Keith Jesperson: "El Asesino de la Carita Feliz"



“Terminar con una vida humana no era nada, lo había hecho tantas veces… No era nada. Era como sacar a pasear al perro”.
Keith Jesperson


Keith Hunter Jesperson nació el 6 de abril de 1955 en Chilliwack, Columbia Británica (Canadá). Cuando era niño fue maltratado por otros chicos y su padre abusó sexualmente de él. Su padre le sugirió que, para congraciarse con él, eliminara animales que consideraba nocivos. El niño Jesperson mató entonces por primera vez; su víctima fue un gato, al cual estranguló con sus propias manos.



A Jesperson le gustaba azotar la cabeza de los topos y golpeaba o estrangulaba a gatos y perros callejeros. Años más tarde declararía: "Prácticamente les exprimes la vida a estos animales. Estrangular a un ser humano o a un gato es exactamente la misma sensación. Yo soy el ejemplo de lo que sucede cuando alguien mata a un animal a muy temprana edad". Obtuvo así el reconocimiento de su padre.



Keith Jesperson


Jesperson tuvo dos hermanos, Bruce y Brad, y dos hermanas, Sharon y Jill. Jesperson siempre presentó problemas para relacionarse y hacer amigos. Sus hermanos no lo ayudaban, sino que lo apodaron "Igor" o "Ig" y el sobrenombre se le quedó durante toda la escuela secundaria.



Keith era para entonces un fanático de las motocicletas, un gusto que conservaría toda su vida. Por razones que nunca han quedado claras, Keith fue segregado cundo era un adolescente y recibió un trato diferente al del resto de su familia. Su padre, Leslie Jesperson, le exigía a Keith treinta dólares a la semana a cambio de alojamiento y comida, mientras que sus hermanos no pagaban nada.



A la edad de treinta y cinco años, Keith Jesperson era un hombre muy alto y pesado que soñaba con trabajar para la Real Policía Montada del Canadá. Durante su formación como policía, sufrió una caída que lo lesionó. A causa de ello, fue despedido. Para entonces disfrutaba prendiéndole fuego a casas y zonas boscosas. Jesperson viajaba constantemente de la Columbia Británica a los Estados Unidos. Se trasladó definitivamente a Estados Unidos, donde obtuvo trabajo como camionero interestatal en la compañía Pacific Northwest.



Durante esos años, Jesperson se casó con Rosa, una mujer de ascendencia mexicana. Con ella tuvo tres hijos, la mayor de las cuáles, Melissa, presenció en la infancia como su padre mataba ardillas y gatos en el jardín de su casa. Un día vio, horrorizada, cómo su padre ahorcaba a su mascota, un gatito, colgándolo del tendedero mientras lo golpeaba. Esa imagen, una repetición de la propia experiencia infantil de Keith Jesperson con la tortura de animales, jamás se borraría de la mente de la niña. Rosa y él se divorciarían en 1990 y ella se quedaría con los tres hijos.



Melissa, la hija de Jesperson


La primera víctima conocida de Keith Jesperson fue Tannya Bennett, una jovencita a quien Jesperson conoció casualmente en un bar. Era el 23 de enero de 1990, cerca de Portland, Oregón. Jesperson la llevó a su casa. Estranguló a la chica hasta dejarla medio inconsciente; luego la reanimó para que el terror de la víctima se intensificara, antes de estrangularla de nuevo, mientras la violaba. Siguió así hasta matarla. Se deshizo del cadáver; nadie sospechó de él.



El sitio del crimen de Tanya Bennett


Una anciana llamada Laverne Pavlinac leyó las noticias en torno a la muerte de Tannya Bennett y convenció a su novio, John Sosnovske, para que confesaran falsamente ante la policía ser los autores de ese crimen.






Laverne Pavlinac


Laverne siempre había querido ser una asesina serial, pero le faltaba el valor para matar a alguien. Así que ella y su pareja confesaron un crimen que no habían cometido. Tras un juicio con mucha atención de los medios, los dos fueron condenados por el asesinato. Su búsqueda de atención estaba satisfecha.



Laverne Pavlinac y John Sosnovske


Pero Jesperson no podía permitir que alguien más se endilgara sus crímenes. Escribía confesiones detalladas del crimen en las paredes de los baños públicos de varios lugares en Oregon y Montana. Pero nadie lo tomó en cuenta.



