Ricardo Barreda "Conchita": "El Dentista Asesino"


Somos una familia enferma”.
Ricardo Barreda antes de los crímenes


Ricardo Alberto Barreda nació el 16 de junio de 1936 en La Plata, Buenos Aires (Argentina). Desde joven tuvo un carácter explosivo, que mediante un gran esfuerzo de voluntad consiguió controlar. Estudió Odontología y ejerció con éxito en su ciudad natal. Era un hombre respetado. Muchos miembros de la sociedad acomodada de La Plata, eran sus pacientes. Contrajo matrimonio con Gladys McDonald.



Ricardo Barreda

Era un hombre al que le apasionaba el football, sabía mucho de cine e inclusive había llorado al ver la cinta Tiempos modernos de Charles Chaplin. Vivía con su esposa en la Calle 48, entre 11 y 12.


Con ellos moraban también su suegra, Elena Arreche, una anciana de 83 años y sus dos hijas; Adriana, de 24 años (quien era odontóloga también) y Cecilia, de 26 años (quien era abogada).



Adriana Barreda


En 1992, la situación familiar de Barreda no era lo que había esperado. Su matrimonio estaba totalmente roto. Entre su esposa y él existía un distanciamiento total y sus hijas resentían esta situación, tomando partido siempre en contra de su padre. Desde hacía algún tiempo, Barreda tenía una amante, Hilda Bono. Con ella pasaba todos los momentos que podía.



Cecilia Barreda

Las discusiones eran cotidianas y hasta su suegra se encargaba de humillarlo siempre que podía. Para ese momento, el odontólogo sólo podía utilizar su consultorio y un pequeño departamento, con salida independiente, tal como lo había acordado con su mujer tras su separación. Esa casa la habían comprado años antes, luego de vender la primera vivienda, y recibir la ayuda financiera de su suegra.



Elena Arreche y Gladys McDonald

El 15 de noviembre de 1992, Barreda despertó y le dijo a su esposa que iba a limpiar las telarañas del techo, porque estaban llenas de insectos y ofrecían muy mal aspecto. Ella le respondió, despectivamente: "Mejor que vayas a hacer eso. Andá a limpiar, que los trabajos de conchita son los que mejor te quedan. Es lo que mejor hacés".


Esta frase despectiva aludía a que Barreda no era un hombre, sino una mujer (en Argentina, “concha” es un término peyorativo para referirse a la vagina).


Estas respuestas eran habituales no sólo en boca de su mujer, sino también de sus hijas y su suegra, quienes lo maltrataban continuamente con esta y otras frases que lo humillaban continuamente como hombre y como persona. Estaban en la cocina, en presencia de su hija Adriana, quien disimuló apenas una risita burlona ante el comentario.


Tiempo después aseguraría: “No era la primera vez que me lo decía y me molestó sobremanera. El asunto viene a que yo me atendía mi ropa, si se me despegaba un botón yo me cosía el botón. Es decir, yo me atendía personalmente en todo lo referente a mi indumentaria. Al contestarme ella así, sentí como una especie de rebeldía y entonces le digo: ‘el conchita no va a limpiar nada la entrada. El conchita va a atar la parra’”.


Barreda se enojó y por esta razón cambió de idea: dejaría las telarañas para otro momento y cortaría los brotes de la parra que crecía en el jardín. El dentista fue al pequeño almacén para buscar las tijeras para podar. En ese momento vio la escopeta calibre .16 que su suegra le había comprado en Europa, como regalo de un cumpleaños. Tomó el arma, la cargó y se llevó varios cartuchos adicionales en los bolsillos.


Luego diría: “Para podar la parra había que sacar una escalera del garaje. Fui a buscar un casco que estaba debajo de la escalera, porque tuve dos conocidos que haciendo cosas similares se vinieron abajo y tuvieron lesiones serias en la cabeza. Entonces yo me había comprado un casco de esos de obreros de la construcción, y voy a buscar el casco y encuentro que afuera del bajo escalera, entre una biblioteca y la puerta, estaba la escopeta parada. Los cartuchos estaban al lado, en el suelo, en una caja, y así habían estado desde hacía mucho tiempo. Y ahí, bueno, fue extraño. Sentí como una fuerza que me impulsaba a tomarla. La tomo, voy hasta la cocina, donde estaba Adriana, y ahí disparo. En aquel momento hubo una alteración profunda de mi parte afectiva que me llevó a actuar de esa manera”.



El arma

En la cocina de la casa se encontraban su mujer y su hija Adriana. Lleno de furia por el insulto recibido, Barreda alzó la escopeta, apuntó y le disparó a su esposa Gladys. A pesar del estruendo del tiro, escuchó a su hija Adriana que gritaba: “¡Mamá, está loco!” Luego hizo lo mismo con ella, quien había comenzado a gritar llena de horror. Las dos quedaron heridas y se quejaban en medio de charcos de sangre.


Parsimoniosamente, Barreda volvió a cargar y les dio el tiro de gracia a cada una. Ahí tuvo tiempo de cargar nuevamente dos cartuchos. Se dirigió a otra parte de la casa. Por las escaleras bajaba su suegra, a la que también le disparó, experimentando una profunda satisfacción, pues la consideraba el motivo de todos sus males.








