Partido Comunista Chino: La masacre de Daxing, los Caníbales de Guang Xi y la matanza de Tian’anmen



“En cualquier lucha, las bajas son inevitables. La muerte ocurre con frecuencia”.
Mao Tse Tung


Después de tomar el control total del país, el Partido Comunista Chino no cesó su campaña de violencia. De hecho, durante la Revolución Cultural, la violencia se intensificó. Mao Tse Tung puso en marcha la Revolución Cultural en 1966, con el objetivo de acabar con la incipiente burocratización del Partido Comunista y restaurar su naturaleza revolucionara. “Hay que bombardear los cuarteles generales”, dijo Mao, y millones de Guardas Rojos tomaron sus palabras al pie de la letra. Los militares torturaron y humillaron a sus superiores; los niños denunciaron a sus padres. Y los estudiantes la emprendieron contra sus profesores, a los que obligaron a arrodillarse sobre cristales y confesar sus errores.



Durante algún tiempo, el fanatismo llegó a tal extremo que se dieron instrucciones precisas para que los coches avanzaran cuando los semáforos estaban en rojo y se detuvieran ante el disco en verde. El motivo: el rojo era un color revolucionario que significaba acción. Sin embargo, este plan fue desechado: muchos de los conductores no acababan de adaptarse a las nuevas normas y los accidentes de circulación se multiplicaban.



Durante la década de la Revolución Cultural el caos se adueñó de China. El 18 de agosto de 1966, Mao Tse Tung se reunió con los representantes de las Guardias Rojas en la torre de la Plaza Tian’anmen, la misma que décadas después sería testigo de una sangrienta matanza. Song Binbin, hija del líder comunista Song Renqiong, le puso a Mao la manga emblema de las Guardias Rojas. Cuando Mao se enteró del significado del nombre de Song Binbin, “amable y cortés”, dijo: “Necesitamos más violencia”. De ahí en más, Song se cambió el nombre por el de Song Yaowu, “deseo de violencia”. Y la violencia se desató durante décadas.



Un testimonio de esos tiempos narra: “Un día, el Partido Comunista Chino reunió a todos los habitantes de una aldea en la plaza principal. Los maestros acudieron con sus alumnos. El propósito de la reunión era presenciar la ejecución de trece jóvenes. Después de dar a conocer los cargos contra las víctimas, el Partido Comunista le ordenó a una maestra horrorizada que les hiciera cantar a los niños canciones patrias. Entre tanto, en el escenario no aparecieron bailarines sino un verdugo que sostenía una cuchilla filosa en las manos. El verdugo era un soldado comunista joven, robusto, de brazos fuertes y aspecto feroz. Se ubicó detrás de la primera víctima, levantó rápidamente la cuchilla en el aire, la bajó con fuerza y cayó la primera cabeza. La sangre manaba como de una fuente, mientras la cabeza rodaba por el suelo. El canto histérico de los niños se transformó en gritos y llantos desconsolados. Con sus palmas la maestra marcaba el compás de los cánticos, tratando de que no se detuvieran. En medio del caos, yo oía sonar una campana una y otra vez. El verdugo asestó trece golpes y trece cabezas cayeron al suelo. Luego, varios soldados comunistas se acercaron, abrieron el torso de las víctimas y les extrajeron el corazón para festejar. Semejante bestialidad se llevó a cabo delante de los niños. Ellos empalidecieron y algunos comenzaron a vomitar a causa del macabro ritual del que eran testigos. La maestra los regañó por sus reacciones, y luego los hizo formar para volver a la escuela. Después de ese episodio, con frecuencia se obligaba a los niños a presenciar matanzas. Los niños se acostumbraron a las escenas sangrientas y se insensibilizaron ante los asesinatos; algunos incluso comenzaron a disfrutar de las escenas que se generaban”.



Cuando el Partido Comunista Chino sintió que las matanzas comunes no alcanzaban para despertar el horror y la excitación, inventó todo tipo de torturas crueles. Por ejemplo, obligaba a una persona a tragar una gran cantidad de sal sin beber ni una gota de agua y dejaba que la víctima sufriera hasta morir de sed; o le quitaba la ropa a un individuo y lo obligaba a rodar sobre vidrios rotos; o abría un hueco en un río congelado y arrojaba a la víctima dentro de él: la persona o moría de frío o se ahogaba. Un miembro del Partido de la provincia de Shanxi inventó una forma de tortura macabra. Un día, mientras caminaba por la ciudad, se detuvo frente a un restaurante y se quedó mirando una gran caldera que hervía. Compró varias calderas gigantes y de inmediato arrestó a opositores del Partido Comunista. Durante el acelerado juicio, se llenaron las calderas con agua hirviendo. Luego de la condena, desnudaron a tres personas y las arrojaron dentro para que murieran quemadas.



En Pingshan desollaron vivo a un hombre. Los miembros del Partido obligaron a su hijo a participar de la tortura: vio morir a su padre en medio de un dolor inconmensurable mientras oía sus gritos. Los torturadores vertieron vinagre y ácido sobre el cuerpo del padre y así toda la piel se le desprendió pronto. Comenzaron por la espalda, siguieron por los hombros y en un rato le habían quitado la piel de todo el cuerpo, salvo la de la cabeza. El hombre murió horas después.



Otro testimonio de la época es sobrecogedor: “Una persona de la Corte de Shenyang dijo en voz alta: ‘Su madre es una contrarrevolucionaria realmente obcecada. Se rehúsa a reformarse y tiene una obstinación incorregible. Se opone a nuestro gran líder, el líder Mao, al invencible pensamiento de Mao Tse Tung y a su gobierno revolucionario proletario. Con tantos delitos, nuestro gobierno está considerando la posibilidad de incrementar el castigo. De ser ejecutada, ¿qué actitud tomará usted?’. Yo estaba perpleja y no sabía qué contestar. Tenía el corazón destrozado. Pero simulaba estar tranquila y hacía fuerza para que no se me escaparan las lágrimas. Mi padre me había dicho que no lloráramos frente a otros; de lo contrario, no tendríamos forma de renunciar a nuestro vínculo con mi madre. Él contestó por mí: ‘Si lo que dice es cierto, el gobierno es libre de obrar como le parezca necesario’. La persona de la Corte volvió a preguntar: ‘¿Recogerá su cuerpo si es ejecutada? ¿Retirará sus pertenencias de la prisión?’. Bajé la vista y permanecí en silencio. Mi padre contestó por mí otra vez: ‘No necesitamos nada’. Nos tomó a mi hermano y a mí de la mano y nos fuimos de la hostería del distrito. A los tumbos, volvimos caminando a casa en medio de una tormenta de nieve. No cocinamos; mi padre dividió por la mitad el único bollo duro de maíz que teníamos y nos lo dio. Nos dijo: ‘Cómanlo y váyanse a la cama temprano’. Me quedé recostada en la cama de arcilla en silencio. Mi padre se sentó en una banqueta y se quedó mirando la luz, aturdido. Después de un rato, miró hacia la cama y pensó que estábamos dormidos. Se levantó, abrió despacio la valija que habíamos traído de nuestra antigua casa de Shenyang y sacó la foto de mi madre. La miró y no pudo contener las lágrimas. Me levanté de la cama, apoyé la cabeza en sus brazos y comencé a llorar con fuerza. Mi padre me dio unas palmadas y me dijo: ‘No llores, no podemos dejar que los vecinos te oigan’. Mi hermano se despertó por mi llanto. Mi padre nos abrazó con fuerza. No sé cuántas lágrimas derramamos esa noche, pero ni siquiera pudimos llorar libremente”.



