William H. Bonney: "Billy el Niño"



“Ay, Billy The Kid, jineteando por los valles,
con una pistola al cinto y plomo en los costillares.
Hermano de los humildes, que no hacemos mal a nadie,
si no es cuando nos provocan. En el monte o en el valle,
que nadie se olvide nunca del Kid valiente y que guarde
cada cual en su recuerdo tu memoria venerable…”

Kortatu. “Esto no es el oeste, pero aquí también hay tiros”.


William H. Bonney nació el 23 de noviembre de 1859 en Manhattan, Nueva York (Estados Unidos). A lo largo de su vida, cambió de nombre varias veces, utilizando además los de Henry McCarty, Henry Antrim y Kid Antrim. Siempre le dijeron “Billy el Niño” (“Billy the Kid”) a causa de sus rasgos físicos, que conservaban siempre características infantiles, pese a que ya era un adulto. Billy era el menor de dos hermanos; no se sabe nada de Joseph, su hermano mayor. Su familia provenía de Irlanda. Como muchas familias pobres de la época, los McCarthy buscaron fortuna en el Oeste de los Estados Unidos. En 1870 se trasladó con su madre Catherine y su hermano a Wichita, Kansas. Allí montaron una lavandería y recibían huéspedes en su casa. En 1873 Catherine, ya viuda, se unió con William Henry Harrison Antrim, el cual trabó buena amistad con los hijos. Poco después y debido a que a Catherine se le diagnosticó tuberculosis, se trasladaron a Silver City, Nuevo México, donde contrajo matrimonio con Antrim.



“Billy el Niño” con su hermano Joseph



En 1874, sin embargo, Catherine falleció a causa de su enfermedad y Antrim se marchó a Arizona, dejando solos a los dos hermanos. Billy, de catorce años, tuvo que sobrevivir laborando en un hotel como lavaplatos y realizando otros trabajos mal pagados. En estas circunstancias comenzó su vida delictiva, cometiendo robos de poca monta, y aunque fue arrestado por alguno de estos actos, era dejado pronto en libertad. Billy pasó entonces gran parte de su juventud en el ambiente de los salones de la frontera. Se unió en Silver City con "Sombrero Jack", un delincuente con el que cometió diversos delitos, por uno de los cuales fue nuevamente arrestado quedando en libertad en poco tiempo. El hecho de que Billy mostrara siempre un carácter fuerte y capacidad de mando, sugiere una infancia de inseguridad y abandono, durante la cual tuvo que arreglárselas para sobrevivir en un ambiente hostil y cruel como el del Salvaje Oeste. Tras la muerte de su madre y el regreso de su padrastro, les confió su casa a unos amigos porque no se llevaba bien con el viudo; esa es toda la información disponible sobre sus primeros años. Al marcharse de su hogar, aprendió a portarse como un adulto en compañía de adultos y se familiarizó con el uso de las armas.



En los años setenta del siglo XIX, Nuevo México era un territorio fronterizo con pocas poblaciones, más que un Estado, donde predominaban los grandes espacios dedicados a la ganadería. El cuadrante suroeste del territorio formaba el condado de Lincoln, con unos 43,443 metros cuadrados de pastos y prados ondulados atravesados por varios ríos rápidos. La única localidad importante era la ciudad de Lincoln, poco más grande que un pueblo, en el Río Bonito. Su economía estaba dominada por L.G. Murphy & Co. Murphy y su socio poseían tiendas y propiedades, y actuaban como si la ciudad fuera suya.



El Condado de Lincoln (click en la imagen para ampliar)


En 1876, la dominación de Murphy peligró con la llegada de John Tunstall, un próspero negociante que instaló un rancho en el Río Feliz, a cuarenta y ocho kilómetros al sur de Lincoln. Consiguió la ayuda de un abogado llamado Alexander McSween, que a veces actuaba como su socio, montó un banco y abrió su propia tienda, que le hacía la competencia a Murphy & Co. Tenía el apoyo de John Chisum, el granjero más importante de la zona, cuyo ganado pastaba a unos doscientos cuarenta kilómetros a la redonda.






Alexander McSween


En noviembre de 1877, “Billy el Niño” encontró trabajo en el rancho de George y Fred Cae, en Nuevo México. Los Cae se encariñaron con el agradable y modesto muchacho, a pesar de los rumores que le acusaban de haber robado ganado, y se lo presentaron a su amigo John Tunstall. A éste, el muchacho le cayó simpático por sus cualidades de líder, y decidió enseñarle muchas cosas. Billy correspondió a su amabilidad y se puso a trabajar en su rancho, donde pasaba gran parte del día con su maestro. John Tunstall fue una auténtica figura paterna para “Billy el Niño”.