La escena del crimen


Cecilia iba bajando detrás. Al presenciar el crimen, saltó sobre el cadáver de su abuela y le gritó: "¿Qué hiciste, hijo de puta?" Para el final dejó a su hija preferida, la única que tenía un buen trato hacia él. Se dio la vuelta para tratar de huir, pero fue alcanzada de lleno por los disparos del arma de su padre. Las dos quedaron muertas sobre los escalones. También recargó para darles el tiro de gracia.


Barreda entonces se sentó en un sillón y abrazó con fuerza la escopeta. Permaneció allí sentado un buen rato, en aquella casa que ahora dominaba el silencio. Barreda pensó mucho qué hacer antes de salir de la casa.


Juntó prolijamente cada uno de los ocho cartuchos que había utilizado para masacrar a su familia y los guardó en la cajuela de su automóvil Ford Falcon, donde también escondió la escopeta, para luego desordenar algunos cajones, tirar muebles y papeles y romper algunas cosas, para simular un supuesto robo.


Salió de la casona, fue a dar un paseo por el zoológico, llevó unas flores a la tumba de sus padres, tiró los proyectiles usados en una alcantarilla, arrojó el arma en un arroyo cerca de Punta Lara y pasó a buscar a Hilda, su amante. Para entonces eran las 16:30 horas.


Estuvo con ella en un motel teniendo sexo, para luego comer una pizza y tomar una cerveza en un conocido bar platense. A las 19:00 horas la dejó. Vagó varias horas por la ciudad y a la medianoche regresó a la escena del crimen.


Cuando llegó, abrió el pesado portón del garaje, guardó el Falcon y encendió las luces. Hizo un breve recorrido y luego llamó a un servicio de emergencias médicas. "Vengan, entraron ladrones y lastimaron a mi familia", dijo Barreda.



Los cadáveres

La noticia corrió como reguero de pólvora: en un extraño asalto habían matado a toda la familia de uno de los odontólogos más conocidos de la capital de la Provincia de Buenos Aires. De todas maneras, a los investigadores todo lo que contaba el dentista les resultaba sospechoso.


Fue tan sospechoso el relato que el entonces titular de la Comisaría Primera, un comisario llamado Ángel Petti, invitó a Barreda a tomar un café en su despacho.


Cuentan que el jefe policial lo miró y, sin rodeos, le dijo: "Lea, doctor", mientras le pasaba un Código Penal, abierto en la página donde aparece el artículo 34, que establece la inimputabilidad en el caso de aquellos que no distinguen la realidad o no saben lo que hacen, por locura u otras causas.



Las víctimas

Barreda no habló. Se colocó los lentes y leyó muy despacio, una y otra vez. Al parecer se sintió seguro con este dato. Barreda se confió y cayó en la red del tramposo policía; le contó con su característico tono monocorde los detalles de la masacre. "Yo las maté", declaró.



El policía Ángel Petti






Fue arrestado y acusado del cuadruple homicidio. El juicio de Barreda fue televisado y se convirtió en uno de los programas de mayor audiencia de la historia de las comunicaciones argentinas. En 1995, en el juicio oral que fue televisado en directo, sin quebrarse en ningún momento y utilizando frases que quedaron en la memoria de la sociedad, contó cómo llevó a cabo la matanza.



El arresto


Declaró los días 7 y 14 de agosto de 1995. Con mucha serenidad, contó cada detalle del crimen a los jueces Carlos Hortel, Pedro Soria y María Clelia Rosentock, que integraban la Sala 1 de la Cámara Penal.



Barreda declaró dos veces. La primera vez, aseguró que la última persona a quien había matado era a su suegra pero en el juicio cambió su declaración, diciendo que al final había asesinado a su hija mayor.



Los titulares

Los jueces, al detectar esa abrupta variante, sospecharon de una maniobra vinculada con la herencia de los bienes familiares. De todas maneras, nada dijo acerca del por qué había participado meses antes de un curso para abogados sobre homicidios, ni por qué cambió la secuencia de los crímenes.



Nota manuscrita de Barreda

Durante el juicio se escucharon todas las voces; las declaraciones de los abogados que trataban de defender la inimputabilidad; los testigos que contaban como era la familia y los maltratos que se prodigaban; los peritos que aseguraban que se trataba de un gran simulador que podría volver a cometer otro crimen; y la del propio acusado a quien era escalofriante oír hablar, por la frialdad con la que contaba los hechos.



El juicio


Durante el proceso aseguró: "Mis hijas fueron cambiando. En casa había una especie de matriarcado. Y la orquestadora de todo era la madre de mi mujer. Una persona de carácter fuerte, entrometida. Muchas veces propuse: ‘Somos una familia enferma y creo que sería conveniente ver a alguien que nos ayude’. Pero la respuesta era: ‘No, andá vos, que sos el loco’.




"Con un poco de comprensión, con un poco de apoyo de parte de ellas, la tragedia se hubiese evitado. Lo volvería a hacer porque vivía en un infierno y me tenían loco. Eran ellas o yo. Si no las mataba, ellas me hubieran matado a mí".



