Nathuram Godse y Narayan Apte: el asesinato de Mahatma Gandhi


“Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego”.
Mahatma Gandhi


Vinayak Dámodar Savarkar nació el 28 de mayo de 1883 en Bhagur (India). Las actividades revolucionarias de Savarkar comenzaron cuando estudiaba en la India e Inglaterra, donde se asoció con el grupo revolucionario India House (Casa de la India) y fundó las sociedades estudiantiles Abhinav Bharat Society y la Sociedad de la India Libre.



Vinayak Savarkar en su juventud


También publicó folletos que defendían la causa de la independencia india por medios revolucionarios. Savarkar publicó el libro La guerra de la independencia de la India, acerca de la rebelión india de 1857. Este texto fue prohibido por las autoridades británicas.



Vinayak Savarkar

En 1910 fue arrestado por sus vínculos con el grupo revolucionario India House. Después de un fallido intento de escapar mientras era transportado desde Marsella, Savarkar fue condenado a dos cadenas perpetuas más 50 años de prisión, y trasladado a la cárcel en las islas Andamán y Nicobar. Durante su estancia en la cárcel, Savarkar escribió la obra en que describió el hindutuá (“hinduidad”), una defensa abierta del nacionalismo hindú. En 1921 fue liberado con restricciones, después de firmar una petición de clemencia en la que renunciaba a las actividades revolucionarias.



La prisión de la Isla Andaman

En los siguientes años, Savarkar viajó mucho y se convirtió en un orador enérgico, abogando por la unidad política y social india. Se convirtió en presidente del partido político Hindu Mahasabha. Savarkar hizo suyo el ideal de la India como un Hindu Rastra (gobierno de hinduistas) hindú.


En 1942, se opuso a la lucha Quit India (“Abandonen la India”), calificándola despectivamente como el movimiento “abandonen la India pero mantengan su ejército imperial”. Se convirtió en un crítico feroz del Congreso Nacional Indio y la aceptación de la partición de la India en una India musulmana y otra hinduista. Era llamado “Vir Savarkar” (“El Bravo Savarkar”) y siempre fue considerado un icono de los partidos políticos nacionalistas hindúes.


Poco a poco, comenzó a tener fuertes conflictos con Gandhi y sus ideas políticas, así como la manera en que el Mahatma procedía. Al paso del tiempo se convirtieron en enemigos, y Savarkar nunca ocultó su disgusto hacia el líder hindú, influyendo a sus seguidores para incubar un odio profundo por Gandhi.



Vinayak Savarkar y sus seguidores

Nathuram Vinayak Godse nació el 19 de mayo de 1910 en Baramati (India). Desde niño vivió en un ambiente muy politizado. Cuando Godse terminó la educación secundaria, se volvió un activista del partido político Hindu Mahasabha.



Nathuram Godse en su juventud

Fue además activista de Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS); su salida de la organización fue muy controvertida. Era un ferviente opositor a las políticas separatistas de la Liga Musulmana de la India. Godse trabajó en un periódico hindú llamado Agrani, que cambió de nombre unos años después por Hindu Rashtra.



Savarkar y Godse con el equipo de redacción del periódico Agrani

El partido Hindu Mahasabha inicialmente respaldaba las campañas de desobediencia civil de Mohandas Karamchand Gandhi contra el gobierno británico. Lo conocían como Mahatma, “Alma grande”, pues el poeta y Premio Nobel, Rabindranath Tagore, lo había bautizado con ese sobrenombre. Mahatma Gandhi promovía una solución pacífica, no violenta, en la lucha contra los colonialistas británicos en la India. Era firme y paró el movimiento de No-Cooperación, cuando una multitud quemó a 22 policías en un Estado del norte de la India.



Mahatma Gandhi

La partición territorial de la India británica dando lugar a la creación de Pakistán tuvo sus más dramáticas consecuencias en el enfrentamiento y matanza entre hindúes y musulmanes en la región del Penjab en Cachemira, al dividírsele mediante una frontera. Un balance conservador arrojaría la cifra de 500.000 muertos durante dos meses, a partir de agosto de 1947.


El nacionalismo y el odio religioso amenazaron también con devorar a Calcuta, ciudad salvada por Gandhi con un ayuno autoimpuesto que estuvo a punto de costarle la vida. Godse y sus mentores se volvieron contra Gandhi, pues sentían que estaba sacrificando los intereses de la India por beneficiar a los musulmanes. Culparon a Gandhi por la partición de la India en dos estados, lo que dejó miles de muertos a raíz de la inquietud religiosa.


