Ed Kemper: "El Cazador de Cabezas"



“Te podría arrancar la cabeza y ponerla sobre la mesa para que el guardia la viera al entrar”.
Ed Kemper a Robert Ressler, ex agente del FBI


Edmund Emil Kemper III nació el 18 de diciembre de 1948 en Burbank, California (Estados Unidos), hijo de Clarnell y Edmund Emil Kemper Jr., quienes unos años más tarde se divorciaron. Su padre era electricista. Su madre sumaría tres matrimonios a lo largo de su vida. La pareja tenía ya una hija de seis años, Susana. En 1951, la familia se completó con el nacimiento de una segunda hija, Allyn. Los padres de Kemper eran fornidos: ella medía más de 1.80 y su marido dos metros. Tenían voces sonoras, sobre todo cuando discutían, y discutían con mucha frecuencia. Clarnell Kemper se sentía decepcionada porque su marido no tenía estudios y creía que no ganaba bastante dinero. Pensaba que era demasiado duro con las niñas y poco exigente con el pequeño Ed. Finalmente, la pareja se separó.



El padre de Ed Kemper


Entre 1953 y 1955, E.E. Kemper II estuvo en el Pacífico trabajando en centros de experimentación de la bomba atómica. Después volvieron a reunirse y se pelearon de nuevo. Por último E.E. Kemper, que a pesar de su tamaño y su hoja de servicios era un hombre fundamentalmente débil y bastante pasivo, no pudo soportar la tensión. En 1957 abandonó a su mujer y a sus hijos volviendo con ellos solamente en algunas ocasiones. Clarnell Kemper se trasladó con los niños a Helena, un pueblo en el estado de Montana, donde consiguió trabajo en un banco. El joven Kemper veneraba a su padre, quien le obsequiaba con relatos de sus hazañas guerreras en una Unidad de Servicios Especiales en Europa. Lo consideraba el típico héroe americano al estilo del actor John Wayne y se sentía profundamente afectado por la separación. Reprochaba a su madre que se los hubiera llevado a vivir lejos de él.



Ed Kemper cuando era niño


Una de sus fantasías infantiles era la de poder convertir en muñecos a las personas; al crecer, puso todo el empeño en hacer de su sueño una realidad. Kemper unía el sexo y la muerte desde niño. Cuando le confesó a su hermana menor, Susan que estaba enamorado por su profesora de la escuela primaria, ella le preguntó bromeando por qué no la besaba y se quedó atónita al escuchar su respuesta: “No puedo. Tendría que matarla primero”. Según contó años después, una noche llegó al extremo de tomar una bayoneta propiedad de su padrastro, parándose frente a la casa de su maestra, “imaginando que la mataba y me la llevaba para hacer el amor con ella”.



Susan Kemper, años después de los eventos


Su otra hermana, Allyn, recordó durante el juicio que le había mutilado dos muñecas, cortándoles la cabeza y las manos. Según Kemper, la culpa no era suya. Acusó a su hermana mayor de torturarle y querer matarle cuando era pequeño, y afirmó que le había “convencido” para sus jugueteos sexuales cuando sólo contaba ocho años. También, según las declaraciones de su hermana menor, “de niño escenificaba su propia ejecución con un juego en el que él se sentaba en una silla y yo le tapa los ojos y luego accionaba una palanca imaginaria; después se retorcía como si estuviera muriéndose en una cámara de gas”, fingiendo su propia muerte una y otra vez.



La infancia de Ed Kemper (a quien su madre apodaba “Guy”) fue de muchos sinsabores. Padeció el constante desprecio y el abuso emocional de su madre. Clarnell Kemper se había vuelto alcohólica y pensaba que su hijo Ed era un blando. El hijo de un pariente había resultado homosexual y ella decidió que su chico necesitaba endurecerse. También temía que fuera a molestar sexualmente a sus dos hermanas. Con este objeto le obligaba a dormir en el sótano de la casa. Todas las noches lo encerraba con llave y arrastraba la mesa de la cocina hasta cubrir la trampilla, y todas las noches, en aquella absoluta oscuridad, el muchacho alimentaba sus sueños de venganza. En retrospectiva, el mismo Ed Kemper llegó a declarar que su madre tenía algo de razón en encerrarlo. Aquel ritual se prolongó durante ocho meses hasta que llegó a oídos de su padre, quien le puso fin. El joven Kemper creció profundamente trastornado. Pero lo peor fue que a los nueve años enterró viva a la gata de la familia en el patio trasero. Poco después sacó el cuerpo, le arrancó la cabeza, la ensartó en un palo y la colocó en la cabecera de su cama, para dirigirle sus oraciones.



A los doce años mató a su propia gata siamesa, porque el animal prefería la compañía de su hermana. En una ocasión en que la mascota no le hizo caso, Kemper se enfureció. Hirviendo de cólera se abalanzó sobre la gata, le rebanó el cráneo con un machete y luego la apuñaló. Enterró parte del cuerpo en el jardín y ocultó el resto en el armario de su cuarto.



