Rafael Pérez Hernández: "El Castillo de la Pureza"


“En un afán de restaurar el paraíso en pleno centro del infierno, en un intento de fundar una raza del porvenir un hombre hace de su núcleo familiar una comunidad en la que jamás se opone un perjuicio a un deseo, una reserva a un impulso biológico, una vacilación a un apetito. Seres libres de ataduras morales, están separados por un muro infranqueable de los fariseos, los falsos moralistas y los simuladores. Y es en la atmósfera de esta casa sin relojes, calendarios o espejos donde habrá de consumarse un crimen que no tendrá castigo. Al término de una hora determinada este hombre será ajusticiado como su mujer y sus dos hijos mayores han resuelto: sin piedad y sin remordimiento”.
Luis Spota


Rafael Pérez Hernández nació en Encarnación de Díaz, Jalisco (México). Allí transcurrió su infancia y juventud. Se casó muy joven y se divorció a los treinta y tres años. En un accidente ferroviario, perdió el brazo izquierdo: cayó de un tren en marcha cuando viajaba como polizón. Esa mutilación le causó un profundo rencor y un trauma del que jamás se repuso. Poco después, conoció a una joven que lo deslumbró; se llamaba Sonia María Rosa Noé y tenía diecisiete años de edad. Ella era descendiente de vascos. Al poco tiempo se casaron y decidieron trasladarse a la Ciudad de México, para vivir en la esquina de las calles Insurgentes Norte y Godard; se asentaron en la llamada “Casa de los Macetones”, una vieja casona de estilo europeo que estaba prácticamente en el abandono. Imbuido en la lectura de obras filosóficas de distintos periodos y diferentes corrientes, Rafael se asumió como “librepensador”, aunque eso no lo privaba de ser devorado por unos celos terribles ante la belleza de su joven esposa, rubia y de ojos azules. Rafael abjuraba de cualquier tipo de religión. Cuando su primera hija nació, no quiso ponerle “el nombre de alguna santa” y la llamó Indómita Pérez Noé.



Sonia María Rosa Noé con su hija menor, Librepensamiento Pérez


Proveniente de una familia eminentemente católica, decidió romper con sus familiares. Tenía un hermano y un tío al que veía con cierta frecuencia. Eran padrinos de bautismo de sus hijos. Pero ante su nueva visión del mundo, el mundo estaba contaminado por la corrupción, la mentira, el crimen. Cuando lo comentó con ellos, no lo comprendieron; Rafael decidió que también se habían corrompido y no volvió a verlos. Además, para alejar a sus hijos de cualquier tentación, Rafael decidió que jamás irían a la escuela. Tampoco serían tratados por médico alguno. Tenían que vivir en estado natural, alejados del supuesto progreso del siglo XX.



La maltratada familia

La Casa de los Macetones tenía un peculiar olor al que los vecinos jamás pudieron acostumbrarse. Contaban que apestaba a muerte, lo que de algún modo era cierto. Rafael Pérez Hernández había montado una pequeña industria casera, consistente en una fábrica de venenos para ratas e insecticidas. Tenía una enorme habitación donde experimentaba. Gozaba al atrapar roedores y atormentarlos, administrándoles diferentes cantidades de venenos. Pasaba allí largas horas viéndolos agonizar, disfrutando su sufrimiento.






Libre Pérez


Después de Indómita, tuvieron dos hijos más. Pero el manejo descuidado del laboratorio provocó que uno de ellos muriera envenenado; como Rafael se negó a que recibiera atención médica, el bebé murió. Lo enterraron en el jardín de la enorme y deteriorada casa. Pérez Hernández cubrió con cal el cadáver para que no oliera, aunque no dio resultado. Un año después, nació otra niña. Una versión diría que el mismo Rafael había experimentado con ella un nuevo tóxico. Presa de convulsiones y dolores espantosos, la bebé comenzó a vomitar sangre y espuma. La esposa de Rafael lo amenazó por primera y única vez en su vida, y él tuvo que llevar a la niña con un médico. No sirvió de nada. El doctor Rafael Medellín declaró que cuando le llevaron a la niña, de escasos seis meses de nacida, estaba agonizando. El padre se llevó el cuerpo y lo enterró también en su domicilio.