Otro motivo de odio que sus detractores argüían eran las costumbres sexuales del Mahatma. Era de conocimiento público que Gandhi había estado compartiendo su cama durante varios años con niñas. Interrogado al respecto, explicó que lo hacía para probar su autocontrol como célibe, y para sentir calor en las noches de invierno.


Definía sus preferencias eróticas como “una cura natural”. En su carta a Ghanshyam Das Birla en abril de 1945, se refiere a las “mujeres o niñas que han estado desnudas conmigo”, indicando que habían sido varias las chicas que formaron parte de sus experimentos.



Gandhi y sus chicas

El sexo se convirtió en el tema más importante del que hablaba Gandhi en sus largos monólogos después de la ahimsa (la no violencia), y su obsesión aumentó en los últimos años de su vida. En Harijan dedicó cinco editoriales completas a explicar la práctica del celibato estricto, que él pretendía que practicaran todos sus seguidores. Como parte de esos experimentos, empezó durmiendo con sus discípulas, que no cobraban un sueldo por asistirlo, sino que vivían y trabajaban para él debido a sus convicciones. Lo hizo con todas, una por una, yaciendo en la misma habitación, pero en colchonetas separadas por una distancia. Después empezaban a dormir en la misma colchoneta. Y finalmente dormían juntos, ambos totalmente desnudos.


Según Gandhi, el celibato activo significaba el autocontrol perfecto, incluso en presencia del sexo opuesto. Gandhi condujo sus experimentos con un gran número de jóvenes. Entre ellas estuvo Abha, la esposa de 16 años de su sobrino nieto Kanu Gandhi. Gandhi reconocía sin embargo que “este experimento es realmente muy peligroso”, pero aseguraba que “podía producir resultados muy grandes” y asumía los supuestos riesgos con alegría.


Su sobrina nieta de 19 años de edad, Manu Gandhi, también fue parte de sus experimentos sexuales. Gandhi le había escrito a su sobrino (el padre de Manu) Jaisukhlal Gandhi, que Manu había empezado a compartir su cama durante muchas noches porque él tenía que “corregirle la postura al dormir”. Según Gandhi, su afición por dormir desnudo con su nieta Manu en Noakhali le ayudaba a contemplar la unidad entre hinduistas y musulmanes en la India antes de la partición, y liberaba las tensiones comunales. Gandhi les decía a las demás personas que él era como una madre para esas niñas, y se refería a Abha y Manu como “mis bastones”.



Manu Gandhi

Gandhi llamaba a Sarladevi (una devota seguidora, casada y con hijos) su “esposa espiritual”. Más tarde diría que casi había llegado a tener relaciones sexuales con ella. En marzo de 1945, le escribió una carta a un amigo acerca de que “Sarla Devi y yo empezamos a dormir juntos en la época en que tomé el voto de brahmacharia, o incluso antes”. Dijo que había experimentado esto mismo con su esposa, “pero que no era suficiente”. Gandhi se sintió satisfecho con sus experimentos y le escribió a Manu: “He practicado exitosamente los once votos que tomé. Esta es la culminación de mi lucha en los últimos 36 años. En este sacrificio de fuego he obtenido un vislumbre del ideal de pureza y verdad por el que he estado luchando”.


Gandhi recibió muchas críticas por estos “experimentos”, por parte de sus seguidores y oponentes. Su estenógrafo, R. P. Parasuram, renunció el primer día en que sorprendió a Gandhi acostado desnudo con su sobrina nieta Manu, igualmente desnuda. Gandhi insistió en que él no sentía ninguna excitación al acostarse con estas niñas. Le dijo a su asistente: “Discúlpame, pero estás en libertad de abandonarme”. Nirmal Kumar Bose, otro asistente íntimo de Gandhi, lo abandonó en abril de 1947, después de la gira de Gandhi a Noakhali, donde había tenido lugar algún altercado entre Gandhi y Sushila Nayar en el dormitorio de él a medianoche, en el que Gandhi le dio un golpe en la frente con la palma de la mano. Bose había declarado que la naturaleza de los experimentos sexuales de Gandhi aún permanecía desconocida.


Pero el asunto sexual era sólo una parte de sus problemas. Durante su vida, Gandhi se enfrentó a varios intentos de asesinato. El primer atentado tuvo lugar el 25 de junio de 1934. Gandhi estaba en Pune, junto con su esposa, Kasturba Gandhi, para pronunciar un discurso en el Auditorio de la Corporación. Viajaban en una caravana de dos coches. El automóvil en el que la pareja iba se retrasó y el primer coche llegó al auditorio.



