Winnie Judd: "La Asesina del Baúl"



“¿Qué es lo que lleva a un asesino a ocultar a sus víctimas en un cofre? Tal vez el horror subconsciente por la escena del crimen; una especie de escape existencial…”
Rafael Aviña


Winnie Ruth McKinnell nació el 29 de enero de 1905 en Oxford, Indiana (Estados Unidos). Vivió allí siempre. Se casó con un médico, William Judd, del cual se separó al cabo de un tiempo, aunque él seguía muy involucrado emocionalmente. Tras su separación en 1931, ya bajo el nombre de Winnie Judd, empezó a buscar dónde vivir.



Winnie Judd


Agnes Anne LeRoi y Hedvig Samuelson eran dos chicas que se habían conocido en Alaska. Cuando Hedvig enfermó de tuberculosis, emigraron buscando un clima más cálido. Compartían un apartamento dúplex en el 2929 de la calle Second North de Phoenix.



El duplex en Second North



Anne trabajaba en la Grunow Memorial Clinic, donde conoció a Winnie Judd. Hedvig yacía convaleciente en casa.



Anne LeRoi


En agosto, Winnie Judd se unió a ellas como otra inquilina en el piso. Ayudaba con los cuidados de Hedvig Samuelson; era una muchacha de aspecto delicado de unos veinticinco años.



Hedvig Samuelson



Pero de pronto, Winnie comenzó a tener fuertes conflictos con Anne LeRoi por cualquier pretexto. Peleaban a gritos, rompían platos y terminaban llorando para reconciliarse después.



Anne y Hedvig



A principios de abril, Winnie Judd se trasladó a vivir al 1130 de la calle East Brill. En una carta inacabada, Hedvig escribió: “Estoy contenta de que Winnie se marche de casa. Anne y ella se enfrentan por casi todo, y los enfados son algunas veces muy violentos”.



Pero había otro drama detrás de todo, y eran que existía un triángulo amoroso entre las mujeres, en el cual empezaba a sobrar la presencia de Winnie Judd. El 17 de octubre todo estalló. A la hora del desayuno, las mujeres empezaron a discutir por un asunto sin importancia: otra de las enfermeras que trabajaba en la clínica.



De las palabras se pasó a las manos y Hedvig entró en la cocina amenazando con una pistola a Winnie Judd. Esta le arrebató el Colt y el arma se disparó, alcanzando a Judd en la muñeca. Furiosa por el dolor, Winnie Judd apuntó a sus compañeras de piso. Les disparó hasta vaciar la pistola, matándolas.



Las víctimas (click en la imagen para ampliar)


La última vez que se tuvo noticias de Anne LeRoi fue en la mañana del sábado 17 de octubre, cuando supuestamente llamó para avisar que estaba enferma. Sin embargo, la recepcionista, Beverley Fox, notó algo extraño en la voz de la enfermera y creía que se trataba de Winnie Judd imitando la voz de LeRoi. Conocía su voz porque también trabajaba en el hospital como secretaria del doctor Louis Baldwin. Judd fue a trabajar, aunque llegó con cierto retraso y extrañamente nerviosa.



Cuando regresó, tuvo que plantearse cómo sacar los cuerpos de una vivienda situada en pleno centro de una gran ciudad. Pero no dominaba la situación y sus intentos de deshacerse de los cadáveres estuvieron marcados por el pánico, por un miedo atroz. No se le ocurrió otra idea que descuartizar a las dos mujeres y meter los restos en un enorme baúl y algunas maletas.



Los baúles utilizados por Judd



Trazó un descabellado plan de transportar los cuerpos hasta la costa para arrojarlos al océano, sin considerar los problemas prácticos que ello suponía. No intentó ocultar la identidad de las víctimas en ningún momento. Incluso pasó por alto dificultades tan obvias como el enorme peso del arcón y la descomposición de los restos humanos.



