Gavrilo Princip: el asesinato de Franz Ferdinand



"No es necesario que me lleven a otra prisión. Mi vida ya se acaba. Sugiero que me claven en una cruz y me quemen vivo. Mi cuerpo en llamas será una antorcha que guíe a mi pueblo por el camino de la libertad".
Declaración de Gavrilo Princip en prisión


Los países de los Balcanes liberados del Imperio Otomano (el llamado “enfermo de Europa”) fueron objeto de rivalidad entre las grandes potencias. En 1914, Turquía, que se hundía lentamente, no poseía en Europa más que Estambul, la antigua Constantinopla. Todos los jóvenes países nacidos de su descomposición (Grecia, Bulgaria, Rumania, Serbia, Montenegro y Albania) buscaron expandirse a costa de sus vecinos, lo que llevó a dos conflictos entre 1910 y 1913, conocidos como Guerras Balcánicas. Impulsados por esta situación, los dos enemigos seculares del Imperio Otomano continuaron su política tradicional de avanzar hacia Estambul y los Estrechos. El Imperio austrohúngaro deseaba proseguir su expansión en el valle del Danubio hasta el Mar Negro, sometiendo a los pueblos eslavos. El Imperio Ruso, que estaba ligado histórica y culturalmente a los eslavos de los Balcanes, de confesión ortodoxa, contaba con ellos como aliados naturales en su política de acceder a “puertos de aguas calientes”. Como resultado de estas tensiones, se crearon dos sistemas de alianzas a partir de 1882: La Triple Alianza (Alemania, Austria-Hungría e Italia) y la Triple Entente (Francia, Gran Bretaña y Rusia). A este período se le conoce como “Paz Armada”, ya que Europa estaba destinando cuantiosas cantidades de recursos en armamentos y sin embargo no había guerra, aunque se intuía que ésta era inminente.



Movimientos de tropas


Bosnia y Herzegovina fueron ocupadas por el Imperio Austrohúngaro desde 1878, anexionándoselas dicho Imperio en el año 1908. Una parte importante de la población del territorio, especialmente los habitantes serbios, se oponían a esta ocupación y deseaban la unificación del territorio, bien fuese con Serbia, bien con otros países eslavos. Este resentimiento es el que se halla en el origen del atentado que cambió el mundo hasta nuestros días.



Mapa de Serbia


Franz Ferdinand Karl Giuermo Anikò Strezpek Belschwitz Mòric Pinche Bálint Szilveszter Gömpi Maurice Bzoch János Frajkor Ludwig van Haverbeke Josef von Habsburg-Lothringen, más conocido como Franz Ferdinand, nació en Graz, Austria. Fue el hijo mayor del Archiduque Carlos Luis de Austria, (hermano menor del Emperador Franz Josef) y de su segunda esposa, la Princesa Maria Annunciata de las Dos Sicilias. Cuando sólo tenía doce años, su primo, Francisco V de Módena murió, y nombró a Franz Ferdinand su heredero a condición de que añadiera el apellido De Este al propio. Franz Ferdinand entonces se convirtió en uno de los hombres más ricos de Austria. Cuando nació, no había motivo para creer que se convertiría en el heredero del trono austrohúngaro. Se le proporcionó la estricta educación que era normal en un Archiduque con énfasis en el aprendizaje de la historia y en la formación de un carácter moral. Desde 1855 hasta 1876 su tutor fue el historiador Onno Klopp. En 1877 Franz Ferdinand entró en el ejército, con el rango de tercer teniente. De joven, Franz Ferdinand desarrolló dos grandes pasiones: la caza y viajar. Se calcula que mató a más de cinco mil ciervos a lo largo de su vida. En 1883, visitó Italia por primera vez para ver las propiedades que le había dejado el Duque Francisco V de Módena. En 1885 visitó Egipto, Palestina, Siria y Turquía. En 1889 viajó a Alemania.