En el otoño de 1963, se fue a vivir con su padre, que se había casado de nuevo con una ahijada que tenía la misma edad que Kemper. El chico entró en una escuela de Los Ángeles, pero no encajó. Todos sus compañeros de clase lo evitaban y su jovencísima madrastra le temía. Una semana después lo mandaron de nuevo a Montana. Mientras tanto, su madre había descubierto los restos del gato en el interior del armario, aunque él negó saber nada de la cuestión. Siendo un niño aprendió a tirar en un campamento de verano y a los trece años mató a tiros al perrito de uno de sus compañeros de clase, incidente que le hizo aún más impopular. Todos sus compañeros le rehuían, al tiempo que se burlaban de él por sus rasgos y su estatura, que con el tiempo alcanzaría los 2.05 metros. Kemper los evitaba, ya que sentía un pavor insoportable ante la violencia física.



Clarnell Kemper se divorció en septiembre de 1961. Poco después se casaba de nuevo con un fontanero de cuarenta y cinco años llamado Norman Turnquist, el cual comenzó haciéndose amigo de Kemper, con quien iba de pesca. El muchacho correspondía a este amable trato, pero, aun así, años después declaró que en una ocasión estuvo dudando en agredirlo con una barra de hierro mientras su padrastro pescaba. Tenía medio preparado un plan para robar el coche del nuevo esposo de su madre y dirigirse con él a Los Ángeles, a casa de su padre. Pero el asunto duró poco: Turnquist y Clarnell se divorciaron en 1963, a los dieciocho meses de la boda. Kemper se sentía muy desgraciado, siempre refugiado en sus fantasías. En noviembre, antes de cumplir los quince años, robó el coche de su madre y se dirigió a la cercana ciudad de Surte. Desde allí tomo un autobús y volvió al sur para ver a su padre, que consintió en quedarse con él. El breve idilio terminó en la Navidad de 1963, cuando su padre lo llevó a la granja de los abuelos en North Fork, donde lo dejó al acabar las vacaciones. Allí, Kemper empezó a estudiar en la escuela de la cercana ciudad de Tollhouse y la historia se repitió. No hizo amistades y sus calificaciones escolares fueron mediocres a pesar de su inteligencia: las pruebas mostraban que Kemper poseía un coeficiente intelectual de 130 puntos.



Al terminar el curso, Kemper pasó unos días con su madre antes de volver, el 12 de agosto de 1964, a North Fork. Su madre lo consideraba “un auténtico misterio" y, en realidad, no lo quería tener a su lado. Su padre le había dicho que el niño no podía vivir en Los Ángeles con él y con su nueva esposa. Kemper terminó viviendo con sus abuelos en una casa de campo al pie de las montañas de Sierra Nevada, en California. Su abuela era más estricta y le imponía aún más castigos que su propio padre. Le molestaba el modo de mirar de su nieto y siempre estaba amenazándole con llamar al padre para contárselo. También se quejaba con frecuencia de lo caro que le resultaba alimentarlo y alojarlo. Aquel muchacho, encerrado en una granja aislada en compañía de unos parientes a los que aborrecía, llegó a abrigar extraños pensamientos. Según su familia, Kemper no era un chico normal.



Los abuelos de Ed Kemper


La abuela de Kemper manipulaba a su marido y el chico lo consideraba un tipo gris, insignificante y senil, aunque abuelo y nieto se llevaban bastante bien. El 27 de agosto de 1964, a última hora de una calurosa mañana de verano, Ed Kemper y su abuela estaban sentados a la mesa de la cocina. Ella trabajaba corrigiendo unos libros para niños que había escrito; su marido había ido a comprar. Súbitamente, Kemper se levantó y sacó su rifle del calibre veintidós, regalo de su abuelo, del armero situado junto a la puerta de la cocina, y comentó que saldría a matar unos pocos conejos. Su abuela, sin levantar la vista de la labor, le advirtió que no disparara a los pájaros. Kemper se detuvo en el porche. De repente, preso de una cólera irresistible, se dio media vuelta, apuntó a la cabeza de su abuela desde la ventana de la cocina y disparó. Según explicó luego, era como si hubiera perdido el control de su cuerpo. Su mente se mantenía alerta pero indiferente de modo que, aunque percibía cada detalle, se sentía incapaz de detenerse. La señora Kemper cayó hacia adelante. Kemper le disparó en la espalda dos veces más y luego, echando mano a un cuchillo, la apuñaló una y otra vez hasta que desahogó toda su rabia. Después le enrolló una toalla en la cabeza para enjugar la sangre y arrastró el cuerpo hasta el dormitorio de los ancianos.



La abuela de Kemper


Entonces oyó detenerse en el exterior el viejo coche de su abuelo. Ya no podía volverse atrás. Volvió a tomar el rifle y, mientras el anciano sacaba del asiento delantero una caja de víveres, lo mató de un solo disparo en la cabeza. Encerró el cadáver en el garaje y trató de limpiar con una manguera la sangre que empapaba la tierra del patio, pero fue en vano. No había posibilidad de ocultarla. Nervioso, telefoneó a su madre y le dijo: “La abuela ha muerto. El abuelo también”. Al principio trató de achacarlo a un accidente. Su madre, sospechando inmediatamente que Kemper tenía algo que ver con aquellas muertes, se sintió sobresaltada, aunque no sorprendida. Ya le había advertido a su ex marido que podría ocurrir algo parecido. Ordenó a su hijo que llamara al sheriff de la localidad, quien se dirigió a la granja y lo arrestó. El muchacho confesó libremente ambos crímenes, pero cuando le interrogaron sobre los motivos sólo pudo decir: “Me preguntaba lo que sentiría al matar a mi abuela”. Insistió en que había asesinado a su abuelo solamente para ahorrarle la visión del cuerpo de su esposa.



