Jean Harris: el Caso de la Dieta Scarsdale



“Hay que beber mucha distancia,
hay que probar mucho dolor,
hay que comer nieve de ansia.
Que entuma la lengua,
que no se sienta el sabor a la nostalgia.
Hay que escucharse el corazón
hasta creer que no es mentira,
que hay vida, que hay camino,
que aún tenemos valor.
Es lo que recomiendan los viejos
si se pierde un hijo, un ojo,
una pierna, una madre o un amor…”

Miguel Flores. “La dieta”


Herman Tarnower nació el 18 de marzo de 1910 en Brooklyn, Nueva York (Estados Unidos), hijo de Dora y Harry Tarnower. Ambos eran inmigrantes judíos. Tenía tres hermanas y asistió a la Universidad de Syracuse, convirtiéndose en un médico especializado en cardiología.



Herman Tarnower


Durante la Segunda Guerra Mundial alcanzó el grado de Mayor. Al finalizar la guerra, fundó el Centro Médico Scarsdale, siendo además muy respetado entre sus colegas y pacientes. Simultáneamente, era un escalador social implacable, que celebraba cenas con prominentes personajes de manera constante y cultivaba un círculo de amigos y pacientes ricos.



Jean Struven nació el 27 de abril de 1923 en Chicago, Illinois (Estados Unidos). Fue la segunda de los cuatro hijos de Mildred y Albert Struven. En 1934, la familia se trasladó a Cleveland, Ohio, y Jean ingresó en el Colegio Laurel, una escuela de Shaker Heights conocido por ser muy exigente. Esta mudanza creó confusión sobre su lugar de nacimiento. Años más tarde, estudió Economía en la Escuela Superior Smith, donde se graduó en 1945. Poco después, Jean se casó con James Scholes Harris, un joven al que conocía desde que tenía siete años de edad, y se establecieron en Grosse Pointe, una población próxima a Detroit. Fue un matrimonio sin incidentes que duró diecinueve años. Tuvieron dos hijos, David y James, antes de separarse. James era un hombre amable pero poco imaginativo y Jean terminó por abandonarle. Después del divorcio, ella obtuvo la custodia de sus hijos y se mudó a Philadelphia para trabajar como administradora del colegio Springside.



Jean Harris


Jean Harris y el doctor Herman Tarnower fueron presentados durante una cena que daban unos amigos comunes, Margie y Leslie Jacobson. Pasaron toda la velada juntos, fascinados por sus respectivos intelectos, y durante los meses que siguieron, Herman Tarnower la visitó tan asiduamente que al poco tiempo le propuso matrimonio.



En realidad, el médico ya había faltado a una promesa de matrimonio con otra mujer de 56 años, nunca había estado casado y no tenía la menor intención de casarse con Jean Harris.



Ella, por su parte, se sentía profundamente atraída por la cultura judía a la que él pertenecía y por el estatus social que suponía su profesión. Aunque sus proyectos de boda nunca se hicieron realidad, pasaron muchas vacaciones juntos en lugares exóticos, y numerosos fines de semana en el Hotel Pierre de Nueva York.



Así, de forma más o menos constante, su romance se mantuvo durante catorce años, durante los cuales Jean Harris prefirió ignorar a las numerosas mujeres que desfilaban por la vida del doctor Tarnower, así como las cartas de Lyne Tryforos, la enfermera recepcionista de la Clínica Scarsdale, que fueron llegando desde 1972. Era obvio que la chica se había convertido también en amante del médico.



Lynne Tryforos


En 1971, Jean Harris se trasladó a Conecticut para trabajar como directora del Colegio Thomas y en 1977 se marchó a Virginia para ocupar un cargo semejante en el Colegio Madeira. Durante esta época, se aferró al doctor Tarnower sin darse cuenta de sus claras insinuaciones de ruptura. Fue entonces cuando empezó a martirizarse humillándose una y otra vez: cada vez que iba a casa de su amante, encontraba allí a Lynne Tryforos con sus hijos.






El Colegio Madeira


Aunque no estaba especializado en nutrición, el doctor Tarnower llevaba veinte años recomendando a sus pacientes una dieta concreta, antes de plantearse la idea de publicarla. Fue un amigo y vecino suyo, Oscar Dystel, director de Bantarn Boks, quien le aconsejó e insistió sobre esta posibilidad.