En poco tiempo, los ataques armados violentos se extendieron por todo el país. La generación más joven, educada en la crueldad comunista, no sentía miedo ni preocupación. Bajo la conducción directa del Partido y por las órdenes de Mao, los integrantes de las Guardias Rojas, fanáticos e ignorantes, comenzaron a golpear gente y a saquear hogares en toda la nación. En muchas zonas, las “cinco clases negras” (terratenientes, granjeros ricos, reaccionarios, malos elementos y derechistas) y sus parientes fueron asesinados siguiendo una política de genocidio. Un caso típico es el de la masacre de Daxing, cerca de Beijing, donde desde el 27 de agosto hasta el 1 de septiembre de 1966, murieron trescientas veinticinco personas en cuarenta y ocho brigadas de trece comunas populares. La persona más vieja asesinada tenía ochenta años y la más joven, tan sólo treinta y ocho días. Veintidós familias fueron exterminadas por completo. Golpear a una persona hasta matarla era una práctica común. En la calle Shatan, un grupo de Guardias Rojas torturó a una anciana con cadenas y cinturones de cuero hasta que no pudo moverse más; entonces una mujer de las Guardias Rojas saltó sobre su cuerpo y le pisoteó el vientre. La anciana murió en el momento. Cerca de Chongwenmeng, cuando las Guardias Rojas registraron la casa de la “mujer de un terrateniente” (una viuda solitaria), obligaron a todos los vecinos a llevar una olla de agua hirviendo, que vertieron desde el cuello de la mujer para quemarle el cuerpo. Varios días después, la hallaron muerta, con el cuerpo cubierto de gusanos. Hubo muchas formas diferentes de matar en Daxing, como azotar con una vara hasta provocar la muerte, abrir el cuerpo con una hoz o estrangular con sogas. El método para matar bebés era el más cruel de todos: el asesino se paraba sobre una pierna del bebé y tiraba de la otra hasta abrirlo en dos.



A los seguidores del Falung Gong, una disciplina espiritual, se les persiguió y torturó con especial crueldad. Las torturas solían durar varios días, meses o incluso años. Se estima que más de 10.000 practicantes de Falun Gong perecieron a causa de ello. Las golpizas fueron el método más común para torturarlos. La policía y los líderes golpeaban directamente a practicantes y también incitaban a otros prisioneros a golpearlos. Como consecuencia de los golpes, muchas víctimas perdían la audición y sufrían daños y mutilaciones: orejas arrancadas, ojos aplastados, dientes partidos y fracturas de cráneo, columna vertebral, costillas, clavícula, pelvis, brazos y piernas, o la amputación directa de las extremidades. Algunos torturadores punzaban y aplastaban sin piedad los testículos de practicantes varones y pateaban los genitales de mujeres. Si los practicantes aún no se sometían, continuaban las golpizas hasta que les arrancaban la piel y les abrían la carne.



Las descargas eléctricas eran otro método habitual de tortura utilizado por el Partido Comunista Chino en los campos de trabajos forzados de China. La policía utilizaba bastones que descargaban electricidad en boca, parte superior de la cabeza, pecho, genitales, caderas, planta de los pies, pechos y pene. A veces se hacían descargas con varios bastones eléctricos a la vez, hasta que la carne despedía olor a quemado y las zonas lesionadas se ponían negras o moradas. Otras veces, se realizaban descargas sobre la cabeza y el ano al mismo tiempo. La policía solía torturar a los practicantes con diez bastones o más simultáneamente para que el castigo durara más tiempo. Descargaban hasta diez mil voltios. Durante la descarga, el artilugio emitía una luz azul junto con el sonido de la estática. Cuando la corriente se transmitía al cuerpo, la persona experimentaba el efecto de una quemadura o de una mordida de serpiente. La piel de la víctima se enrojecía y rasgaba, y las heridas se pudrían. Las descargas más fuertes hacían sentir al torturado que lo estaban golpeando con un martillo en la cabeza. Los cuerpos quedaban completamente deformados y bañados en sangre por los tormentos. Los guardias también les vertían agua con sal y les pasaban electricidad para cocerlos vivos. Además, se les cubría la cabeza con bolsas de plástico para que el miedo al ahogo los llevara a ceder a la humillación.



Quemaban con cigarrillos encendidos, manos, cara, plantas de los pies, pecho, espalda, tetillas o pezones y otras partes del cuerpo de los practicantes, o directamente pasaban el fuego de encendedores sobre las manos y los genitales. Calentaban al rojo vivo barras de hierro especialmente diseñadas y las apoyaban sobre las piernas de los torturados. También les quemaban el rostro con carbones encendidos. Realizaban violaciones individuales y grupales de las prisioneras. Las desnudaban, las arrojan a celdas con internos varones y dejaban que las violaran reiteradamente. Luego les quemaban los pezones con encendedores.



Les insertaban bastones eléctricos en la vagina y efectuaban la descarga. Juntaban además cepillos de dientes de a cuatro, los insertaban en la vagina y allí los frotaban y retorcían. Hacían que las mordieran perros y serpientes, y que las picaran escorpiones. A otras les cruzaban los brazos atados por detrás de la espalda. Después les pasaban los brazos sobre la cabeza hasta el pecho, les ataban las piernas y los colgaban afuera de la ventana de la prisión. Simultáneamente, les tapaban la boca con ropa. De inmediato se rompían brazos, hombros, muñecas, codos y tendones. Las víctimas colgadas sufrían la fractura de la columna y tardaban horas o días en morir, en medio de una espantosa agonía.



La locura llegó a su clímax cuando el pueblo chino se sumó a la barbarie con alegría. En 1992, el investigador Nicholas Kristof se hizo con una serie de documentos secretos del Partido Comunista Chino, que demuestran que durante los años de la Revolución Cultural en la región de Guang Xi se cometieron actos de canibalismo a gran escala.






Mapa de Guang Xi y documentos oficiales sobre los eventos



Según declara: “Los documentos me los pasó Zheng Yi, un escritor y disidente chino que había llevado a cabo una extensa investigación sobre el tema del canibalismo. Al principio yo me mostré escéptico, pero cuanto más leía los documentos y más hablaba con los chinos, más me convencía de su autenticidad. Los documentos estaban impresos en hojas con el sello oficial, y en ellos se indicaba cuantas copias se habían hecho de cada uno: 39 del primero, 18 de otro… Se trata de uno de los mayores episodios de canibalismo ocurridos en el mundo. Pero es diferente de otros casos: la gente no comió carne humana motivada por rituales religiosos, hambre o enfermedades mentales. Al contrario, en China la compulsión fue de carácter ideológico”.



El puente de Guang Xi


Los documentos en cuestión sugieren que al menos 137 personas comieron carne humana a finales de los años sesenta, siempre en las ciudades y pueblos de la provincia de Guangxi. Los actos de canibalismo tuvieron lugar en lugares públicos y, con frecuencia, fueron organizados por las autoridades del Partido Comunista. Servían para que el pueblo demostrara su ardor revolucionario al devorar la carne de los enemigos de la causa roja. Los primeros casos fueron después de la ejecución por ahorcamiento de dos disidentes; uno de los guardias bajó los cuerpos, les arrancó las entrañas, las cocinó y las devoró ante todo el pueblo. Ese acto iniciaría una matanza colectiva que duraría años.



