Chan Man-lok: "El Asesino Hello Kitty"




"Lo hice sólo por diversión. Sólo para ver lo que era hacerle daño a alguien".
Ah Fong en sus declaraciones


A sus 23 años de edad, la prostituta Fan Man-yee, más conocida como Ah Map, ya sabía sobre la crueldad del mundo. Abandonada cuando era niña, fue criada en un orfanatorio. Durante su adolescencia se dedicó a cometer pequeños robos, prostituirse y drogarse. La mayor parte de su clientela la conformaban miembros de alguna Tríada e invariablemente conocía el mundo del sexo, el dinero, el poder y la violencia. Su esposo era también un adicto a las drogas. Se conocieron mientras ella trabajaba como bailarina en la Discoteca Emperatriz Karaoke en mayo de 1996 y dio a luz a un hijo dos años más tarde. Sus vecinos en su casa del barrio de Kwai Chung (Hong Kong) se quejaban por permanecer despiertos a causa del escándalo producido por la violencia doméstica.



Fan Man-yee, alias Ah Map

Fan Man-yee conoció a Chan Man-lok en 1997, mientras trabajaba como prostituta en Villa Romance, un burdel de baja estofa. Chan era un líder de la Mafia China, la Tríada; también era un despiadado proxeneta de 34 años de edad, usurero y traficante de drogas. Era un cliente habitual del burdel y la pareja a menudo compartía largas sesiones de sexo y consumo de hielo. Pero Fan Man-yee cometió un error fatal: robó la billetera de Chan, que contenía el equivalente a 4,000 dólares. Chan se dio cuenta y le exigió que le pagase el dinero robado; ella obedeció, asustada, pero aunque Fan Man-yee le pagó los 4,000 dólares más otros 10,000 por intereses, Chan le exigió 16,000 dólares más para perdonar la ofensa. Fan Man-yee no pudo pagarlos y con ello selló su destino.


Ah Fong, una chica residente de Hong Kong, acababa de cumplir 13 años cuando decidió ya había tenido suficiente de su infancia. Odiaba su casa, su barrio, sus raíces, odiaba a sus hermanos mayores y las constantes discusiones con sus padres. En 1998, justo antes del Año Nuevo Lunar, se escapó de su casa. Según declararía tiempo después, de pronto se encontró "sentada, en las nubes, en un restaurante barato, rezando para que alguien llegara y cambiase mi suerte". Quien llegó fue un joven de 18 años de edad con expresión de imbecilidad, quien se sentó a su mesa y comenzó a hablar con ella. "Fue la más desastrosa conjunción de dos seres humanos", diría Ah Fong. El joven llevaba un traje negro falso de Armani, una cadena de oro al cuello, una pulsera del mismo material. "Hola", le dijo. "Mi nombre es Leung Wai-lun, pero mi apodo es ‘Gángster’”. Ah Fong se enamoró de inmediato. Los miembros de la Triada, la Mafia China, son jóvenes, tienen dinero, conexiones y poder. Ah Fong y Leung Wai-lun se convirtieron en amantes esa misma noche.



Leung Wai-lun, alias “Gangster”

Durante todo el año, Ah Fong visitó a sus padres sólo de vez en cuando y casi nunca fue a la escuela. Con sus 13 años de edad, Ah Fong amaba el neón, el mundo plástico de los hoteles de paso, el sexo todas las noches, las discotecas y bares de karaoke con nombres como Big Spender, Golden Fundador y Silver Turbo Dragón. Una noche, en el bar de Big Echo Karaoke, Leung Wai-lun introdujo a Ah Fong a su Tríada presentándole al "Gran Hermano", el dirigente del grupo, Chan Man-lok.



Ah Fong, la joven novia de Leung Wai-lun

Él le dijo: "Tienes que venir y quedarte en mi casa”, un apartamento de siete habitaciones ubicado en la famosa calle comercial Granville Road. Era un sitio perfecto para aquellos jóvenes. Tenía televisión por cable, videojuegos, Playstation, películas de Hollywood, películas de Hong Kong, pornografía, juguetes sexuales, alcohol y un montón de drogas. Chan era un fanático del personaje “Hello Kitty”, así que su lugar tenía cortinas, sábanas, utensilios de cocina y muñecos de peluche de Hello Kitty.



