Magda Goebbels: “La Medea del Tercer Reich”


Nuestra espléndida idea se hunde, y con ella todo lo que de hermoso, admirable, noble y bueno he conocido en mi vida. El mundo que vendrá detrás del Führer y el nacionalsocialismo no merece la pena de ser vivido, y por eso he traído también a los niños. Son demasiado buenos para la vida que vendrá después y el buen Dios comprenderá que yo misma les dé la redención”.
Carta final de Magda Goebbels a su hijo


Johanna María Magdalena Ritschel nació el 11 de noviembre de 1901 en Berlín (Alemania), hija de la criada de veinte años Auguste Behrend. Fue producto de una relación ilegítima entre su madre y el rico constructor e ingeniero Oskar Ritschel, quienes terminaron casándose después del nacimiento de Magda.



Auguste Behrend

En 1904, cuando Magda tenía tres años, sus padres se divorciaron y su madre se mudó a Bruselas, donde se casó con un fabricante de pieles judío llamado Richard Friedländer. De este modo Magda, quien años después tomaría por esposo a un fanático antisemita, tuvo un padrastro judío al que quiso mucho. Padre y padrastro se conocieron y apreciaron, y ambos competían en la educación de la niña.



Richard Friedländer

A los 5 años, Magda se trasladó a vivir con su padre, el doctor Ritschel, en Bruselas, y los Friedlander la siguieron. Sin hermanos y siempre entre adultos, Magda rápidamente se convirtió en una niña de modales perfectos y maneras resabiadas. Como su madre estaba totalmente entregada a la vida social de Bruselas y no tenía tiempo para la pequeña, Magda fue internada en el convento de ursulinas de Vilvorde. Pasó ocho años en el estricto mundo del convento, interrumpidos tan sólo por las vacaciones. Pero ambos padres seguían compitiendo en atenciones a la niña. Viajaban con Magda, le consentían todos los caprichos y la malcriaban. En 1914, durante la Primera Guerra Mundial, su familia presenció la toma de Bélgica por las tropas alemanas, motivo por el cual los Friedländer dejaron su fortuna en Bruselas y volaron a Berlín, donde su padrastro pronto pudo volver a asentarse como hombre de negocios. La adolescente le agradeció sus cariñosas atenciones, y lo expresó cuando su madre se divorció de forma halagüeña al adoptar su apellido. Magda estudió la secundaria en un colegio llamado Kolmorgen y visitó regularmente a su padre, que se había instalado en su lugar natal, Bad Godesberg. El doctor Ritschel estaba orgulloso de su guapa y rubia hija, de su inteligencia, destreza y rápida capacidad de comprensión. Veía en ella a un interlocutor a su mismo nivel, le hablaba de budismo, y se alegró de ver con qué pasión se entregaba Magda a esta filosofía de extrema aversión a la violencia. Poco podía sospechar el futuro que esperaba a aquella chica.



Magda en su juventud
En marzo de 1919, Magda aprobó sus exámenes e ingresó en el exclusivo y caro internado femenino de Goslar, donde eclipsó a sus coetáneas con su cosmopolitismo, magnífica educación y deslumbrante presencia. Desconocía conceptos tales como timidez o complejo de inferioridad. Ya entonces se comportaba con esa seguridad en sí misma con la que más adelante, como dama de mundo, impresionaría a muchos nacionalsocialistas.



En 1920, cuando la estudiante regresó al internado después de sus vacaciones, en el mismo compartimiento del tren viajaba un hombre de 38 años, de aspecto correcto y distinguido. Era Günther Quandt, uno de los hombres más ricos de Alemania, dueño de un imperio económico, quien interrumpió el estudio de su correspondencia para dedicarse a aquella muchacha de 18 años. La estimulante conversación y el interés de Magda por su trabajo bastaron a Quandt, viudo desde hacía poco, para enamorarse de la atractiva muchacha.



Günther Quandt

Todo transcurrió como en un romance de revista del corazón, y a los pocos meses el multimillonario se prometió con la estudiante. Conforme al deseo de su futuro esposo, Magda se convirtió de la religión católica a la protestante. Cambió el apellido Friedlander por el de su verdadero padre.



El 4 de enero de 1921 se casaron en Bad Godesberg. Los problemas parecían programados de antemano. La novia tenía 18 años, el novio tenía 39. Había dos hijos menores de edad, poco más jóvenes que su madrastra. Y en noviembre de 1921 vino al mundo Harald, el único hijo de este matrimonio.



Magda tras su boda

El rápido cambio del internado a la cabeza de una gran casa con numeroso personal, fue apenas digerible para la adolescente. La realidad resultó una áspera decepción. Los sueños de Magda de vivir al lado de un millonario no se hicieron realidad. La vida de alto nivel que la joven esperaba, sociable y llena de emoción, con embriagadoras fiestas, brillantes cenas, cocktails y representación de alto nivel, no se produjo. También la euforia inicial de vivir en la lujosa residencia de la familia Quandt, un chalet en la Frankenallee de Berlín, la finca de NeuBabelsberg y la de Severin bei Parchim, en Mecklemburgo, se esfumó pronto. El millonario, conservador, carente de humor y puntilloso, vivía entregado a su trabajo. Tenía pocas inclinaciones culturales y todavía menos tiempo libre, que pasaba en solitaria contemplación. Magda ya tenía dos figuras paternas, no quería una tercera. Despreciaba a su frío esposo porque vivía conforme a un plan rígido para cada día y consideraba un abuso que quisiera educarla. Por ejemplo, le daba un cuaderno escolar en el que ella tenía que apuntar sus modestos gastos. Era una vida de mucho trabajo en una jaula de oro.


Quandt había acogido en su casa a los tres hijos de un socio fallecido, y por tanto trasladado a su joven esposa la responsabilidad sobre un total de seis niños. A esto se añadía además el gélido rechazo de la archiconservadora familia Quandt. Consideraban impío que apenas transcurrido el año de luto, Günther Quandt hubiera vuelto a casarse, mantenían vivo el recuerdo de la primera esposa y, con cualquier excusa, hacían comparaciones, siempre en perjuicio de Magda. Sólo su cuñada Eleonore Quandt, Ello, de su misma edad, se convirtió en su amiga, y a lo largo de veinticinco años fue la más íntima confidente de Magda en todas las situaciones de su vida.


Günther Quandt y su joven esposa llevaban vidas separadas pero, como el millonario quería presumir a Magda en sus grandes viajes de negocios a Estados Unidos y Sudamérica, el matrimonio se mantuvo sobre el papel. Magda brilló con su encanto y elegancia en los salones de la exclusiva sociedad neoyorquina; así el señor Hoover, sobrino del presidente estadounidense y uno de los hombres más ricos de Estados Unidos, se declaró incondicional admirador suyo. A su retorno, y al desaparecer la obligación de mantener la armonía en público, las contradicciones de la pareja se pusieron de manifiesto con toda su crudeza. Magda se lanzó a un amorío con un amigo al que había conocido en un baile de estudiantes y con el que mantenía cierto contacto. Considerándola a la luz de su vida posterior, esta relación resultaba de tal modo increíble que en las primeras biografías se ocultó la identidad de su amante, disimulándolo como “un estudiante llamado Hans”. Y es que la tendencia al extremismo que determinó su vida había llevado a Magda hasta el sionista Vitaly Viktor Haim Arlozoroff.



Haim Arlozoroff

Curt Riess, uno de los biógrafos de Josef Goebbels, lo conoció personalmente: “Hubo una relación de Magda con un estudiante, judío, al que yo conocí, porque iba a mi colegio”, escribiría. Haim Arlozoroff era ruso de nacimiento, hijo de padres judíos y nieto de un rabino por parte de padre. En 1905, su familia había huido a Alemania escapando de una ola de pogromos antisemitas. En Berlín, Chaim fue junto con Riessal parte del instituto Werner von Siemens. Terminado el bachillerato, estudió economía y filosofía. Convencido seguidor de las teorías de Theodor Herzl y ferviente sionista, en 1923 se fue a Palestina y se dedicó a estructurar el Partido Mapai, como estrecho colaborador del que luego sería el presidente Weizrnann. Posteriores viajes por mandato de la organización sionista mundial lo llevaron de vuelta a Berlín, donde renovó su fugaz trato con la que ahora era Magda Quandt.


La aburrida esposa del millonario se reveló interesada oyente de sus visiones de un Estado de Israel. Pronto sus conversaciones sobre el futuro de los judíos en Palestina desembocaron en una intensa relación amorosa, que empezó a finales de 1928, duró hasta la primavera de 1932 y terminó violentamente. Quandt, mucho mayor, había encandilado a Magda probablemente sólo por sus millones y su posición como magnate de la industria. En cambio, la impulsiva chica estaba enamorada del joven y fanático Arlozoroff. La periodista Bella Fromm diría que, de haber continuado su relación, Magda hubiera terminado “montando guardia en un kibbutz de Palestina, con el fusil al hombro y una cita del Antiguo Testamento en los labios”. Arlozoroff representaba los intereses en política exterior de la comunidad judía, y estuvo a la cabeza de su delegación en el Congreso Mundial Sionista de Londres. Su asesinato en Tel Aviv en junio de 1933, probablemente a manos de un adepto de los revisionistas, enemistados con los socialdemócratas, lo convirtió en un signo de identificación de los judíos en Palestina. Está considerado uno de los padres fundadores de Israel.


Para Magda, su relación con Arlozoroff significó el abrupto fin de su matrimonio. Furioso, el engañado esposo la puso en la calle después de nueve años de vida en común, dejándole tiempo apenas para hacer la maleta. Instruyó al personal para que le impidiera todo regreso a la casa. Magda se fue al hogar de su madre y forjó planes. Su situación no era buena, ya que debido a su adulterio era la parte culpable. Por medio de algunas viejas cartas de amor de la juventud de Günther Quandt que había descubierto en un escritorio de la casa de Babelsberg, Magda resolvió al fin el problema de la manutención y el arreglo. La familia Quandt temía un escándalo, y Günther Quandt pagó sin reparos: 50.000 marcos por una nueva casa, 4.000 marcos de pensión mensual y 20.000 marcos para eventuales casos de enfermedad. La custodia de su hijo Harald fue entregada a su madre. Magda Quandt, ahora acomodada y libre, alquiló una hermosa casa en Berlín, en la Reichskanzlerplatz.