El Archiduque Franz Ferdinand


En 1889, la vida de Franz Ferdinand cambió radicalmente, Su primo, el Príncipe Heredero Rodolfo, se suicidó en su pabellón de caza en Mayerling, dejando al padre de Franz Ferdinand, el Archiduque Carlos Luis, como el primero en la línea sucesoria al trono. Por lo tanto, lo más probable era que Franz Ferdinand, a su vez, lo sucediera. En 1895 Franz Ferdinand conoció a la Condesa Sophie Chotek en un baile en Praga. Para ser una posible pareja de un miembro de la Dinastía Habsburgo, se debía pertenecer a una de las dinastías reinantes (o que hubiera reinado) en Europa. Los Chotek no eran una de esas familias. Sophie era Dama de compañía de la Archiduquesa Isabel, esposa del Archiduque Federico, Duque de Teschen. Franz Ferdinand rechazó la posibilidad de casarse con nadie más. El Papa León XIII, el Zar Nicolás II de Rusia, y el Emperador alemán Guillermo II, enviaron representaciones para hablar en favor de Franz Ferdinand ante el Emperador Franz Josef, argumentando que un desacuerdo entre Franz Josef y Franz Ferdinand sería perturbador para la estabilidad de la monarquía.



El Archiduque y su esposa Sophie


Finalmente, en 1899, el emperador le permitió casarse con Sofia, a condición de que sus descendientes no tuvieran derechos sucesorios. Sophie no compartiría el rango de su esposo, ni su título, precedencia o privilegios; como tal, no aparecería normalmente en público a su lado. La boda se celebró el 1 de julio de 1900, en Reichstadt (hoy Zákupy) en Bohemia; Franz Josef no acudió, ni lo hizo ningún Archiduque, incluidos los hermanos de Franz Ferdinand.



La boda del Archiduque


Los únicos miembros de la familia imperial que estaban presentes eran la madrastra de Franz Ferdinand, María Teresa, y sus dos hijas. Cuando alguna ceremonia requería que la pareja apareciera con otros miembros de la realeza, Sophie era forzada a permanecer muy por debajo de la línea de importancia, separada de su marido.



Las autoridades austriacas eligieron el 28 de junio de 1914, el día en que los serbios celebran el Vidovan (una festividad religiosa importante entre los serbios de religión ortodoxa), como fecha para la visita del Archiduque a la ciudad de Sarajevo. Se conmemoraba además el aniversario de la derrota ante los turcos en 1389 durante la Batalla de Kosovo. La visita del Archiduque en esa fecha, heredero del Imperio e Inspector General de los Ejércitos, era considerado por los más exaltados de la comunidad serbia como una auténtica provocación.



Bilinski, el ministro de Finanzas del Imperio, encargado además de la administración del territorio de Bosnia-Herzegovina, desde Viena, rechazó igualmente tener en cuenta la advertencia del embajador serbio en Viena, Jovan Jovanovic, que alertaba de que se hallaba en curso de preparación un atentado coincidiendo con la visita.



Jovan Jovanovic


Por otro lado, la orden del príncipe de Montenuovo de no rendir honores militares y de retirar a las tropas de Sarajevo, con la excusa de que Sophie Chotek no era en sentido estricto miembro de la familia imperial y por lo tanto no podía recibirlos, tuvo como consecuencia la privación para la pareja de la protección que habría supuesto el ejército.



Sophie Chotek


La fecha correspondía igualmente a la del décimo cuarto aniversario del matrimonio del archiduque. Pese a las advertencias y los rumores, el 28 de junio, Franz Ferdinand acudió a Sarajevo. Deseaba aprovechar la visita para aparecer públicamente junto a su esposa, lo que acarreó inesperadas consecuencias. Los nacionalistas serbios se enfurecieron aún más.



Las calles de Sarajevo adornadas por la visita del Archiduque


Un grupo radical llamado “La Joven Bosnia”, formado por jóvenes anarquistas, disponía de algunos modelos de pistolas de 1910, fabricados en de la Fabrique Nationale de Herstal, en Bélgica, y de bombas suministradas por “La Mano Negra”, un grupo terrorista serbio de ideología nacionalista que tenía conexiones con algunos elementos paneslavos del Gobierno de Serbia.






Las armas utilizadas por los conspiradores



Esta organización se fundó en mayo de 1911, con el objetivo declarado de lograr la reunificación en un único estado de todos los miembros del pueblo serbio, lo que implicaba el enfrentamiento con el Imperio Austrohúngaro, que ocupaba Bosnia-Herzegovina, territorio que, según la organización, debía integrarse en un nuevo estado serbio.



Dragutin Dmitrijevic, líder de “La Mano Negra”


También se le atribuyó el asesinato de Alexander I de Serbia. “La Mano Negra” se encargó de la planificación y organización del atentado contra el Archiduque. Los autores materiales serían miembros de la organización “La Joven Bosnia”, quienes recibieron armas y cápsulas de cianuro para suicidarse.



