Marybeth Tinning: "La Madre Asesina"




“Cuando se tiene un hijo, se tienen tantos niños…
Cuando no se tiene un hijo, se tiene que matar a todos los hijos vivos de la tierra.
Cuando un niño grita, no sabemos si lo nuestro es el grito o es el niño”.
Andrés Eloy


Marybeth Roe nació el 11 de septiembre de 1942 en Duanesburg, Nueva York (Estados Unidos). Su infancia fue una soledad continua. Su padre, Alton Roe, trabajaba para la General Electric. Fue una alumna aventajada, pero su padre siempre la menospreció. La trataba con indiferencia y nunca le demostró amor. Por si fuera poco, sus compañeros de escuela se burlaban de ella, aunque intentaba ser amigable. Fue convirtiéndose poco a poco en una mujer solitaria y resentida, pero, sobre todo, con una enorme necesidad de amor y atención.



Marybeth obtuvo un trabajo como enfermera en el Hospital Ellis en Schenectady. Se casó en 1965 con Joe Tinning, un analista de sistemas de la planta de General Electric en la cercana Schenectady. Él y Marybeth Tinning eran miembros respetados de varias comunidades de la zona. Se mudaban frecuentemente.



La General Electric


Tuvieron dos hijos. Joe quedó encantado cuando Mary le informó que había quedado embarazada por tercera vez. En diciembre de 1971, nació una pequeña niña, Jennifer. Murió estando todavía en el hospital. Los Tinning estaban comprensiblemente consternados. Sólo más tarde pudieron asegurar los investigadores con un cierto grado de certeza, que la muerte de Jennifer fue la única muerte de los hijos de los Tinning que no era sospechosa.



En el funeral, los amigos y vecinos se volcaron en atenciones hacia Marybeth. Le prestaron toda la atención que no había tenido en toda su vida. Tanto cariño la aturdió, pero la hizo sentirse plena y dichosa. No sabían que sus amabilidades iniciaban una matanza sistemática que duraría varios años. Antes de partir hacia el sepelio, Marybeth comenzó un extraño ritual: lavó y planchó perfectamente toda la ropa que le habían comprado a su bebé. Luego la dobló y guardo cuidadosamente, junto con sus juguetes, en una caja de cartón. Selló la caja y la guardó en su casa.



El cementerio


Diecisiete días después de la muerte de Jennifer, el hijo de Joe y Marybeth Tinning, Joseph, de dos años, moría. La gente, consternada, acudió al sepelio de la mujer que perdía a otro hijo en apenas dos semanas. Esta vez hubo aún más cariño: una madre no merecía sufrir tanto. El ritual se repitió: lavó, planchó, dobló y guardó la ropa, colocó los zapatos del chico y sus juguetes en otra caja de cartón, que ocupó un lugar junto a la primera caja.



Joseph Tinning jr.


El 2 de marzo de 1972, Barbara, de cuatro años seguía a su hermano a la tumba. Los vecinos y amigos estaban consternados; no sabían cómo aliviar tanto dolor a la familia que sufría de aquella manera. En menos de tres meses, los tres niños habían sido arrebatados a sus devotos padres. Los amigos ofrecían sus condolencias. Los parientes consolaban a los Tinning. Y Marybeth, antes del nuevo entierro, realizó su ritual, obteniendo una tercera caja.






La pequeña Barbara con su madre, poco antes de morir


Aquellos que conocían a la familia quedaron deleitados cuando, nueve meses más tarde, Marybeth dio a luz a un varón, Timothy Tinning. Su alegría duró poco. Catorce días después de que Timothy entrara a este mundo, moría. La muerte fue atribuida al Síndrome de Muerte Infantil Repentina.



El Hospital Ellis


La preocupación de amigos, parientes y vecinos se convirtió en un rumor. ¿Era posible que los Tinning estuvieran maldecidos con genes defectuosos que dejaban a sus hijos con enfermedades inexplicables?



