Los hermanos Izquierdo: la masacre de Puerto Hurraco



“Yo no sé ni me importa si es que tienen derecho.
Me consta, nada más, que me son antipáticos,
que me molestan como las agruras
y los soporto sólo por ver si los alejo”
.
Manuel José Arce. “Masacre en el dormitorio”



Los Izquierdo, conocidos como los "Pataspelás", y los Cabanillas, a los que llaman los "Amadeos", son dos familias que llevan décadas cultivando odio en el pueblo de Puerto Hurraco, Badajoz, Extremadura, en España. Cuentan que hace muchos años, un problema con las lindes de una finca enemistó a los dos apellidos, que terminaron por convertirse en enemigos mortales. A eso se suma la historia de amor entre Luciana Izquierdo y Amadeo Cabanillas, la cual acaba con la muerte de este, acuchillado por Jerónimo Izquierdo, el mayor de los hermanos, en enero de 1967.



Las calles oscuras de Puerto Hurraco


Después llegan las amenazas, los insultos, los apuñalamientos múltiples en reyertas de diferentes envergaduras. Jerónimo Izquierdo mata a cuchilladas a Amadeo Cabanillas, tras discutir por un terreno. Tras cumplir condena, se muda a Barcelona. Luego hay un crimen extraño que nunca se esclarece del todo: la muerte de Isabel, madre de Antonio y Emilio Izquierdo, y de cuatro hermanos más, en un incendio intencionado que no se aclara jamás y que ocurre en 1984. Los hijos de Isabel no logran sacar de la casa a su madre y tienen que presenciar cómo se quema viva. Luego afirmarán que el incendio fue provocado por la familia rival; además, en su juventud, la mujer tuvo una historia de amoríos con el abuelo de los Cabanillas. Sin embargo, otra versión es más cruel: muchos vecinos afirman que durante el fuego, los Izquierdo "salvaban de las llamas el televisor, el frigorífico y los muebles mientras la madre se tostaba en una de las habitaciones de dentro".



La tumba de Isabel Izquierdo


Muchos dicen que Antonio Cabanillas, el hermano del acuchillado Amadeo, es el autor del incendio, en venganza por lo ocurrido. Que bañó la casa de gasolina y le prendió fuego. Pero las autoridades lo exculpan al no haber pruebas suficientes. Sea como fuese esta tragedia, lo cierto es que provoca, según los análisis psiquiátricos que luego se hacen a los cuatro hermanos Izquierdo, "un trastorno paranoide con sobrevaloración de una sola idea: la venganza".



Por entonces, Jerónimo Izquierdo regresa a Puerto Hurraco en 1984 para apuñalar de gravedad a Antonio, a quien culpa de la muerte de su madre. Dos años después fallece en el hospital psiquiátrico de Mérida. Los Izquierdo se marchan del pueblo, pero juran regresar. Dos hermanas y dos hermanos atesoran y hacen crecer su odio durante mucho tiempo, rumiando y planeando su venganza.



Emilio Izquierdo


El 26 de agosto de 1990, a las 22:00 horas, el infierno llega a Puerto Hurraco. Con las armas al hombro, dos hombres salen de su domicilio dirigiéndose a cenar. Dicen a la empleada de la fonda, y a unos conocidos que se cruzan en su camino, que van a cazar tórtolas. Luego se dirigen al centro del pueblo. Vestidos con pantalones de pana, camisas de cuadros y botas de caza se bajan furtivamente de un automóvil Land Rover. Caminan a escondidas hasta un callejón del centro del pueblo, a pocos metros de la calle Carrera. Evitan la luz y las zonas despejadas. Están mal afeitados, van sucios y macilentos; jadean. Llevan el pecho cruzado con cananas; van cargados con más de trescientos cartuchos. En las manos portan escopetas Franchi de repetición, para cinco cartuchos del calibre 12. Son los hermanos Antonio y Emilio Izquierdo, de cincuenta y tres y cincuenta y ocho años de edad respectivamente. Están de regreso en Puerto Hurraco con una sola finalidad: cazar y exterminar a cualquier hombre, mujer o niño que se apellide Cabanillas. En una noche, quieren acabar con toda la familia.