Harald Quandt en su niñez

Cuando Hoover, su multimillonario admirador estadounidense, se enteró de la separación, cruzó el Atlántico para proponerle matrimonio a su adorada divorciada. Para su asombro, su petición fue rechazada. Sin embargo, como Magda tenía predilección por las escenas melodramáticas, al rechazo siguió una velada de acalorada discusión, en medio de una atmósfera alborotada, en el club de golf del Wannsee. De regreso a Berlín, el excitado Hoover hizo pisar el acelerador a su chofer. El coche volcó y mientras el estadounidense salió ileso del accidente, Magda fue a parar al hospital de Westend con un tobillo roto y múltiples fracturas en el cráneo.


El punto de inflexión en la vida de Magda llegaría pronto y sería radical. A finales del verano de 1930, esta dama de sociedad que hasta ahora no había mostrado el menor interés por la política se sumó, por aburrimiento y curiosidad, a la excitada multitud que afluía al Palacio de los Deportes de Berlín para asistir a un acto del Partido Nacional Socialista (NSDAP). El edificio, en el que desde la exitosa presentación del gauleiter de Berlín, doctor Josef Goebbels, en septiembre de 1928, tenían lugar frecuentes manifestaciones nacionalsocialistas, tenía un aforo de quince mil personas. Las elecciones al Reichstag en septiembre de 1930, que debían ayudar al NSDAP a dar un salto adelante en Berlín, estaban en ciernes. El ambiente estaba consiguientemente recalentado. También esa noche el orador era Goebbels. Entre el frenético júbilo de sus seguidores, y a través de un arco de camisas pardas con los brazos alzados en el saludo hitleriano, vestido con chaqueta de cuero negro, pantalones de montar y botas altas, subió cojeando a la tribuna.



Josef Goebbels

Josef Goebbels, de 33 años, era de corta estatura, torso delgado y su cabeza era demasiado grande para su pequeño cuerpo. Tenía cabello negro y ojos castaños. Debido a una inflamación medular padecida en su infancia, Goebbels quedó con un pie deforme, que lo obligaba a caminar arrastrándolo. Durante toda su vida tuvo que arrastrar el pie atrofiado dentro de un aparato ortopédico. Su aspecto estaba en abierta contradicción con el ideal ario de una estirpe germana, alta, rubia y de ojos azules, postulada en sus discursos, lo que le ganó entre el pueblo el sobrenombre de “El Germano Reducido”. Pero era un temido demagogo, de grandes dotes, que hacía historia en la calle. Con su combativa guardia personal, fielmente entregada a él, ponía en escena tumultos, tiroteos y peleas de salón. Mediante el empleo de una agitación sin precedentes y de la fuerza bruta, Goebbels logró en tres años aumentar de cien a cien mil votos los resultados del NSDAP en Berlín.


Después de Hitler, Goebbels estaba considerado el personaje más interesante de la dirección nacionalsocialista. El hombre al que Magda Quandt pronto habría de calificar como su dios, estaba lleno de ensoñaciones sentimentales, pero era al mismo tiempo cínico, malvado, vengativo e incapaz de sentir compasión. Su contradictorio carácter era polifacético y conjugaba sin esfuerzo una mesiánica visión de sí mismo, complejos de inferioridad, ansia de redención y voluntad de aniquilación. Su pulida retórica arrastraba y su trabajo propagandístico fue genial. Goebbels sólo era leal a Hitler, al que idolatraba. A muchos les resultaba inquietante y otros lo evitaban. Sus contemporáneos le atribuían un efecto tan repelente como fascinante. Esto último valía para Magda. “La ideología nacionalsocialista se adueñó de su imaginación como nunca antes, pero mezclada con los restos de la doctrina sionista que su viejo amigo Arlozoroff le había inoculado”, escribió en sus diarios la periodista Bella Fromm. El escenario nacionalsocialista berlinés, lleno de fanatismo, brutalidad y agitación, ejercía sobre la cultivada Magda la sórdida fascinación de una plaza de toros. Aquí estaba la verdadera vida en la que había que participar. Y Magda sentó así las bases de su futuro. Bajo la impresión del discurso de Goebbels, se afilió al NSDAP en la agrupación local de Berlín Westend, donde tomaron nota, halagados, del interés de esa conocida dama de la alta sociedad. Le aconsejaron en lo referente a lecturas, y Magda sumergió en Mi lucha de Hitler y en El mito del siglo XX, de Rosenberg.


Pronto se convirtió en dirigente de las mujeres nazis del distrito. Sin embargo, el contacto con la gente sencilla no era del gusto de Magda. La base del Partido no significaba nada para ella. Rápidamente advirtió que en ese ambiente no podía desarrollar sus capacidades. Sin embargo, no volvió la espalda a los nacionalsocialistas, sino que trató de subir un peldaño y se apunto como voluntaria para trabajar en la Hedemannstrasse 10, entonces sede de la dirección del Partido Nazi. Se la asignó al secretariado del subjefe del distrito. Pronto conoció a Goebbels y llegó así al objetivo provisional perseguido. Goebbels escribió en su diario, el 7 de noviembre de 1930: “Una hermosa mujer llamada Magda Quandt está haciéndome un nuevo archivo privado”. Magda, que sabía idiomas, recopilaba concienzudamente todos los artículos periodísticos sobre Goebbels que aparecían en el país y el extranjero, y solía mantener un prometedor intercambio de ideas con su jefe. “Ayer por la tarde, la hermosa señora Quandt estuvo conmigo y me ayudó a clasificar”, dice la anotación de Goebbels, que confiaba todo a su diario: su vida social, los acontecimientos políticos, las etapas de su carrera y sus numerosos amoríos.


En diciembre de 1930, Magda Quandt vio a su venerado jefe en plena acción. La ocasión para ello la ofreció el esperado estreno de la conmovedora película antibelicista Sin novedad en el frente, basada en el libro de Erich Maria Remarque, que rompía el tabú de la muerte heroica y condenaba la muerte sin sentido en el frente. El escritor Stefan Zweig caracterizó la situación: “En Alemania, los nacionalistas están desesperados. El libro de Remarque, con ventas de 600,000 ejemplares en tres meses, va acercándose ya al millón y los ha arrollado. Ese libro sencillo ha hecho más que toda la propaganda pacifista en diez años”. Remarque desenmascaraba la falsa emoción de Tempestades de acero de Ernst Jünger, la ridiculizaba y se convirtió por tanto en mortal enemigo de los nazis.



Cartel de Sin novedad en el frente

“Abajo esa mamarrachada de película”, escribió Goebbels en la revista Angriff (Ataque). Luego se preparó para el estreno: compró entradas y empleando bombas fétidas y ratas blancas, saboteó el pase, además de amenazar a los espectadores. Seis días después, la película fue eliminada de las carteleras “por dañar el prestigio alemán”. Cuatro semanas después, Goebbels viajó a una reunión del partido en Weimar, acompañado de Magda. Allí encontró también a su primer gran amor, Anka Stalherm, que escuchó entusiasmada su discurso, salpicado de invectivas antisemitas. Goebbels presentó a las dos mujeres. El 23 de enero, escribía en su diario: “Me encuentro a Anka. Está muy triste. ¡Basta! ¡Basta de una vez! Ya no la quiero, con su irritante indisciplina...”



Anka Stalherm

Conocía a Anka Stalherm desde que empezó a estudiar germanística, en 1918. En aquel entonces, fiel como una sombra, la había seguido de universidad en universidad. Sólo para poder estar cerca de Anka, asumió grandes privaciones y aprobó sus estudios en cinco universidades diferentes. Le escribía poemas sentimentales y enamorados y soportaba sin queja sus caprichos. Que la madre de su amiga fuera judía era algo que no molestaba a Goebbels. A su vez, Anka aceptaba con calma el antisemitismo de Goebbels como elemento inevitable de su retórica. Sorprendentemente, ese radical antisemitismo no fue la razón del final de ese amor juvenil. Anka se casó con otro, la amistad se mantuvo, y cuando la pareja se divorció Goebbels le prestó ayuda. “¡Y siento cuánto he amado a esa mujer y la amo aún!”, confiaba a su diario en 1928. Sólo en 1933, cuando ya era Ministro de Propaganda, guardó un tanto las distancias.


Los cambios de opinión y lo contradictorio del carácter humano se muestran en las relaciones tanto de Magda Quandt como de Josef Goebbels con el judaísmo; en las vidas de ambos, los judíos representaron un papel decisivo. Ambos vivieron su primer gran amor con parejas de origen judío. Cuando se conocieron en 1930, ambos estaban aún metidos de lleno en esas relaciones. Magda Quandt admiraba a Arlozoroff y tenía la cabeza llena de ideas sionistas. Josef Goebbels idolatraba a Anka Stalherm y sufría por sus caprichos. En 1932, Goebbels agrupó sus ideas en el ensayo ¡Los judíos son culpables! y puso en marcha una enorme maquinaria propagandística para su campaña contra el judaísmo. Contradictoriamente, en 1936, aún invitaba de vez en cuando a Anka a tomar el té, pero estimaba que “¡Hay que eliminar esa peste judía!”, como anotaba en su diario el 6 de noviembre. Magda a su vez bendecía todo esto, como parte de la doctrina nacionalsocialista.