El árbol con las horcas que iniciaron todo


En una escuela de cocina de Guang Xi, los estudiantes asesinaron a su director y profesor acusándolo de traicionar la ideología de Mao. Lo descuartizaron vivo en la cocina de la escuela y después lo cocinaron. La primera persona en llevarse a la boca un pedazo del cuerpo del director fue una chica. La joven había sido novia del hijo del que, en aquellos momentos, se estaba comiendo. “Quería dejar bien claro que no sentía ninguna simpatía por él y que era tan roja como los demás”, declaró años después.



Los estudiantes se comen a su profesor de cocina



En algunas escuelas de bachillerato, los estudiantes mataron a sus profesores y los asaron en el patio del recreo. Y en varias cantinas regentadas por el Gobierno, los cadáveres se colgaron de ganchos de carnicería, sirviéndose como plato del día a los funcionarios. La mayoría de las víctimas de los caníbales eran personas que antes de que llegara la Revolución Cultural eran adineradas: poseían propiedades o negocios. Otros eran intelectuales. Algunos pagaron con su vida y su carne el llevarse mal con un poderoso. Aunque no hubieran hecho nada, muchos rindieron cuentas por las faltas de sus parientes.



El atracadero de Guang Xi



Una mujer fue obligada a identificar y denunciar a su esposo después de que éste hubiera sido asesinado. Su cuerpo estaba mutilado, y los caníbales ya habían acabado con la mayor parte de él. Pero aun así, lo decapitaron y, como castigo por haber amado a un contrarrevolucionario, la mujer fue obligada a dormir con la cabeza del que fuera su marido.



Festejo caníbal en una casa


Una página de los documentos oficiales chinos sobre estos hechos señala: “En una reunión multitudinaria celebrada en el Colegio de Enseñanza Secundaria de Guang Xi, doce personas, mandos incluidos, fueron públicamente asesinadas. A varias se les extirpó el hígado y los órganos fueron llevados a la cafetería del gobierno del condado. Algunos funcionarios participaron. También en el condado de Shangsi, en la comuna de Siyang, el director de Asuntos Militares se trasladó al pueblo de Hexing. El y sus compañeros asesinaron a Deng Yanxiong, le extirparon el hígado, lo cocieron y se lo comieron. Animó a todo el mundo a que comiera hígados humanos, diciendo que les haría más valerosos. Al día siguiente, ordenó la ejecución de cuatro personas más, les extirpó el hígado y repartió los órganos entre dos o tres equipos de producción para mostrar la dictadura colectiva’".



Uno de los participantes en los festines caníbales



Los cuerpos fueron masacrados y destrozados, y aunque los asesinatos fueron terribles, lo que vino después fue aún peor. A tres mujeres: Lu Yu, de la comuna de Siyang; Huang Shaoping, maestra de la Escuela Elemental del Río Guangjiang; y Chen Guolian, de Hepu, en el condado de Shikang, tras ser salvajemente golpeadas, les fueron introducidos palos por la vagina y sus cuerpos fueron abandonados junto a la carretera. En la comuna de Beitong, en el condado de Pubei, diez personas ataron a Liu Zhengjian y se lo llevaron a una colina junto con su hija de diecisiete años. Lo golpearon hasta que murió y después violaron a su hija. Luego la golpearon a ella con palos hasta que murió, le extirparon el hígado y le cortaron los pechos y la vagina para devorarlos.



Miembro del Partido Comunista y devorador de carne humana


En la comuna de Naqin, en el condado de Dongxing, la gente intentó ejecutar a Zhang Yueye, pero tras dispararle seguía con vida. Así que el jefe de la Oficina Contra la Especulación le introdujo un detonador por la cavidad nasal. Con la explosión, la sangre y la carne de Zhang volaron por los aires. Y en una pelea en el condado de Qinzhou, la portavoz de una facción minoritaria, Lu Jiezhen, fue apuñalada hasta morir. Los asaltantes le bajaron las bragas y le metieron un cohete en la vagina. Lo encendieron y explotó. Luego devoraron su cadáver.



El 14 de mayo de 1968, un grupo de once personas, dirigido por los hermanos Wei, capturó a un hombre llamado Chen Guorong y lo mató con un gran cuchillo después de arrancarle el hígado. Seguidamente repartieron la carne humana con otros veinte participantes.



Un niño listo para ser devorado


El caso del Canibalismo de Guang Xi fue el más extremo del siglo XX, incluso más inhumano que la masacre de Daxing. Fue un proceso que se dio en tres etapas. La primera fue la etapa inicial tras el ahorcamiento de los dos disidentes que luego fueron devorados; en esta etapa, el terror era disimulado y tenebroso.






Las víctimas de Guang Xi


Los registros locales documentan una escena típica: a medianoche, los asesinos ingresan en una casa a escondidas y una vez que hallan a su víctima, le abren el torso para extirparle el hígado y el corazón. Como no tienen experiencia y están asustados, por error le sacan un pulmón y tienen que volver. Una vez que cocinan el hígado y el corazón, algunos llevan licor de sus casas, otros aportan los condimentos y entonces se sientan a comer en silencio a la luz del fuego del horno.



La segunda etapa fue cuando el terror se volvió abierto y público. En ese momento, los asesinos veteranos mostraban gran experiencia para extirpar el hígado y el corazón mientras la víctima está viva, y se lo enseñaban a otros y refinaban su técnica hasta la perfección. Por ejemplo, cuando abrían a una persona viva, lo único que necesitaban hacer era cortar el vientre en forma de cruz, subirse a la víctima (si ésta estaba atada a un árbol, los asesinos le golpeaban la parte inferior del abdomen con la rodilla), y el corazón y demás órganos salían del cuerpo. El asesino principal tenía derecho a disponer del hígado, el corazón y los genitales, mientras que los otros se repartían el resto.



Esas escenas imponentes pero aterradoras, estaban adornadas con banderines y eslóganes. La tercera etapa fue la del descontrol, cuando el canibalismo se convirtió en una práctica masiva. En el condado de Wuxuan la gente se comía entre sí, totalmente fuera de control. A menudo, las víctimas primero se “acusaban en público”, tras lo cual siempre seguía la ejecución y luego el canibalismo. No bien la persona caía al suelo, viva o muerta, la gente sacaba los cuchillos que tenía preparados, la rodeaba y le cortaba la parte del cuerpo que pudiera agarrar. En esta etapa, los ciudadanos comunes participaban del canibalismo. El huracán de la lucha de clase borró toda noción de moralidad de la mente de las masas.



El canibalismo se extendió como una plaga y la gente disfrutaba de los festines antropófagos. Cualquier parte del cuerpo humano era comestible: corazón, hígado, riñones, hombros, pies, tendones. Los cuerpos se cocinaban de muchas maneras: hervidos, al vapor, al horno, fritos, asados… La gente bebía licores y practicaba juegos de mesa mientras se comía los cuerpos. En el momento de esplendor de este movimiento, incluso la cafetería de la organización gubernamental más importante, el Comité Revolucionario del condado de Wuxuan, ofrecía platos hechos con carne humana.