La discusión se centró en determinar si era imputable o estaba loco. Bartolomé Capurro, un perito, declaró que Barreda padecía de "psicosis delirante". Esta hipótesis sólo fue aceptada por uno de los tres jueces, María Clelia Rosentock, quien dijo en el fallo: "Era un fanático de la unión familiar que sucumbió cuando la vio desintegrarse".



En prisión

Barreda fue condenado a reclusión perpetua, por triple homicidio calificado y homicidio simple. El fallo, que fue dividido, se determinó por una mayoría que comprendió la criminalidad de sus actos. Barreda pasó varios años en la Unidad Penal 9 de La Plata, donde llegó a rendir algunas materias de la carrera de Derecho.


Cuando rendía los exámenes en la Universidad de Buenos Aires, los estudiantes le aplaudían y lo felicitaban por su “proeza”, reflejo fiel de los deseos que todos ellos acariciaban. En contraste, en la prisión, los otros presos le preguntaban: "Conchita, ¿cómo está la familia?"


En declaraciones posteriores, manifestó estar "tremendamente arrepentido" por lo sucedido y sentir "una angustia y un dolor muy hondo. Estoy tremendamente arrepentido. Es una cosa que uno lleva adentro. Me siento muy mal. Ojalá pudiera volver el tiempo atrás y que nunca hubiera pasado nada. Tengo un recuerdo muy vívido de todo. Creo que tuve un desdoblamiento de la personalidad, en alguna de las dos circunstancias no era yo. Era medio como Dr. Jekyll y Mr. Hyde. ¡Cómo pude haberlas matado! ¡Por qué lo hice! ¡Yo era un buen tipo! ¡Soy un desgraciado! ¡No puedo vivir así!", aseguraría.


También comenzó una relación amorosa con una mujer que conoció por carta. A principios de 2008, las autoridades le concedieron el beneficio del arresto domiciliario, por su buena conducta y por ser mayor de 70 años.


Las autoridades le otorgaron a Ricardo Barreda la prisión domiciliaria, ya que según el propio preso argumentó: “Si saliera libre, lo primero que haría sería llevarles flores a mis dos hijas al cementerio.



"Soy consciente de lo que pasó pero en ese momento yo no era yo. Apelo a los corazones y buen entendimiento de los miembros del Tribunal para que valoren esto y el deseo que tengo de poder reinsertarme en la sociedad, de la que nunca salí pese a estar preso. Con suerte podré formar una buena familia. Siempre quise eso, desgraciadamente todas las cosas me salieron al revés. Y cuando mejor quise hacerlas, peor me salieron".



Barreda al salir de prisión

Salió de la cárcel de Gorina. Para entonces, el odontólogo tenía ya 77 años y vivía con su nueva mujer, Berta Pochi André, en un departamento del porteño barrio de Belgrano.



Berta ofreció su casa para que el odontólogo cumpliera con la prisión domiciliaria, pero los vecinos se habían opuesto porque no querían convivir con un asesino de esas características.



Barreda con su nueva mujer, Berta Pochi André


Este beneficio le fue revocado por violarlo: Barreda salió a la calle junto con su mujer y fue fotografiado por la prensa. Cuando lo interrogaron, dio la excusa de que necesitaba ir con urgencia a una farmacia para tomarse la presión, pues se sentía muy enfermo.



Noticiarios sobre su retorno a prisión

El 11 de febrero de 2011, el beneficio de prisión domiciliaria le fue devuelto. Por segunda ocasión, violó el arresto domiciliario en marzo. Barreda volvió a la prisión, pero el 29 de marzo le fue otorgada la libertad condicional, por considerar que el cómputo de tiempo transcurrido en prisión excedía el de la condena impuesta.



Barreda, acosado por los medios


“Ahora voy a poder salir a la calle para caminar, ya que el arresto domiciliario me limitaba mucho”, dijo Barreda tras conocer la noticia en los tribunales platenses junto con su abogado defensor, Eduardo Gutiérrez. Barreda diría que siempre iba a cuidar a su nueva pareja, porque no le gustaría que la molestaran: "De la misma forma que no me gusta que me molesten a mí, no me gusta que la molesten a ella. Porque yo no molesto a nadie, nunca molesté a nadie".



Barreda en libertad



Barreda se convirtió en un ídolo extraño desde que cometió los crímenes. Hombres y mujeres lo admiraron por igual. Para muchos, era un loco feminicida, un misógino que no había dudado en exterminar a su esposa, su suegra y sus hijas por alguna clase de odio de género.





Para otros, era un hombre sensible que había llegado al límite de su paciencia a causa de las humillaciones que contra él cometían aquellas cuatro mujeres. Matar a la suegra y a veces a la esposa, era un deseo de casi todos los hombres con pareja.



Caricaturas sobre Barreda




En noviembre de 2012, Barreda participó en una manifestación contra el gobierno. Su mujer lo acompañó. Los fotógrafos lo descubrieron golpeando una cacerola y de inmediato se transformó en el centro de la noticia.



Barreda en la manifestación






Barreda intentó de todas las maneras posibles recuperar su antigua casa, pero el gobierno, a causa de las demandas de muchos grupos feministas, la expropió para construir allí un Centro contra la Violencia de Género.