Carta de Goebbels a Anka

El 1 de febrero de 1931, la relación de Goebbels con su archivera entró en una nueva fase: “Ayer por la tarde la señora Quandt vino a trabajar. Es una mujer fabulosa, y quisiera que me amara”. El 15 de febrero de 1931 llegaba el momento: “Por la tarde viene Magda Quandt, Y se queda mucho tiempo. Y florece en una encantadora dulzura rubia. ¿Eres mi reina?” Goebbels anotaba y numeraba como un contable sus experiencias amorosas. Así, numeró este primer encuentro íntimo con Magda Quandt como (1), para dedicarse después a asuntos más triviales: “Con Onak en el zoo. ¡Qué repugnantes son los monos! ¡Qué camino desde esa bestia primitiva hasta el hombre nórdico!” El 10 de marzo apunta: “Se marcha tarde (Magda) a casa”. Cinco días después, el eterno conquistador pensaba en la monogamia: “Voy a dejar las historias de mujeres y dedicarme por entero a una. Tiene un sentido de la vida inteligente y realista, y una forma generosa de pensar y actuar. Un poco más de educarnos el uno al otro, y haremos una pareja fabulosa”. El 26 de marzo de 1931 escribió: “Amor, pelea, amor”. El 2 de abril de 1931, cuando las SA se rebelaron contra Goebbels, trataron de derribarlo y ocuparon los locales de la dirección de Berlín, Goebbels corrió a Münich a buscar a Hitler para pedirle ayuda. Magda le siguió. “Ha venido desde Berlín y me espera en el hotel. Está conmovida. ¡Está bien que así sea! Se mantiene firme y fiel junto a mí”. Goebbels había encontrado a su compañera de fatigas. Sin embargo, Magda dudó aún largo tiempo si debía abandonar su simultánea relación íntima con Arlozoroff. Muy lejos de ocultar a Goebbels sus consideraciones, le permitía un bien dosificado acceso a su pasado y espoleaba sus celos. La identidad de su rival no podía ocultársele a Goebbels, que como gauleiter de Berlín disponía de eficaces posibilidades de seguir e investigar a las personas.


El 12 de abril, los acontecimientos tomaron un dramático giro. Goebbels escribió: “Llamo esta mañana. No está. Por fin, llama ella: el hombre al que amaba antes que a mí la ha herido gravemente de un balazo, en su casa. Está agonizando. Oigo en su voz que voy a perderla...” Estas patéticas líneas caracterizan sin duda el tono ampuloso y emocional con que se trataban los dos amantes, pero no responden a la verdad. De hecho, Arlozoroff había visitado a su amante renegada, exigido una explicación y durante la fuerte discusión que sobrevino había disparado un tiro. Pero la bala había ido a parar al marco de una puerta. Nadie resultó herido. Así terminó la aventura sionista de Magda, que daría material para un bien calculado y picante melodrama, con disputas y tormentosas reconciliaciones. “Pequeña bronca con Magda. Tiene algo de despiadada cuando me habla de su pasado. No ha roto con él por entero”, escribía Goebbels el 23 de julio de 1931. Y el 26 de julio: “Magda es de una impetuosidad cautivadora. Ama como sólo una gran señora puede amar”. Al día siguiente confesaba: “Mi confianza en ella está conmocionada. Ha amado demasiado, y sólo me ha contado fragmentos de ello. Y ahora me quedo aquí tumbado hasta el amanecer, fustigado por el látigo de los celos”. Goebbels estaba enamorado de Magda, pero también apreciaba su libertad: “Eros habla en mí con demasiada fuerza”. Cabe suponer que también esta relación, como todas las demás, hubiera terminado al cabo de algún tiempo. La intervención de Hitler lo impidió.







La excitante situación de estar unida a dos hombres al mismo tiempo siempre ejerció un gran encanto sobre Magda, y tales dobles parejas se extienden por su vida como un trazo rojo. Tras la relación Quandt / Arlozoroff vino Arlozoroff / Goebbels, seguida de Goebbels / Hitler, quedando esta última relación parcialmente en lo platónico. Del papel de Adolf Hitler en la vida de Magda informan las memorias de Otto Wagener, miembro entre 1929 y 1933 del equipo personal de Hitler, escritas con asiduidad con tinta azul en las cárceles inglesas, en 36 cuadernos escolares. Según Wagener, Hitler pronto llegó a la convicción de que Madga Quandt podía ser de utilidad al NSDAP. Esperaba de su presencia junto a Goebbels un aumento de prestigio para el partido. Manipular a Goebbels siempre fue un juego de niños para Hitler. Y consiguió también la entusiasta cooperación de Magda, con gran refinamiento psicológico, mediante un simple truco. Dijo confidencialmente a Wagener: “Esa mujer podría representar un gran papel en mi vida incluso sin estar casado con ella. En mi trabajo, podría representar el contrapeso a mis instintos unilateralmente masculinos. Lástima que no esté casada". Wagener transmitió a Magda, de la misma manera, las confidenciales manifestaciones de su Führer. En la señora Quandt, esta intencionada indiscreción despertó una tempestad de emociones. Interpretó el mensaje de Hitler como signo del inconfesado amor por ella del Führer, al que la política impedía declarar abiertamente sus sentimientos. Sin embargo, aceptó entusiasmada el mandato de Hitler y puso su vida a su disposición, con Goebbels como intermediario. Poco después, los camaradas supieron que el gauleiter se había prometido.



Adolf Hitler, Magda y Josef Goebbels

El ferviente y acrítico entusiasmo de Magda por el nacionalsocialismo y su culto a Hitler eclipsarían incluso al de su prometido. Esto dice mucho, porque Goebbels había escrito ya en 1926: “Adolf Hitler, te amo porque eres grande y sencillo a un tiempo. ¡Me inclino ante la grandeza, ante el genio político!” La rivalidad por la proximidad y el favor del ídolo fue también el vínculo que unió a Magda y a Goebbels. Cada uno de ellos era esclavo de Hitler a su modo. Por entonces, Goebbels había reconocido con alegría en Magda un medio adecuado para fortalecer su propia posición ante el Führer. Se casaron el 19 de diciembre de 1931. Wagener tuvo la impresión de que eso hacía feliz a tres personas. La boda tuvo lugar en la finca de Severin, propiedad de Quandt. Nadie consideró necesario informar al ausente propietario. El administrador, un nacionalsocialista llamado Walter Granzow, organizó la fiesta. Hitler fue testigo y Harald Quandt, de 11 años, asistió a la ceremonia con el uniforme de las Juventudes Hitlerianas. Poco después el católico Goebbels fue excluido de la Iglesia católica por su matrimonio sin dispensa con una protestante. Al testigo Hitler, también católico, sólo se le hizo una amonestación.



La boda de Magda y Josef Goebbels

La actriz y directora de cine Leni Riefenstahl afirmaría en sus memorias, escritas medio siglo después, que Magda Goebbels le habló confidencialmente acerca de su matrimonio: “Para mi sorpresa, recibí una invitación para una excursión dominical a Heiligendamm. En el primer coche iban Hitler y Goebbels, el fotógrafo Heinrich Hoffmann y Brückner (ayudante de Hitler). En el segundo, la señora Goebbels y yo. Después de intercambiar banalidades, Magda dijo: ‘También amo a mi esposo, pero mi amor por Hitler es más fuerte, por él estaría dispuesta a dejar este mundo. Sólo cuando estuve segura de que Hitler, aparte de a Geli Raubal, cuya muerte jamás podrá superar, no podrá amar a ninguna mujer salvo, como él dice siempre, a Alemania, acepté casarme con Goebbels, para poder estar cerca del Führer”. Riefenstahl pone en boca de Magda Goebbels que se había divorciado de Quandt por Hitler.



Leni Riefenstahl

Con el nuevo matrimonio, Magda perdió tanto la custodia de su hijo Harald como la generosa pensión. Harald se trasladó a vivir con su padre, pero visitaba a su madre a diario, hizo rápidamente amistad con Goebbels y pronto estuvo por completo integrado en la nueva familia de su madre. A veces lo acompañaba a las reuniones, quedándose de pie en la plataforma cerca del "Tío Josef", vestido con su uniforme. En 1934, Harald se trasladó por completo al hogar de Goebbels. Más tarde serviría como teniente en la Luftwaffe. Tampoco fue difícil consolarse de la pérdida de los pagos mensuales por manutención, ya que Hitler duplicó el sueldo a Goebbels. En cambio, sí resultó gravosa la ruptura con los parientes más próximos. El padrastro judío de Magda estaba profundamente decepcionado, rechazó todo ulterior contacto y nunca más habló con su hija adoptiva. También su padre expresó su disgusto para con el yerno y discutió con la pareja después de recibir una carta soez de Goebbels. Sólo la madre se mantuvo al lado de su hija, aunque Goebbels la obligó a abandonar el apellido Friedlander y llevar su nombre de soltera, Behrend. Vivió en casa de Goebbels y ayudó a Magda a educar a una tribu de niños que cada día crecía más.



Magda y Josef Goebbels tras su boda

En la primavera de 1931, Goebbels dejó su domicilio de soltero en Steglitz y se trasladó a la vivienda de alta burguesía de Magda en la Reichkanzlerplatz, que se convirtió en cuartel general privado de Hitler, Así, las discusiones internas del partido tuvieron lugar en el salón de Magda. Nada era demasiado para la incansable y encantadora anfitriona. Cocinaba platos vegetarianos para el Führer y abría su hogar a Göering, Ernst Röhm, Himmler y otros dirigentes del Partido. “Desde el envenenamiento de Röhm con comida del hotel Kaiserhof de Berlín, Hitler estaba convencido de que el personal del hotel estaba infiltrado de comunistas, y Magda Goebbels enseguida se había hecho querer preparándole pequeños platos vegetarianos, que enviaba al hotel por la mañana temprano en recipientes adecuados para que pudieran mantenerse calientes”, escribió en sus memorias Ernst Hanfstaengl, jefe del departamento de prensa extranjera. Cuenta también cómo los Goebbels cortejaban a Hitler; Hanfstaengl era un magnífico pianista: “Normalmente a mí me llevaban de Hombre Orquesta. Goebbels estaba celoso y hacía grabar cintas con los discursos de Hitler y las ponía para recibirlo”. Hanfstaengl también fue testigo de los “continuados esfuerzos del matrimonio Goebbels por traer compañía femenina al Führer”.


Hitler tenía un lujoso apartamento en el feudal Kaiserhof, donde en tiempos de Bismarck la nobleza rural prusiana pasaba el invierno, pero iba casi todos los días a casa de Goebbels. Se llevaba consigo a los amigos y, como buen trasnochador, solía prolongar sus visitas hasta el amanecer. Hitler también frecuentaba la casa de fin de semana de los Goebbels en Caputh, junto al lago de Schwielov. “Hitler se queda en Caputh hasta medianoche, Magda se alegra”, escribió Goebbels el 20 de junio de 1932 en su diario. No cabe duda de que Magda disfrutó como nadie junto a su esposo de la febril agitación de los “Tiempos de Lucha”, como los nazis llamaban al período anterior a su toma del poder. Viajó con él de una ciudad a otra, fue testigo de las asambleas de su partido y se embriagó con la atmósfera violenta y cargada de tensión que reinaba en las salas repletas, cuando Goebbels desplegaba su talento para el discurso demagógico, en su peculiar lenguaje que acentuaba las sílabas finales. “Gelsenkirchen, ante 15,000 seguidores, Essen ante 15,000, Dortmund ante 30,000”, anotaba Goebbels.