El primer atentado

Justo en ese momento, una bomba fue arrojada hacia el vehículo, explotando cerca del auto. Esto causó una lesión grave al Oficial Jefe de la Corporación Municipal de Pune, a dos policías y a otras siete personas. Sin embargo, no se realizaron arrestos y los registros de la investigación no se pueden encontrar. El secretario de Gandhi, Pyarelal Nayyar, siempre creyó que el intento fracasó debido a la falta de planificación y coordinación.



Pyarelal Nayyar

El segundo atentado contra la vida de Gandhi fue una demostración de ira por parte de un joven que trató de inclinarse ante Gandhi y fue rechazado. En mayo de 1944, Gandhi fue enviado a prisión y poco después contrajo malaria en la cárcel. Tras ser liberado y siguiendo el consejo de los médicos, se fue a descansar a Panchgani, una estación de montaña cerca de Poona. Durante su estancia allí, Gandhi se alojaba en Dilkush Bungalow. Un grupo de entre 15 y 20 hombres jóvenes llegó a Panchgani después de darse cuenta de que Gandhi estaba allí. Eran conducidos por Nathuram Godse.



El segundo atentado

Una tarde, durante la reunión de oración, Nathuram Godse se precipitó hacia Gandhi blandiendo una daga, gritando consignas contra él. No pudo llegar al líder debido a que fue dominado por Mani Shankar Purohit, propietario de Surti Lodge, Poona y por D. Bhilare Guruji de Satara, quien más tarde se convirtió en legislador. Las pruebas documentales de este ataque se pueden encontrar en las declaraciones hechas por Mani Shankar Purohit y D. Bhilare Guruji ante la Comisión Kapur, que años después se crearía para investigar el asesinato de Gandhi. Sin embargo, inexplicablemente la Comisión Kapur rechazó esta historia, ya que muchos de los colaboradores más cercanos de Gandhi no estaban presentes durante ese tiempo.



Bhilare Guruji

El tercer atentado tuvo lugar el 9 de septiembre de 1944. Gandhi comenzó sus conversaciones con Mohammad Ali Jinnah, quien sólo duró 14 días. Para ello debía viajar a Mumbai. Al salir de la villa donde pernoctaba rumbo al lugar de la reunión, un grupo de activistas hindúes lo detuvo. No querían que se fuera a Mumbai para mantener conversaciones con Jinnah.



Vinayak Savarkar y Nathuram Godse

Sin embargo, estos manifestantes fueron detenidos por los voluntarios de la villa. El líder de este grupo, otra vez Nathuram Godse, de nueva cuenta llevaba una daga. Un policía encontró el arma, luego lo miró y le dijo en broma: "¿Por qué quieres matar a Gandhi? Dejémoslo a los líderes. ¡Tal vez Savarkar terminará con el trabajo!" A lo que Godse replicó: "Gandhi no merece tal honor. Hasta un pez espada es suficiente para él".


El cuarto atentado tuvo lugar el 29 de junio de 1946. Se colocaron enormes piedras sobre las vías, en el sitio donde el tren en que viajaba Gandhi iba a pasar, en la ruta entre las estaciones de Nerul y Karjat. El objetivo era descarrilar el tren. La investigación determinó que la finalidad era el saqueo, aunque muchos sostuvieron que en realidad se intentaba matar al Mahatma.







El cuarto atentado

El quinto atentado ocurrió el 13 de enero de 1948. Consistió en una bomba casera que le arrojaron sin éxito en Blair House. No hubo heridos, ni detenidos.



El quinto atentado

El sexto atentado tuvo lugar el 20 de enero de 1948, esta vez más organizado. Un grupo de conspiradores integrado por Nathuram Godse, Narayan Apte, Madanlal Pahwa, Shankar Kistaiya, Digambar Badge, Vishnu Karkare y Gopal Godse, llegaron a Birla Bhavan (también conocido como Casa Birla) en Delhi, para llevar a cabo otro ataque contra Gandhi y contra el político Huseyn Shaheed Suhrawardy.



Huseyn Shaheed Suhrawardy

A excepción de Madanlal Pahwa y Vishnu Karkare, todos los demás llegaron al lugar en taxi, pero después se marcharon. Madanlal Pahwa intentó entrar a través de la entrada trasera y trató de sobornar a Choturam, el conductor del evento en Birla Bhavan, para que lo dejara ir atrás de la tribuna para tomar imágenes de Gandhi. Sin embargo, Choturam comenzó a sospechar y le preguntó a Pahwa para qué necesitaba fotografías de la parte trasera. También le hizo notar que no llevaba cámara.



