David y Catherine Birnie: "Los Asesinos de Moorhouse Street"


"Y, mientras tanto, la verdad sepultada germina".
María Zambrano


David John Birnie nació el 16 febrero de 1951 en Perth (Australia). Era el mayor de cinco hijos. En sus años de formación vivió en el suburbio semi rural de Wattle Grove, al este de Perth. Provenía de una familia disfuncional, mezclada en problemas de promiscuidad, alcoholismo e incesto. Cuando los padres de David le solicitaron al sacerdote local que oficiara la ceremonia de su boda, él expresó su preocupación por ellos como individuos y como pareja potencial, afirmando que la suya era una unión que nunca podría llevar a nada bueno.


Se trataba de una pareja inusual; el padre era un hombre de muy baja estatura y rechoncho, mientras que la madre era conocida por su obesidad, lenguaje vulgar y comportamiento obsceno. A menudo, pagaba cualquier clase de servicio con favores sexuales; inclusive, el que un taxista la llevase. Siempre tenían su casa descuidada y sucia, además de que nunca preparaban comidas, ni siquiera para sus hijos. Los niños se limitaban a abrir la puerta del refrigerador y comer lo que hubiera cada vez que tenían hambre.



David Birnie cuando era joven

A principios de 1960, los padres de David Birnie decidieron mudarse a otro suburbio de Perth, donde David conoció a Catherine a través de amigos en común. A los quince años, David salió de la escuela para convertirse en un jinete aprendiz en un campo cercano al hipódromo de Ascot. Durante su tiempo allí, a menudo maltrataba a los caballos y desarrolló las tendencias de un exhibicionista. Una noche, David entró desnudo y con una media cubriéndole el rostro en la habitación de una anciana y trató de cometer su primera violación. Desde adolescente, fue condenado por varios delitos y se pasaba el tiempo entrando y saliendo de la cárcel por delitos menores y delitos graves. Como adulto, era un adicto al sexo y la pornografía. Se casó con su primera esposa a los veinte años de edad y procrearon una hija. Poco después se divorciaron.


Catherine Margaret Harrison nació el 23 de mayo de 1951 en Perth (Australia). Tenía dos años de edad cuando su madre, Doreen, murió al dar a luz a su hermano, que murió dos días después. Incapaz de lidiar con ella, su padre Harold la había enviado a vivir con sus abuelos maternos. A la edad de diez años, hubo una disputa por la custodia, que terminó en que su padre obtuvo su custodia. A los doce años conoció a David Birnie, de quien se hizo novia a los catorce. Harold Harrison le había rogado a Catherine en varias ocasiones que abandonara a David debido al hecho de que siempre estaba en problemas con la policía local. Pero la desaprobación de su padre sólo fortaleció más su unión.



Catherine Birnie

Catherine también fue encarcelada por un delito menor. Su tiempo en la cárcel le ofreció la oportunidad de romper con David Birnie. Animado por un oficial de libertad condicional, Catherine comenzó a trabajar para la familia McLaughlin como niñera. Terminó casándose con Donald McLaughlin en su cumpleaños número veintiuno. Ella y McLaughlin tuvieron siete hijos. Su primogénito murió atropellado cuando era apenas un niño. Cuatro semanas después del nacimiento de su séptimo hijo y de una histerectomía, Catherine abandonó a McLaughlin y se fue a vivir con Birnie. Se cambió el apellido por el de él y se volvió emocionalmente dependiente de su amante.


David Birnie asesinó a su primera víctima en 1980: Lisa Marie Mott, una niña de 12 años de edad, a quien Birnie recogió a bordo de su camioneta el jueves 30 de octubre de 1980, aproximadamente a las 20:30 horas, en la calle principal de Collie, donde esperaba ser recogida por un amigo de la familia tras asistir a un partido de baloncesto. A pesar de las extensas investigaciones realizadas por la policía y los familiares y una amplia cobertura de medios, no hubo ninguna información sobre su paradero desde entonces.