Los miembros de “La Mano Negra”


Salidos de Belgrado, la capital de Serbia, donde recibían entrenamiento, los conspiradores pudieron atravesar la frontera austrohúngara sin problemas gracias a la complicidad de agentes al servicio de Serbia, para regresar así a Sarajevo pocos días antes de la llegada del Archiduque y su esposa.



El sello utilizado por “La Mano Negra” en sus documentos


Eran siete conspiradores, quienes carecían de cualquier experiencia en el manejo de las armas. Uno de los conspiradores era un joven serbio llamado Gavrilo Princip. Nació en Obljaj, Bosnia-Herzegovina, el 25 de julio de 1894, como parte de una familia serbobosnia.



Gavrilo Princip


De ideas ultranacionalistas, se trataba de un individuo resentido socialmente, convencido de que la única forma de cambiar las cosas era por medio de la violencia. Pese a su mala salud, se fue a Belgrado para unirse a los grupos subversivos del momento.



Las circunstancias del viaje de inspección del archiduque Franz Ferdinand con motivo de unas grandes maniobras militares organizadas en Bosnia-Herzegovina favorecieron a los conspiradores. Una serie de extraños eventos causaron que el magnicidio más importante de la historia lograra consumarse.



La Comitiva del Archiduque



Primero hubo un error en el itinerario. El Archiduque y su esposa viajaban en un automóvil descubierto, paseando por las adornadas calles de Sarajevo, mientras una multitud los observaba. Algunos los vitoreaban y otros los abucheaban.




A las 10:15 horas, el cortejo de seis vehículos pasó ante el primer miembro del grupo de asesinos, Mehmedbašić, quien intentó apuntar desde la ventana de un piso alto, pero no logró obtener un buen ángulo de tiro, decidiendo no disparar para no comprometer el éxito de la misión.



Mehmedbašić: conspirador


El segundo miembro, Nedeljko Čabrinović, arrojó una bomba (o un cartucho de dinamita, según otras versiones) contra el vehículo del Archiduque, pero falló el lanzamiento: el Archiduque Franz Ferdinand, que cogió la bomba con sus propias manos, la lanzó fuera del vehículo; la explosión destruyó al vehículo que seguía al del Archiduque, hiriendo gravemente a los pasajeros del mismo, así como a un policía y a parte del gentío de espectadores.



Nedeljko Čabrinović: conspirador


El chofer primero frenó, luego aceleró para alejarse de aquel lugar. Čabrinović tragó su cápsula de cianuro y se arrojó al río Miljacka. La caravana de vehículos se dirigió hacia el Ayuntamiento de la ciudad, mientras que la muchedumbre se dispersaba debido al momento de pánico.



El Archiduque y su esposa poco antes de su asesinato


La policía sacó a Čabrinović del río, y éste fue fuertemente golpeado por el público antes de ser puesto bajo custodia policial. La cápsula de cianuro que había ingerido estaba caducada o bien tenía una muy escasa concentración de veneno, con lo que no había producido el efecto esperado.



Por otra parte, contra lo que él esperaba, el río sólo contaba con diez centímetros de profundidad, siendo imposible que se ahogara. Los otros miembros del grupo terrorista huyeron al oír la explosión, suponiendo que el Archiduque ha sido asesinado.



El automóvil


El resto de los conspiradores no tuvo oportunidad de actuar debido a los movimientos de la muchedumbre, y el atentado estaba a punto de resultar un estrepitoso fracaso.



La calle del atentado


No obstante, el Archiduque decidió encaminarse hacia el hospital para efectuar una visita a las víctimas de la bomba de Čabrinović, quienes estaban allí ingresados.






El asesinato


Durante este tiempo, Gavrilo Princip, para quien el móvil principal de su intervención en el atentado, según sus propias palabras, era "la venganza por todos los sufrimientos que Austria hacía sufrir al pueblo", se había dirigido hacia una tienda de las cercanías para adquirir un bocadillo. Tenía hambre, así que se metió a un café para comer algo.



En el momento en que iba a ordenar algo para comer, volteó hacia la calle y vio el coche del Archiduque Franz Ferdinand pasando por las cercanías del Puente Latino. Gavrilo Princip salió corriendo, sacando su arma. No lo sabía pero, más que a ningún otro asesino de la historia, parecía que el Destino lo había elegido.