Antonio Izquierdo


Poco rato después, Antonia y Encarnación Cabanillas, dos niñas de catorce y doce años de la familia rival, están tomando una Coca Cola en una cafetería del pueblo. Mientras la beben, bailan en medio del lugar; hay puesto un televisor a través del cual se transmite un video clip del grupo Objetivo Birmania, un grupo de tres chicas que cantan temas pop. Interpretan la canción “Los amigos de mis amigas son mis amigos”. Las chicas bailan la mitad de la canción; luego salen a la calle, riendo, para regresar a su casa. Las niñas pasan jugando por delante del callejón en el que los hermanos Izquierdo están refugiados. Ellos no dudan un segundo: levantan las escopetas, cargadas con los mismos cartuchos de postas que se utilizan para destrozar la dura piel de los jabalíes, y encañonan a las niñas. Apuntan al pecho y disparan. "Como cuando salimos a cazar tórtolas", declararán en interrogatorios posteriores.






El restaurante


En el momento en que tiran del gatillo, el sonido de los dos tiros se confunde en uno solo. El impacto de dieciocho grandes perdigones, capaces de derribar un venado en carrera, destroza el tórax de las niñas; es apenas el inicio de la carnicería. La tercera hermana llega corriendo y ve lo sucedido: los hermanos Izquierdo le disparan también y queda tendida, herida, junto a los cadáveres destrozados de sus hermanas. "¡Estáis locos, que las vais a matar! ¿No veis que son unas niñas?", grita Manuel Cabanillas, de cincuenta y siete años, mientras sale a la carrera del restaurante. Los Izquierdo no se detienen: cinco disparos le revientan el esternón y lo dejan mortalmente herido. Su hijo, de veinticinco años, recibe un disparo en la espalda cuando intenta protegerse: sus pulmones quedan llenos de fragmentos de plomo. Mientras tanto, la canción de Objetivo Birmania sigue tocando a todo volumen en el televisor del restaurante.



El hijo de Manuel Cabanillas


La confusión se adueña del pueblo. Hay carreras, gritos y quejidos. Suenan los cartuchos vacíos al caer al suelo. Los hermanos Izquierdo, obsesionados, cargan de nuevo las escopetas y disparan sin tregua, esta vez contra cualquiera que esté a la vista; ya no se trata de la venganza contra los Izquierdo, sino de la venganza contra todo el pueblo. Araceli Murillo Romero, de sesenta años, muere en el acto mientras toma el fresco en su silla de mimbre: una descarga le destruye el pecho. Sólo José Penco Rosales mantiene la calma y es capaz de recoger del suelo a dos personas heridas en el primer tiroteo y llevarlas en su coche hasta el centro asistencial del poblado vecino, Castuera. Al regresar a Puerto Hurraco por nuevos heridos, los hermanos Izquierdo le salen al paso y, antes de que pueda verlos, descargan las escopetas contra el cristal delantero. José, de cuarenta y tres años, muere sobre el volante.



Los asesinos ya no se ocultan. Caminan a la mitad de la calle, disparando a puertas, ventanas y tejados. Manuel Benítez, su hermano Reinaldo y su cuñada Antonia Fernández logran subir a un coche y tratan de escapar alejándose calle abajo. No lo logran: los hermanos les disparan con gran precisión, matando a los dos últimos e hiriendo gravemente al primero. Los vecinos que logran escapar dan aviso en la casa cuartel de Monterrubio de la Serena, de donde parte de inmediato un coche patrulla. Cuando la policía llega al pueblo, los hermanos Izquierdo los reciben a tiros. Los agentes resultan gravemente heridos en el interior de su vehículo, el cual termina estrellado contra un muro. Se trata de dos máquinas de matar, que no respetan a nadie.



Escudo de la Guardia Civil


Antes de las 23:00 horas, Puerto Hurraco es un lodazal de sangre. El balance de víctimas es brutal: hay varios muertos y ocho heridos graves, dos de los cuales fallecen poco después. Muchos otros quedan destrozados, aunque sobreviven. "Algunos heridos hubieran preferido morirse", afirmarán los vecinos de Puerto Hurraco. Se refieren, entre otros, a Guillermo Ojeda Sánchez, un niño de ocho años al que los disparos, que le alcanzaron en la cabeza, dejaron hemipléjico. O a Antonio Cabanillas, herido en la espalda y condenado a vivir el resto de sus días en una silla de ruedas.



