Joseph Paul Franklin: "El Vengador Blanco"


“Un negro en la nieve es un blanco perfecto”.
Chiste racista


James Clayton Vaughn nació el 13 de abril de 1950 en Mobile, Alabama (Estados Unidos), en el seno de una familia de escasos recursos económicos. Sufrió graves abusos físicos cuando era niño. Ya en la escuela secundaria, se interesó por el cristianismo evangélico. Duró poco con esa afición, pues enseguida se inclinó más por el nazismo. Tiempo después, participó en ceremonias celebradas tanto en el Partido Nacional Socialista de la Gente Blanca y el Ku Klux Klan. Por esa época, cambió su nombre por el de Joseph Paul Franklin, en honor de Paul Joseph Goebbels, el propagandista nazi y Ministro de Adolf Hitler, y del científico Benjamin Franklin.



Joseph Paul Franklin

En su juventud sufrió una lesión severa en los ojos. Cuando se casó, se convirtió en un marido golpeador y comenzó a acumular un historial por delitos menores. En la década de 1960, Franklin se sintió llamado a tratar de iniciar una guerra racial, después de leer el manifiesto ideológico y político de Adolf Hitler: Mi lucha (Mein kampf). "Ningún libro que haya leído me ha hecho sentir de esa manera. Hay algo, una fuerza extraña en ese libro", diría. Durante gran parte de su vida adulta, Franklin se convirtió en un errante, vagando arriba y abajo de la Costa Este en busca de oportunidades para limpiar el mundo de las personas que consideraba inferiores, especialmente los negros y los judíos.


Franklin se alejó de la mayoría de los grupos de odio radicales, porque no creía que se tomaran su odio lo suficientemente en serio. Él quería atacar, no sólo sentarse a discutir o marchar en las protestas. Su misión asesina era para incitar a sus compañeros supremacistas a la acción violenta.


El 25 de julio de 1977 a las 03:17 horas, una carga de dinamita fue detonada afuera del hogar del judío Morris Amitay y su familia. Mientras que la casa sufrió graves daños, todos los ocupantes escaparon, a excepción de su bebé de seis meses. Amitay era un activista que apoyaba al estado de Israel. Franklin fue el autor del atentado, aunque confesaría su responsabilidad en ese hecho hasta muchos años después, ya cuando estaba en prisión.



Morris Amitay

El 29 de julio de 1977, Franklin atacó la sinagoga Beth Sholom, en Chattanooga, utilizando bombas incendiarias.



El ataque a la sinagoga

El 7 de agosto de 1977, personalizó sus ataques. Compró un rifle con mira telecópica y lo guardó en un estuche de guitarra; sería la manera en que siempre lo trasladaría a lo largo de su extensa carrera criminal. Utilizó el arma de fuego para dispararles a Alphonse Manning Jr., un negro, y a Toni Schwenn, una mujer blanca, quienes estaban dentro de su coche en un estacionamiento frente al East Town Mall, en Madison. Mató a ambos.



El asesinato de Alphonse Manning Jr. y Toni Schwenn


El 8 de octubre de 1977, Franklin se escondió entre la hierba, detrás de un poste de telégrafo en Brith Shalom (una sinagoga en Richmond Heights, San Luis Missouri) y disparó contra un grupo de adoradores con su rifle de caza. Había escogido el lugar buscándolo en las páginas amarillas del directorio.



La congregación Brith Shalom

Le dio a Gerald Gordon mientras éste salía de una sinagoga en compañía de su esposa, sus tres hijos y más de doscientos asistentes al Bar Mitzvah de Richard Kalina, matando a Gordon e hiriendo a otros dos judíos cuando estaban en el estacionamiento del lugar.



Richard Kalina

El ataque a la sinagoga tuvo mucho eco en los medios y la comunidad judía se sintió muy amenazada. Además, el que la balacera se hubiera dado tras una celebración religiosa causó un profundo impacto.



