"El Mataindigentes"



“Estaba seguro de que todos en la ciudad pensaban igual, pero el ciudadano promedio es un hipócrita que se decanta por la moral del esclavo (…) Enero es un buen mes para iniciar nuevos proyectos. Probablemente en diciembre realizó una lista de propósitos para el Año Nuevo. Dejar de fumar, hacer ejercicio, asesinar indigentes…”
Norma Lazo. Sin clemencia


Enero de 1989. La ciudad de Guadalajara, Jalisco (México) vivía un invierno frío. No existían aún los albergues públicos que se implementarían más de una década después. La crisis económica que desde siete años antes se vivía en México se reflejaba en el gran número de mendigos, niños de la calle y personas sin hogar que vagaban por las aceras de la enorme ciudad, la segunda más grande del país.






La ciudad de Guadalajara


Un hombre contemplaba aquel espectáculo con enojo. Un rencor sordo crecía en su interior; despreciaba profundamente a los indigentes, le molestaba que le pidieran monedas y que a veces lo tocaran en el brazo, exhibiendo ante él las llagas, los dientes podridos, la ropa astrosa, las costras de mugre en la piel, el cabello hirsuto y el insoportable olor de su cuerpo. La basura viviente de la urbe. Y odiaba sobre todo la actitud, que variaba entre los gemidos lastimeros y una descarada exigencia.



Una mañana tomó la decisión. Desde varios años atrás le gustaban las armas. Poseía una en especial, que consideró la más adecuada para llevar a cabo su labor, para ejecutar el trabajo de un Ángel Exterminador que limpiaría las calles de Guadalajara. Se vistió adecuadamente, con ropa negra y una gabardina del mismo color; algunos afirmarían inclusive que portaba un sombrero y que utilizaba un bastón, pues cojeaba. Tomó su pistola, una calibre 7.65 de origen italiano, la cual había dejado de fabricarse años atrás y cuyas balas eran producidas únicamente por Remington y Winchester. Una pistola de colección destinada a cumplir una misión redentora. Subió a su auto, un Volkswagen sedán, y se dirigió a iniciar su cruzada.



El arma


Su primera víctima dormía en la banqueta, acurrucado a causa del frío. El asesino apuntó con cuidado y disparó una sola vez. La bala le atravesó la cabeza al hombre, un pordiosero de alrededor de sesenta años. Luego se alejó sin prisa alguna, dejando el casquillo de la bala en el suelo, a propósito: era su firma. Había atacado en uno de los barrios bajos de Guadalajara. Cuando la policía encontró el cuerpo, no le dio mayor importancia; la muerte de un indigente, aunque hubiera sido ejecutado, a nadie le interesaba.



La primera víctima


El segundo murió días después en circunstancias similares; apareció muerto en otra banqueta, con el disparo en la cabeza y el casquillo a un lado. La policía se dio cuenta de que se trataba del mismo calibre y que además era un arma extraña, de colección. Pero rastrearla era una labor ardua. El gobierno no destinaría recursos a una investigación en la cual las víctimas eran los mendigos de la ciudad, los ciudadanos de quinta clase.



La segunda víctima


El tercer indigente fue ejecutado poco después. Moría uno cada dos semanas, en promedio. La similitud de los crímenes trascendió a la prensa, quien de inmediato publicó la sensacional noticia: un asesino en serie asolaba Guadalajara. Lo bautizaron de inmediato: “El Mataindigentes”.



Febrero y marzo trajo nuevas víctimas. El quinto asesinato se cometió en el Sector Libertad, con el disparo certero en la región occipital. Era obvio que se trataba de un tirador profesional, un policía o un militar. El sexto asesinato lo cometió a plena luz del día y en una de las calles más transitadas de Guadalajara. Algunos testigos escucharon el disparo y vieron un Volkswagen color azul que se alejaba de la escena del crimen; unos más afirmaban que el auto era blanco. Otros dieron la descripción de las ropas del hombre, aunque nadie pudo ver su rostro.