Con pasmosa sangre fría, los hermanos asesinos recorren lentamente las calles de la localidad. El espectáculo de las calles es desolador. Hay charcos de sangre por todas partes, cadáveres, heridos que gimen y suplican ayuda; otros agonizan. Entretanto, los Izquierdo siguen buscando presas y disparan contra todos los que quieren ayudar, contra los que pretenden entrar o salir del pueblo, contra todo ser viviente. Tras disparar hasta que ya no encuentran a nadie, los hermanos Izquierdo dan por terminada la matanza y huyen hacia el monte.






La persecución y captura




Alertados por la aparición de la Guardia Civil, abandonan el pueblo camino de la sierra, que conocen perfectamente. Inmediatamente se organiza una batida en su búsqueda. A pie, en vehículos todo terreno, a caballo, en helicóptero, con perros adiestrados. Doscientos policías participan en una cacería humana que se prolonga durante toda la noche. Los supervivientes de Puerto Hurraco cierran sus casas y no salen hasta el amanecer.





El suceso se conoce de inmediato en toda España. Cámaras de televisión, fotógrafos y periodistas llegan al pueblo con las primeras luces. Por primera vez en el país, la muerte y el dolor se van a poder retransmitir en directo: el funeral de las niñas, los sollozos de los amigos de los muertos, los alaridos de los familiares pidiendo venganza: "¡Que les arranquen la piel, que maten a sus hijos para que vean cómo duele, que nos los dejen a nosotros!", exige la turba.



Los funerales de las víctimas




Tras nueve horas de persecución, Emilio Izquierdo, supuesto líder del clan, es detenido cuando está apostado junto a la casa de dos de sus víctimas. "Hemos disparado ahora en agosto porque soy muy friolero", asegura al ser esposado, "y en invierno se me agarrotan los dedos y no hago puntería".




A Antonio Izquierdo alias "El Tuerto", lo localiza un helicóptero cuando trata de escapar a la carrera por el monte. "Parecía un animal herido", declarará uno de los guardias que le quitó el arma. "Estaba encogido, temblaba de nervios, apenas balbuceaba". La Guardia Civil los arrastra por el campo delante de los fotógrafos y les encierra en el juzgado de Castuera, lejos de Puerto Hurraco y de la posibilidad del linchamiento.




"Si no nos hubiérais detenido, habríamos vuelto a dispararles durante el entierro de los muertos", declara uno de los detenidos, furioso. En el momento en que son encarcelados, el pueblo herido entierra a sus muertos e inicia la búsqueda de nuevos culpables. "Ellos no son tan malos como para hacer la barbaridad que han hecho", afirma el clamor popular, "pero sus hermanas sí: ellas son de la piel del mismísimo diablo".




Se refieren a Ángela y Lucía Izquierdo, las dos hermanas con las que los asesinos convivían en la vecina localidad de Monterrubio. Son acusadas inmediatamente de inducir al crimen a Emilio y a Antonio. "Son dos cuerpos con una sola cabeza", afirman los psiquiatras que les realizan un profundo examen médico.



Ángela y Lucía desaparecen de la comarca en cuanto se conoce el espeluznante crimen. Abandonan Monterrubio con destino desconocido y la policía tarda cuatro días en localizarlas. Vestidas de luto riguroso desde la muerte de su madre, con la mirada crispada, el pelo enmarañado y "el estómago revuelto por lo ocurrido", son detenidas en la estación de Atocha, en Madrid. "Estamos muertas", balbucean las dos solteronas en el vagón de tren que las devuelve a Badajoz. "Todo el pueblo está en contra de los Izquierdo. ¡Que nos digan a la cara todas esas mentiras de las que están hablando por la televisión!"



