a Aurore por su padre y su madrastra.



La Corte

El juicio de Marie-Anne Houde comenzó el martes 13 de abril de 1920, dos meses después de la muerte de su hijastra. Continuó hasta el miércoles 21 de abril, después de levantar la sesión el 17 y 18 por el fin de semana. Marie-Anne Houde, como su marido, fue juzgada por el cargo de asesinato. Mientras el proceso transcurría, ella estaba embarazada. El maltrato infligido a Aurore Gagnon queda grabado en la memoria colectiva de los quebequenses. Un testigo siguió a otro en el estrado, lo que resultó en la producción de muchos documentos que hasta la fecha se conservan en los archivos canadienses.



Lauréat Couture durante el juicio

En particular, hay un gran número de transcripciones oficiales de los testimonios. Ellos revelaron la mayoría de los aspectos sobre el funcionamiento de la familia, la relación entre los Gagnon y sus parientes (los que vivieron con la familia y que eran, por tanto, testigos directos de los malos tratos), las relaciones con los vecinos (que eran consciente de los acontecimientos o que escucharon a los padres declaran que no tuvieron más opción con la supuestamente rebelde Aurore), así como aquellos dados por los médicos. El juez Louis-Philippe Pelletier presidió las sesiones. La sesión de abril fue particularmente difícil para este juez, y aún más para los acusados que comparecieron ante él, pues en el espacio de unas pocas semanas, Pelletier pronunció tres sentencias de muerte.



Louis-Philippe Pelletier

Los días 15 y 16 de abril fueron muy significativos en el juicio de la madrastra de Aurore, ya que el juez y el jurado escucharon el testimonio desgarrador de los hijos de la familia Gagnon. Esta vez, el juicio fue abierto al público y tuvo lugar ante una sala llena. Se mostraron allí los instrumentos que se habían utilizado para infligir las crueles torturas a la niña. Durante las sesiones, se reveló además que otros miembros de la familia habían intervenido en el maltrato. Actos horribles se le atribuyeron a la hermana de Aurore, Marie-Jeanne Gagnon, así como al hijo de Houde, Gérard.



Marie-Jeanne Gagnon

El testimonio de los abusos sufridos por Aurore fue devastador para los abogados defensores de Marie-Anne Houde; en consecuencia, adoptaron una nueva estrategia para la defensa. Maître Francoeur y Maître Lemieux ("Maître" es un título honorario de los abogados en Quebec) comprendieron que ya no podían esperar convencer al jurado de que su cliente era inocente, o que la niña había muerto por causas naturales. Decidieron alegar demencia, que se había visto agravada por el embarazo, y pidieron que el Tribunal escuchase el testimonio de expertos médicos que eran especialistas en trastornos psicológicos. Se les concedió esta petición durante la segunda semana del juicio.



Los titulares sobre el alegato de demencia



El momento más dramático en los procedimientos legales en torno a la muerte de Aurore Gagnon se llevó a cabo el miércoles 21 de abril de 1920, cuando la mujer que los periodistas llamaban ya "La Madrastra Cruel" escuchó el veredicto. Dado que todas las pruebas de la Corona y la defensa se habían oído, éste era el último día del juicio. El juez Pelletier se tomó su tiempo dando sus instrucciones a los miembros del Jurado; su discurso duró casi tres horas. Quedó claro en sus palabras que había dado poca credibilidad al alegato de demencia que los abogados de Marie-Anne Houde habían estado discutiendo desde el comienzo de la semana.



Marie-Anne Houde llegando al Tribunal

El jurado se retiró y deliberó durante sólo diez minutos. En un veredicto que reflejaba las directrices del juez Pelletier, y sin duda las expectativas de la multitud, los miembros del jurado rechazaron el argumento de locura y encontraron a Marie-Anne Houde culpable de asesinar a su hijastra Aurore Gagnon. De acuerdo con el Código Penal canadiense de 1892, una persona declarada culpable de asesinato debía ser condenada a muerte. El destino de Marie-Anne Houde estaba prácticamente sellado. Ahogado por la emoción y con dificultad para controlar su voz, el juez Pelletier pronunció la sentencia de muerte y condenó a Marie-Anne Houde a ser colgada por el cuello el 1 de octubre de 1920.