John Tunstall


El sheriff de Lincoln, William Brady, que había estado en el ejército con Murphy, ante una falsa acusación de robo de ganado lanzado contra Tunstall, organizó un grupo de dieciocho hombres para arrestarle. El 18 de febrero de 1878 Tunstall cabalgaba solo por sus tierras cuando dos miembros del pelotón, Jesse Evans y Bill Morton, desenfundaron sus pistolas y le dispararon a bocajarro, matándolo a sangre fría.



John Tunstall (click en la imagen para ampliar)


Este hecho fue lo que convirtió a Billy en un asesino. Aunque se conocían desde poco tiempo antes, existía un profundo afecto entre ellos. Billy explicó que Tunstall “era el único hombre que lo había tratado como un ser libre y blanco”; el patetismo que encierra esta frase tenía el acento de la verdad. Tras el asesinato, Billy pensó que matar para vengar a su amigo estaba perfectamente justificado.



La muerte de Tunstall provocó un gran derramamiento de sangre, con muchos muertos y heridos por ambos bandos, y llegó a conocerse como “La Batalla del Condado de Lincoln”. Poca gente creía la historia de los asesinos, que pretendía que Tunstall había disparado primero, y el Juez de Paz de la localidad emitió órdenes de arresto contra algunos conocidos cabecillas. Sin embargo, el despacho del sheriff, que estaba bajo la influencia de Murphy, se las arregló para obtener la anulación de los mandamientos.



La Batalla del Condado de Lincoln


Los amigos de Tunstall, bajo la dirección del mayoral del rancho, Dick Brewer, decidieron ocuparse del asunto y se dirigieron a la granja de Dolan, donde les habían dicho que se escondía Bill Morton. El 9 de marzo, el grupo de Brewer capturó a Morton y a otro miembro del pelotón, Frank Baker. En el camino de regreso a Lincoln, “Billy el Niño” los liquidó con su rifle.



El rifle de “Billy el Niño”


El 1 de abril, el sheriff Brady, acompañado de dos ayudantes, George Hindman y George Peppin, así como de un empleado del tribunal, Billy Matthews, acudieron al Tribunal de la ciudad para abrir la sesión e inmediatamente la suspendieron. Después se dirigieron por la calle principal a casa de Alexander McSween. Este hombre era uno de los partidarios más conocidos de Tunstall, y había sido acosado, perseguido y amenazado de muerte en numerosas ocasiones. Un grupo de amigos suyos llegaba a la ciudad justo en el momento en que Brady y sus hombres llamaban a la puerta de la casa de McSween y, creyendo que iban a arrestarle, abrieron fuego. Hindman y el sheriff Brady murieron, pero Peppin y Matthews pudieron esconderse y vieron a “Billy el Niño” salir de detrás de un muro y coger la escopeta de Brady.



“Billy el Niño”


Tres días más tarde, un veterano del ejército y de la policía montada de Texas, que había formado parte del pelotón, hirió a tres hombres de Tunstall y mató a Dick Brewer. A partir de ese momento, “Billy el Niño” se hizo cargo del liderazgo de los que combatían contra la facción de Murphy. John Copeland prestó juramento como nuevo sheriff e intentó calmar los ánimos. Murphy y Dolan, mientras tanto, llamaron a vaqueros y matones de todo el territorio y poco a poco, la ciudad se llenó de hombres armados. “Billy el Niño” y sus compañeros pasaban gran parte del tiempo en el rancho de los Coe a la espera de acontecimientos, a pesar de que uno de sus hombres había caído en una emboscada y muerto el 1 de mayo. Este crimen hizo que el sheriff Copeland acudiera a las fuerzas armadas de Fort Stanton para restablecer el orden. Luego, Murphy tocó algunos contactos políticos y a su propio candidato, George Peppin, para preparar la escena del momento decisivo de asaltar el territorio del nuevo sheriff.