A principios de agosto de 1932, el Führer invitó a Baviera al matrimonio. “Viaje de Berlín a Tegernsee. La señora Hanfstaengl, Harald. Magda en avanzado estado de gestación, se pasa la noche vomitando”, escribe Goebbels en su diario. Aun así Magda era feliz, porque se sentía “a las puertas del poder” y discutía con Hitler en Obersalzberg, durante noches enteras, los “problemas de la toma del poder”, estando la pareja principalmente interesada en el reparto de los puestos. Goebbels se veía ya como Ministro de Cultura prusiano y Ministro de Educación del Reich.


Helga Susanne Goebbels nació el 1 de septiembre de 1932. Goebbels estaba orgulloso de su hija mayor e iba directamente a su cuna tan pronto como regresaba de su oficina. A veces se la llevaba al trabajo y la tenía en su regazo mientras despachaba asuntos de Estado. Magda se embarazaría de nuevo en octubre de ese año.



Helga Goebbels



Helga era una "niña de papá", que prefería a su padre sobre Magda. Era una hermosa pequeña que nunca lloraba y se sentaba a escuchar a los funcionarios nazis “con sus brillantes ojos azules". No era inusual que Hitler la sentara en su regazo en las cenas en casa de los Goebbels, sosteniéndola mientras hablaba hasta altas horas de la noche.



Helga y Hitler


En 1932 aún había en Alemania libertad de prensa. Goebbels la aprovechaba para sus incendiarios artículos, pero era extremadamente sensible cuando él mismo o su esposa eran atacados. Entonces reaccionaba con los mejores métodos nazis: “Un redactor de la prensa amarilla ha atacado el honor de mi esposa del modo más infame. Un hombre de las SS se presenta ante él y le azota con una fusta hasta que cae al suelo cubierto de sangre; luego deja en la mesa su tarjeta de visita y abandona la redacción, sin que ninguno de los reptiles de la prensa presentes se lo impida”, describió Goebbels el incidente. El 23 de diciembre de 1932, Magda sufrió un aborto y fue internada en la clínica de su ginecólogo, el profesor Stoeckel, que la consideraba una paciente muy simpática. Goebbels y Harald visitaban diariamente a la paciente y organizaron una pequeña fiesta de Navidad en el hospital. Hitler envió un telegrama con sus mejores deseos para el restablecimiento de la enferma. El 29 de diciembre, Goebbels viajó a Berchtesgaden. Magda lo seguiría para la obligada fiesta de Nochevieja en Obersalzberg. Como su estado empeoraba rápidamente, el día de Año Nuevo de 1933 Goebbels regresó a Berlín: “Oh, Dios, te lo ruego, consérvamela. No soy nada sin ella”, escribió en su diario. Magda estuvo largo tiempo al borde de la muerte.


Sin embargo, según él mismo indica, Goebbels se lanzó al trabajo “para buscar el olvido” y desarrolló para la inminente elección regional en Lippe, el land más pequeño de Alemania, una estrategia sencilla pero eficaz. Mientras los otros partidos daban poca importancia a la elección local, el NSDAP puso toda la carne en el asador. Goebbels envió columnas de propagandistas para ganarse a la población. En las elecciones del 15 de enero de 1933, el NSDAP alcanzó casi el 40 por ciento de los votos. Los nacionalsocialistas celebraron esto como “el milagro de Lippe”, y desviaron la atención de las pérdidas sufridas en las elecciones al Reichstag.



Magda Goebbels salió del hospital el 1 de febrero de 1933. Un día antes, Hitler había sido nombrado canciller del Reich, motivo suficiente para una fiesta íntima. “Con Epp, Esser, Amann, la señora Raubal. Hanfstaengl toca. Hitler lee a las diez de la mañana su proclama a la población y luego está en nuestra casa”, anotó Goebbels con entusiasmo. Como esposa del gauleiter y jefe de propaganda de Berlín, Magda desarrolló una inaudita ambición política, y por eso le dolió mucho que en el primer gabinete de Hitler no hubiera lugar para su esposo. “Magda es muy desdichada porque no avanzo. Se me pasa por alto. Magda aún sigue llorando”, escribió Goebbels en su diario el 3 de febrero. Pero cuando, con ocasión de las elecciones al Reichstag de marzo de 1933, llevó a cabo una obra maestra de agitación política, Hitler le recompensó creando especialmente para Goebbels el Ministerio de Información y Propaganda. Feliz, el nuevo ministro declaró que, ya que la educación del pueblo alemán había sido depositada en sus manos, desde ahora “trabajaría sobre las personas hasta que sucumbieran al nacionalsocialismo”.


Goebbels adaptó para él y su familia el Palacio Leopold, construido por Karl Friedrich Schinkel en la Wilhelmsplatz y situado en medio de un espléndido parque, donde, “dado que le esperaban grandes tareas de representación”, realizó obras de reforma por cuantía de 3.2 millones de marcos de la época. La decoración del interior procedía en su mayor parte de museos y fondos estatales. Su cuarto de trabajo estaba enteramente tapizado en rojo. La señora de la casa obtuvo cristal, porcelana, plata, copas y mantelería para varios cientos de personas. El Estado lo pagó todo.



El Palacio Leopold

Magda cumplía con su papel de mujer nacionalsocialista, trabajando en casa como madre al lado de su esposo. Sólo el primer Día de la Madre de la dictadura, el 14 de mayo de 1933, apareció en público para pronunciar un discurso sobre la madre alemana. “Hoy Magda habla en la radio”, anotó orgulloso su marido. Luego, “la mujer ideal de Alemania” fue visitada por una periodista del inglés Daily Mail para saber más detalles sobre el estatus de las mujeres en el nacionalsocialismo. La señora Goebbels explicó que los relatos difundidos en Inglaterra sobre la expulsión de las mujeres de sus empleos eran muy exagerados. Ahora las mujeres alemanas sólo estaban excluidas de tres profesiones: la militar como en todo el mundo, el gobierno y el mundo del Derecho. Si una muchacha alemana tenía que elegir entre matrimonio y profesión, siempre se le animaría a elegir el matrimonio, que sin duda era lo mejor para una mujer. “’Intento’, concluía la entrevista de forma inesperada la señora Goebbels, ‘hacer más hermosa a la mujer alemana’". La propia Magda, cuidada, elegante y maquillada, adornada con favorecedores sombreros y el mejor guardarropa, se adelantaba a dar ejemplo. Sin embargo, apenas logró hacer algunas correcciones en los burdos contornos del ideal de mujer nacionalsocialista.



Caja perteneciente a Goebbels

A mediados de 1933 se interesó por la Oficina de Modas, de cuya dirección quería hacerse cargo. Sin embargo, su marido estaba radicalmente en contra. Por esa causa, el 20 de julio de 1933 se produjo una disputa entre la pareja. Al día siguiente, la señora Goebbels se negó a ir a Bayreuth para asistir a una representación de Los maestros cantores de Wagner. “Viajo solo. Si Magda no cambia, tendré que extraer conclusiones”, escribió su marido, furioso, al día siguiente. Entonces intervino el Führer: "Ayer a mediodía, con Hitler. Se espanta de que Magda no haya venido. Se lo cuento todo. Enseguida, hace traer a Magda de Berlín por avión. Ella acepta de buen grado. Después del primer acto de Los maestros cantores llega Magda. Radiante de belleza. Ambiente muy tenso. Por la noche, café. Hitler consigue las paces entre Magda y yo. Es un verdadero amigo”.


Al principio, la vida en común de los Goebbels iba bastante bien. “Magda llama ‘Angelito’ y acude el diablo en persona”, observaba sarcástico Ernst Hanfstaengl, de visita en su casa. Según la descripción de Hanfstaengl, Magda advertiría más adelante los complejos de su marido. “Tras un pase privado de una película en su casa, Goebbels resbaló y estuvo a punto de caerse. Magda pudo sujetarlo a duras penas. Pasado el primer susto la cogió por la nuca, la obligó a ponerse de rodillas y siseó con risa de loco: ‘Esto te queda mejor que hacer de salvadora’”. Con la consolidación de su poder como Ministro de Propaganda, también la forma de vida privada de la familia Goebbels se volvió feudal. Su segunda hija, Hildegard Traudel Goebbels, nació el 13 de abril de 1934. Comúnmente la llamaban “Hilde”. En una entrada de su diario en 1941, Goebbels se referiría a ella como "un pequeño ratón".



Hildegard Traudel Goebbels



Sólo en el otoño de 1935 se echó de menos a Magda en los círculos sociales por un tiempo, ya que el Führer la había desterrado temporalmente de su presencia, debido a una maliciosa crítica que Magda hizo sobre Eva Braun. Mientras tanto, Helmut Goebbels nació el 2 de octubre de 1935. Era considerado sensible y soñador. En su diario, Goebbels lo llamó “un payaso". Cuando su maestro en la escuela primaria Lanke informó, para disgusto de su padre, que su ascenso a una educación superior era dudoso, respondió muy bien a la intensa tutoría de su madre y su institutriz, logrando no sólo la promoción, sino también excelentes calificaciones. Usaba frenos en los dientes.







Helmut Goebbels


En 1936, Josef Goebbels se trasladó a una espléndida casa, expropiada a un judío, en la península de Schwanenwerder, junto al Wannsee. Del precio de compra, 350,000 marcos, 80,000 fueron aportados por el editor nacionalsocialista Max Amann en concepto de anticipo sobre la publicación póstuma de los diarios de Goebbels, que éste escribía con intensidad creciente. Magda aportó 100,000 marcos de la suma obtenida de Quandt como indemnización, Hitler dio 70,000 por “los años de hospitalidad en casa de los Goebbels” y 100,000 fueron tomados con una hipoteca. Posteriormente el Ministro amplió sus propiedades, obligando a vender a otro vecino judío. Allí levantó su castillo, al que nadie más que él podía entrar, ni siquiera Magda. Allí trabajaba, y allí tenía también sus citas amorosas. Coches deportivos suministrados por la compañía Mercedes, lanchas motoras y un yate a vela compensaban al Ministro y a su familia por “las muchas cosas a las que tenían que renunciar”. “No puedo entrar a un restaurante, a un bar, a un cabaret, no puedo salir a pasear ni dedicarme a mi familia”, se quejaba el Ministro.