No obstante, no debe creerse que esos festivales de canibalismo eran producto del descontrol de la gente. El Partido Comunista Chino era una organización totalitaria que dominaba todos y cada uno de los aspectos de la sociedad. Sin el apoyo y la manipulación del Partido, el movimiento caníbal no habría tenido lugar.



Una canción que el Partido compuso en elogio de sí mismo dice: “La vieja sociedad convertía a los seres humanos en fantasmas, la nueva sociedad transformó a los fantasmas en seres humanos”. Sin embargo, las matanzas y los festines caníbales demostraban que el Partido podía convertir a un ser humano en un monstruo. Tras el fin de la Revolución Cultural, a los que entonces cometieron actos de canibalismo se les dieron penas menores.



Quizás el evento sangriento perpetrado por el Partido Comunista Chino más conocido a nivel mundial fue el que coronó el Movimiento Estudiantil Chino. Durante semanas, los estudiantes de China encabezaron una serie de protestas contra el gobierno; pedían democracia. Fueron reprimidos, golpeados y arrestados.



La Plaza de Tian’anmen



El 4 de mayo de 1989, aproximadamente 100.000 estudiantes y obreros marcharon en Pekín pidiendo reformas para a la libertad de expresión y un diálogo formal entre las autoridades y los representantes de los estudiantes. El gobierno rechazó la propuesta de diálogo tal como se le presentaba, mostrándose en cambio dispuesto a hablar con las organizaciones estudiantiles oficiales.




El 13 de mayo, grandes grupos de estudiantes ocuparon la plaza de Tian’anmen y emprendieron una huelga de hambre, pidiendo al Gobierno la retirada de la acusación realizada en el editorial del Diario del Pueblo y que comenzaran las conversaciones con los representantes elegidos por los estudiantes.




Cientos de estudiantes siguieron la huelga de hambre y recibieron el apoyo de otros miles de estudiantes y residentes de Pekín, que continuaron las protestas durante toda la semana.



Las protestas y las huelgas empezaron en muchas universidades de otras ciudades, desde donde viajaron muchos estudiantes a Pekín para unirse a las manifestaciones. Generalmente, las manifestaciones en la Plaza de Tian’anmen mantenían un cierto orden, con marchas diarias de estudiantes de varias universidades de Pekín mostrando su solidaridad con el boicot a las clases académicas y con el desarrollo de las protestas.



Los estudiantes cantaron "La Internacional" en varias manifestaciones y mostraron asimismo su apoyo al socialismo chino, ayudando a la policía a arrestar a tres hombres de la provincia de Hunan que habían lanzado tinta sobre un gran retrato de Mao que se encontraba al norte de la plaza de Tian’anmen. Uno de estos hombres, Yu Dongyue, permaneció en prisión hasta el 22 de febrero de 2006.



La estrategia principal de los manifestantes se basó en una huelga de hambre emprendida por un número estimado en más de un millar de estudiantes. Esta huelga alcanzó gran resonancia entre el pueblo chino. Aunque no se observaron huelguistas de aspecto demacrado, una leyenda urbana china, que persiste en la actualidad, dice que algunos de ellos murieron de hambre.



Se hicieron algunos intentos parcialmente satisfactorios para los propósitos de los manifestantes con el objetivo de negociar con los gobernantes de la República Popular China, que estaban cerca, en los edificios centrales del Partido Comunista en Zhongnanhai. A causa de la visita del entonces primer ministro de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov, en mayo, muchos periodistas de medios de comunicación extranjeros se presentaron en China.



La cobertura que realizaron los corresponsales sobre las protestas fue intensiva y generalmente favorable a los manifestantes, pero pesimista acerca de sus posibilidades de lograr sus objetivos.



Tanques y cadáveres mezclados con restos de bicicletas


Hacia el final de las protestas, el 30 de mayo, se erigió una estatua a la Diosa de la Democracia en la plaza, esculpida por los estudiantes de Bellas Artes, que constituyó un símbolo visual de la protesta para los televidentes que seguían la cobertura de la prensa en todo el mundo.



La Diosa de la Democracia


El Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China, junto con los ancianos del partido (oficiales del gobierno y del Partido ya retirados, pero que aún ejercían influencia política), albergaban, en un principio, la esperanza de que las protestas tendrían una vida corta o que reformas de carácter cosmético satisfarían a los manifestantes.



Deseaban evitar la violencia tanto como fuera posible, y confiaron en un principio en el aparato del Partido para persuadir a los estudiantes de abandonar la protesta y volver a sus estudios.



Una barrera a la acción efectiva fue que el propio líder del Gobierno, Zhao Ziyang, apoyaba muchas de las reivindicaciones de los estudiantes, especialmente las concernientes a la corrupción.



Sin embargo, los manifestantes estaban compuestos de grupos diversos con reivindicaciones diversas, lo que dificultó estas primeras medidas.



Incluso no estaba claro con quién debía negociar el Gobierno, y cuáles eran las peticiones de los diferentes grupos. La confusión y la indecisión entre los manifestantes se tradujeron así en confusión e indecisión del Gobierno. Los medios oficiales también mostraron esta indecisión en el Diario del Pueblo, alternando entre la simpatía con los manifestantes a su denuncia. En las altas esferas del liderazgo del Partido, el secretario general Zhao Ziyang estaba fuertemente a favor de una aproximación suave a los manifestantes, mientras que Li Peng se mostró partidario de resolverlo por la fuerza.



En última instancia, la decisión de disolver las manifestaciones violentamente se tomó por un grupo de ancianos del Partido que veían la posibilidad de abandono del Estado unipartidista como una vuelta al caos de la Revolución Cultural.



Aunque muchos no tenían cargo oficial, tenían la capacidad de controlar el ejército, pues Deng Xiaoping era el presidente de la Comisión Militar Central y tenía las facultades para declarar la ley marcial.



Los ancianos del partido creyeron que las protestas duraderas eran una amenaza a la estabilidad del país. Los manifestantes fueron considerados por el gobierno como una herramienta de los partidarios del "liberalismo burgués", que estarían moviendo las cuerdas en la sombra, y como herramientas de miembros del Partido que buscaban satisfacer sus ambiciones personales.



Aunque el gobierno chino declaró la ley marcial el 20 de mayo, continuaron las manifestaciones. La huelga de hambre se aproximaba al fin de la tercera semana, y el Gobierno decidió acabar con el asunto antes de que se produjeran muertes. Tras una deliberación entre los líderes del Partido Comunista, se ordenó el uso de la fuerza militar para resolver la crisis, y Zhao Ziyang fue despojado del liderazgo político como resultado de su apoyo a los manifestantes. El Partido Comunista decidió detener la situación antes de que fuera más lejos.



Los soldados y tanques de las divisiones 27 y 28 del Ejército Popular de Liberación fueron enviados para tomar control de la ciudad. Aunque el Gobierno ordenó a todos los civiles de Pekín que permanecieran en sus casas mediante emisiones de televisión y megafonía, las advertencias no fueron tenidas en cuenta.



Muchos manifestantes pacíficos fueron atacados por los soldados; la violencia ejercida tuvo como resultado enormes bajas civiles y algunas muertes de soldados. El gobierno chino atestiguó la muerte de varios cientos de personas.



La entrada de las tropas en la ciudad recibió la oposición activa de muchos ciudadanos de Pekín, cuya resistencia causó bajas entre los militares. Los manifestantes construyeron grandes barricadas en las carreteras que ralentizaron el avance de los tanques, pero la plaza quedó vacía en la noche del 4 de junio, por decisión de los manifestantes.