Un año y medio después de la muerte de Timothy, Marybeth paría a su quinto niño. Nathan murió el 2 de septiembre de 1975. Por primera vez, los médicos y autoridades locales tuvieron sospechas. Nathan había sido un niño saludable. Como en todas las muertes de los Tinning, se realizó una autopsia y, como siempre, la muerte fue atribuida a causas naturales. También, como en todos los casos, Marybeth realizó el ritual con las posesiones de sus hijos.



El Hospital St. Clares


El Dr. Robert Sullivan, del Schenectady County Medical Examiner, supo de las tragedias que parecían perseguir a la familia como una maldición. Realizó una completa investigación de la muerte de Nathan, pero no pudo encontrar nada malo. Cualquier sospecha que él tuviera era disipada por los Tinning, quienes insistían en que se realizaran exámenes en todas las muertes de sus hijos.



Además, los Tinning eran ciudadanos respetables. Marybeth no tuvo más hijos por tres años y medio. Entonces vino Mary Frances, quien murió a los tres meses y medio.



Mary Frances Tinning


Diez meses después nacía Jonathan. Murió a la edad de tres meses. Los Tinning, culpándose a sí mismos por la pérdida de sus hijos naturales, intentaron quebrar la serie de muertes adoptando un niño negro, Michael.



Jonathan Tinning


Ese fue el punto de quiebre. Un año más tarde, en marzo de 1981, Michael moría. La muerte de Michael fue diferente. Aquí no había genes defectuosos. El niño había sido adoptado. Una autopsia indicó que la causa de la muerte era una neumonía viral. Los pediatras y asistentes sociales le contaron a la policía de sus sospechas y sugirieron que si alguno de los hijos futuros de los Tinning muriera, un patólogo forense debía ser llamado al caso. Las autoridades sospechaban tanto que lograron que se exhumaran los cuerpos de Timothy y Nathan. No se descubrió nada extraño.



Michael Tinning, el hijo adoptado


Pasaron tres años sin novedades. Luego, por octava vez, Mary quedó embarazada. El 20 de diciembre de 1985, cuatro meses después de su nacimiento, Tami Lynne moría. Siguió una intensa investigación. No se encontró nada que implicara a Marybeth, de quien ahora todos sospechaban que mataba a sus hijos.






Tami Lynne Tinning


Sin tener en cuenta la falta de pruebas en la serie de muertes, dos detectives tomaron a su cargo recoger a Marybeth, llevarla a los Cuarteles Centrales de la Policía del Estado en el cercano Loudonville e interrogarla exhaustivamente.



Cuartel de Policía de Loudonville


Después de ser interrogada durante diez horas, Marybeth confesó haber matado a tres de sus hijos: Timothy, Nathan y Tami Lynne. Fue arrestada y acusada de asesinato.



El arresto

Después de pasar un mes en la cárcel, Marybeth fue liberada bajo una fianza de 100.000 dólares. Inmediatamente realizó procedimientos en la Corte para que su confesión fuera considerada inadmisible en el juicio por asesinato que vendría.



Ficha de detención de Marybeth Tinning




Su marido, Joe, quien en ningún momento fue sospechoso de alguna mala acción, estaba comprensiblemente alterado de que su esposa hubiera sido interrogada por un período tan largo sin su conocimiento y sin estar un abogado presente. Marybeth no tuvo éxito en su pedido de que su confesión fuera declarada inadmisible.



El juicio



En 1987, fue sometida a juicio por el asesinato de Tami Lynne. Durante su juicio, el jurado oyó su confesión como le había sido contada a los detectives. Al describir cómo había asfixiado a Timothy, Nathan y Tami Lynne, dijo que lo había hecho "con una almohada, porque no soy una buena madre". Estaba claro que la confesión era verídica y que Marybeth había asesinado a casi todos sus hijos, excepto al que murió primero.



Marybeth había dado a los detectives todos los detalles de la noche en que tomó la vida de Tami Lynne. Llegó a la casa a las 20:35 horas, después de haber estado de compras con una amiga. Su amiga, al igual que su suegra y su suegro, quienes habían estado cuidando el bebé, se fueron a las 21:30. Puso a Tami Lynne de cuatro meses en la cuna. Marybeth relató: "Intenté darle el biberón, pero no lo quería. Ella alborotó y lloró por una media hora. Finalmente se durmió. Entonces me fui a la cama".