Sin embargo, cuando Goebbels encontraba tiempo, gustaba de leerles a Magda y a los niños. Su lectura favorita era Con plumas ajenas, de Robert Neumann, de la que extraía sugerencias y que se sabía casi de memoria, ya que sentía afinidad con el estilo satírico y la corrosiva agudeza del autor. Esto no impidió al Ministro de Propaganda poner en el índice de libros prohibidos y mandar quemar en público las obras de este escritor austriaco de origen judío, que en 1934 se exilió a Inglaterra. En 1936, con ocasión de los Juegos Olímpicos de Berlín, Magda y Josef Goebbels recibieron a más de tres mil invitados en la Isla de los Pavos, en el Havel.


El fantástico baile celebrado fue un éxito social, cuya elegancia y distinción sólo se vio perturbada por los excesos alcohólicos de los camaradas de los “Tiempos de Lucha”. Como casa de campo, los Goebbels poseían “un sencillo edificio junto a un lago tranquilo”, el Palacio de Lanke, junto al Bogensee, una posesión feudal prusiana propiedad del industrial del carbón Priedlander Puld, pariente lejano del padrastro de Magda. La ciudad había adquirido la propiedad a precio de saldo, y después, tras recibir una suave presión, se la había regalado al gauleiter y ciudadano de honor Josef Goebbels.


La reforma de la propiedad para convertirla en un complejo de cinco edificios empezó con 500,000 marcos, que el propio Goebbels pudo aportar. Pero finalmente la obra costó más de dos millones, y como el constructor dirigía también la estatalizada industria del cine, la productora Ufa los pagó, igual que los gastos de mantenimiento anuales por cuantía de 80,000 marcos. Sólo el edificio principal tenía veintiún habitaciones, con una sala para pases privados de películas igual que en el refugio alpino del venerado Führer, una moderna instalación de aire acondicionado, calefacción de aire caliente, numerosos baños e, igual que en el domicilio privado de Hitler, ventanas cuyas persianas subían y bajaban con un sistema eléctrico.


Hitler y la familia Goebbels

En casa de Goebbels los cumpleaños siempre fueron celebrados con gran pompa. Cuando Magda cumplió 35 años, su marido escribió: “Magda ha recibido gran cantidad de regalos. Es tan voluble. A veces buena, a veces malvada. Por la noche, gran concurrencia. Ha venido el Führer”. También para el 39 cumpleaños de su esposo, Magda montó una gran fiesta: “Lo he celebrado con Magda y los niños. Ha sido tan cordial y agradable. Los niños han recitado poemas. Luego han puesto una película de ellos, encantadora, tal como son. Todos nos alegramos mucho. Cada vez más invitados. Y luego viene el Führer. Está conmovido, luego habla conmigo, cariñoso y familiar. Comemos en casa. Montañas de cartas, flores y regalos. Y luego vamos al Bogensee. Estoy impaciente. Magda ha hecho reformas. La casa ha quedado maravillosa”, escribe un conmovido Goebbels en su diario el 30 de octubre de 1936.



Los Goebbels




Pero de lo que más disfrutaba Magda era de sus tareas de representación al lado de Hitler. “El Führer y Canciller del Reich le ruega”, decía en las invitaciones a recepciones y cenas, que tenían lugar en la nueva cancillería de Berlín, diseñada por el arquitecto Albert Speer. Magda Goebbels, que compartía con Emmy Goering el papel de Primera Dama del Tercer Reich, ejercía con entusiasmo las tareas de señora de la casa y anfitriona. Brillaba por su soltura y elegancia en la entonces premiere cour du monde, como el embajador francés Francis Poncet llamó a la residencia del dictador antes de estallar la Segunda Guerra Mundial. Magda Goebbels siempre asistía a las pequeñas recepciones a la hora del té que Hitler ofrecía a un selecto grupo de actores y artistas.



El ministro Goebbels en modo alguno dejaba su compromiso profesional a las puertas de su casa; antes bien, empleaba con frecuencia su esfera privada como telón de fondo de su propaganda. Así, el matrimonio Goebbels y sus bieneducados hijos representaban para los alemanes la vida de una familia modelo. El “tío Führer” participaba de la representación, y las revistas ilustradas publicaban conmovedoras fotos de Hitler como amigo de la infancia.




Pero la bucólica imagen engañaba. Como presidente de la Cámara de Cultura del Reich, fundada en 1933, Goebbels dominaba toda la vida cultural alemana. Controlaba teatro, cine, radio y prensa, creaba y destruía carreras, y aprovechaba de lo lindo su posición para sus aventuras amorosas.




Magda lo sabía todo y toleraba mucho... hasta que su marido conoció a la hermosa actriz Lida Baarová en 1936 y se enamoró apasionadamente de ella. “Por la tarde, gran reunión a la hora del té: Ello Quandt, Lida Baarová, Frohlich (prometido de Baarová)”, reza la inocente anotación del diario de Goebbels del 30 de noviembre de 1936. Hora de tentación se llamaba la película, de sugerente y alusivo título, en la que Goebbels fijó su atención en la actriz checa. Pronto la cortejó con todos los medios a su alcance. La muchacha, de 22 años, no se lo pensó mucho: se separó de su prometido, el actor Gustav Frohlich, y se lió con el poderoso ministro. Confiado en su posición, Goebbels en modo alguno mantuvo el asunto en secreto, y se puso así con Lida a la luz de los focos. Pronto intentó arreglar una relación a tres, pero su esposa, de la que él se quejaba diciendo “es tan dura, tan malvada”, amenazó con el divorcio.



Lida Baarová

La negativa a ceder de Magda Goebbels se basaba en la posición superior que ella creía ostentar. Además, mantenía una relación amorosa con Karl Hanke, secretario de Estado de Goebbels. En él había encontrado un aliado bien dispuesto, que no sólo la defendió con vehemencia, sino que también estaba ferozmente decidido a privar a su jefe del cargo, la esposa y la amante, echando mano de los documentos que atesoraba. Así, Magda pudo acudir con espectacularidad, en el papel de la esposa engañada y decepcionada, y equipada con material probatorio, como copias de cartas de amor y una lista de las amiguitas de Goebbels, a ver a su Führer en su refugio alpino.



Karl Hanke

Pero erró el cálculo. Su intento de extorsión, similar al que antaño tan buenos resultados le había ofrecido con Günther Quandt, quedó sin efecto en el ambiente nacionalsocialista. Hitler se puso furioso. En general, la relajada forma de vida de sus paladines, de la que los rivales lo mantenían siempre al corriente, le dejaba impertérrito. Pero ahora había en juego intereses políticos. Un divorcio del Ministro de Propaganda de la más famosa titular de la Cruz de la Madre del Reich era intolerable. También el momento del affaire con la Baarová era malo. Una relación con una checa en el instante en que Hitler planeaba ocupar su país era más que inoportuno. Además, la escandalosa boda del Ministro de la Guerra, mariscal Van Blomberg, con una antigua prostituta, seguía estando en boca de todos. Por eso, el Führer dio un puñetazo encima de la mesa. Prohibió todo contacto entre Goebbels y la Baarová y decretó que prosiguiera la convivencia pacífica del matrimonio. Goebbels se doblegó: “La vida es tan dura y cruel”, escribió.


También Magda sintió la gélida violencia que había tras la rutilante fachada del Tercer Reich. Tomó conciencia de a qué poder superior se había expuesto. Tenía que seguir representando el papel que un día eligiera, quisiera o no. El abandono de la jerarquía nazi y el retorno a la vida privada que Magda planeaba estaba fuera de discusión, porque en el Tercer Reich el papel de estrella invitada no se podía tomar y dejar a capricho. Lida Baarová fue deportada a Praga. Ella recordaría el asunto de otro modo: “Estaba harta y quería marcharme de Alemania”, aseguraría. En cualquier caso, la gran carrera de la hasta entonces actriz de éxito terminó abruptamente. Empezaba una vida muy agitada. Al final de la guerra, Lida Baarová fue encarcelada durante año y medio por colaboración con los alemanes. En 1946 se casó con el Ministro del Interior comunista, con el que huyó a Austria. Durante un tiempo rodó en Italia y España, y actuó en teatros alemanes. Escribió unas memorias en las que ocultaba su relación con el Ministro de Propaganda del Reich. Incluso a avanzada edad, se atuvo a esa versión: “No tuvimos ninguna relación”.


Holdine Kathrin Goebbels nació el 19 de febrero de 1937. Se afirma que Holde consiguió su nombre cuando el médico que la trajo al mundo se inclinó sobre ella y exclamó: "Das ist eine Holde!" ("¡Está muy bonita!") Goebbels anotaría en su diario que Holde era la "menos animada" de sus hijos y habría que “dejarla a un lado por los otros”. Sin embargo, tiempo después, Goebbels la convirtió en una de sus favoritas, a lo que ella respondió con devoción.



Holdine “Holde” Goebbels



En 1938 Goebbels estaba perdiendo popularidad, pero un hecho cambió el rumbo: Van Rath, secretario de la embajada alemana en París, fue asesinado por un judío; a los dos días, Reinhard Heydrich, teniente general de las SS y jefe del SD (Seguridad del Reich), ordenó como represalia la destrucción de los comercios judíos, y el incendio y demolición de sinagogas en Alemania y Austria. A esta operación se la denominó Kristallnacht (“La Noche de los Cristales Rotos”).



A lo largo de los años siguientes, el antisemitismo del Ministro de Propaganda que prescribió el uso de la estrella judía, con el que volvía a la obligación medieval de los judíos de ir identificados, y encargó la película El judío errante, adoptó formas cada vez más radicales. Al preguntarle su mejor amiga, Ello Quandt, qué opinaba de ello, Magda respondió: “Josef lo explica apelando a la razón de Estado. El Tercer Reich está contra los judíos, y a él le corresponde la misión de atacarlos en la prensa y la radio. El Führer lo quiere así, y Josef tiene que obedecer". Mientras tanto, Hedwig Johanna Goebbels nació el 5 de mayo de 1938. Se le conocía comúnmente como "Hedda". Ella había insistido, en 1944, que cuando creciera iba a casarse con Günther Schwägermann, de la SS, pues quedó cautivada por el hecho de que el oficial nazi tenía un ojo falso.