El combate continuó en las calles que rodeaban la plaza, con los manifestantes avanzando repetidamente hacia las tropas armadas del Ejército Popular de Liberación, que respondió con fuego automático. Docenas fueron abatidos a tiros.



Muchos ciudadanos heridos fueron puestos a salvo por conductores de rickshaws que se aventuraron en tierra de nadie entre los soldados y la multitud y llevaron a los heridos a los hospitales.



La eliminación de la protesta se vio simbolizada en los medios de comunicación occidentales por la fotografía de un manifestante solitario, tomada el 5 de junio, de pie frente a una columna de tanques, deteniendo su avance. El hombre continuó de pie desafiante frente a los tanques durante media hora antes de ser expulsado del lugar. A pesar de los esfuerzos, hasta el día de hoy los medios de comunicación occidentales han sido incapaces de identificar a la figura solitaria. La revista Time le eligió como una de las cien personas más influyentes del siglo XX.






La imagen que dio la vuelta al mundo


Poco después del incidente, el diario británico Sunday Express le identificó como Wang Weilin, un estudiante de 19 años de edad; sin embargo, la veracidad de esta identificación es dudosa. Bruce Herschensohn, asistente especial del presidente de los Estados Unidos Richard Nixon y miembro del equipo de Ronald Reagan aseguró que el joven de la fotografía fue ejecutado catorce días después de la revuelta por un pelotón de fusilamiento. Jan Wong escribió que este hombre sigue con vida y se oculta en un área rural de China. William Bell, escritor canadiense, asegura en cambio que se llamaba Wang Aimin y fue ejecutado el 9 de junio.



En la propia plaza hubo un debate entre los que, como Han Dongfang, deseaban retirarse pacíficamente, y los que, como Chai Ling, deseaban permanecer en la plaza pese al riesgo de que hubiera un baño de sangre. Los partidarios de la retirada ganaron, y los manifestantes dejaron la plaza.



El gobierno de la República Popular China increíblemente aseguró que no murió nadie en la plaza, un hecho que, de acuerdo con los testimonios de los que estuvieron en la explanada, parece ser técnicamente cierto, pero no habla de las bajas durante la aproximación a la plaza. El número de muertos y heridos sigue siendo un secreto de estado. Un funcionario no identificado de la Cruz Roja china aseguró que hubo 2.600 muertos, 2.000 ciudadanos heridos y que se perdió contacto con 400 soldados. De acuerdo con las universidades, murieron veintitrés estudiantes. El Comité Central de Asociaciones Autónomas de la Universidad de Tsinghua habló de 4.000 muertos y 30.000 heridos. Chen Xitong, el alcalde de Pekín, informó veintiséis días después de los acontecimientos que treinta y seis estudiantes y decenas de soldados murieron, ascendiendo hasta un total de 200 muertos, y 3.000 civiles y 6.000 soldados resultaron heridos.



Los reporteros extranjeros que estaban en Pekín afirmaron que habían muerto al menos 3.000 personas. Se crearon algunas listas de bajas a partir de fuentes clandestinas que hablaban de hasta 5.000 muertos. Sin embargo, los documentos de la NSA desclasificados en 1999 muestran que la inteligencia estadounidense estimó entre 180 y 500 la cantidad de muertos. De esta forma, las estimaciones del gobierno chino concuerdan con la estimación oficial estadounidense. Por otra parte, antes de que el gobierno de Pekín restableciera el control de las noticias en China por completo, una emisión en inglés desde Pekín afirmó que habían muerto al menos 3.000 estudiantes. Al mismo tiempo, la Cruz Roja china informó de que su cuenta había alcanzado los 2.600 muertos y seguía incrementándose. Dado que es imposible obtener acceso a información objetiva debido a la ley marcial, todavía no se han resuelto las discrepancias entre las diferentes fuentes. Después de la disolución de las protestas de Pekín el 4 de junio, éstas continuaron en gran parte de China durante unos días. El gobierno de la República Popular China fue incapaz de finalizar estas protestas fuera de Pekín sin la pérdida de un número significativo de vidas.



Las protestas de la plaza de Tian’anmen dañaron la reputación de la República Popular China en los países occidentales. Los medios de comunicación occidentales se encontraban en una posición excelente desde la que cubrir en directo la represión del gobierno chino, especialmente la BBC y la CNN. Los manifestantes aprovecharon esta oportunidad, creando carteles dirigidos a la opinión pública internacional. La cobertura se facilitó por los conflictos gubernamentales acerca de la manera de tratar las protestas, lo que tuvo como resultado que las emisiones no fueran interrumpidas inmediatamente. Durante la disolución de las protestas, el 4 de junio, se ordenó a la CNN que finalizara sus emisiones, y aunque trataron de desafiar estas órdenes y cubrir las protestas a través del teléfono, el Gobierno inhabilitó los enlaces por satélite. La única cadena de televisión que pudo grabar en el interior de la plaza en la noche del 3 al 4 de junio fue Televisión Española (TVE). La mayoría de las cadenas se encontraban en el Hotel Pekín, desde donde no se tiene contacto visual con la plaza de Tian'anmen. Las imágenes de las protestas junto con la caída del comunismo en la Unión Soviética y en Europa del Este contribuyeron a formar la opinión y la política occidentales sobre la República Popular China durante la década de 1990 y los primeros años del siglo XXI.



Se produjo una considerable simpatía por las protestas estudiantiles en Occidente y, casi inmediatamente, los Estados Unidos y la Unión Europea anunciaron un embargo concerniente al comercio de armas, y la imagen de la década de 1980 de China como un país que emprendía reformas y un contrapeso aliado contra la Unión Soviética, fue reemplazada por la de un régimen autoritario muy represivo. Las protestas de Tian’anmen se mencionaron frecuentemente en Estados Unidos como argumento contra la liberalización del comercio con China y como evidencia de que el gobierno de China era una amenaza para la paz mundial y los intereses de los Estados Unidos. Entre los estudiantes chinos en el extranjero, las protestas de Tian’anmen causaron la formación, años después, de servicios de noticias en Internet como China News Digest y de la organización no gubernamental China Support Network en los Estados Unidos. Además, se formaron organizaciones como la Alianza China por la Democracia y la Federación Independiente de Estudiantes e Intelectuales Chinos, aunque el impacto político de estas organizaciones disminuyó en la segunda mitad de la década de 1990.



Cerca de la Olimpiadas de Beijing en 2008, circuló una imagen que retomaba los aros olímpicos colocándolos en lugar de las orugas de un tanque de guerra, con una figura humana enfrente. El legado sangriento de China seguía dando de qué hablar.





VIDEOGRAFÍA:

Los caníbales de Guang Xi
video


El hombre frente al tanque
video



BIBLIOGRAFÍA:









FILMOGRAFÍA:

44 comentarios:

rafa dijo...

Orale creo q soy el primero, la verdad me sorpendio mucho y me impacto sobre todo la parte en donde se describe lo de los bebes
Y aunque ya habia leido un poco de lo sucedido en la plaza no sabia a detalle muchas cosas, la verdad es que esta de miedo que el gobierno mate libremente como comentas al principio de la entrada y ademas la gente apoye esto y caiga en el juega al grado de cometer canibalismo para que vean que tan comunistas son
Muy buena entrada una vez mas
Saludos a todos

Anonymous dijo...