El 14 de julio, unos cuarenta hombres leales a Tunstall y McSween llegaron a Lincoln para proteger de forma ostensible a este último. Se instalaron en tres edificios contiguos en la punta Este de la ciudad. “Billy el Niño” y otros nueve se alojaron en la casa de adobe de estilo español de McSween, y tres más se quedaron en la tienda vecina de Tunstall. Los demás montaron guardia en el torreón, una vieja torre de piedra con reloj. Las fuerzas de Murphy rodearon los edificios, y Peppin llamó al coronel Dudley y al ejército estadounidense. Hubo un tiroteo discontinuo durante tres días, y la única víctima fue un hombre de Murphy, muerto mientras disparaba desde una colina alta, detrás de la casa de los McSween. El 18 de julio, el grupo de McSween, pensando que el ejército iba a intervenir, salió a su encuentro. Sin embargo, se trataba de una avanzadilla de las tropas que iba a presentarse al coronel Dudley. Mientras tanto, dos hombres de Murphy se introdujeron en la casa y prendieron fuego al ala oeste del edificio en forma de U. El fuego se extendió lentamente, de una habitación a otra a través del adobe. Pero no se pudo apagar, ya que los francotiradores de Murphy cubrían la zona entre la casa y el río que bordeaba la parte de atrás de la propiedad.



“Billy el Niño” en sus días de forajido


El 19 de julio, el coronel Dudley hizo su llegada, pero en vez de intentar imponer la paz, se imaginó que los ocupantes de la casa de McSween eran criminales fugitivos, y cortó la calle con hombres armados. Además, consiguió convencer a los hombres del torreón para que lo abandonaran. Susan, la mujer de McSween, dejó la casa en llamas dos veces, para suplicar a Dudley, que se mantuvo inflexible. Pero al caer la noche, se dieron cuenta que no tenían esperanza; sólo dos habitaciones habían escapado al fuego. Susan McSween salió por última vez y los defensores hicieron un alto al fuego. Cuatro hombres del primer grupo se encontraron en medio de un fuego cruzado; dos murieron y los demás fueron gravemente heridos. Tres hombres se precipitaron sobre una puerta. Uno cayó muerto y bloqueó la salida; los otros tuvieron que pasar por encima de él. Sólo quedaban McSween, “Billy el Niño” y Tom O'Folliard, un vaquero amigo de Billy. Pacífico y devoto, McSween se negó a llevar armas, pero estrechó una Biblia entre las manos mientras corría, rodeado de dos jóvenes pistoleros. Unos metros después, Bob Beckwith, ganadero amigo de Murphy, le cortó el camino. Beckwith no tuvo tiempo de saborear el triunfo. “Billy el Niño” vació el cargador de su revólver sobre él y escapó con O'Foolliard; continuaron su camino bordeando el río. La “Batalla del Condado de Lincoln” había terminado.



Susan McSween


Aunque la muerte de McSween significó el final de la guerra del condado de Lincoln, no hubo tregua para “Billy el Niño”. Después de la pérdida de su mejor hombre, John Chisum no estaba dispuesto a financiar a Billy y a sus amigos. Al no tener trabajo, Billy y varios vaqueros de Tunstall se dedicaron al robo de ganado, y Chisum, que era el mayor ranchero de la región, fue el blanco de muchos de los asaltos. Billy se había convertido en un forajido.



John Chisum


El 5 de agosto de 1878, la banda de “Billy el Niño” cambió de actividad y decidió saquear la agencia de Mescalero, encargada del control de la tribu local de los apaches. Esta vez, Billy robó caballos y mató al empleado de la agencia. Antes de abandonar la zona, quiso descansar en una pequeña ciudad que había crecido alrededor de un antiguo puesto militar denominado Fort Summer. Se quedó con algunos amigos, pertenecientes a la comunidad mexicana. Billy era muy popular entre las chicas mexicanas del lugar, incluso se rumoraba que tenía una novia, y cuando no estaba con ellas, se dedicaba a jugar a las cartas. Pero no bebía alcohol, lo que le diferenciaba de sus compañeros.






Fort Summer


El gobernador Axtell, cuyas acciones fueron duramente criticadas en la Batalla del Condado de Lincoln, fue destituido en septiembre de 1878 y reemplazado el 1 de octubre por el general Lewis “Lew” Wallace. El 13 de noviembre, Wallace ofreció la amnistía a todos los que participaron en la lucha, a condición de que no se encontraran en aquel momento bajo algún tipo de acusación. La gracia no aplicaba a “Billy el Niño”, que era buscado por asesinato; a pesar de ello, el gobernador y el proscrito se encontraron en secreto el 17 de marzo de 1879 en Lincoln. Se supone que hicieron un trato, ya que Billy y su amigo Tom O'Folliard se entregaron al nuevo sheriff de la ciudad, George Kimbrell, el 23 de marzo, una semana después de la reunión.



