¡ADQUIERE AHORA TU EJEMPLAR EN VERSIÓN IMPRESA! ¡DA CLICK SOBRE EL ANUNCIO!

Las hermanas Valenzuela: "Las Poquianchis"



“Sí, aquí hay trabajo, pero no de criada. Si vienes a trabajar en esta casa, será de puta”.
Jorge Ibargüengoitia. Las muertas


Delfina, María de Jesús, Carmen y Eva Valenzuela nacieron en San Francisco del Rincón, Guanajuato y en El Salto, Jalisco (México), hijas de Isidro Torres y Bernardina Valenzuela. Su padre fue parte de Los Rurales, el cuerpo policíaco utilizado por Porfirio Díaz para atrapar a los asaltantes de caminos. Era común que ejecutara a los delincuentes que apresaba, tal y como marcaban las reglas de la organización. Sin embargo, quiso abusar de su rango y mató a un hombre inocente con el que tenía problemas. Isidro Torres y su familia tuvieron que huir y comenzar de nuevo sus vidas en el pueblo de El Salto, en el estado de Jalisco. Allí, Torres se convirtió en arriero. Sus hijas tuvieron que prescindir del apellido paterno, por temor a las represalias de los enemigos de su progenitor.



“Las Poquianchis” (ilustración de Rocko)


Cuando sus padres murieron y le dejaron una pequeña herencia, Delfina Valenzuela decidió iniciar un negocio seguro. Le tenía horror a la pobreza, así que instaló una cantina en su pueblo natal. Junto a los tragos, vendía los servicios de jóvenes prostitutas. El lugar tuvo mucho éxito, así que Delfina decidió abrir una sucursal en Lagos de Moreno, Jalisco. Era una especie de motel, donde rentaba cuartos para que las parejas que así lo necesitaran tuvieran furtivos encuentros sexuales.



Delfina Valenzuela


A medida que el negocio dejaba pingües ganancias, Delfina decidió gastar menos. Obligaba a las prostitutas a su servicio a que le compraran a ella todo lo que necesitaban: maquillajes, ropa, zapatos, inclusive alimentos. De esa manera, parte del dinero que ellas ganaban también iba a parar a sus manos.



María de Jesús y Delfina Valenzuela


Delfina le pidió ayuda a su hermana Carmen, quien había hecho algunos estudios contables. Fue ella quien convenció a Delfina de abandonar la clandestinidad y convertir aquel lugar en un sitio legalmente establecido. Carmen tramitó los permisos necesarios, comenzó a pagar impuestos y un día pudieron abrir al público el burdel más famoso de la zona: “El Guadalajara de Noche”.



Carmen Valenzuela


Delfina Valenzuela tenía un hijo, Ramón Torres González “El Tepo” (apócope de “Teporocho”, nombre dado en México a un alcohólico callejero y maloliente). Le pidió que fuera a auxiliarla con el negocio y “El Tepo” aceptó. Se encargaba de supervisar a los jóvenes prostitutas que llegaban a prestar sus servicios a aquel lugar, de controlar que los parroquianos y clientes del burdel no armaran trifulcas, y de pagar algunos sobornos a las autoridades.



El burdel


Con el dinero que ganaba, “El Tepo” empezó un negocio de contrabando de automóviles estadounidenses. Pero muchos se oponían a que aquel garito permaneciera abierto, y un día la policía se presentó para clausurar el lugar. “El Tepo”, envalentonado, tomó un fusil y salió a enfrentar a los agentes. Estos, sin dudarlo, lo acribillaron. “El Tepo” murió ante la mirada de su madre, quien no derramó una sola lágrima; a cambio, contrató a varios militares que fueron buscando, casa por casa, a los agentes judiciales que habían matado a su hijo. Los encontraron y los mataron. Esa fue la venganza de Delfina.



Delfina y Carmen Valenzuela tuvieron que marcharse de aquel lugar. Regresaron al estado de Guanajuato con el dinero que habían ahorrado. Allí se reunieron con la tercera hermana, María de Jesús, quien también se había dedicado al lenocinio.



María de Jesús utilizaba camiones de redilas para subir a varias prostitutas y las enviaba a los pueblos cercanos en una especie de caravana sexual. Daban servicio a los interesados en cuartuchos, en el campo o en cualquier lugar que pudiera utilizarse.



María de Jesús Valenzuela


Luego se marchaban a otro sitio. De esa forma, evitaban problemas con las autoridades municipales. Cuando sus hermanas llegaron, decidieron unir sus capitales para levantar un negocio nuevo, que eclipsaría a todos los anteriores y cambiaría para siempre la historia del crimen en México.






La vida en el burdel


La ley no castigaba la prostitución en Guanajuato, por lo que las hermanas Valenzuela tuvieron carta blanca. María de Jesús buscó un buen local y halló uno en León, el cual tomó de inmediato. Abrieron allí su primer burdel: “La Barca de Oro”, en honor a una conocida y melancólica canción mexicana. Luego inauguraron el segundo en San Francisco del Rincón y le pusieron el mismo nombre que tenía su anterior local: “El Guadalajara de Noche”.