Ficha de detención de Madanlal Pahwa

Pahwa caminó hacia la izquierda, haciendo pensar a Choturam que iba a volver al taxi. Sin embargo, puse una bomba de nitrato de celulosa en la pared detrás de la tribuna y la encendió. La bomba estalló sin crear pánico ni causar heridos. Los demás implicados se habían ido después de dejar a Pahwa, quien fue arrestado en el lugar.



El sexto atentado

En el interrogatorio, Madanlal Pahwa admitió que él era parte de una banda de siete miembros que quería matar a Gandhi. El plan era que Pahwa explotaría una bomba tan cerca del podio como fuera posible, mientras Digambar Bagde o Shankar Kishtaiyya le dispararían a Gandhi en la cabeza durante el pánico, utilizando la situación caótica para cubrir su huida. Vishnu Karkare había propuesto agravar el caos lanzando granadas de mano. Ante la actitud sospechosa de Choturam, Digambar Bagde decidió a última hora no actuar, e instruyó a Shankar Kishtaiyya para que se fueran.



Ficha de detención de Shankar Kishtaiyya

Madanlal Phawa llevó a la policía al hotel donde Nathuram Godse y Narayan Apte habían estado alojados, así como al sitio donde los demás miembros de la banda pernoctaban. Todo el mundo había huido y los policías sólo pudieron recuperar algunas cartas y ropa que tenía las iniciales "NVG" bordadas.



Narayan Apte

Tras este nuevo fracaso, Nathuram Godse y Narayan Apte volvieron a Pune vía Bombay. Con la ayuda del médico Dattatraya Parchure y de Gangadhar Dandavate, compraron una pistola automática Beretta y once rondas de municiones en Gwalior. Luego viajaron a Nueva Delhi y llegaron allí el 29 de enero. En su siguiente intento, estaban decididos a no fallar.



El arma

El asesinato de Gandhi se llevaría a cabo en público y no quedarían dudas sobre la identidad del asesino; el crimen lo cometería Nathuram Godse. También participarían en este acto sus colegas y amigos Narayan Apte, Vishnu Karkare, Gopal Godse, Madanlal Pahwa y Digambar Badge. Todo con el visto bueno de Vinayak Savarkar, el presidente de la Hindu Mahasabha. Tenían además el apoyo ideológico de otra organización radical llamada el Rashtriya Swayamsevak Sangh (Grupo Voluntario Nacional), denominado RSS. La mayoría de los miembros del grupo que participarían en el asesinato de Gandhi eran Brahamanes de Maharashtra, la casta más alta del país.



Los conspiradores

El 28 de enero de 1948, dos días antes del séptimo atentado, Gandhi comentó: “Si he de morir por la bala de un hombre loco, debo hacerlo sonriente. No debe haber ira dentro de mí. Dios debe estar en mi corazón y en mis labios”.



Gandhi un día antes de su muerte

El séptimo atentado por fin lograría su cometido. El 30 de enero de 1948, Gandhi estaba en Nueva Delhi acompañado de sus nietas, Manu y Abha. Había ido a reunirse con el político Sardar Vallabhbhai Patel, Viceprimer Ministro de la India. Ellas estaban nerviosas; sus relojes señalaban las 17:10 horas y Gandhi continuaba discutiendo con Patel. Nada detestaba más Gandhi que hacer esperar a la gente, sobre todo a los fieles de sus reuniones de oración. Pero el tono de su entrevista parecía tan serio, que ninguna de las dos se atrevía a interrumpirle. Por fin, Manu le hizo seña a Gandhi para que mirase la hora. El Mahatma cogió su viejo reloj Ingersoll que le colgaba de la cintura y se puso en pie precipitadamente, diciéndole a Patel: “Le ruego que me excuse. Ya voy retrasado para mi cita con el Señor”.



Nehru, Gandhi y Patel

Mientras bajaba al jardín, se formó el pequeño cortejo que siempre le acompañaba. Dos de sus miembros se hallaban ausentes esta vez: Sushila Nayar, la joven médico que marchaba habitualmente delante de Gandhi, no había regresado aún de Paquistán. En cuanto a un inspector que remplazaba al director adjunto de la Policía aquejado de gripe, tampoco apareció al lado de Gandhi. Había sido inesperadamente llamado al cuartel general de la Policía, con motivo de una huelga de empleados municipales prevista para el día siguiente. Como todas las tardes, Manu llevaba la escupidera, las gafas y el cuaderno de reflexiones del Mahatma. Juntamente con Abha, le ofreció su hombro. Apoyándose familiarmente sobre sus muletas humanas, Gandhi se puso en camino.