Los titulares sobre el ataque

Su crimen más famoso lo llevó a cabo el 6 de marzo de 1978 y lo dirigió con Larry Flynt, el famoso editor de la revista Hustler. En su confesión, Franklin dijo que el ataque era en represalia por una edición de Hustler que incluía fotografías de sexo interracial entre un hombre negro y una mujer blanca.



Las fotografías de Hustler que enfurecieron a Franklin 





Los protagonistas se llamaban Butch y Peaches, quienes aparecían en una paradisíaca isla desnudos y teniendo sexo. Afirmó que se sentía ultrajado por esas imágenes.










Franklin utilizó su rifle calibre .44 para emboscar al editor de la revista Hustler, el controvertido Larry Flynt y a su abogado Gene Reeves, en Lawrenceville, Georgia. Pese a todo, Franklin nunca fue juzgado por el ataque a Flynt.



Larry Flynt

Un tiempo después, Flynt hizo declaraciones indicando que él creía la versión de Franklin. Su abogado se recuperó plenamente, pero las heridas dejaron a Flynt paralizado de la cintura para abajo, con un dolor intenso y constante, lo que hizo que Flynt se hiciera adicto a los calmantes.



Larry Flynt tras el ataque



Tiempo después sufrió un infarto producido por una de sus varias sobredosis. Se recuperó, pero desde ese momento presentó dificultades en el habla. Más tarde fue intervenido quirúrgicamente en una operación en la que le anularon los nervios que le producían el intenso dolor.



Su hija mayor, Tonya Flynt-Vega, se convirtió al cristianismo y se hizo activista antipornografía, luchando incluso contra su padre. En su libro Hustled, aseguró que cuando era una niña, Flynt abusó de ella sexualmente. Flynt negó los cargos y la desheredó.



El 29 de julio de 1978, Joseph Paul Franklin se escondió cerca de un Pizza Hut en Chattanooga, y disparó y mató a Bryant Tatum, un hombre negro, con una escopeta calibre .12. También le disparó a la novia blanca de Tatum, Nancy Hilton, quien sobrevivió al ataque.



Retrato robot del agresor

En sus propias palabras, su misión era “comenzar una guerra racial” y enseñar a otros supremacistas blancos la forma de matar negros y judíos. “La considero mi misión”, afirmó Franklin en su última entrevista con la cadena CNN. “Mi misión es de tres años. El mismo tiempo que Jesús estuvo en su misión, del tiempo en que tuvo 30 a 33 años”.



Mapa de los crímenes

El 12 de julio de 1979, el gerente de un Taco Bell, Harold McIver, un hombre negro, fue baleado fatalmente desde una ventana ubicada a 140 metros en Doraville, Georgia. Franklin confesó, pero no fue juzgado ni condenado por este delito. Franklin dijo que McIver estaba en estrecho contacto con mujeres blancas, por lo que lo asesinó.



Harold McIver

Un nuevo crimen de alto impacto tuvo lugar el 29 de mayo de 1980: Franklin disparó e hirió de gravedad al activista de los derechos civiles y presidente de la Liga Urbana, Vernon Jordan Jr. después de haberlo visto con una mujer blanca en Fort Wayne, Indiana.



El ataque contra Vernon Jordan, Jr.


Franklin inicialmente negó cualquier participación en el crimen y fue absuelto, pero más tarde confesó.



Los titulares sobre el ataque

El 8 de junio de 1980, Franklin mató a dos niños negros: Darrell Lane, de 14 años de edad, y a Dante Evans Brown, de 13, en Cincinnati, Ohio.



Darrell Lane y Dante Evans Brown


El asesino se apostó en un paso elevado para dispararle a una pareja interracial, pero mejor les disparó a los chicos mientras bajaban de un automóvil. Ambos murieron en el lugar. Recibieron dos disparos cada uno, para asegurarse de que estuvieran muertos.



El ataque contra Darrel Lane y Dante Evans Brown



El 25 de junio de 1980, Franklin utilizó una pistola .44 Ruger para matar a dos autoestopistas, Nancy Santomero de 19 años y Vicki Durian de 26, en el condado de Pocahontas, Virginia Occidental.