El lugar que María de Jesús había conseguido, había sido antes una cantina propiedad de un homosexual al que todos apodaban “El Poquianchis”. Así que el sobrenombre pasó directamente a ella y después a sus hermanas. “La Barca de Oro” fue más conocida como “el burdel de ‘Las Poquianchis’”, un apelativo que ellas detestaban, pero que nunca pudieron quitarse.



Nuevamente, el dinero llegaba en grandes cantidades. Pero ellas querían más. Los burdeles siempre estaban llenos de soldados, policías, campesinos y jornaleros, que acudían a solicitar los servicios de las prostitutas que “Las Poquianchis” conseguían.



Pero en 1962, las autoridades municipales de León decidieron cerrar todos los burdeles y cantinas de la ciudad. “Las Poquianchis” vieron su negocio clausurado. Tuvieron que quedarse solamente con “El Guadalajara de Noche”, en Lagos de Moreno. Eva Valenzuela, la menor de las hermanas, se fue a Matamoros, Tamaulipas, en la frontera con Estados Unidos, para poner su propio burdel: “La Piernuda”. Le pidió a sus hermanas que no dejaran de mandarle “carne fresca”, o sea, jovencitas para prostituirlas.



Delfina, “La Poquianchis Mayor”, les propuso una idea a sus otras dos hermanas: compraron un rancho llamado Loma del Ángel y lo transformaron en su centro de operaciones. Iban a utilizarlo mucho durante los siguientes años.



Delfina desarrolló un método de reclutamiento que dejaba mayores ganancias: acudían a rancherías o pueblos cercanos, donde buscaban a las niñas más bonitas. No importaba si tenían doce, trece o catorce años de edad; llevaban cómplices masculinos que, si las sorprendían solas, simplemente se las robaban.



Eva Valenzuela “La Piernuda”


O si estaban acompañadas de sus padres, generalmente campesinos, se les acercaban y les ofrecían darles trabajo a las hijas como sirvientas. Los padres accedían, “Las Poquianchis” se llevaban a las niñas y de inmediato empezaba su tormento.



Delfina Valenzuela, “La Poquianchis Mayor”


Apenas llegaban al burdel, “Las Poquianchis” procedían a desnudar a las niñas por completo y examinarlas. Si consideraban que tenían “suficiente carne”, los ayudantes que habían contratado se encargaban de violarlas, uno tras otro, vaginal y analmente. También las obligaban a practicarles sexo oral y si lloraban o se resistían, las golpeaban.



Las víctimas





Después, “Las Poquianchis” las bañaban con cubetadas de agua helada, les daban vestidos y las sacaban por la noche a que comenzaran a atender a la clientela del bar, bajo amenazas de muerte. Los clientes se mostraban siempre encantados de que les proporcionaran niñas de tan corta edad para que los atendieran, así que el negocio iba viento en popa.






Las hermanas alimentaban a sus esclavas sexuales solamente con cinco tortillas duras y un plato de frijoles al día. Cuando una de las prostitutas llegaba a cumplir veinticinco años, “Las Poquianchis” ya la consideraban “vieja”. Procedían entonces a entregársela a Salvador Estrada Bocanegra “El Verdugo”, quien la encerraba en uno de los cuartos del rancho, sin darle de comer ni beber por varios días, y entrando constantemente para patearla y golpearla con una tabla de madera en cuyo extremo había un clavo afilado.






Una vez que la mujer estaba tan débil que ya no podía ni siquiera intentar defenderse, “El Verdugo” la llevaba a la parte de afuera del rancho y, tras cavar una zanja profunda, la enterraba viva. A otras les aplicaban planchas calientes sobre la piel, las arrojaban desde la azotea para que murieran al caer, les destrozaban la cabeza a golpes…






Las tumbas clandestinas en el rancho


Si una de las muchachas se embarazaba, si padecía anemia y estaba demasiado débil para atender a sus clientes, o si se atrevía a no sonreírle a los parroquianos, era asesinada. Los bebés que llegaron a nacer fueron muertos y enterrados, con excepción de un niño, al que guardaron para vendérselo a un cliente que quería tener sexo con él y luego experimentar con el pequeño; mientras, se dedicaron a maltratarlo.



También practicaban abortos clandestinos si alguna de las prostitutas más populares quedaba embarazada, con tal de no perder esa fuente de ingresos. Las mujeres además eran obligadas a limpiar el lugar, a cocinar y a atender a “Las Poquianchis”.



Tumbas clandestinas halladas en la cocina del burdel


“Las Poquianchis” habían reclutado a varios ayudantes que las auxiliaban en sus labores. Uno era Francisco Camarena García, el chofer que se encargaba de transportar a las jovencitas reclutadas, junto con Enrique Rodríguez Ramírez; otro era Hermenegildo Zúñiga, ex capitán del ejército, conocido como “El Águila Negra”, quien fungía como su guardaespaldas y cuidador del burdel.



Hermenegildo Zúñiga, “El Águila Negra”


José Facio Santos, velador y cuidador del rancho; y Salvador Estrada Bocanegra, “El Verdugo”, quien golpeaba a las prostitutas que protestaban por algo y, cuando alguna amenazaba con marcharse o denunciar los maltratos a los que era sometida, se encargaba de asesinarla y enterrarla. También policías y militares utilizaban los servicios de las niñas esclavas, todo gratis a cambio de protección para el burdel.