El arresto de las hermanas Izquierdo


El informe psiquiátrico ordenado por el juez que instruye el caso asegura en primera instancia que las hermanas sufren trastornos mentales de tipo paranoico, los que podrían haber desencadenado la matanza de Puerto Hurraco. "Hay indicios para decretar su prisión por posible inducción", declara Casiano Rojas, juez titular del juzgado de Castuera. Cuando el juez les pregunta a los hermanos por qué lo han hecho, Emilio responde: "Ya nos hemos vengado. Ahora que sufra el pueblo". Porque ése era el motivo que los había llevado a querer eliminar a un pueblo entero: la venganza.






Ángela y Lucía Izquierdo, tras su detención en Madrid


Lola Sánchez, sobrina de los cuatro implicados en la masacre, se avergüenza de que su segundo apellido sea Izquierdo. "Mis tías están detrás de la matanza", declara a un periódico unos días después del crimen. "Y si salen libres, van al pueblo y las linchan, es su problema. Nosotros no las vamos a acoger, ni estamos dispuestas a protegerlas". Dos años después de la tragedia, las hermanas Izquierdo son exculpadas, al no encontrar el juez pruebas que demuestren su implicación directa en lo ocurrido. Pero, debido a su deterioro mental, son ingresadas en el hospital psiquiátrico de Mérida.



Sus hermanos, presos en la cárcel de Córdoba, corren una suerte muy diferente: son condenados a 684 años de cárcel. "Su inteligencia", resalta el juez magistrado, "está dentro de lo normal, hecho que queda corroborado porque eran capaces de manejar un rebaño de unas mil ovejas, tenían fincas arrendadas y tienen, con la crisis que atraviesa el campo, una cartilla de diez millones de pesetas".



El juicio de los Izquierdo


"Ya lo dijo el obispo de Badajoz durante el entierro", afirma una vecina. "Tenemos que pensar que Puerto Hurraco es un pueblo heroico y no perder la esperanza, tenemos que ser capaces de olvidar, perdonar y vivir en paz".



Cinco años después de la masacre, Antonio Cabanillas Ribera, el padre de Antonia y Encarnación, las dos niñas que murieron primero bajo la lluvia de plomo de los Izquierdo en 1990, es detenido por disparar contra Anselmo Algada Guerra, vecino de una localidad cercana a Puerto Hurraco, quien después muere en un hospital de Madrid. Aldana y su acompañante, Ramón Zambrano, estaban cazando jabalíes; eligieron unos matorrales para esperar a que se les presentara una pieza a la que abatir. Pero no se dieron cuenta de que la casa de Antonio Cabanillas estaba a un centenar de metros. Sobre la 01:00 de la madrugada, Antonio Cabanillas levantó su escopeta del calibre 12 y la disparó contra el escondite de los cazadores furtivos. Anselmo Algada cayó herido. El proyectil le entró por la cara y le salió por la nuca. El herido fue trasladado urgentemente al hospital del Insalud de Don Benito-Villanueva de La Serena. Debido a la gravedad de las heridas que presentaba, los médicos decidieron su traslado a Madrid.



El atormentado Antonio Cabanillas


A primeras horas de la mañana del lunes, varios agentes de la Guardia Civil, desplazados expresamente desde la localidad vecina de Monterrubio, rodearon nuevamente la aldea de Puerto Hurraco, controlando todas las salidas de la misma. Era una nueva versión de la matanza de cinco años antes. A las 08:30 de la mañana, Antonio Cabanillas fue detenido por los agentes cuando volvía con su tractor de trabajar en el campo. No opuso resistencia. La Guardia Civil trasladó al detenido al cuartelillo de la localidad de Castuera. Cabanillas pasó la noche del lunes en los calabozos del cuartel y a la mañana siguiente, tras prestar declaración en el Juzgado de la localidad, fue puesto en libertad por orden del juez de guardia.



Antonio mantuvo en todo momento su declaración de que todo se trató de un lamentable accidente. Vio algo moverse entre los matorrales y disparó. El incidente fue un nuevo motivo de división en el pueblo. Tras la masacre, una parte sigue apoyando a los Cabanillas y otra a los Izquierdo. Estos últimos, sin embargo, colgaron las cananas y se regodean de tener a un miembro del clan, Fulgencio Izquierdo, ostentando el cargo de alcalde de Puerto Hurraco tras ganar las elecciones municipales. Los Cabanillas, esta vez, no presentaron batalla. No les interesa la política.