La casa del crimen



Su desprecio por las mujeres siempre siguió presente y se manifestaba también con su nueva pareja. Un periodista les preguntó alguna vez: "¿Irán al cine? Ahora hay una película de Woody Allen, Desde Roma con amor". Bertha respondió, entusiasmada: "¡Ay, qué bueno sería ir!" Y Barreda añadió, con amarga ironía: “Esta tonta no la va a entender”.



Barreda y su mujer, de vacaciones



"Hay momentos en que siento felicidad, ganas de reírme, y hay momentos en que me acuerdo de lo que hice y se me dibuja una máscara", diría.



Programa de televisión sobre su caso

Mucha gente lo felicitaba cuando lo encontraba por las calles, pero a él eso lo incomodaba: le hubiera gustado ser anónimo. Le hubiera gustado poder olvidar y ser olvidado. Pero eso era imposible.



Tatuaje de “San Barreda”



VIDEOGRAFÍA:

Entrevista con Ricardo Barreda
video


“Barreda's way” - Attaque 77
video


“La argentinidad al palo” - Bersuit Vergarabat
video


“Milonga para Barreda” - Horacio Fontova
video


“La cumbia del odontólogo” - Sometidos por Morgan
video



BIBLIOGRAFÍA:




FILMOGRAFÍA:



DISCOGRAFÍA:

49 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen caso y muy bien tratado... Felicitaciones y muchas gracias por compartirlo.

Anónimo dijo...

Llegué por casualidad a este espacio y, vaya, que entretenido trabajo. No he parado de leer. Mis felicitaciones. Dedicaré mis días a leer más y postearle con una cuenta verdadera. Saludos.

Anónimo dijo...

Es un caso de mi país muy sensible. Como mujer no me es grato y demuestra a las claras las fallas en el sistema judicial y el amarillismo imperante en la prensa. Es lo mismo que sucedió ante el caso Murano. Aún así gracias por publicarlo. Saludos desde Argentina. Francesca de Rimini.

salem dijo...

Vaya con el anciano..comete un cuádruple crimen con agravante de parricidio. .y encima dice que él era el maltratado..machismo?..locura?..
buen caso
saludos escrito

salem
salem

Gabriela G. Márquez dijo...

Creo que este hombre llegó al límite de su paciencia con tanto insulto y humillación por parte de su esposa, hijas y suegra. Me parece incorrecto que lo etiqueten de "Machista" o que los grupos feministas anden metiendo sus narices en el asunto, ya que la mayoría tiene el concepto erróneo de lo que en realidad es el feminismo. Tal vez si lo maltrataban o tal vez solo quiso deshacerse de ellas....

Anónimo dijo...

Espero que una mujer lo mate

Lucerit0 dijo...

Soy argentina y feminista. Según dicen, el maltrato que declaró era real y hubo pruebas, no es que justifique el crimen, pero hasta dónde puede aguantar la paciencia? Violencia de género no sólo es del hombre hacia la mujer, hay muchos hombres que la sufren también. El no haber cortado por lo sano, haberse ido de la casa, demuestra posiblemente ese sometimiento que vivía a diario, como una mujer abusada que no sabe escaparse.

Ravenna dijo...

Creo que lo que hizo de asesinarlas fue demasiado.
Pero tanto ellas, como él, estaban mal. Y no sé por qué nadie lo ha notado...
¿Es que acaso es una humillación ser mujer? Porque ellas buscaban humillarlo llamándolo mujer (sí, yo sé, no era "mujer" como tal, era "conchita", pero la palabra aludía a la vagina). Y él se ofendió, al punto de asesinarlas, por llamarlo mujer...
Creo que el "machismo" vendría por ambas partes. Tanto las mujeres usando como insulto y como humillación la palabra "conchita", como si ser mujer fuera suficientemente humillante. Como él por verlo como una ofensa lo suficientemente grave como para asesinar gente por ello.

Es exactamente lo mismo que la gente que aún usa la palabra "gay" como insulto.
Ni ser mujer, ni ser homosexual debería ser usado como insulto, ni tampoco deberían de ofenderse o sentirse humillados a los que se lo dicen.


Nahuel dijo...

Escrito, hoy estaba pensando en el caso de Andres Escobar y quisiera saber si estás pensando en publicarlo ya que estamos en epoca de mundial y además están por cumplirse 20 años.

Saludos

Anónimo dijo...

Un pedazo de mierda más.

dianakrh dijo...

No lo culpo, pues ante tantas humillaciones no se como reaccionaría... A veces juzgamos y tal vez terminando actuando de igual forma, a nadie le gustan las burlas y menos de seres queridos.

Anónimo dijo...

Viva Barreda! Excelente pagina , llegue buscando info precisa sobre Pablo Escobar y me salto esta pagina , muy buena , muy bien redactada , muy buena info , la verdad , felicidades y hablando un poco de este tema , esta comprobado que Barreda tenia problemas psicologicos que surgieron por los maltratos que recibia constantemente!

Anónimo dijo...

Un ídolo, hay gente que lo toma como machista o cruel asesino, pero, y si hubiera sido una mujer la protagonista ? Es exactamente lo mismo, esto no fue violencia de genero por parte de Barreda, fue violencia y maltrato psicologico por parte de la familia, él solo se defendió al no aguantar más todo. Y me parece excelente .

