Rodney Alcalá: “El Asesino del Juego de las Citas”


“¡Arrancarte el corazón
para comérmelo a besos!”
Julio Flores. “Reto”


Rodrigo Jacques Alcalá Buquor (cuyo nombre sería cambiado posteriormente a “Rodney James Alcalá”) nació el 23 de agosto de 1943 en San Antonio, Texas (Estados Unidos). Cuando apenas tenía doce años, su padre lo abandonó y, cinco años después, Rodney se inscribió en el Ejército de los Estados Unidos, desempeñándose como secretario. Nunca se llevó bien con sus compañeros.



El joven Rodney Alcalá

Allí los test psicológicos mostraron que Rodney tenía la inteligencia de un genio (con un IQ entre 160 y 170). Sin embargo, esa brillantez intelectual estaba acompañada de anomalías que, en su caso, eran el trastorno de personalidad límite, narcisismo, trastorno antisocial de personalidad y ciertas crisis que desembocaron en que, pasados tres años de haber ingresado a la milicia, Rodney fuese dado de baja por sufrir varios ataques de nervios.


Después de salir del Ejército, Rodney estudió en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), donde se graduó en 1968. Fue ese mismo año cuando Rodney cometió su primer crimen. Se trataba de Tali Shapiro, una niña de apenas ocho años de edad que fue abordada por Rodney mientras se dirigía a la escuela.



Tras subirla a su automóvil, Rodney la llevó a su departamento y allí la golpeó, la violó e intentó estrangularla con una barra metálica. La niña habría muerto si no fuese porque, cuando Rodney la subió al coche, un automovilista lo vio y posteriormente contactó a la policía, posibilitando así que los agentes irrumpieran a patadas en el departamento, hallando a la niña tirada en el suelo de la cocina, en medio de un charco de sangre y casi asfixiada. No encontraron a Alcalá, ya que éste se había escapado velozmente por la puerta trasera.



Tali Shapiro

Lo que encontraron fueron abundantes fotografías, muchas de ellas de mujeres jóvenes. Alcalá había huido y en poco tiempo estaría en New York, donde se matricularía con los nombres falsos de “John Berger” y “John Burger” en la NYU Film School, para estudiar cine con el afamado director Roman Polanski.



Alcalá con una amiga

El 12 de junio de 1971, con el pretexto de ayudar a cargar cosas en una reciente mudanza, Alcalá entró en el apartamento de Cornelia Michael Crilley, de 23 años. Una vez adentro la violó y la estranguló con sus propias medias de nylon.



Cornelia Michael Crilley


En el momento la policía sospechó de Leon Borstein, el novio de Cornelia. Gracias a eso Alcalá pudo librarse una vez más, tomando después, bajo el nombre de John Berger, un trabajo en un campamento cerca del lago New Hampshire.



Leon Borstein

Pero el tiempo de tranquilidad de Rodney duró poco, ya que el FBI lo había puesto entre los diez más buscados y, mientras trabajaba en el campamento, dos chicas adolescentes se dieron cuenta de que el guía “John Berger” se parecía demasiado al criminal Rodney Alcalá, presente en el cartel de los Most Wanted.



Rodney Alcalá

Fue así que arrestaron a Alcalá por violar a Thali, aunque las leyes de California eran muy laxas en ese entonces, ya que ponían énfasis en la rehabilitación de los delincuentes sexuales. Sólo estuvo 34 meses en la cárcel, obteniendo luego la libertad condicional.



Ficha de detención de Rodney Alcalá

El deseo por gozar de una presa joven tenía mucha fuerza en él, lo cual lo condujo a aprovechar su libertad condicional para secuestrar a una chica de trece años, conocida con el pseudónimo de “Julie J.”, en Huntington Beach. El agresor aprovechó que la chica esperaba el autobús escolar, para ofrecerle un viaje más rápido en su vehículo. En lugar de llevarla a la escuela, la llevó a la playa de Bolsa Chica, donde la hizo ir hasta los acantilados para, una vez allí, besuquearla y forzarla a fumar marihuana. Pero la chica logró efectuar una llamada de emergencia desde una cabina en un momento de distracción por parte de Alcalá, consiguiendo con ello que los policías llegaran a tiempo para salvarla. Volvieron a arrestarlo y encarcelarlo.



“Julie J.”

Ellen Hover tenía 23 años y era hija de Herman Hover, dueño de Ciro, un prestigioso club nocturno de Hollywood. Sucedió así que, tras cumplir su breve condena por el episodio con “Julie J.”, en el verano de 1977 Alcalá aprovechó su libertad condicional para supuestamente visitar a sus familiares en Nueva York. La realidad fue otra y el 15 de julio de 1977 fue el último día en que Ellen Hover fue vista con vida. Según reveló su agenda, aquel día ella tenía planificada una cita con un tal “John Berger”.