Le escribió a la policía y después a los periódicos de Oregon atribuyéndose el crimen y dando detalles que sólo el asesino podía conocer. Firmó la carta con el mismo símbolo: una carita feliz. De allí surgiría el sobrenombre que le darían los periódicos: “El Asesino de la Carita Feliz”.



En 1993, Jesperson recogió en su tráiler a una joven en medio de la carretera. Jesperson le ofreció comida y una cama a cambio de sexo y ella aceptó. “Ella estaba dispuesta a cualquier cosa por llenar su estómago y conseguir un techo donde protegerse de la lluvia”, afirmaría Jesperson tiempo después.



Boceto con el rostro de la joven muerta por Jesperson


La estranguló tras violarla. Luego abandonó el cadáver a un costado de la carretera, dejando una linterna azul tirada cerca del cuerpo, con el objetivo de poder atribuirse el crimen años después.



La linterna azul


También pintó en el tronco de un árbol el signo que lo identificaría como asesino: una carita feliz, en este caso de color rojo.



La Carita Feliz pintada por Jesperson en el lugar del crimen


Jesperson inició una relación amorosa con Julie Ann Winningham, una mujer ex convicta con quien incluso se mudó. Duraron poco tiempo: el 10 de marzo de 1995, Jesperson terminó matándola. Aunque fue sospechoso del crimen, la policía lo dejó ir.



Julie Winningham


Jesperson siguió matando a otras mujeres. Cada vez que asesinaba a alguna, le enviaba a la familia de la víctima y a la policía cartas con detalles sobre el crimen, firmadas siempre con una carita feliz.



Una de las cartas de Jesperson


Por ello le escribió una extensa carta a su hermano, confesándole los homicidios y revelándole ser “El Asesino de la Carita Feliz”. El hermano acudió a la policía y Jesperson fue detenido en Canadá para ser interrogado. Poco después quedó bajo arresto.






Keith Jesperson bajo arresto


El 27 de noviembre de 1995, tras cumplir más de cuatro años de prisión por un delito que no cometieron, Laverne Pavlinac y John Sosnovske fueron liberados de la cárcel después de que Jesperson y su abogado ofrecieran una confesión con pruebas convincentes de su culpabilidad en el homicidio de Tanya Bennett. Habían dado a los agentes de policía la ubicación de la cartera de la víctima, que era un detalle no filtrado a la prensa.



Laverne Pavliniac tras su liberación


Oficialmente, Jesperson asesinó a ocho personas en Nebraska, California, Florida, Washington, Oregón y Wyoming. Fue condenado a tres cadenas perpetuas en la Penitenciaría del Estado de Oregón.



El juicio



Pero Jesperson aún ser reservaba una sorpresa: tras su condena, se atribuyó 166 asesinatos, una cifra que muchos consideraron motivada por el afán de protagonismo y atención de Jesperson.




La policía descartó de inmediato la participación de Jesperson en docenas de homicidios. Inclusive un compañero de la prisión, acusado del asesinato de su esposa, le pagó a Jesperson para que se inculpara del crimen y le proporcionó datos sobre el mismo, con la finalidad de obtener su libertad. Pero la policía lo descubrió.



Sin embargo, en 2006, uno de los casos sin resolver que Jesperson se había adjudicado resultó verdadero: el de la joven desconocida que había arrojado a un lado de la carretera, junto con una linterna azul. Jesperson reveló ese detalle y fue acusado también por este asesinato, aunque la identidad de la víctima siguió siendo un misterio.



Familiares de las víctimas


En noviembre de 2008, la hija de Jesperson, Melissa G. Moore, acudió con el médico psiquiatra Phil Mostrar para hablar de su padre. Tras casarse, se había mudado a Spokane, Washington, con su esposo y dos niños pequeños.



A lo largo de su vida, Melissa Moore escondió una parte de su identidad. Había pretendido que la vida era perfecta después de que sus padres se divorciaron y ella quedó desarraigada del entorno familiar. Terminó escribiendo un libro autobiográfico, donde narra lo que para ella significó ser la hija de un asesino serial.



La historia de Keith Jesperson también sirvió como inspiración para un famoso personaje televisivo: “Red John”, el asesino que pinta una carita feliz en el lugar de sus crímenes, y que es el detonador de la serie El mentalista.