Tarnower estaba entusiasmado con el proyecto de transformar su frugal y monótona dieta (requesón, pomelo, espinacas, pollo hervido y col) en un libro atractivo. Sam Sindair Baker, un escritor comercial, con más experiencia en el tema, se hizo cargo del proyecto y consiguió, ingeniosamente, alargar y embellecer los principios básicos para crear “La Dieta Scarsdale”: la dividió en dieta gourmet, dieta vegetariana, dieta económica y dieta internacional.



El libro de “La Dieta Scarsdale”

Se trataba, fundamentalmente, de un régimen para pacientes con problemas de circulación sanguínea y de corazón a los que se recomendaba no tomar grasas, alcohol, sal y alimentos ricos en azúcar. Era, en definitiva, un compendio de los típicos consejos que suelen dar todos los médicos. Era ideal para personas con exceso de peso, ya que recomendaba seguir la dieta durante dos semanas para después descansar otras dos.



Jean Harris estaba muy disgustada con el éxito del doctor, ya que, en su opinión, un médico respetado y prestigioso no debería comportarse de forma tan vulgar. Tarnower, por el contrario, esperaba ansiosamente el momento de repartir ejemplares de su libro entre las mujeres invitadas a sus cenas. No obstante, era tal el rechazo que le inspiraba a Jean la empalagosa prosa de Sinclair Baker, que trabajó durante dos semanas, noche y día, retocando y quitando determinados fragmentos para que el resultado final no fuera demasiado degradante para su compañero.



Foto promocional de la “Dieta Scarsdale”


Su participación en el libro quedó reflejada en la dedicatoria: “Nuestro agradecimiento a Jean Harris por su magnífica ayuda en la investigación y redacción de este proyecto”. Tarnower, además, le pagó $4,000.00 dólares. Nada más recibirlos, Jean Harris le escribió inmediatamente una carta en la que decía que preferiría unas vacaciones junto a él. En 1979, el libro de La Dieta Médica Scarsdale se agotó rápidamente en todas las librerías. Se convirtió en un best seller y proporcionó $6,000,000.00 de dólares en derechos de autor.



A principios de 1980, Jean llegó al límite de sus fuerzas. La vida en el Colegio Madeira se le hizo muy difícil. Se sentía desolada, impotente y despreciada. Estaba muy cansada y deprimida, por lo que, el 6 de marzo, decidió dejar de tomar los tranquilizantes y anfetaminas que Tarnower le había recetado hacía ya mucho tiempo. En medio de esta depresión, se encontró con que el médico no la había invitado a la cena homenaje que la Westchester Heart Asociation iba a celebrar en su honor.



La subdirectora del Colegio Madeira


El 10 de marzo, Jean Harris escribió una larga y devastadora carta para su amante, misma que le envió por correo certificado. El médico habría tenido que firmar en el momento de recibirla. Terminó su testamento y le llamó por teléfono para decirle que tenía intención de ir a verle para hablar con él. “Haz lo que quieras”, respondió él. Jean abrazó a sus dos perros, se despidió de ellos, tomó su revólver y se marchó. Emprendía por última vez las cinco horas de viaje que separan Virginia del condado de Westchester, en Nueva York.



En el asiento del copiloto había una maceta con margaritas, un revólver Harrington and Richardson del calibre .32 y treinta y cuatro balas. Cuando llegó a Purchase. zona en la que residían numerosas celebridades, no se sorprendió al encontrar la inmensa casa a oscuras porque sabía que el doctor solía retirarse temprano, hacia las 21:30 horas. También sabía que Henri y Suzane van der Vreken, los sirvientes, estarían allí, y que la puerta del garaje estaría abierta. Tomó las flores, la pistola cargada y cinco balas; subió a la casa por la estrecha escalera de caracol que llegaba hasta el garaje y se dirigió a la habitación de su amante. Conocía el camino perfectamente.



La casa de Herman Tarnower


Una vez allí, encendió la luz y exigió hablar con él. El doctor, aún medio dormido, lo único que acertó a decir fue: “Dios mío, Jean, es media noche”. Ella no lo escuchó: se precipitó hacia el baño y encontró el camisón de su rival y restos de su cabello en la ventana. Para entonces él ya estaba despierto, despejado y muy furioso. Consiguió apaciguar su histeria abofeteándola dos veces, pero ella metió la mano en su bolso y sacó el revólver; lo colocó junto a su propia sien, pero el doctor intentó arrebatarle el arma y ésta se disparó hiriéndole en una mano.