Ellen Hover


Ante lo sucedido el padrastro de Ellen contrató a un detective privado y la familia de la chica pagó un anuncio en el New York Times, dentro del cual se solicitaba información sobre el tal “John Berger”. Por su parte, para Rodney Alcalá fue suficiente con adoptar su verdadero nombre y así pudo entrar a trabajar como tipógrafo en el periódico Los Angeles Times.


Jill Barcomb medía sólo 1.52 cmts. Era una chica fugitiva originaria de Brooklyn, perteneciente a una familia de once hijos, ex voluntaria en un hospital y trompetista de su escuela secundaria. Fue recogida por Alcalá en el Sunset Boulevard. Jamás imaginó que aquel desconocido sería el responsable de que el 10 de noviembre apareciera en medio de un terroso camino: desnuda, arrodillada (como si el cadáver hubiese sido intencionalmente puesto de ese modo), con la mitad superior de la cabeza aplastada por una gran roca, una mordedura en el pezón derecho, graves lesiones anales por violación y signos de haber sido estrangulada con un cinturón, con sus medias nilón y con sus propios pantalones. A esos macabros restos había sido reducida.



Jill Barcomb

Entretanto, el anuncio del New York Times sobre “John Berger” no estaba dando resultados: nadie había aparecido con información. No obstante, el FBI rastreó que un tal John Berger había sido detenido tras el llamado de dos adolescentes campistas. Interrogaron a Alcalá en relación al caso de Hover, y éste aceptó conocer a la chica pero nunca admitió haberla asesinado, por lo que, ante la falta de evidencias, el FBI tuvo que dejarlo tranquilo.






Cartel de búsqueda de Ellen Hover

El 16 de diciembre de 1977, la enfermera lesbiana Georgia Wixted, de 27 años, fue encontrada muerta en su departamento de Malibú. Yacía sobre el suelo: tenía sus medias de nilón envueltas tan fuertemente en torno al cuello, que las marcas habían quedado grabadas en el cartílago. Su cráneo y su rostro habían sido martillados; sus genitales habían sido mutilados y los objetos de su bolso estaban esparcidos por todo el cuarto de baño. Además, los cajones del gabinete estaban abiertos y revueltos, y no existían indicios de que la entrada hubiese sido forzada. La última vez que la vieron había estado con su novia, Barbara Gale; quien, al ver al día siguiente que Wixted no aparecía, se preocupó y, junto con algunos compañeros de trabajo, denunció su desaparición.



Georgia Wixted

Hasta el momento era manifiesto que los crímenes de Alcalá presentaban un conjunto de patrones comunes, pero aún así nadie lo había visto con suficiente claridad. Muestra de eso fue que, en marzo de 1978, durante el tiempo en que el “Equipo Especial de 'Los Estranguladores de Hillside'” estaba haciendo entrevistas a todos los delincuentes sexuales de la zona, Alcalá fue interrogado, aunque no sospechaban que fuera un asesino, de manera que sólo se lo acusó y se lo detuvo por portar una pequeña cantidad de marihuana. Aquello no era suficientemente grave, siendo así que Alcalá pudo salir de la cárcel a finales de junio de ese mismo año. Seguía teniendo sexo de forma compulsiva con todas las chicas que podía, a las que también les tomaba fotografías en poses sugerentes o explícitas, casi siempre desnudas. Llego a tomar cientos de imágenes, que coleccionaba. Para entonces, el deseo de sangre y sexo ardía en su mente. Pronto ese deseo criminal estalló.



El álbum de Rodney Alcalá



Antes de finalizado el mes de junio, la joven Charlotte Lamb apareció muerta y desnuda en la lavandería del complejo de departamentos en que vivía. Era oriunda de Santa Mónica, tenía 32 años y había trabajado como secretaria. Alcalá la golpeó brutalmente con una pesada pieza de madera, la violó, le hirió el pecho derecho, le agujereó las orejas, le laceró el área genital y la estranguló con un cordón, empleando tanta fuerza que le destrozó la tiroides.



Charlotte Lamb

En septiembre de 1978, Rodney Alcalá se presentó como concursante en un famoso programa de televisión de Chuck Barris: El Juego de las Citas (The Dating Game). En ese show, una chica preseleccionada debía escoger entre tres hombres postulados, teniendo que salir con el elegido. Alcalá mostró gran confianza en sí mismo, simpatía, buen humor, una amplia y agradable sonrisa, y una ligera y seductora picardía. La chica que debía elegir era Cheryl Bradshaw, y Alcalá logró impresionarla con sus cualidades y con el perfil que presentó de sí mismo como fotógrafo exitoso, fanático de las motocicletas y los saltos en paracaídas.