Paraguayos dijo...

Cada caso es escalofriante. Tambien desde Paraguay podrias agregar o compartir este caso.
http://crimenesaldescubiertopy.blogspot.com/

Anónimo dijo...

No fue del todo culpable, simplemente se hartó d tanta humillación :(

Manuel dijo...

Buena entrada escrito! Felicidades nuevamente por tu trabajo, todavia me faltan casos por leer.

Por otra parte queria sugerirte el caso de parricidio como este: http://cnnespanol.cnn.com/2014/06/27/una-busqueda-en-la-web-la-nueva-pista-en-el-caso-del-nino-asfixiado-en-un-auto/ A ver si podrias hacer una investigacion de este y muchos casos similares donde los padres "olvidan" A sus hijos en el auto por horas, y luego cuando vuelven los encuentran muertos. HAy que tener una mente bien retorcida para esto. Algo así como el caso de Susan Smith el cual tienes aqui. Gracias y saludos desde Caracas!

Manuel dijo...

@Oldmanuel

Anónimo dijo...

Parece que la gente ve sólo lo que le conviene (o no le da la cabeza para más).. defender a un ser despreciable y misógino porque asesinó a sus familiares, supuestamente cansado de los desprecios que recibía, habla de gente que debería hacerse tratar. Además de que el hijo de puta del asesino también continúa su misoginia con su actual pareja.
Repito: háganse atender

Anónimo dijo...

-Me gusto mucho este caso, creo que no fue lo correcto lo que hizo, podría haber arreglado las cosas de otra formas. Pero... las hijas, la mujer y la suegra lo trataban muy mal! Todos los días insultos hacía el, no había ni un momento que no lo traten mal. Bueno pero ojala que haya sido feliz con su nueva mujer. La verdad me gustan muchos estos tipos de casos. Bueno deje mi opinión, y quería decirle que tengo 11 años y me encanta leer estas cosas! Saludos.

Ampersand dijo...

Los camaradas del Cono Sur, amantes del bife, el vino y el futbol, son nacionalistas como el que más ... de ahí es que se hayan identificado con los cuatro asesinos que aparecen en la caricatura del final del artículo (donde aparecen, de izquierda a derecha: Yiya Murano "La Envenenadora de Montserrat", Carlos Eduardo Robledo Puch "El Angel Negro", Cayetano Santos Godino "El Petiso Orejudo", y un ancianito de lentes y escopeta que no conocía, hasta que leí este expediente: Ricardo Barreda "Conchita.

"Conchita", como el mismo dijo, se cansó de ser tratado con la punta del pie, pero, con un poco de más atino, si lo piensa, mejor se hubiera fugado con su amante, y al demonio con la casa, su suegra, su mujer, sus hijas, y todos los malos tratos que le daban; pero un refrán muy mexicano (adoro los refranes de mi patria) dice: "El que por su gusto es buey, hasta la coyunta lame".

Muchos lo critican por misoginia al cargarse a su familia, pero yo creo que era mayor su masoquismo, porque que ganas de quedarse ahí, donde lo trataban como zapato, a menos que quisiera quedarse con algún bien inmueble o dinero, razón que pudo ser el verdadero motivador para asesinar a su suegra, esposa e hijas .... pero "cada loco con su tema" y que sea feliz con su libertad recobrada y su nueva vida con su mujer, que espero, tenga las armas y municiones bajo llave .... Saludos !!!!

Anónimo dijo...

DR BARREDA - UN GRANDE DE TODOS LOS TIEMPOS - UN ICONO DE UNA SOCIEDAD ENFERMA DONDE LOS HOMBRES SON ESCLAVOS DE CAPRICHOS Y ESTUPIDECES FEMINISTAS - MAS QUISIERA TENER ESA ESCOPETA EN MI COLECCION - RICARDO, EL RECUERDO DE TU PASO SERA IMBORRABLE.

jules dijo...

Conchita venerado por los hombres ya que mato a su suegra y no contento con eso, a su esposa y sus dos hijas. Retratado como un pobre pelutudo, que le decían "conchita" hasta que se canso. Para otros una victima del maltrato familiar que un día finalmente exploto y mato a su familia.
Por otro lado, otras historias apuntan que Barreda estaba simplemente en un punto de no retorno, con su amante esotérica que le decía cosas horribles para hacer y sus miles de apodos, para un dentista que se ganaba la vida y en el barrio era un tipo de perfil bajo.
Para mi lo más tremendo de todo, fue cuando se televiso el juicio y lo pusieron a hablar.
- Usted haría lo mismo?
- Si. Dijo él, sin titubear, sin pestañear, casi congelado.
Después se retracto. Pero cuando afirmo nuevamente lo que hizo, muchos hombres en la Argentina, lo aplaudieron... hasta le hicieron una estampida. No era una simple ilustración.

Anónimo dijo...