El abuelo de Kemper


Un tribunal psiquiátrico interrogó al chico en el Juvenile Hall y lo diagnosticó como un esquizofrénico paranoide. Aunque no todos estuvieron de acuerdo con el diagnóstico, el California Youth Authorit decidió enviarle al Hospital del Estado, en la ciudad de Atascadero, especializado en agresores sexuales y en criminales dementes. Ed Kemper ingresó en la institución el 16 de diciembre de 1964.



El Hospital Mental de Atascadero


Atascadero iba a ser el hogar de Ed Kemper durante los cinco años siguientes, cinco años en los que adquirió una gran experiencia. Rápidamente se convirtió en un recluso de confianza y a las órdenes del Director de Investigaciones, el doctor Frank Vanasek, empezó a hacer los test psicológicos de otros presos. Estaba orgulloso de su trabajo y lo cumplía bien. Al mismo tiempo, adquirió el dominio de los conceptos y terminología psicológicos, llegó a adivinar lo que los doctores querían que dijera. Y lo dijo.



El patio del manicomio


Su aprendizaje abarcó también otros aspectos. Al tratar con violadores, comenzó a dar rienda suelta a sus fantasías sexuales. Observó que a muchos violadores los detenían a raíz de la identificación de las víctimas y decidió que el mejor modo de salir triunfante de una campaña de agresiones sexuales era asegurarse de que ninguna víctima quedara con vida. Naturalmente, ocultaba tales ideas a los doctores, ante los que sólo presentaba su mejor faceta. A pesar de todo, ellos lo consideraban “inmaduro e inestable”, con una “considerable carga de creciente hostilidad”. Sin embargo, aunque apuntaron “que la posibilidad de estallido es sin duda evidente”, el paciente se esmeró en mostrar una imagen dinámica e inteligente hasta conseguir, por fin, que recomendaran su puesta en libertad. En 1969 quedó encomendado al Califorrnia Youth Authority y estuvo allí tres meses, asistiendo al colegio con excelentes resultados. Los médicos de Atascadero habían aconsejado que Ed Kemper se mantuviera lejos de su madre, a la que creían, según sus reconocimientos, la causa de todos los problemas. Por una u otra razón, esta advertencia fue olvidada o desoída por la junta de libertad vigilada, y a finales de año volvieron a confiárselo. La Youth Authority no logró ponerse en contacto con el padre del joven, que se había quitado de en medio definitivamente, mudándose de casa y eliminando su número telefónico de la guía después de que su hijo matara a sus padres.



El cuarto de Kemper en Atascadero


Mientras Kemper estaba en Atascadero, su madre se había casado y divorciado por tercera vez. Después de la ruptura regresó a California, a la ciudad costera de Santa Cruz, donde consiguió trabajo en el campus de la Universidad de California y una vivienda en una ciudad cercana. A Kemper le resultó más difícil que nunca adaptarse al mundo exterior. Había crecido hasta convertirse en un verdadero gigante de más de dos metros de estatura y, aunque superaba los 125 kilos, los tenía bien distribuidos en su enorme esqueleto y se movía ágilmente. Kemper se mostró indiferente a la revolución social de los años sesenta. Los hippies, a los que consideraba de clase baja, le disgustaban. Llevaba corto el cabello y lucía un pequeño bigote cuidado, se vestía convencionalmente y miraba al mundo a través de un par de gafas con montura metálica. Tampoco encajó en su casa. Desde que llegó comenzaron las discusiones: “Nunca he peleado verbalmente de un modo tan cruel”, comentaría años después. “Si hubiera sido otro hombre, me habría liado a puñetazos, pero era mi madre”. Así que se refugiaba en los bares de la vecindad, especialmente en el Jury Room o “Cuarto del Jurado” (situado exactamente frente al juzgado local), centro de reunión de policías fuera de servicio. Allí se encontraba con camaradas conservadores, de sus mismos criterios, que le conocían como “Ed el Gigante” y no escudriñaban en su pasado.



El bar para policías Jury Room


El tema de las discusiones con su madre era siempre el de su futuro. Ella era tan ambiciosa con respecto a él como lo había sido con su marido, y le acuciaba para que terminara los estudios y obtuviera una plaza en la Universidad. Aunque Kemper era muy capaz de graduarse, se negaba a tal compromiso. En vez de ello decidió unirse a la policía. Se veía sin dificultad en el papel de un rudo pero amable servidor de la ley, como su ídolo del cine americano, John Wayne, pero fue rechazado a causa de su excesiva estatura. Defraudado, buscó un trabajo más vulgar. Lo encontró en el Departamento de Autopistas de California como guardavías y avisaba a los conductores de las obras en la carretera. Ganó el dinero suficiente como para comprarse una moto, aunque tuvo que dejarla tras dos accidentes que le ocasionaron heridas en la cabeza y la fractura del brazo izquierdo. La compañía aseguradora le proporcionó un coche de segunda mano, un Ford Galaxy amarillo y negro. Empezó a coleccionar navajas y pidió prestadas una o dos pistolas, arsenal que escondió en la cajuela del automóvil. Su nuevo trabajo le permitió separarse de su madre y alquiló una habitación en el piso de un amigo en Alameda, un suburbio de la ciudad de San Francisco.



