Gerald Gallego y Charlene Williams: “Los Esclavizadores Sexuales”


“Lo único que realmente me importa es matar. Tengo la sensación de que mi padre está dentro de mí”.
Gerald Gallego a su abogado de la prisión.


Gerald Armand Gallego nació el 17 de julio de 1946 en Sacramento, California (Estados Unidos); era hijo de Gerald Alberto Gallego, un conocido maleante, y de Lorraine, una joven adolescente de vida desordenada. Sus padres se casaron tan sólo cinco horas después de haberse conocido.



Lorraine, madre de Gerald

Su padre asesinó a dos policías durante un asalto frustrado y fue ejecutado en Mississippi en marzo de 1955, cuando el pequeño tenía ocho años. Hasta que cumplió los diecisiete, creyó que su padre había muerto en un accidente.



Gerald Alberto Gallego, padre de Gerald, tras su arresto





Gerald tuvo una infancia brutal; era golpeado constantemente por su madre y por sus numerosos novios. No le daban de comer, por lo que padecía hambre constantemente, a veces durante dos o tres días.



Gerald Gallego cuando era niño


Creció desesperado por su necesidad de amor. La violencia y las privaciones eran comunes en la familia de Gallego. Este siempre buscó un esclavo poco común, procedente de un ambiente cálido y próspero que él nunca conoció. Gallego empezó a meterse en graves problemas a la edad de diez años.


A los trece años, fue arrestado y conducido a una prisión de menores por mantener relaciones sexuales con una niña de siete años. En 1961, se le arrestó por robo a mano armada y se le internó en un reformatorio del que escapó en marzo de 1962.



El primer arresto de Gerald Gallego



Volvió dos días después, y en 1963 se le puso en libertad condicional. Gallego se casó varias veces, y todos sus matrimonios terminaron de forma violenta, mientras él se dedicaba al robo a mano armada. En 1973, tras pasar tres años en prisión, fue puesto en libertad.



Gerald Gallego


Charlene Adelle Williams nació el 10 de octubre de 1956 cerca de Sacramento, California (Estados Unidos). Su padre, Charles, era un empresario respetado y se desempeñaba como vicepresidente de una cadena de supermercados. Él y su esposa, Mercedes, viajaban regularmente como parte de su vida empresarial.




Charlene Williams

Informes escolares tempranos sugieren que Charlene era una niña callada y tímida que tenía una buena conducta. Mercedes, la madre de Charlene, estuvo involucrada en un accidente de auto, dejándola gravemente herida, lo que la hizo no viajar tan a menudo. Debido al accidente, Charlene se hizo cargo de los deberes de su madre.


En la escuela secundaria, Charlene había comenzado a experimentar con drogas. También bebía mucho y se jactaba de tener un amante negro. Era muy promiscua, pero sus padres nunca aceptaron la sexualidad desenfrenada de su hija.


Charlene se casó con Stephen R. Feil, un hombre rico que era adicto a la heroína. Según diría ella años después, su esposo estaba obsesionado con el sexo lésbico y le rogó que tuvieran un trío con una prostituta. Ella estaba usando grandes cantidades de cocaína y no se preocupaba por su apariencia. Su marido odiaba que los padres de Charlene intervinieran en su relación. El matrimonio fracasó.



Acta de matrimonio de Charlene y Stephen R. Feil

Ella se casó casi enseguida con otro hombre: un soldado. Lo describió como “un niño de mamá” y se aburrió de él, divorciándose de nuevo. Por ese entonces, a Charlene le encantaba disparar con grandes pistolas.



Charlene en una práctica de tiro

Charlene tuvo un breve romance con un hombre casado. Terminó el asunto después de que ella sugirió que deberían tener relaciones sexuales con su esposa. Para entonces, estaba deprimida e intentó suicidarse. No pasó mucho tiempo hasta que conoció a Gerald Gallego. Estaba ya separado de su quinta mujer cuando conoció a la joven Charlene Williams, para entonces de diecinueve años de edad.