Un indigente se aleja; al fondo se ve el Volkswagen blanco


“El Mataindigentes” aceleró su ritmo; en una misma semana, ejecutó a tres pordioseros más. Los periódicos vendían más ejemplares y los noticieros locales lanzaban hipótesis sobre los acontecimientos. Psicólogos y psiquiatras opinaban sobre el perfil del asesino. La policía no tenía pistas reales, pero decían que sí, que estaban cerca de atraparlo. Entonces hubo otro ataque: un desconocido le disparó a un joven que ni siquiera parecía indigente, por la espalda, a la altura de las vértebras cervicales. La policía se lo achacó a “El Mataindigentes”, con tal de poder hallar un responsable.



La novena víctima del verdadero asesino fue un personaje célebre en los anales criminales de México. Se trataba de Vicente Hernández Alexandre, a quien se le había dado el sobrenombre de “El Raffles Mexicano”. Se trataba de un ladrón de guante blanco, de la vieja escuela, un tipo cosmopolita, un hombre de mundo que había dedicado su existencia a la alta estafa y a despojar de sus bienes a los ricos y famosos, con astucia y estilo. Hablaba varios idiomas, había viajado por todo el mundo y era un notable fotógrafo. Admirado por policías y criminales, se había vuelto un mito viviente. Sus “trabajos” eran limpios, sin armas, sin violencia, sin forzar puertas o cerraduras y sin dejar huellas. Cuando fue arrestado, los medios se disputaban las entrevistas con él. Una de sus reglas era jamás lastimar a nadie, y había cumplido ese precepto a cabalidad: sus delitos nunca cobraron una vida, ni usó la violencia.



Vicente Hernández Alexandre, “El Raffles Mexicano”


Al salir de la cárcel, se encontró al descubierto: no podía regresar a los círculos que antes frecuentaba. Fue envejeciendo solo, hasta quedar en la miseria. Cargaba un maletín roto, lleno de viejos recortes de prensa que hablaban de sus hazañas; se los mostraba a la gente en la calle y explotaba su añeja fama a cambio de unas monedas para poder comer; él, que había tenido joyas, casas, autos, hermosas mujeres y millones en cuentas bancarias.






El ocho de marzo de 1989, “El Mataindigentes” encontró al famoso ladrón en un callejón, durmiendo, abrazando, como siempre, su ajado portafolio. Ni siquiera sabía de quién se trataba. Lo ejecutó como a los demás y después se marchó. Fue su último crimen. La noticia de la muerte de “El Raffles Mexicano” indignó a la prensa como no los había indignado su vejez miserable. Exigieron el esclarecimiento del caso. El escándalo llegó a los altos niveles de las esferas políticas y tuvo eco en la Ciudad de México.




Los titulares sobre “El Mataindigentes”


Quince días después, un elegante anciano de setenta y siete años de edad, que se dedicaba a hacer obras de caridad, fue ejecutado en la calle de un tiro en la espalda. La policía se lo atribuyó a “El Mataindigentes”, aunque la realidad es que no tenía nada que ver con su modus operandi. Pero el pánico se empezaba a apoderar de la ciudadanía. La policía patrullaba constantemente la zona donde habían ocurrido los asesinatos.



Comenzaron entonces los arrestos en falso. El Procurador General de Jalisco, Guillermo Reyes Robles, y el Jefe de la Policía Judicial, Héctor Córdoba Bermúdez, se lanzaron a buscar un falso culpable. Varios fueron los aprehendidos por error, entre ellos Salvador Reyes Partida, de cuarenta años de edad.



Otro fue Moisés Cabello Cabrera, de treinta y cinco años, a quien forzaron a firmar una declaración de culpabilidad, de la cual luego se retractó; y Jorge Figueroa, a quien no pudieron comprobarle nada. Cada vez anunciaban que habían capturado al multihomicida, y cada vez tenían que retractarse.