Lisa Marie Mott

Su segunda víctima fue Sharon Mason, una niña de 12 años de edad a la que violó y asesinó en 1984, tirando su cuerpo en un terreno baldío. El crimen de Mason le fue adjudicado a Arthur Greer, quien permaneció en prisión muchos años.



Sharon Mason

Una probable víctima de Birnie fue Cheryl Renwick, una madre de familia de 25 años de edad, que desapareció el 25 de mayo de 1986, cerca del aeropuerto. La policía encontró su auto estacionado allí, pero ni rastro de ella. Sus hijas dieron la voz de alarma cuando su madre no regresó a casa. Todas sus pertenencias estaban intactas. Su cadáver nunca fue encontrado. Otra víctima probable fue Barbara Weston.



Cheryl Renwick

A finales de 1986, David Birnie abrió un taller automotriz en la Calle Moorhouse nº 3 en Willagee, un suburbio de Perth. Al mismo tiempo, la relación de Catherine y David se volvía cada vez más obscura. Durante más de un año, habían conversado sobre cómo hacer que sus fantasías sexuales de violación y asesinato se hicieran realidad.



La casa de los Birnie en Moorhouse Street



El 6 de octubre de 1986, Mary Francis Neilson, una estudiante de psicología de la Universidad de Australia Occidental de 22 años de edad, se presentó en el taller de Birnie para comprar algunos neumáticos para su coche. David la condujo adentro, la golpeó y amarró. Cuando Catherine regresó a su casa, Mary estaba amordazada y encadenada a la cama. Mientras Catherine observaba, David violó a la chica. Cuando terminó, la llevaron al Parque Nacional de Gleneagles, cerca de Albany Highway en Bedfordale. La chica suplicó por su vida, lo que causó que fuera violada de nuevo y después estrangulada con una cuerda de nylon, cayendo muerta a los pies de David. A continuación, la apuñaló en repetidas ocasiones, asegurándole a Catherine que eso aceleraría la descomposición del cadáver. La enterraron en una tumba poco profunda.



Mary Neilson

El siguiente asesinato tuvo lugar dos semanas más tarde, cuando secuestraron a Susannah Candy, una chica de 15 años de edad. Susannah estaba haciendo autostop a lo largo de la Autopista Stirling en Claremont. Era una alumna destacada en la escuela secundaria y vivía con sus padres, dos hermanos y una hermana en Nedlands. Su padre era uno de los mejores cirujanos oftálmicos en Australia Occidental. Los Birnie habían deambulado por la carretera durante horas en busca de una víctima cuando vieron a la chica. Se detuvieron junto a ella, le pusieron un cuchillo en la garganta y la obligaron a subir al automóvil, donde le ataron las manos y la amordazaron. Se la llevaron a su casa en la Calle Moorhouse, donde la encadenaron a la cama. Después de que la secuestró, David Birnie la obligó a escribirle una carta a su familia para asegurarles que se encontraba bien.


Una vez que acabó de escribir, David empezó a violarla. Catherine se metió en la cama con ellos para participar en aquel acto. Cuando terminaron, David trató de estrangularla con la cuerda de nylon, pero ella se puso histérica. La obligaron entonces a tomar pastillas para dormir para calmarla. Una vez que Susannah estaba dormida, David le puso la cuerda alrededor del cuello y le dijo a Catherine que para demostrar su amor eterno por él, ella debía matar a la chica. Catherine accedió de buena gana. Apretó la cuerda lentamente hasta que dejó de respirar.



Susannah Candy

David atestiguó todo junto a la cama. Luego la acuchillaron en repetidas ocasiones y le tomaron una foto. La pareja enterró a Susannah cerca de la tumba de Mary Neilson en el Bosque del Estado. Tiempo después, Catherine afirmaría: "Lo hice porque yo quería demostrarle lo fuerte que era el amor dentro de mí. Estaba preparada para seguirlo hasta el final de la Tierra y hacer cualquier cosa para ver que sus deseos fueran satisfechos. Susannah era una chica. Había que destruirla”.