Los titulares sobre la sentencia

El juicio de Télesphore Gagnon comenzó el viernes 23 de abril de 1920, dos días después de que su esposa fuese condenada a la horca. El honorable juez Joseph-Alfred Désy de Trois-Rivières fue el presidente del Tribunal; al parecer, el juez Pelletier estaba agotado por haber pronunciado recientemente tres sentencias de muerte. Este juicio no era tan largo como el de Marie-Anne Houde y duró cinco días en vez de ocho, a pesar de que los procedimientos se prolongaron por una circunstancia inusual: todo tenía que ser traducido para un miembro del jurado de habla inglesa, que no entendía una palabra de francés.






Joseph-Alfred Désy

Durante el juicio, quedó claro que Télesphore Gagnon había participado en el abuso que había causado la muerte de su hija. Había muchas interrogantes en el público. ¿Sería su destino el mismo que el de su esposa? ¿Aceptarían juez y jurado los argumentos de la defensa? El Tribunal consideró que Gagnon había maltratado a Aurore, pero creía que lo había hecho sólo porque fue manipulado por la verdadera culpable: Marie-Anne Houde. Los abogados habían argumentado que Télesphore Gagnon, quien estaba fuera de casa todos los días, había sido influenciado por su mujer, que le contaba historias escandalosas y falsas sobre la forma en que su hija se comportaba.



Los titulares sobre el juicio de Télesphore Gagnon


Allí se contó cómo, mientras la niña lloraba durante las golpizas, su madrastra le gritaba: "¡Deja de quejarte por nada!" También se revisaron los expedientes del Hospital St. Louis de France, donde Aurore había estado internada tras la primera golpiza. La Ley mostró más clemencia hacia Télesphore Gagnon que hacia su esposa. El juicio terminó el jueves 29 de abril, con un veredicto de culpabilidad por homicidio y no por asesinato. El juez Désy no dictó sentencia el mismo día. Télesphore Gagnon tuvo que regresar a la corte el 4 de mayo, para escuchar la sentencia de cadena perpetua. Fue luego enviado a la prisión en Laval para cumplir su condena.



El Hospital St. Louis de France

Marie-Anne Houde pasó el verano de 1920 recluida en la cárcel de la ciudad de Quebec. El juez permitió que estuviera allí varios meses entre la fecha de su sentencia y la fecha de su ahorcamiento, para que pudiera dar a luz al niño que esperaba y lo amamantara durante los primeros meses de su vida. El 8 de julio de 1920, Marie-Anne Houde dio a luz en la cárcel no a uno, sino a dos bebés: un niño y una niña, que fueron llamados Roch-Jean y Jeanne d'Arc. Fueron bautizados inmediatamente, con uno de los guardias y la matrona de la prisión como sus padrinos. El nacimiento de los gemelos despertó en el público un sentimiento de piedad por Marie-Anne Houde, o al menos por sus bebés recién nacidos. Este fue uno de los factores detrás de la aparición, en el verano de 1920, de una campaña que solicitaba clemencia en su caso, organizado por la Asociación para el Bienestar de los Presos Canadienses, con Robert Bickerdike a la cabeza. Bickerdike fue un pionero en el movimiento para abolir la pena capital en Canadá. Presentó proyectos de ley a la Cámara de los Comunes durante varios años consecutivos (1914-1917), aunque en vano.



Robert Bickerdike

Los ciudadanos de Quebec y Ontario, principalmente los de habla inglesa, probablemente imbuidos de espíritu reformista, apoyaron conmutar su sentencia de muerte por cadena perpetua. Esta campaña se desarrolló principalmente durante agosto y septiembre de 1920, y tomó la forma de una serie de cartas y peticiones enviadas al Ministro de Justicia en Ottawa. Pero el apoyo a la idea de la conmutación de la pena de "La Madrastra Cruel” estaba lejos de ser unánime, sobre todo en el Quebec francófono. Varias personas, incluyendo al juez Pelletier, escribieron al Ministro para expresar su oposición a la campaña a favor de la clemencia. Sin embargo, a raíz de los reiterados llamamientos de los ciudadanos, así como el surgimiento de grupos que cada vez más se oponían a la pena de muerte en general, el Ministerio comenzó a ceder. Esta campaña dio sus frutos en el último momento. El 29 de septiembre de 1920, dos días antes de la fecha en que estaba programada la ejecución por ahorcamiento en la cárcel de la ciudad de Quebec, el Ministro Federal de Justicia, C.J. Doherty, decidió conmutar la pena de muerte de Marie-Anne Houde por una de cadena perpetua. Después fue trasladada de la prisión de la ciudad de Quebec a la penitenciaría de Kingston, en Ontario. Esta penitenciaría federal había tenido una sección para mujeres desde 1839; Houde viviría allí por quince años. Luego fue trasladada a la penitenciaría de Kingston, donde pasó la mayor parte del resto de sus días. Muchos iban a la Catedral de Ste. Philomène a rezar por su alma.