El edificio en Granville Road


Chan utilizaba su casa como centro de operaciones de usura, proxenetismo, pornografía, piratería y narcomenudeo. Sobre todo vendía hielo (“ice”, clorhidrato de metanfetamina, un psicoestimulante, pariente de la anfetamina, mucho más potente y sumamente adictivo).








Chang declararía alguna vez sobre su consumo de hielo: "Cuando estoy ‘helado’, todas las reglas normales de la sociedad se esfuman. Todo es tan simple. Sólo quiero sexo y violencia y no me importa cómo obtenerlos. Soy un súper héroe de Playstation y el mundo es mi juego de video".



El 17 de marzo de 1999, Chan ordenó a sus dos cómplices, Leung Shing-cho de 27 años de edad y Leung Wai-lun “Gángster” de 21 años, que secuestraran a Fan Man-yee, quien estaba en su casa. El plan original era llevarla al departamento en Granville Road y ponerla a trabajar en la prostitución para tomar todas sus ganancias, hasta que pagase su deuda, que era cada vez mayor conforme pasaba el tiempo.



Chan Man-lok

Pero las cosas no salieron de acuerdo a lo planeado. Al igual que Fan, los tres delincuentes eran asiduos consumidores de hielo. Bajo los efectos de la droga, tener a la indefensa chica allí resultó irresistible. Los tres comenzaron a castigarla asiduamente por simple diversión, o cuando estaban aburridos y no había nada en la televisión.



Leung Shing-cho


Decidieron colgar a Fan Man-yee del techo, desnuda, para darle constantes golpizas. Le pegaban con la hebilla de los cinturones o le propinaban puñetazos. Si se quejaba, gritaba o lloraba, la castigaban con más rudeza. Sus torturadores la obligaban a sonreír o reír a carcajadas, simulando estar feliz, mientras la golpeaban salvajemente o la quemaban con cigarrillos.



Fan Man-yee poco antes de ser secuestrada

De vez en cuando, Ah Fong, quien había cumplido 14 años y para entonces ya era la novia de Chan Man-lok, los visitaba y se sumaba a la diversión. “Era como un juego”, declararía tiempo después en la Corte. “Si ella no sonreía, la golpeaban con más violencia. Le decían que se riera mientras la quemaban. Había una atmósfera de diversión”.


Los tres hombres encontraron en la cocina del apartamento todo lo necesario para torturar a la chica. A veces le prendían fuego a unos popotes y dejaban gotear el plástico derretido sobre las plantas de sus pies, hasta que la piel se ampollaba y empezaba a supurar. Luego le derramaban aceite hirviendo sobre las heridas. Cuando se les terminaba la paciencia, le quemaban los pies directamente con fuego, y le golpeaban los pies quemados con un palo. Muchas veces tomaban fotografías, documentando sus acciones.


En varias ocasiones, los tres hombres la obligaron a quedarse de rodillas, para orinarle en la cara y en la boca, forzándola a tragar la orina, castigándola a golpes cuando no conseguía hacerlo con rapidez. También se divirtieron haciendo que Ah Fong defecara dentro de una caja de zapatos y obligando a Fan Man-yee a comerse las heces mientras sonreía.


Conforme pasaban los días, aumentaba la brutalidad de las torturas infligidas. Fan Man-yee fue violada muchas veces, a veces con objetos que le desgarraron la vagina. A veces la ataban con cables eléctricos, la colgaban del gancho en el techo y la golpeaban con barras de hierro, reventándole las piernas. Más adelante, ni siquiera se tomaban el trabajo de descolgarla y se quedaba allí colgada toda la noche.


Tras un mes de soportar todo tipo de torturas y vejaciones, Fan estaba tan enferma y maltrecha que alternaba momentos de consciencia con períodos de inconsciencia, mientras permanecía tirada en el piso o colgando del techo. Ahí solían dejarla por días, mientras los cuatro salían a jugar videojuegos en un local cercano. Cuando le preguntaron a Ah Fong por qué participaba de las torturas, ella explicó con esfuerzo que Fan Man-yee le caía bien, pero que ella “quería saber cómo se sentía castigar a alguien. Ella estaba destruida y divertirse torturándola ya no era tan divertido. Pero igual continuamos, no había otra cosa que hacer”.