Nancy Santomero






Recogió a las dos chicas, ambas blancas, y decidió matarlas después de que una dijo que tenía un novio negro.



Vicki Durian

Jacob Wilson Beard, un hombre de de Florida, fue condenado y encarcelado injustamente en 1993 por estos crímenes.



Jacob Wilson Beard

Beard fue liberado en 1999 y un nuevo juicio fue ordenado con base en una confesión de Franklin.



Los titulares sobre el caso Beard

El 20 de agosto de 1980, Franklin mató a dos negros más: Ted Fields y David Martin, cerca de Liberty Park, ubicado en Salt Lake City, Utah.



Ted Fields

Serían sus últimos asesinatos. Por este caso, años después fue juzgado por cargos federales de atentado contra los derechos civiles, así como por cargos estatales de asesinato en primer grado.



David Martin


En 1980, el FBI se estaba acercando a Franklin. Sus recorridos asesinos y la falta de conexión entre sus crímenes, así como su habilidad para mantenerse con un bajo perfil, permitieron que escapara del radar de la ley durante mucho tiempo.



Esto cambió en septiembre de 1980, cuando un oficial de policía en Kentucky notó un arma de fuego en la parte trasera de un coche que Franklin estaba conduciendo. Tras detenerlo y verificar los registros, descubrió que existía una orden de arresto en su contra. Franklin fue arrestado para ser interrogado. No opuso resistencia, pero se escapó poco después.



El primer arresto de Joseph Paul Franklin

La evidencia encontrada en el automóvil mostró las conexiones con los ataques raciales en todo el país. Para entonces, Franklin asaltaba pequeñas sucursales de banco y vendía sangre para mantenerse mientras continuaba su cruzada asesina. La policía y el FBI emitieron una orden de búsqueda. En cuestión de semanas, un operador de bancos de sangre en Lakeland, Florida, contactó con el FBI, pues había visto a un hombre con la descripción de Franklin. Los agentes inmediatamente lo rastrearon y lo arrestaron el 28 de octubre de 1980.



El segundo arresto de Joseph Paul Franklin


“Sentía que estaba en guerra. La supervivencia de la raza blanca estaba en juego”, afirmó tras su detención. Franklin confesó los intentos de asesinato de dos hombres prominentes: el productor estadounidense de filmes pornográficos Larry Flynt en 1978 y Vernon Jordan, Jr., el activista de derechos civiles, en 1980.



Ficha de detención de Franklin


La psiquiatra Dorothy Otnow Lewis, que lo había entrevistado largamente, testificó para la defensa que ella creía que era un esquizofrénico paranoico. Señaló que tenía un proceso de pensamiento delirante y un historial de abusos graves durante la infancia. Lewis había tenido ya una actuación decepcionante durante el juicio del multiasesino Arthur Shawcross y su credibilidad estaba muy mermada.



Dorothy Otnow Lewis

En 1984, Franklin confesó el asesinato de Alphonse Manning Jr. y de Toni Schwenn mientras cumplía una sentencia de cadena perpetua por otro asesinato, y fue declarado culpable y condenado a dos cadenas perpetuas más.



El juicio

En 1995 admitió la muerte de Gerald Gordon y dos años más tarde fue juzgado, declarado culpable y condenado a morir.




Franklin confesó la muerte de Bryant Tatum y se declaró culpable, siendo condenado a cadena perpetua, así como una condena por un robo a mano armada sin relación en 1977.


En 1989, el escritor William L. Pierce publicó la novela Hunter bajo el seudónimo de Andrew MacDonald. Pierce, fundador de la Alianza Nacional y autor de otra novela racista, The Turner diaries, dedicó el libro a Joseph Paul Franklin.



William L. Pierce

Franklin trató de escapar durante el juicio en Missouri, cuando lo acusaron de asesinar a Gerald Gordon. Franklin fue condenado por siete asesinatos a una pena de muerte y seis cadenas perpetuas, pero confesó veintidós homicidios.


Quedó recluido en el corredor de la muerte en el Centro Correccional de Potosí, cerca de Mineral Point, Missouri.