Swartz, un empleado de la compañía de mudanzas Phoenix Transfer, realizó el porte del gran arcón recogiéndolo el sábado por la noche. El lugar estaba sumido en la más completa oscuridad. Él y su ayudante se extrañaron un poco; pero Winnie Judd les explicó que la corriente eléctrica estaba desconectada por la mudanza. Incluso encendió varias cerillas para alumbrar el camino.



Judd ordenó que llevasen el baúl directamente a la estación. Pesaba tanto, que apenas podían levantarlo unos centímetros del suelo. Entonces prefirió trasladarlo al apartamento de la calle East Brill.



Winnie Judd pasó la noche del 17 de octubre descuartizando a Hedvig Samuelson y volviendo a empaquetar los cuerpos para facilitar el transporte. En una carta dirigida a su marido William ponía de manifiesto el asco que le daba tener que hacer lo que se había impuesto: “Fue espantoso empaquetar aquellas cosas como yo lo hice. Constantemente me repetía: ‘Tengo que hacerlo o me colgarán. Tengo que hacerlo o me colgarán...’”






William Judd


El domingo por la mañana, Judd pidió al propietario del piso, el señor Koller, y a su hijo que la ayudasen a llevar el equipaje a la estación: dos arcones y una maleta pequeña. Se fijaron en que su inquilina llevaba la mano vendada.



El 18 de octubre de 1931, Winnie Judd entró en la Union Station, la estación de ferrocarril de Phoenix, en Arizona, para tomar un tren nocturno hacia Los Ángeles. Llevaba la cabeza y la muñeca vendadas.



Su equipaje constaba de una maleta, una sombrerera y dos baúles, uno más grande y otro más pequeño. Los mozos de estación captaron enseguida el olor que despedía el baúl grande, y también les llamó la atención el peso, mucho mayor de lo acostumbrado.



La Union Station



Durante el viaje no se registró ningún incidente digno de mención. El tren llegó a Los Ángeles a las 07:45 de la mañana siguiente y Winnie depositó los dos baúles y la sombrerera en la consigna. Después abandonó la estación para ocuparse de que vinieran a recogerlos. Pero durante su ausencia una pasta oscura empezó a rezumar del baúl más grande y el desagradable olor se transformó en hedor.



Regresó al mediodía acompañada de un hombre joven; era su hermano Burton McKinnell. El encargado de la consigna insistió en que abriera los arcones. Tras un instante de nerviosismo, Winnie replicó que su marido tenía la llave y que iba a telefonearle. El joven acompañante estuvo de acuerdo con el empleado de la estación: el olor era muy penetrante. “¿Pero qué es lo que has metido en el baúl para que huela tan fuerte?”, preguntó.



La pareja supuestamente se fue por la llave. Posteriormente, un oficial de policía dijo haber pensado que se trataba de un transporte ilegal de carne de venado. Transcurrió un largo rato y a las 16:00 horas, sin que los pasajeros hubieran dado señales de vida, la policía abrió los baúles.



La policía abre los baúles


En su interior encontraron los cadáveres troceados. El cuerpo de Hedvig había sido descuartizado.






El cadáver de Hedvig Samuelson




Las piernas habían sido cortadas a la altura de las rodillas y envueltas en ropas ensangrentadas. Junto con la parte superior del cuerpo y la cabeza, estaban guardadas en el arcón pequeño.





El abdomen fue hallado en la maleta. El cadáver de Anne seguía entero, pero metido a presión en el baúl grande; parecía una muñeca mal hecha. La identificación no ofreció ninguna dificultad. Un gran número de objetos habían sido empaquetados junto con los cuerpos, incluyendo fotografías de las víctimas.



El cadáver de Anne LeRoi


Un detalle todavía más siniestro fue el descubrimiento de cartuchos de pistola en los bolsos de las muertas y un cuchillo para partir pan con mango verde y huellas dactilares impresas con sangre en el filo. La sombrerera contenía un conjunto de escalpelos y un Colt automático, calibre .25: el arma del crimen.



El arma homicida


El hogar de Winnie Judd y el piso de sus amigas fueron registrados. En Brill Street la policía encontró más instrumentos quirúrgicos y en Second North descubrieron manchas de sangre en la alfombra y otro cartucho de pistola. También se fijaron en que alguien había cortado recientemente un trozo de alfombra. Las investigaciones sobre los baúles completaron el rompecabezas.