Y la responsabilidad? Cada persona debe ser responsable de sus actos, por acción u omisión. Si se bancó una situación es porque él, responsable de él y su situación lo eligió así. Si no hay normas, si no hay leyes, si no hay ética ni moral nos mataríamos entre todos. Siguiendo su linea de pensamiento dejo que me insulten por años y años ya que después elimino lo que me molesta o lo que considero prescindible, elimino los objetos, porque no eran personas, eran cosas para el señor Barreda. Qué le podemos enseñar a los niños o los adolescentes pensando que este señor actuó correctamente ? Un consejo Aprender a hacerse responsables y bancarse las malas decisiones, hacerse cargo de la angustia...

Anónimo dijo...

Viva Barreda! No a la violencia de género pero también NO a la provocación.

Manuel Santiago dijo...

Lamentablemente, si en vez de tomar el "camino de las armas", se hubiera fugado con su amante, habría perdido todos sus bienes materiales por los que tanto trabajó (aunque la casa era de la suegra, no? Al final resulta que sí era ella la causante de todo).

Por otro lado, hasta los cojones estoy de que todo caso de violencia lo tomen las feministas en su beneficio. Si en lugar de Barreda hubiera estado una mujer, ahí estarían defendiéndola como víctima de maltrato psicológico. En todo caso, si lo quieren acusar de misógino que lo hagan, pero que mencionen a sus parientes como misóginas también (con la clase de insultos que daban).

Anónimo dijo...

Cómo voy a celebrar cuando este hijo de puta se muera!!
Y para los enfermos mentales que lo defienden, de seguro están resentidos por ser cornudos o tenerle miedo a las mujeres. Suerte en pila

Janne Abs dijo...

Existe el divorcio, y por suerte hay muchas provincias (23) para irte a la concha de la lora y perder el total rastro. No hay nada mas feo que el maltrato hacia una mujer, el que maltrata a la mujer no quiere ni a su madre

Anónimo dijo...

Santa respuesta.

Torre Albita dijo...

Que nos sirva de ejemplo a la humanidad entera que todos tenemos algo de desquicio cuando se rebozan los limites de la paciencia. Un excelente ejemplo de falta de RESPETO Y CONSIDERACIÓN para que nadie trate mal emocionalmente ni moralmente pues, es un error subestimar a cualquiera por que he ahí los desenlaces insospechados! Cada cabeza es un mundo! Uno nunca sabe... Quizas la luna, los planetas pero si llega a influenciar algo en eso, mejor ni probar!!! Hormonal, pues... esas mismas hormonas son alteradas por nuestras emociones... No soy Médico ni psicologa, ni astrologo... Solo soy muchas veces víctima de la gente que se aprovecha de la bondad que uno humildemente y sacrificadamente da a quiénes lo necesitan y no es que esperemos pago alguno, no... pues, con el respeto y consideración nos basta! Pero ojo, no justifico ese acto tan aberrado de matar! No por Dios! No creo que sea absolutamente complejo entender eso... Y si fuese así, puede que los que lo ven complejo, son más terribles de los que se imaginan... Pueden ser unos ángelitos y asi se mantienen mientras no se les trate taaan mal como o m{as que a ese odontólogo! Supongo que más quellevar la pacencia en la sangre se llevan patrones de conductas con límites establecidos por la familia, la sociedad y las leyes... Creánlo! Nunca subestimes a nadie... Nunca.

andres dijo...

ricky ídolo!!! gracias por mostrarnos que no siempre nos pueden desmoralizar y joder impunemente

Andres

Anónimo dijo...