Salvador Estrada Bocanegra, “El Verdugo”


María Auxiliadora Gómez, Lucila Martínez del Campo, Guadalupe Moreno Quiroz, Ramona Gutiérrez Torres, Adela Mancilla Alcalá y Esther Muñoz “La Pico Chulo” eran prostitutas que se convirtieron en celadoras y castigadoras a cambio de que “Las Poquianchis” respetaran sus vidas.



Guadalupe Moreno Quiroz, Lucila Martínez del Campo y Ramona Gutiérrez Torres, asesinas de niñas




Cuando alguna de las niñas nuevas no quería ceder ante el capricho de algún cliente, ellas se encargaban de arrastrarla de los cabellos por todo el burdel, llevarla a un cuarto y darle de palazos hasta dejarla inconsciente. “La Pico Chulo” también gustaba de matar a palazos a las muchachas, destrozándoles la cara y el cráneo con una tranca de madera.



Esther Muñoz, “La Pico Chulo”


Para 1963, “Las Poquianchis” incursionaron en el satanismo. Alguien les dijo que si ofrecían sacrificios al Diablo, ganarían más dinero y tendrían protección. Desde ese momento, cada vez que llegaban nuevas niñas reclutadas, eran iniciadas en un extraño ritual.



Salvador Estrada Bocanegra y María de Jesús Valenzuela


Primero las hermanas Valenzuela encendían velas y veladoras, formando una estrella de cinco puntas. Luego llevaban un gallo, el cuál era sacrificado. Entonces Delfina y sus hermanas se desnudaban para untarse la sangre del animal. Desnudaban además a las niñas nuevas, quienes eran violadas y sodomizadas por los cuidadores, mientras “Las Poquianchis” contemplaban la escena y se reían.



Los cadáveres



Después sus ayudantes llevaban a la habitación a algún animal: un macho cabrío o un perro, y obligaban a las niñas a realizar un acto zoofílico para alegría de quienes contemplaban la escena. Después, los hombres llamaban a las demás niñas para empezar una orgía, en la cual “Las Poquianchis” también participaban. Semanas después, comenzarían otro negocio: le quitaban la carne a los cadáveres de las prostitutas que iban asesinando, para venderla por kilo en el mercado.



La Secretaría de Salud emitía tarjetas de control falsas, que “Las Poquianchis” utilizaban para presumir que sus muchachas estaban sanas. Estas tarjetas costaban mucho dinero, pero servían para que los clientes estuvieran tranquilos. Por supuesto, muchas de las prostitutas estaban enfermas.



Tarjetas de Salud falsificadas


En 1964, Catalina Ortega, una de las nuevas muchachas, consiguió escaparse. Aunque los secuaces de “Las Poquianchis” la buscaron, no lograron encontrarla. Se escondió en el campo y después logró llegar hasta la ciudad. Ahí acudió ante la policía y denunció los hechos. Tuvo suerte: los agentes con los que habló no formaban parte de la nómina de las asesinas.



Los castigos


Se ordenó que docenas de policías acudieran al burdel y al rancho. Cuando llegaron, arrestaron a todos y encontraron un cuadro lleno de horror: las mujeres estaban desnutridas, llenas de golpes, violadas y quemadas.



Hermenegildo Zúñiga y Salvador Estrada Bocanegra con un periodista


Hallaron las celdas de castigo, los cadáveres enterrados, los trozos de carne lista para ser vendida. Las hermanas Valenzuela fueron arrestadas.



El arresto de “Las Poquianchis”


La gente, al saber lo ocurrido, se arremolinó en torno a la cárcel para tratar de sacarlas y lincharlas. Docenas de padres que nunca supieron el destino de sus hijas, se dieron cuenta de que habían muerto cruelmente. Más de dos mil personas formaron un tumulto que exigía que las asesinas les fueran entregadas para matarlas en la calle.



La reconstrucción de hechos: “Las Poquianchis” avanzan a pie hasta su rancho, fuertemente escoltadas


La policía tuvo que trasladar a “Las Poquianchis” a la ciudad de Irapuato para asegurarse de que siguieran vivas. Estaban acusadas de casi un centenar de asesinatos.






“Las Poquianchis”, protegidas de la turba


Los periódicos de la época contaron la historia con lujo de detalles. El diario Alarma! editó varios números especiales sobre un caso tan sonado.



Los titulares sobre el caso







Tras ser juzgadas, las hermanas González Valenzuela fueron sentenciadas a cuarenta años de prisión.



Delfina, “La Poquianchis Mayor”, siempre dijo que era inocente, pese a las docenas de testimonios en su contra. Por supuesto, nadie le creyó.



“Las Poquianchis” son señaladas por sus víctimas




Tras algunos años en la cárcel, María de Jesús salió de la cárcel. Se retiró de la vida pública y después desapareció sin dejar rastro.



Carmen murió de cáncer en la prisión. Eva fue arrestada en Matamoros y terminó sus días recluida en un manicomio, ante el terror que sentía por ser linchada.



Tras las rejas


Finalmente, Delfina quedó recluida en la prisión de Irapuato. Un día que unos trabajadores remodelaban la prisión, uno de ellos dejó caer, accidentalmente, una lata con treinta kilos de mezcla de cemento sobre la cabeza de la asesina. Delfina agonizó en el hospital de la prisión durante quince días, víctima de terribles dolores. Murió llorando.