Escena de la serie El mentalista


La imagen que aparece en los capítulos de esta serie es muy similar a la creada por Jesperson, quien, según rumores, incluso fungió como asesor extraoficial para este programa.



La carita feliz pintada por el asesino “Red John” en la serie televisiva


Jesperson habló con los productores sobre las motivaciones que el personaje debería tener, así como de los métodos que tendría que emplear para asesinar a sus víctimas, incluida entre ellas la familia del protagonista.



En prisión, Keith Jesperson desarrolló un logotipo basado en su firma con un isotipo muy revelador: un tráiler con la cabina de color rojo. Lo utilizó desde entonces para el papel de su correspondencia.



Membrete de Jesperson


Tras obtener fama, Jesperson comenzó a pintar como pasatiempo y actualmente vende sus obras a través de Internet.



Jesperson en la actualidad


Sus temas son escenas de la vida cotidiana o imágenes fantásticas, siempre llenas de colorido.



Jesperson con sus pinturas


Se le puede enviar correspondencia o contactarlo para adquirir sus cuadros a la siguiente dirección:

Keith Jesperson #11620304
Oregon State Penitentiary
2605 State Street
Salem, OR 97310






VIDEOGRAFÍA:

Keith Jesperson en Indice de maldad
video


El mentalista (trailer)
video


The Happy Face Killer (trailer)
video



HEMEROGRAFÍA:

Dibujos y pinturas realizados por Keith Jesperson (23 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todas)



BIBLIOGRAFÍA:






FILMOGRAFÍA:


20 comentarios:

Anonymous dijo...

Primera vez que soy la primera, jeje, y de hecho es la primera vez que comento, fanática de hueso colorado, por cierto los más famosos "comentadores" de este blog tienen tiempo perdidos, a ver si dan señales de vida, jaja, un saludo!

Anonymous dijo...

Isa:
Wow escalofriante la
Forma de tratarlo de su padre! Esta vez me impresionaste escrito... Ya llevasbas tiempo sin sacar un caso como este con detalles XD saludos escrito..sigo siendo tu “fans“

loto0104 dijo...

MUUY BUEN KASO KOMO SIEMPRE,GRAN INVESTIGACION.BALLA MANERA DE FIRMAR SUS KRIMENES KON UNA KARITA FELIZ. JA,JA,POR LO MENOS EST ASESINO TENIA SENTIDO DEL HUMOR.

ssugoran dijo...

hola me gustaria que escucharas mi trabajo musical trata sobre como una persona poco a poco va cayendo desde las inocencia hasta la locura mas absoluta, es musica ambiental, pero creo que con la musica solo se logra dar a entender lo que trato de transmitir me gustaria que lo oyeras y me comentaras que te ha parecido descargatelo de aqui, mi msn es thenamelesgod@hotmail.com y el enlace para descargarlo es este

http://www.mediafire.com/?2akak91vixnjf77

gracias de antemano

ssugoran dijo...

por cierto tu blog genial felicidades

halford dijo...

Ya habia visto el caso en índice de maldad, un clásico tambien, lo que no sabía era lo de la hija y el libro que escribió, sería interesante la lectura, cada vez me convenzo más que el origen de un asesino serial se encuentra en como acontece su infancia, el abuso, la falta de una figura de autoridad y ejemplo, la tortura, etc. lo malo es que casos de niños que sufren todo esto seguirá ocurriendo en todo el mundo, muy buen caso escrito, saludos, hasta la próxima.

Anonymous dijo...

Es increible que la gente le compre sus cuadros. Ese man esta hecho: casa y comida gratis y tras del hecho dinero

Quemadores dijo...

Como siempre, es genial tu entrada, lo que me intriga, es como siempre pintando o escribiendo algun tipo de reseña, historia o articulo, esta gente se haga famosa cuando causaron daño, sera la fama o el poder? pero en fin, son cosas que nunca sabremos por que lo hacen

Anonymous dijo...

IM LADY TIJUANA
saludos aqui de vuelta buen post.......

Anonymous dijo...

El mentalista es genial, recomiendo ampliamente verlo

atte. Ann

Anna dijo...