El gobernador Lew Wallace


Billy se consumió durante algunos días en un sótano oscuro que servía de prisión y fue trasladado luego con O'Folliard a una casa cercana. No se fijó fecha para el juicio, pero los dos estuvieron en el tribunal como testigos oculares del asesinato de George Chappman, abogado de Susan McSween, por uno de los pistoleros de Dolan. Tres meses después, Billy y O'Folliard debieron juzgar que Wallace no había cumplido con su parte del trato, pues se escaparon sin problemas. Volvieron al robo de ganado, junto con otros proscritos de la batalla de Lincoln, tales como Charlie Bowdre, y más adelante se reunieron con otra banda dirigida por Dave Rudabaugh, veterano ladrón de ganado y asaltante de trenes, para infligir importantes pérdidas a los rebaños del condado.



Carteles ofreciendo recompensa por “Billy el Niño”



En noviembre, fue elegido como nuevo sheriff Pat Garrett, cazador de búfalos, nacido en el Sur y convertido en jugador y ayudante de su antiguo jefe, el sheriff Kimbrell, pocos meses antes de derrotarle. John Chisum respaldó su campaña, y su primer trabajo fue capturar a “Billy el Niño”, el bandido que era odiado y temido por el ganadero más poderoso del condado. Billy, que todavía era muy querido en el condado de Lincoln, empezaba a encontrarse sin amigos. Perdió algunos cuando murió James Carlyle, un joven y popular herrero perteneciente a un grupo de hombres que intentaron arrestarle en un rancho cerca de Coyote Springs.



El sheriff Pat Garret


Pat Garrett continuó buscando a “Billy el Niño” en todas sus antiguas guaridas. Recibió una información y el 24 de diciembre de 1880 por la mañana, se puso al acecho con un grupo de hombres en el exterior de Ford Summer. Cuando Billy y cuatro miembros de su banda regresaban de una de sus correrías, el sheriff y sus ayudantes abrieron fuego. Tom O'Folliard murió en la emboscada, pero los demás consiguieron escapar.



Unos días más tarde, otra información condujo al sheriff Garrett a una cabaña abandonada en el valle de Stinking Springs. El 27 de diciembre sus hombres rodearon la pequeña choza de adobe antes del amanecer. El tiroteo empezó al salir el sol y Charlie Bowdre murió en el momento en que salía para cuidar a los caballos. “Billy el Niño”, Dave Rudabaugh y otros dos proscritos más se rindieron al darse cuenta de que no tenían esperanza alguna de escapar con vida. Llevaron a Billy a Santa Fe y a principios de abril comenzó el juicio en el Tribunal Federal de Mesilla. Sus abogados de oficio no presentaron pruebas a favor del acusado y fue declarado culpable del asesinato de Brady y de Hindman.



Lo condenaron a la horca y la ejecución se fijó para el 13 de mayo de 1881 en Lincoln. Como se había escapado ya de la cárcel local, hacía falta un lugar más seguro. La vieja tienda de Murphy se había convertido en el Tribunal de la ciudad, y Billy fue esposado y encerrado en una habitación del piso superior hasta el momento de la ejecución de la sentencia. Mientras tanto, dos ayudantes del sheriff, J.W. Bell y Bob Ollinnger, que conocían los antecedentes del condenado, le vigilaban atentamente. Bell era un carcelero con experiencia, pero Ollinger, que había combatido al lado de Murphy y Dolan en la Batalla del Condado de Lincoln, disfrutaba molestando y atormentando continuamente al antaño mortal enemigo y ahora prisionero.



El 28 de abril al mediodía, Bob Ollinger dejó solo a su compañero Bell mientras iba a comer al bar. A la vuelta, oyó tiros y una voz alegre que le llamaba desde una ventana del piso superior. Al levantar la vista, “Billy el Niño” vació los dos cañones de una escopeta en la cara y el pecho de su carcelero. El ayudante del sheriff murió en medio de la calle un minuto o dos después. El prisionero salió de la cárcel con parte de los grilletes colgando de los tobillos, montó a caballo y salió de la ciudad diciendo en español: "¡Adiós, amigos!", bajo la mirada de docenas de personas que no se atrevieron a detenerlo. El cuerpo de Bell apareció en el interior de la prisión asesinado por una bala de su propio revólver.






