Bela Kiss: “El Carnicero de Czinkota”


“Mojado por la llovizna de la muerte
llego a la casa a obscuras”.
Jaime Sabines


Bela Kiss nació en 1877 en Hungría. En 1900 se mudó al pueblo de Czinkota, cerca de Budapest, ahora un barrio dentro de la ciudad misma. Lo acompañaba su esposa María, quien tenía quince años de edad. Bela pronto se ganó el cariño de sus vecinos por su carácter amable y atento. Se desempeñaba como hojalatero y era un astrólogo aficionado.



El joven Bela Kiss

Kiss tenía dinero, de modo que cuando llegó al pueblo alquiló una casa y empleó a dos criados que pasaban la noche en sus propios hogares por deseo expreso de su patrón. Ambos hablaban maravillas sobre su empleador, pero coincidían en que tenía gustos raros y era poco comunicativo. En general, la gente del pueblo lo consideraba un hombre respetable y educado. Pese a ello, nunca visitó las casas de sus vecinos, a pesar de que era muy querido.


El húngaro solía viajar a menudo para atender diversos negocios, pasando largas temporadas fuera de casa. Los habitantes del pueblo se percataron de que durante aquellas ausencias, su esposa María se veía en la casa con un joven artista llamado Paul Bihari (o Bikari). Justo cuando consideraron oportuno contarle a Kiss sobre la infidelidad de su mujer, Bela se encontró con la casa vacía y una carta de su esposa, que le avisaba de su abandono. Los dos criados lo encontraron llorando con la carta en la mano. A partir de éste incidente, Bela los despidió. Deprimido, pasaba la mayor parte del tiempo solo, apartándose de la gente que le mostraba su apoyo.






Bela Kiss

En 1912, Kiss contrató a un ama de llaves, la señora Jakubec. También comenzó a mantener correspondencia con un número alto de mujeres y a veces las llevaba a su casa en Czinkota. El ama de llaves notaba que a cada cita acudía una mujer diferente y se apenaba por su patrón, pues ninguna se quedaba a vivir con él.


Sin embargo, continuó teniendo esperanzas, pensando que en algún momento su amo conocería a la mujer definitiva. Por aquel entonces, los periódicos húngaros publicaban notas alarmistas sobre las continuas desapariciones de mujeres.



La casa de Bela Kiss

Cierto día, Bela conversaba con el Condestable del pueblo, quien le comentó que quizás pronto entrarían en guerra. Bela lo invitó a ver sus instalaciones en el sótano, que consistían en unos depósitos cilíndricos en los que había ahorrado gasolina por su gran valor en caso de un conflicto bélico. El oficial lo felicitó por su carácter previsor.



El almacén

Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, Bela fue disminuyendo sus viajes y sus citas, y éstas fueron definitivamente ya imposibles cuando fue reclutado para luchar. Kiss alegó no poder enrolarse porque sufría del corazón, pero tras hacerle una revisión médica, descubrieron que la enfermedad era falsa y lo reclutaron. Antes de partir, le confió la llave del sótano de su casa al Condestable, para que hiciera uso del combustible en caso de que él muriera.



Los bidones

En 1916, cinco meses después de su partida, el pueblo recibió la triste noticia de que Bela Kiss había muerto en un hospital militar de Belgrado. El Condestable hizo pública la generosa donación del húngaro y se dirigió a la casa de Kiss con algunos soldados.  Había decidido usar la gasolina que Kiss decía haber almacenado en su propiedad, en siete grandes bidones de metal.






Bela Kiss en el ejército

Ya en el sótano, dos soldados intentaron mover algunos de los bidones, pero desistieron objetando que dentro había algo sólido y que pesaba demasiado. Los hombres abrieron el bidón y gritaron al unísono al descubrir a una joven desnuda, estrangulada con una bufanda de seda y conservada en litros de alcohol. Abrieron el resto de los bidones y en cada uno de ellos descubrieron cuerpos jóvenes, desnudos y asesinados del mismo modo, todos conservados en alcohol. Sólo un bidón contenía gasolina.