La foto de Kemper tras su primer arresto


Entre 1970 y 1971, Kemper empleó gran parte del tiempo libre en recorrer las autopistas y carreteras de California. El atractivo de las playas, aguas tibias, elegantes edificios del siglo XIX y los maravillosos alrededores campestres eran igual de tentadores para los viajeros de San Francisco que para los hippies, y la ciudad creció rápidamente, aunque el cambio no la mejoró. Como consecuencia de la gran afluencia de jóvenes, la Universidad de Santa Cruz se convirtió en una zona especialmente atractiva para los traficantes de droga. Además, en aquellos años se instalaron allí gran número de grupos de satanistas procedentes de San Francisco. Desde su salida de Atascadero, Kemper se sentía fascinado por el gran número de chicas autoestopistas y ahora se creía en la obligación de parar el coche y recogerlas. Acostumbraba a charlar con ellas, hasta que se ganaba su confianza. Era consciente de que su tamaño y su aspecto alejaba a muchas de ellas del coche, de modo que trataba de mostrarse inofensivo y amable. Entretanto, continuaba imaginando asesinatos, al tiempo que proyectaba sosegadamente una campaña detallada contra el mundo. Convenció a su madre para que le consiguiera un pase de la Universidad de California que le daba acceso a todos los campus del estado y en la primavera de 1972 estaba preparado para dar el primer golpe.



La Universidad de California


El 7 de mayo, domingo, Ed Kemper recorría las carreteras de San Francisco que desembocaban en las autopistas en busca de la chica apropiada. Se había vestido adecuadamente para la ocasión: una camisa de cuadros marrón claro, pantalones vaqueros de color negro y chaqueta de ante. Mary Ann Pesce y Anita Luchessa tenían dieciocho años de edad; eran compañeras de cuarto y estudiantes de primer curso en el Fresno College State. Iban a la Universidad de Stanford, a una hora en auto, para visitar a una amiga. A las cuatro de la tarde se abrió la puerta del Ford Galaxy amarillo y negro, y las jóvenes subieron al asiento trasero. Aprovechándose de sus bien ensayadas actitudes, Kemper se dio cuenta de que ninguna de ellas conocía la zona. En vez de dirigirse hacia Stanford, cambió de dirección y tomó hacia el este por una carretera comarcal. Cuando súbitamente se desvió hacia un camino secundario, las muchachas comprendieron que estaban en problemas y una de ellas le preguntó: “¿Qué es lo que quiere?”. En respuesta, Ed Kemper sacó de debajo del asiento una pistola Browning, de nueve milímetros, que le había prestado uno de sus compañeros de trabajo, la alzó para que pudieran verla y contestó: “Ya saben lo que quiero”.



Mary Ann Pesce


Mientras Anita permanecía acobardada en el asiento trasero, Mary Ann intentaba razonar con el conductor, manteniéndose serena y comprensiva, tratando de que él la considerase como una persona y no como una víctima. Kemper sintió cierta simpatía por la chica, pero, con la experiencia adquirida durante su estancia en Atascadero, comprendió lo que estaba haciendo ella y venció la tentación de abandonar su plan. “Me impresionaron su personalidad y su físico; tenía un no sé qué de reverente”, declararía Kemper. Por fin, aparcó en un lugar solitario. Dijo a las chicas que iba a encerrar a una en la cajuela del coche y a la otra en el asiento trasero, y que volvería con ambas a su departamento. Ató a Mary Ann al cinturón de seguridad y metió a la dócil Anita en el maletero sin que la joven opusiera resistencia. No tenía intención de llevarlas a ningún sitio. Volvió al coche y le ató a Mary Ann las manos a la espalda. Al hacerlo le rozó los pechos con el dorso de la mano; Kemper se sintió turbado y, temiendo que la chica lo considerase un abusivo, le pidió disculpas, avergonzado.



Luego, Kemper le cubrió la cabeza con una bolsa de plástico e intento estrangularla con el cinturón de una bata que llevaba preparado con tal objeto. Mary Ann luchó por su vida. Agujereó la bolsa de un mordisco y moviendo la cabeza logró quitarse el cinturón del cuello y llevarlo hasta la boca. Kemper, frustrado, cogió una navaja y la apuñaló un par de veces en la espalda. La víctima gimió. Kemper escuchó unas voces cercanas y le ordenó que se callara, pero ella no hizo caso, siguió quejándose mientras la apuñalaba de nuevo. Se debatió, retorciéndose en el asiento hasta sacarse la bolsa y entonces Kemper le volvió a clavar la navaja. “Le pasé la hoja de la navaja buscando el lugar aproximado del corazón y le atravesé la espalda. Luego ella se giró completamente para ver, o para proteger su espalda, y yo le clavé la navaja en el estómago. Se volvió sobre el vientre y yo seguí asestándole navajazos. Sentí que aquello no conducía a nada, por eso la cogí de la barbilla, le empujé la cabeza hacia atrás y le hice un corte en la garganta. Perdió el conocimiento inmediatamente”. Finalmente, todo quedó en silencio.