La huida de “Billy el Niño”


En vez de ir directamente a esconderse a México, “Billy el Niño” volvió a Fort Summer; iba a ver a su novia. Aunque permaneció escondido en casa de amigos de confianza, como Pete Maxwell, un criador de ovejas cuyo padre fue en su tiempo el mayor terrateniente de la región, llegaron a oídos de Pat Garrett noticias de su presencia en Fort Summer. El 13 de julio, acompañado de dos hombres, Tip McKinney y John Poe, el sheriff se encaminó a Fort Summer. Llegaron al atardecer y empezaron a registrar metódicamente la ciudad; se presentaron en casa de Pete Maxwell justo después de la medianoche. Ya era el 14 de julio de 1881.



La casa de Pete Maxwell


Garrett conocía bien a Maxwell de su época de jugador en Fort Summer; entró en la habitación y lo sacudió para despertarle. En aquel momento, reconoció la voz de “Billy el Niño” que hablaba con los ayudantes del sheriff en el porche. Billy se mostraba desconfiado, pero los dos hombres, que no lo habían visto nunca, no identificaron al joven descalzo mientras le sacaban información y le aseguraban que no tenía nada que temer.



“Billy el Niño” en versión del dibujante Todd McFarlane


Billy se abrió paso hasta la habitación de Maxwell; iba a medio vestir y con un gran cuchillo en la mano, ya que se dirigía al almacén de carne de su amigo, cuando encontró a los dos forasteros en el porche. Posteriormente, Pat Garrett afirmaría que el proscrito tenía un Colt .45 en la mano, aunque los otros testigos aseguraron que estaba desarmado. Billy se paró en la puerta y preguntó en español a Maxwell que quiénes eran los hombres que esperaban afuera de la casa. Antes de que su amigo pudiera contestarle, el sheriff Garrett quitó el seguro de su Colt y le disparó una bala en el corazón, matándolo al instante. “Billy el Niño” moría a los veintiún años; según la leyenda, había asesinado a un total de veintiún hombres durante su vida.



La muerte de “Billy el Niño”


Nadie reclamó el cadáver de Billy y lo sepultaron en Fort Summer, en el mismo lugar que Charlie Bowdre y Tom O'Folliard.



La tumba de “Billy el Niño”


Patt Garrett dimitió del cargo de sheriff en enero de 1882 y empezó a ocuparse de una granja en Río Hondo. Trabajó ocasionalmente como detective o policía montado de Texas, pero volvió siempre a las actividades agrícolas. En 1908 se endeudó y quiso vender su rancho. Uno de sus vecinos, Wayne Brazel, tuvo un altercado con él y lo mató de un disparo.



Pat Garret con su esposa


La figura de “Billy el Niño” inspiró infinidad de novelas, películas, canciones y biografías, además de convertirse en parte del imaginario estadounidense del Viejo Oeste, junto a otros forajidos célebres como Jesse James.




Estatua en honor de “Billy el Niño”




VIDEOGRAFÍA:

Pat Garret and Billy the Kid (trailer)
video


Young guns (trailer)
video


Young guns 2 (trailer)
video


Billy the Kid vs. Dracula (trailer)
video


”The ballad of Billy the Kid” – Billy Joel
video


”Billy the Kid” – Marty Robbins
video


”Billy the Kid” – Tex Ritter
video


”Old song for Billy the Kid”
video


”Billy, get your guns” – Bon Jovi
video


”Blaze of glory (‘Young Guns’)” – Bon Jovi
video


”Blaze of glory” – Bon Jovi
video



BIBLIOGRAFÍA:





FILMOGRAFÍA:







16 comentarios:

*!Sugar!* dijo...

Espero no ser la unica a la que no le emocionan las historias de vaqueros.. but hey.. todo tu demas trabajo me apasiona..

sausur_roj dijo...

Otra historia de forajidos y otro capitulo mas a esta obra sangrienta,
la ley del oeste!!!!!a los tiros, jajaja ojo por ojo era mas o menos esto.
Saludos a todos!

FAN dijo...