En septiembre de 1977, Charlene aceptó de mala gana una cita a ciegas que le preparó un amigo. El prospecto era Gerald Gallego. El tenía esa personalidad dominante que ella adoraba tanto. Cuando conoció a Charlene, cayeron locamente enamorados y disfrutaron de sexo duro, con Charlene en el rol pasivo.



Una semana después de la reunión, alquilaron juntos una casa. Charlene aceptó que estaba interesada sólo en su satisfacción sexual. Gallego le contó a Charlene algunas de sus fantasías poco antes de casarse, el 11 de septiembre de 1978.



Gerald y Charlene poco después de conocerse

Gerald llevó a casa a una bailarina de dieciséis años de edad. Tuvieron un trío, pero no le permitió a las chicas que se tocasen entre sí. Al día siguiente volvió a casa del trabajo y encontró a las chicas en la cama teniendo relaciones sexuales.



La boda de Gerald y Charlene

Enfurecido, lanzó a la joven bailarina por una ventana y golpeó a Charlene; dejó de tener sexo con ella durante un mes. No la encontraba atractiva si no dependía de él sexualmente.







Como Gerald ahora era incapaz de excitarse sexualmente con Charlene, él sugirió secuestrar mujeres para convertirlas en esclavas sexuales. Charlene estuvo de acuerdo, ya que consideraba la palabra de su hombre como ley.


El 10 de septiembre de 1978, Rhonda Scheffler de 17 años de edad y Kippi Vaught de 16 años, estaban de compras en el Country Club Plaza en el condado de Sacramento, cuando Charlene las atrajo hacia la camioneta Oldsmobile de su marido.



La camioneta


Gerald las violó y junto con su esposa, sometieron a las chicas a toda clase de torturas sexuales durante toda la noche. Charlene le mordió salvajemente el pecho a una de las víctimas; Gerald se lo mordió a la otra.



Rhonda Scheffler



Al día siguiente, la pareja llevó a las chicas de vuelta al condado de Sacramento, donde Gerald hizo que Rhonda y Kippi salieran de la camioneta y caminaran a través del campo hasta donde se encontraba una zanja. Se aproximó a ellas con una barra de hierro y les dio una golpiza, para luego dispararles en la cabeza con una pistola calibre .25.



Reporte de la autopsia de Rhonda Scheffler


Cuando Gerald caminaba de vuelta a la furgoneta, vio a Kippi Vaught aún moviéndose y quejándose levemente; la bala sólo le había rozado el cráneo. Así que regresó y le disparó tres veces más en la cabeza, matándola.



Kippi Vaught


Charlene más adelante le diría a un compañero de celda que sintió una profunda excitación sexual durante este secuestro y violación.



La tumba de Kippi Vaught

El 24 de junio de 1979, Brenda Lynne Judd, de 14 años de edad, y Sandra Colley, de 13 años, fueron atraídas a la furgoneta de Gallego en una feria celebrada en el Condado de Washoe, Nevada, con la promesa de hacer algo de dinero por repartir folletos.



Brenda Judd


Charlene conducía el coche al noreste de Reno en la carretera I-80, mientras esperaba que su “amo” consumara la violación en la parte trasera del vehículo, para después matar a las niñas. Charlene miraba lo que ocurría por el espejo retrovisor, sintiéndose muy excitada al ver a su esposo violando vaginal y analmente a las niñas, antes de darles una golpiza.



La madre de Brenda Judd






Charlene encontró un lugar para aparcar en un área desolada conocida como Humboldt Sink. Gerald tomó una pala y llevó a la llorosa Sandra Colley fuera del vehículo, haciéndola caminar hasta el lecho de un arroyo seco.



La tumba de Brenda Judd

Luego se puso detrás de ella y la golpeó en la cabeza con la pala. Charlene recordaría más tarde que "se escuchó un ruido fuerte, como una roca que golpease el barro, y la chica cayó de rodillas, desplomándose lentamente sobre su cara".



Sandra Colley

Brenda Judd trató de defenderse, pero Gerald la sometió con violencia hasta matarla a golpes; luego cavó un hoyo profundo, enterró los cuerpos desnudos en él y colocó una piedra sobre la tumba.