El sostén ensangrentado de Mary Ann Pesce


El asesino se dirigió a la cajuela. Imaginaba que la otra chica habría oído la pelea y sabía que debía matarla rápidamente. Al abrir, se vio las manos cubiertas de sangre. Explicó que le había roto la nariz a Mary Ann porque le había insultado y necesitaba ayuda. Cuando Anita salía del maletero, Kemper le clavó la navaja más grande que llevaba, pero no consiguió atravesar las gruesas ropas de la joven. Anita chillaba y se defendía mientras él la hería frenéticamente una y otra vez en la garganta, en los antebrazos y, finalmente, apuñalándole los ojos. Era tal su frenesí que llegó incluso a herirse sus propias manos. Por fin la resistencia de la joven terminó y cayó otra vez en la cajuela. Kemper le sacó la navaja y cerró la cajuela. Se detuvo solamente para echar el cuerpo de Mary Ann al suelo del coche, lo cubrió con un abrigo y arrancó.






Anita Luchessa


Aproximadamente a las 18:00 horas, Kemper se cruzó con una pareja que contemplaba una casa en venta y comprendió que eran los dueños de las voces que oyó anteriormente. Estaba seguro de que tenían que haber escuchado los gritos, de manera que siguió su camino adoptando la expresión más indiferente de que fue capaz. Todavía condujo un rato antes de volver al apartamento de Alameda. Su compañero de piso había salido. Kemper envolvió los cuerpos en una manta, los metió en la casa, los desnudó y comenzó a trocearlos después de decapitarlos. Mientras trabajaba, hacía fotografías con una máquina Polaroid. Tuvo contacto sexual con varios de los trozos de los cadáveres. Investigó los bolsos de las víctimas guardándose el escaso dinero que llevaban, ocho dólares y veintiocho centavos, y hurgando en sus papeles personales cogió los datos de los carnets de identidad y luego se deshizo de todo. Cuando terminó, volvió a meter los cadáveres en el coche y los enterró en un paraje agreste al otro lado de Santa Cruz. “Después fui a visitarla (a Mary Ann) varias veces (a su tumba). Para estar cerca de ella, porque la amaba y la necesitaba”.



Al principio, Kemper guardó las cabezas en su cuarto, en parte por el valor simbólico de trofeos que tenían y en parte para evitar la identificación (sabía que las chicas podían ser reconocidas por sus registros dentales). Algún tiempo después subió a las montañas y tiró las cabezas de sus víctimas a un barranco. Ahora que se había librado por completo de los cuerpos se sentía seguro. Sabía que mientras las chicas figurasen en las listas de desaparecidos no habría investigación. Ciertamente la policía no había iniciado la búsqueda. Aunque los padres de ambas habían denunciado su desaparición, la policía solía mostrar poco interés en estos casos, ya que era frecuente que muchas jóvenes californianas dejaran sus casas por un chico o para disfrutar de los prohibidos placeres de San Francisco. En su opinión, las muchachas no eran más que un par de fugitivas.



Reporte de personas desaparecidas de Pesce y Luchessa


Ed Kemper cometió todos sus asesinatos en su estado natal, California. Como muchos estadounidenses, era un apasionado de los automóviles; esto, unido a su trabajo en el Departamento de Autopistas de California, le dio un profundo conocimiento de la complicada red viaria del Estado. Preparaba los crímenes con exquisito cuidado y antes de sentirse lo bastante seguro se deshizo de parte de los restos de las víctimas en el espectacular Acantilado del Diablo. Salía con su coche casi todas las noches y recorría cientos de kilómetros a través de las carreteras. Aunque su ruta se centraba principalmente en la zona de Santa Cruz a Berkeley, a veces subía hasta el norte, cerca de la frontera con Oregón -a unos 450 kilómetros- o hacia Santa Bárbara, en dirección sur, aproximadamente a unos 320 kilómetros. Las presas de Kemper eran especialmente estudiantes, muy numerosas en la zona. A comienzos de los setenta, cuando se produjeron los crímenes, tan sólo en la Universidad de California había matriculados más de cien mil alumnos. El campus principal era el de Berkeley, pero había ocho más en todo el Estado (Davis, Irvine, Los Angeles, Riverside, San Diego, San Francisco, Santa Barbara y Santa Cruz).



Campus de Santa Cruz de la Universidad de California


En 1969, el asesino conducía un descapotable de dos puertas. Después de comprarlo le instaló una enorme y aparatosa antena de radio, pero rápidamente comprendió que resultaba demasiado llamativo y la retiró de inmediato. Siempre guardaba en el coche las navajas y por lo menos un revólver, además de numerosas mantas y bolsas de basura de plástico fuerte, que le servían para envolver los cuerpos de las víctimas. Durante los años 1970-71, Kemper subió a su coche a más de ciento cincuenta autoestopistas. Las llevaba donde querían sin molestarlas o discutir con ellas. De ese modo, conocía las horas y los lugares más oportunos para recoger chicas sin llamar la atención sobre sí mismo, y aprendía a hablar sin levantar sospechas o provocar miedo. Aunque su gran tamaño resultaba en principio algo intimidatorio, Kemper intentaba mostrarse convincente, corno un amable gigante. Gracias a la tarjeta de aparcamiento de la Universidad de California que le proporcionó su madre, podía circular libremente por los campus de Santa Cruz y aumentaba las posibilidades de encontrar estudiantes que confiaran en él.