Las fotos finales

Para ganar tiempo, decidió atajar a través del jardín, en vez de dar el rodeo habitual. Durante todo el camino, no dejó de reprender a las dos muchachas por haberle dejado olvidar la hora. “¿Por qué tengo que consultar mi reloj? Cuento con ustedes para que me recuerden la hora. Saben muy bien que no tolero un sólo minuto de retraso en la oración”, les reclamaba. Seguía refunfuñando al llegar ante los cuatro escalones de piedra que conducían al césped donde esperaba la multitud.


Era una tarde apacible cuando apareció ante los fieles. Gandhi quitó sus dedos de los hombros de sus sobrinas-nietas y subió sin ayuda los escalones, saludando con las manos juntas. Karkaré oyó elevarse de la multitud un respetuoso murmullo: “Bapuji, bapuji”. Manu vio de pronto a “un hombre corpulento, vestido con uniforme caqui” dar un paso hacia adelante. Manu creyó que este hombre quería tocar los pies de Gandhi. Alargó el brazo para apartarlo amablemente. “Hermano, Bapu ya va retrasado veinte minutos”.







Nathuram Godse ante Gandhi



Después de quedar frente a él, Godsé la apartó con gesto brusco, tirándole las cosas que llevaba en la mano, y empuñó su pistola Beretta. Con el dedo crispado sobre el gatillo, disparó a quemarropa tres balazos contra Gandhi. Uno de los proyectiles impactó en su pecho y los otros dos en su abdomen. Manu se disponía a recoger las gafas y el cuaderno que se le habían caído, cuando oyó el primer disparo. Se incorporó de un salto.



El séptimo atentado


Con las manos juntas en señal de saludo, Gandhi parecía todavía en movimiento, como si quisiera dar un último paso hacia la multitud. Unas manchas enrojecían el inmaculado khadi. “¡He Ram!”, “¡Oh, Dios mío!”, exclamó Gandhi. Luego se desplomó lentamente sobre la hierba, con las palmas de las manos apretadas todavía una contra otra en este último gesto de ofrenda y de saludo hacia su asesino. En el hueco de un pliegue de su manto, que seguía llenándose de sangre, Manu vio el viejo reloj Ingersoll, que señalaba exactamente las 17:17 horas.



Gandhi tras el atentado

Godse fue tirado al suelo por el jardinero Raghu Naik, y no se resistió; aún cuando algunos de la multitud comenzaron a golpearlo, no se defendió. Otras personas sometieron a Godse y se llevaron al agonizante Gandhi a la cercana villa. Lo depositaron sobre una mesa, rodeándolo. Pocos minutos después, sin pronunciar más palabras, Gandhi moría; tenía 78 años de edad. Mientras tanto Louis Mountbatten, político inglés artífice de la independencia hindú, se enteró del atentado cuando regresaba de un paseo a caballo. Sus primeras palabras formularon inmediatamente una pregunta que millares de personas iban a plantearse en los próximos minutos. “¿Quién es el asesino? ¿Un musulmán o un hindú?“ Nadie lo sabía aún en el palacio del gobernador general.



Louis Mountbatten

Instantes después, acompañado de su agregado de prensa Alan Campbell-Johnson, Mountbatten llegaba a Casa Birla. Una inmensa multitud se había congregado ya en torno a la puerta de entrada. Mientras el almirante se abría paso con dificultad, un hombre, con el rostro contorsionado por el odio, gritó de pronto: “¡El que ha matado a Gandhi es un musulmán!” Un súbito silencio petrificó a todos los presentes. Mountbatten se detuvo. ¡Estás completamente loco, sabes muy bien que es un hindú!”, le respondió Mountbatten. “¿Pero cómo diablos lo sabe usted?”, le preguntó en privado Alan Campbell-Johnson, apenas repuesto de su sorpresa. “No tengo ni maldita idea. Pero, si el asesino es un musulmán, la India vivirá una de las matanzas más espantosas que jamás haya conocido el mundo”, respondió Mountbatten.



El cadáver de Gandhi


Eran tantos los que compartían su angustia, que el director de la Radiodifusión india tomó una decisión extraordinaria: prohibió que se anunciara inmediatamente la terrible noticia e hizo que continuara la emisión del programa que estaba en antena. Aprovechando esta demora, los jefes del Ejército y de la Policía pusieron a sus fuerzas en estado de alerta de un extremo a otro del país.




Sólo a las 18:00 horas, cuarenta y tres minutos después del crimen, un comunicado informó al pueblo de la India de la muerte de quien le había traído la libertad. Cada una de sus palabras había sido cuidadosamente sopesada: “El ‘Mahatma’ Gandhi ha sido asesinado en Nueva Delhi esta tarde, a las 17:17 horas. Su asesino es un hindú”. La India había escapado a una matanza; ya no le quedaba más que llorar.