Interior de la Catedral de Ste. Philomène


Télesphore Gagnon fue un preso modelo y observó buena conducta, por lo que fue puesto en libertad en 1925, después de haber purgado tan sólo cinco años de su condena a prisión perpetua. Algunas versiones aseguran que al salir estaba enfermo de cáncer de garganta. Regresó a vivir en Ste. Philomène de Fortierville, su ciudad natal y el lugar donde había ayudado a matar a Aurore Gagnon. Sin embargo, no radicó en su casa anterior, que fue vendida a Narcisse Beaudet y luego a Adjutor Gagnon. Una vez de vuelta en su ciudad natal, trabajó como carpintero. Desde allí, le escribió varias cartas a Marie-Anne Houde.



La casa de Télesphore Gagnon

En 1923, Marie-Anne Houde escribió varias cartas en las que expresaba el deseo de ser liberada para volver a integrarse a su familia y cuidar de su casa. Escribió peticiones para su liberación todos los años, pero siempre fueron rechazadas. En las cartas que escribió durante sus años en Kingston, Marie-Anne Houde mencionó reiteradamente la situación de su esposo, que había sido puesto en libertad después de cumplir cinco años en prisión, y se quejó del trato desigual que según ella había recibido en el asunto Gagnon. Era extraño que ella evocase sus deberes de madre, teniendo en cuenta que había sido declarada culpable de matar a una niña que estaba a su cuidado.



El granero de Télesphore Gagnon

Durante esos mismos años, los miembros de su familia le escribieron a ella e hicieron un llamamiento al Ministro de Justicia para expresar su deseo de que la asesina volviera con ellos. En 1935, sin duda porque ella estaba en un estado crítico de salud, Marie-Anne Houde recibió una respuesta positiva por parte de la oficina de remisiones. Quedó en libertad el 3 de julio de 1935, y se fue a vivir con una prima en Montreal, donde pasó los últimos meses de su vida. Marie-Anne Houde murió el 12 de mayo de 1936, a causa de un cáncer de mama que se había extendido a sus pulmones.



Exposición de los objetos utilizados para torturar a Aurore

La reacción de Télesphore Gagnon a las consecuencias de la muerte de su hija en Quebec fue desconcertante. Tras ser liberado de prisión, asistió a una representación de la obra Aurore, l'enfant martyre, en Manseau, cerca de Fortierville. Después de la función declaró: "Eso fue todo y eso no fue todo". La obra, escrita por los actores Léon Petitjean y Henri Rollin, disfrutó de un éxito incomparable en la historia del teatro de Quebec. Entre 1921 y 1950, más de 5,000 representaciones fueron brindadas; algunos afirman que fueron más de 6,000. No todo el mundo estuvo de acuerdo con que esta obra se realizara. Algunos sacerdotes se negaron a que se montase en sus parroquias. Varios escritores protestaron contra “un espectáculo malsano”. Los lectores enviaron cartas anónimas a los periódicos para denunciar a una Oficina de Censura que no censuraba. Pero el éxito fue tal, que hasta la fecha se sigue reponiendo.



Versión contemporánea de la obra teatral Aurore, l'enfant martyre

Télesphore Gagnon reapareció ante los medios de comunicación en 1951, cuando se anunció el próximo lanzamiento de la película Le petite Aurore, l’enfant martyre. Télesphore y varios miembros de su familia buscaron una medida cautelar para evitar el estreno de la película, por temor a que esto pudiera dañar su reputación. Sin embargo, la solicitud fue rechazada y la película se estrenó en la pantalla grande.



La cinta Le petite Aurore, l’enfant martyre



Marie-Anne Houde no fue la última mujer en ser condenada a muerte en Quebec. Sin embargo, las otras no tendrían la suerte de ver sus sentencias conmutadas por cadena perpetua. En la cárcel de Burdeos, en Montreal, tres mujeres fueron ahorcadas en 1935, 1940 y 1953. La última mujer en ser ahorcada en Canadá fue Marguerite Pitre, acusada de haber participado en una conspiración que mató a 23 personas, cuando un avión explotó en pleno vuelo. Ella fue ejecutada en la prisión de Burdeos en 1953. La pena de muerte se abolió finalmente en Canadá en 1976, pero había sido suspendida de manera no oficial desde 1962, año en que los últimos ahorcamientos tuvieron lugar.