El Acantilado del Diablo, al borde de la carretera


Transcurrieron cuatro meses sin que saliera en busca de nuevas víctimas. Cuando sentía surgir en él sus sádicos instintos, se conformaba con recordar, momento tras momento, los asesinatos de Mary Ann Pesce y Anita Luchessa, y con contemplar las fotografías de sus cuerpos desmembrados. Kemper no se preocupó excesivamente cuando unos paseantes encontraron la cabeza de Mary Ann, que fue identificada gracias a la dentadura. Hacía tiempo que todas las posibles pistas se habían enfriado. Por otra parte, se había roto el brazo izquierdo en un accidente de moto, le habían puesto una escayola, y como consecuencia del percance estuvo mucho tiempo de baja; tiempo que empleó en intentar hacer desaparecer sus antecedentes juveniles. Confesar el doble asesinato y los cinco años en el hospital psiquiátrico no favorecía sus perspectivas laborales y tenía prohibido adquirir un arma de fuego. Sin embargo, a finales del verano, volvió a la caza.



Las botas usadas por Kemper en sus asesinatos


Al atardecer del 14 de septiembre, Kemper circulaba por la University Avenue de Berkeley buscando estudiantes, cuando localizó a una menuda joven oriental haciendo autoestop junto a la parada del autobús. La joven se llamaba Aiko Koo e iba camino de su clase de baile en San Francisco. Tenía quince años justos, aunque parecía mayor. Kemper la confundió con una estudiante. Aiko no era una autoestopista habitual, pero había esperado en vano el autobús y temía llegar tarde a clase. No lo pensó dos veces y se metió en el coche del gigante. Empleando el mismo método que tan buen resultado le había dado con Mary Ann Pesce y Anita Luchessa, el conductor dio un rodeo por las autopistas para desorientar a la pasajera y luego bajó hacia el sur por una carretera de la costa. Cuando comprendió que no la llevaba a su destino, Aiko comenzó a gritar y a suplicar. Kemper sacó otro revólver prestado, un Magnum .357, y se lo colocó en las costillas con la mano derecha mientras conducía con la izquierda. Le aseguró que no quería hacerle daño, que estaba planeando suicidarse y que solamente quería hablar con alguien. Se dirigió hacia las montañas y aparcó el el coche. De algún modo, la convenció de que tenía que atarla y amordazarla. Ella no se resistió hasta que Kemper se dejó caer sobre ella con todo su peso y le tapó con la mano la boca y la nariz.



Aiko Koo


La joven se defendió con fuerza, pero no era rival para el hombretón y enseguida desfalleció. Él aflojó su abrazo y Aiko comenzó a luchar de nuevo. Esta vez, Kemper no la dejó hasta que estuvo seguro de que había perdido el conocimiento. Entonces la arrastró fuera del coche y la violó vaginal y analmente. Después la estranguló con la bufanda que la chica llevaba puesta. Envolvió el cadáver en una manta y lo introdujo en el maletero. Cuando salió a la carretera paró en un bar para beberse una cerveza. Luego pasó por casa de su madre sólo para comprobar si salía airoso de la visita, disfrutando de la profunda sensación que le causaba su secreto. Kemper diría después: “Durante hora y media hablé con mi madre de cosas intrascendentes, exclusivamente para pasar el tiempo, diciéndole por qué estaba más abajo de la bahía: una mentira, una invención, comprobando con ella si se revelaba en mi rostro, en mi comportamiento o en mi modo de hablar algo de lo que estaba haciendo; y no fue así. Ella no se mostró alarmada en absoluto ni me hizo preguntas inoportunas”. Cuando salió de la casa no pudo resistir la tentación de mirar en la cajuela, “sabiendo ya que estaba muerta, palpándole el cuerpo para saber qué partes estaban aún calientes, más bien por curiosidad”. Según confesó posteriormente, se sentía como un pescador que obtiene un premio. Alrededor de las once de la noche entraba en el piso de Alameda con el botín. Colocó el cuerpo de Aiko encima de la cama y estudió sus pocas pertenencias personales, intentando adivinar algo de la vida a la que había dado fin. Más tarde, despedazó el cadáver y repartió los trozos por las montañas de Santa Cruz.



Aiko Koo en sus días de bailarina


Dos días después, con la cabeza de Aiko Koo aún en la cajuela de su auto, viajó hacia Fresno para ver a una pareja de psiquiatras forenses, los cuales después de la entrevista declararon que había hecho muchos progresos y que iban a recomendar que se eliminaran de su historial los antecedentes juveniles. En noviembre, un fallo del tribunal confirmó ese aserto y las autoridades hicieron borrón y cuenta nueva. Ahora Ed Kemper podía entrar en un comercio, rellenar un impreso, esperar cinco días y comprar un arma como cualquier otro ciudadano. El problema era el dinero: estaba desempleado, su brazo roto tardaba en curarse y no podía pagar el alquiler del piso de Alameda. Derrotado, volvió a casa de su madre y las discusiones recomenzaron casi inmediatamente. Procuraba pasar mucho tiempo dando vueltas por Santa Cruz y bebiendo con sus amigos, los policías, en el Jury Room.