Se expidió una orden de búsqueda y captura para Winnie Judd. Su marido (del que estaba separada) y su hermano fueron interrogados. El hermano pequeño de Judd, Burton J. McKinnell, admitió que la había acompañado a recoger los pesados bultos a la consigna, pero negó estar al corriente del crimen. Recibió una llamada telefónica en la Universidad de California del Sur, donde estudiaba, pidiéndole ayuda, nada más.



Burton J. McKinnell, hermano de Winnie Judd


De los baúles, Winnie Judd sólo había dicho que los quería ver hundirse en el océano. “Y eso es todo lo te conviene saber”, remató. El marido, William Judd, declaró a la policía: “Mi esposa pertenece al tipo refinado, tranquilo. En su carácter no hay nada criminal, ni depravado”.



No obstante, admitió que su salud siempre había sido muy frágil, y había pasado seis meses en un sanatorio de Pasadena antes de mudarse a California.



Como médico opinaba que era psicológicamente inestable. Estaba especializado en enfermedades nerviosas, y su estado había constituido para él una constante preocupación. Todo esto concordaba con otros informes de la policía. El hermano de Winnie Judd confirmó que era propensa a repentinos ataques de ira.



Los suegros y el esposo de Winnie Judd, tras recibir la noticia



La policía publicó carteles de “Se busca” con la fotografía de la homicida. Pero nadie pudo aportar ningún dato sobre el paradero de la misteriosa mujer.



Los carteles de “Se busca”


El esposo de la asesina hizo un llamamiento para que se entregase voluntariamente. La mujer respondió, fijándose la fecha del 23 de octubre y un lugar bastante extraño: la funeraria de Álvarez & Moore.



La funeraria donde Judd se entregó y el arresto de la asesina



Llegó en un estado lamentable: con la bala perdida, disparada durante la riña, aún incrustada en la muñeca.



La herida Winnie Judd, tras su detención



Poco después del arresto, se encontró una carta dirigida a su esposo William en el sanitario de un gran almacén de Los Ángeles; en ella divagaba incoherentemente, pero incluía el relato de los hechos del 17 de octubre.



Los titulares sobre el crimen





El doctor Latton, psiquiatra, declaró que Judd estaba mentalmente insana. Realizó un cuestionable examen antropométrico para apoyar su hipótesis.



El doctor Latton, psiquiatra



Judd fue internada en un hospital para reponerse de su herida y de una crisis nerviosa, antes de ir a la Corte. Su esposo William siempre estuvo junto a ella.



Winnie Judd en el Hospital, acompañada de su esposo William




El juicio tuvo lugar en enero de 1932. Los Jurados escucharon aterrados la historia del homicidio y sobre todo del desmembramiento de las dos mujeres. Las explícitas fotografías de los cadáveres metidos en baúles causaron un choque en la imaginación de todos ellos. Sin pensarlo mucho, Winnie Judd fue considerada culpable de asesinato en primer grado.



El juicio





Los detalles del sangriento asesinato y los rumores de sus prácticas lésbicas cautivaron al público asistente. Todos se escandalizaron ante la perturbada chica que había sido capaz de asesinar, trocear, empacar y transportar a sus dos amigas sin ningún tipo de remordimiento.



La celda de Winnie Judd en la prisión


El Jurado no pudo mantenerse al margen. Integrado únicamente por hombres, vieron la oportunidad de castigar ejemplarmente a una mujer que había traspasado todos los límites morales de esa época y lugar. Finalmente le dictaron sentencia: pena de muerte.



El Jurado


El destino de la condenada pendió de un hilo durante meses, mientras la prensa y su marido apelaban contra la severidad de la condena.



Winnie Judd con su esposo William durante el juicio


En 1933 la campaña tuvo éxito y Winnie Judd fue internada en el Hospital Estatal para Deficientes Mentales de Arizona.