La Corte


Joe se acostó a las 23:00 horas. La pareja charló por unos momentos: "Estaba por dormirse cuando Tami se despertó y empezó a llorar. Me levanté y fui a la cuna e intenté hacer algo con ella para que dejara de llorar. Finalmente, usé la almohada de mi cama y la puse sobre su cabeza. Lo hice hasta que dejó de llorar. Cuando finalmente levanté la almohada, ella no se movía. Le grité a Joe y le dije que Tami no estaba respirando".






La Prisión de Bedford Hills


La confesión fue un escalofriante relato de un asesinato a sangre fría. Se diagnosticó que Marybeth sufría el Síndrome de Munchausen por Poder. El 19 de julio de 1987, Marybeth Tinning fue encontrada culpable del asesinato en segundo grado de su hija Tami Lynne. Fue sentenciada a veinte años de prisión en la cárcel para mujeres en Bedford Hills, en Nueva York. Como macabro colofón, Marybeth fue empleada cuidando bebés en la guardería de la prisión.


Su primer intento para obtener la libertad condicional fue en marzo de 2007. En la reunión con el Comité les dijo: "Tengo que ser honesta, y lo único que les puedo decir es que sé que mi hija está muerta. Vivo con eso todos los días. No tengo ningún recuerdo y no puedo creer que le haya hecho daño. No puedo decir nada más que eso". La libertad condicional le fue negada. A finales de enero de 2009, Tinning compareció ante el Comité de Libertad Condicional por segunda vez. Esta vez declaró: "Yo estaba pasando por malos momentos cuando maté a mi hija”. La Junta de Libertad Condicional volvió a negarle el beneficio, afirmando que su arrepentimiento era "superficial, en el mejor de los casos".


En 2011 y 2013 se le negó de nuevo. En 2011 dijo que mató a Tami Lynne porque pensaba que de todos modos iba a morir, al igual que sus hermanos. En 2013, al ser interrogada sobre el asesinato, contestó: "Es sólo que no sé... No recuerdo, quiero decir. Sé que lo hice, pero no puedo decirles por qué. No hay ninguna razón". Su próxima oportunidad para la libertad condicional será en enero de 2015.



VIDEOGRAFÍA:

Marybeth Tinning en Índice de maldad
video


Asesinas (Killing Women) (trailer)
video



BIBLIOGRAFÍA:









FILMOGRAFÍA:

21 comentarios:

*ஐღ Mì†a ღஐ* dijo...

Es un gustazo volver a visitar este lugar que me da mello pero me encanta! jaja

Saludos enormes y felicidades por los avances que se ven en el otro blog

Anonymous dijo...

Hola, me encanta tu blog. Me gustaría que en algún momento hablaras del ku klux klan así como lo hiciste con la masacre en Wacco, Texas.

Saludos y sigue así.

Anonymous dijo...

Muy buena entrada

¿No pudieron probar la muerte de todos los demás hijos a sus manos? ¿Por qué sólo la condenaron por Tami? ¿Los asfixió a todos con la almohada? En la foto, Bárbara parece demasiado mayor como para matarla así y que no quede ninguna prueba.

Todo esto no queda claro, un saludo

el mike dijo...

saludos man, aca pasando por el blog de nuevo, oye, entonces la sentencia fue solo por una muerte? se me hace muy blanda la sentencia, por lo general, es pena de muerte a estos casos, no?
saludos

Anonymous dijo...

Hola, a mi tambien me parecio raro que la sentenciaran por la muerte de una hija nomas, mientras mato a los demas. Me gustaria saber que opinaba el esposo de esa mujer, si es sospechoso o si alguna vez sospecho algo de ella. Es un poco extraño que alguien que supuestamente conoces tanto mate a tus propios hijos en tu casa sin que te des cuenta, no se...

Anonymous dijo...

vi de esta mujer en discovery y me quede con ganas de mas... asi que buenisima la historia.. esto si que da miedo, comparto con los otros comentarios que la sentencia es leve y que encima la pongan a trabajar en la guarderia ! too much

el mike dijo...

por cierto, vista de perfil se parece a la niñera ladrona de los simpson jaja

goooooood girl dijo...