La niña, poco antes de morir

Las muertes cesaron, pero no los maltratos. Durante quince años, Rafael Pérez Hernández se comportó como un tirano. Procreó cinco hijos más con su esposa, a quien bautizó como Libre, Soberano, Triunfador, Bienvivir y Librepensamiento. Cuando tuvieron la edad suficiente, sus hijos elaboraban los insecticidas y el veneno para rata que el padre vendía en las tiendas del centro de la Ciudad de México. El padre exigía respeto y devoción, se consideraba dueño de sus hijos. Era estricto y los obligaba a trabajar largas jornadas. Los alimentaba todos los días con agua, avena y frijoles, una alimentación modesta que favorecería a la espiritualidad.



Bienvivir Pérez


Los horarios para la comida eran rigurosos y, cuando la familia estaba reunida, el padre hablaba de sus ideas ante un grupo de niños que comían silenciosos sin entender lo que les decía. También los obligaba a escuchar música clásica y aprenderse todo lo concerniente a cada una de las piezas, bajo amenaza de castigarlos si cometían errores. Después de trabajar, reunía a su familia en un cuarto y les leía obras de filosofía. También les hablaba del mundo exterior, de todo lo que transcurría afuera de la casa donde vivían permanentemente encerrados. Lo describía como un sitio lleno de horrores, de maldad e inmundicia. Por ello, toda visita estaba prohibida. En la casa no había calendarios, ni relojes, y solamente existía un espejo en la recámara principal. Pese a todo, Rafael Pérez Hernández no respetaba sus propios preceptos; cuando salía a vender sus productos, comía opíparamente en algún restaurante y frecuentaba prostitutas.



El cuarto de los hijos


Un día, Libre Pérez Noé, el hijo de quince años, se atrevió a subir al árbol más grande del patio. Era una mañana soleada y su padre se había ido a vender el raticida. Estaba cansado de trabajar, sabía que del otro lado de las paredes había algo distinto a las ruinas de la casa en que vivían. Estuvo subido en la copa del árbol un buen rato. Vio a otras mujeres diferentes a su madre y a sus hermanas caminando por las calles. Al bajar, les contó a sus hermanos cómo era la calle, cómo vivían en el mundo exterior. Esa misma noche, al pequeño Triunfador le remordió la conciencia y le contó a su padre lo que había pasado. El castigo para Libre fue ejemplar: lo golpeó salvajemente y después lo encerró en un cuarto oscuro y estrecho, reservado para los castigos, condenándolo a no comer durante tres días.


Taladró agujeros en las puertas y paredes y se acostumbró a espiar a su familia. Cuando estaba de mal humor, gustaba de disparar al aire con su flamante pistola. Después de eso, Rafael Pérez Hernández decidió llevar a sus hijos a la calle para enseñarles la podredumbre de la que se encontraban a salvo dentro de su casa. Los llevó al rumbo de La Merced, al famoso cuadrante de la Soledad, donde prostitutas y malvivientes se asoleaban sentados en la banqueta. Indómita, Libre y Soberano Pérez Noé fueron los primeros en efectuar la travesía. Cada uno fue solo con su padre en lo que él llamó “un viaje de iniciación al Mal”. Regresaron confundidos y temerosos a refugiarse de la mala experiencia en la elaboración de los raticidas.



Triunfador Pérez


Pero Indómita Pérez hacía honor a su nombre. Tenía ganas de vivir y de marcharse de aquel lugar; además, odiaba a su padre al mismo tiempo que le profesaba un extraño amor. El despertar de su sexualidad y la relación incestuosa que cometió con su hermano Libre, motivaron nuevos castigos por parte de Rafael Pérez Hernández. Su padre le decía que vivían en el Paraíso, un Paraíso terrenal que se mantenía con las ganancias de la venta de insecticidas y veneno, por ello tenían que trabajar tanto y sufrir mucho.