Alcalá en El Juego de las Citas



Alcalá fue el elegido, pero el premio que debía recibir nunca llegó: Cheryl canceló la cita, debido a que había visto en Alcalá “algo espeluznante” que la asustaba. Algo se ocultaba en el brillo demencial que alumbraba los ojos de Alcalá. Es probable que ese instinto haya salvado su vida.





En febrero de 1979, Rodney Alcalá recogió a una quinceañera autoestopista en el Condado de Riverside. Una vez que la tuvo en su coche, Alcalá le propuso a “Monique H.” ir a su departamento para tener sexo, y ésta aceptó. Tan a gusto parecía mostrarse la chica que incluso durmió en el apartamento de Alcalá, aceptando a la mañana siguiente ir con él a las montañas para realizar una sesión de fotos, en las que ambos aparecían simulando actos sexuales en determinadas posiciones. Sin embargo, ciertas actitudes de Alcalá terminaron por asustarla y, cuando intentó escapar, él la golpeó, la ató y la violó. Hasta cierto momento todo marchó bien, pero llegó un punto en que la chica empezó a sentirse asustada con las actitudes de Alcalá. Entonces ella intentó escapar, pero gritó desesperadamente cuando él comenzó a golpearla, tras lo cual la ató y abusó sexualmente de ella.



“Monique H.”

Según confesaría después Alcalá, él no tenía pensado hacer lo que hizo. En realidad quería seguir teniendo sexo con el consentimiento de la chica, pero eso solo fue posible al inicio y, cuando la situación se complicó por el miedo de “Monique H.”, él perdió el control y la violó. Por eso no la mató y, tras abusar de ella, la subió en su coche y condujo hasta Riverside, donde dejó a la chica y ésta aprovechó para, desde un motel, llamar a la policía y denunciar lo sucedido. Los agentes detuvieron a Alcalá, pero éste consiguió salir rápidamente, ya que su madre pagó la fianza.



Algunas fotos tomadas por Alcalá





Katherine Bryant era una chica bisexual que había sido novia de Jill Parenteau, una chica de 21 años que trabajaba como programadora en la época de las llamadas “tarjetas perforadas”. Según contó Katherine, ella y Jill habían conocido a Alcalá cierta noche dentro de un club; y, como el diálogo fluyó, socializaron con él en más ocasiones, con vistas a tener un trío sexual con él.







Nunca se supo bien por qué, pero el 14 de junio de 1979, el cadáver de Jill apareció en su departamento de Burbank. Lo último que supieron es que ese día no se presentó a trabajar, así que fueron a ver si le había pasado algo. El día anterior había salido más temprano del trabajo para poder ir a un partido de baseball.


Como sucedió con otras víctimas de Alcalá, el cadáver de Jill estaba desnudo y presentaba signos de agresiones: tenía la cara y la cabeza salvajemente golpeadas, tenía profundas heridas vaginales y rectales que evidenciaban un violento abuso sexual, los pechos llenos de arañazos y, como signo de una bestial estrangulación, una hemorragia masiva en la zona que destrozó la laringe y la epiglotis.



Jill Parenteau

Era la mañana del 20 de junio de 1979 en Huntington Beach, cuando la niña Robin Samsoe, de 12 años, iba hacia su clase de ballet. Samsoe estaba apurada y le había pedido prestada una bicicleta amarilla a Schwinn, su mejor amiga. Nunca llegó. Doce días después de su desaparición, el cadáver de Robin Samsoe fue encontrado en las estribaciones de Sierra Madre por el guardabosque William Poepke.



Robin Samsoe

El crimen había sido atroz: el pie izquierdo y algunas partes de las manos del cadáver no estaban, la cabeza estaba separada del cuello y, cerca de uno de los zapatos de la niña, yacía un cuchillo de cocina. La putrefacción del cadáver impidió saber si hubo o no violación anal y vaginal, pero la naturaleza de los anteriores crímenes de Alcalá permitía afirmar que lo más probable era que así hubiera sido.



El cadáver de Robin Samsoe

Jackye Young, vecina de Robin, contó que aquel 20 de junio había visto a un hombre extraño intentando convencer a la pequeña Samsoe y a su amiga Bridget Wilvert para que posasen en traje de baño y él las fotografiase. Estaban jugando en la playa, cerca de los acantilados. Cuando la policía entrevistó a Jackye Young y a Bridget Wilvert, ambas proporcionaron datos convergentes para la elaboración de un retrato robot que coincidía con el rostro de Rodney Alcalá.