DEJEN DE MOLESTAR A RICARDO!!! LOCOS ESTO NO ES TAN PETURBANTE COMO LO DE MARY BELL PERO LA REALIDAD ES QUE EL MATÓ CON ESCOPETA ENTIENDAN NI CON CUCHILLA NI CON SIERRA ELÉCTRICA NI CON NAVAJA NI CON PIJA DURA ENFERMITOS YA QUE TANTO LE GUSTA DECIR COSAS DE RICARDO BARREDA NI UN POCO DE RESPETO POR LOS MAYORES Y MENOS POR LOS QUE SON ASESINOS YA QUE PUEDEN HACER CUALQUIER COSA LE HIZO A SU FAMILIA TODO ESO IMAGÍNENSE A USTEDES QUE LES HARÍA RICARDO BUAU NO ENTIENDO QUE QUIEREN DECIR INSULTAN A BARREDA INSULTAN A BARREDA INSULTAN A BARREDA!!! Y NO PARAN QUE QUIEREN LOGRAR BARREDA ESTA LIBRE CAMINA POR LAS CALLES DE BUENOS AIRES QUE QUIEREN LOGRAR LOCOS? SI VIVEN EN BUENOS AIRES AUN PEOR QUE QUIEREN LOGRAR ESTAN LOQUISIMOS USTEDES QUE HARÍAN SI SE ENCUENTRAN A BARREDA POR LA CALLE? SEGURO LLORAR Y CORRER Y CORRER Y CORRER YO SI LO LLEGO A VER ME TIRO ENCIMA DE EL Y LO EMPIEZO A BESUQUEAR Y NO PARO Y NO PARO Y NO PARO Y NO PAROOOOOOO ES QUE ME ENCANTA RICARDO BARREDA Y NO ES BROMA ES REAL 100% REAL TODO LO QUE DIJE Y ES CIERTO NO COMO LA GENTE QUE DICE QUE ES 100% REAL Y NO ES 100% REAL GRACIAS A DIOS AHORA PUEDO MANDARLE MAILS Y NO NECESITO MANDARLE CARTA PORQUE NO ESTA MÁS EN PRISIÓN ESCUCHEN LA CANCIÓN FLORIDA KILOS DE LANA DEL REY SUBTITULADA EN ESPAÑOL SE LA DEDICO A MI GRAN AMOR RICARDO BARREDA USTEDES DIRÁN QUE VIEJA TAN CANCHERA Y SI TENGO 56 AÑOS Y ME GUSTA LANA DEL REY!!!!!!! ES UNA LOCURA SI LO PODRÁ SER YO SE QUE A LOS ADOLESCENTES LES GUSTA LANGA DEL REY PERO QUE MÁS DA GENTE NO IMPORTA YO TENGO 56 AÑOS Y USO CONCHERO Y QUE MÁS DA NO ME IMPORTA NADA!!!!!!! LA GENTE NO IMPORTA TODOS TENEMOS QUE SER COMO BARREDA NADA LE IMPORTA MATÓ A SUS HIJAS SIN PIEDAD SE RASCÓ LA PORONGA A MÁS NO PODER NO TIENE PIEDAD DE LA VIDA!!!!!!! ASÍ QUE DEJEN DE MOLESTARLO LA MUJER MERECÍA MORIR POR DECIRLE CONCHITA Y NO VALORARLO Y YO AHORA NECESITO MANDARLE MAILS PORQUE NO LO TENGO A MI LADO Y NO PUEDO Y NO PUEDO LOGRARLO AUNQUE SE QUE ALGÚN DÍA VOY A PODER LOGRARLO Y CUANDO SEA ESE DÍA VOY A CONTARLES A USTEDES POR ACÁ ASÍ ME CREEN QUE LO LOGRÉ VOY A LOGRAR ESTAR CON MI GRAN AMOR RICARDO BARREDA "CONCHITA" COMO LE DECÍAN ALGUNAS GILAS PERO PARA MI JAMÁS LO SERÁ ES EL MEJOR HOMBRE QUE HE VISTO Y LO DIGO SIN HABERLO VISTO PERSONALMENTE PERO ME DOY CUENTA POR UN MILLÓN DE RAZONES Y SI GENTE UN DÍA EL ME RESPONDIÓ ME MANDÓ UN MENSAJE Y ME DIJO HOLA GRACIELA COMO ESTAS? Y BUENO ASÍ ES NUESTRA HISTORIA POR AHORA Y SEGUIRÁ PORQUE LO CONSEGUIRÉ Y LES CONTARÉ COMO YA DIJE PRÓXIMAMENTE GRACIELA BARREDA ADIÓS.

Anónimo dijo...

Ningun insulto justifica la muerte. Este tipo es un enfermo, debil mental, que ya le queda poca vida.
Si me lo cruzo, LO MATO.

Anónimo dijo...

Me da bronca que las mujeres se quejen tanto, hagan protestas, y todo contra la "violencia de genero" que en realidad parece ser solo hacia la mujer, déjense de joder, el hombre también sufre violencia, y este es un caso, tendrían que darle un premio, me da lastima la hija que lo trataba bien lo único, pero a las otras tres me parece perfecto que se las haya quitado de encima. pd: soy mujer, no soy machista, soy realista. Media pila

Anónimo dijo...

Se hubiera ido de la casa y punto!! Tan sensible porque le decían conchita? Y encima hay gente que le dice "idolo" Que enfermos que son... mató a toda su familia, no puedo creer que lo justifiquen algunos imbéciles psicopatas, que asco me dan #niunamenos

Anónimo dijo...

CUATRO MUJERES IMBECILES QUE NO JODEN MAS

Anónimo dijo...

Ver las fotos de la mujer, la suegra y las dos hijas tiradas en la morgue policial despatarradas y bañadas en sangre produce vértigo pero no deja de ser un aviso - les salió mal la jugada - creo que después cuando nadie reclamaba los cuerpos, las arrojaron a un osario.

Anónimo dijo...

MUY BUENO CAPO!! Se nota que le pones laburo a las notas. Estan bien escritas y el material fotografico/filmico es genial!

Ale dijo...

Si Barreda fuera mujer y hubiese matado a su esposo, a su suegro y a sus dos hijos varones no hubiera estado ni dos meses en prisión. Y la alianza mediático feminazi se hubiera encargado de su victimización e idolatrización. Es más, probablemente hoy ocuparía una banca de diputados representando al FPV o a al Partido Obrero y sería fogoneada para Premio Nobel de la Paz.
El caso Barreda da cuenta del único tema tabú que existe en la Argentina: la violencia hembrista y feminista a la que son sometidos millones de varones tanto desde los medios como en el plano doméstico.

DSK23 dijo...

Hola queria dejar mi comentario ya que me parecio excelente la redacción del artículo, tengo una vago recuerdo de mi vieja viendo el juicio por TV cuando yo era todavía un niño.

Gracias por compartir

Anónimo dijo...

tube una suegra que era muy violenta conmigo y de paso mi ex esposa no se quedaba atras ..lo mejor fue separarnos . fueron años que aguante no pude seguir mas ..no esta bien lo que hizo barreda y le falto responsabilidad y amor para sus hijas ..por amor a los mios tube que irme..era un infierno ..es la mejor opcion..porque no tenes el derecho de quitar la vida a nadie

Anónimo dijo...