Mira que antes no le encontraba la gracia al video de bob esponga chino en youtube, pero ahora sí, y como dice un famoso blog: PINCHES CHINOS SE MAMAN!

Sir Jojo dijo...

a veces uno se olvida de capitulos importantes de la historia pero hay cosas como estas que no se deben olvidar para que no se repitan, por ejemplo, sabia de las masacres mencionadas en esta entrada, pero no sabia del canivalismo practicado tan solo por ideologia o de la manera como es que alguien acusaba a otro solo para devorar carne humana, es triste, muy impresionante muy buena entrada como siempre.

Anonymous dijo...

muy bueno como siempre
gracias.

trapecio fatal dijo...

No mannnchess.. =(
Pues ke malaa onda
:S
comoo dijo el otro
Pues es bueno No olvidar a la Historia para no repetir los mismos horrores..
cuánto sadismo, crueldad e insensibilidad solo por ideologías
=( en fin

POGO1980 dijo...

VAYA Y SE DICE QUE HITLER ERA UN MALDITO PERO NO HAY INDICIOS DE CANNIBALISMO COMO LOS CHINOS.ESTA HISTORIA ME SORPRENDIO LA TORTURA HACIA HOMBRES,MUJERES Y BEBES QUE MALDITOS CON ESTOS ULTIMOS ERAN SOLO PEQUEÑOS INOCENTES Y AUN ASI SE DICEN UMA DE LAS CULTURAS CASI PERFECTAS QUE SE VAYAN AL INFIERNO MALDITOS CHINOS ADEMAS CREO QUE ESO DE EJECUTAR AUN LO PRACTICAN CON DELICUENTES SINO ME EQUIVOCO.

Zayfren dijo...

Una historia muy completa, muy interesante saber todo lo que se hizo en esa época, principalmente porque desconocía eso del canibalismo.

Galo Nomez dijo...

China es una tiranía cruel y sanguinaria. Incluso, ha seguido el común denominador de estos regímenes y ha manifestado conductas imperialistas, como la colonización del Tíbet y el intento de invadir Taiwán. En todo caso, las dictaduras asiáticas han sido las más carniceras de la historia, y en muchos casos, se amparan en sus religiones autóctonas, las mismas que son tan idolatradas en Occidente

sausur_roj dijo...

Y bue...que decir de los regímenes totalitarios (asiáticos) ; Eliminar al opuesto ya sea por raza o ideologías es la idea. Sean cual sean los métodos, lo mas impactante acá es el canibalismo y bueno las matanzas....
Escrito, muy bueno como siempre, lastima algunas fotos no parecen muy reales, lo demás muy bueno.
Saludos

J. A. Méndez dijo...

Cómo una ideología puede hacer caer tan baja a la "gente", pisotear la dignidad de los demás en pos de un puto ideal, que sólo trae muerte a donde llega.
De los excesos de la revolución cultural y de Tiannanmen ya sabía, pero no de la intensidad de los aspectos más terribles, lo peor es que hasta donde sé, siguen impunes.

mac-10 dijo...

muy completo

en imagenes principalmente,ya había leído sobre el tema.
pero esto se paso de información
(lo que es bueno).

te felicito y a rafa:

yo pude haber comentado antes pero como no había leído mas de la mitad
(estaba en una fiesta)no me pareció bien.
te felicito y nos vemos en tu blog o en messenger.

chau

mac-10

"fin del mundo"

rafa dijo...

Jajaja si note que estabas en el messenger, de hecho te iba a saludar pero no queria interrumpir tu lectura...ahora me entero q andabas de fiesta jajaja pero bueno mac nos estamos leyendo saludos

caligula dijo...

Curioso que a esas matanzas las llamaran Revolución Cultural, porque si eso es cultura... Se podría avanzar más en casos de dictaduras muy sangrientas, sólo con ver la historia de los Gulag soviéticos (recomendable la lectura de Archipiélago Gulag, del premio nobel Solzhenitsyn, y más aún la historia de la forma en que escribió el mismo libro... este hombre estuvo en un gulag por llamar bigotudo a Stalin en una carta), o peor aún los Jemeres Rojos de Pol Pot en Camboya, otra revolución cultural.

En cuanto a Tiananmen, les dejo el enlace del vídeo del Tank Man en Youtube. Ciertamente no se sabe qué fue de él, pero el que grabó las imágenes asegura que bajó del tanque, desapareció entre la multitud y cree que un grupo de personas se lo llevaron entre todo el mogollón.

http://www.youtube.com/watch?v=9-nXT8lSnPQ

Recuerdo haber visto esas imágenes de crío, con doce años, y quedarme con los pelos de punta sin entender muy bien qué era lo que pasaba, pero sí que debía ser muy grave. Por suerte, unos meses después, cayó el muro de Berlín, y algo se fue solucionando. Quizá la influencia de Tiananmen tuvo algo que ver.

Por último, estuve de vacaciones este verano en China. Al entrar en la plaza, con la guía, cortan cualquier tipo de pregunta al respecto de la matanza, simplemente asegurando que allí nunca paso nada y que es propaganda occidental. Vamos, que tienen la cabeza comida con que allí no pasó nada de nada, absolutamente nada, todo muy normal... pues a las imágenes me remito para ver si era cierto o no.

Anonymous dijo...

Ha sido una historia realmente muy completa.
Por momentos me dejaba horrorizada, debo confesarte que senti un poco de nauseas cuando lei algunas cosas acompañadas de esas fotos taaaannn fuertes, a pesar de que me considero una persona con un "estomago fuerte" :-).
Habia leido mucho acerca de el comunismo en china... este año que finaliza se cumplieron 40 años...
Ademas de informarme de el maldito Mao...

Hace poco presencie una exposicion con obras de Andy Warhol, en el MALBA (Buenos Aires), pude ver entre tantas otras obras, el retrato de Mao, fue extraño, poco antes habia soñado con este "personaje", y al verlo senti una sensacion muy rara, se lo podia ver con una exprecion tan agradable y pacifica, este hombre increiblemente, fue uno de los taaantos emblemos que tuvo el S XX, y me conmociono ver en persona esa obra realizada por Warhol... y sospecho que su intencion era esa... la conmocion... un asesino, un salvaje, calmo, tranquilo, colorido, un Asesino Pop jaja.

Anonymous dijo...

Nombre. Tanto que me gustan las peliculas chinas. Chale. Se ve todo tan pacifico. Perfecto. Y luego hace poco me entere que todavia ejecutan a prisioneros chinos y que tal ves esta compania http://www.bodiestheexhibition.com/ use sus cuerpos como exibiciones.

el piyo dijo...

Y creo que prospero bastante el comunismo y esa m... en china, que horror lo que paso y no lo tengan presente...hasta hay un supermercado chino en la esquina de casa, jajaja.

Frida Mazzotti Pabello dijo...

Les recomiendo la lectura de: "El demonio de huesos bancos", escrita por Anchée Min. Es una biografía novelada de Giang Chinj, la esposa del asesino chino

Anonymous dijo...

Esos Chinos tan pesados. Todavia les encanta hacer barbaries. Solo vean este video

http://www.peta.org/feat/chineseFurFarms/index.asp

Solo que ahora lo hacen con animales. Bastardos.