Indómita Pérez


Su padre comenzó a llevarse a Indómita con él para vender los venenos y mantenerla vigilada; pero ella se sintió atraída por el dependiente de una de las tlapalerías donde su padre vendía sus productos. El chico la miró con deseo. Para ella fue una revelación.



La Casa de los Macetones tras el descubrimiento



Meses después se atrevió a pedir ayuda. Escribió en un papel con letra grande que eran prisioneros de su padre, “un loco que se sentía Dios”. Indómita subió al árbol, el mismo enorme árbol desde el que su hermano Libre había visto el mundo y arrojó el papel a la calle. Tuvo que hacerlo en tres ocasiones diferentes antes de que alguien la viera, recogiera el papel y llamara a la policía.



Indómita tras el arresto de su padre


Los agentes recibieron la alerta y comenzaron a vigilar la casa. El 25 de julio de 1959, un comando irrumpió en la derruida casona y detuvieron a Rafael Pérez Hernández, quien antes de entregarse trató de provocar un incendio para quemar todo el lugar. La apariencia de los seis hijos era la de enfermos mentales. Cuando fueron rescatados de su prisión por la policía, se mostraron azorados, ninguno hablaba bien, estaban desnutridos y enfermos. Su ropa estaba vieja y sucia, sus cortes de cabello se los hacían ellos mismos y olían mal.



Rafael Pérez Hernández tras las rejas




Las notas periodísticas recogieron sus declaraciones: "Rafael Pérez Hernández negó los cargos de privación ilegal de la libertad, diciendo que sus hijos sólo tratan de apoderarse del capital que ha logrado formar con muchos sacrificios. Sin embargo, todo ello es falso, pues sus hijos son todos menores de edad, no les proporciona ninguna comodidad y los obliga a trabajar en su provecho en el pequeño taller de fabricación de insecticidas que tiene en su domicilio. La investigación, llevada a cabo por el Servicio Secreto, merece todos los elogios, ya que para que los agentes pudieran llegar a detener a este individuo y liberar a su mujer y a sus hijos, fue necesario establecer servicios de vigilancia en los lugares cercanos a la casa. Sobre los nombres puestos a sus hijos, declaró: ‘Los he bautizado con el nombre que tienen porque significa algo. Por ejemplo, el nombre que ustedes llevan, estoy seguro que no saben lo que quiere decir. No me agrada la maldad del mundo y quiero proteger a mi familia. Mis hijos no serán unos vagos, mi esposa y yo nos encargamos de enseñarles a leer y a escribir’”.



Los titulares


Rafael Pérez Hernández fue enviado a la temible prisión del Palacio Negro de Lecumberri. Su familia terminó arrepentida de haberlo denunciado; descubrieron que no sabían hacer gran cosa y que sin el padre, apenas y podían sostenerse. Visitaban frecuentemente a su padre en la prisión y declararon que lo habían perdonado y que lo extrañaban. Su esposa, Sonia María Rosa Noé, declaró ante los medios que seguía enamorada de su marido.



La familia



Pero Rafael Pérez Hernández no aguantó la vida en la cárcel y el escarnio público. El 13 de noviembre de 1972, se robó una cuerda y se colgó en su celda. Su familia guardó luto por meses.






Escena de la película El Castillo de la Pureza




El célebre caso sería llevado años después al cine en la película El Castillo de la Pureza, de Arturo Ripstein. También inspiraría una película griega: Caninos (Kynódontas), dirigida por Giorgos Lanthimos. Durante mucho tiempo, su historia sirvió para que las madres asustaran a sus hijos, amenazándolos con mandarlos a La Casa de los Macetones si se portaban mal.



VIDEOGRAFÍA:

Documental sobre el cineasta Arturo Ripstein
video


Caninos (trailer)
video


BIBLIOGRAFÍA:









FILMOGRAFÍA:


30 comentarios:

Anónimo dijo...

chido, no podia faltar un mexicano. la pelicula del castillo es todo un clasico del cine nacional

Anónimo dijo...