Los familiares de las víctimas



En agosto de 2013, la Corte Suprema del Estado de Missouri anunció que Franklin sería ejecutado ese año, el 20 de noviembre.



Los fiscales Joseph Deters y Melissa Powers



La Fiscalía General de Missouri dijo en un comunicado que mediante el establecimiento de la fecha de ejecución, el Tribunal Superior del Estado "dio un paso importante para que la justicia finalmente se haga para las víctimas y sus familiares".





Tras saber sobre la condena, Larry Flynt exhortó al Estado de Missouri a revocar la orden de ejecución del hombre que lo dejó parapléjico. En una carta publicada en el sitio hollywoodreporter.com, el productor de 71 años, quien se desplaza en una silla de ruedas, realizó un vibrante alegato contra la pena de muerte, ante la inminencia de la ejecución de su agresor.



Larry Flynt defendiendo a su agresor


"Me disparó a causa de una foto en la que un hombre negro tenía relaciones sexuales con una mujer blanca”, recordó Flynt. "En mi opinión, la única motivación en la que se basa la pena de muerte es la venganza y no la justicia y yo pienso firmemente que un Gobierno que prohíbe la muerte entre sus ciudadanos no debería dedicarse a matar gente".


En una entrevista publicada el lunes 17 de noviembre de 2013 en el periódico San Louis Post, Franklin dijo que había renunciado a sus ideas racistas. Afirmó que sus motivaciones habían sido ilógicas y en parte eran consecuencia de una infancia de abusos.



Franklin en prisión


Dijo que había interactuado con los negros en la cárcel y agregó: "Vi que eran personas como nosotros". Afirmó que tras morir, lo que lo esperaba del otro lado “no es un infierno ardiente, porque estoy sirviendo al Señor. Será el Reino del Cielo para mí, porque me he arrepentido”.








Diferentes fotos de su fichaje





La ejecución de Joseph Paul Franklin fue complicada, ya que se llevó a cabo durante un período en el que varios fabricantes europeos de medicamentos se negaron o se opusieron por razones morales, a que sus medicamentos fueran utilizados en una inyección letal. Como respuesta, Missouri anunció que iba a utilizar para la ejecución de Franklin una nueva fórmula de inyección letal, que utilizaba un sólo fármaco, proporcionado por un laboratorio anónimo.




Un día antes de su ejecución, la Juez de Distrito Nanette Laughrey concedió una suspensión debido a las preocupaciones planteadas por el nuevo método. Una segunda suspensión fue concedida esa noche por la Juez de Distrito Carol E. Jackson, basada en la afirmación de Franklin de que era mentalmente incompetente para ser ejecutado.


Un tribunal de apelaciones revocó rápidamente ambas instancias y la Corte Suprema de Justicia rechazó posteriormente las apelaciones finales.


Joseph Paul Franklin fue ejecutado en el Centro Correccional de Bonne Terre, Missouri, el 20 de noviembre de 2013. No hizo ninguna declaración final escrita y no dijo una palabra en la cámara de la muerte.


Después de la inyección, parpadeó un par de veces, respiró profundamente un par de veces y tragó saliva. El movimiento de su pecho se desaceleró, y finalmente se detuvo.



La cámara de ejecución

La ejecución comenzó a las 18:07 horas y el asesino fue declarado muerto a las 18:17 horas. Tardó diez minutos en morir. Su ejecución fue la primera inyección letal en Missouri en que se utilizó pentobarbital en vez de la combinación de tres fármacos diferentes. Los testigos de la ejecución mencionaron que Franklin no parecía sentir dolor.




VIDEOGRAFÍA:

La gente contra Larry Flynt (trailer)
video



BIBLIOGRAFÍA:







FILMOGRAFÍA:

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicito al/los creador/es de este blog! Me encanta! Es excelente! Y no puedo parar de leer las historias! Saludos desde Argentina :)

hada dijo...

Excelente como siempre tus investigaciones son muy completas! Felicitaciones, me encanta!