Retrato robot

Complementariamente, Toni Esparza de 15 años y Joanne Murchland de 14, declararon que el 19 de junio de 1979, Alcalá les había ofrecido marihuana y les había pedido que participasen en un concurso de fotos en bikini, confirmando así que esos días Alcalá tomaba fotos dentro de Huntington Beach.



Las fotos de la playa




Importante fue el testimonio de la guardabosque Dana Crappa, del Bosque Nacional de Los Ángeles. Ella contó que ese 20 de junio de 1979, había visto a un hombre intentando llevar a una niña hacia un arroyo. Según dijo, el modelo de automóvil que el hombre conducía era un Datsun F10: exactamente el mismo que en ese entonces poseía Rodney Alcalá. El 24 de julio de 1979, fue arrestado en el departamento de sus padres en Monterey Park.


Al momento de su detención, tenía alquilado un local de almacenamiento en Seattle, dentro del cual la policía encontró cientos de fotos de mujeres jóvenes y niñas, además de una bolsa con objetos personales que aparentemente pertenecían a las víctimas.



La nueva foto de detención

Entre esos objetos estaban unos aretes de oro que, según la madre de Robin Samsoe, eran suyos, aunque usados por su hija. Esa colección de imágenes y objetos de las víctimas eran los trofeos del asesino. Su colección de más de novecientas fotografías y ciertas evidencias, hicieron pensar que podía haber matado entre 30 y 130 mujeres.








Largo y tortuoso fue el juicio de Rodney Alcalá. En 1980 se le condenó por el asesinato de Robin Samsoe, ratificándose la condena en 1986, anulándose posteriormente y reanudándose finalmente. El proceso recibió gran atención por parte de los medios, convirtiéndose así en una suerte de espectáculo, entre cuyos rasgos más llamativos estuvieron la presencia de Charlize Theron (quien interpretó a la asesina en serie Aileen Wuornos en la película Monster) y la actuación de Alcalá como su propio defensor en cierta etapa del juicio, cambiando el tono de su voz según hablara como acusado o abogado.


El juicio


Subió al estrado y durante cinco horas interpretó los papeles de ambos, interrogador y testigo, preguntándose  cosas y dirigiéndose a sí mismo como “el señor Alcalá” con una voz más profunda de lo normal, y luego respondiendo a ellas. Durante este extraño espectáculo, dijo a los miembros del jurado que se encontraba en Knotts Berry Farm cuando Samsoe fue secuestrada.




Mostró al jurado una parte de su aparición en El Juego de las Citas de1978, en un intento de demostrar que los pendientes que se encontraron en su casillero de Seattle eran suyos, no de Samsoe, pero los aretes que llevaba en el programa se veían tapados por su cabello largo, que le llegaba hasta los hombros. No hizo ningún esfuerzo significativo para disputar los cuatro cargos adicionales.



Un detective de la policía llamó a Alcalá “una máquina de matar” y otros lo compararon con Ted Bundy. Rodney Alcalá siempre negó haber asesinado a Robin Samsoe, pero fue declarado culpable de dicho crimen, sobre todo por la abundancia de testigos. Pese a todas las complicaciones, en 2010 se llegó, sobre todo gracias a pruebas de ADN, a la resolución de que Alcalá era culpable de secuestro, violación y de los asesinatos de Robin Samsoe, Jill Barcomb, Georgia Wixted, Charlotte Lamb y Jill Parenteau.






Después de menos de dos días de deliberación, el jurado declaró culpable a Alcalá de los cinco cargos de asesinato en primer grado. Un testigo sorpresa durante el juicio fue Tali Shapiro, primera víctima conocida de Alcalá. Fue condenado a muerte en tres ocasiones.



Los titulares

En marzo de 2011, los investigadores del condado de Marin, al norte de San Francisco, anunciaron que estaban seguros de que Alcalá era el responsable del asesinato de Pamela Jean Lambson, de 19 años de edad, quien desapareció en 1977 después de hacer un viaje a Muelle de los Pescadores para posar ante un hombre que se había ofrecido para fotografiarla. Su maltratado cuerpo desnudo fue encontrado posteriormente en el condado de Marin, cerca de una ruta de senderismo. Sin huellas dactilares o ADN utilizable, no pudieron presentarse cargos.