La historia de “Las Poquianchis” inspiró la novela Las muertas, del escritor mexicano Jorge Ibargüengoitia, quien las rebautizó como "Arcángela y Serafina Baladro". También la famosa película “Las Poquianchis” de Felipe Cazals.



Escena de la cinta “Las Poquianchis”


También en ellas se basó el capítulo "Las Cotuchas, Empresarias" de la serie televisiva Mujeres asesinas, en su versión mexicana. Los expedientes de las célebres hermanas se encuentran en el Archivo Histórico Municipal "Vicente González del Castillo", del poblado de San Francisco del Rincón.



Escena de "Las Cotuchas, Empresarias" en la serie Mujeres asesinas



VIDEOGRAFÍA:

”Las Poquianchis” en La Historia detrás del Mito
video


"Las Cotuchas, Empresarias" en Mujeres asesinas (trailer)
video

Documental sobre “Las Poquianchis”
video


Reportaje sobre el libro México y sus asesinos seriales, de Ricardo Ham
video



HEMEROGRAFÍA:

Publicaciones en periódicos sobre “Las Poquianchis” (26 páginas) (click sobre la revista para ver todas)



Historieta sobre “Las Poquianchis” (70 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todo)



Libro México y sus asesinos seriales de Ricardo Ham (completo) (60 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todo)




BIBLIOGRAFÍA:









FILMOGRAFÍA:



56 comentarios:

H3r'O! dijo...

Mmm... muy interesante caso, y por supuesto uno de los más famosos, al menos en México, creo que era uno de los más aclamados por los groupies sangrientos. Saludos.

mac-10 dijo...

¡que cosa!+
es claro que temian mucho a la pobresa...pero llegar a esos extremos!!!
pero seguro tambien que le encontraban placer a estos hechos aberrantes.
(espero que esten ardiendo)
(con sus colaboradores)
"y que las chicas descansen"
s.s.(saludos sangrientos)
"fin del mundo"
mac-10

Anonymous dijo...

Wow! Que viejas tan locas pero que weno que tuvieron eu merecido!!!! Ya esperaba con ganas estas poquianchis y re quedo muy bien felicidades!!! Tengo como un mes siguiendo este blog y ya los lei todos jajajaja no importa que me durema a las 3 am jeje

Glyniss® dijo...

Fue un caso que no trascendió mucho fuera de México, y como bien dices, su descubrimiento fue un golpe de suerte (o una mordida morosa). Nadie sabe en realidad cuántos tugurios de este tipo hayan existido (o sigan existiendo) en este país (o en otros). La película de "La Ley de Herodes" lo ejemplifica bastante bien, con eso de Doña Lupe, claro que muchísimo más light. Realmente es un caso extremo, quizá no tan impactante a primera vista como el de Richard Chase o el de José Luis Calva Zepeda, pero ciertamente, uno mucho más susceptible de hacer la mítica pregunta "what the hell were they thinking?"

No me canso de ser reiterativo... qué chingón blog.

linda almanza dijo...

LO MAS SORPRENDENTE DE LAQ HISTORIA ES LA PARTE DE ZOOFILIA .. INCREIBLE LA DEPRABACIÓN DE LA MENTE HUMANA ...

ESTAS HISTORIAS SON EXCELENTES EN ESPECIAL LAS DE LOS ASESINOS ESCOLARES

Anonymous dijo...

Des de Barcelona, Catalunya, felicitats per la teva plana, cada diumenge ésper impacient la nova aportació.

rafamx dijo...

si concuerdo cn el comentario anterior (no en los insultos )pero yo hice un trabajo en la universidad de las poquianchis y creo q ahora si esta un poco mal documentado escrito con sangre

Anonymous dijo...

mal mal mal muy mala biografia

Anonymous dijo...

Muy bien hecho, espero y no hagas caso a los malos comentarios eres grande y es cuando empiezan las ofensas n_n me gusto mucho esta historia, pero aún asi puedo decir que mis favoritas son los niños asesinos o los escolares *w* suerte con el blog y que sigas asi de bien hasta luego !

Gracie dijo...

me encanto esta historia, jamas habia escuchado de ella pero me dejo impactada felicitaciones historias como estas son las que me invitan a no dejarte de leer jamas! saludos

mernela dijo...

hola escrito,me parece que algunos anónimos deberian crear su propio blog asi no tienen que leer el tuyo.el caso es interesante,me hubiese gustado mas detalles,solo eso.te felicito y saludos desde el fin del mundo.

Anonymous dijo...

Holaa..!! muy buena historia.. pero como lo mencionaron antes con un poco mas de detalles hubiera sido mucho mejor...

y con respecto a esos anonimos groseros pienso que una persona que utiliza groserias para hacer notar un error y creerse mas inteligente logra lo contrario solo muestra su falta de modales e intelecto usando palabras con tan mala educacion... solo me provocan Lastima!

me encanta tu blog.. sigue asi =)
recuerda que las envidias aparecen cuando estas en el camino del exito ;)

sausur_roj dijo...