Investigaron en los hoteles de mala muerte que pululaban por allí y en uno de ellos encontraron a un empleado, que les dio pistas sobre un hombre que poseía un Volkswagen azul y se hospedaba allí. “Era un tipo extraño, en una ocasión lo sorprendí escuchando en la radio las noticias sobre ‘El Mataindigentes’. Parecía que le causaban mucha gracia, porque estaba risa y risa. Tenía mal una pierna, no caminaba bien”, afirmó ante los agentes.



Montaron guardia; siete días después, un hombre que respondía a la descripción dada por el empleado apareció por allí. Se trataba de Osvaldo Ramírez, de treinta y nueve años de edad. No tenía antecedentes penales.



Después de que lo interrogaron largo y tendido, confesó que había matado a su amante, un homosexual que deseaba abandonarlo. Pero no dijo nada sobre los otros asesinatos. La policía declaró que habían capturado al asesino y la prensa dio la noticia. La gente aceptó aquello sin problemas.








Y el asesino también lo aceptó. Al darse cuenta de que la policía le había cargado el rosario de crímenes a aquel hombre, “El Mataindigentes” decidió retirarse. Dejó de matar, sabiendo que con ello quedaba libre de culpa y la investigación sobre sus crímenes se cerraba. El hombre que estaba en la cárcel saldría tiempo después, cuando ya nadie se acordaba del hecho. Y solitario en algún lugar, “El Mataindigentes” contemplaría el arma que lo había ayudado en su misión, resignado al no haber podido terminarla, pero contento de seguir libre, con vida, y de haberse convertido en una oscura leyenda.



BIBLIOGRAFÍA:

46 comentarios:

Anonymous dijo...

Buen articulo pero falto mas informacion. Me hubiera gustodo saber un poco mas y sobre todo faltaron los videos si es que los hubiera. Bueno de todas formas son los numero uno.

rafa dijo...

muy poetico termino esta vez jaja antes que nada hola a todos
oye escrito dos preguntas
1 por que no quitas la palabra de verificacion ?
2 en la entrada anterior respondes que va a haber una entrada similar a la de bonnie y clyde .....acaso es dillinger???? ojala asi sea !!!!! jeje
una vez mas excelente labor saludos

Anonymous dijo...

es triste como estos casos se quedan sin resolver por que simplemente a nadie le importa.

Anonymous dijo...

Espectacular blog lo he encontrado hace un par de semanas y lo visito todos los dias ,es posible que hables sobre algun asesino en serie chileno, o si pudieras hacer un post sobre Hans pozo uno de los casos mas escalofriantes que he leido y paso solo hace un par de años atras ..bueno un saludo a todos y sigan asi espectacular blog.........

Karuna dijo...

Hola amigos, es un placer por supuesto leer y dejar huellas en este blog.

Esta semana comenzó con un buen artículo que es "El Mataindigentes", como dicen los comentarios anteriores un caso sin resolver y al mismo tiempo ignorado por la misma policía, solo porque las víctimas eran indigentes.

El perfil de "El Matindigentes" nos describe una persona con un caso grave de hostilidad, especialmente hacia a las personas indigentes.

Fue un placer leer este caso, aunque sigue siendo un caso sin resolver para la mayoría.

Escrito con Sangre, me gustaría que subieras a este blog el caso de Luis Donaldo Colosio. Por favor.

Saludos Karuna ^^

Escrito con Sangre dijo...

Hola a todos.

Anónimo 1: No hay videos disponibles. Si llegara a haber más fotos o información disponible, los subiremos.

Rafa: 1. La palabra de verificación impide que se nos llene la sección de comentarios con links de spam; antes no la tenía y eso pasaba. 2. Para que sepas a quién me refería, no dejes de leer el siguiente post.

Anónimo 3: Tomaremos en cuenta tu sugerencia.