El primer ministro indio, Jawaharlal Nehru, se dirigió a la nación por la radio para anunciar la muerte de Gandhi: "Amigos y compañeros, la luz ha salido de nuestras vidas, y hay oscuridad en todas partes, y no sé exactamente qué decir o cómo decirlo. Nuestro querido líder, ‘Bapu’, como le llamábamos, el padre de la nación, ya no está. Quizás me equivoco al decir esto; sin embargo, no le veremos otra vez, como le hemos visto durante tantos años, no correremos a pedirle consejo o buscaremos consuelo en él, y es un golpe terrible, no sólo para mí, sino para millones y millones en este país". Dijo sentirse avergonzado por no haber podido evitar la pérdida. “Tengo un sentimiento de completa vergüenza como individuo y como jefe de Gobierno de que no hayamos sabido proteger al más grande tesoro que poseíamos”, afirmó.



Jawaharlal Nehru tras el crimen

Autoridades de todas partes del mundo manifestaron sus condolencias por su muerte. Los restos de Gandhi fueron llevados desde la mansión Birla, lugar donde fue asesinado, hasta el crematorio, ubicado a ocho kilómetros del mencionado lugar.



El funeral de Gandhi






Miles de personas acudieron y siguieron el cortejo fúnebre por las calles. La policía y el ejército casi no podían contener las oleadas humanas que buscaban acercarse al cadáver del líder hindú.







La muerte de Gandhi causó el caos en la India. Estalló el desorden en las calles. Hubo enfrentamientos entre hindús y musulmanes, muchos establecimientos comerciales fueron saqueados, además de haber una gran cantidad de heridos, muertos y edificios incendiados.





Los seguidores de Gandhi estaban convencidos de que su muerte había sido una conjura política de extremistas hindús, que se rehusaban a entender la amistad hindú-musulmana de la que Gandhi era simpatizante.






Parte de las cenizas de Gandhi fueron esparcidas en los ríos Ganges y Jumna. Otras fueron guardadas en varias urnas, enviadas a través de la India para presidir servicios conmemorativos. La mayoría fueron sumergidas en el río, en Allahabad, el 12 de febrero de 1948, pero algunas fueron esparcidas lejos de allí.



Las cenizas de Gandhi


Durante el juicio por el asesinato de Gandhi, Madanlal Pahwa fue identificado por una mujer llamada Sulochana Devi, que había llegado a Birla Bhavan en busca de su hijo de tres años, quien solía jugar en las habitaciones del servicio. Otro testigo fue el taxista Surjeet Singh.



Nathuram Godse y Narayan Apte

Ante el tribunal, Nathuram Godse admitió abiertamente que él había matado a Gandhi. Vinayak Savarkar fue exonerado durante el juicio y quedó libre por falta de pruebas.



Ficha de detención de Vinayak Savarkar

Pese a todo, hay datos que indican que justo antes del atentado, Savarkar había bendecido a Nathuram Godse con las palabras "¡Vuelve con éxito!"



Ficha de detención de Nathuram Godse

El Ministro del Interior, Sardar Vallabhai Patel, con quien Gandhi había estado reunido antes de su muerte, dijo categóricamente que la extrema sección del Hindu Mahasabha estaba involucrada en la conspiración para asesinar al líder hindú.



Nathuram Godse en el banquillo



Godse diría en su declaración final que "No eran las enseñanzas de Gandhi las que se oponían a mí y a mi grupo, sino que siempre mostró o dio muestra de un sesgo favorable para los musulmanes, en perjuicio y detrimento de la comunidad hindú y sus intereses. Gandhi se convirtió en responsable de una serie de calamidades que la comunidad hindú tuvo que sufrir y sufrir”.



El juicio





Tras un juicio que duró ocho meses, el 10 de febrero de 1949 se leyó el veredicto. Nathuram Godse fue condenado a muerte por el asesinato. Esto desató incidentes violentos en Pune, la ciudad natal del magnicida. También en otras partes de la India hubo disturbios. Mucha gente consideraba que Godse había hecho bien al matar a Gandhi.



Los titulares sobre el crimen






El equipo jurídico que defendía a Godse fue muy criticado por no presentar evidencia de que su cliente estaba mentalmente desequilibrado o de que había sido manipulado por otros. A pesar de la oposición de los hijos de Gandhi, que solicitaban el perdón del asesino para no manchar la memoria de su padre con una ejecución, Godse fue ahorcado el 15 de noviembre de 1949. Narayan Apte, su colaborador, también fue encontrado culpable, sentenciado a la pena capital y ahorcado el mismo día que Godse.