Hacia el final, Fan Man-yee permaneció tirada en el piso del baño por dos días. Una mañana, Ah Fong se despertó, fue al baño y la encontró muerta. Había fallecido durante la noche. Los tres mafiosos discutieron qué hacer con el cadáver. Como no llegaron a ninguna decisión, la dejaron donde estaba y se fueron al local de videojuegos. A la mañana siguiente, bajo los efectos de una fuerte dosis de hielo, tomaron una decisión.


Depositaron el cadáver en la bañera y lo cortaron en trozos. Chan tomó un serrucho y separó la cabeza. Sus dos compañeros de Tríada desnudaron el cuerpo, lo descuartizaron, envolvieron los trozos en plástico y los guardaron en el refrigerador. Tardaron diez horas en el proceso.


Cuando Ah Fong se despertó, Chan sostenía una bolsa de plástico delante de sus ojos. “Son los intestinos de Fan. Llena la bolsa de agua caliente, hasta que deje de apestar”, fue la sencilla explicación que su novio le dio.


Mientras Leung Shing-cho cocinaba la cabeza en una olla, llamó a la niña: “Ven aquí y échale una mirada”, le dijo. “No, me da miedo”, contestó ella. “Sólo imagínate que estás viendo la televisión”.



El cadáver

Tiempo después Ah Fong declararía en la Corte: “Cuando miré en la olla y vi la cabeza hirviendo, cociéndose, resultó que era verdad. Era como una que había visto un programa”.


Al mediodía se detuvieron para almorzar. La cabeza de Fan Man-yee seguía hirviéndose en una de las hornillas, mientras los fideos se cocinaban en la otra. Usaron la misma cuchara para revolver ambas ollas.


Una vez que la cabeza quedó reducida a una calavera, abrieron un enorme muñeco de peluche con la figura de Hello Kitty con cola de sirena. Era parte de la colección de Chan. Metieron dentro la calavera y después cosieron de nuevo la muñeca.








La muñeca de Hello Kitty donde guardaron la cabeza

Sobre el porqué metieron la cabeza dentro del muñeco de peluche, Chan declararía: "Todo le puede ocurrir a Hello Kitty, ese es el punto. De hecho, eso es de lo que la sirena se trata: cabeza de gato y cuerpo de pez. Es una locura y al revés. Todo, incluso las cosas locas, tiene sentido para Hello Kitty”.


Tiraron la mayor parte del cuerpo a la basura, y les dieron los brazos y las piernas a unos perros vagabundos. Guardaron varios paquetes de carne en el refrigerador y se cree que se la comieron en los siguientes días.



Ah Fong junto al refrigerador lleno de carne humana

Todo hubiera ido bien para los tres asesinos, de no ser por las pesadillas que comenzaron a asolar a Ah Fong. La descarnada Fan Man-yee se le aparecía en sueños.


Tenía constantes pesadillas donde la chica asesinada le reprochaba sus acciones y la perseguía. Volvía a verla atada con alambres, colgando del techo. Esto se repitió durante semanas, hasta que Ah Fong desarrolló un enorme miedo a dormir.



El departamento donde ocurrió el crimen





En mayo de 2009, Ah Fong se derrumbó: acudió a la estación de policía de Tsim Sha Tsui, Hong Kong, y confesó todo. Los detectives se mostraron escépticos cuando la bonita niña de 14 años de edad, se presentó ante ellos diciendo que estaba siendo perseguida por el fantasma de la mujer que había ayudado a torturar, matar y descuartizar un año antes.







Pero cuando fueron al departamento del tercer piso de Granville Road, descubrieron lo que muchos policías y abogados chinos considerarían el crimen más sórdido de la década en Hong Kong.



La policía llega al lugar del crimen



Los agentes sólo pudieron encontrar un diente, algunas vísceras y dentro de la enorme muñeca de Hello Kitty, la calavera de la desafortunada Fan Man-yee.





Los exámenes forenses no pudieron determinar de forma fehaciente que la muerte se hubiese producido sólo por los castigos recibidos. El ya de por sí minado organismo de Fan Man-yee pudo colapsarse también debido a su adicción.



Las evidencias









Los responsables del crimen fueron arrestados enseguida. La niña Ah Fong no fue imputada, debido a su colaboración durante el juicio.