Mapa de Puerto Hurraco


El día 13 de diciembre de 2006, Emilio Izquierdo muere en la cárcel a los setenta y dos años de edad, por causas naturales; es hallado sin vida en su celda por un funcionario. Antonio asiste al entierro de su hermano Emilio. Ni rastro de familiares ni amigos. Sólo el paso asustadizo de un gato negro por las calles del cementerio altera la tranquilidad del lugar. Antonio Izquierdo, que al despedir a su hermano, enterrado junto a su hermana Angela, dice: "Te vas a los setenta y cuatro años, pero hemos vengado la muerte de nuestra madre". Tras estas frías palabras, los agentes le dejan ir a visitar el nicho donde está enterrada otra de sus hermanas, Luciana. Sus pasos por las calles del camposanto son firmes y al llegar al lugar se inclina y besa la lápida. La policía le custodia de nuevo hasta el furgón y lo traslada nuevamente a la prisión de Badajoz, donde cumple una condena de 345 años. El 24 de abril de 2010, a los setenta y dos años, se ahorca en su celda, muriendo así el último de los asesinos. La matanza de Puerto Hurraco fue retomada por el cineasta Carlos Saura en su polémica película El séptimo día, premiada en varios festivales internacionales.



VIDEOGRAFÍA:

Video sobre la matanza de Puerto Hurraco
video


El séptimo día (trailer)
video


“Los amigos de mis amigas son mis amigos” – Objetivo Birmania
video



BIBLIOGRAFÍA:





FILMOGRAFÍA:

27 comentarios:

Kozure Okami 浪人 dijo...

Diablos...

la venganza es un plato que sin duda se degusta mejor frio. que si lo sabre yo, que ya me di el gusto...


(PD: don't feed the trolls)

eva dijo...

Digo yo que qué tiene que ver el grupo Objetivo Birmania con toda esa masacre. Que por qué pones ese audio ahí. Explícamelo, gracias.

Escrito con Sangre dijo...

Eva: como se menciona en el texto, las niñas que murieron estaban escuchando y bailando la canción "Los amigos de mis amigas son mis amigos" de Objetivo Birmania justo antes de ser acribilladas. Inclusive, en la película "El Séptimo Día" de Carlos Saura, puede verse el video de esta canción mientras las niñas están mirándolo en una fuente de sodas. Recuerda que todo lo que incluimos aquí tiene un por qué.

Gracias por tu comentario.

Anonymous dijo...

incluyan el caso de theresa knorr y Tommy Lynn Sells ah y esta muy buena su pagina

eva dijo...

Ahora lo entiendo, muchas gracias. :)

Anonymous dijo...

Me acuerdo perfectamente de toda la historia, me pilló joven, pero fue todo un shock aquí en España. Fue recordar que existe algo que llaman "La España negra", en las zonas rurales, con historias de venganzas y riñas entre vecinos, tomándose la justicia por su mano, que ya se creía olvidado.

Me acuerdo de las imágenes por televisión, con las dos hermanas (sobre las que cargó toda la prensa llamándolas de todo y acusándolas de todo, como si los dos hombres fueran corderitos dominados por ellas) que lloraban desconsoladas durante su detención. Y la cara de mala que tenía la mayor de las dos, a la que tomaron como líder del clan y la que lo planeó todo. Cualquiera sabe.

Eso sí, la película es bastante buena... sobre todo para ser de Carlos Saura. Aunque aviso que en la película cambian el nombre de los protagonistas y el pueblo, ya que no les dejaron usarlos ni rodar en el mismo pueblo, lo cual puede explicarse porque el alcalde del pueblo fuese del clan de los Izquierdo.

el mike dijo...

interesante caso de estos Montesco y Capuleto de la vida real.
bueno, no tenemo que irnos tan lejos, aqui en México, aun se dan estos casos, sobre todo en las comunidades rurales donde la justicia se reparte con machete y con balazos.

fiorexsc dijo...

wow!!!
que horrible!!!
=S
hace poco encontre este blog, cuando buscaba informacino sobre el caso de Silvia Likens, lo encontre espantoso. Lei toda la publicacion que hicieron, super buena y con muchisima informacion, escalofriante todos los detalles que dan (felicitaciones) y vi las peliculas que ponen basadas en la historia.
los felicito, muy buen blog!!