El short de Kemper


En enero de 1973, se hizo con una Rutgers automática del .22 con un cañón de quince centímetros. Había esperado tanto tiempo el momento de poder comprar su propia arma que apenas podía contenerse. A la caída de la tarde, salió a la caza de chicas por el campus de la Universidad de California en Santa Cruz. Rompía así una de sus normas más importantes, ya que estaba decidido a cometer los crímenes fuera de la zona cercana a su hogar. Era una noche lluviosa y las posibilidades de obtener una víctima femenina eran muchas: “Yo iba dando vueltas, serían las cinco aproximadamente. Recorrí varias veces el campus y hubiera podido recoger a tres chicas distintas, dos de ellas al mismo tiempo, pero las deseché porque había bastante gente alrededor que las vería meterse en el coche. Pero las demás circunstancias eran perfectas. Llovía de tal forma que la gente se subía en lo primero que se presentaba”. Dispuesto a renunciar, bajaba por la Avenida de la Misión, en Santa Cruz, cuando divisó a una mujer baja y rubia que hacía autoestop. Cynthia Schall, Cindy para su familia y amigos, salía de su trabajo de niñera en dirección al Cabrillo Comunity College de Santa Cruz, donde cursaba sus estudios.



Cindy Schall


En cuanto la chica subió al coche le mostró el arma. Para tranquilizarla, se la metió debajo de la pierna y le contó el mismo cuento que a Aiko Koo: quería suicidarse y necesitaba hablar con alguien. “Estaba haciendo una comedia. Le dije que no me gustaban las armas y todo eso”. Rodaron durante dos o tres horas, aproximadamente, y luego se dirigieron hacia el este por la carretera de Watsonville, girando hacia las montañas en la pequeña ciudad de Freedom. En cuanto llegaron a una carretera desierta, el asesino se detuvo. Le dijo que la iba a llevar a casa de su madre para seguir charlando y que tenía que meterla en el maletero del coche. Le dio una débil excusa: no quería que los vecinos de su madre lo vieran en compañía de una chica. Después de mucha insistencia, la pasajera aceptó y, a regañadientes, se metió apoyándose en una manta que él dobló en forma de almohada. En cuanto la vio acurrucada en el hueco, sacó la pistola. Cindy vio el gesto con el rabillo del ojo y se volvió hacia Kemper, quien sin mediar palabra apretó el gatillo. Un solo disparo y murió instantáneamente. Estaba desconcertado por la rapidez del hecho: “En los demás casos siempre había habido, ya saben, alguna reflexión. Entonces nada, absolutamente nada. Un segundo antes estaba viva y al siguiente ya no existía, y entre ambos no hubo absolutamente nada. Un ruido y el silencio, un silencio completo”.



Kemper volvió a su casa. Sabía que su madre iba a salir aquella noche. Le dolía el brazo y sólo consiguió meter el cuerpo de la chica (pesaba casi ochenta kilos) en la vivienda, antes del regreso de su progenitora. La escayola del brazo tenía salpicaduras de sangre y se las tapó con crema blanca de zapatos. Ocultó el cadáver en un armario del piso y aguardó hasta la mañana siguiente. Una vez que su madre se fue a trabajar, sacó el cadáver de la chica y abusó sexualmente de él; después lo metió en el cuarto de baño para trocearlo. Limpió cuidadosamente todos los pedazos, los introdujo en bolsas de plástico para destruirlos posteriormente y guardó la cabeza en el armario de su dormitorio. Conservó para su uso la enorme camisa de cuadros de Cindy y como recuerdo el anillo hecho a mano que llevaba la joven.



Antes de marchar hacia el sur se deshizo del resto de las pertenencias. Atravesó Monterrey y arrojó las bolsas desde el coche, en un punto en que la carretera ocho bordea el acantilado de nueve metros. Al día siguiente, un patrullero de carreteras vio en la cuneta un brazo saliendo de una bolsa de plástico y al asomarse al acantilado descubrió otros restos humanos desparramados por la pendiente, entre ellos una mano y fragmentos de dos piernas. Una semana después, el mar devolvió una caja torácica. Habían aparecido restos suficientes como para identificarlos como los de Cindy Schall. Tan pronto como Kemper se enteró del descubrimiento de la policía, quemó la cabeza de la víctima en el jardín trasero, lejos de la ventana de su madre.



El Acantilado del Diablo


El 5 de febrero, menos de un mes después de la muerte de Cindy Shall, volvió a discutir con su madre y salió de casa descompuesto diciendo que se iba al cine. Lleno de ira, desechó su plan habitual y se puso en camino hacia el campus de la Universidad de California. Ya era de noche y había muchísima gente tratando de conseguir un medio de transporte. Cuando Rosalind Thorpe salía de una clase nocturna, se encontró con Kemper, que pasaba por allí. Él paró y ella subió al asiento del acompañante. Comenzó a charlar amistosamente, confundiendo al conductor con un estudiante tras ver en el coche la tarjeta de aparcamiento de la Universidad de California. “Tenía la frente bastante amplia e imaginé cómo sería su cerebro por dentro; sólo quería colocar la bala justo en medio”, diría Kemper. Cruzaron el campus lentamente mientras Kemper estudiaba a su pasajera como una víctima potencial: “Las circunstancias eran perfectas. No había nadie alrededor, el guardia no me vio entrar, todo se desarrollaba normalmente y ella no sentía la menor sospecha”.