El arresto de los asesinos


Durante el proceso, Ah Fong le dijo al Tribunal: "La golpearon todo el tiempo. La golpearon cuando estaban aburridos. La golpearon para reírse. Era una travesura, un juego que jugaron con ella. Si ella no demostraba ser feliz cuando la golpeaban, entonces la golpeaban con más fuerza. Era un ambiente de constante diversión”.



Chan Man-lock bajo arresto

El fiscal afirmó: "Este caso me ha dejado sin aliento. Es el más malvado que puedo recordar. No es sólo por los hechos, sino por los personajes involucrados, que parecen estar completamente sin ninguna emoción humana normal. Creo que ellos se volvieron locos sin darse cuenta de ello. Vivir juntos en ese piso, drogados, empezaron a creer que ese mundo era normal. La tortura se convirtió en un juego para ellos. En sus mentes retorcidas se convirtió en algo aceptable”.



Las investigaciones


Al cabo de un juicio de seis semanas, el trío fue condenado a cadena perpetua por homicidio involuntario, allanamiento de morada y privación ilegítima de la libertad por un jurado de la Corte de Primera Instancia. Los tres permanecieron de pie, inexpresivos y vistiendo trajes oscuros, mientras se leía la sentencia. Durante veinte años, no podrán solicitar su libertad condicional.



El juez Peter Nguyen, que dictó la sentencia, declaró: “Nunca en Hong Kong en años recientes, una Corte ha oído de tal grado de crueldad, depravación, insensibilidad, brutalidad, violencia y perversidad”.



El cráneo reconstruido de Fan Man-yee

El asesinato se convirtió rápidamente en un suceso en los medios informativos de Hong Kong.Todos los periódicos de Hong Kong publicaron la historia en primera plana.



Los titulares

La enorme repercusión que tuvo el caso en los medios de Hong Kong, motivó que se produjeran dos películas sobre el caso: Sopa de cerdo humano, dirigida por Benny Chan Chi Shun y Hay un secreto en mi sopa, dirigida por Yeung Chi Gin. Así mismo, un episodio de la temporada cuatro de la serie de televisión Bones, titulado "The Girl in the Mask", trata sobre el hallazgo, dentro de una máscara, de la cabeza de una joven escort japonesa en Estados Unidos.


El departamento quedó lleno de basura y mucha gente comenzó a entrar de manera subrepticia para realizar sesiones espiritistas y comunicarse con el fantasma de la chica asesinada. En el lugar quedaron docenas de productos de Hello Kitty rotos, tirados en la basura.


Un círculo de velas y naranjas mohosas atravesadas con varitas de incienso marcan el lugar donde Fan Man-yee murió. Convertido en un macabro sitio para turistas, muchos de los que acuden dejan figuritas de Hello Kitty como una manera de recordar el sangriento suceso.


En palabras de Chan: "Hello Kitty no odia a nadie. Ella nunca dice ‘alto’, sólo acepta lo que tú hagas. Hello Kitty es el icono perfecto para una edad amoral”.




VIDEOGRAFÍA:

Bones ("The girl in the mask") (trailer)
video



BIBLIOGRAFÍA:



FILMOGRAFÍA:




30 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que este es el caso mas espeluznante que lei hasta ahora.

Joaquin

Anónimo dijo...

Buenas tardes, soy uno de los nuevos seguidores del blog, en cada lectura nos internamos en ese lugar tan misterioso y a veces incomprensible como lo es: " la mente humana", buen reportaje y como siempre ---escalofriante-----

.....

Gil dijo...

Excelente reportaje al terminar de leer me pregunto ¿Que desencadena que se disfrute el torturar y hacer sufrir a las personas? Y en algun momento hacerlo como una competencia y cada vez hacerlo peor son las drogas la sociedad algun desequilibrio u otra cosa incomprensible aun asi lo que fuera es imperdonable saludos Escrito y a todos los que leen y dejan sus comentarios

halford dijo...

tremendo caso, de verdad las drogas duras son un camino sin regreso, breve pero plenamente aterrador, y el de la semana anterior muy bueno también, de todo como en botica.

Gabriela Carreño dijo...