Los celos (click en la imagen para ampliar)


A pesar del inmenso dolor que sentía, el médico logró sostener el revólver con una mano mientras daba con la otra a la señal del intercomunicador que tenía en la cabecera de su cama, con la intención de alertar a los criados. Pero no le dio tiempo. Ella se lanzó por el arma y, mientras luchaban, se escuchó un disparo y el médico se derrumbó, sangrando, entre el estrecho hueco que separaba las camas gemelas. El revólver se disparó por accidente, pero ella tenía el dedo en el gatillo mientras forcejeaban por su control. Al ver lo que ocurría, Jean decidió terminar su labor: apuntó y le disparó los siguientes tiros al indefenso médico.



En la planta de abajo, Suzane, la sirvienta, había descolgado el auricular del intercomunicador y pudo oír gritos, disparos y la voz de Jean Harris. Cuando el matrimonio llamaba a la policía, ésta pasó ante ellos con su elegante camisa blanca manchada de sangre y la mirada extraviada. Afuera estaba lloviendo. Mientras, en el piso de arriba, Herman Tarnower se estaba muriendo.



Herman Tarnower (click en la imagen para ampliar)


La policía llegó poco después. Encontraron el arma, el cadáver y a la asesina. La arrestaron enseguida. Los medios de comunicación habían acudido también.



El arresto



Tras siete semanas dedicadas a seleccionar a los doce miembros del jurado, el juicio contra Jean Harris comenzó el 21 de noviembre de 1980 en White Plains, Nueva York. Desde el primer momento, el “Juicio del Asesinato de Scarsdale” se convirtió en noticia: los protagonistas eran personas educadas, sin problemas económicos y muy bien relacionadas.



El juicio


El nombre del médico era familiar y Jean era la respetada y digna directora de un colegio en el sur conservador. Sin embargo, estos dos sólidos pilares de la sociedad cayeron en el cliché más antiguo del mundo: una mujer humillada asesinaba a un conquistador.



Presidió a la sala el juez Rusel Legget; Joel Arnou protagonizó la defensa y la acusación estuvo representada por el ayudante del Fiscal del Distrito, George Bolen. El ministerio fiscal alegaba que Jean Harris había asesinado al doctor Tarnower.



Los cargos eran de homicidio en segundo grado y posesión ilegal de un arma de fuego; la pistola estaba registrada en el estado de Virginia, por lo que, legalmente, no podía sacarla de allí.



Leyes sobre armas (click en la imagen para ampliar)


La defensa mantenía que Jean Harris había ido a la casa de su amante con la intención de despedirse de él y suicidarse después en su invernadero, lugar que le traía recuerdos felices de cuando empezó su historia de amor. Pero, cuando el doctor intentó arrebatarle la pistola, se produjo un trágico accidente.



Grados de Homicidio (click en la imagen para ampliar)


La confusión fue en aumento cuando el policía Daniel Sullivan, uno de los primeros agentes en la escena del crimen, declaró durante una visita preliminar que tuvo lugar en marzo (para determinar si el juicio era necesario), que la acusada le había contado que “había viajado hasta allí desde Virginia con la intención de que el doctor la matara”. Jean Harris negó esto además de que quisiera o intentara matar a su amante.



Joel Arnou expuso pruebas que demostraban que su cliente había dejado en orden todos sus papeles, había escrito su testamento y firmado su dimisión. Aunque lo hiciera de modo informal, estos hechos podían interpretarse como indicios de la supuesta pretensión de suicidio.



Aun así, se dedicaron muchas horas a determinar las diferentes fases de la depresión de Jean Harris. Cada vez que ella decía que había estado sometida a grandes presiones en su trabajo o que era culpable de no poder hacer frente a la conducta del doctor, conseguía que el Jurado se formase la abrumadora idea de que su compañero la había tratado de forma vergonzosa, y de que ella había hecho caso omiso a su propio martirio. Parecía natural que explotara tarde o temprano.



Pero la teoría del suicidio se derrumbó cuando George Bolen hizo una pregunta capciosa: “¿Por qué no se suicidó cuando el Dr. Tarnower ya no podía quitarle la pistola?” Después de todo, ella tenía aún suficientes balas como para acabar con todo de una vez. No hubo una sola respuesta convincente a esta pregunta.



