Michael Lupo: “El Lobo de Londres”


“Está con un rudo y torvo animal,
bestia temerosa, de sangre y de robo,
las fauces de furia, los ojos de mal:
el lobo de Gubbia, el terrible lobo,
rabioso, ha asolado los alrededores;
cruel ha deshecho todos los rebaños;
devoró corderos, devoró pastores,
y son incontables sus muertes y daños”.
Rubén Darío. “Los motivos del lobo”.


Michele de Marco Lupo nació en Italia en 1953. Fue hijo único y un niño brillante en sus estudios, además de ser encantador, bien educado y muy guapo. Inclusive, fue monaguillo. Sus padres estaban orgullosos de él. Pese a ello, desde pequeño tuvo algunos arranques de violencia.



Lupo cuando era bebé






Cuando era adolescente, decidió enrolarse en el ejército italiano. Era una manera de dar salida a la agresividad que sentía bullir en su interior. Fue parte de la Unidad de Comando de Élite del ejército italiano.



Lupo en el ejército

En 1975, Lupo se trasladó a Londres, donde comenzó a trabajar en una peluquería. Durante los siguientes cinco años se abrió camino hasta llegar a ser el gerente de la boutique de la marca Yves Saint Laurent en Brompton Road a partir de 1980. Para entonces, había cambiado su nombre por el de Michael Lupo y era abiertamente homosexual.


Lupo era un encanto: casi ningún hombre se le resistía. Era joven, exitoso, rico, glamoroso y seductor. Lo tenía todo. Durante años, se dedicó compulsivamente a coleccionar amantes. Según cifras que él mismo manejaba, llegó a sumar 4,000 amantes, aunque esa cifra es inverosímil. La gente que lo conoció calcula alrededor de cuatrocientos a lo largo de diez años.


En la primera mitad de la década de los ochenta, Lupo viajó mucho. Estuvo en Berlín, Hamburgo, Los Ángeles y Nueva York. Poco a poco fue buscando emociones más fuertes. Gustaba de frecuentar los pubs para homosexuales y desarrolló afición por el sadomasoquismo y la coprofilia. Construyó una cámara de tortura en su casa, donde tenía una colección de látigos.


Sus "citas" a menudo quedaban llenas de contusiones, incisiones, sangrado por la nariz y marcas alrededor de sus cuellos. Pese a ello, Lupo nunca se quedaba solo por las noches.


Para entonces, muchos lo conocían con el sobrenombre que luego se convertiría en sinónimos de terror: “El Lobo de Londres”. Gustaba de coleccionar imágenes, películas y publicaciones sobre hombres lobo.


A principios de marzo de 1986, tras varias semanas presentando cuadros de enfermedades bronquiales, Lupo fue diagnosticado con VIH. La noticia lo demolió. De improviso, todo su esquema de vida se colapsaba y nada podía hacer.


Después de sufrir por su diagnóstico durante unos días, completamente amargado, decidió cobrar venganza de quienes, a sus ojos, eran los responsables: los homosexuales que le habían ofrecido sexo casual. Fue así como comenzó su sangrienta matanza en contra de la escena gay de Londres.


Durante un período de dos meses, Michael Lupo se dedicó a cazar. El 15 de marzo de 1986, tocó el turno a su primera víctima: Alex Kasson, de 37 años de edad, fue encontrado asesinado en un piso abandonado en Kensington. Lupo lo había conocido en el famoso pub The Coleherne, sitio frecuentado por al menos dos asesinos más: Dennis Nilsen, "El Estrangulador de Muswell Hill" y Colin Ireland, "El Estrangulador de Gays".



The Coleherne

Tras ir con él a su departamento, lo estranguló con un calcetín, el cual se llevó tras el crimen. Kasson fue mutilado con una navaja, sodomizado, con la lengua arrancada de un mordisco en el ataque frenético que le quitó la vida. Lupo dejó el cadáver cortado en pedazos y untado con excrementos.


El 6 de abril, le tocó el turno a Anthony Connolly, de 24 años de edad, quien fue encontrado por unos niños que jugaban en un terraplén del ferrocarril en Brixton. Había sido estrangulado hasta la muerte con el mismo calcetín del asesinato anterior. Su cadáver partido y lleno de excremento le indicó a la policía que un asesino en serie estaba suelto.