Que fuerte pobre chica, me acordé del caso de Junko Furata, el cuál es muy similar en varios aspectos. Pobre Chica, en estos casos, no puedo estar más a favor de la pena de muerte.
Saludos desde Chile

Anónimo dijo...

Excelente!!! Uno de mis casos favoritos!! Gracias Escrito!

daisy lilik salazar dijo...

de acuerdo con gabriela este caso me recordó mucho al de la chica junko furuta. En este caso como en otros, siento que muchos asocian el torturar con el placer de tener poder sobre alguien y creo que llega un momento en que ya no existen limites.

Anónimo dijo...

Un reportaje muy completo como siempre.
Gracias por seguir con el blog, la verdad los extrañé mucho.

--Chiriko

Lorena dijo...

La foto de la chica en la bañera, esa es otra historia, no tiene que ver con este caso. Esa es una mujer que se suicidó en la bañera, y la encontraron días después ya hecha sopa. Genial el blog, ¡saludos!

Anónimo dijo...

Me encantaría que compartas con tus seguidores la historia argentina que trata de una mujer que asesina a su amante y lo hace empanadas. Saludos escrito desde la ARGentina

Muthafuka overdrives dijo...

wow, increible relato, es inimaginable el horror que vivio la chica antes de morir. gracias exelente como siempre

Ampersand dijo...

Interminable sufrimiento le profirieron estos entes, que se despojaron de la etiqueta de seres humanos para transformerse en monstruos, inconscientes, drogados, enajenados con el placer insano de torturar y mostrar indiferencia ... el ser humano, con la complejidad que le otorga el desarrollo de sus cualidades mentales, en circunstancias excepcionales da muestra de una crueldad injustificada, fácilmente atribuible al uso de enervantes.

Todas estas personas, tanto asesinos como sus víctimas, nos dejan como un dura lección el conocer que sucedió, para en la medida de lo posible, no repetir tan atroz comportamiento .... Saludos !!!

Anónimo dijo...

Muy Buenos días, como siempre un gusto poder comentar en este blog, que nos atrae de una forma extrañamente normal, jajaja.

Como leí en comentarios anteriores, si recuerda mucho al caso de "Junko Furuta" y no nos olvidemos del caso de Sylvia Likens, torturada por varias personas repetidas veces.

Tenemos que tener en cuenta un aspecto fundamental aquí, para mí el consumo excesivo de la droga ICE (una de las más poderosas debido a su fuerte adicción) separó a estos individuos del mundo real, y los convirtió en unos totales asesinos insensibles, sin sentir el más mínimo remordimiento ante el sufrimiento de la joven. OJO! No los estoy justificando para nada, y sabemos que el mundo de la mafia, la japonesa sobre todo, esta relacionada con muertes, y negocios oscuros. Si no habrían tenido ese grado de adicción, supongo que solamente la habrían matado a la primera.

En fin, saludos a todos los Lectores! No estamos solos al parecer, jajaja! Todos tenemos ese ligero, llamemosle "morbo", de alguna manera, por estos particulares personajes.

Saludos desde Argentina.

GIOVANNA MONTIEL dijo...

Excelente trabajo, no conocía de este caso.
Quiero hacerles una recomendación, me gustaría que hablaran de Zhang Yongming, el hombre que desmembraba a jovenes para vender su carne.

Anónimo dijo...

Sin duda uno de los casos mas brutales que he leído

lolopino dijo...

Está buena la investigación, sin duda no hay palabras para describir lo que hicieron estos cuatro desalmados.
El único pero que le pongo es que hay detalles en las fechas que no checan: ¿cómo está éso de que casi durante toda la redacción Ah Fong tiene 14 años? Incluso se menciona que en 2009 "se derrumbó: acudió a la estación de policía de Tsim Sha Tsui, y confesó todo. Los detectives se mostraron escépticos cuando la bonita niña de 14 años de edad..."
Además, haciendo cuentas con la edad del tipo que la introdujo a la tríada, en el momento del crimen, Fong ya tendría 16 años.
Son errores que deben ser corregidos para que la narración no pierda credibilidad.
Saludos.

Anónimo dijo...

Creo que existe un error en la redacción, se dice que el secuestro de la víctima fue en 1999 y que en 2009, se delató el homicidio. Sería conveniente rectificar la falla, que supongo fue involuntaria.

Anónimo dijo...