Las tumbas


El 1 de noviembre, vieron a Noelene Patterson, de 31 años de edad, de pie junto a su coche en la carretera de Canning. Se había quedado sin gasolina en su camino a casa desde su trabajo como gerente de un bar en el club de golf de Nedlands. La invitaron a subir y una vez dentro del coche, le pusieron un cuchillo en la garganta, la ataron y le dijeron que no se moviera. Se la llevaron de nuevo a la Calle Moorhouse. David Birnie la violó en repetidas ocasiones después de que fue amordazada y encadenada a la cama. Habían decidido originalmente asesinarla esa misma noche, pero David la mantuvo prisionera en la casa durante tres días. Catherine comenzó a ponerse celosa y le puso un ultimátum: David tendría que matar a Noelene Patterson o ella se suicidaría. David le dio a la mujer una sobredosis de pastillas para dormir y la estranguló mientras estaba inconsciente. Se llevaron su cuerpo al bosque, pero lo enterraron lejos de las otras.


El 5 de noviembre, secuestraron a Denise Karen Brown, una joven de 21 años de edad, mientras estaba esperando un autobús en Stirling Highway. Ella aceptó subirse al automóvil de los Birnie; a punta de cuchillo, Denise fue llevada a la casa, encadenada a la cama y violada. La tarde siguiente la llevaron a la plantación de pinos Wanneroo. En la soledad de aquel sitio, David Birnie la violó repetidamente en el coche mientras la pareja esperaba que oscureciera. Cuando al fin la sacaron del auto, David le hundió un cuchillo en el cuello mientras la violaba de nuevo. Convencidos de que estaba muerta, cavaron un agujero poco profundo y colocaron su cuerpo en él, pero Brown, inesperadamente, se sentó en la tumba. David tomó un hacha que llevaba consigo y la golpeó dos veces en el cráneo con toda su fuerza, antes de enterrarla de nuevo.



Denise Karen Brown

La última víctima fue una chica de 17 años de edad. La secuestraron el 10 de noviembre, la encadenaron a la cama y David la violó en dos ocasiones. Cuando la desataron para llevársela a matar y enterrar, la chica les dio un empujón y pudo salir corriendo desnuda de la casa. Llegó hasta una tienda de aspiradoras e histérica pidió que llamaran a la policía. Al llegar los agentes, les dijo que había sido secuestrada a punta de cuchillo por una pareja que la había llevado de vuelta a su casa y la había violado.



El arresto de David Birnie




Los Birnie fueron detenidos por los policías. El detective sargento Vince Katich se encargó de interrogar a David Birnie. Tras presionarlo durante un buen rato, le dijo: “Ya está oscureciendo. Deberíamos tomar unas palas e ir a cavar de una vez”. Birnie entonces confesó: "Está bien. Hay cuatro de ellas".



El arresto de Catherine Birnie





Les mostró a los agentes las tumbas de sus cuatro víctimas recientes, pero no hizo mención alguna de las que había matado años atrás. La pareja se notaba orgullosa al enseñarles el sitio de los entierros y contar algunos detalles de los crímenes.



Las investigaciones



Durante el juicio, David Birnie se declaró culpable de cuatro cargos de asesinato y un cargo de secuestro y violación. Cuando se le preguntó por qué se declaró culpable, hizo un gesto hacia las familias de las víctimas y dijo: "Es lo menos que podía hacer". Fue condenado a cuatro sentencias consecutivas de cadena perpetua.


Después de ser declarada cuerda para ser juzgada, Catherine Birnie también fue condenada a cuatro penas consecutivas de cadena perpetua por el Tribunal Supremo de Australia Occidental; bajo la ley en ese momento, ambos fueron obligados a cumplir veinte años antes de poder ser elegibles para la libertad condicional.



Los titulares

Inicialmente, David Birnie fue recluido en la prisión de máxima seguridad de Fremantle, pero pronto lo pusieron en régimen de aislamiento para evitar que agrediera a los demás presos. Las celdas del pasillo de la muerte se adaptaron para recluirlo y permaneció allí hasta que la prisión fue cerrada en 1990. Mientras estaba encarcelado, Birnie intercambiado más de 2,600 cartas con sus admiradores, pero no se le permitió ninguna otra forma de contacto. David Birnie fue encontrado muerto en la prisión el 7 de octubre de 2005 a la 01:33 horas. Se suicidó colgándose en su celda. Tenía que comparecer al día siguiente ante los tribunales, por la violación de un compañero de prisión.


