Anthony Sowell: "El Estrangulador de Cleveland"



“Y a la hermosa que respira cien perfumes, gala, amor,
la persigo hasta que mira, y me gozo cuando aspira
mi punzante mal olor”.
José de Espronceda


Edward Anthony Sowell nació el 19 de agosto de 1959 en Cleveland, Ohio (Estados Unidos). Su infancia y juventud transcurrieron en la miseria. Realizó estudios básicos. Fue un niño maltratado que desde pequeño aprendió a odiar. Se crió en East Cleveland, siendo uno de los tres hijos de Claudia "Gertude" Garrison, quien era madre soltera. En un incidente, su madre lo obligó a desnudarse delante de los otros niños, azotándolo con cables eléctricos hasta que sangró. Con ellos vivía una sobrina pequeña, a quien Anthony Sowell comenzó a violar diariamente desde que ella tenía diez años de edad. Durante dos años, la niña aguantó el abuso físico de su joven tío. Cuando no estaba abusando de ella, Sowell se dedicaba a recorrer las calles buscando trozos de metal que vendía como chatarra, así como a pedir dinero a los transeúntes.



Anthony Sowell


Siempre fue un hombre violento, con accesos incontrolados de ira. A pesar de eso, a la edad de diecinueve años, Sowell entró en el Cuerpo de Marines de Estados Unidos. En 1980, Sowell pasó un año en el extranjero con el Grupo de Apoyo a la Fuerza y luego regresó a Cherry Point. Luego estuvo asignado a la Infantería de Marina en Okinawa, Japón. Durante su carrera de siete años en el Cuerpo de Marines, el cabo Sowell recibió una Medalla de Buena Conducta con una estrella de servicio, una cinta de implementación de servicio en el mar, un Certificado de Felicitación, un Mástil Meritorio, y dos cartas de agradecimiento.








En 1989, una mujer que estaba embarazada de tres meses fue a la casa de Sowell voluntariamente; pasó a visitarlo, pues lo conocía. Cuando ella trató de irse, Sowell no lo permitó: la ató de pies y manos con una corbata y un cinturón, y luego la amordazó con un trapo. La víctima declaró después a la policía: "Él me estranguló muy duro. Pensé que iba a morir". Sowell fue acusado de violación, secuestro y tentativa de homicidio. Con el tiempo se declaró culpable del cargo de intento de violación, y como resultado fue sentenciado a quince años de prisión.



Sowell salió de la cárcel en 2005. Los años en prisión lo habían endurecido. Siguió dedicándose a recolectar basura para venderla. Bebía constantemente y presentaba accesos de ira cada vez más fuertes. Sus vecinos a veces lo veían caminando por las calles de Cleveland, recogiendo trozos de metal, con una chamarra o un abrigo raído, un gorro sucio, la barba crecida, el aspecto desaliñado y oliendo mal. Para todos los efectos, Sowell era un indigente.





Asombrosamente, su casa era una de las más arregladas en una cuadra llena de viviendas con la pintura descascarada y las ventanas rotas. Se veía segura. Sowell solía sentarse en los escalones del frente a tomar cerveza y saludar a los vecinos que pasaban hacia la tienda de la esquina. A algunos les ofrecía drogarse con él.



La casa de Sowell


Apenas salió de prisión, reinició su búsqueda de mujeres. Pese a ser un hombre desaliñado y poco atractivo, constantemente invitaba a prostitutas a su casa, ubicada en un barrio muy transitado, y ellas accedían a acompañarlo. Con el ofrecimiento de beber unos tragos, llegaban a su domicilio, donde Sowell les hacía creer que les prepararía algo. Luego las agredía de forma salvaje.



Las víctimas (click en la imagen para ampliar)


Lori Frazier, la sobrina del alcalde de Cleveland, Frank G. Jackson, comenzó una relación amorosa con Sowell poco después de su salida de la cárcel y vivió en su casa. Pero algo había cambiado. En esta nueva etapa, Anthony Sowell atraía a las mujeres para matarlas. Las golpeaba, luego las amarraba y les quitaba la ropa. Una vez desnudas, las violaba y sodomizaba. Cuando terminaba, las estrangulaba con sus propias pantaletas. Luego las descuartizaba y desperdigaba sus restos por la vivienda. A otras las enterraba en el patio.