Good good good......

Anonymous dijo...

Mee encanta tu blog, me llama much a la atencion lo de los crimenes y todas esas cosas..


Pero de donde sacas tanta informacion?

loto0104 dijo...

PINCHE KASO KARAY, ESTA VIEJA SI KE PARECIA CONEJO, KOMO PUDIERON PASAR POR ALTO KE TODOS SUS CACHORROS, CE LE MURIERAN Y NO INVESTIGARAN NADA K AUTORIDAD TAN PENDEJA, K RARO NO...PINCHE VIEJA LOKA

Anónimo dijo...

Woooow se cargaba a sus hijos por atencion pasajera cuando sus hijos podrian haverle dado atencion toda su vida cariño toda su vida bueno me he de suponer que nunca en su vida tuvo tanta atencion y afecto pero de hay a cargarse sus hijos para eso por favor a todos al final terminara viendo la vida de porqueria que se hiso cuando pudo haver sido tan feliz pobres niños que tenian la culpa muy buena entrada gracias por el caso n.n

Anónimo dijo...

http://www.diariodemallorca.es/sucesos/2011/03/07/forenses-afirman-madre-mato-hijo-9-anos-mao-mentirosa-compulsiva/651218.html

http://www.lavozlibre.com/noticias/ampliar/157992/el-estuche-que-delato-el-asesinato-de-la-madre-gallega-monica-juanatey

Kodama dijo...

hola, sobre el trailer que esta posteado en la entrada, puedes darme mas datos para encontrarlo online?

Escrito con Sangre dijo...

Es una serie de Discovery Channel titulada "Las Verdaderas Mujeres Asesinas". Quizás en YouTube haya algunos episodios.

ANA DE ESPAÑA dijo...

Hola a todos.Totalmente de acuerdo con los comentarios de arriba leidos.¿como el marido no sospecho nada cuando los crimenes eran tan seguidos y cometidos en su propia casa con el dentro?(sospecho de el tambien)¿por que el crimen de Barbara siendo ya mayorcita no dejo pruebas en la autopsia?¿como no se logro que confesara todos los asesinatos?Lo siento,pero como creo que siento que me falta informacion en este caso,tengo la sensacion como de que la policia en este caso paso un poco y no fueron a por todas.Incluso una pena de 20 años por asesinato me parece muy poca condena,francamente.¿no opinais como yo?

ANA DE ESPAÑA dijo...

Hola a todos.Totalmente de acuerdo con los comentarios de arriba leidos.¿como el marido no sospecho nada cuando los crimenes eran tan seguidos y cometidos en su propia casa con el dentro?(sospecho de el tambien)¿por que el crimen de Barbara siendo ya mayorcita no dejo pruebas en la autopsia?¿como no se logro que confesara todos los asesinatos?Lo siento,pero como creo que siento que me falta informacion en este caso,tengo la sensacion como de que la policia en este caso paso un poco y no fueron a por todas.Incluso una pena de 20 años por asesinato me parece muy poca condena,francamente.¿no opinais como yo?

Anónimo dijo...

Okey, de acuerdo nuevamente, muchas lagunas por parte de los investigadores, pero una actitud muy blanda para con la filicida.

Hay similitudes con el caso de Christine Falling, que era una niñera que maltartó y asesino a niños bajo su cargo. Espero tomes en consideración esta petición, porque supe esbozos acerca de ese caso, pero nada más Muchas gracias ECS, saludos !!!!

Ampersand dijo...

No me late asumir identidad anónima, soy el del comentario anterior. Saludos ECS, hasta luego !!!

Anónimo dijo...

Estamos a enero de 2015!!!! O.O

Anónimo dijo...

La sentencia debió haber sido la inyección letal.

Anónimo dijo...

Me encanta el blog todos los dias leo un capitulo saludos. Recuerdo aver visto en disvovery channel un documental sobre este caso y creo que ella adopto aun hijo que no asesino y su esposo apesar de los atroces actos de su mujer el la apoyo en juicio y apelaciones alegando que era insana mentalmente.