PRIMERA PRIMERA?? SII??? AAAAAAAAAAYYYYYYYYYY SISDASDSDBASIDUS XDDD

Muy buena info, no sabía sobre esta historia :O FELICIDADES POR EL BUEN BLOG! y una vez mas... espero que puedan poner algo del caso de emmett til D:

Anónimo dijo...

se me olvidaba...

tal parece que la esposa tenia el "sindrome de estocolmo casero".
pero fue peor aquel caso del padre que encerro a su hija y la violo por años, un hecho que sucedio en europa.

TeReSa dijo...

Me encanta el libro de Luis Spota basado en este hecho "La carcajada del gato"...muy reflexivo acerca de la naturaleza humana.

Saluudos!!!

Galo Nomez dijo...

Por desgracia estos casos son más comunes de lo que uno cree. En Chile se han descubierto varios. Y ahí está también el austriaco Joseph Fritz, que encerró a su hija durante dieciocho años.

Anónimo dijo...

Aaay, ¿cuando subiréis una historia más actual? No me gustan las de hace 30-40-50 años. Es decir, sí me gustan pero me enganchan más las que son actuales.

Manuel dijo...

Tenia q ser de Xalisco...
ESCRITO: Quisiera saber si conoces del caso de un fulano que se hacia llamar "Pancho Lopez" de Sinaloa q según habia matado mas de 100 personas y fue capturado en Zapopan Xalisco, Hace algunos años(15 aprox) fue todo un show televisivo recuerdo q fue un Jueves y cuando llegaron los judas mato uno o dos,luego secuestro a un reportero llamado Carlos Cabello Wallace y asi pudo escapar años despues lo capturaron y lo sentenciaron como a cinco mil años

Anónimo dijo...

No soy de darle mucha importancia a las introducciones de cada post (que aparecen en letra cursiva, antes de comenzar la redacción en sí) pero esta vez creo que es muy oportuna la intro de Luis Spota. Es un resumen muy exacto y abarcativo de todo el caso y las atrocidades de todos esos años. Saludos!

Salem dijo...

tremendo el padre de las criaturas,y la madre no hacia nada,y eso q eran sus hijos,seguro nunca se recuperaron del trauma.
felicidades escrito
saludos

z0epy dijo...

BUEN DIA A TODOS DE NUEVO ANSIOSA POR LEER EL ESCRITO SEMANAL...

NO CABE DUDA QUE LOS EXTREMOS SON MALOS, ESTE HOMBRE CREIA EN SU DOCTRINA Y CREYO IGNORANTEMENTE QUE MANTENIENDOLOS LEJOS DE TODO PODRIAN SER GENTE BUENA, AUNQUE EL ROMPIERA LAS REGLAS, NO CAIGA DE EXTRAÑO AHI TENEMOS TANTO CURA DE IGLESIA QUE SEGUN LEE Y PREDICA QUE DAN CONSUELO Y SON PEDERASTAS Y LA MAYORIA SON ASI, TENEMOS LA PELICULA DEL "CRIMEN DEL PADRE AMARO", TAMBIEN VI UNA PELICULA MUY PARECIDA DONDE PROTAGONIZA "LUIS FERNANDO PEÑA" NO RECUERDO EL NOMBRE PERO HACE TAMBIEN MENCION AL INCESTO QUE COMETEN UN HERMANO Y HERMANA.

QUE PENA QUE ESTA MADRE PERMITIO TANTO DOLOR, Y ESTO MUESTRA COMO DECIMOS AHORA MUJERES QEU AGUANTAN GOLPES, VIOLACIONES, INCESTOS E INFIDELIDAD TODO POR UN PLATO DE FRIJOLES... QUE TRISTE POR ELLA.

SALUDOS A TODOS LOS FIELES DEL WEBSITE Y EN ESPECIAL

☺ANILUY
☺HALFORD
☺KARUNA
☺LAURA ALFARO
☺TESSIO
☺GALO NOMEZ
☺SPIZMA
☻☻☻ESCRITO CON SANGRE☻☻☻

Spizma-Krad dijo...