Winnie Judd ingresando al Hospital Mental, con su gato negro en brazos


El 24 de octubre de 1939, Winnie se escapó del manicomio en el que estaba internada, engañando a los guardias con un muñeco hecho a mano y metido en la cama.



El cuarto de Winnie Judd en el Hospital Mental


Su intención era visitar a su padre enfermo; incluso le escribió una carta al gobernador de Arizona informándole de sus intenciones. Tras la visita se entregó a las autoridades.



El Hospital Mental


Posteriormente, Judd se escapó otras seis veces más. La última vez lo consiguió el 8 de octubre de 1962 y permaneció fugitiva durante seis años y medio.



Fechas clave (click en la imagen para ampliar)


Se hizo pasar por una tal “Susan Leigh Clark” y trabajó como ama de llaves para una anciana que siempre ignoró su pasado homicida. Fue localizada durante una investigación de rutina sobre otro crimen y vuelta a arrestar.



Winnie Judd en el Hospital Mental


En 1971 obtuvo la libertad bajo fianza y continuó su vida con el nombre de "Susan Leigh Clark"; para entonces era una anciana que de vez en vez, tenía ataques de rabia y violencia.



Tres arrestos de Judd tras sus múltiples escapes




Winnie Judd murió en Arizona en 1998, a los noventa y tres años de edad. Muchos la consideraban una celebridad oscura; otros, una simple anciana loca. Trató de mantener un perfil bajo, pero los periodistas siempre la acosaron.



Winnie Judd tras ser puesta en libertad


Sobre su caso se escribieron muchos libros y se hicieron películas que incorporaron cadáveres en maletas a sus tramas; una de ellas fue Murderess, que narra el caso utilizando marionetas.



La anciana Winnie Judd poco antes de morir


El nombre de Judd quedaría ligado para siempre al método que utilizó para tratar de deshacerse de los cadáveres de sus amigas y amantes: los baúles negros cuyo macabro contenido se incrustó en la imaginación popular.



Homenaje fotográfico a Winnie Judd




VIDEOGRAFÍA:

Murderess (traileres)
video

video


Murderess (video clip)
video



BIBLIOGRAFÍA:











19 comentarios:

LADY LILITH dijo...

:o COMO SIEMPRE UNA HISTORIA IMPACTANTE ....JAJAJA LO MALO ES QUE AHORA PARA DORMIR COMO LE HARE? XD SALU2

Glyniss® dijo...

¡Vaya, vaya! Este es uno de esos casos empapados de leyenda, folclor, y un toque personal muy interesante. Judd es casi tan carismática como "El Chalequero" (aunque ciertamente menos afortunada, tal vez por su estatus de mujer sureña). Como bien sugieres, no tiene indicios de presentar trastornos psiquiátricos graves. Sólo fue una mujer a la que se le fueron un poco las cabras a la mera hora, aunque creo que eso del triángulo amoroso es algo en lo que convendría profundizar un poco. ¡Qué imaginación de mandar los baúles al océano! ¡Muy buen caso! Me recuerda a la canción "The Gift" de The Velvet Underground (mi grupo favorito), igual de macabro e impulsivo.

Por cierto, un tip: recientemente leí que al tipo ese de la balacera en el metro Balderas ya le dictaron sentencia. ¡Saludos sangrientos! Como que se me hizo algo breve y me quedé con ganas de más. No lo conocía ni de oídas.

bryannasnails dijo...

IM LADY TIJUANA♪♪♪♪
orale...... buen caso como siempre saludos

AX MURDER dijo...

K BUENA HISTORIA,KONTIENE TODO LO NECESARIO,PARA FORMAR PARTE DE ESTE BLOG,K VALOR DE WINNIE JUDD,O K TORPEZA PARA PRETENDER DESHACER DE LOS KUERPOS DE ESA MANERA. BUENO M IMAGINO K LOS NERVIOS TE AN DE TRAICIONAR EN UNA SITUACION ASI.

Anonymous dijo...