Otra cuestión poco convincente fue su versión de lo sucedido aquella noche. Era una mujer muy inteligente y acostumbrada al rigor intelectual; sin embargo, su declaración fue muy confusa. El doctor tenía tres heridas, no dos como ella decía. Por otra parte, su abogado no dejó suficientemente claro el hecho de que ella sufría síntomas de Síndrome de Abstinencia por la potente mezcla de tranquilizantes y estimulantes que tomaba, desde hacía diez años, por prescripción facultativa del Dr. Tarnower. Esta medicación podía, por sí sola, determinar su radical cambio de comportamiento. Tampoco recurrieron a un informe psiquiátrico, lo cual sorprendió bastante al jurado, dado que la acusada había sido examinada por un psiquiatra poco después de la muerte de su amante.








La situación dio un cambio rotundo cuando se dio lectura, en la sala, a la “Carta Scarsdale”, escrita por Jean Harris y enviada a su amante por correo certificado. Los insultos que dirigía a Lynne Triforos, su paranoica obsesión por minuciosos detalles financieros, y su lastimoso y desagradable servilismo, conformaron una visión negativa de la personalidad de la acusada.



“La Carta Scarsdale” (click en la imagen para ampliar)


Para el jurado era evidente que se trataba del grito de agonía de una mujer enfadada con su amante y consigo misma por haber llegado a semejante degradación. Puede que los miembros del Jurado sintieran compasión por la autora de la carta, pero vieron en ella un motivo convincente para cometer el asesinato.



Las cosas hubieran cambiado si hubiera declarado que escribió la carta presa de una total desesperación. Pero Jean Harris no mostró ningún remordimiento o vergüenza. "La íntegra Jean”, como la llamaban sus alumnas, parecía ahora muy capaz de cometer un asesinato.



Cobertura informativa (click en la imagen para ampliar)


El Jurado se retiró a deliberar el 20 de febrero de 1981. Tardó ocho días en tomar una decisión. La tensión empezó a ser patente dentro y fuera del juzgado el 27 de febrero, un día antes del veredicto del jurado. La policía tuvo que tomar medidas contra los curiosos y los cazadores de noticias.



Finalmente, el Jurado encontró a la acusada culpable de todos los cargos. El 20 de marzo fue sentenciada a quince años de condena sin posibilidad de libertad condicional y fue trasladada inmediatamente al correccional de Bedford Hills, una prisión de máxima seguridad.



En 1982, Jean Harris intentó en vano llevar a cabo una apelación. Dos años más tarde sufrió un ataque al corazón del que se recuperó lentamente. Pidió clemencia al Gobernador Cuomo, durante la Navidad de 1988, una fecha tradicional en la que el Gobernador atiende tales peticiones. Su súplica fue denegada.



Jean Harris no fue la típica reclusa. Era una mujer blanca y guapa, de clase media, bien educada. Utilizó sus conocimientos académicos y sus habilidades literarias para llamar la atención sobre la situación de las mujeres en las prisiones y la ausencia de medios de rehabilitación para las delincuentes. En la cárcel escribió dos libros: Extraña en dos mundos y Siempre nos llaman señoras. Historias de la prisión, que documentan la destrucción espiritual y ponen de manifiesto la inutilidad de la rutina carcelaria.



También colaboró en la fundación de un centro para niños, en el que los hijos de las reclusas pudieran jugar normalmente con sus madres durante determinadas horas de visita. En agosto de 1988 apareció en el programa nacional de la ABC Good morning, America, ocasión en la que denunció la lamentable situación del sistema penitenciario para mujeres.



Su caso llamó la atención de célebres escritores como la criminóloga Shana Alexander, que escribió el libro Toda una dama; y la crítica literaria Diana Trilling, autora del libro La muerte del “Doctor Dieta” de Scarsdale. Finalmente, Jean Harris salió de prisión en 1996, a los 72 años de edad. Cabe destacar que menos de diez años después de la muerte de su autor, la “Dieta Scarsdale” desapareció sin dejar rastro.



La tumba de Herman Tarnower




BIBLIOGRAFÍA:









FILMOGRAFÍA:


26 comentarios:

Anonymous dijo...

isa:
mmm un poco menos de lo que nos tienes acostumbrados escrito :( pero bueno comprendo que tu vida no es estar pegado en este blog, saludos!!
tu fan

loto0104 dijo...

CELOS MALDITOS CELOS!!!!!!!!

Anonymous dijo...