Vaya, sinceramente no sabía nada de este tal "Rafael Perez Hernandez" pero si que me ha gustado esta estrada.
Y curioso es que despues de toda la pesadilla los hijos y su mujer le perdonasen y lo añoraran, como dice un anonimo de arriba, podría tratarse de un "Sindrome de Estocolmo" en la familia...
Bueno al menos no tuvieron el mismo final que los otros 2 hijos que murieron...

Un saludo!

Anailuy dijo...

Buen post escrito....aunq no es un asesino en si comprobado es muy interesante el caso felicidades

Saludos a todos en especial

Zoepy
Karuna
Halford
Escrito obviamente!!

Anónimo dijo...

hola excelente post! alguien me podria decir porfavor donde conseguir el libro de monstruos entre nosotros?

Anónimo dijo...

QUE RARO CHECA ESTA HISTORIA ES DIFERENTE PERO SE APIDAN IGUALES DIFERENTES TIEMPOS Y DIFERNTE ESTADO DE MEXICO PERO LOS MISMOS APILLIDOS UNA MUJER QUE SE DECIA LA VIRGEN Y VEAN LO QUE HICIERON, DEBERIAS DE INVESTIAGAR ESTE CASO http://www.uaq.mx/fcps/tribuna/350/soc01.htm SALUDOS

http://www.uaq.mx/fcps/tribuna/350/soc01.htm

Chocolate Ruby dijo...

Interesante la forma de pensar y actuar de este personaje, difiere y se contradice con lo que realmente desea, como una lucha interna, a la que hace participe a su familia.
Sabe muy bien el mal y el bien, protege a su familia pero el cae en el mal, es como el hombre de hoy, conoce los placeres mundanos de la vida, cae y lo niega, y de remate lo castiga ante la sociedad...

Ludwig dijo...

Estoy buscando la pelicula y no la encuentro, saben donde? localizarla.

Que sucedio depues con la falilia?

Alquien sabe acerca de ellos?

Gracias

Alejandrina Cedillo dijo...

MUY BUENA ENTRADA, GRACIAS ESCRITO. PARA LOS QUE LO SOLICITAN EN ÉSTE LINK PUEDEN VER LA PELICULA EL CASTILLO DE LA PUREZA http://vercinemexicano.blogspot.com/2011/06/el-castillo-de-la-pureza-1972online.html

SALUDOS

Gore dijo...

Tambien esta lo que hizo Jorge Iniestra de México D.F.

y este otro

http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2007/12/29/index.php?section=sociedad&article=012n1soc

Aníbal dijo...

Qué buena entrada, no sé cómo es que este caso no es más conocido o famoso, así como el libro de Spota y la película de Ripstein.
Ojalá alguien retomara la historia para hacer una versión cinematográfica en condiciones, porque a pesar de ser muy interesante, "El Castillo de la Pureza" es parte del cine mexicano que todavía no desarrolla un lenguaje propio. En fin, muy buena entrada.

Nood dijo...

Vaya, que caso tan terrible. Lo que siempre me sorprende de éstas historias es el papel de la madre. En qué lugar tenía la cabeza ésa mujer!? Yo si tuviera hijos no permitiría eso jamás, me largaría con ellos, si es posible lo enveneno al tipejo escoria ése!! Bueno...es la primera vez que comento, pero siempre leo el blog je...los felicito por los aportes.

Anónimo dijo...

http://www.periodicoelsur.com/noticia.aspx?idnoticia=24625

Aveces el ser fanatico a cualquier religión lo vuelve a uno loco.

Lourdes Fuentes Tesorero dijo...

Felicidades, muy interesante. Me gustaría investigaran que pasó con un tal joven creo de apellido Alavéz que asesinó a su abuelo un lider cañero hace.muchos años y también a su abuela. un caso que me impactó mucho.
Gracias.

Ampersand dijo...