Este capitulo gusto, que arpias estas mujeres!!! hacian su negocio pero detras de esa fachada prostibularia escondian lo peor, pero al decir verdad esclavas sexuales hay en todo el mundo, a estos extremos no se.
De veras que se hicieron odiar (como el imbecil anonimo envidioso) 40 años??????? que justicia ehhh, mejor las hubiesen linchado.
Bueno saludos a todos en especial a escrito.

rafa dijo...

pues la verdad es llevar un blog de repente es dificil y creo que haces una gran labor documentandote, finalmente bien o mal siempre va a haber comentarios buenos o malos, en general a mi me gusta el blog bastante felicidades y sigue asi

Fernando dijo...

Que mierda que se utilice el blog para semejente inmadurez. Me gusto mucho el articulo, falten o no detalles. Felicitaciones escrito.

Y mac-10 me sorprende que le sigas el juego tonto.. sin ofender..

Saludos!

mac-10 dijo...

fernando:
tenes mucha razon
(no me ofende para nada)
aunque no fui el primero.
estuvo mal
y si sata esta leyendo:estoy seguro de tu pais (sea cual fuere)
no es un mal pais (tampoco vos,das tu opinion como todos)me ensañe(enoje)
con los que se metieron en el debate(solo para insultar).pasa que para mi esta mal matar(sea o no mentira lo de los ritos)
dejo el juego tonto (bien dicho nando) y espero con ancias el proximo relato.

saludos y disculpas a los mencionados recien.

¡chao!

"fin del mundo"

Susy dijo...

HE SEGUIDO TUS INVESTIGACIONES CON INTERES Y GUSTO. SON MUY OBJETIVAS. ESTE CASO LO CONOZCO POR INFORMACION QUE DE BUENA MANO RECOPILARON UNOS TIOS. YO AUN NO NACIA, PERO ESTA INFORMACION SE QUEDÒ EN LA FAMILIA Y LA HEMOS SEH¡GUIDO. LA PELICULA DE CAZALS ES ESPELUZNANTE Y BIEN ELABORADA Y EL LIBRO DE IBARGUENGOITIA MUY BUENO. PERO ME QUEDAN UNAS DUDAS.
ESTO DE LA ZOOFILIA Y LA VENTA DE CARNE HUMANA, ASÌ COMO LO DE LOS RITUALES SATANICOS REALEMNETE OCURRIO?. Y ESTO DE LAS ORGÌAS? ERAN INDUDABLENMENTE UNAS MUJERES DOBLEMORALISTAS, PERO AUN ASÌ SUMAMENTE RELIGIOSAS. HAY MUCHAS OCASIONES QUE SE TERGIVERSAN LOS DATOS CON EL FIN DE HACERLOS MAS MORBOSOS. SALUDOS. Y PARA LOS PATANES SIN EDUCACIÒN: HAY QUE SABER HACER CRITICA CONSTRUCTIVA, QUIEN LES VA A DAR CREDIBILIDAD CON ESE ABORDAJE LLENO DE PALABRAS SOEZES Y SIN EDUCACIÒN.
AH...Y NO OLVIDES ESTUDIAR Y ABORDAR EL CASO COMPLETO DE ROSA GONZALVES LA EXORSCISTA DE ALMANZA. :)

Escrito con Sangre dijo...

Hola a todos.

Como ya he mencionado en varias ocasiones, todos los comentarios cuyo contenido implique insultos o lenguaje soez injustificado, serán borrados de inmediato. Se vale criticar, disentir o aportar, pero siempre dentro de los límites del respeto. Es parte de las reglas internas de este blog y dichas reglas serán aplicadas en todo momento. No nos interesa convertir esto en una foro barato de dimes y diretes vulgares.

¡Saludos sangrientos!

Zayfren dijo...

Interesante biografía, como ya te mencioné, me agrada este blog porque me entero de asesinos que han existido en mi país, ejemplo estas mujeres.

Un gran trabajo y sigue así.

Cineclub Jaime Casillas dijo...

Una historia que muestra el proceso de transformación, de degradación, de estas hermanas crueles. Pero también, el caso resulta una crítica social escalofriante, pues de alguna manera antecede la degradación que vivimos hoy, pues sabemos de bandas que trafican con niños y que están coludidas con las autoridades, y de bandas tan peligrosas y poderosas que cometen crímenes atroces en Ciudad Juárez sin que nadie haya "descubierto" absolutamente nada al respecto.
Realmente vivimos en un país muy salvaje.
Muy interesante nota, muy interesante blog.

Sinave dijo...

Catalina Ortega, que paso con ella? o con algunas de las rescatadas?

me hubiera gustado ver mas fotos de cadaveres aunque sabe si las sacarian, buen articulo, aunque si le falto pokillo

lorencillo dijo...

Saludos a todos:
tiene poco mas de un año que sigo el blog, primera vez que me animo a cometar.
excelente invesrigacion; recuero de niño haber leido (en la peluqueria( los titulares del "Alarma!", entonces pensaba que era ficción... ahora, como estudioso de la mente, encuentro situaciones aún peores, pero lkas "Poquianchis" estan en el recuerdo, junto con algunos "Robachicos", como criaturas de hjorror que acechan a los infantes.
bien documentado, felicidades

mac-10 dijo...

escrito:
te pido mil disculpas.
me saque cuando te dijeron pendejo.
no tengo escusa.

pasa que como siempre decis vos pones la info que tenes en mano,las cosas que pasaron y los mitos creados por la gente y prensa

en fin (la hago corta)
me deje llevar por un juego tonto
y no tengo escusa te pido perdon a vos y a todos los que pueden llamarse "seguidores de este blog"

saludos y respetos(quede muy mal y avergonzado)

chau (asi lo escribimos en mi pais)

"fin del mundo"

el piyo dijo...

genial relato estas mujeres (si todo es verdad) eran morbosas y crueles de lo peor, me gusto, felicidades.
MAC-10 deja de figurar y se nota que estas de gusto para comentar cuando y por lo que quieras (de onda te lo digo).

caligula dijo...