Las víctimas: Amelda Hunter, Crystal Dozier y Diane Turner






El 22 de septiembre de 2009, una de ellas, Tanja Doss, sobrevivió al encuentro. Tiempo después declararía: “Cuando subí con Sowell al dormitorio del tercer piso para tomar un trago, éste me atacó. Estaba sentada en la esquina de la cama y él nada más se paró de un salto, y vino, y empezó a ahorcarme". Agregó que se escapó a la mañana siguiente, cuando él fue a la tienda. Pero ella fue la excepción.



Las víctimas: la búsqueda de Janicce Webb




Tanja Doss presentó una denuncia contra él por violación y agresiones. Se giró una orden de aprehensión contra él. Los agentes de la policía llegaron al domicilio de Sowell y al no encontrarlo revisaron su casa. Fue entonces cuando encontraron dos cadáveres en el tercer piso.



Las víctimas: Kim Yvette Smith, Leshanda Long y Michelle Mason






Mientras tanto, Sowell paseaba tranquilamente por una calle cercana al principal cuartel policial de Cuyahoga. Allí lo ubicaron unos patrulleros, que lo arrestaron enseguida. Al principio negó su identidad, pero después de una revisión de sus huellas dactilares, admitió ser la persona que buscaban los agentes.



Las víctimas: Nancy Cobbs y Telacia Fortson




Las investigaciones hallaron seis cadáveres más en el patio de la casa de Sowell; dos de ellas eran negras. Esa sección estaba oculta de la vista por una casa vacía a la izquierda y la pared sin ventanas de una fábrica de embutidos a la derecha. Cuando el olor de los cadáveres en descomposición llegaba hasta la calle, los vecinos le echaban la culpa a la fábrica.



Las víctimas: Tishana Culver y Tonia Carmichael




La policía encontró tres cadáveres más enterrados bajo las escaleras. Un cráneo fue hallado en un cubo en el sótano. Además encontraron restos de otra mujer en los alrededores de la vivienda. Debido a su avanzado estado de descomposición no se lograron determinar las causas de su muerte. Al terminar de revisar toda la casa, el número de cadáveres ascendía a once. Una de ellas fue identificada como Tonia Carmichael, cuya desaparición fue denunciada en 2008.






La escena del crimen






El descubrimiento de los cadáveres representó una vergüenza para la policía de Cleveland, que fue acusada por familiares de las víctimas de no investigar adecuadamente las desapariciones, dado que la mayoría de las mujeres desaparecidas eran drogadictas y vivían en un barrio empobrecido. Tras las muestras de indignación por los asesinatos, el alcalde recomendó una reestructuración en la forma en que la ciudad atiende los casos de personas desaparecidas y las investigaciones sobre delitos sexuales. En 2010, varias personas presentaron una demanda contra la ciudad.



Los cadáveres


Sowell compareció ante el Juez de un Tribunal Municipal de Cleveland y fue acusado de once cargos de homicidio con agravantes. Su juicio duró dos años. En 2011, el jurado deliberó durante quince horas, antes de anunciar el veredicto. Sowell fue hallado culpable de homicidio agravado, secuestro, ocultamiento de evidencias y abuso de un cadáver, lo que cerró un caso que conmocionó a la ciudad de Cleveland desde que los cadáveres fueron desenterrados en “La Casa con Olor a Muerte”, como se referían a ella los vecinos.



Conferencia de prensa sobre el caso


La mayoría de las familias de las víctimas salieron por una puerta lateral del juzgado, para no hacer declaraciones sobre el veredicto. Cuando Sowell fue hallado culpable, la madre y la hija de la víctima se abrazaron y lloraron. Apenas el jurado abandonó la sala, Sowell levantó las manos esposadas. Ninguno de los abogados emitió comentarios.