Hedwig “Hedda” Goebbels


En 1938, Magda Goebbels fue distinguida con el honor de ser la primera destinataria de la “Cruz de Honor de la Madre Alemana” por el gran número de hijos que “brindó al Führer”. Esta distinción, establecida por Adolf Hitler, llamaba la atención por su similitud con las condecoraciones militares. El requisito para conseguirla era, junto al correspondiente número de hijos nacidos (4 para bronce, 6 para plata, 8 para oro), el cumplimiento de ciertos criterios raciales, políticos y sanitarios. Las madres tenían que ser “de sangre germana, genéticamente sanas y dignas”.




En 1939, Goebbels utilizó una cámara oculta para filmar sus hijos como un contraste "saludable" para los niños discapacitados, en una película de propaganda destinado a promover la eutanasia de niños con retraso mental.





Al año siguiente volvió a ser padre. Heidrun Elisabeth Goebbels nació el 29 de octubre de 1940. Goebbels la describió como “una pequeña coqueta" y dijo que con frecuencia bromeaba con la gente, inclusive en los días finales que pasarían encerrados en el bunker de Hitler. "Heide" compartía la fecha de su cumpleaños con su padre.



Heidrun “Heide” Goebbels


Cuando en 1942 se planteó la “Solución Final”, Magda se quejó a su amiga: “Es espantoso lo que me dice ahora. Simplemente ya no lo soporto. No puedes imaginar las cosas espantosas con las que me abruma, y no puedo abrirle mi corazón a nadie. No puedo hablar de ello a nadie, se lo he prometido”.



Igual que preparaba batallas de salón en los comienzos del NSDAP, Goebbels creó el escenario de la Guerra Total. Al contrario que el Führer, que según avanzaba la guerra fue dirigiéndose cada vez menos a “su pueblo”, y que la cúpula del Partido, que se fue retirando paulatinamente, Goebbels y su esposa nunca rehuían aparecer en público. Mientras el Ministro de Propaganda visitaba los daños causados por las bombas, Magda sacaba partido publicitario de la cotidianidad de la guerra. Se alistó en las labores bélicas e iba en tranvía a trabajar en la fábrica de Telefunken.



En casa, exigía a sus huéspedes cupones de alimentos. Cuando la derrota se fue haciendo cada vez más palpable y los otros paladines del Führer dejaron Berlín para salvar su propia vida, Josef y Magda Goebbels se prepararon para la puesta en escena, digna de una ópera, del fin del mundo nazi. Magda habló sobre matar a sus hijos con un mes de antelación. De acuerdo con su amiga y cuñada Ello Quandt, ella le dijo que todos iban a tomar veneno; sin embargo, a la luz de la carta que escribiría tiempo después, la supuesta declaración suena falsa: "Hemos exigido cosas monstruosas del pueblo alemán, tratado a otras naciones con crueldad despiadada. Por ello, los vencedores se cobrarán con todo su venganza. No podemos dejar que ellos piensen que somos unos cobardes. Todo el mundo tiene derecho a vivir. Pero nosotros no tenemos este derecho. Lo hemos perdido. Me hago responsable. Yo pertenecía. Yo creía en Hitler y durante el tiempo suficiente en Josef Goebbels. Supongamos que yo permanezco viva, debo ser detenida e interrogada acerca de Josef de inmediato. Si te digo la verdad, debo revelar qué clase de hombre era. Debo describir todo lo que pasó detrás de los acontecimientos. Entonces cualquier persona respetable se apartaría de mí con disgusto. Sería igualmente imposible hacer lo contrario: defender lo que ha hecho, justificarlo ante sus enemigos, hablar por él con verdadera convicción. Eso sería ir en contra de mi conciencia. Así que ya ves. Por ello sería imposible para mí seguir viviendo. Vamos a tomar a los niños con nosotros, son demasiado buenos, demasiado preciosos para el mundo que está por venir. En los días venideros Josef será considerado como uno de los más grandes criminales que Alemania ha producido. Sus hijos escucharían esto a diario, la gente los atormentaría, despreciaría y humillaría. Tendrían que cargar con el peso de sus pecados y la venganza recaería sobre ellos”.


El 22 de abril de 1945, Hitler permitió a su Ministro de Propaganda y Comisionado del Reich para la Guerra Total, que se trasladara al búnker de la cancillería. El mismo día, el Führer dictó su tristemente famoso llamamiento a la población: “¡Todo aquel que propague o incluso tolere medidas que debiliten nuestra capacidad de resistencia es un traidor, y será instantáneamente fusilado o ahorcado!” Goebbels declaró que “el asalto de los mongoles se estrellará contra los muros de nuestra ciudad. Naturalmente, yo me quedaré en Berlín con mis colaboradores. También mi esposa y mis hijos están aquí y se quedarán aquí”. Se trataba de un cambio de opinión, porque todavía el 28 de marzo había escrito en su diario que su esposa preparaba la evacuación de sus hijos a Schwanenwerder.


Magda fue con sus hijos a Berlín, al cuartel general del Führer, y ocupó cuatro habitaciones en el antebunker. El único baño con bañera era el de Adolf Hitler, y se puso a disposición de la familia Goebbels. Las comidas se tomaban en el ancho pasillo de la instalación. Habían improvisado un cuarto con seis camas para los niños. Mientras que muchos informes sugieren que había tres literas, la secretaria Traudl Junge insistiría en que sólo había dos. Los niños a veces se ponían a cantar al unísono. Pasaban la mayor parte del tiempo jugando con Eva Braun, Traudl Junge y algunos perros como “Blondi”, la pastor alemán favorita de Hitler. Magda no pasaba mucho tiempo con sus hijos durante su estadía en el búnker, porque se deprimía al estar con ellos. Que los nombres de todos los niños empezaran con la letra “H” fue un capricho de su madre; años después, un rumor diría que era en honor a Hitler, aunque también el hijo de su matrimonio con Quandt se llamaba Harald. Magda tuvo siete hijos. A esto se añaden tres abortos documentados y varios más que se suponen: en diecinueve años, por lo menos diez embarazos y siete partos.



Los hijos

El propio Goebbels vivía junto a Hitler y Eva Braun en el bunker principal, situado a mayor profundidad. Mientras Goebbels escribía en su diario como un poseso, su mujer leía a los niños, jugaba con ellos y parecía muy serena. Hitler era muy aficionado a los niños, e incluso en la última semana de su vida aún se complacía en compartir el chocolate con ellos. El joven capitán Gerhard Boldt, que prestó servicio en el búnker, recordaba: “La señora Goebbels no mostró, hasta el final, miedo alguno a la muerte. Vivaz y elegante, solía subir de dos en dos los peldaños de la escalera de caracol. Siempre tenía una sonrisa amable para todos. Quizá su admirable fortaleza de carácter estuviera inspirada en su fanática fe en Hitler”. No pudo llorar ni por su propio destino, ni por el de sus hijos.



Las niñas

Sin embargo, cuando el 27 de abril Hitler se quitó de la solapa la insignia de oro del Partido y se la puso a “La Primera Dama del Reich”, la que así resultaba distinguida estalló en lágrimas de emoción. Escribió: “Ayer por la noche el Führer me impuso su insignia de oro del Partido. Estoy orgullosa y feliz. Quiera Dios que me queden fuerzas para hacer lo último y más difícil. Ya sólo tenemos una meta: lealtad hasta la muerte al Führer. Poder terminar la vida con él es un don del destino con el que nunca osamos contar”. Mientras tanto, los informes de tropas soviéticas saqueando la ciudad y violando a las mujeres a medida que avanzaban, circulaban en Berlín. En el bunker, Magda le confió a la secretaria Traudl Junge: "Yo preferiría tener a mis hijos muertos, que vivir en desgracia. Mis hijos no tendrán ninguna oportunidad en la Alemania que surja después de la guerra".



Traudl Junge

El 28 de abril, Magda escribió a su hijo Harald Quandt, sin saber que había caído prisionero de los rusos. La carta es el testimonio  de una mujer que ha decidido matar a sus propios hijos: “Querido hijo: hace seis días que papá, tus seis hermanos pequeños y yo estamos aquí, en el búnker del Führer, para dar a nuestra vida de nacionalsocialistas el único fin posible con honor. No sé si recibirás esta carta. Debes saber que me he quedado con papá contra su voluntad, que aún el domingo pasado el Führer quería ayudarme a salir de aquí. Ya conoces a tu madre... tenemos la misma sangre, yo no tenía nada que considerar. Nuestra espléndida idea se hunde, y con ella todo lo que de hermoso, admirable, noble y bueno he conocido en mi vida. El mundo que vendrá detrás del Führer y el nacionalsocialismo no merece la pena de ser vivido, y por eso he traído también a los niños. Son demasiado buenos para la vida que vendrá después y el buen Dios comprenderá que yo misma les dé la redención. Tú seguirás viviendo, y tengo un único ruego para ti: no olvides que eres un alemán, no hagas nunca algo en contra de tu honor, y cuida de que tu vida no haga que nuestra muerte haya sido en vano. Los niños son maravillosos. Sin ayuda de nadie, se cuidan de sí mismos en estas condiciones más que precarias. Ya tengan que dormir en el suelo, puedan lavarse o no, tengan o no algo que comer, jamás una palabra de queja o llanto. Los obuses sacuden el búnker. Los mayores protegen a los más pequeños, y su presencia aquí es una bendición desde el momento mismo en que de vez en cuando hacen sonreír al Führer. ¡Sé fiel! Fiel a ti mismo, fiel a los hombres y fiel a tu país. ¡En todos y cada uno de los sentidos! Mantente orgulloso de nosotros y trata de guardar un recuerdo alegre. Todo el mundo tiene que morir algún día y, ¿no es más bello, honroso y valeroso vivir poco tiempo, que llevar una larga vida en condiciones de ignominia? La carta ha de salir. Hanna Reitsch te la llevará. ¡Va a salir volando una vez más! ¡Te abrazo con el amor más íntimo, cordial y maternal! ¡Mi querido hijo, vive por Alemania! Tu madre”.