Karuna dijo...

Hola... de nuevo.
Gracias por subir este artículo de genocidio; sabes... me hiciste recordar mis días de preparatoria cuando me tocaba exponer el tema de genocidio.
El punto es que que cada día generaciones que supuestamente le han tocado la mejor época de su vida, drásticamente con o sin querer la desperdiciamos. Nuestro padres o hermanos nos regañan porque debemos apreciar a la vida. En México, le debo gracias a Dios a que no ha hay guerra... pero he llegado a concluir que la guerra siempre está a nuestra altura y es la de la vida.
Ahora... leo a China, la comparo con México y la verdad me duele... porque estamos asesinando nuestra libertad.
Los chinos ha vivido mucho más horrores que México.
Soy mexicana... yo como persona me dí cuenta que me preocupa más los temas sociales que la ciencia.
Hace mucho tiempo antes de entrar a ingeniería química quería estudiar letras... pero a veces los padres nos presionan para que alcanzemos metas más grandes, por los mismos problemas que México sufre...

Entiendo la diferencia de capacidad y pasión... mip asión son las letras, soy uan gran lectora de este blog tan biene hecho y admirado... me considero amateur de las letras.

A lo que quiero llegar con esto es que México goza algo que en China se considera deleble... la libertad.

Yo seré licenciada en letras... licenciatura en letras hispánicas, quisiera ser una gran escritora. Claro que tengo blogs de mis escrito aunque son de ficción...
Claro, no estoy diciendo que la no ficción no me gusta. Como futura licienciada en letras debo leer de todo y así aprenderé más allá del mundo de la literatura.

P.D.: Este es mi link, auqneu son historias ficticias, por favor escriban un comentario... esto es en serio. Porque son bases de un licenciado en letras.
http://5novelp15.blogspot.com/
Advertencia: Lean de abajo para arriba para seguir la secuencia...
^^
Saludos Karuna

Anonymous dijo...

karuna: osea: que qué quisiste decir

Karuna dijo...

Anónimo: Lo siento si te hice enredar... en realidad hablaba sobre la forma de vivir de China y México, mi país.

Ahora si vengo a hablar de libertad; cito como ejemplo mi caso, porque como estudiante al terminar el bachiller tenemos la opción de elegir un carrera para convertirnos en profesionales.

Mi país enfrenta problemas de crisis económicas que nos llevan a la histeria... esta es la razón por la que la mayoría de nuestros padres se preocupan por nuestro futuro.
Esta histeria convierte a nuestros padres en generales que nos presionan para que demos más de lo que somos, desgraciadamente esas presiones sin querer nos hacen romper nuestros sueños. Nuestra libertad se desvanece y hacemos las cosas sin pasión, ni gusto; si no por dinero.

Quiero decir que al hacer esto, nos convertimos en esclavos de nuestra propia vida.

Mira... en pocas palabras, México es mucho mejor que China en el aspecto de la libertad.
Cuando leí este artículo, en mi punto de vista el tema central es la libertad.

Florerfly dijo...

Ay pero por qué no me extraña que los chinos coman gente. Por algo, son de las pocas cosas (sí señor, son cosas porque entre ellos se matan con crueldad y enfermedad) Lo del Falún Gong TODAVIA sucede, y de hecho comercian con los organos de los presos por practicarlo. Hay una reforma en china que permite que el estado merque con los cuerpos de los presos porque son propiedad del estado. MUCHOS de sus productos de colágeno, lapiz labial y cosas por el estilo están hechos con carne de preso. Literalmente. No me creen? visiten www.pincheschinos.com Además TODA su mercancía se rompe, es tóxica o no sirve. Y lo que es peor. Son TANTOS que emigran a otras ciudades para invadir de cafés chinos con su comida grasienta, malhecha y sus productos que cuestan 10 pesos dizque tradicionales. Que no los engañen con el año nuevo chino, y los rituales de esa gente. Lo nacional es lo mejor, ya sean mexicanos, guatemaltecos, peruanos, argentinos, venezolanos, o de donde sean. Los chinos son personas sin ética, de raíces culturales crueles (no hablo de la revolución cultural sino de mucho antes, como la tortura china, un castigo de tiempos de los emperadores que era cortar al condenado en trocitos) Maldito Mao y maldito gobierno chino que quiere adueñarse del mundo... son peor que el calentamiento global

MAYA dijo...

y todavia quiere expandirse esa porqueria roja por latinoamerica, aunque por mas de 50 decadas el grupo narcoterrorista de las farc nos este azotando, colombia sigue en pie de lucha para nunca permitir que la escoria roja quiera someternos.
lo ironico es que todos recuerdan los muertos del nazismo pero casi nadie los muertos, miles, ceintos de miles de muertos del comunismo.
excelente blog. viviana.

Laura Alfaro dijo...

Yo no sabía lo del canibalismo. Si sabia lo de Tian'anmen, pero no lo del canibalismo, y francamente, me llenó de repulsión (y pocas son las cosas que logran eso). Me asombra la fácilidad con que se le puede lavar el cerebro a un pueblo para que crea que lo blanco es negro y que la noche es día.
Y yo que me aterraba de que los muchachos de las barras bravas (o hooligans) se hicieran matar por una camiseta....

nkaslo dijo...

Increible historia.. Muchas cosas de esta entrada no saldran facilmente de mi cabeza..

Alberto Arzua dijo...

Recomendaría fervientemente el libro Mao, una historia desconocida, de Jung Chang.

Daywalker dijo...

La foto Nº 11, en realidad corresponde a una muchacha china que lideró un pequeño grupo de resistencia durante la ocupación japonesa. Fueron los japoneses quienes la desollaron viva y terminaron decapitándola.

Lamento no tener la fuente para pasarla. Me la envió hace años un amigo virtual chino.

Anónimo dijo...

saludos a tod@s

este "dossier" lo veo un poco desinformativo...hay mucha informacion cuyas fuentes son"un testimonio de la epoca" (¿qué testimonio?¿de quien y de donde?...date cuenta que si no la veracidad de lo escrito queda puesta en duda per se, al ser las fuentes tan difusas, cuando no nulas)...hablas de que si a una persona le hicieron tal o cual...¿a qué persona?¿cuando y donde?¿quien confirma o desmiente esos datos?...date cuenta que si no todo queda en habladurias y propaganda.
Hay muchos chinos que llevan siglos comportándose como salvajes, eso ya se sabe, pero para apoyar esas afirmaciones hay que documentarlas con hechos probados y contrastados.

Por cierto que espero ansioso un dossier similar sobre las masacres del gobierno norteamericano en...bueno, en todo el mundo: las violaciones,magnicidios, asesinatos, torturas, genocidios...cometidos en Guantanamo o en el sudeste asiático, aquí en sudamérica o en el medio-oriente...los experimentos genéticos con mendigos e indigentes, los programas de control mental MK-Ultra, las torturas consentidas y fotografiadas a mujeres, hombres y niños indefensos...Hablanos de ellos: a fin de cuentas son los reyes del terror de nuestro mundo, nadie mata como ellos, nadie mata mas que ellos. Estos chinos son unos aficionados al lado de los americanos: cuentanos cosas de los más eficientes profesionales del crimen que ha conocido la historia, los yankees.

Carmen dijo...

Ya estamos con el flipado de turno que se va por los cerros de Ubeda. Escribe tú sobre los estado-unidenses.