Nisso dijo...

me encanto tu pagina, me encantaria poder ayudarte,

tal vez podrias tambien incluir, los rituales sangrientos que tenian culturas como la azteca, los baños de sangre de los rituales vudu, la santa inquisicion, asi como asesinatos por grupos como kkk, los caballeros de colon, los cruzados, los nazis, donde se puede ver que los individuos al querer pertenecer a los grupos actuan aun que no sea lo correcto.

te felicito, y no dejes de hacer lo que te sale bien,,,,,,esto es lo tuyo.
que estes bien.

Anonymous dijo...

Desde que descubri este blog soy fan numero uno, no me lo pierdo cada semana, y es muy buena y completa la info que meten, quiero hacerles un cometario por que no suben el caso de Claudia Mijangos Arzac, la señora que asesino a sus tres hijos en Queretaro,por que hay varias versiones que salio del psiquiatrico y se caso con su doctor, otras que sigue en la carcel, quisiera saber que paso realmente con esta señora...

Gracias...

Excelente...

CARLOS dijo...

cuando van a poner la biografia de richard ramirez

Anonymous dijo...

ay ya!!!!!!! TODOS SOMOS FANS NUMERO UNO!!!!!!!!!

Ninotchka dijo...

Recuerdo este caso...yo era niña cuando sucedió y lo escuche por televisión.
Creo que todo el mundo se echó una mano a la boca por aquel entonces.
La España Negra salió a la luz con su cara mas siniestra....
Ese regusto amargo que ha venido a mi boca al leer la historia, es el regusto agrio,amargo de nuestra España profunda, en el que los celos, envidias y venganzas se convierten en un mal endémico.

Llevo unos días leyendo este blog que encontré casi por casualidad, y estoy enganchadisima a él.
Mis mas sinceras felicitaciones y cuenta con una seguidora mas.

...Ninotchka...

armentera dijo...

Soy de Monterrubio,el pueblo donde vivían los Izquierdo,y las hermanas estaban locas de remate.A ellos se les podía considerar normales,pero a ellas las tanían que haber internado mucho tiempo antes.Por cierto la película no está basada en lo que pasó,eso es mentira.A los que vivimos aquçi nos da hasta vergüenza ajena,vaya bodrio de película y ebcima mal hecha.Menos mal que los actores son de primera,por lo menos.Aquí no hay España negra,sólo hay locos como en todas partes.

Adriana Garrido dijo...

GENIAL!!!! yo creo que lo de la cárcel estuvo perfecto pero es muy injusto que culpen a las hermana de los que mataron.... eso es una idiotez total... Por otro lado para lo españoles que leen este MAGNIFICO BLOGG, no se apenen no sientan verguenza por EL ESPAÑA NEGRO no es culpa suya que de pronto se les crucen los cables a los demas..
Y AL TARADO QUE DICE QUE LA PELÍCULA ES UN BODRIO Y QUE NO LE GUSTA NADA.. . ES MUY fácil juzgar lo que hace la gente.. es kmo este blogg porque el ser humano es tan pinche complicado NADA LES PARECE!! que no es mejor sugerir a juzgar!!????? hasta para eso hay que tener cerebro.

Anonymous dijo...

"El Observador" dijo...

Desconocida historia para mi hasta el momento.. espantosa matanza, el par de viejos estaban traumados con la figura de su madre al parecer.

Escrito con sangre, excelente página, la estoy mirando todo el rato, la info es muuy completa.. (u comentario: que pretende ese "mapa" del pueblo? jajaja, bueno está bien de todos modos)

Ojalá escuches la historia del "Chacal de Nahueltoro" de Chile, un tipo que realmente perdió todo sentido... lo educaron antes de ejecutarlo, no sé que piensas al respecto

Bueno, saludos y gracias por tu gran blog

Karuna dijo...

¡Es una entrada conmovedora!

No había oído hablar de este caso.
En ficción las peleas entre familias, pueblos o tribus las representan de manera muy cómica y estúpida, como si fuera un ¡juego de niños!