Harald Quant poco antes del final de la guerra

También Josef Goebbels escribió a su hijastro diciendo que iba a dar “ejemplo de lealtad”. Harald podía estar orgulloso de pertenecer a semejante familia. Un día vendría la hora “en la que volveremos a alzarnos ante el mundo, limpios e inmaculados. Tan limpios e inmaculados como siempre han sido nuestra fe y nuestra meta". Ése fue el legado depositado en manos de la aviadora Hanna Reitsch, que todavía logró huir de la ciudad cercada.



Hanna Reitsch

El 30 de abril de 1945, cuando Hitler y Eva Braun, ya esposa de Hitler, se despidieron para suicidarse, Magda Goebbels gritó llena de horror: “¡Mi Führer, no nos abandone; sin usted, todos pereceremos miserablemente!” Traudl Junge, secretaria de Hitler, acababa de dar de comer a los hijos de Goebbels cuando oyó un disparo en el despacho de Hitler. Hay diversos testimonios sobre las intenciones de Magda Goebbels. El arquitecto Albert Speer creía que “hallaba insoportable la idea de que sus hijos fueran a morir, pero se sometió, según parece, a la decisión de su esposo". Contradicen esto dos estrechos colaboradores del Ministro de Propaganda, que pretenden haber oído a Goebbels proponer a su esposa escapar con sus hijos a Occidente, dado que no tenían nada que temer de los ingleses.


Hitler y su esposa Eva Braun se suicidaron en la tarde del 30 de abril. La secretaria de Hitler, Traudl Junge, dijo que, al escuchar el disparo con el que se mató Hitler, Helmut Goebbels gritó: "¡Ese dio en el blanco!", confundiéndolo con el sonido de un mortero de aterrizaje cerca del bunker.


Al día siguiente, el 1 de mayo de 1945, Magda Goebbels se convertiría en filicida. En vano las secretarias de Hitler y Liesl Ostertag, chica de servicio de Eva Braun, les pidieron que les confiaran a los niños. Se llevarían al chico y a las niñas a Baviera y los esconderían allí, decían. Los Goebbels rechazaron la oferta. Rochus Misch, el radiotelegrafista, describe el fantasmagórico escenario: “Hubo un drama en el bunker del Führer cuando dijeron: ‘¡Los niños se quedan aquí!’ Mujeres, personal de cocina y de oficina acudieron a rogar de rodillas por ellos a la señora Goebbels. Luego vino Hanna Reitsch, la piloto. Quería llevarse a los niños en un avión. La señora Goebbels se negó. Luego vino el día en que la señora Goebbels preparó a los niños para la muerte, en mi habitación. Les puso vestidos blancos y los peinó. Goebbels no estaba presente. Entonces el doctor Ludwig Stumpfegger fue a verlos, y el doctor Naumann me dijo: ‘Les darán de beber agua de regaliz y todo habrá terminado’".



Ludwig Stumpfegger

Pero Stumpfegger, al que Goebbels había pedido un veneno rápido e indoloro para sus hijos, se negó. Puede que se les diera un somnífero seguido de una inyección letal, administrada por un médico que se había refugiado en el bunker. Algunas versiones afirman que el médico de la SS, Ludwig Stumpfegger, aplastó las cápsulas de cianuro en la boca de los niños, pero como no hay testigos del hecho, es imposible saberlo. Muchos historiadores sugieren que los testigos culparon de las muertes a Stumpfegger porque era un objetivo conveniente, habiendo desaparecido y muerto al día siguiente. Otros afirman que Stumpfegger se negó a tomar parte en la muerte de los niños, y que un misterioso "médico rural de la región oriental ocupado por el enemigo apareció y llevó a cabo la tarea con miedo" antes de desaparecer de nuevo.



Las ampolletas de cianuro y el arma de fuego


Tiempo después, el último sobreviviente del bunker de Hitler, Rochus Misch, dio este testimonio ocular de los hechos a la BBC. Misch fue uno de los últimos en ver a los niños vivos. Estaban sentados alrededor de una mesa en su área de trabajo. Magda les peinó el cabello y los besó. Les puso los camisones de dormir, ya que estaba cerca la hora de acostarse. Heide, la más joven, había trepado sobre la mesa. Helga estaba "llorando en voz baja" justo antes de acostarse esa noche final; tenía una expresión sombría. Magda tuvo que empujar a Helga hacia las escaleras. Heide, que tenía amigdalitis y llevaba una bufanda alrededor de su cuello, se volvió para mirar a Misch, riendo y bromeando: "Misch, Misch, du bist ein Fisch"; "Misch, Misch, eres un pez".


"Inmediatamente después de la muerte de Hitler, la señora Goebbels bajó al búnker con sus hijos. Ella se empezó a preparar para matarlos. No podía haber hecho eso por encima del suelo; había otras personas allí que no la hubieran dejado. Por eso ella bajó las escaleras, porque eso a nadie más se le permitía en el búnker. Ella bajó a propósito para matarlos. Los niños estaban justo al lado de mí y detrás de mí. Todos sabían lo que iba a pasar. Estaba claro. Vi al médico de Hitler, el Dr. Stumpfegger, dar a los niños algo de beber. Algún tipo de bebida azucarada. Entonces Stumpfegger se fue. Todos sabíamos lo que estaba pasando. Una o dos horas más tarde, la señora Goebbels salió llorando. Se sentó en una mesa y comenzó a jugar al solitario. Esto es exactamente lo que ella era".



Según la versión más aceptada, Magda durmió a sus hijos con somníferos, luego les administró veneno para matarlos. Las versiones se contradicen entre sí: algunas dicen que los niños murieron porque les dieron el tósigo en chocolates, otras indican que fue una inyección que hicieron pasar como una vacuna y la más verosímil es la que indica que Magda los obligó a tomar un somnífero, diciéndoles que se trataba de una medicina y, tras dormirse, les introdujo a cada uno una cápsula de cianuro entre los dientes, oprimiendo luego el maxilar inferior para que la rompieran y el veneno pudiera actuar.



La muerte de los niños en la película La caída

Al llegar el amargo final, Magda fue a la muerte más por Hitler que por Goebbels. Alrededor de las 19:30 horas, Goebbels dio orden de quemar su cuerpo y el de su esposa después de su muerte, no sin antes haberse asegurado con un tiro de gracia de que estaban muertos. A las 20:30 horas, la pareja se despidió. Goebbels se vistió, como siempre, cuidadosamente, con sombrero y guantes, dio el brazo a su esposa, pálida como un cadáver, y ambos subieron la escalera del bunker. Sonriente, Goebbels explicó que así ahorraría a los supervivientes el esfuerzo de subir los cadáveres. Según algunas versiones, Magda estaba temblando incontrolablemente.



Los bidones de gasolina

Los detalles de sus muertes son inciertos. Un oficial de la SS dijo que cada uno tomó cianuro y luego fueron fusilados por un soldado. De acuerdo con otra versión, Josef Goebbels le disparó a Magda, suicidándose después. Esta última versión es la más creíble. Sus cuerpos fueron rociados con gasolina, quemados parcialmente y no enterrados.







Los cadáveres de los niños



Los cadáveres calcinados fueron encontrados en la tarde del 2 de mayo de 1945 por soldados rusos que irrumpieron en el búnker. Los niños estaban en el interior del bunker, en su habitación, recostados en sus camas y vestidos con su ropa de dormir, con cintas atadas en el pelo de las niñas.



El vicealmirante Hans Voss fue llevado al jardín de la Cancillería para identificar los cuerpos, al igual que Hans Fritzsche, comentarista de radio. Los cuerpos de los niños fueron llevados al cementerio Buchau en Berlín para la autopsia y una investigación por los médicos soviéticos. A pesar de los repetidos intentos, incluso frau Behrend, la abuela de los niños, nunca supo qué fue de los cuerpos.



Una fotografía de la cara quemada de Goebbels fue ampliamente publicitada. A partir de entonces, los restos de la familia Goebbels serían enterrados en varias ocasiones y exhumados, junto con los restos de Hitler, Eva Braun, el general Hans Krebs y “Blondi”, la perra de Hitler. El último entierro fue en Magdeburgo el 21 de febrero de 1946.



El cadáver de Josef Goebbels







Helga tenía doce años cuando murió. Los hematomas que se encontraron en su cuerpo, sobre todo en su cara, condujeron a la especulación de que había luchado en contra de su verdugo para no recibir la cápsula de cianuro que se utilizó para matarla por aplastamiento entre sus dientes.



El cadáver de Helga


En 1970, el director de la KGB, Yuri Andropov, autorizó una operación para destruir los restos. El 4 de abril de 1970, un equipo de la KGB rindió un informe de la exhumación de cinco cajas de madera. Los restos contenidos en las cajas fueron quemados y aplastados, y las cenizas arrojadas al río Biederitz, un afluente del cercano Elba.



La cigarrera de Magda, quemada

Harald Quandt fue el único miembro de la familia que sobrevivió a la guerra, convirtiéndose en un líder industrial de Alemania Occidental durante los años 1950 y 1960. Harald murió en 1967, cuando su avión se estrelló sobre Italia. Le sobrevivieron su esposa y cinco hijos.



El maxilar inferior de Magda

Rochus Misch causó una controversia en 2005, cuando pidió que una placa conmemorativa se instalara en memoria de los seis hijos de Goebbels. Muchos consideraron que rendir honores a los hijos del líder nazi sería manchar la memoria de las víctimas del Holocausto. A pesar de los crímenes de sus padres, Misch argumentó que los propios niños eran inocentes, que tratarlos como criminales igual que sus padres estaba equivocado y que fueron asesinados, al igual que otras víctimas durante la guerra.



VIDEOGRAFÍA:

La caída (trailer)
video



BIBLIOGRAFÍA:
















FILMOGRAFÍA:





28 comentarios:

Jumad dijo...

Excelente. Muy bien documentado. Gracias ECS. Feliz día a todas las madres. No sigan este ejemplo.

Anónimo dijo...

Excelente entrada, muy completa y por demas oportuna. Muchas gracias Escrito

CELIA SERVIAN dijo...

desgraciada, o¿jala este ardiendo en el infierno... ojala este pudriendose lentamente, no se como expresarme, duele tanto ver estas fotos de los niños, porque esta clase de enfermos mentales puede tener hijos...infierno, eso es donde deben estar, sufiendo y ardiendo.

Anónimo dijo...