Personalmente, me gustaría saber en qué se ha equivocado en la historia el autor, qué otras cosas no ha dicho o en qué considera alguien que puede estar equivocado, ya que nunca oí hablar de estas bestias (iba a poner mujeres, pero no deben ser de raza humana). No lo digo porque el otro tenga razón, sino por contrastar estas cosas. Sería interesante.

Por otro lado, me hace gracia que a estas mujeres y sus secuaces se les vea como animales, que es lo que son y se merecen todo lo que les pasó y aún más, pero alguien debería darles también una lección a todos los hombres que fueron como clientes, seguro que algunos respetables padres de familia, que iban allí a violar a niñas. ¿qué pensarían si en vez de desconocidas fueran sus hijas? Esos también deberían estar bien encerrados y que tiraran la llave, que son tan cómplices como los demás.

Anonymous dijo...

Lean las Muertas de Ibarguengoitia he investigen por su cuenta y no solo en internet, ete post me parese malo y poco serio, incluso llama diario a la revista Semanal Alarma, sin defender alas poquianchis creo que satanisarlas es ridiculo y falta a la verdad historica, se que este es un blog de entretenimiento pero como este bog me gusta pido un poco mas de profesionalismo, se que es dificil el trabajo de investigacion pero creo que lo pueden hacer. hasta siempre.
atte marco garduño

J. A. Méndez dijo...

Sorprendente a lo que puede llegar la maldad humana, la corrupción de policías, militares, autoridades en general (ésa no tan sorprendente) y la impunidad en que se desenvolvieron las Poquianchis, y a distintas escalas sigue siendo el día con día en este país.

Anonymous dijo...

Excelente blog!!!
Por ahi dicen que esta circulando un video sobre la tortura y muerte de los doce agentes de la PFP en Michoacan a manos de La Familia Michoacana, alguien sabe donde esta???

mac-10 dijo...

el piyo:
tenes razon,pero ya le pedi perdon a escrito...no tengo escusa pero no me gusta que con tanto trbajo que le tomo aparezca alguien que "talvez estaba de paso" y descalifique y trate de pendejo al autor del blog.

convengamos que despues(como dijo fernando)
cai en un juego de insultos sin sentidos pero es que los argentinos somos calentones (enojones) pero tenes mucha razon.
te mando saludos amigo,a vos y a todos los grouppies sangrientos.
¡chau!

"fin del mundo"

ÑOR GOGOL dijo...

A mí, de chavito, mis jefes, quienes son jalisquillos, precisamente de Lagos de Moreno. Me asustaban con aquello de “Ya métete chacho cabrón, que vienen Las Poquianchis y te roban“. Jajajaja. Qué días

Anonymous dijo...

Como todos los articulos posteados, muy interesante! Saludos desde Argentina y Feliz Año Nuevo! Pablo

mc yoli dijo...

menudas hijas de puta como se le puede acer eso a unas niñitas a esas las mataba yo si las tubiese delante.me encanta este blog,un abrazo

Anonymous dijo...

Saludos a todos primera vez que veo este blog me para muy muy interesante, estuve viendo un documental en Discovery sobre mentes asesinas y pasaron el caso de la mateviejitas y quise saber mas, busque en google y buscando entre aqui y me parecio bastante completo bien redactado y documentado ya lei lo de la mataviejitas, ahora estoy leyendo las poquianchis que es espeluznante! me complace mucho que hayan personas con interes de comunicar estos hechos asi como ustedes, gracias. Y que se mantenga el blog.
Panama, 18 de febrero de 2010, Susana encontrar

vanessa dijo...

es algo increible de lo que puede hacer la gente, malditas!!! debieron haber sido linchadas, pobre de todas la muchachas, me dejo impactada todo lo que lei, deberas que hasta el hambre me quito.

Anonymous dijo...

que poca madre de estas viejas locas... y mas peca el que le jala la pata a la vaca como el que la mata.... no solo ellas son culpables si no todas aquellas autoridades buenas para nada corruptas que dieron siempre proteccion a estos negocios ilicitos a cambio de sexo.!!!!
enfermos!!

Claudia A. dijo...

Hola!!!! :) precisamente te leo desde San Francisco del Rinco, Gto. donde nacieron las poquianchies.. amo tu blog, me parece super interesante.

esta historia.. bueno, sin palabras obvio ya la conocía, de hecho pues aun estan las casas donde vivían las poquianchis...

oye, iba a recomendarte.. deberías meter el cause paulette a los no resueltos.

saludos

zerovirus219 dijo...