Uno de los bidones con cadáveres

En los días siguientes, se hallaron diez cuerpos más enterrados en el jardín y doce en el bosque cercano. También aparecieron, en el sótano de la casa, los cuerpos de María y su amante, estrangulados. Eran veinticuatro cadáveres: veintitrés mujeres y un hombre. Cada mujer que llegó a la casa fue poseída y estrangulada. La policía encontró que los cadáveres tenían marcas de agujas en el cuello y que sus cuerpos habían sido desangrados. Esto los llevó a creer que Kiss era una especie de vampiro. Una de las víctimas fue identificada como Katherine Varga.



Katherine Varga

El jefe de policía local, Charles Nagy, arrestó al ama de llaves, la señora Jakubec, y pidió al servicio postal que detuviera las posibles cartas enviadas por Kiss, por si acaso tenía un cómplice al que pudiera advertir. Nagy sospechaba que Jakubec podría haber tenido algo que ver con los asesinatos, sobre todo porque Kiss le había dejado el dinero en su testamento.



Charles Nagy

Jakubec aseguró a la policía que no sabía absolutamente nada sobre los asesinatos. Ella les mostró una habitación secreta donde Kiss le había indicado que nunca entrase. La habitación estaba llena de estanterías con libros, pero también tenía un escritorio con una serie de cartas. Era su correspondencia con 74 mujeres y un álbum de fotos. Muchos de los libros eran sobre venenos o técnicas de estrangulamiento.



El interior del estudio

Kiss había adoptado una identidad falsa bajo el apellido “Hoffman”. En esas cartas se deducía que aquel querido vecino seducía a mujeres con promesas de matrimonio, convenciéndolas de visitarlo en su casa para entregarle su dinero y pasar una noche de sexo. Bela Kiss escogía a sus víctimas entre mujeres que carecían de familia o no serían echadas de menos. La más antigua de las cartas era de 1903. Kiss había colocado anuncios en varios periódicos. La policía también encontró registros de la corte, que indicaban que dos de sus víctimas habían iniciado procedimientos judiciales contra él por haberles quitado su dinero. Ambas mujeres habían desaparecido y los casos se habían archivado. Entre esas víctimas estuvo Margaret Toth, a quien la policía logró identificar plenamente. Otros cadáveres nunca fueron reconocidos.



Margaret Toth

Nagy informó a los militares que debían arrestar a Bela Kiss inmediatamente, si es que aún estaba vivo; también existía la posibilidad de que fuera un prisionero de guerra. Su nombre, por desgracia, era muy común. Cuando la policía militar intentó detenerlo, Kiss desapareció del hospital de heridos de guerra en Serbia, en donde había estado convaleciendo, usurpando la identidad de un joven soldado allí fallecido, por lo cual inicialmente se creyó que Kiss había muerto. La diferencia de edad entre ambos ayudó a identificar al joven, pues Bela tenía más de cuarenta años.


Posteriormente fue visto en Budapest, en Rumania, y se rumoró que había muerto de fiebre amarilla en Turquía, o que era parte de la Legión Extranjera Francesa. En 1920, un soldado de la Legión Extranjera informó sobre otro legionario llamado Hoffman, que se había jactado de lo bueno que era en el uso del garrote; además, alardeaba de haber hecho una fortuna engañando a mujeres ricas. Se ajustaba a la descripción de Kiss. "Hoffman" desertó antes que la policía pudiera llegar a él.






La Legión Extranjera

En 1932, el detective de homicidios Henry Oswald aseguró haberlo visto en la estación de Times Square del metro de Nueva York. Algunos rumores señalaron que lo habían visto trabajando de portero en un edificio. Cuando la policía fue a entrevistar al portero, este ya se había ido.



La estación de Times Square

También se dijo que se había exiliado en algún lugar de Sudamérica. En cualquier caso, no se supo más de él: Bela Kiss desapareció por completo. Su destino final continúa siendo incierto.