Buena entrada :)
y como yapa dejaste la direccion para pedir los cuadros, que ironía, ja, y la pareja de abuelos wtf! pasaron cuatro años en la carcel por confesar un crimen que no cometieron! tendrian que haberlos internado en un psiquiatrico porke estan mal de la cabeza!

Ninotchka dijo...

Buenas!
El caso de la anciana y el novio que se inculpan me ha dejado un rato mirandole la cara a esa mujer...No lo entiendo...

A fín de cuentas, el asesino es lo que es...pero fingir serlo?

Me saca un suspiro y me viene a la mente la frase: "de todo tiene que haber en la viña del Señor"

Amen.

Anonymous dijo...

estuve leyendo tu blog (que por cierto esta muy bueno)y veo que tienes asesinos de casi toda lationoamerica pero no e visto ninguno de Uruguay te sujiero que hagas un articulo sobre Pablo Goncalvez "el nene bien" el mayor asesino en serie de uruguay

Euridíce dijo...

Muy pero muuyy buena la historia de esta semana, saludos escrito. Adoro este blog espero nunca se acabe.....

LaNegra1978 dijo...

EXCELENTE BLOG !!! TAL VEZ TE INTERESE LA HISTORIA DE LA ARGENTINA MARTA BOGADO. MADRE ASESINA.
SALUDOS

Anonymous dijo...

yo vi un programa sobre este asesino en canal bio,en mente criminal, y alli decian q esa mujer que se inculpo del primer crimer, lo hizo por venganza, por mandar a su novio a la carcel ya que este la maltrataba, aun si eso conllevara que ella tambien fuera a la carcel como complice,ya que ella testifico haber visto a su novio violar y matar a esa chica, y el novio tuvo q confesar q era el asesino para que no le dieran pena d muerte(asi d negligente puede ser la justicia en eeuu tambien).
Y tambien salio el padre d jesperson diciendo q habia llorado en cuanto se entero x television q su hijo era asesino serial!!

Anonymous dijo...

Vaya, la carita feliz de "The Watchmen". ¿Algo que ver?

Saludos

Manuel

Anonymous dijo...

Coincido con la creencia de que muchos de nosotros, sobre todo nosotros hombres, somos potenciales a ser psicopatas hasta poder llegar a ser un asesino de alguna de las clasificaciones que aqui nos dan. Cuando era pequeño, yo recuerdo haber maltratado y torturado animales e insectos de cierta forma (cuantos no lo han hecho?)y amigos haciendolo de igual manera de maneras que ahora que soy adulto, lo veo en retrospectiva con repugnancia e incredulidad. Quiero aclarar que en mi familia nunca existio ni existe la violencia fisica ni psicologica siendo los unicos ejemplos de la misma pues los medios de comunicacion, pero sin llegar al punto de darme ejemplos tan atrozes como la tortura que realize a esos pobres animales a tan corta edad y sin un ejemplo realmente claro del cual pude haberlo tomado como ejemplo. Sigo siendo una persona erratica en potencia y sin temor a la violencia cuando no tengo otra alternativa, sin embargo creo que he conducido toda mi vida sin hacer daño, con la mayor cordura, etica y moral posible gracias a la buena educacion que recibi de mi familia... si fuera el caso contrario, no quiero ni imaginar que hubiera sido de mi... la educacion y el trasfondo familiar deja profunda huella sin duda.

Saludos!

Ampersand dijo...

Okey, de acuerdo, Red John de The Mentalist si está basado en Keith Jesperson, pero al igual que uno de los comentarios anteriores, no creo que "El Asesino de la Carita Feliz" haya sacado inspiración alguna, sobre todo de The Comedian de Watchmen, por lo cual imagino que tu intención al poner el botón de The Comedian es como la inclusión de un Santa Claus mariguano en el caso de Jeffrey Bruce Pardo, "El Santa Claus Asesino".

Con lo cuál confirmo una de las incógnitas que tenía acerca de Red John en la serie, es ilustrativo tu trabajo ECS, muchas gracias .... Saludos !!!!

Carlos Luis dijo...

Lo mas triste es que en todos los casos ninguno de los asesinos nació lleno de maldad,todos son producto de un ambiente hostil y de una crianza llena de maltratos y abusos,jamas supieron lo que es el amor de padre o madre,solo la violencia y el odio de otros seres aun mas enfermos que ellos mismos.