Marguerite Pitre

Tras la muerte de Marie-Anne Houde en 1936, el 8 de enero de 1938 se casó por tercera vez, tomando como su esposa a Marie-Laure Habel, de Ste. Philomène. Vivió con ella hasta el 30 de agosto de 1961, cuando murió pacíficamente en Ste. Philomène de Fortierville.



Tumba de Télesphore Gagnon

Aurore Gagnon se convirtió en un icono popular en Quebec, con un estatus casi mítico. Numerosos libros publicaron detalles de su vida. Varios novelistas trataron el tema, entre ellos Robert De Beaujolais, Yves Thériault y Hubert Pascal y Emile Asselin, cuya novela La petite Aurore se usó como base para escribir el guión de la famosa película.






En julio de 2005 se lanzó una nueva película, que se convirtió en un éxito de taquilla instantáneo, ganando casi un millón de dólares en su primer fin de semana en los cines. Aunque quizás la herencia más inquietante sea una frase lapidaria que hasta la fecha se utiliza, cada vez que un niño pequeño llora: "¡Deja de quejarte como Aurore!"



VIDEOGRAFÍA:

Aurore (trailer)
video



BIBLIOGRAFÍA:








FILMOGRAFÍA:


14 comentarios:

ladypunk17... dijo...

Muy buena entrada...
Saludos desde Argentina...

Jumad dijo...

A veces no concibo como puede haber tanta maldad en este mundo. Como puede haber monstruos que se dediquen a lastimar, torturar y asesinar a los más débiles y desamparados. Feliz domingo.

Juan Madriz

Anónimo dijo...

Por que asi son los humanos salvajes bestias desalmadas asquerosas de bajos instintos algunos son mas peores tal vez estamos retrocediendo en la evolucion.
Buena entrada Saludos a todos.

francisco olvera dijo...

Al padre y a la madrastra, a quienes mataron a Aurora, quisiera verlos descender a los infiernos, aunque me vaya con ellos. Malditos

Cristina Sagarnaga dijo...

¡Pésimo! Más de la mitad de la historia es sobre el juicio, y no sale nada relevante. Es como si repitieran más de 5 veces que fue negligencia, que el jurado estaba aterrado, que los tenían esperando, blah blah blah... Me desesperé bastante de no leer algo interesante en esta historia, más que un juicio relatado de una manera poco apetitosa al gusto literario.

Anónimo dijo...

Excelente historia, sublime la forma en que se centra principalmente en los detalles del juicio, manteniéndose así la imparcialidad en la redacción y la neutralidad; máxime que en un caso cómo éste habría de ser dificílisimo encontrar información en otras fuentes que no remitieran a lo acontecido en el juicio. Gracias, escrito.

Anónimo dijo...

Hola no me quedó claro quien fue la tercera persona que condenaron, a la hermana mayor?que solo era dos años mayor, al hermanastro? gracias, y también me gustó mucho el texto, no hacen falta los detalles escabrosos, lo interesante ademas del juicio, es como se formó una leyenda a partir de la falta de intervención durante el maltrato, como si la población e alguna manera estuviera redimiendo su culpa, la de no ayudar a esa niña, y al mismo tiempo evitar que algo así vuelva a pasar.
Ivana

Alejandro Contreras dijo...

Por salud mental dejare de leer su blog por unos dias, llevo 3 dias leyendolo y el dia de ayer no puede dormir, no era miedo era quiza tanta porquería en mi cerebro, no lo se...Quizás en unos dias vuelva, muy buen blog, despues de todo.

Anónimo dijo...

Alejandro no se que edad tengas pero hay cosas mas peores que estos crimenes lo mejor si es que te alejes del internet un mes y cacho o empieces a ver tele luego vuelves.
Yo fui mas alla de las imagenes me sumergi en los videos y cuando live leak era monstruoso (ahora esta mas censurado) me entere de cosas infernales sin justicia macabras cosas que la gente se la cuentas y no lo creen, me enferme perdi el sentido con el que veia al mundo lo veia asqueroso gris me imaginaba que aparte todo colapsaria con tanto inhumano y me aleje empece a ver las caricaturas, me di cuenta que todo TODO es manipulacion mensajes subliminales cosas de doble sentido este mundo es decadente ni los mas inocentes se salvan. Debes ser fuerte porque en este mundo las personas se estan volviendo mas frias y superficiales que nunca
sigo pensando que no muy lejos legalizaran la pedofilia legalizaran la matanza injustificada legalizaran mil porquerias porque ya la gente no piensa ni la moralidad existe. Crimenes como estos que seran aplaudidos en vez de ser repudiados.
Despues de mucho tiempo me tope con este blog que me consuela de ver que muchos criminales pagaron las maldades y me fijo en los comentarios de que la gente aun tiene empatia con las victimas. Asi es como me desensibilice para ver atrocidades pero a la vez recupere la fe en la humanidad (habra pocos pero con eso me consuelo)

¿Cristina que cosa interesante buscabas?... vete a ver una de gore que yo creo eso es lo que querias.