Karuna: Gracias por leernos y comentar. El caso de Colosio sí está contemplado, aunque aún no hay fechas para su aparición.

¡Saludos sangrientos!

el mike dijo...

hermosa ciudad guadalajara, no conocia esta historia, es una lastima que no exista mucha informacion al respecto

sausur_roj dijo...

La verdad que si, da la impresion de que no ahy mucha informacion respecto al caso ni de que habra sido del "mataindigentes"....asi mismo fue una buena entrada.
Gracias escrito por deleitarnos semana a semana con con estos mas que interesantes casos.
Saludos

Anonymous dijo...

Me parece que esta vez tengo opiniones divididas sobre el caso:

Si bien es cierto que es una lastima que el caso se haya cerrado porque a nadie le importaba la muerte de indigentes y muestra la clase de justicia que hay en México, creo que tenía algo de razón el asesino.

No digo que su método haya sido el adecuado, pero muchos problemas empiezan con la gente pobre. Cuando una ciudad atrae gente indigente esperando encontrar allí una mejor calidad de vida y terminan en las calles es cuando las ciudades empiezan con problemas de drogadicción, inseguridad, violencia y pobreza.

caligula dijo...

Sobre el comentario del último anónimo, prefiero no decir mucho, ni siquiera mi opinión sobre los que justifican este tipo de crímenes porque se realizan sobre indigentes, y considerarlos como los causantes de todos los males del mundo... léete el artículo sobre Escobar y sabrás que los culpables del tráfico de drogas no son los indigentes, sino los que viven en casas muy grandes, y aún así eso no justifica matarles. Que la justicia y las coberturas sociales en México sean o hayan sido desastrosas, no justifica que se mate a los mendigos porque a alguien le molesta o alguien ha decidido que son el origen de todo el mal.

Cambio de tercio: en cuanto a si el caso ha sido resuelto o no, una vez leí que un asesino en serie sólo para de matar cuando le atrapan y le encierran en la cárcel, o cuando le matan. Eso me lleva a pensar que el último párrafo es más poético que cierto, que o bien el asesino era realmente le que cazaron, o está muerto, o le arrestaron por otra causa, o simplemente se ha mudado y está matando en otro sitio.

Anonymous dijo...

Hola a todos los lectores y a "Escrito..." sigo el blog desde Argentina desde hace mas de año y medio, me fascinan las historias que narras. Esta en particular creo que esta bastante lejos de las historias a las que nos tenes acostumbrados, repletas de informacion certera, no hay nombres de las primeras victimas, ni fechas. Aunque es agradable, como siempre, leerte, me gusta cuando hay mas informacion en tus historias! Saludos desde el pais mas austral del mundo!

Anonymous dijo...

Interesante escrito .......

A mi me aterran los indigentes, siempre trato de esquivarlos y es que me dan un miedo!, pero pocos indigentes son limosneros y eso si que los odio pero no al grado de querer matarlos, me molesta que pidan dinero y mas dentro de algun restaurante, camion o establecimiento. Eso si deberia de estar prohibido.

A mi parecer el asesino no era muy inteligente pero tuvo la suerte a su favor

Saludos!

lady tijuana dijo...

hola escrito como soy medio lela con las compu anduve buscando el asesino de esta sema y por un comen dde el blok me di cuenta que era elmataindigentes creo? quisiera seguir al hilo con elblok pero me revuelvo de pronto quisiera entrar al groupis sangrientos pero no se como muy bien por la historia de esta sema·

Florerfly dijo...