Ficha de detención de Narayan Apte

Vishnu Karkare, Gopal Godse (hermano del asesino) y Madanlal Pahwa fueron condenados a cadena perpetua. Digambar Badge colaboró en la investigación y quedó libre.



Ficha de detención de Vishnu Karkare

Nathuram Godse no quería que sus cenizas se depositaran en el agua (según la costumbre hindú), pero deseaba que fueran preservadas y depositadas en el río después de que la India hubiera sido reunificada. Hasta la fecha, se encuentran en poder de su familia.



Ficha de detención de Gopal Godse

El asesinato dio lugar a una enorme indignación pública y destrozó el partido Hindu Mahasabha. Su papel en el asesinato de Gandhi los dejó desacreditados y fueron marginados en la política de la India independiente. La influencia política y el activismo de Vinayak Savarkar fue reducido drásticamente. Pero continuó escribiendo y dando discursos ocasionales. Los últimos años de Vinayak Savarkar fueron perturbados por las acusaciones de implicación en el asesinato de Gandhi. El aeropuerto internacional de Port Blair, capital de las islas Andamán y Nicobar, fue nombrado Veer Savarkar International Airport en su honor. La placa conmemorativa en India House, fijada por la Comisión de Inglaterra de Edificios Históricos y Monumentos, dice: “Aquí vivió el patriota y filósofo indio Vinayak Damodar Savarkar [1883-1966)”. El 27 de febrero de 1966 ejerció la eutanasia voluntaria y falleció.



Ficha de detención de Digambar Badge

El (RSS) Rashtriya Swayamsevak Sangh, Grupo Voluntario Nacional, no corrió con mejor suerte. El grupo fue criticado por haber incitado de alguna manera al asesinato de Gandhi. Al igual que los Hindu Mahasabha, el RSS no estaba de acuerdo con la teoría de Gandhi de la no violencia. Gandhi fue acusado de ser demasiado indulgente con los musulmanes. Los líderes de la RSS criticaban sus ideales y su esperanza de una India igualitaria y laica.



El expediente del crimen

Tras el asesinato de Gandhi, el Ministro de Interior, Patel, comentó que los venenosos discursos de los responsables de la RSS viciaron la atmósfera y crearon la situación en la que Gandhi fue asesinado. Tras el crimen, el RSS fue prohibido y después restablecido, cuando se declaró que iba a ser una organización no política, cultural y que predicaría la tolerancia religiosa. El RSS dio su apoyo a la Jana Sangh, predecesor del partido Bharitya Janta Party, que gobernó la India desde 1998 hasta 2004.



Altar para los asesinos


El 12 de noviembre de 1964,  un programa religioso se organizó en Pune para celebrar la liberación de Gopal Godse, Madanlal Pahwa y Vishnu Karkare, tras cumplir parte de su condena. La liberación de los conspiradores y la revelación de que un funcionario del gobierno de Nueva Delhi sabía de los planes homicidas y no hizo nada para evitarlo, condujeron a un escándalo público y dieron lugar a la formación de la Comisión Pathak. Era una comisión formada por una persona, el abogado Jivan Lal Kapur, miembro de la Corte Suprema. Le tomó tres años completar su trabajo. Acusó a los responsables de la seguridad de Gandhi por negligencia, pero la acusación no prosperó.



Jivan Lal Kapur

La muerte de Gandhi fue una bendición disfrazada. A pesar de sus dificultades, el Partido del Congreso se reunió, hubo un nuevo compromiso con los ideales de la verdad y la no violencia, y trataron de consagrar los ideales de Gandhi en la Constitución de la India.



Los archivos del crimen

Las últimas palabras de Gandhi, “¡Oh, Dios!”, fueron grabadas en su monumento conmemorativo en Rāj Ghāt, Nueva Delhi. En 1997, Tushar Gandhi sumergió una urna con cenizas de Gandhi, que previamente había reclamado en los Tribunales y que se hallaba en la cámara de un banco.



Placa en el lugar del crimen

El 30 de enero de 2008, el contenido de otra urna fue sumergido en Girgaum Chowpatty por la familia, después de que un hombre de negocios de Dubai la hubiera enviado a un museo de Mumbai.



Infografía sobre el crimen (click en la imagen para ampliar)

Otra urna terminó en un palacio del Aga Khan en Pune (donde Gandhi estuvo encarcelado entre 1942 y 1944), y otra en el lugar sagrado del Lago Shrine en Los Ángeles, California (Estados Unidos).