Las dos niñas fueron catalogadas como fugitivas por la policía durante cuatro años, hasta que Charlene confesó sus asesinatos en 1982. En noviembre de 1999, sus restos fueron descubiertos por un operador de tractor.


El 24 de abril de 1980, secuestraron a Stacey Ann Redican y Karen Chipman Twiggs, quienes estaban en el Sunrise Mall en Citrus Heights, California.



Stacey Redican

Al igual que con sus otras víctimas, Gerald y Charlene abusaron sexualmente de ellas; Gerald las violó anal y vaginalmente, antes de matarlas a golpes.



Karen Chipman Twiggs

El 6 de junio, recogieron a una hippie muy atractiva que iba caminando por la carretera entre Port Orford, Oregón, y Gold Beach. Se llamaba Linda Teresa Aguilar. Linda estaba embarazada de cinco meses y además tenía un hijo.



Linda Teresa Aguilar


Como le pareció que la pareja era inofensiva, aceptó su ofrecimiento de subir a la camioneta. Mientras Charlene conducía, Linda fue violada y golpeada. Esta vez, Gerald cavó una fosa y después enterró viva a la chica.



EI 17 de julio de 1980, una camarera rubia, muy atractiva, llamada Virginia Mochel, fue atacada en Sacramento al salir de la taberna en la que trabajaba. Había rogado que le permitieran llamar a la niñera de sus dos hijos.



Virginia Mochel

Gerald la violó, luego la mató a golpes y la decapitó antes de enterrarla. Hallaron su cadáver en octubre.



El cadáver de Virginia Mochel

En la madrugada del 2 de noviembre de 1980, Gerald vio a una pareja joven, de veintidós años de edad. Eran Craig Miller, y su prometida, de veintiún años de edad, Mary Elizabeth Sowers, quienes salían del restaurante Carousel en Sacramento, California, donde se había celebrado un baile.



Mary Elizabeth Sowers y Craig Miller

En el estacionamiento del centro comercial Arden Fair fueron abordados por una mujer rubia, muy guapa, que parecía estar embarazada. Ella los entretuvo hasta que Gerald Gallego se bajó de su vehículo, caminó hacia ellos, sacó una Beretta y les ordenó subirse a la camioneta.



Mary Elizabeth Sowers

Antes de que Charlene pudiera arrancar, un estudiante que conocía a la pareja se deslizó en el asiento del conductor. Andy Beal había invitado a Miller y Sowers a tomar una copa en su habitación y creyó que el vehículo era de ellos, pero en seguida se dio cuenta de que algo iba mal. “¡Fuera de mi coche!”, le gritó Charlene y lo abofeteó. A pesar de que ya la furgoneta se alejaba, Beal pudo memorizar el número de matrícula y escribirlo en un papel. Minutos después llamaba a la policía para informar del secuestro de Craig Miller y Beth Sowers.



La Policía de Sacramento

Después de conducir a una zona aislada, Gallego ordenó a Craig Miller salir del vehículo y caminar hacia la parte delantera del mismo. Gerald le apuntó con la pistola y le disparó a quemarropa en la parte posterior de la cabeza, mientras Mary veía horrorizada. Cuando el joven agonizaba en el suelo, Gallego le disparó dos veces más en la cabeza.



Retrato robot del sospechoso de los ataques

Luego volvió a meterse en la camioneta y le ordenó a Charlene conducir hacia su departamento. Una vez allí, Gallego llevó a su nueva esclava sexual al dormitorio y la violó durante varias horas, haciendo pausas para torturarla. Después, le indicó a Charlene que condujera hasta una zona rural. Una vez allí, Gerald le ordenó a Mary bajar de la furgoneta. Luego le disparó tres veces a quemarropa.


La Oldsmobile estaba a nombre de Charlene Williams. La policía la localizó el domingo en casa de sus padres. Dijo que había pasado la tarde en casa y que no sabía quién podría haber utilizado su furgoneta. Poco después de terminar el interrogatorio, los oficiales se enteraron de que el cuerpo de Craig Miller había sido hallado en un descampado. Cuando los agentes regresaron para hacerle más preguntas a Charlene, ésta se había ido con su marido. Cinco días después encontraron el cuerpo de Mary Elizabeth Sowers. Había sido violada y después le habían disparado. Parecía que la violación era el móvil tanto del secuestro como del asesinato.