Para mi que lo mato y este tipo murio en su ley, a como siempre los hombres de infieles y las mujeres que les permiten esta situacion perooooo si hubiera sido yo, pues tambien me lo hecho de la misma manera, viejo y feoooooo para peor colmo. Saludos sangrientos escrito, gracias la hisistes una mas bye.

Anonymous dijo...

graciassss siempre leo tu blogggg!!!

FridArte dijo...

me encantó este caso

jpsombrerin dijo...

Ah, crimenes pasionales ¿Que hariamos sin ellos? C:

Salú.

Anna dijo...

Ese vijo verde se lo tenía merecido, se pensó q las mujeres esas cosas q se usaban y cuando ya no se gustaban las tiraba.
Muy bien Hizo la señora, a ver si aprenden, jum.
Debe ser uno de los pocos casos en los q estoy a favor del asesino, en este caso, asesina.
Besos!

Anonymous dijo...

yo pienso que la asesina fue muy tonta no vale la pena destruir toda tu vida por algo que no vale la pena, la verdad la culpa la tenemos las mujeres que creemos en cuentos de hadas, que no nos respetamos y no nos damos el lugar que merecemos si ella se hubiera dado su lugar no hubiera perdido tanto tiempo en la carcel

monik dijo...

UN CRIMEN PASIONAL.... NORMAL..... CLARO NADA JUSTIFICA LA PERDIDA DE UNA VIDA HUMANA.......DE TODAS MANERAS UN ABRAZO SANGRIENTO Y LOS QUIERO MUCHO

Karuna dijo...

¡Hola amigos y Escrito con Sangre!

Quién iba a pensar que uno de los casos que esperaba por ver en este blog, aparecería al inicio de la semana.

Antes de comentar sobre la entrada de esta semana, hay una cosa que he querido decir durante toda mi estancia en este blog y que no me había atrevido a decir, es que no soporto los comentarios de "no me gustó" ó "que porquería".

Entiendan que el objetivo del blog es dedicar a hablar, analizar los temas que se relacionan en el mundo del asesino.

Los lectores y seguidores del blog no deberían discriminar las entradas de este blog, sólo por el hecho de que el asesino les sea "insignificante".

Por favor, olvidemos los temas de favoritismo en este blog. Porque no es el propósito con el que fue diseñado este blog.

Respeto las opiniones siempre y cuándo sean relacionadas con el tema a analizar, aunque insistiré que el famoso "no me gustó" ó "que porquería" no se deben considerar como opiniones válidas.

Ahora, volvamos con el tema de la entrada de esta semana.

Un día, un compañero de la carrera de Historia que está trabajando en el campo del periodismo; me había contado que el daño físico es mucho menos de lo que puede hacer el daño psicológico.

Cierta reflexión me hace entender porque razón, Escrito con Sangre había dicho que los crímenes pasionales son más tormentosos.

Jean Harris es el fruto de una venganza proveniente de un amor roto, gracias a la insensatez de un hombre que jamás la apreció.

"¿Hacia donde la falta de control de las emociones ha llegado?"

Es la pregunta que ha atormentado a un historiador, sociólogo, psicólogo hasta un individuo cualquiera que desarrolla su vida en el entorno social.

Por lo tanto, la venganza es traicionera.

Jean Harris logró cometer uno de los errores más grandes que toda persona quisiera cometer.

Porque a pesar de que era víctima de una insensatez provocada por un hombre arrogante, su venganza la llevó a su perdición.

El hombre que la había hecho daño de manera psicológica terminó ganando el papel de la víctima de una mujer vengativa.

Hay muchas reflexiones que se le pueden sacar y analizar en esta entrada que a nuestros ojos nos parece "insignificante".

A las personas que lean este comentario, no se sientan ofendidas; es cierto que exploté en los primeros párrafos del comentario, pero en realidad es el colmo que haya personas den y escriban comentarios vacíos que discriminen una entrada proveniente de una página que muestra temas intensos que suceden en la vida cotidiana, como lo ha sido el crimen.

Fue un placer dejar huellas en este blog.

Saludos Karuna ^^

annie dijo...

Bastante celosa la pobre mujer, un caso lamentablemente tipico.
Buen resumen. Aprovecho para decirte que ya fue dictada la sentencia para el asesino de cumbres, lo condenaron a 138 años de carcel por asesinato de un menor, estrangulamiento de una menor, ayanamiento de morada, intento de robo de casa, robo de auto y por maltratar a su erika, quien por cierto junto con su madre siguen fuera del pais.
Te digo por aqui, ya que me acavo de enterar y no pude encontrar el caso de diego santoy... desventajas de leerte desde un movil.
Ojala te sirva esta informacion y nos vemos el siguiente lunes!