YY BIEN MERECIDO SE LO TIENEN jaja ke bueno UNA MURIO LLORANDO POR KE LE CAYO UNA LATA uu s elo merecian (LITERALMENTE) MALDITAS VIEJAs!! aniñas de 13 y 14?? pobrecitas descansen en paz...

PD:Muy bueno escrito!! TE FELICITO espero el PROXIMO!!

Lizzey Mc dijo...

Hola me encanta leer las histoiras de asesinos en tu blog y más por que me parece muy interesante la psicología de cada asesino, Muchas felicidades.

Lei recientemente la histoira de las poquianchis, y me llamo la atención, ya que soy originaria de León, Gto donde paso todo esto y mi familia que vivio en la epoca me cuenta muchas anecdotas de este caso por que las conocieron, además de una investigación que yo realice en la universidad y mucha información que circula en la web es falsa y amarillista, ya que la revista Alarma tuvo mucho que ver con que esta información llegara a esos alcances.

Sin embargo te felicito nuevamente por recopilar todas estas historias.

Saludos desde León, gto.

clodomira retechula dijo...

Ahhhhgg llevo 2 dias metidisima leyendo las historias!!! Esta de las poquianchis me llama mucho la atencion, viejas misoginas!! SObre todo porque pareciera que hablas de un caso actual, es conocido que el tlaxcala hay lenones que se roban chicas de puebla y alrededores y estoy segura que tienen historias tan horribles como estas... cuando dejaran de ser las mujeres objeto de odio?
En fin, felicidades me gusto mucho tu blog

Humberto Barajas dijo...

Hola a todos. He leído con interés el artículo escrito en este blog sobre Las Poquianchis, y la verdad sea dicha, tiene un montón de falsedades que los lectores toman como ciertas y así, sin siquiera reflexionar sobre la veracidad de la fuente de las afirmaciones, dan su opinión y se forman una imagen distorsionada de Las Poquianchis, las satanizan y hasta felicitan al autor del texto.
Yo he investigado bastante sobre Las Poquianchis y he publicado un artículo aquí en la ciudad de Guanajuato, entrevisté a una de las mujeres que trabajaban con ellas y que vive todavía, platiqué con una custodia que convivió con ellas en el Penal de Salgado, y me documenté en el excelente libro de Elisa Robledo para poder así escribior al respecto.
Si bien Las Poquianchis se merecían la cárcel y la condena de 40 años que les impusieron, es falso que hayan matado muchas mujeres, pues en el expediente solamente se habla de dos muchachas muertas; es falso que practicaran ritos satánicos, pues eras fervientes católicas, llevaban a bautizar algunos niños de las pupilas y hasta daban donativos a la iglesia; es una aberración decir que vendían la carne de las mujeres que mataban, pues nunca nadie declaró eso en el expediente; en las fosas que se ven en la granja donde estaban las muchachas nunca se hallaron cadáveres, y los huesos encontrados eran de animales, como consta en el expediente, y por último, muchas de las fotografías publicadas en Alarma en aquella época fueron preparadas por los periodistas para dar más sensacionalismo al caso.
De ninguna manera pretendo hacer una defensa de etas mujeres, pues verdaderamente secuestraban mujeres, en especial niñas, y las obligaban a prostituirse, eran violadas por sus verdugos y eran muy maltratadas, encerradas en cuartuchos por meses enteros, golpeadas, mal alimentadas, etc., y por ello el crimen que cometieron fue espeluznante. Pero de eso a decir que mataron 200 mujeres, que metían fetos en botellas, que hacían ritos satánicos y que vendían la carne de las muertas, es una colosal mentira.
Ojalá el autor de este blog investigue un poco más de este asunto (el expediente está en el Tribunal Superior de Justicia de Guanajuato) y no engañe a su lectores que se creen de estas patrañas y hasta lo felicitan "por tan completa documentación".

Escrito con Sangre dijo...

Humberto:

Todos los casos aquí publicado se basan en fuentes primarias, que incluyen:

- Libros.
- Periódicos y revistas.
- Expedientes.
- Archivos de diversa índole.
- Entrevistas.
- Documentales.
- Toda clase de documentación relacionada con el caso (diarios personales, fotografías, memorias, etc.)
- Páginas de Internet serias.

Respeto tu punto de vista y se ve reflejada en el comentario. Pero de ahí a decir que inventamos datos, hay una gran diferencia. Postular que "Las Poquianchis" resultaron ser unas beatas maltratadoras, cuyo mayor crimen era el lenocinio... me parece, por lo menos, cuestionable.

Ya sabemos que lo reflejado en los expedientes oficiales es la verdad jurídica, pero no la verdad histórica. Hay que consultar muchas fuentes diferentes, contrastar datos y recordar que los testimonios no se recogen únicamente en las declaraciones ministeriales.

Sin embargo, respeto tu opinión y queda aquí asentada.

¡Saludos sangrientos!

Lenore dijo...

ojala y el infierno exista, para que aquellos que actuaron directa e indirectamente en esto.... sean linchados, sodomizados y empalados. para siempre y con dolor.

emmita_princess92 dijo...

mmmm pz solo0o0 spero0o0 q a stas mentada POQUIANCHIS, las perdoneee Diosss, x q sta gente no0o0 merece existir

Anónimo dijo...

hola, me gusto y quisiera comentar soy de León Gto. y hace como 26 años tuve una novia en la calle bolivia y la gente de por ahi a las personas que vivian en la casa de la esquina de bolivia y sonora les decian las poquianchis unos decian que eran parientes otros que ahi habia estado uno de los burdeles de las poquianchis en fin ojala alguien sepa del tema y lugar que refiero.
atte.hmrelic@hotmail.com

Edw dijo...

pues sea cierto al 100% o no, de que eran unas perras, lo eran!!