Bah, decir que los indigentes merecían morir es como la desafortunada declaración de nomeacuerdo qué politicastro de que la mendicidad es delito. Es decir que ser pobre es ser delincuente. La culpa de ese tipo de delincuencia es de los ricachones del país en ese caso... Hay otro caso que es interesante de seguir y efectivamente, como fue un homicidio contra un indigente quedó impune. En Guanajuato me parece, un grupito de juniors agarraron a un indigente, lo rociaron de gasolina y lo quemaron vivo. No espero que te acuerdes de ese caso, pero si te acuerdas, sería bueno mencionarlo, al parecer el chamaco era hijo de un politico y salió como si nada justamente porque "no había delito que perseguir" pues el vago no tenía familia y nadie presentó una denuncia.

m°N573r 3v1L dijo...

Lamentable pues como comentan la indigencia puede llegar a ser vista un mal social siendo que no es tal, es una respuesta social a una consecuencia económica. También marco la perspectiva de que la mayoría de la gente trata a la vida con elitismo y cree tener razón en que matar un indigente es lo mismo que matar a un animal, siendo que en principio tanto un animal como una persona son seres vivos....... sea perro, indigente o politico.
Finalíso con el fin de la historia que es pura especulación. Deberiase evitar estos parrafos que como se dijo anterior son solo poeticos y que a mi parecer deforman un poco el contexto de la historia que pudiera ser brillante.
Saludos a todos.

el piyo dijo...

Como siempre muy bueno y de por si un caso sin resolver, de hostilidad a los pobres indigentes que por no tener nada y ser repulsivos a la vista, algo habra tenido contra ellos o simplemente fobia para querer limpiarlos.
Bueno pasando de tema, y hablando de indigentes podrias hacer una publicacion sobre Dorancel vargas, canibal venezolano, muy buen caso...

el mike dijo...

osea, que la vida de una persona que no tiene casa y que puede sobrevivir con unas monedas que a ti te sobren (siempre y cuando sea una persona que realmente no pueda trabajar, no muchos vivales flojos que en vez de buscar empleo prefieren pedir dinero), no vale? este tipo de crimen son justificables?
vaya, estamos peor de lo que imagine

Anonymous dijo...

El blog me parece verdaderamente fantástico, me gustaría saber de donde obtienes toda la información que publicas porque has presentado casos extremadamente detallados y con unas fotos increíbles. Muchas gracias por realizar esta labor.

Anonymous dijo...

Muy interesante el artículo sobre el mata-indigentes. Sólo un comentario: La foto de la supuesta pistola del asesino es una pistola Makarov de origen soviético (no italiana)y en calibre 7.62 mm, no 7.65 mm como la del asesino. La verdadera arma pudo haber sido una FN o Mauser que si fueron diseñadas para 7.65 mm. Hace falta más información para saber la marca y modelo reales. Saludos.
DINX

Anonymous dijo...

Buenas!! Encontre el blog hace unos dias, porque vi un documental sobre el caso de Charles Whitman, y siempre me han interesado las historias reales de asesinatos, sean las que sean, seguramente sea por eso que creo que el ser humano me merece menos respeto que cualquier otro ser vivo de la tierra, y que somos la especie mas egoista y barbara que ha podido haber en la tierra... pero claro, todo es relativo

Bueno llevo leidas unas cuantas historiestas, y me quito el sombrero ante el blog amigo, o como diriais vosotros me quito la tapa de los sesos ante el blog, jaja, (que bestia, no me lo tomeis en cuenta XD). Tambien te digo lo que me gustaria que tuvieras en cuenta para publicarlo en el futuro, veo que te mandan muchas peticiones, asi que solo lo digo, y seguire leyendote todas las semanas. A mi me han gustado sobretodo las historias de School Shootings, (como la del coreano que fue la mas brutal de la historia) seguramente por que y soy estudiante, pero tambien me gustaria ler algo sobre algun asesino español, que es mi pais claro, y de casos que me gustaron cuando los leei en su momento como el suicidio masivo de Jonestown, solo que de este ya busque muchisima informacion, nada mas, ya tienes un lector mas, y veo que somos muchisimos interesados en estas historias tan escalofriantes.

Salu2 desde España! y sigue, o seguid asi :P

Anonymous dijo...