Perfil de Sowell en alt.com


Un juez lo sentenció a muerte. "Nos merecemos esta justicia", declararía ante los medios Denise Hunter, cuya hermana Amelda apareció sepultada en el traspatio de Sowell, dentro de bolsas de polietileno para basura. "Estoy muy agradecida de que finalmente, hoy, todas nuestras familias puedan descansar, igual que nuestros seres queridos, con la seguridad de que la paz ha vuelto a nosotros".



BIBLIOGRAFÍA:

18 comentarios:

Griever Hellion dijo...

kill them all

Anónimo dijo...

Me pregunto, tantas cámaras que hay en todas las ciudades, supuestamente para "vigilar" la seguridad de la gente, qué rol cumplen en estos casos? Quién monitorea lo que las cámaras captan en cada barrio, cuadra, manzana? Si vivimos en una sociedad tan vigilada, entonces debería ser más sencillo ver cuando una mujer u hombre entra en una casa... y nunca más vuelve a salir.
Breve el caso, pero bien descriptivo en la ira cada vez más incontrolable del asesino. Me gustó además por el "final feliz". Saludos!

Laura Alfaro dijo...

Puede que vivamos en una sociedad vigilada, Anónimo, pero al mismo tiempo vivimos en una sociedad desinteresada. En las ciudades grandes la gente aprende a no meterse más que en sus asuntos, y la clásica figura de la vecina que se la pasa en la ventana viendo lo que hacen los demás es vista con sorna y/o desprecio. Nadie pregunta por nadie, para no verse obligados a responder preguntas. Además, el ritmo de vida frenético hace que uno no tenga mente más que para los problemas propios. Súmale el hecho de que en este caso las víctimas son vistas como merecedoras de lo que les pase por salirse de las normas aceptadas de la sociedad, y tenemos el campo perfecto para un caso como el que hoy presenta Escrito

Me gusto, corto y conciso. Saludos a todos, en especial a Halford, Karuna, Z0epy, Galo Nomez y en especial a Escrito

Anónimo dijo...

HOLA HACE POCO Q LEO ESTA PAGINA ME ENCANTA LA ENCONTRE POR CASUALIDAD BUSCANDO INFORMACION DE CLAUDIA MIJANGOS Y AHORA LA LEO TODOS LOS DIAS ME GUSTAN LOS CASOS RECIENTES COMO ESTE Y MAS RESUELTOS Q BUENO Q LE DIERON LA PENA DE MUERTE POR Q ME DA CORAJE CUANDO SE SALEN CON LA SUYA SALUDOS ADRIANA

Galo Nomez dijo...

No sólo eran mujeres pobres y adictas, sino también de raza negra, que de seguro fue otra causa para que la policía actuara con tanta displicencia respecto del caso. Aquí en Chile tenemos en caso similar: los crímenes de Alto Hospicio, cerca de Iquique. Cuando los familiares iban a la policía, sus funcionarios decían que lo más probable era que las adolescentes hubiesen ido a trabajar a algún cabaret peruano. Sólo un hecho casual permitió descubrir que habían sido asesinadas por Julio Pérez Silva, el mayor asesino múltiple registrado en el país hasta la fecha.

Anailuy dijo...

Buen caso, corto pero me gusto
Y asi es la justicia siempre a favor de la clase alta solamente deberia llamarse mejor injusticia

Saludos!!!!

Spizma-Krad dijo...

Recuerdo cuando ví en las noticias que habían descubierto los cuerpos en la casa de Cleveland...
Me gustan las entradas como estas...

z0epy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
z0epy dijo...