Y creo que si tan catolicas o religiosas eran, no hubiesen cometido tanta estupidez...
si lana querian, se ubieran prostituidos ellas, igual y a ver si asi se les quitaba lo amargado y reprimidas, malditas hienas

Que corazon tuvieron para hacer todo eso con esas niñas que espero en paz descansen....

Y que lastima que no dejaron las lincharan, porque eso y mas marecian..

Anónimo dijo...

Les recomiendo que no se dejen llevar por lo primero que lean, existe una investigación respadada en youtube,
http://www.youtube.com/watch?v=14ILaqpzlYY
Esta es la página es parte 1 de 5 automaticamente aparecen las otras 4, para sepan realmente los hechos como fueron,ellas nunca fueron satánicas.

Manzanita Grunge dijo...

Pero no puede ser que Carmen muriera en la cárcel porque ella ya no existía para cuando arrestaron a sus hermanas.
Además las Poquianchis no permitían ni la zoofília, ni el sexo anal. Tampoco eran satánicas, de hecho eran según ellas muy religiosas.
Sí eran unas desgraciadas, secuestraron, explotaron y trataron a sus mujeres como si estuvieran en un campo de concentración, sin embargo aquí están aún más satanizadas.

Lilith dijo...

Interesante, muy enriquecido con todas las fotografías que aportas, pero caes en la exageración... Las poquianchis efectivamente eran ejemplos de la doblemoral mexicana, pero sumamente "religiosas"; cualquier acto sexual fuera de lo convencional les parecia una aberración, por lo cual el sexo anal estaba prohibido. Checa la película de Cazals de nueva cuenta, te darás cuenta que la zoofilia tampoco es aceptada, y es la relación con un perro fue causa de muerte de una de las mujeres. Los ritos satánicos son sólo rumores alimentados por el morbo, y la revista Alarma! no puede ser considerada como una fuente de información netamente objetiva, ni confiable. Un saludo

Anónimo dijo...

Hola leyendo lo de las poquianchis debo decirles que aun es poco lo que se dice en un libro o una pelicula,yo soy hija de una de las victimas de las poquianchis a mi mama se la llevaron cuando tenia 11 años y mi abuela volvio a verla cuando mi madre cumplio los 16,mi mama sufrio muchisimo e inclusive hasta la edad de 42 años ella todo el tiempo estuvo con terapia sicologica mi madre tuvo que enfrentar aparte de golpes,violaciones la muerte de un bebe estando ahi al cual como castigo lo quemaron vivo y les obligaron a todas las niñas a comer su carne lo cual fue el trauma que mi madre jamas pudo superar al grado de llegar desgraciadamente al suicidio, es pòr eso que quien opine que es exagerado lamento decirle que esta corto de la cruda realidad de lo q estas perras hicieron con tantas niñas y mujeres.

Anónimo dijo...

Las poquianchies recibieron su merecido la pena de hubiera sido un premio para estas criminales despiadadas. Que eran religiosas era la"finta" a puerta cerrada eran capaces de todo. Lo que yo me pregunto quienes estaban arriba de ellas? De quien tomaban ordenes? Nunca se sabra Sufrieron mucho en la carcel, pusieron una tiendita para mal comer ya que en la carcel tambien les daban nada mas una comida pero los guardias las extoionaban y las violaban, una de ellas fue muerta a golpes por un soldado borracho mientras las otras veian. Como se lei el libro que escribio la sovreviviente. Sus animas ande andar penando. Sus victimas pobrecitas.

Anónimo dijo...

mucha exageración chisme de pueblo amarillismo

algunas prostitutas no tenían familia
y llegaban a morir de alcoholismo y mala nutrición desveladas etc y las tenían que inhumar clandestinamente
mas no las mataban, a ese lugar desfilaron grandes políticos de el estado de guanajuato ,tuvieron problemas, con algun funcionario de ese estado y montaron todo el show como distracción, practica aun vigente en nuestros días, para que no señalaran ,sacerdotes, políticos,etc que acudían a su negocio, entre mas grande es la mentira, mas la cree la gente.
logico que algunas prostitutas, se tenían que practicar legrados para poder trabajar, no crean todo lo que dicen lo periódicos. y menos en Mexico

Anónimo dijo...

Deberían escribir el nombre del autor de este artículo y las referencias ¿de dónde sacaron esta información?

karoline mt dijo...

muy buena informacion... gracias escrito..

Anónimo dijo...

Te falto poner el libro "Al otro lado del río" de Jack Ketchum, basado libremente en este caso, pero basado al fin y al cabo. Felicitaciones por el blogs!!

Anónimo dijo...

Hola, pork no pones también en videografía el capítulo de Mujeres Asesinas que se basa en las poquianchis??? Se llama"Las Cotuchas, empresarias" con Paty Reyes Spíndola

Anónimo dijo...

me encanta cada Historia que leo en esta pagina soy una super fan