A por supuesto, la masacre del coreano que mencionaba antes, era una peticion, he leido poco, y visto poco sobre este caso... no me parece que habia dejado claro :P

Escrito con Sangre dijo...

El Mike: ¡Un gusto leerte de nuevo!

sausur_roj: Espero que los casos de las semanas siguientes te agraden.

Lady Tijuana: Necesitas una cuenta de Google (G Mail o Blogger) para ser Grouppie Sangrienta. Cada domingo publicamos una nueva historia y permanece colgada hasta el domingo siguiente.

Anónimo Español: Ya publicamos la historia de Jim Jones y Jonestown, búscala en la sección "Sacerdotes de la Muerte", en la columna derecha de esta página. También los casos de varios asesinos españoles: Enriqueta Martí, Juan Díaz de Garayo, Manuel Blanco Romasanta, Francisco Leona y los hermanos Izquierdo; están en la sección "Infanticidas" y en "Asesinos en masa".

¡Saludos sangrientos!

Anonymous dijo...

Siii, ahora mismo me he dado cuenta de que ya estaba el de Jim Jones, perdon por mi despiste. De asesinos españoles era mas dificil reconocerlo, porque simplemente con el titulo del caso no podia saberlo, y como tampoco los conocia, juer pero si que hay españoles che XDXD, bueno gracias por la aclaracion, saludos!

lady tijuana♪♪♪♪♪♪sssss dijo...

ok, medio entendi escrito deja ver como le hago fijate que diaro me meto al bloks isi tengo cosas que hacer pero me gusta mucho este y les va a dar risa pero tengo un 10 (una consola de juego) y me la llevo ala cama para seguirle sssssssssss!

Anonymous dijo...

Yo tenia como 12 anios cuando no se hablaba de otra cosa mas que de el mata indigentes, y tambien recuerdo todos los mitos que se inventaron en torno a el. Dijeron por ahi que una vez la policia lo persiguio, que choco contra un poste, pero que pudo escaparse.
Y me parecio muy raro cuando de repente ya no se hablo nada de el, y que no le dieron seguimiento al caso. Ahora me parece una muestra de discriminacion tremenda, como las victimas eran indigentes, se decidio cerrar el caso una vez que los asesinatos se terminaron, pero que tal si las victimas hubiesen sido de la elite tapatia, ahi si lo hubieran buscado por cielo, mar y tierra.

AX MURDER dijo...

ESTA BUENO EL KASO, M LATIO ESTE ASESINO,X LO MENOS NO ASESINO A MMUJERES NI A NIÑOS, ESO YA ES UN BUEN PUNTO,AHORA SOLO MATO A UN POKO DE LA BASURA SOCIAL. ESTA CHIDO X EL YX LO ASTUTO K FUE YA K SUPO KUANDO PARARLE A SU DESMADRE, POR LO K NO PUDIERON HECHARLE EL GUANTE.

clodomira retechula dijo...

Que caso más escalofriante!!! Yo creo que nadie tiene el derecho de decidir sobre la vida. Yo cuando veo indigentes me da curiosidad... incluso platiqué con uno una vez, se nota que se piró cañon y vive en una fantasía, pero buena gente, lo saludo cuando lo veo. Pero otra vez en mi escuela entro un indigente y mato un gato enfrente de todos... No sabemos que pudo pasar para que una persona caiga en la indigencia así que me parece injusto juzgar, habrá malos y buenos como en todos los estratos sociales pero está mal llamarlos basura. En fin cada quien su cabeza y cada quien sus traumas. La entrada me gustó pero siempre me asustan mas los casos sin resolver... quiere decir q el mal anda por ahi...

Natalia Cervantes dijo...

Mi paisa =)

Bueno, hay que admtir que todos alguna vez hemos tenido ese sueño. Matar a gente que parece que solo estorba y afea la ciudad.