Dos semanas más tarde, la hija mayor de Gallego, Sally Jo, de catorce años, acudió a la policía para denunciar a su padre por mantener relaciones incestuosas con ella desde que tenía ocho años. Les dijo que para celebrar su trigésimo segundo cumpleaños, Gallego había violado y sodomizado a una amiga y a ella. Sally Jo, en un ataque de celos hacia Charlene Williams, había decidido informar a la policía de las actividades de su padre y éste, al enterarse de los propósitos de su hija, había huido.







La persecución terminó dos semanas después, cuando Charlene Williams salía de la oficina de Western Union en Omaha, Nebraska, donde había recogido $500 dólares que sus padres le habían enviado. Fueron ellos quienes le informaron a la policía. Cuando Charlene se dio cuenta de que la policía sabe buena parte de la información sobre los asesinatos, supo que ella y Gallego se enfrentaban a la pena de muerte.



El arresto de Charlene



Entonces intentó negociar. Confesó que llevaban dos años y medio cometiendo asesinatos con el único propósito de intentar ocultar las violaciones. Gallego tenía un insaciable apetito sexual. El papel que Charlene Williams había desempeñado era el de ayudar a su compañero a realizar sus deseos.



Ficha de detención de Charlene Williams

Gallego era el típico macho. Se jactaba de que sólo podrían cogerle tras un tiroteo, y se quedó perplejo cuando lo arrestaron con mucha facilidad. Él resaltó en su confesión que Charlene era “una esclava perfecta”.



El arresto de Gallego

Cuando la policía abrió el portaequipajes con una palanca, encontró el equipo de camping que Gallego utilizaba para cubrir la camioneta Oldsmobile cuando realizaba sus crímenes.





El automóvil de Gallego

El papel de mujer débil y dominada que Charlene decía haber desempeñado, no acababa de convencer a las autoridades. El fiscal del distrito, Richard Wagner, se dio cuenta de que Gallego era muy capaz de cometer una violación o un robo él solo, pero que el homicidio era algo totalmente diferente. Y se fue convenciendo paulatinamente de que ni Gallego ni Williams hubieran cometido un asesinato si no se hubieran conocido.



Ficha de detención de Gerald Gallego

Mientras se celebraba el juicio, Gallegó saltó de su asiento y le gritó a los periodistas: “¡Váyanse al diablo! ¡No somos una atracción de feria! ¡No somos animales!” Lleno de cólera, tiró las sillas y las mesas antes de que pudieran reducirle.



La reconstrucción de hechos, con Charlene presente





El escándalo que había causado el caso, hizo que el juicio se trasladara de Sacramento a Martínez, cerca de San Francisco. Gallego intentó que se excluyera el testimonio de Charlene alegando que estaban casados. Esta estratagema fracasó cuando descubrieron que era bígamo; aún no se había divorciado de su segunda esposa. En el juicio, Charlene le dijo a Gerald que hacía mucho tiempo que todo el amor que sentía por él se había convertido en miedo.



Los titulares

Durante el juicio en California, Gallego creía que un jurado formado sólo por mujeres lo favorecería. Sin embargo, la acusación se encargó de que en el jurado hubiese un buen número de hombres. El 21 de julio de 1983, Gerald Gallego fue condenado a morir en la cámara de gas.



El juicio de Gerald Gallego



Comenzó entonces un largo proceso de apelación; pero Charlene Williams, a la que se le había reducido la pena a cambio de su testimonio, aceptó sin problemas su condena de 16 años de cárcel.





En mayo de 1984, Gallego fue conducido a Lovelock, en Nevada, para ser juzgado por los asesinatos de Stacy Ann Redican y Karen Chipman Twiggs. Una vez más, el testimonio de Charlene acabó con la defensa de Gerald Gallego. El 21 de junio de 1984, Gallego recibía su segunda condena a muerte, esta vez por inyección letal.