Como la mayoría, quiero pensar, yo sólo he visto la película de Ripstein, pero como comenté en el caso de Martha Beck y Raymond Fernández, que también se basaron para la filmación de Profundo Carmesí en los hechos relacionados a los asesinatos cometidos por esta pareja, es muy interesante saber el caso real que motivó la filmación de El Castillo de la Pureza.

Caso extremo de ideologías contradictorias en el interior de la cabeza de un aspirante a redentor, que no pudo conseguirse seguidores, porque en el oscuro concepto que tenía del mundo tal situación no era posible, para lo cuál "intentó" salvar de la corrupción y maldad del mundo a su familia, faltando con ella a la elemental y básica regla del padre de familia (hablo de ambos sexos): orientar y educar debidamente a la descendencia; como primer y necesario contacto con el mundo, es indispensable hacer tal situación.

Y así, imbuido de los preceptos de su particular visión del mundo, y ya puesto en práctica su concepto, toca el otro extremo y se convierte en el mal mismo que pretendía eliminar; se vuelve en el secuestrador de su propia familia, en un tirano que ejerce su autoridad sin permitir cuestionamientos hacia los seres que dice amar, sin percatarse del profundo daño que inflinge, al disminuir en ellos la necesidad de conocimiento, necesidad que en el ser humano es innata, siempre buscando forma de ser satisfecha, y que de mano de la curiosidad, termina por brindar una idea del mundo que nos rodea.

Es imposible tapar el Sol con un dedo, y lejos de obtener el efecto deseado, la curiosidad y necesidad de contacto al exterior que era necesario para sus hijos termina por provocar que busquen ayuda; para su buena fortuna, sí llegó. No hace falta preguntar cuál fué el desarrollo posterior de la vida de cada integrante de la familia: cualquier otro (salvo en el caso de Pérez Hernández, que se suicidó), fue mejor que la privación de la libertad, porque en el encierro, un ser humano con posbilidades no vive plenamente: para ejemplo, tomar como referencia la resolución tomada al final por Rafael Pérez Hernández .... Saludos !!!!

Anónimo dijo...

Siempre me he preguntado ¿qué será de las víctimas que rescatan? ¿qué será en específico de estas personas? ¿tendrán una vida normal? ¿tuvieron hijos? ¿nietos? ¿siguen vivos? ¿superaron su Síndrome de Estocolmo?

Es súper evidente que el loco ese, su padre, era un sádico, y como lo dice el texto disfrutaba la tortura de los animales, de los bebés que mató y obviamente de sus propios hijos. Más allá de el "fanatismo" hacia sus creencias (que también queda en evidencia que no era así) ese placer de control y tortura. Loco.

Anónimo dijo...

Buena historia, aunque esperaba algo más de acción, como que el padre escapara de la cárcel y matara a toda la familia a sangre fría xD peor bueno, no se puede tener todo en la vida :v

Nood dijo...

Que historia más interesante. La mujer es una clara víctima de muchos años de abuso y vio cosas terribles, tiene traumas que nunca podrá superar, está trastornada, por eso declaró que amaba a este hombre asesino, egocéntrico y malicioso.

Anónimo dijo...

No puedo creer esto, hasta hace poco vi la película de Ripstein, y me parece genial, ahora me pongo a investigar sobre el caso y dejando de lado los horrores que sufrió esta familia, más me sorprendió ver la dirección de la casa, pues yo viví en esa misma cuadra uno o dos numeros adelante sobre insurgentes hasta hace unos años que me mude y nunca nadie ni los vecinos más ancianos y originarios de la colonia nos dijeron nada de eso.
Saludos

Anónimo dijo...

AMALIA PEREZ HERNÁNDEZ. La loca de Penjamo Guanaguato, decía que era la virgen y convenció a su familia, para matar a sus sobrinas de 13 años y seis meses.

Maria Elena Rojas dijo...

Yo quiero comprar la coleccion electronica, pero no se como escanear el recibo de pago, ni a donde mandarlo, me ayudan? Gracias

Escrito con Sangre dijo...

Tómale una foto y mándala a nuestro correo: correosangriento@gmail.com.