Cuando uno lee ó analiza este tipo de matanzas, no podemos decir de manera fácil porque existe hostilidad en este tipo de casos.

Pero lo que puedo decir es que la hostilidad nos lleva a la ira.
La ira a la venganza. La venganza, en algunos casos... a la locura.

Los hermanos Izquierdo conocidos por ocasionar la masacre de Puerto Hurraco, son la prueba viviente de este tipo de casos.

Saludos Karuna ^^

ANETA dijo...

Nunca habia escrito aqui, pero hoy se ha sabido que uno de los hermanos, concretamente Antonio Izquierdo, fue encontrado muerto en su celda despues de sucidarse. Eso es una actualizacion Sangrienta! Saludos!

Anonymous dijo...

Exacto, aquí está la noticia:

http://www.elcorreo.com/vizcaya/rc/20100425/sociedad/ahorcado-celda-hermanos-izquierdo-201004251124.html

Oxido dijo...

Soy fanatica de este blog desde que lo descubrí buscando info sobre el caso del cannibal de Rotemburgo... desde ese día no he parado de leer... felicitcione x el blog, excelente trabajo. Muchas gracias!

Paula de Uruguay

loto0104 dijo...

ORALE K KASO TAN KULEY,DE SOLO VER LA CARA DE ESOS RUKOS ME LLENO DE RABIA, COMO PUEDEN TENER ESA MENTE TAN ENFERMA, DE HACER ALGO TAN ESPANTOSO ME KAE K LOS HUBIERAN LINCHADO,COMO HICIERON AKI EN MEXICO,CON LOS POBRES POLICIAS KE LINCHARON Y KEMARON.BUENO LA DIFERENCIA ES KE AKI FUE SIN MOTIBO NI RAZON.PERO ESOS RUKOS C MERECIAN ESO Y MAS.

headhunter dijo...

soy español y recuerdo perfectamente este caso,esa region de España es muy bonita pero probablemente sea la region mas pobre y atrasada de mi pais,ya veis lo que son los crimenes en mi pais,aqui no hay zodiacs,night stalkers ni cosas asi,aqui es que una gallina tuya a pasado a mi corral y nos liamos a tiros,no tenemos glamour ni en los crimenes,que pais¡¡¡

Anónimo dijo...

en fin respecto al caso lo recuerdo como si fuera ayer pero vamos el caso es que el podcast ese es erroneo... no fue por una boda fue por unas lindes de unos terrenos... pero eso iba de largo de muy largo asi fue como empezo todo y lo de la boda segun tengo entendido fue una manera de calmar los animos en fin... espero que sirva de nota. En españa es muuuuuuuuuuy comun que pase esto de las tierras en los pueblos lo que pasa que no es taaaan loco lo que llega a suceder

Anónimo dijo...

En Santa Barbara del Zulia en Venezuela existe una historia parecida, con los Semprun y los Melean, hasta sacaron una película; "La matanza de Santa Barbara", deberían publicarla por aquí también.

Ampersand dijo...

Afortunadamente (si es que hay algo afortunado en eso) no traían armas de asalto, si no, estaríamos hablando de una masacre aún mayor; utilizaron su experiencia cazando para cargarse a los que pudieran, en el afán de venganza.

Qué me asombra ... si hasta hay películas con historias ficticias en donde el argumento se basa en venganzas de familia (recuerden por ejemplo: Los Tres Garcia, en su guerra con los López), en muchas partes del mundo se cuecen habas, lo mismo en la hermana república de las hamburguesas, la hermana península o aqui en la tierra del sol (suspiro por verte, ya saben de qué país me refiero) .... Saludos !!!!

Anónimo dijo...

THE GREAT LIONHEARTH


Algo tocados si que debían de estar, cuando 3 hermanos y dos hermanas y se quedan todos solteros, y encima el primero se llama como el indio ese Jerónimo.

Unknown dijo...

Ese que dices tu que dice que la pelicula es un bodrio es un habitante de monterrubio y sabra mejor que tu y mejor que los demas si la pelicula esta bien hecha o no y el que hace peliculas se arriesga a tener criticas asique si no estubiste en la matanza o eres habitante de monterrubio callate la boca y no hables sin saber y menos si es para criticar a alguien que si sabe paleta de mierda