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Será un lujo tenerte aunque sea un ratito este miércoles en directo en el programa online

Anonymous dijo...

SALUDOS ESCRITO SOY UN ASIDUO LECTOR DE TU BLOG TODOS LOS LUNES ESTOY PENDIENTE DEL NUEVO CASO DE HECHO ME LLEVE UNA SORPRESA EN EL DE LOS LUCHADORES PUES YO APAREZCO(TAMBIEN SOY LUCHADOR PROFESIONAL NO MINI) EN LAS FOTOS DEL FUNERAL DE LA PARKITA Y ESPECTRITO.
FELICIDADES POR TAN EXCELENTE TRABAJO.
POR AHI TE ENCARGO EL CASO DEL DONALD HENRY GASKINS.
GRACIAS

Escrito con Sangre dijo...

Hola, Anónimo Luchador. ¿Cuál es tu nombre? Me encanta la Lucha Libre y es un honor tener a un gladiador entre los lectores.

¡Saludos sangrientos!

Gangie dijo...

Celos celos, son un mal muy general, la gente es propensa a ser infiel, y los celos son los peores consejeros cuando ocurre.

Anonymous dijo...

y donde consigo la Dieta Scarsdale??

Morrigan. dijo...

Hey, además de aprovechar para agradecerte por un blog tan excelente debo preguntar acerca del poema que acompaña a la introducción de esta entrada.
De dónde lo sacaste?
Quién es Miguel Flores? :S

De antemano, gracias

Escrito con Sangre dijo...

Hola, Morrigan.

Miguel Flores en un cantautor mexicano, radicado en el estado de Veracruz (en la ciudad de Coatepec). El epígrafe está extraído de una canción suya.

¡Saludos sangrientos!

Tiresias dijo...

me gustaria bajar la peli , no sabes de donde lo puedo hacer???

Anónimo dijo...

La dieta no desaparecio. .al contrario es muy famosa. .muchisima gente aun la usa, dudo que sepa esta historia

Ampersand dijo...

Si no puedes con el enemigo, únetele ... por qué rayos no se consiguió otro hombre en su vida, aunque hubiera tenido que apoquinar, sólo para darle celos a su doctorcete, como harían la mayoría de humanos ... como siempre, una incógnita de parte del mayor misterio de la naturaleza: la mujer. Saludos ....!!!!

Carola Pizarro Araya dijo...

Todavía tengo una revista de la época donde aparece el caso, recién iniciado el proceso judicial, muy interesante, si bien escapa al promedio de los casos, es interesante hacer el análisis de cómo una mujer inteligente y capaz sufre al ser considerada desechable y es o se considera incapaz de dar vuelta la página.

Anónimo dijo...

Si ,si la base de los celos inseguridad que casi siempre viene de un trato infame de un esposo,amnte o novio a una mujer que si n su momento juró amar,una mujer enamorada y despechada suele ser una bomba de tiempo con nombre y apellido trizte pero cierto.
Gracias me gusto tu blog

Anónimo dijo...

Una turra la mina esta; despachó al primer dorima sin contemplaciones porque le aburría para juntarse con este médico. Seguro que abandonó a sus hijos, que no aparecen en escena ni para la foto. Una mina egoísta, digamos.
Un día, como todos los egoístas cuando son heridos en su orgullo por el despecho, agarró y le pegó un tiro al jovato calentón. El cuento de la escena de la alcoba es asombrosamente increíble.
Es una désas personas que no les gusta que le hagan lo que ellas le hacen a los demás.

Anónimo dijo...

N o desapareció la dieta Scardale...la historiia es muy interesante.

Anónimo dijo...

Una pena la falta de autoestima de las mujeres de creer qe valen tan poco para desperdiciar su vida por un infiel,ella ya sabia que el doctor no era hombre de una sola mujer despues de ver a su amante y en vez de irse se quedo ahi a verlos hay muchos hombres en el mundo para sufrir por uno y qe ademas no vale nada aunqe una pena que haya muerto un hombre asi favor qe te hace en dejarte asi como te dejo va a dejar a la otra mas temprano que tarde mujeres aprendan a valorarse y no crean en palabras sino en hechos. Atte Daniela.