Corriendo, alcanzó el vehículo y disparó dos veces; esas dos balas cambiarían el mundo. Todo lo que se desencadenaría desde el momento en que jaló el gatillo alteraría el rumbo de la historia, los destinos de varias generaciones, destruiría imperios y países enteros, causaría dos guerras mundiales e innumerables guerras menores, encumbraría dictadores, arrasaría ciudades, justificaría genocidios y fundamentalismos, haría sufrir a miles y mataría a millones de personas durante casi un siglo.



La primera bala atravesó la puerta del vehículo alcanzando a Sophie en el abdomen; la segunda bala alcanzó a Franz Ferdinand en el cuello. Gavrilo Princip gritó una consigna mientras disparaba. Los espectadores comenzaron a gritar y a correr.



Princip intentó suicidarse, en primer lugar mediante la ingesta de la cápsula de cianuro, y luego dándose un tiro con su propia pistola, pero vomitó el veneno (lo mismo que le había sucedido a Nedeljko Čabrinović, lo que le hizo pensar a la policía que el grupo se había procurado un veneno poco fiable por su baja concentración) y la pistola le fue arrancada de las manos por un grupo de espectadores antes de que tuviese tiempo de jalar el gatillo contra sí mismo.



El Archiduque y su esposa fueron inmediatamente llevados a la residencia del gobernador, en vez de al hospital, que estaba más cercano que dicha residencia. El Archiduque siempre llevaba la ropa impecablemente planchada y abotonada; hasta tal punto llevó su gusto por la pulcritud, que se hacía coser la ropa durante los desfiles o paradas militares, para evitar que las solapas se abrieran con el viento. El día del atentado, el hecho de llevar la casaca cosida impidió que lo pudiesen socorrer a tiempo, tapándole la herida de bala o deteniendo la hemorragia con un simple pañuelo. No aguantaron mucho: apenas quince minutos después morían desangrados.



La casaca ensangrentada del Archiduque


Durante su interrogatorio, Princip, Čabrinović y el resto de los conjurados no develaron nada respecto de la conspiración. Las autoridades consideraron que se debía seguir manteniéndolos bajo arresto, hasta que uno de los miembros, Danilo Ilic, perdió la paciencia confesándolo todo, entre ello el hecho de que el armamento utilizado había sido suministrado por agentes del gobierno de Serbia.



El arresto de Gavrilo Princip




El Imperio Austrohúngaro acusó a Serbia del asesinato y, durante las deliberaciones del Consejo de la Corona del 7 de julio de 1914, impuso un ultimátum. Uno de los puntos incluidos en dicho ultimátum era particularmente de imposible realización, hasta el punto de que Serbia no podía aceptar el conjunto de las condiciones en él contenidas; Serbia estaba dispuesta a dar satisfacción a la mayor parte de las exigencias austriacas, mientras no significaran renunciar a su soberanía.



Gavrilo Princip tras su detención


La redacción del ultimátum únicamente contó con la oposición del conde Tisza, el primer ministro de Hungría. Al día siguiente, 8 de julio, redactó una carta en la que prevenía de este modo al emperador Franz Josef: "Un ataque contra Serbia comportaría casi con toda seguridad la intervención de Rusia, con lo que tendría lugar una guerra mundial".



Una de las balas incrustada en el automóvil


El 25 de julio, apoyado por Rusia, el gobierno de Serbia rechazó la participación de policías austriacos en las investigaciones sobre el magnicidio del heredero del Imperio Austrohúngaro, a realizarse en territorio serbio. Las relaciones diplomáticas entre ambos estados quedaron inmediatamente interrumpidas.



Oskar Potiorek, comandante de las fuerzas armadas austro-húngaras


El 28 de julio de 1914, Austria-Hungría declaró la guerra a Serbia lo que, debido al juego de alianzas, provocó el estallido de la Primera Guerra Mundial. En el diario Wiener Zeitung del 29 de julio, Franz Josef declaró al respecto: "He examinado y sopesado todo; avanzo con la conciencia tranquila por el camino que me indica mi deber".



Franz Ferdinand fue enterrado con su esposa Sophie en el Castillo de Artstetten, en los pabellones de Viena, en Austria. Al funeral acudieron dignatarios de varios países. Sus cadáveres fueron expuestos para recibir honores.