Persefone dijo...

amo ese hombre
desearia hacer lo mismo en mi ciudad XD
hay mas de 8000 indigentes
que otra solucion tenemos? ;)

CrazyBadGirl dijo...

Como siempre muy buen caso aunque valla inpunidad no duro tanto en la carcel y no se arrepintio me hace sentir mal por esa gente no tiene casa nadie que los cuide no tienen vida la gente los mira mal casi no ganan nada y estan destinados a vivir asi y ese hombre parecio disfrutarlo tanto que me dio coraje

Anónimo dijo...

aunque una mayoria festejan esto, la verdad no estoy de acuerdo, porque sea lo que sea no dejan de ser humanos y no se vale

otra cosa, yo soy de GDL, y la verdad curioso, pero no recuerdo haber escuchado nada de eso.jeje,, yo creo que vivia en mi mundo color de rosa,,, voy a preguntarle a mis papas!

buen tema!

CocoNash dijo...

hola Escrito, leyendo los comentarios, vi que mencionaste la sección de infanticidas y de sacerdotes de la muerte pero a mí no me salen, los borraste acaso?

carlosmanzabel dijo...

Estos crimenes no son mas que una muestra del clasismo y la falta de civismo de parte de la sociedad y del sesinteres que muestran las autoridades hacia los desfavorecidos.

Anónimo dijo...

Recuerdo perfectamente este hecho, había un ambiente de sicosis en la ciudad porque no se podía tener la certeza de que igual si mataba indigentes pudiera cambiar su objetivo. Fue un caso muy sonado pero así como llegó, se fue.

NINA S.

Anónimo dijo...

Hola tambien soy de Guadalajara, y si me acuerdo de ese caso, segun supe, fue capturado y Hector Cordoba Bermudez jefe de la judicial mando ejecutarlo,tiraron su cadaver en los limites de Zacatecas y Jalisco. Este fulano Cordoba tambien estuvo implicado en la muerte del Cardenal Posadas y ahora es director de la policia de Tlaquepaque

Anónimo dijo...

Pobres indigentes... A parte de dormir en la calle, pasar hambre, frío, etc., aterrados por este desgraciado...

Dario dijo...

Yo creo que todos los indigentes deberian morir, yo les temo y los odio a la vez, una vez entro uno a mi casa y yo era muy pequeño, a mi me dejo inconciente con un palazo e hiba a violar a mi madre sino es por la intervención de un vecino, si tuviera el coraje y el poder los mataria a todos como este buen hombre de Guadalajara y creo que aquí opinaron muchas personas hipocritas.

claudia kapranos dijo...

Me encanta la moral que mucha gente maneja: Aparentemente es correcto matar un indigente, un pobre o un ebrio porque les provocan miedo, hace ver mal la ciudad, huelen mal o son extraños... Claro, matar a un hombre de clase media entonces es algo que debe pagarse ojo por ojo.

Pobre gente, yo no conozco las razones por las cuales cayeron en la indigencia: A mi no me consta que hayan sido estafadores afamados como el amigo Raffles. Yo no sé si fueron abandonados a su suerte, si sus propios hijos los dejaron por malagradecidos, si se extraviaron a causa de demencia y si alguien sigue buscándolos. Si el sistema económico los aplastó, si son inmigrantes, entre una larga lista de cosas que nadie toma en cuenta porque es demasiado buena para abrir la boca.

Solamente condena los actos contra gente que aparenta tener clase o educación. ¿Y si yo les dijera que he visto indigentes que ven libros desde las vitrinas, y que veo hombres decentes comportarse como seres desdeñables?

No se ustedes, pero este asesino lejos de ser el salvador de la ciudad; me parece un asco de ser humano.

Tan sencillo es deshacerse del problema matando. ¿Por qué matarlos a ellos sí es moralmente correcto?

No los entiendo gente y la verdad tampoco lo deseo. Son buenos para abrir la boca porque no saben pensar.