VIDEOGRAFÍA:

Gandhi en Asesinatos infames
video


Gandhi en Asesinatos que cambiaron el mundo
video


Gandhi (trailer)
video



HEMEROGRAFÍA:

Por qué asesiné a Gandhi – Naturam Godse (declaraciones durante el juicio)





BIBLIOGRAFÍA:










FILMOGRAFÍA:




11 comentarios:

lady17 dijo...

Excelente como siempre!!
Saludos desde Argentina!...

Anónimo dijo...

Hola me interesaron las revistas donde puedo descargarlas, muy buen escrito hubo algunas fallitas en unas palabras pero eso es lo de menos, muy interesante saber de la vida de Ghandi.
Sinembargo ya no volvere a ver jamas a Ghandi con los mismos ojos, me da repugnancia su sexualidad, gran carisma y simpatia que tenia el vejete eh lo voy a comparar con Hitler pero como opuesto. Ya no me voy a referir como ejemplo personal lo tache de mi lista. Saludos.

Anónimo dijo...

Desconocía las costumbres “sexuales” de Mahatma, una pena, se me cayó un ídolo que hasta hace unos minutos, lo tenía como una de las grandes leyendas de la humanidad.
Saludos.

Blog de Mujeres Asesinas

Anónimo dijo...

Excelente publicación como siempre muy completo pero no entendí lo de la sexualidad de ghandi ......

B. dijo...

8:00:00 Supuestamente, para lograr el celibato y el autocontrol con respecto al sexo, dormía con discípulas y familiares desnudas. No las tocaba, solamente se ponía a prueba a sí mismo para dormir con ellas y tener la "fuerza necesaria" para que nada ocurriera. De esta forma reprimía el deseo teniéndolas desnudas a centímetros de él y lograba la supresión total del impulso sexual. Primero dormían en camas separadas, pero luego, junto a él compartiendo la misma cama, así se entrenada de a poco...

Una basura no preguntarle a las chicas si ellas querían formar parte de algo así!!! Pedófilo

Anónimo dijo...

wow la de mahatma gandhi me dejo, no se algo inquieto que muriera por unos jodidos fanaticos religioso (antes lo veia en wikipedia que fue asesinado en 7 ocaciones y rayos ese viejo tiene la suerte enorme pero en la otra no lo obtuvo)

sobre los dos fanaticos, lo siento en el alma pero era obvio que debian morir por solo no gustarle la idea de que gandhi queria que los hindus y mulsumanes se llevaran bien

y tambien lei los 3 magnicidios de los presidentes de los estados unidos y solo falta 1 y espero que lo publique (claro tomando tiempo) la de john F Kennedy y ya tendrias los 4 presidentes que fueron asesinados

rayos y es cierto sobre las muertes de figuras importantes cambiaran el mundo

Ampersand dijo...

Sus logros como pacifista y hombre superaron con creces sus inusitadas prácticas "sexuales" (tener a una mujer desnuda cerca y no tocarla es un verdadero triunfo !!!) y como gran hombre debía morir como mártir, porque pedía un imposible para sus compatriotas, que no terminaron de entender que el enemigo era el imperialismo británico y no la religión que practicasen, pero con su actitud de "no violencia" doblegó al Imperio Británico, pero no convenció a todos de mostrar respeto por la religión que practican, y pagó éste desacuerdo con su vida.

Gran narración de un magnicidio que conmocionó al mundo, muchas gracias ECS por presentarlo, saludos !!!!!!

B. dijo...

7:21:00, disculpá, pero tu tonito machistonto te deschava. Claro, como sos hombre supongo que tu óptica bastante ciega es incapaz de ver que esas chicas tal vez no deseaban participar de tales prácticas. Era un depravado y punto

Manuel Santiago dijo...

Jaja, veo que algunos se llevaron una decepción por las prácticas (a)sexuales del Mahatma.

Lección: no anden creyendo en "santitos". Y es que este detalle no empaña en nada el legado de Gandhi a mi parecer, pero esto nos demuestra que hasta los hombres más admirables tienen sus defectos y no vale idolatrar a nadie.

Anónimo dijo...

Es decir... que la gente se sorprende de sus prácticas asexuales, como ya dijo arriba Manuel Santiago, pero le dan menos importancia al hecho de que hubieran intentado matarlo 7 veces? qué onda

Anónimo dijo...

Wow hay muchas cosas que no sabia de Ghandi gracias por publicar este articulo aunque eso de que durmiera con niñas no me gusto nada me huele a pedofilia no sabia qe tuviera esas mañas un dato qe desconocia y pues paso lo de siempre en todos los magnicidios a alguien le estorbo y lo mato. Saludos y gracias de nuevo