El funeral de Sophie y Franz Ferdinand




Todo indicó que el atentado de Sarajevo, con la subsiguiente muerte del Archiduque y su esposa, resultó conveniente para muchos. Hubo incluso sospechas de que el conde Tisza, primer ministro de Hungría, tuvo algún tipo de participación en el atentado, ya que al conocer la muerte del archiduque, que le era francamente hostil, exclamó en pleno Parlamento de Budapest: "¡La voluntad de Dios se ha cumplido!" La sospecha era inverosímil, pero da una idea de la atmósfera que rodeó en su momento al atentado.



El juicio de los conspiradores



Todos los miembros del complot fueron condenados a penas de prisión salvo Danilo Ilić, quien fue ahorcado. Čabrinović y Gavrilo Princip fallecieron en prisión, aquejados de tuberculosis. Princip murió el 28 de abril de 1918 y poco antes de expirar, confesó que se arrepentía de lo que había hecho: aún pudo contemplar el horror de la guerra que había contribuido a desatar. “La Mano Negra” fue disuelta en 1917 por el Gobierno de Serbia. Se le considera la primera organización terrorista del mundo.



Gavrilo Princip en prisión, enfermo y arrepentido


En la Revista Internacional de las Sociedades Secretas, monseñor Ernest Jouin afirmó que la muerte del archiduque había sido prevista con antelación por las logias masónicas. Una hipótesis afirma que Cabrinovic, Casimirovic y Ciganovic mantenían sólidos lazos con la francmasonería. Esto nunca fue confirmado.



Nikola Passik, Primer Ministro de Serbia


Con los años, Serbia rendiría honores al magnicida. Se le dio su nombre a un puente y hasta se creó una condecoración que lleva su efigie. Es un héroe nacional serbio, pese al daño que su acción causó a nivel mundial.



El Puente Princip y la medalla con su efigie




Lo más grave fueron las consecuencias. En el ínterin, el Imperio Soviético se colapsaría y el Zar Nicolás II, junto con su familia, sería asesinado. Como resultado del magnicidio, Austria le declaró la guerra a Serbia; esto iniciaría la Primera Guerra Mundial, la cual movilizaría a sesenta millones de soldados y cobraría más de diez millones de vidas. Siendo el lugar donde comenzó la conflagración mundial, en el frente de los Balcanes se libraron una serie de campañas militares entre las Potencias Centrales Austria-Hungría, Alemania y Bulgaria, por un lado y los aliados Serbia, Montenegro, Rusia, Francia, Gran Bretaña y más tarde Rumanía y Grecia. En este teatro de operaciones la guerra comenzó con la invasión austro-húngara a Serbia en 1914, que acabó con la conquista de Serbia y Montenegro a fines de 1915, y culminaría con la capitulación de Alemania y la firma del Tratado de Versalles.






Gavrilo Princip: conspirador y magnicida


Esto crearía un descontento tal que permitiría el ascenso de Adolf Hitler y los Nazis al poder, lo cual iniciaría la anexión de varios países y la Segunda Guerra Mundial tras la invasión de Polonia, en 1939; el nuevo conflicto cobró sesenta millones de vidas (el 2 % de la población mundial) y terminó con la destrucción de gran parte de Europa, la caída de Berlín y los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki.



Popovic: conspirador


En el transcurso, se llevaría a cabo el genocidio contra judíos, gitanos y otras minorías en los Campos de Concentración construidos por varios países, el inhumano sitio de Stalingrado y la infame marcha de Bataan.



Vaso Cubrilovic: conspirador


Los juicios de Nuremberg contra los criminales de guerra nazis concluyeron en 1946, pero Alemania quedó dividida en “zonas de influencia” desde 1945. El país terminó dividido, se construyó el célebre Muro de Berlín y su ruptura simbolizó durante décadas la lucha entre dos fuerzas globales: Estados Unidos de Norteamérica y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).



Vjelko Cubrilovic: conspirador


La denominada “Guerra Fría” y los incontables conflictos políticos, bélicos, económicos y sociales que se produjeron en este periodo son consecuencia también, directa o indirectamente, del magnicidio de Sarajevo.