Gracias por el post, me guardo tu blog en favoritos para seguir leyendo :)

Vladymir Arias dijo...

¿Donde puedo encontrar esos libros?, no los encuentro, ¿en linea donde los venden o los encuentro?...

Anónimo dijo...

Que pena, un monito de los EEUU... Eso, viniendo de un mejicano, es muy grave. Os roban el 60% del territorio y tú lamiéndoles, etc. etc.

¿Por que no nos haces un reportaje sobre el Museo de los horrores en la capital de Vietnam?

¿O sobre cómo los ingleses bombardeaban los puertos chinos para obligarles a comprar y consumir opio?

¿Dos guerras mundiales, más todas las del colonilismo no son suficientes para figurar en tu pequeño museo sádico?

Mira, sólo en dos siglos, el capitalismo arroja millones de muertos:

multiplica 60.000 muertos /día X 365 días X ¿200, 300 años de miseria y verás que te salen más de 1.000 millones...

Te dejo con tus admirados asesinos...

Anónimo dijo...

Mmmmm, es cierto, he hecho la multiplicación y da 4.300 millones de muertos en 200 años.

Y has olvidado lo que hicieron los japoneses, los golpes militares norteamericanos en Latinoamérica, burradas como las del rey Lepoldo II de Bélgica en el Congo belga, etc.

Igual son fotos de lo que hacía Chan Kai Chek, que era de una crueldad extraordinaria. lguien por ahí habla de Taiwan. No, Taiwan es una secesión propiciada por los EEUU. Pero taiwan es China como las malvinas son Argentina o Gibraltar es español.

En la Condición humana Malraux explica como los de Chan Kai Chec echaban vivos a los comunistas a las calderas de los trenes...

Hoy China es el segundo país del mundo con el menor índice de pobreza (fuente, CIA).

Meter política en un blog así lo desmerece mucho; sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de los psicópatas son anglosajones. ¿Cuál será la causa? ¿Inducida, deducidad? Mmmmmm

Anónimo dijo...

¿Demócrata? ¿Ya pusiste el filtro cuando no te conviene lo que dices? ¿Por qué a todos los demócratas sólo les gustan los monólogos?

Si lo piensas honradamente, lo que he dicho no es mentira... Haz tú la multiplicación?

Sí no permites mi comentario es que no eres honrado, sino una persona que prejuzga sin base.

China es la 2ª potencia del mundo... ¿Ha provocado Iraks, Libias, Afganistanes, Sirias... etc como el adalid de los derechos humanos, los EEUU?

¿Qué hiceron en Méjico? ¿Qué hacen ahora?

No devalúes tu blog con politiquerías. Deja el trabajo sucio a la sucia CIA...Quédate con lo que sabes de verdad.

Anónimo dijo...

Vladymir, esos libros los puedes encontrar en cualquier embajada norteamericana. Seguro que te los regalan, con la condición que les des la publicidad oportuna.

Cina en 1820 representaban el 38% del pib mundial. Los ingleses se encargaron en convertirlos en un país de coolies, que tiraban de carritos con ingleses altaneros. Sinceramente ¿eso es lo que queremos para el mundo?

Habría que observar un dato objetivo: los malos del mundo nunca han puesto la bota en los países extranejeros... Los luchadores por la libertad y Cristo han puesto la bota en todos los países del mundo...

Como decía Kenyata: Nosotros (los africanos) teníamos las tierras; elos (los occidentales civilizados) tenían las Biblias... Nos pusimos a orar juntos, y cuando abrimos los ojos, ellos tenían las tierras y nostros las biblias.

Por cierto, autor del blog, veo que sí respetas la libertad de expresión y las opiniones contrarias. Gracias, porque tu blog me gustó mucho, aparte de esas digresiones políticas.

Lili Blue dijo...

No puedo creer todo lo que paso es sorprendente.
Siento una combinación de horror, nuseas, conmocion y lo oeor es que como siempre no se hace justicia
Para que tanta violencia, para que tantas muertes a personas inocentes, que daño les hacia un pobre bebe por que hacerles cosas tan horribles,.
Esta historia debería ser mayor mente difundida
Como siempre tu forma de redactarlo es increible

Anónimo dijo...

Como moviliza EEUU sus peones cuando un país le disputa su hegemonía. Ningún país del mundo ha sostenido 126 guerras en poco más de 200 años como EEUU. Sin embargo, como dispersa sus mentiras por las redes, bibliotecas y medios de difusión mientras calla que en los años 30 se lichaba y quemaba vivos a los negros de EEUU. ¿Quiénes son los artícifes de las ruinas de Afganistán, Yugoslavia, Irak, Libia, Cisjordania, ahora Siria? Los mismos cantamañanas que luego lloran con lágrimas de cocodrilo por los derechos humanos... %0 mil muertos diarios por la miseria en el mundo, ruina en Grecia, España, Chiprem Irlanda, y aún se atreven a hablar de China, país con el nebor índice de pobreza del mundo. Que farsa. Cuando se lee la biografía de los psicópatas de estas páginas no debe sorprendernos. están también en el poder...

Anónimo dijo...

Sí claro, todos esos horrores los hicieron los comunistas, allá quienes se quieren creer ésta propaganda sionista. Me uno al anónimo que dice las cosas como deben de ser. Unas fotos debajo de unos textos no dicen nada, la gráfica puede ser fácilmente manipulada y un truco tan fácil hace palidecer inmediatamente de horror a mentes débiles e impresionables. Los verdaderos horrores los está cometiendo frente a nuestras narices la elite sionista y ni quien diga nada pues no hay publicidad acerca de eso. Ahí los dejo con su perplejidad ingenua.

Ampersand dijo...

Vaya debate tan encarnizado el que se ha generado en este blog .... Comunismo contra capitalismo ... la eterna lucha de clases ... mentiras de un lado y del otro .... atrocidades cometidas por cualquier sistema en aras del "progreso" ... American Way Of Life .... Victoria del Pueblo ..... como siempre, "Homo Hominis Lupus Est", Thomas Hobbes tenia razon .... La diferencia entre el bien y el mal sigue siendo la conveniencia y nuestra postura al respecto es de que lado de la ecuacion nos encontremos ..... Saludos !!!!!

Anónimo dijo...

Ya salio un chavista hablando del imperio q tanto les gusta

Anónimo dijo...

Caí de casualidad en la pagina. La 8º foto corresponde a un soldado imperial japones ejecutando a un soldado chino; la foto es archiconocida y el uniforme es claramente japones... esmerense un poco mas.

Anónimo dijo...

No me extraña tanto salvajismo viniendo de Los rojos subnormales

Anónimo dijo...

No se de donde sacó tantas tonterias, sería bueno que dijera cuales son sus fientes (serias), hay fotos que se encuentran a color y con calidad de esta eepoca y que usted deliberadamente puso en blanco y negro para pretender que son antiguas.
Hay idiotas que creen todo lo que usted escribe.

Anónimo dijo...

Hola.

Sería muy interesante un post sobre la masacre de estudiantes en México del 68. Saludos!!

Jjdjd ifkid dijo...

Aqui se demuestra que el Comunismo y el Nacionalismo es el mismo perro con distinto bozal pero mismo dueño,el miedo y opresión por la fuerza.
Es una pena que medios y cultura no reflejen los asesinatos aberrantes que cometieron los rojos.