OMG!!!...Terrible ,q crueldad hasta donde hemos llegado...excelente historia gracias

Sam... dijo...

''creo que se volvieron locos sin darse cuenta de ello''
Había escuchado con anterioridad de este caso, pero solo con respecto a la niñita de catorce años. Es muy impactante esta entrada puesto que habla de personas que no tienen, o perdieron, toda sensibilidad humana por alguien mas.
Realmente me ha dejado algo pasmada.
Saludos y sigan con buenas histroas como esta.

Anónimo dijo...

no pense que fuese real este caso. cuando lo escuche con dross pense que el lo habia inventado. es impensable lo que sufrio esta mujer y como su cuerpo resistio tanto. Dios como puede el humano ser peor que los animales que solo matan para comer.

Tamara Reyes dijo...

Que indignante y que seres más asquerosos cobardes perversos no merecen vivir son una vergüenza para la humanidad ojalá en la eternidad paguen con el triple que la hicieron sufrir a la pobre y desdichada joven que caso mas cruel más sádico estoy INDIGNADA!!������

Anónimo dijo...

hola no me coinsiden las fechas en el reportaje dice q sucedio en 1999 y luego cuando la chica de 14 añoshace la denuncia dice que fue en el 2009....

Reena dijo...

Pobrecita mujer, las drogas son malas y pueden hacer que la gente haga cosas terribles sin duda. Eso de que los turistas visitan el lugar donde murió y hacen sesiones espiritistas y le dejan muñecos de Hello Kitty no lo sabía, es súper macabro :SSSS

Anónimo dijo...

Hong Kong es la cloaca de China, el sector más vendido a la decadencia occidental. No me extraña que allí ocurran este tipo de atrocidades.

kevinwerder dijo...

OTRO REPORTAJE FANTASTICO.ALUCINO CON LA CRUELDAD Y EL TOTAL ABSENTISMO DE EMPATIA DE CIERTAS PERSONAS,EN MI OPINION PERSONAL A ALGUNOS SE LES DEBERIA CASTIGAR CON LOS MISMOS SUFRIMIENTOS QUE ELLOS LES DIERON A SUS VICTIMAS. FELICITARTE UNA VEZ MAS POR TUS ESFUERZOS EN TRAERNOS ESTOS DOCUMENTOS KEVINWERDER

brenda jaimez dijo...

Creo que la cárcel no es suficiente castigo para estos desalmados, ojala que ahí refundidos sus mismos compañeros reos les hagan pagar cada uno de sus actos y de la misma forma para que sientan el dolor y sufran un poco, SE LO MERECEN! En cuanto a la chica Fong me parece que tambien se merece castigo por no hacer nada al respecto antes de su muerte, En mi opinion ella la hubiera podido salvar de tan cruel forma de morir.

Brenda

Paola Esparza dijo...

qué lata que no se respondan los comentarios

Anónimo dijo...

Muy buena entrada, para un crimen desolador, una de las cosas que mas me molesta a parte de lo cretinos que fueron los muy sádicos es que Ah Fong quedase sin ninguna condena ni castigo ella participo.

THE GREAT GATSBY dijo...

una pregunta ah fong se menciona que se escapa de su casa en 1998 ala edad de 13 años y se entrego en el 2009, aunque se estipula que tiene 14 años en el momento que acude a la policia. que dato es el correcto?...es el de 2009 porque asi me queda mas claro su motivacion de buscar ayuda y no creer ser descubierta,y el porque en el caso es relevante la calavera dentro de la muñeca. aunque esta parece manchada de sangre, igualmete la fotografia de ah fong y el refrigerador lleno de carne humana la he podido ver en otro caso de canibalismo en asia...(aunque este comentario es de fecha mas reciente que la publicacion de esta entrada) me encanta tu blog y gran trabajo lo sigo desde 2011 pero hasta hoy pude ver ese detalle que me genera esta duda

Anónimo dijo...

No coinciden para nada algunas fechas, el ganster tenia 18 años en 1998 y 21 en 1999 según la nota, y Ah fong tenia 13 en el 1998 y después dice que se entrego en 2009 con 14 años, tal vez quiso escribir 2000 por que dice un año después del asesinato, pero de igual manera en 1998 tenia 13, en 1999 tenia 14 y 2000 tendría que tener 15.