Hola. Muy buen post. Acà, en mi pais, tambièn hubo un caso similar: un par de pandilleros trataron de deshacerse del cadaver de su vìctima tiràndolo al rìo. Primero quisieron trasladar el cuerpo (en un caja) dentro de un taxi, pero el taxista al notar el olor, los botò. luego improvisaron un medio de transporte con una tabla y unas patinetas... y arrastraron la caja por varias cuadras (a plena luz del dìa) antes de que la policìa municipal los interceptara, entonces huyeron corriendo, dejando su macabra carga en medio de la calle.

KARINA DE VENEZUELA dijo...

QUE BUENA BIOGRAFIA ESTA SI ES UNA BIOGRAFIA CON FOTOS Y TODO EXACTO CON DETALLES DE UNA BELLA ASESINA... QUE ASESINO A ESAS 2 POBRES CHICAS EN UN ATAQUE DE CELOS Y RABIA BUENO QUIEN SABE SI ESTARA ARDIENDO EN EL INFIERNO LA MAYORIA DE HUMANOS PODEMOS ASESINAR A QUALQUIERA CON ATAQUES DE CELOS Y NERVIOS PERO TENEMOS Q CONTROLARLOS...... PARA NO COMETER LOCURAS COMO ESTA.ESTA BELLA ASESINA QUE SE ESCAPO UNAS VECES DE EL MANICOMIO A ELLA TENIAN QUE COLGARLA O QUITARLE LA CABEZA CON LA GUILLOTINA PARA QUE PAGUE SUS CULPAS QUE MUNDO VIVIMOS UN MUNDO SIN JUSTICIA.... POBRES CHICAS NO TUBIERON MUCHA VIDA COMO SU ASESINA... Y YO DIGO UNA COSA PORQ HOMENAJEAN A UNA SADICA ASESINA COMO ESTA ES UNA BURLA PARA LOS FAMILIARES DE SUS VICTIMAS DEVERIAN DE HOMENAJEAR A LAS VICTIMAS NO A UNA ASESINA..... BUENO HASTA OTRA BUENA BIOGRAFIA COMO ESTA.......

halford dijo...

Como siempre muy buen caso.
Un asesinato impulsivo de índole pasional, la forma desesperada de deshacerse de los cuerpos le dió el toque macabro, casos como este hay varios incluso en estas épocas, para el que no tiene mucha astucia, es lo que termina perdiéndolos, no cualquiera tiene la inventiva de Ed Kemper. Si ahora sorprende, me imagino en su época.
Felicitaciones, saludos a todos, hasta la próxima.

¡saludos sangrientos!

Ivanna Holtz dijo...

Saludos.

Recien me animo a escribirles pero sigo este blog desde el año pasado muy interesante esta entrada. Da miedo mucho miedo pensar que hasta una persona con cara de inocente podría ser un asesino despiadado el caso de esta mujer no es ajeno a eso.

Espero que sigan con estas entradas son muy interesantes.

Los Saluda:

Vera Lucía

Charlotte dijo...

Ella a diferencia de muchos de los asesinos aquí expuestos, no es la asesina a "sangre fría", ni siquiera asesina "despiadada" como sugiere la chica de arriba (Ivanna), puesto que mató por puro impulso, movida por las emociones que en ese instante la dominaron. Si hubiera sido asesina "a sangre fría", eso sugiere que planeo el crimen, y en éste caso no fue así, si fuera una asesina "despiadada", no hubiera tenido remordimientos ni se hubiera entregado a la policía, o incluso hubiera matado a más personas. Este crimen, es lo que se calificaría más como un "crimen pasional o por impulso", simplemente la ira se dominó de ella y simplemente descargo su furia con la pistola, ya que hay que tomar en cuenta, que antes de que ella disparará, la habían herido accidentalmente, y ésto simplemente desencadeno su enojo. Desesperada, trató de deshacerse de los cadáveres muy tontamente, ni siquiera eso racionalizo (cosa que muchos asesinos "despiadados" y a "sangre fría", hacen, ya que no tienen remordimientos y si una inteligencia destacada, que los hace actuar fríamente ). Y el hecho de haberse entregado, dijo mucho más de ella a su favor, pues fue una muestra de arrepentimiento y de saber que había hecho mal. Creo que fue bueno que se librará de la muerte, pues no creo que hubiera sido justo si la condenaban a tal pena, pues sería un crimen ó delito cometido "por trastorno mental transitorio" lo que en México, sería ya sea una causa de exclusión de delito o una característica o elemento que aminora la pena del mismo en el delito de Homicidio, en el caso no sería un "delito doloso" sino "culposo", por esa característica de "trastorno mental transitorio", que es lo que ocurrió claramente en éste caso. (Ya empece a hablar como Abogada, jajaja, mejor no aburro más)