Anthony Connolly

Debido a que Connolly había estado compartiendo un piso con un hombre que era VIH positivo, hubo un largo retraso entre el descubrimiento del cuerpo y de la autopsia, porque el forense quería asegurarse de que Connolly no estaba infectado también con el VIH. Se sabía muy poco del SIDA y el médico temía infectarse al realizar la necropsia.



Michael Lupo: "El Lobo de Londres"

Al día siguiente, el 7 de abril, Lupo conoció a Mark Leyland en Charing Cross, y los dos hombres se dirigieron a un baño público para tener sexo. Una vez allí, Leyland cambió de opinión, por lo cual Lupo tomó una barra de hierro y lo atacó. Tras escapar con vida, Leyland informó el incidente como un asalto, aunque después le dijo la verdad a la policía tras el arresto de Lupo.


Su tercera víctima fue un joven trabajador de un hospital: Damien McClusky, estrangulado en el oeste de Londres. Rajó el escroto de su víctima y le arrancó los testículos. Luego le abrió el pecho para arrancarle los órganos internos. También lo mutiló y lleno de heces.



Damien McClusky

Lupo mató a un cuarto hombre, quien nunca fue identificado y al cual asesinó cerca del Puente de Hungerford sobre el Támesis. De igual forma, lo cortó en pedazos antes de ensuciarlo con sus desechos.



El Puente de Hungerford

La policía consiguió una descripción del sospechoso y además, un hombre presentó una denuncia contra él, ya que había intentado matarlo, pero había logrado escapar.


El 18 de mayo, David Cole, un trabajador del Metro de Londres y quien fue casi muerto por Lupo, aceptó ayudar a la policía y visitar los pubs donde había estado cuando lo conoció. Cinco horas después, vio a Lupo en el pub Prince of Wales en Brixton, al sur de Londres.



El pub Prince of Wales en Brixton






Los agentes estaban de plácemes. Lupo fue arrestado y acusado de dos asesinatos: los de Anthony Connolly y Alex Kasson. Cuando la policía irrumpió en su apartamento en Chelsea, al oeste de Londres, encontraron los instrumentos de tortura, incluyendo esposas y látigos. Tres días después, el 21 de mayo, Lupo fue acusado de otros dos crímenes. Además de los cuatro asesinatos, Lupo también fue acusado de dos intentos de homicidio.


Michael Lupo accedió a conversar ampliamente con sus interrogadores. Dijo que era un hombre que había viajado por varios países, que su serie de asesinatos la comenzó en el momento en que se enteró que padecía SIDA y que había tenido más de cuatro mil amantes homosexuales.


Asimismo, debido a que su apellido Lupo significaba “lobo”, declaró que era un hombre lobo verdadero, de ahí su necesidad de asesinar y mutilar. Les advirtió además que volvería a atacar en la cárcel.


Durante el juicio, el Tribunal escuchó que Lupo había declarado a la policía que tenía un "impulso de matar". En julio de 1987, Lupo se declaró culpable de todos los cargos. Se le condenó a cuatro cadenas perpetuas, más catorce años.


La policía de Berlín, Hamburgo, Los Ángeles y Nueva York investigaron varias muertes con mutilación que podrían haber estado vinculadas con los viajes de Lupo en los años ochenta. Sin embargo, nunca lograron conectarlo con estos crímenes.



La prisión de Frankland 

Michael Lupo “El Lobo de Londres” murió en la cárcel del condado de Durham Frankland, el 12 de febrero de 1995, a consecuencia de una enfermedad oportunista contraída por el VIH. No había vuelto a atacar a nadie.




BIBLIOGRAFÍA:



16 comentarios:

halford dijo...

Buen caso, de nuevo con asesinos seriales, seguramente el de Colin Ireland pronto estará aquí, un caso muy interesante, creo yo. El de Colosio me pareció muy completo. Saludos!

Escrito con Sangre dijo...

Hola, Halford.

Tenemos varios casos de asesinos en serie preparados. También más magnicidios. Y en efecto, el de Colin Ireland ya está listo y aparecerá muy pronto por aquí.