Muy triste todo..
Excelente una vez más ECS. Muchas gracias. Saludos.

Anónimo dijo...

No puedo creer como todavía hay gente que cree en el "Holocuento". ¿los judíos victimas?? jaja si controlan el mundo..fijense la cantidad de judíos que hay en la televiSIÓN, en los diairos, en lso gobiernos. Y eso que son el 0,2% de la población. Dejen de ver tanta televisión y piensen

Anónimo dijo...

Callate idiota!

Anónimo dijo...

Holocuento?? millones de personas asesinadas, eso fue un cuento?? no puedes ser más desagraciado. Y desde luego, si controlan el mundo, será porque son más listos que tu y que la supuesta raza aria. Julai

Anónimo dijo...

Por que holocuento? fue real miles de inocentes que ni tenian que ver fueron asesinados, esta lleno de judios porque la religion existe desde hace mucho tiempo ellos nacieron en esa religion no tienen la culpa de ser judios. Si bien algunos son culpables de no poner un alto a la guerra que tienen con los palestinos y la invacion a territorios que no les pertenecen esos son imbeciles pero la relgion no tiene nada que ver es el hombre bruto ciego creyendo en tonterias heredadas sediento de poder.

Que hermosos los niños parecian muñequitos lastima que la madre estaba idiotizada seguramente preferia a los hombres antes que sus hijos.

Que hermoso escrito autor, estaba con un cansansio que vi la entrada y dije ay no terminare, y justo cuando empece no pare de leer me atrapo como detalla las cosas y usa palabras especiales.


Saludos happy moms day-

Anónimo dijo...

Tenía mucho esperando éste caso. Gracias! explendida narración, lástima de mujer trastornada y obsesiva.

Anónimo dijo...

No sean idiotas! Investiguen un poco, razonen. Siempre se hacen las victimas los judíos, han sido echados de todos los países a lo largo de la historia. ¿casualidad? No lo creo. Ni siquiera había 6 millones de judíos en Europa en esa época. Al principio decían que eran menos, pero han ido aumentando la cifra para victimizarse aun mas. Pero si quieren seguir creyendo el holocuento, allá ustedes

Anónimo dijo...

Que terrible crimen,y su propia madre,a sangre fría...locura colectiva
Muy buen documento,me encantó, gracias ECS
Saludos

Anónimo dijo...

Yo odio los judios pero los judios que gobiernan no los seguidores (los que gobiernan son peores que los nazis y su propaganda), los niños judios eran inocentes nada tenian que ver y los mataron como perros. Los corren porque son invasores pero siempre las invasiones es planificada por el lider; por uno pagan millones. Una cosa es desterrar y otra cosa es no valorar la vida humana. Hitler estaba loco no solo mandaba matabar judios mataba homosexuales, gente enferma, gente diferente al prototipo que queria proyectar del super hombre aleman (cuando el era una caca tambien imperfecto).

Manuel Santiago dijo...

Déjenme adivina: los imbéciles del "Holocuento" son hippies, perroflautas, comunistas o izquierdistas en general, y ponen cosas como #LiberenPalestina o #YoApoyoAPalestina en Twitter. O directamente son racistas y descerebrados. La cosa es que me dan asco.

Buena reseña, EcS! No queda claro si era una racional que cambió de ideología a cada rato por conveniencia, o si era una fanática desequilibrada; los testimonios son contradictorios en ese sentido. Lo que sí es innegable es que no tenía conciencia.

Anónimo dijo...

Odio el Holocausto y lo que paso pero #QUEDEJENENPAZAPALESTINA!!! el pasado del holocausto no influye en las ideas del presente si tu los quieres ver con lastima "ay pobres los nazi les mataron miles de judios tengo que perdonarles que maten a palestinos" es tu decicion. Yo si tengo funtamento -el presente y sus acciones que estan cometiendo tonterias por un territorio que no les pertenece y que seguramente la guerra se la heredaran a los hijos de sus hijos-

anna santos dijo...

Es verdad q estos niños fueron tambien victimas d sus padres, fanaticos e ignorantes, es tmbn cierto q si hubieras vivido, les hubiera ido muy mal, tan es así, que incluso Hitler decidió asesinar a su perrita Blondie. Excelente historia, bien relatada. Felicitaciones ECS

Anónimo dijo...

Muy enfermo hay que estar para aprovechar el momento e idiotizar a los lectores con la historieta del Holocuento y desviar la atencion sobre lo que una fanatica Nazi le hizo a sus hijos, muy idiota y muy miserable hay que ser para aprovechar y arremeter contra los judios en vez de decir "si, esta señora se equivoco, solo eran niños".

Anónimo dijo...

Ya paso... pero lo que esta pasando nadie lo evita. La mama solo vio el futuro negativo no vio lo que pudieron haber sido fue tal su paranoia que a esa accion solo llego a pensar ni siquiera escucho a los otros los que hubieran podido ser los salvadores, no hicieron tampoco nada solo sugirieron. Eran niños al crecer sus facciones cambiarian en eso no penso la mama aturdida por lo que estaba pasando, es como una bronca gigante y lo unico que ves es la salida facil, asi lo vio ella. La entiendo pero si hubiese sido inteligente y hubiese amado mas a sus niños se hubiere marchado sin pensarlo mas.


Parece que era una mujer dependiente de los hombres a lo mejor penso tambien en eso que si lograse escapar con los niños no tendria a quien acudir o de donde sacar dinero para mantenerlos.

Muy dificil de encontrar mejor solucion a eso que hizo pues los amigos de Hitler fueron perseguidos hasta la muerte.

Anónimo dijo...

Estaba acostumbrada a depender de dos hombres, vio dificil rehacer su vida y estuvo de acuerdo en matar y matarse.

Ampersand dijo...

En todo caso, hay muchísimo idiota "ario" comentando acerca de un "Holocuento": así sólo hayan sido 100 los exterminados (esa fue la acción) no se quita de encima la etiqueta de Holocausto (significa todo quemado, de acuerdo a la etimología), porque fueron en su mayoría totalmente quemados las víctimas de tal atrocidad.

El tema que atañe a este recuento no es el debate del exterminio judío, sino la muerte de los hijos del matrimonio Goebbels; aún los hijos de este ente maldito merecían vivir, puesto que los errores fueron del padre, y consecuentados y admirados por la madre, ambos en su ciega devoción hacia el "Fûhrer" Adolf Hitler. Pero consideraron que todo el mundo era de su condición, y adelantándose a los acontecimientos, resolvieron "evitarles" sufrimientos mayores .... la estupidez humana no conoce fronteras .... Saludos !!!!

Anónimo dijo...

Nomas fue un sujeto anonimo que dijo holocuento y comento tres veces creo xD. La señora fue egoista bien se los pudo haber llevado la piloto y esconderlos (aunque por lo que se lee los niños eran muy inocentes, tal vez no sabian de la vida por lo tanto su vida hubiera estado HIPERDIFICIL pero hubieran sabido que es el mundo, hubieran vivido como su hermanastro) dificil de saber como les hubiera ido yo pienso 50% de probailidad que bien pero ya ves como es la gente de rencorosa y vengativa sobre todo violenta y se desquita con los que menos tienen que ver en el asunto.

Anónimo dijo...

Sigan creyendo en las pavadas del holocuento. Fijense cuales son las familias que dominan el mundo y vean cuales son sus origenes. Tienen a los bancos, las cadenas de televisión, los diarios. En fin, hagan lo que quieran IDIOTAS

Manuel Santiago dijo...

Ya cállate imbécil. Si querés ser exitoso como los judíos, más trabajar y menos tratar de vivir del estado como el típico izquierdista lamehuevos.

Anónimo dijo...

jaja no soy izquierdista idiota! y un judio trabajando?? donde? siempre los vi robando

Rossana Fermin dijo...

MAGISTRAL! Uno de los mejores que he leido en este blog!

Carola Pizarro Araya dijo...

Mis más profundas felicitaciones, un post muy bien documentado, capaz de brindar un análisis profundo de la mente de la madre filicida, pero también del contexto alemán de la época, con las contradicciones vitales propias de un ser humano, como su relación con el activista sionista. Cuesta entender, desde nuestro tiempo y nuestra lógica, el peso de esta decisión extrema, sin embargo, hay que entender que todo ese mundo del III Reich era para muchos una suerte de paraíso terrenal. Las alemanas, mujeres y niñas, fueron trofeo de las tropas de los vencedores, que tomaron descargo en la población civil; está testimoniado las violaciones masivas producidas tras la caída de Hitler. Ese destino era lo que Magda Goebbels anticipaba y sin duda, la imposibilidad de preveer lo que pasaría con sus hijos separados de ella precipitó esta decisión.
Me agrada que se presenten los testimonios escritos de diarios y cartas, nos acerca a la psicología de los sujetos y el porqué de sus actos. Esto va más allá del tema Holocausto Judío (de los otros holocaustos -gitano, homosexual, lésbico, Testigo de Jehová, discapacitados, nunca se habla), tiene que ver con seres humanos arrasados por el peso de la Historia.
Mis felicitaciones.

Anónimo dijo...

Judíos de mierda porque no los acaban ? Maldita plaga...viva el fuirer heil hitler

Anónimo dijo...

Adopta un judío en tu casa sale tu casa tu esposa tu dinero tu trabajo tu comida eso fue lo que hicieron los judíos con Alemania de allí la guerra hitler nunca quiso la guerra la provocaron los mismos judíos banqueros que son los mismos que te tienen sumido en la pobreza necesitas leer informate bien y ten criterio

Anónimo dijo...

Dios mio,pobres niños Magda no tenia ningun derecho a quitarle la vida a sus niños,pobre de Helga como era la niña mas grande ella se dio cuenta de todo y hasta quiso luchar por su vida le ofrecieron llevarse a sus hijos a Baviera y mantenerlos protegidos ahi pero en lugar de eso prefirio matarlos y luego ella y su esposo,creo que todo ese movimiento nazi trastorno mentes tanta convivencia con ese malnacido de Hitler trastornaba a cualquiera aunque no es justificacion tampoco. No me gusto que destruyeran sus cuerpitos se merecian un entierro digno los niños y estoy de acuerdo con el qe quiso hacerles un monumento,eran niños y no tenian la culpa de nada tambien fueron victimas,tanto como los judios,la gente debe ser mas empatica. Triste historia. Saludos