Ampersand dijo...

Canadá y sus bondades .... oootra vez !!!! Fue tal la conmoción al saberla embarazada y después madre de dos hijos, para conmutarle pena de muerte por cadena perpetua: si en el año de los hechos la legislación contemplaba ejecución por ahorcamiento, de acuerdo al crimen eso debía ser.

Si como recurso legal existe la pena de muerte para castigar a un asesino, aunque yo sea contrario a la ejecución de reos en ese modo tan primitivo y mucho más en desacuerdo al haber errores de procedimiento e inocentes ejecutados por ineptos que van en busca de fama y prestigio olvidándose de la correcta aplicación de la justicia, no veo por que sentir piedad por alguien que en primera instancia mostró crueldad inusitada hacia un inocente .... pero como sea no fue en mi año, tampoco es mi daño .... saludos !!!

Anónimo dijo...

Cuando lei que ahorcarian a la madrastra. Me senti aliviada y hasta un poco feliz,prr
Pero eso duro poco cuando le conmutan la sentencia.el padre fue tan maldito o mas que la madrastra al permitir y participar en las torturas a laniña.quien aferrada a vivir aguanto demasiados años de martrio.malditos vecinos hubieran denunciado de forma anonima a estas hienas.como aprobamos la violencia. Y hay consenso general. Y nuestra sociedad actual es tan violenta o mas que hace casi 100 años. Tu blog es excelentemente realiizado.soy medica psiquiatra,llevo 13 años como psiquiatra y contando la carrera 6 años yla especialidad 4 años llevo 23 Años viendo pacientes y siempre podemos aprender mas sobre la naturaleza humana y la psicopatologia.aunque tambien en algunos casos hay signos de ala rma y si la familia busca ayuda y la sociedad interviene se puede modificar el curso de situaciones tan desafortunadas como la de aurora

Beatriz S.C. dijo...

Perfecto. Ya sabes lo que tienes que hacer: recopila información de la prensa de Quebec de la época, redacta la historia en español ameno y te recreas en los detalles escabrosos como las palizas que le pegaban y demás torturas. Así contribuyes a la página.

Romina González Ruiz dijo...

Me da TANTA RABIA saber que el padre de Aurore NO PAGÓ CON SU CRÍMEN Y HASTA MURIÓ FELIZMENTE! BASTARDO INFELIZ, CÓMO PODER HACERLE TANTO DAÑO A TU PROPIA HIJA! En cuanto a la MALDITA MADRASTRA, considero QUE SÍ DEBIÓ SER AHORCADA, Y SU CADÁVER ECHADO A LOS PERROS! Bueno, se reporta que murió de cáncer con metástasis, Y ES COMÚN QUE LOS QUE PADECEN ESOS TIPOS DE CÁNCER MUERAN EN MEDIO DE HORRIBLES DOLORES. BIEN MERECIDO QUE SE LO TIENE ESA PERRA!

Valentin Piccoli dijo...

Han pasado casi 100 años... y todo sigue igual, maltrato infantil, muerte de niños, seres indefensos contra bestias despiadadas, ¿que tan "mala, descarriada o desobediente" podía ser una niña, que al morir por los terribles castigos infligidos sólo tenía 10 años?.
El caso de Aurora es uno entre miles, mientras los culpables continúan gozando de la benevolencia que le proporcionan los que evidentemente nunca sufrieron algo semejante, ya desde esa época había perdones mal dados, una señora que se "quejó" de un trato desigual después de evitar su muerte en la horca, un hombre tan culpable como la mujer, que vivió lo suficiente para volver a casarse, ver la obra teatral de su familia y morir de viejo, "privilegio" que no le dio a su propia hija.
Es lamentable que aun todavía los victimarios se transformen en víctimas y nunca paguen sus culpas... es verdad "La Justicia es Ciega" y a veces estúpida!!.
MUY BUENO EL BLOG FELICITACIONES