Anónimo dijo...

Me da risa el modo como lo "quiso" aclarar la policía... NO A CAMBIADO NADA !!! aun en nuestros días la policía mexicana CAPTURA CHIVOS para inculparlos y así mantener a la población tranquila...mientras el culpable o culpables están libres

Ampersand dijo...

Es decepcionante leer algunos comentarios en donde juzgan a los que han sido descartados por diversos motivos por la sociedad, haciendo mención que es una buena idea desaparecerlos simplemente, no entendiendo que la causa es, casi siempre, la voracidad y deshumanización de la misma sociedad: "Si no produces, si no consumes, si no aportas, entonces sobras".

Lo que es cierto, es que el asesino quiso darse a conocer utilizando un arma de un calibre específico, y si por casualidad (uno nunca sabe) pueda leer esto, le doy una idea .... si tanto le molestaban los indigentes, para hacerse notar aún más, los hubiera ejecutado con balas de oro o plata, como una auténtica burla de la sociedad hacia sí misma, en el entendido que es la dependencia hacia satisfactores el motor de la sociedad, que el dinero te da la vida, y también, si no haces lo necesario para justificar tu existencia, humillándote al oro y luchando por tener plata, te la puede quitar .... suena un tanto sardónico y mordaz el último párrafo, pero no me resulta extraño pensar que el asesino era una persona que tuvo algún episodio nada gratificante con un indigente, pero bueno, en casos abiertos, caben teorías disparatadas ..... Saludos !!!!

Sandra Yudes dijo...

¿Un sueño matar gente que estorba y afea la ciudad? Usted perdone, pero esta gente que vive en la indigencia no eligió ese destino. Mucha de esta gente tenía casa y gente con más poder y sin escrúpulos los obligó a vivir en la indigencia por un motivo u otro.
Considero que personas que piensan como tú si estorban y afean a la sociedad.
A lo que iba, me dio bastante pena que matara al ladrón, me gustó su filosofía de robar sin herir ni usar la violencia. Y, como bien dice, que solo mostraron indignación ante su asesinato y no por sus condiciones de vida. La hipocresía de la gente, cuando nos le interesa, miran hacia otro lado.
Una lástima que no fue arrestado el verdadero culpable, más que nada por culpa de la deficiencia de la policía que, por ser indigentes, no mueven un dedo.

Anónimo dijo...

Saludos, hace ya un tiempo estoy siguiendo tu web, estaba leyendo esta entrada y me quedo la duda sobre el Raffles, por lo que quise indagar mas, y cual seria mi sorpresa al ver que te habian pirateado toda la entrada incluyendo las imagenes, te paso el link para que lo cheques:
http://bymundoenfermo.blogspot.mx/2013_05_01_archive.html

Anónimo dijo...

Hola la verdad me aterra mas la gente que piensa y admiran al asesino que el propio asesino yo creo que todas esas personas o solo buscan llamar la atención o son los futuros asesinos locos.El caso muy bueno pero si creo que hay muy poca información.En fin un saludo a ecrito.

Montes dijo...

Tan hipócritas creo a quienes dicen que están a favor de matarlos, porque no han matado, como a los que dicen que están en contra porque tampoco creo que ayuden a los indigentes, no creo que les den asilo, comida o dinero a todos y cada uno, así que mejor demuestren su postura con acciones y no con comentarios.

Anónimo dijo...

En Argentina debería haber un "Mata-trapitos"

Anónimo dijo...

mata-trapitos??? a quien le dicen en argentina asi?
holaa buenas noches apenas descubri este blog, con tan mala suerte que creo ya esta cerrado, lo cual seria una pena porque esta megafantastico y muy entretenido, todas las noches cuando ya todos se durmieron abro este blog y leo una o dos historias, se me esta haciendo una adiccion, me gustaria que volvieran a publicar, muuchos lo agradeceriamos!!