Pamela Jean Lambson

Una investigación está en curso en Seattle sobre la posible conexión de Alcalá con los asesinatos de Antonieta Wittaker, de 13años de edad, en julio de 1977; y de Joyce Gaunt, de 17 años, en febrero de 1978. Desde septiembre de 2013, 120 fotos tomadas por Alcalá se publicaron en Internet, y la policía solicitó la ayuda del público para lograr identificar a la gente que aparece en los retratos.


En junio de 2012, Rodney Alcalá fue extraditado a Nueva York. El 7 de enero de 2013, recibió una sentencia adicional de 25 años de cárcel. Actualmente aguarda su ejecución en la prisión de San Quintin.




VIDEOGRAFÍA:

Rodney Alcalá en El Juego de las Citas (The Dating Game)
video



BIBLIOGRAFÍA:

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola ECS!! Muy buen caso el d esta semana. Q mal q lo atraparon después d asesinar a tantas mujeres. Me encanta este blog, no me lo pierdo × nada. Espero q sigan escribiendo sobre más asesinos seriales. Saludos desde Coahuila, Méx. ;)!!

Jumad dijo...

Definitivamente un monstruo. Saludos desde Venezuela
Juan Madriz

ladypunk17... dijo...

Muy buena entrada... Como siempre...
Espero que nunca dejes este blog... No quiero imaginarme cómo sería no volver a leer tus publicaciones...
Muchas gracias por todo lo que haces...
Saludos desde Argentina...

Anónimo dijo...

Excelente como siempre. Saludos.

Rossana Fermin dijo...

Felicidades por tan excelente descripcion de los crimenes! Saludos desde Venezuela

Unknown dijo...

Repetido. Igual todo bien!

Anónimo dijo...

Hay que reconocer que tiene muy buen gusto por las mujeres este señor. Lamentablemente era para violarlas y asesinarlas.

Pika-chan dijo...

Pinche mounstro..pero cuando vi el vídeo donde participo en el juego de las citas, no niego que me enamore de el (no sabia que era un asesino).

Anónimo dijo...

si no me equivoco esta ya la habían publicado,pero aun así muy buena historia.

A.L. dijo...

Si yo tmb la habia leido tal vez en el otro blog que tenia o es una actualizacion? bueno de igual manera muy bueno nada mas que hay una parte donde se repite lo de la niña de 15 que consintio todo pero al ultimo se asusto y quiso huir.
Muchas gracias ECS yo tampoco sabria que hacer sin su blog o dejar de leer los nuevos casos le agradezco de antemano su esfuerzo y su tiempo por este blog-
saludos ESC le deseo lo mejor.
PD QUIEN RAYOS VA A CONFIAR EN CHARLIE SHEEN GREÑUDO xD"

Vanessa Pimentel dijo...

Lo peor..... que hacen unas niñas aceptando raites de un completo desconocido? No justifico al hombre en absoluto, pero varias muertes se pudieron haber evitado si no se hubiesen subido al auto de una persona que NO conocen...

Muy buen relato ECS, Sigo esperando el de la familia Santoy Riverol, debo confesar que yo sigo enamorada del joven asesino...

Anónimo dijo...

Pos esq Vanessa asi como se te hace atractivo Diego a estas mujercitas el greñudo les dio confianza y hasta sintieron bonito que las pelara yo no se como sabe la policia que muchas de ellas consintieron las relaciones pero ahi esta lo malo como la juventud de ahora les vale equis a los chabos mira que en youtube hay miles de 12 añeros besandose y haciendo cosas que asu edad ps yo estaria jugando con tierra en vez de estar pensando en hacer hijitos.

Escrito con Sangre dijo...

Hola, Vanessa.

El caso de Diego Santoy ya se publicó. Puedes leerlo en este link:

http://escritoconsangre1.blogspot.mx/2010/02/diego-santoy-riveroll-asesino-de.html

Ampersand dijo...

Una coincidencia que estudiara cinematografía con Roman Polanski, esposo de Sharon Tate, cuyo triste final es conocido de la mayoría. A su vez, Polanski tuvo sus propios problemas con la justicia .... pero eso es otro cuento. Lo impresionante es que fue varias veces detenido pero nunca dado por sospechoso potencial, eso me imagino lo impulsó a cometer sus crímenes con mayor frecuencia, y es cierto manejas una cifra muy alta de víctimas, pero con monstruos de éstas características toda sorpresa puede ser muy desagradable.

Muy buen trabajo ECS, saludos, hasta luego !!!!

Anónimo dijo...

Eres tonto.

Anónimo dijo...

feisimo viejo hijueputa con cara de bruja prostituta afeminada ojala se le pudiera quemar vivo a este pedazo de mierda hijueputa

Hector moraga aniñir dijo...

Basura

Hector moraga aniñir dijo...

Basura