HOLA A TODOS DE NUEVO SIGO AQUI DESDE QUE LLEGUE TERMINANDO EL DE LOS ATENTADOS.
HABLANDO DE ESTE HOMBRE QUE BUEN CASTIGO LE DIERON Y BIEN MERECIDO MIRA QUE UN VIOLADOR EL CUAL ABUSO DE LA SOBRINA DE 10 AÑOS Y ME UNO A LO QUE DICE LAURA Y EL ANONIMO ESO ES CIERTO YO MISMA HE VISTO CUANTAS VECES SE VE MALTRATO Y NO SE DENUNCIA POR MIEDO O POR QUE SE HA ESCUCHADO ESE LEMA QUE DICE QUE NI DE TU FAMILIA ES ENTONCES CON ESTA SOCIEDAD PUES NO HAREMOS NADA TAN ES ASI QUE RECORDEMOS EL CASO KITTY GENOVESE QUE SE PUBLICO AQUI...

SALUDOS A TODOS LOS SEGUIDORES DE ESTE WEBSITE EN ESPECIAL
☺ANAILUY
☺HALFORD
☺KARUNA
☺LAURA ALFARO
☺TESSIO
☺GALO NOMEZ
☺SPIZMA
☻☻☻ESCRITO CON SANGRE☻☻☻

Salem dijo...

Y las familias denunciaban lo q acurria y no las hacian ni caso,es mas facil mirar para otro lado.
Y sigue a la espera de la ejecucion?
Saludos a todos los sangrientos y en especial Escrito

Bunny dijo...

en la vida habia escuchado de este caso... y si que esta sorprendente,, pero me pregunto igual que casi todos... y las autoridades??,, rascandose la panza como siempre!!!

Me gusto el caso,,, cortito, pero bueno,,,y menos mal que con este loco, deprabado se hizo "justicia"...

Anónimo dijo...

Excelente blog. Te recomiendo a Charles NG y Leonard Lake, David Parker Ray, a Gary Ridgway, Daniel y Manuela Ruda, Bela Kiss, Tommy Lyn Sells y a Anatoli Onoprienko, sigue así es un blog con mucha info y muy bueno!

Lupe dijo...

Se siente tan bien leer un caso donde por fin el culpable este en la carcel y se haga justicia. Por cierto, tu blog es genial, me encanta :).

Sade_Satani dijo...

Este individuo es simplemente una basura humana.
En plenas facultades mentales y sin notoria influencia maligna espiritual.
Un depredador terrible.
Pregunta------
Porque no se menciona en este articulo que sus asesinatos los grababa con una videocamara y todos esos videos fueron decomisados por la policia y fueron usados en el juicio. donde algunos integrantes se desmayaron al ver homicidios reales en vivo y a todo color como solo un demonio podria haberlos realizado?????????

Otra decepcionante falla de este blog...intencional???

Anónimo dijo...

Encontré su cuenta en esta página, muy interesante, podrían agregarlo a la info.

http://www.blackplanet.com/tony223936/

Sade_Satani dijo...

No es la primera vez que encuentro una mala reseña en este blog. Omite que este malnacido filmaba sus torturas y asesinatos, tan horribles que los detectives se aterrorizaron de esos films. Tambien pasa por alto que vivia con su esposa, la que seguramente conocia de sus perversidades y fue complice. Quien se imagina en su propia casa estos episodios y no darse cuenta? Imposible. En fin, blog chafa.

Ampersand dijo...

Bueno, ya ves que en ocasiones me dedico a hacer peticiones ECS, pero en comparativa, existió un tal Elias Xitavhudzi, un sudafricano de color que asesinó mujeres blancas, y fue llamado "Pangaman" (algo así como el Hombre del Machete), fue parte de una cadena de asesinos en serie sudafricanos, pero no hay demasiada información al respecto.

Si de vez en cuando te dedicas a omitir uno que otro dato, sé que es debido a la difícil tarea de recopilar y escribir tu blog; de acuerdo, hay quienes te hacen observaciones, pero no me agrada en lo personal que sean tan incisivos e irreverentes en su comentario. Me imagino que si intentaran al menos hacer la décima parte del esfuerzo que te lleva a ti hacer tu blog, desistirían a la semana de haber iniciado el suyo.

Gracias ECS por tu excelente trabajo, saludos !!!!!

Anónimo dijo...

Buen caso como siempre, siempre me he preguntado que tendrán en la cabeza los asesinos para ser tan crueles y no tener remordimiento de conciencia.