VIDEOGRAFÍA:

Bela Kiss: Prologue (trailer)
video



BIBLIOGRAFÍA:







FILMOGRAFÍA:


13 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen artículo,pero lo de que la mujer tenía 15 años menos (él tenía 23)....igual es que le gustaban demasiado jovencitas no? jejeje
Rafael

Manuel Santiago dijo...

De plano, debe haber un error en la fecha o en la edad de la mujer.

Bela Kiss. Bello Beso? LOL, siempre me pareció curioso el nombre de este, el más famoso asesino serial húngaro. Aunque en realidad, es bastante común y se pronuncia "kish".

Anónimo dijo...

jaja es cierto aparte de asesino era un pedofilico xd

Anónimo dijo...

El tenia 23 años cuando su esposa tenía 15 (1900) en ningún lado dice que ella era 15 años menor que el!!

Manuel Santiago dijo...

Quizá estoy errado porque cuando lo leí anoche estaba desvelado y trabajando, pero creo que EcS lo corrigió luego. No pasa nada, esto es un hobby para él, no su trabajo, así que no debe tener editores que le ayuden.

Anónimo dijo...

Se salio con la suya el muy cabr... de todas maneras era pedofilin ya estaba muy viejo y seguia citando jovencitas creo adolescentes (puras ingenuas) ¿No? nada que ver con ahora okno xD. Jaja que desgraciao ¿le remorderia la conciencia que las victimas no fueran nunca descubiertas? y ¿por eso hizo eso con su sotano? Yo siempre he visto a los hungaros como seres frios que no aprecian la vida de los otros y que son nomadas no se porque xD Saludos a todos. Gracias por su escrito ECS

Pedro Rojas dijo...

sin duda completo y muy apasionante el tema de los asesinos seriales, no sabia yo nada de Bela Kiss pero resulta ser un personaje siniestro casi de ficcion, "vampiresco" talvez!

Anónimo dijo...

Soy fan de este blog, siempre espero que sea domingo para leer lo nuevo, queria saber si podian investigar al chico español de la ballesta y si podrian actualizar esta entrada: http://escritoconsangre1.blogspot.mx/2008/08/robert-thompson-y-jon-venables-ninos.html?m=1

Como tienen la foto real de Thompson falta la de Veneables ahora Paul Williams, aqui dejo unas imagenes
 https://imageshack.us/i/eyiMbpZzp
 https://imageshack.us/i/f0i7eGRHj

Y tambien sobre una nota que salio recientemente donde Jon Veneables entraba a paginas de citas para conocer chicas pero que fueran especialmente mamás solteras, hasta que les envio fotos de su pene y la chica dice que no es justo que oculten la identidad real de este asesino, ojala lo editen.

Saludos (:

Anónimo dijo...

EcS podrias subir asesinatos que esten relacionados con lo paranormal?? como los casos de Elisa Lam o el de amityville.

Ampersand dijo...

Gracias ECS, uno de los clásicos que no deben faltar es éste excelente recuento que haces del tema. La poca o escasa información que hay respecto a Bela Kiss sólo hace más grande su misterio y le otorga tintes de impunidad a sus asesinatos .... de los pocos que al final consiguen salirse con la suya, a lo mejor murió ya de grande en algún rincón olvidado de Estados Unidos, o quizá, como a muchos otros, Sudamérica lo atrapó para ya nunca dejarlo salir. En todo caso, la verdad seguirá siendo un misterio sin resolver .... Saludos !!!

Anónimo dijo...

Vaya,menudo caso,brutal asesino en serie,esa casa era la casa de los horrores y al final se fue de rositas..
Gracias ECS

Andrea Calatayud dijo...

Ambos casos ya están publicados buscamos vale la pena

Anónimo dijo...

Que miedo seguro siguio suelto por ahi matando mas chavitas,que mal que se haya escapado y lastima qe se quedara todo en misterio. Saludos