Placa conmemorativa del asesinato del Archiduque


La fundación del estado de Israel en 1948 para otorgarle una nación a los judíos exterminados por los nazis, el recrudecimiento del conflicto entre palestinos e israelíes a raíz de este evento, la reunificación de Alemania, la caída del bloque soviético entre 1989 y 1991, y la desintegración de la Unión Soviética, cambiaron el panorama mundial. La ex Yugoslavia, Croacia y Serbia volvieron a ser el escenario de la violencia con una venganza postergada durante décadas, la cual causó una guerra étnica que causó miles de muertos y destruyó Sarajevo. El reacomodo de Europa del Este y la intervención bélica de la OTAN son también consecuencias. Finalmente, el recrudecimiento de la política intervencionista estadounidense y el conflicto con el fundamentalismo islámico que culminó con los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, y la destrucción de las Torres Gemelas, indirectamente tienen su inicio en las ensangrentadas calles de Sarajevo, donde, una lejana mañana de 1914, un joven disparó dos balas que aniquilarían a millones de personas…





VIDEOGRAFÍA:

Gavrilo Princip en Asesinatos que cambiaron el mundo
video


Gavrilo Princip en Asesinatos infames
video



HEMEROGRAFÍA:

Revistas sobre Gavrilo Princip (26 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todos)



BIBLIOGRAFÍA:






FILMOGRAFÍA:


16 comentarios:

Anonymous dijo...

ORALES SOY EL PRIMERO
EN LA ESCUELA SIEMPRE ME FASCINO LA HISTORIA
Y LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL ERA MI FUERTE+
SIEMPRE ME GUSTÓ SABER QUIEN LO INICIO
HAY UN DOCUMENTAL DE LA BBC Q RELATA LOS ULTIMOS MOMENTOS DELA VIDA DE ESTE PERSONAJE
GRACIAS X ACERCARNOS A LA HISTORIA AMIGO

Anonymous dijo...

isa:
hijole ahora si me pusiste a cultivarme un poco escrito..
como siempre un mjuy buen tema, quien iba a pensar todo lo que pasaria por disparar dos balas....leer para creer..
saludos escrito..
tu "fans"

Laura Alfaro dijo...

Que bien escrito este articulo, yo nunca lo habia considerado, pero tienes razón, esas dos balas acabaron con millones de vidas. Y es que es impresionante ver como el destino puso todas las condiciones para que esto ocurriera, y Princip pudiera matar al archiduque
si, leer para creer
Saludos

Anonymous dijo...

En el ínterin, el Imperio Soviético se colapsaría y el Zar Nicolás II, junto con su familia, sería asesinado.


Imperio Ruso

Saludos sangrientos,

F

Anonymous dijo...

Impresionate historia lastima que tubo que morir tanta gente para que se haga siempre la voluntad y el poder del hombre a mi parecer personal nunca me han gustado los paises con esos reyes y reinas, duques y mas cunetos, pero bueno gracias escrito con sangre buenisiisisisisisimo articulo.

Gracie dijo...

esta muy interesante la verdad no tenia idea que esto habia pasado de esta manera.. un simple asesinato trajo tantas consecuencias... por cierto sabes de quien me gustaria leer la historia de la familia Romanov el asesinato de ellos y luego lo de la desaparecion del cadaver de Anastasia (q ya aparecio=)

halford dijo...

Efectivamente un asesinato con consecuencias increibles, en ningun momento los asesinos pensaron todo lo que podrian provocar, las fatales casualidades que ocurrieron ese dia hace pensar que tal vez hay cierta predestinaciòn de este tipo de hechos o bien, como lo observamos siempre, la realidad supera cualquier ficciòn, al menos las dos guerras mundiales son consecuencia en cascada del hecho, y aunque es dificil decir que hubiera ocurrido si el atentado fallara ( ¿hubiera habido guerra si el principe no muere?), no podria haber blog de asesinos que no contara con este caso.

La historia es fascinante, al menos a mi me encanta, felicitaciones escrito, hasta la pròxima semana.

Karuna dijo...

Hola amigos y Escrito con Sangre.

Por fin regreso a estar con ustedes en este blog.

Saben... desde un principio cuando entré a la carrera de historia, pensé que mi vida se había hecho de cuadritos, cuando entré a la carrera.

Perdonen, mi ausencia tuve una crisis emocional y he tenido una muy larga jornada de la que no se imaginan.

Volviendo al tema, he leído los comentarios de esta entrada y me alegra escuchar que las personas reconozcan que la rama de la historia más que una ciencia social se esté reconociendo como debe ser.