DEFINITIVAMENTE NO ES DE MIS FAVORITOS. TU TRABAJO ES EXCELENTE.
TE SIGO RECORDANDO EL CASO DE ROSA GONZALVEZ. TRABAJALO ESTA INTERESANTISIMO.GRACIAS.

el piyo dijo...

billy the kid versus dracula??? rara combinacion habria que verla.

mernela dijo...

no se porque me aburren tanto las historias de vaqueros.saludos escrito,desde el fin del mundo.

Zayfren dijo...

Es interesante el que cubras historias de asesinos del oeste. Aunque siento el artículo algo corto para tratarse de este personaje.

Saludos

LA BELLA dijo...

COINCIDO CON LOS DEMAS COMENTARIOS, LAS HISTORIAS DE VAQUEROS NO ME ANIMAN A LEER :(

mac-10 dijo...

todabia me acuerdo de el documental de "billy que vi"
como logro escaparse aquella vez
te felicito escrito:
en cuanto a las otras opiniones
...
prefiero una historia corta y buena a una extensa y aburrida
si quieren mas busquen y envieenselo a escrito para que lo publique o actualise.
(con respeto)
saludos desde el fin del mundo.
mac-10

Anonymous dijo...

Se puede agregar el tema "Cold blood killer" de la banda brasilera de psychobilly "Sick sick sinners", que habla de este celebre personaje. saludos!

el piyo dijo...

escrito queremos asesinos sanguinarios, animales, monstruos, chacales, bestias y todos esos denominadores que le dan a estos tipos pero de esos que hasta te dan miedo, pero bueno segui asi que esta mortal el blog... tus lectores te lo pedimos.saludos.

tripode dijo...

antes me encantaba este blog,ahora me decepciona bastante,no entiendo el nuevo rumbo que has tomado,creo que hay asesinos con historias mucho mas interesantes y recientes,no me gusta nada tu trabajo de las ultimas semanas y creo que no soy el unico

Nogales dijo...

A mi personalmente me ha gustado leer la biografía de Billy el niño, desde pequeño me fascinó este personaje y aunque no me gustan mucho las pelis del Western, tengo en mi videoteca Intrépidos Forajidos.

Me ha gustado la casualidad del día de la muerte de William H. Boney, el 14 de Julio, el día que nací yo, un siglo después claro está.

Bueno pues me ha encantado dar con este blog, nos leemos.

Anonymous dijo...

Interesante, pero creo que faltan datos, como x ejemplo si es q ya quedó claro cómo murio billy the kid. Supe que en 2003 se iba a exhumar su cadáver y el de su madre para hacer un ADN y determinar si el cuerpo es del verdadero personaje. Además existe la teoría de que fingió su muerte y que vivió hasta los 60 años, y algunos dicen que hasta los 90... a ver si averiguas más al respecto y lo cuelgas... felicidades... - Alvaro

desde la finikera dijo...

la verdad a mi me gusta un poco todo lo del viejo oeste y este articulo me parece bastante bueno,respecto a los comentarios que dicen no gustarle este articulo pues yo digo que esta bien,tiene que haber historias para todo tipo de publico,a pesar que ami tambien me gustan los articulos de hechos mas recientes,salu2 amigos desde el viejo oeste:Phoenix,Arizona.

Anónimo dijo...

Muy buena historia, yo conocia su historia por las peliculas de Young guns, para mi gusto muy buenas, no soy muy fan de las peliculas vaqueras o del oeste pero me llamo la atención por sus actores, la vi y supe de la vida de Billy, ya conocia el nombre pero no su historia y es bastante peculiar ya que en el nunca tubo una figura paterna y la encontro con un desconocido al que lo quiso mucho y en cierta forma lo vio como su padre, entonces lo matan y a raiz de eso, se convierte en un asesino, su vida hubiera sido diferente si no hubieran matado a John Tunstall pero a si nacen la leyendas a veces de una desgracia.

Ampersand dijo...

Una seña de respeto en un entorno donde era más fácil desenfundar y disparar que sentarse a hablar: eso era el Viejo Oeste. Apreció mucho a Tunstall, tanto así que las acciones que lo hicieron leyenda trascendieron los tiempos, aquí estoy leyendo un recuento de los que aconteció en esa legendaria época, donde mexicanos y estadounidenses se veían con más afinidad que divisiones, tanto así, que William H. Bonney hablaba español con mucha frecuencia.

Entender que las películas del Oeste, con todas las ficciones, versiones buenas, regulares y malas y las que están basadas en hechos reales siempre tendrán entre sus raíces hechos basados en Billy The Kid .... Saludos !!!