Comenzó otro largo proceso de apelación. En 1985 y de nuevo en 1989, la Corte Suprema de Nevada se negó a revisar su caso.



En 1990, los abogados de Gallego siguieron luchando para conseguir que su caso fuera considerado en el Tribunal Federal de Apelación.



Charlene en los Tribunales


Arguían que la publicidad que se dio al caso puso al jurado en contra de su defendido. Finalmente, en 1999 su condena a muerte en Nevada fue anulada y ganó el derecho a una nueva audiencia de sentencia, pero el nuevo jurado lo condenó a muerte otra vez.



Gallego en 1999


Gallego continuó varios años en la prisión del Estado de Nevada en Carson City, esperando que se ejecutase su sentencia de muerte.



La celda de Charlene


Las autoridades de la prisión no encontraron conveniente confinarle en una celda del Pasillo de la Muerte. Lo ubicaron en una celda de la sección de criminales muy peligrosos.



La prisión y el Pasillo de la Muerte


Gerald Gallego murió de cáncer rectal el 18 de julio de 2002, en el centro médico del sistema penitenciario de Nevada. Por su parte, Charlene Williams salió de la cárcel de Nevada en julio de 1997.



Fechas clave (click en la imagen para ampliar)



VIDEOGRAFÍA:

Gerald Gallego y Charlene Williams en Parejas peligrosas
video



BIBLIOGRAFÍA:







13 comentarios:

Anónimo dijo...

Increíble !! Como siempre. Muchas y buenas fotos sobre el caso, Desde aquí les animo a que sigan publicando temas tan interesantes.

Anónimo dijo...

muy buen post... Desconocia por completo la historia de estos asesinos torturadores

Anónimo dijo...

Que horrible manera de "excitarse" me parece horrendo lo que hicieron...gracias a dios los detuvieron a tiempo para que no siguieran matando a mas mujeres

Salem dijo...

Excelente y sumamente violento caso..me pregunto en que nivel estarian estos dos asesinos.. me recordó al caso Kent y Barbie..creo q se llamaban..y ella saliò de rositas al final..teniendo tanta culpa como el ..

saludos en especial a Escrito..

Salem

malena dijo...

muy bueno!

Anna K. dijo...

Buenísimo!

Ampersand dijo...

Faltaba información en tu blog tan detallado en el cruento tema de asesinos(ya habias puesto a los West, los Birnie, a Martha Beck y Raymond Fernandez, Ian Brady y Myra Hindley, entre otros), pero al fin los has colocado: Gerald Gallego y Charlene Williams, de quienes solo conocía unos cuantos datos, pero al leer la entrada de esta semana, ya se resolvió una incógnita que tenía; muchas gracias por el expediente de esta semana ECS, saludos !!!!

Edgar Batis dijo...

Asi lo violarian en la carcel q murio de cancer Rectal el pendejo ese xD

Anónimo dijo...

Excelente.

Anónimo dijo...

HOLA QUE TAL!! ME ENCANTA ESTA BLOCK Y SOY SUPER FAN DE LAS PELICULAS DE TEROR Y SABER QUE HAY GENTE EN EL MUNDO CAPAZ DE HACER TODO TIPO DE ATROCIDADES ME PONE LA PIEL CHINITA!!

SALUDOS Y SEGUIRE LEYENDO TODAS TUS HISTORIAS :)

Anónimo dijo...

Increíble historia no la conocia y eso q me encantan los libros y programas de investigación. Por cierto es primera vez q leo en tu sitio y ya me piqué. :)

Mariló dijo...

Me gusta ver Cimenes imperfectos y en el capitulo de hoy estaba la historia de los Gallego, al buscar más información he dado con vuestra página. No me creo que ella estuviese sometida a él, más bien creo que es tan culpable y no imagino como se puede vivir con ese bagage en la conciencia y como se puede ser tan amoral y no tener empatía con las victimassiendo mujer, tenian que haberla condenado a muerte a ella también

Carmen Camacaro dijo...

Me leiste el pensamiento, pensaba comentar exactamente lo mismo xD