"La historia no es un estudio de la investigación histórica, tampoco es la escritura de la historia.

La escritura de la historia se le conoce como historigrafía, y es una rama perteneciente a la historia.

La historia es el acontencimiento que se vive".

Estas palabras las dijo Erich Kahler, en su libro ¿Qué es la historia? (pp. 13-23)

Ahora, leer una entrada tan compleja como la de Gavrilo Princip, conocido por asesinar al archiduque Franz Ferdinand (el preludio de la Primera y Segunda Guerra Mundial, entre otros acontecimientos), me he quedado sin palabras.

¿Por qué?

La tarea del historiador más importante, es reflexionar los acontecimientos que se visualizan en el pasado y en el presente; y cómo éstos pueden afectar en el futuro.

Agradezco, que por fin Gavrilo Princip entra en esta lista.

Pero, debo reconocer que no es la única entrada donde un asesino está relacionado con hechos históricos que impactaron al mundo.

Otra cosa que debo decir es que la historia como lo dice Kahler, ha sido contradictoria y en parte discriminada, a parte de no ser tomada en cuenta como una ciencia.

Se los digo como una estudiante de historia.

Para la mayoría de las personas, la historia es sólo memorizar fechas importantes.

No serviría de mucho criticar a la educación a través de sus diversas enseñanzas, por el sólo hecho de tomar en cuenta a la historia como algo de poca importancia.

Insisto, la historia es un camino muy largo de reflexión.

Donde la mente te abre y te hace pensar, aparte de reconocer que los humanos somos diferentes tanto como en lo físico y en la forma de pensar.

Me alegra, por fin dejar mis huellas en este blog.

P.D.:Para los que les interese mucho la historia, busquen y lean el libro de Erich Kahler, ¿Qué es la historia?.

Aquí les mando la referencia bibliográfica:

Kahler, Erich. ¿Qué es la historia? México, Fondo de Cultura Económica, 1966, (Colección Breviarios, 187).

Saludos Karuna ^^

Tony dijo...

Qué interesante comentario el que me antecede, buscaré el libro.

Con respecto a la entrada de esta semana, agradezco enormemente a Escrito con sangre que incluyera a este asesino en su lista negra.

Soy fanático del libro de Fernando del Paso, Noticias del Imperio. En esta novela se hace un retrato muy especial de los sentimientos y la forma de vida de la época, así como las ínfulas imperialistas y arrogancia exacerbada de los Habsburgo.

Los mexicanos estamos relacionados indirectamente con este suceso, pues Maximiliano de Habsburgo fue tío del Archiduque Francisco Fernando.

Si Maximiliano no hubiera venido a México, nunca lo hubieran fusilado en el Cerro de las Campanas en Querétaro, y él hubiera sido el heredero al trono de Austria-Hungría en vez de Francisco Fernando: es increíble como cada suceso en este mundo esta relacionado entre sí.

De cualquier forma concluyo con una opinión: aunque es verdad que las balas disparadas por Princip causaron la muerte de muchos inocentes, siendo sinceros, la verdadera razón del estallido de la Primera Guerra Mundial fue, como en casi todas las guerras y revoluciones del mundo, la ambición de unos por el poder y el dinero.

Si están interesados en el tema y les gusta la Historia, no sólo universal sino la mexicana, leánse "Noticias del Imperio", ¡qué libro!

Anonymous dijo...

Bueno, para el anonimo que escribio antes, se nota a leguas que el ignorante es otro. Aunque se conoce muy bien como las potencias Europeas se empezaron a armar desde 1800, mas especificamente en 1880 (incluso el japon y china), se necesitaba que surgiera un motivo o una razón que detonase el deseo creciente expansionista de varias potencias (como los alemanes) para tomar territorios de imperios decadentes, como el imperio otomano.

Asi que esta fue la gota que derramo la copa en Europa, y sirvio como detonante del primer conflicto a escala global.

Aca no se presentan datos erroneos, el único que me di cuenta que esta mal, fue el número de muertos en la II guerra mundial, que fue apenas superior a los 50 millones de personas, no 60 como esta en el Blog.

Asi que es correcto lo que dice el blog, que este suceso fue el detonante de inconformidades y deseos expansionistas de las potencias Europeas en busca de su hegemonia.

Anonymous dijo...