Saludos..,.xD

Osito Panda dijo...

Esta historia me parece muy interesante, por lo que ya bien apuntó Charlotte. Veo a Winnie como una persona con miedo. Me explico:

A las personas "normales" (que no cometemos crímenes ni mucho menos asesinatos) normalmente se nos enseña el miedo a la ley y al castigo, y con eso se nos persuade de delinquir. Esta mujer sin duda tenía ese temor, y todos sus actos se basaron en ello. Bueno, eso pienso =P

Cristina de Argentina dijo...

Hola desde Argentina! Hace poco tiempo que descubrí tu blog e, historia tras historia, me lo estoy devorando! Canibalísticamente, jaja! Me encanta, de verdad. Por fin un sitio en castellano que trata cada caso de manera tan seria, completa y detallada, con una redacción amena y archivos fotográficos increíbles, un verdadero hallazgo. Gracias y felicitaciones por tan excelente trabajo! Sigo devorándote, jaja!

Anonymous dijo...

QUE MUJER TAN FRIA Y CALCULADORA... DIGNA DE UNA MENTE PERTURBADA.... BUENO EL RELATO

Anonymous dijo...

digan para estar en este blog.....

Jake DeVilla dijo...

saludos es la primera vez qe te comento soy super fan de esta pagina! Me gustaria hacerte la sugerencia de qe trabajes en la publicación del caso del exorcismo de Almansa, un caso verdaderamente qe deja frio

Anónimo dijo...

Gran relato.

Eso si, mi curiosidad es porque nadie escucho los disparos.

D. dijo...

Tengo otra versión de esta historia. Supuestamente Winnie y sus dos amigas pelearon por celos del doctor Judd, no eran lesbianas, y en ese forcejeo Winnie mató a sus dos compañeras. Ella avisó al doctor y él la ayudó a descuartizar los cuerpos. No sé cuál de las dos versiones es la real.

Anónimo dijo...

Excelente blog. Ya van varias historias que leo: Jeffrey Damer, Richard Ramírez, Ian Bradley. Y lo que me sorprende en todos los casos, es la crueldad con que estas "bestias humanas" asesinaban a sus victimas. Sin remordimientos, sin sentimientos de culpa, con la sangre mas fría del mundo. No se como no les aplican la pena de muerte, si estos arrebataron varias vidas: el que a hierro mata ¿no?. Lo único que espero es que estén ardiendo en el infierno y sufriendo sus mismas atrocidades por el resto de la eternidad.

Pily dijo...

Que fuerte las imágenes de los cadáveres. Nunca habìa visto algo así.

Ampersand dijo...

Por puro impulso hizo sus crímenes, careció como varios comentarios apuntan de ingenio o practicidad para deshacerse de los cuerpos, pero lo escalofriante y macabro es el método que usó.

Recordé la escena de la película Hannibal, donde el inspector Francesco Pazzi (Giancarlo Giannini), ayuda al Dr. Hannibal Lecter (Anthony Hopkins), con el traslado de un par de valijas grandes del anterior usuario de su domicilio, el curador de la Biblioteca Caponi. Cuando le ayuda a cargarlas, Hannibal le dice a Pazzi: "Le ayudaré con eso. Pesan como cadáveres". Una pequeña analogía para entender que el tiempo pasa, las cosas cambian, pero hay otras (como descuartizados metidos en baúles), que siguen aterrorizando igual. Saludos !!!!