La violencia genera más violencia.
Si vos me tratás con respeto yo te trato con respeto, y entre miembros de una familia en lugar de respeto debería ser amor. Si una persona te trata de humillar todos los días no te quiere y lo que antes fue amor ahora ya no es ni respeto y pasa a ser violencia.
No estoy justificando a Barreda porque lo que hizo está mal, pero hay que ser justos y decir que las minas con las que vivía eran bien soretes.
Si Barreda tenía otra amante y después se volvió a juntar con una señora que le escribía cartas la misoginia es cuento de los "neo feministas del s. xxi".

Anónimo dijo...

Barreda es el típico caso de una víctima que se transformó en victimario... Lo que no entiendo es lo que buscan los grupos feministas: en lo único que podemos trabajar como sociedad en inculcar el respeto por los demás, sean del sexo o de la condición que sean. Está comprobado que Barreda fue maltratado psicológicamente durante años por las mujeres de su flia, todas ellas misándricas o sádicas hacia él. Por supuesto que la resolución enfermiza y exagerada que tomó Barreda no se puede aprobar ni justificar, pero sí tiene una causalidad bastante definida y es de suponerse que se pudo haber evitado esta (y supongo que otras) tragedias originadas en maltratos semejantes. Casos similares de otro orden suceden con el bullying, en los que las víctimas a veces resultan ser perturbados hasta tal punto que reaccionan masacrando a sus supuestos abusadores. El mensaje hacia la sociedad de parte de quienes luchan por los derechos humanos debería ser más claro, y abarcar a todas las víctimas de violencia, sean del género que sean. Los revanchismos de las feministas hembristas sólo generan más desigualdad y predisponen a la violencia entre ambos sexos, en lugar de aceptar las diferencias lógicas y conciliar estableciendo aquellos intereses en común. Las abusadoras psicológicas terminaron muertas, esto no las redime de su condición de maltratadoras. El asesino vengador terminó preso, y aunque ahora esté suelto, nada lo redimirá por la barbaridad que ha hecho. Es un ejemplo extremo de lo que puede suceder cuando se desprecia a los demás y no se toman las medidas correspondientes.

Anónimo dijo...

La hipocresía de las feministas está reflejada en que son capaces de defender con uñas y dientes a una asesina de hombres que argumente haber sido maltratada, pero en el caso contrario defenestrarán a cualquier hombre que reaccione de la misma manera. Sólo quieren conseguir la supremacía de la mujer sobre el hombre, no aspiran a ninguna igualdad (partiendo de la base de que hombres y mujeres no son ni serán nunca IGUALES por naturaleza, lo que no implica juicio de valoración alguno sobre los sexos sino la mera descripción de ambos). La sociedad moderna se preocupa por la violencia de género (sólo la que recae en el femenino), pero parece poco dada a proteger los derechos de todas las víctimas de maltrato. Da la sensación de que otros delitos tales como la trata de mujeres o el narcotráfico encajan con esta nueva moda de hablar de violencia de género, si bien la mayoría de las víctimas de crímenes violentos son hombres. Y nadie habla ni hace campañas para concientizar sobre la necesidad de protegerlos, o de crear leyes especiales para tal menester. La mayoría de los indigentes que viven en las calles también son hombres, así como también lo son las víctimas de accidentes de tránsito, o quienes poseen menor expectativa de vida, jubilación a una mayor edad que las mujeres, responsabilidad patrimonial frente a sus hijos, y demás cargas sociales diferenciales (ya que la ley establece diferencias en contra de los hombres en Argentina). Para pensar un poco, antes de que la avanzada hembrista llegue a un punto en el que el diálogo sea un bien escaso y pase a ser escrachado como síntoma del machismo sometedor...

Anónimo dijo...

quiero ver como podria comprar el falcon de barreda, es un icono

Anónimo dijo...

mucha gente lo idolatra, lo pone un pedestal en el que no debería estar! mato a 4 personas!!! que pasaría si las personas muertas fueran familiares de estas personas que creen que hizo lo correcto?...

Unknown dijo...

Muy buena entrada, bien tratado el caso. Felicitaciones.

Te paso algo para que añadas, que está interesante.

http://media.perfil.com/barreda/miguel-maldonado/

Anónimo dijo...

Es un asesino sanguinario hdp merecedor de la pena de muerte. Todo fue premeditado. Hizo curso de tiro, compro balas, se informo sobre el tema legal en caso de parricidio. No se si provoco la discusion para matarlas. Solo en Argentina puede estar libre semejante monstruo. Excelente articulo.

Rafael dijo...

Nunca había escuchado éste caso y vaya q conmociona. Es increíble q alguien haga semejante magnitud de acto contra su propia familia y no sentir cierta empatia por éste sujeto. Saludos desde Venezuela

Anónimo dijo...

Es buena tu opinion.. lo etiquetaban como el hombre que odiaba a las mujeres... pero lo cierto es que como en varios casos estos crimenes son un resultado de muchos otros factores desencadenantes.. en este caso el maltrato de su propia familia...