Catherine Birnie permanece encarcelada en la prisión de mujeres Bandyup , donde es la bibliotecaria. Se le prohibió asistir al funeral de David. Su solicitud de libertad condicional fue rechazada en 2007, y el entonces Fiscal General de Australia Occidental, Jim McGinty, dijo que era poco probable su liberación mientras él permaneciera en el cargo. Su caso iba a ser revisado de nuevo en enero de 2010, pero el 14 de marzo de 2009, a petición de los familiares de las víctimas, se determinó que se quedara en la cárcel de por vida. Esta decisión la convirtió en la tercera mujer australiana con el expediente marcado para "no volver a ser puesta en libertad".




BIBLIOGRAFÍA:




14 comentarios:

Sacerdote dijo...

Oh Australia

Anónimo dijo...

No ps wow! Como hay gente tan loca y retorcoda!! Gracias escrito por volver!!! Ya se te extrañba los dominguitos! Muy bien trabajo!

halford dijo...

Dantesco, buen caso, como siempre; saludos escrito.

Anónimo dijo...

una pareja aterradora,no se compara con los west, sin embargo, no dejan de ser mentes perversas e incomprensibles.

Anónimo dijo...

Tanto horror por Dios... pareja de criminales disfuncionales... muy buen post!!

Carito dijo...

Qué terrible que te recuerden como "la mujer más malvada" de tu país D:
Este sitio es una maravilla para quienes gustamos de estas lecturas, no me voy a dormir sin revisar un caso. Me encanta tu trabajo.

Cariños,

Carito desde Chile.

Ah, por cierto,¿qué onda este blog?
http://fantasmasdemuertos.blogspot.com/2011_03_01_archive.html

karoline mendoza dijo...

hola a todos... realmente es la primera vez que me animo a comentar, ya tengo varios meses leyendo todos los casos y realmente me asombra al leer cada historia aterradora, pensando que hay cada demente transitando por las calles y no nos damos cuenta, porque todas las personas que se atreven a cometer esas atrocidades es porque estan mal de la cabeza no??
tu que opinas escrito???
pero pasando a otra cosa quiero felicitar al dueño de este blog, su trabajo es digno de ser el mejor.. porque es el mejor!!! y si no fuera asi, quien diga lo contrario me gustaria q me dijera cual es...
que tengan bonito dia!!!!
saludos desde Guadalajara
muuuackkk...

Anónimo dijo...

Aprendan algún tipo de defensa personal para que cuando los sorprendan en la calle al menos sepan como defenderse. Yo llevo algo de tiempo practicando los chacos y en verdad sientes una confianza superior a cuando no se sabe nada sobre como luchar cuando te sorprenden.

Ampersand dijo...

No cabe duda que locos en pareja hay muchos, y a proposito hablando de eso, faltarian Thierry Paulin y Jean-Thierry Maturin, algo asi como Juana Barraza Samperio "La Mataviejitas" pero en Paris, de quienes se habia pensado que era una sola persona bautizada como "El Monstruo de Montmartre".

Como siempre, excelente reseña ECS ... Saludos !!!

Anónimo dijo...

Escrito con sangre, ¿no te preocupan algunos de los comentarios que se hacen en tu blog?

Anónimo dijo...

Aseguro que varios leen se indignan y al mismo tiempo siente un tipo de placer, salen de lo normal a lo obsceno por segundos y desearían VER luego regresan y saben que alguien sufrió y cierran.

Anónimo dijo...

Que loco

Pamela dijo...

Muy buena biografía como siempre!es increíble realmente la frialdad de algunas personas....y sin ánimos de ofender o criticar el trabajo de administrador,quería decir que vi que hay una fotograía que en esta historia dice pertenecer a Susannah Candy que es la misma que está en la historia de John List "el asesino de Westfield" y que se supone pertenece a uno de sus hijos asesinados....Saludos!!

Anónimo dijo...

Malditos... yo los habria matado a golpes