Kurupi Incubo dijo...

Buen reportaje, a veces odiamos a la gente porque no la conocemos.

Anónimo dijo...

hola buenas tardes, te deje un correo en gmail.

Kenia C. dijo...

¿Qué tienes de mí que me caes tan gordo..?? Dice una frase.. cuando odiamos o nos cae mal alguien solo de verlo es porque ese alguien nos recuerda consciente o inconscientemente "algo" que no nos gusta de nosotros mismos...

Saludos desde Sonora México.

oscar inn dijo...

si no le agradaban la gente de color porque no se fue al sur de EUA

Anónimo dijo...

Oscar en el sur de Estados Unidos habia mas negros ¿que no? aparte de los chicanos... ese Franklin era un loquillo le gustaba cosplayearse miren de Heisenberg de Hitler de mona loca bueno y creo que esos arranques de loco es porque la raza blanca desde la epoca en que aceptaron las parejas interraciales ha ido en descenso su poblacion de blancos... lel porr cierto estaba comiendome un hot dog -_- y cuando vi el pene del negro casi me vomito jamas en mi vida habia visto el pene de un negro me traume ya no quiero hot dog JAMAS...

Anónimo dijo...

el gerente de taco bell, harold mclver y ted fields son la misma persona según las fotos

Anónimo dijo...

Le falto pulir el artículo hay cosas que no encajan al analizarlo. 8 estrellas de 10. Felicidades. Continue con este buen blog. Saludos.

Anónimo dijo...

Me encanta ECS, cada semana me sigue sorprendiendo y espero con ansias el siguiente caso . Saludos desde Coahuila, Mex. ;)

Ampersand dijo...

El odio hace cosas terribles con la gente, en definitiva .... pasó de las teorías supremacistas a la acción directa, pero es evidente o por lo menos se presume que tenía un completo desconocimiento de la condición de los afroamericanos: todos somos humanos, con ligeras variantes, pero humanos.

Cayó muerto con una dosis (no tres) de la "benevolente" inyección letal, cortesía del "benevolente" sistema judicial norteamericano, pero seamos sinceros, los actos cometidos exigían una acción similar a los crímenes que cometió ..... Saludos !!!!

Anónimo dijo...

siempre lo leo en horas de trabajo, jejeje buen blog, saludos desde monterrey nuevo leon

Anónimo dijo...

Anónimo, te vomitaste cuando viste el pene del negro de la puritita envidia...ya quisieras tener uno así. O quizás tu subconsciente te traiciona al relacionar una salchicha con el pene del negro, has pensado que eres closetero?

Manuel Santiago dijo...

Siempre he pensado que buena parte del racismo se debe a purita envidia: los negros son en promedio más atléticos, envejecen más lento, tienen penes más largos. Y, aunque las parejas interraciales siguen siendo minoritarias, cuando las blancas se enrolan con un negro, bueno, "once they go black, they never go back".

Ya hablando en serio (aunque el párrafo de arriba tiene algo de verdad), lamentable tipo, y cúantos asesinos en potencia así no habrá regados por EEUU? Hasta en la policía.

el gato dijo...

Muy buen ejemplo de lo que puede llegar a convertise el odio racial en base a haber sufrido maltrato fisico en la ninez. Exelente historia como siempre.

el gato dijo...

Muy buen ejemplo de lo que puede llegar a convertise el odio racial en base a haber sufrido maltrato fisico en la ninez. Exelente historia como siempre.

Luc. dijo...

Que buenas historias y el nivel de detalle... Cuanta gente retorcida del cerebro existirá actualmente, asesinos en potencia...

Anónimo dijo...

Envidia?? De estos negros salvajes?? Por favor todos deerian morir de la manera mas dolorosa

Anónimo dijo...

Negros hijos de puta ojsoa mueran rapido ctmreee

Anónimo dijo...

miren cual fue el origen del ser humano y es en africa para que a muchos les duela el origen de la piel es negra no blanca estupidos lean e instruyanse en vez de hablar babosadas he dicho

Victor Hugo Beristain Cruz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.