Todos los lunes, es un placer visitar este blog. Siempre hay sorpresas.

Cierto es que este es sin duda uno de los magnicidios más extraños de la historia.

Sorprende constatar la ingenuidad de la época: despues de que le arrojan una bomba al archiduque sigue circulando en coche descubierto por la ciudad como si nada, cuando en ese momento lo deberían de haber sacado de la ciudad, totalmente protegido.

Yo leí, no recuerdo en dónde, que para añadir más casualidades y calamidades, que fue un policía el que detuvo el coche del archiduque y le empezó a echar bronca chofer por traer al emperador por una calle peligrosa, cuando Princip, que ya estaba comiendose su bocadillo, vio estupefacto al mismisimo emperador a menos de 5 metros de él.

Lo demás está muy bien narrado aquí

Saludos

Daniel G

Iakob dijo...

En realidad el asesinato del Archiduque no fue sino la chispa que encendió el barril de pólvora que llevaba largo tiempo esperando. Aunque Princip no hubiera logrado su objetivo, seguramente la guerra habría tenido lugar antes o después, con otra excusa.

Ampersand dijo...

Es interesante hacer analogías y metáforas respecto al suceso que modificó enormemente la percepción del mundo: Gavrilo Princip fue la gota de aceite que inició el movimiento de los engranajes de aquélla máquina de destrucción armada por todos los gobiernos e imperios ansiosos por destacar y expandirse, el resultado, todos lo sabemos, fue la decadencia de las potencias del Viejo Continente y la irrupción y ascenso de una en ese entonces muy joven economía y país: Estados Unidos de América. pero siendo sinceros, el pretexto para desencadenar esta hecatombe ya era lo de menos; aún saliendo vivo, habría guerra por el atentado per se.

Fue también el principio de la guerra en gran escala, donde hubo un total desprecio por la condición humana, la participación cada vez mayor de la tecnología con aplicaciones bélicas y el principio de muchas atrocidades que a pesar del tiempo transcurrido (ya se cumplieron sus respectivos 100 años), nunca dejaran de asombrarnos y/o deprimirnos por su magnitud .... Saludos !!!!

Anónimo dijo...

Hoy ya se considera definitivamente probado que Rusia y Serbia alimentaron la mano de los asesinos buscando la guerra que pondría a la primera en las costas del Mediterráneo -acariciado sueño ruso de varios siglos y frustrado dos veces por los europeos: en la guerra de Crimea y en 1880- y a Serbia apoderada de innumerables territorios y población arrancados a Turquía y a Austria, con la complicidad explícita del gobierno francés masón, que deseaba destruir el Imperio austríaco que protegía el catolicismo.
Se sabe que Inglaterra y EE.UU. miraron por lo menos irresponsablemente los acontecimientos europeos y que, no obstante las poderosas razones que tenía el Emperador Habsburgo para acusar a Serbia y a Rusia, no quisieron sostener el derecho internacional para poder medrar con una eventual guerra, como en efecto sucedió.
TODA la Europa nacida del Congreso de Viena en 1815 y su pacífica vida de 100 años, terminó triturada por Rusia, Francia revolucionaria, EE. UU. y Gran Bretaña, quienes no se arredraron por los millones de muertos que provocaron.
La Historiografía moderna, con el historiador norteamericano Harry Elmer Barnes a la cabeza y muchísimos otros, acepta hoy pacíficamente la absoluta inocencia de Austria-Hungría y Alemania en esta horrenda matanza, que atribuyen a la provocación insensata de Serbia orquestada por Rusia y Francia.

Anónimo dijo...

La guerra de seguro ya la habian planeado seguro desde antes y este suceso fue solo un pretexto pars atacar,y si no hubiera sido por esto habria sido por otra cosa asi son las guerras nada mas buscan pretextos para atacar y pues pobre Sophie nunca salia con su esposo y cuando lo hace le pasa esto, que tristeza le falto mucha seguridad al archiduque venir mas custodiado puesto qe nunca sabes si te va a salir un maniatico con ideas locas a quererte matar no lo echen en saco roto lastima qe hayan puesto esto como excusa para detonar la primera guerra mundial, una pena todo. Y pues gracias por estos escritos amo la historia ya habia leido sobre esto en la escuela secundaria y bachillerato. Saludos. Atte Daniela

Roberto S dijo...

Imbécil no eres imparcial.