¡Saludos sangrientos!

Anónimo dijo...

No conocia el caso, aunque el tratamiento del mismo me parecio un poco corto a comparación de aquello a lo que estamos acostumbrados, supongo que esto es todo de lo que se dispone, de todas maneras como siempre... atrapante. Atte:dese Córdoba Argentina, Jorge Viola

Jamaiguary Arends dijo...

Cortito, preciso y conciso..
Me encantó!! <3
Saludos Sangrientos.
Jamai.

pelusita sangrienta dijo...

cortitoo pero interesante.Es la primera vez que comento aunque te leo desde hace meses kuand enkontre este blog x accidento kmo veo q les pasa a muchos.te felicito haces un trabajo excelente aah tambien te sigo en facebook sigue asi xq este blog es el.mejor ya lo he rekomendado a mis amigos aunq m dicen q estoy media lokita x leer estas kosas jeje saluditos.
Pelusita Sangrienta ^^

Anónimo dijo...

Hola escrito me gusta tu pagina desde el 2010 ya lei todos tus casos todos muy interesantes espero pronto publiques uno que acaba de pasar en mexico la asesina del facebook o la demonio que mato de 65 puñaladas a su amiga en sonora mexico excelentes relatos me llamo Jorge Carlos saludos desde Mexico

Laura Alfaro dijo...

Un caso corto pero interesante, quizas uno de los mas conocidos pero definitivamente no el unico ni el ultimo. Hay muchos como el, que al verse infectados por enfermedades devastadoras y/o de transmision sexual escogen tomar venganza en lo que creen fue la causa en lugar de asumir las consecuencias de su propia irresponsabilidad.

Hacia rato que no comentaba por aqui

Anónimo dijo...

La redacción por sí sola es muy buena, espero ya no pongan imágenes de cadáveres, no son necesarias.

Ampersand dijo...

En efecto, me uno al comentario, pero sea breve o extenso y bien documentado, te discutes haciendo un buen trabajo. Algo había oído acerca de éste individuo que nos acabas de presentar, pero gracias a tí ubico con más detalle de quién se trataba.

Trató de justificar su irresponsabilidad asesinando para reparar, desde su muy retorcida visión, todos los errores de su azarosa vida, pero el sentimiento de culpa nunca justifica el quitar la vida a cualquier persona, independientemente de sus preferencias sexuales o cualquier otra particularidad que a las mentes torcidas parezca dañino.

Saludos !!!!

Anónimo dijo...

buen caso esta muy interesante me habria gustado mas informacion y mas fotografias
saludos cary

Angelique Duran dijo...

muy bueno, no muy largo muy completo interesante no me gustan los que son muy largos asi que este quedo perfecto

Gil dijo...

Bien escrito una vez más gracias por todo el esfuerzo que pones cada semana y pareciera poco pero intento imaginar todo lo que ahi detrás de cada caso un abrazo para ti y espero tengamos escrito pars un buen rato

Beto dijo...

LLegue aqui por casualidad y no e parado de leer desde hace una semana, gran blog. Una recomendacion, quizas un menu para hacer mas accesible el sitio, tengo que ir de pagina en pagina para seguir donde me quede la ultimas vez.

hasta pronto

Escrito con Sangre dijo...

Beto, del lado izquierdo de la página hay un listado con todas las entradas que hemos publicado. Está en orden alfabético y aparece siempre que entras a una biografía.

Anónimo dijo...

Eso se lo busco el por tener tantas parejas sexuales sin utilizar ninguna proteccion minimo, si se van a andar revolcando con cuanto cabron se les antoja por lo menos cuidarse no, no se puede ser tan orresponsable y luego echarle la culpa a todo el mundo de lo que ti mismo hiciste asi las cosas

Anónimo dijo...

Eso se lo busco el por tener tantas parejas sexuales sin utilizar ninguna proteccion minimo si se van a estar revolcando con cuanto cabron se les antoje minimo cuidarse no, que facil es echarle la culpa a medio mundo de lo que tu hiciste, y pues bueno en esas epocas el sida era algo completamente desconocido e intratable algo qe dificultaba todo aun mas