Rosalind Thorpe


Entonces vio a una frágil muchacha china haciendo autoestop, se detuvo y Alice Liu, de veintiún años, subió al asiento trasero del coche. Kemper bajó la mano derecha -todavía llevaba escayolada la izquierda- y sacó de debajo del muslo el revólver del 22. La alzó lentamente, en el momento en que Rosalind, medio vuelta hacia él, tenía la boca abierta para decir algo. La mató de un tiro en la sien. Cuando cayó, Kemper se volvió hacia Alice Liu, que estaba acurrucada en el rincón del asiento trasero y, espantada, intentaba hacerse lo más pequeña posible. El asesino falló los dos primeros disparos porque ella se revolvía tratando de evitar las balas, pero el tercero le acertó en la sien y la joven dejó de moverse. Kemper disparó otra vez para asegurarse de que estaba muerta. Mientras circulaba lentamente colina abajo, echó un abrigo sobre Alice que, aunque inconsciente, gemía suavemente; luego intentó empujar hacia abajo el cuerpo de Rosalind con objeto de que no apareciera por encima del salpicadero. No era capaz de moverla, de modo que la cubrió con una manta y aceleró la velocidad del coche. Al pasar frente a la caseta del guarda miró hacia él para comprobar que no había visto a las chicas en el interior del coche. Asombrosamente, este no se dio cuenta de nada.






Alice Liu


La carretera se deslizaba con amplias curvas desde el campus, en la cumbre de las colinas, hasta bajar a la ciudad. Kemper disminuyó la velocidad, aparentemente para contemplar la vista de las luces con el océano al fondo. Estaban solos en la carretera. Salió de la ciudad. Se sentía ligeramente mareado. Alice seguía quejándose y borboteando en el asiento trasero. En cuanto se vio seguro, se volvió y le disparó de nuevo a la cabeza. Se hizo el silencio por unos momentos, pero enseguida continuó el ruido, entonces aparcó en una zona sin salida y metió los dos cuerpos en el maletero del coche antes de dar la vuelta. Se detuvo en una gasolinera y entró en los lavabos para limpiar la sangre de la escayola y la de la ropa. Siempre usaba la misma cuando salía a cazar: prendas de color oscuro que disimulaban las manchas de sangre. Al volver, aparcó el coche en la puerta de la casa de su madre y le dijo que se había quedado dormido en el cine, la dejó viendo la televisión y salió de nuevo con el pretexto de comprar cigarrillos. Antes de ir a la tienda abrió la cajuela del coche y con un cuchillo de caza decapitó ambos cadáveres en plena calle. Aunque no era muy tarde, entre 22:00 y 23:00 horas, nadie lo vio.



A la mañana siguiente llevó las cabezas a la casa, las lavó y extrajo las balas. Luego abusó sexualmente del cuerpo decapitado de Alice Liu en el piso de su habitación antes de lavarlo y lo volvió a meter en la cajuela, donde les cortó las manos. En esta ocasión no despedazó los cadáveres porque aquella tarea ya no le producía placer. Sólo quería eliminar las pruebas. Fue hacia el norte en dirección a San Francisco, con la esperanza de que si los cuerpos aparecían allí, la policía atribuiría el crimen a un asesino de la zona. Estuvo un rato de visita en casa de un amigo, se fue al cine, pasó a una gasolinera a llenar el tanque de su auto y luego, a primera hora de la mañana, condujo el coche hacia Eden Canyon para tirar los cadáveres. Después recorrió la costa en dirección a la ciudad de Pacífica y arrojó las cabezas y las manos por el Acantilado del Diablo, donde quince días después las encontraron unos obreros. También apareció el cadáver de Mary Guilfoyle, víctima de Herbert Mullin, otro asesino en serie, y el asesino comprendió que debía dejar de matar estudiantes. Toda la zona estaba vigilada y él había sido cada vez más imprudente.



A pesar de las preocupaciones, Ed Kemper había abandonado su plan inicial sobre las pruebas al conservar los bolsos de Atice y de Rosalind. A lo largo de varias semanas rebuscó entre las fotos de familia, las cartas y la documentación de las chicas, con objeto de saber más sobre ellas. A mediados de abril hizo un paquete con los papeles y los recuerdos de Cindy Schall, y el arma con la que había asesinado a las tres, y lo arrojó al océano. Tenía los nervios rotos y se le hizo una úlcera. Sabía que había llegado a la cumbre de su carrera criminal y para demostrar al mundo que era un hombre con el que se podía contar, quiso hacer un espectacular acto final.



Durante unos días barajó la idea de acabar con todos sus vecinos, deslizándose de casa en casa al amparo de la oscuridad, matando silenciosamente: “Pensé en hacerlo como una demostración a las autoridades de Santa Cruz; demostrarles lo serio que era esto y el hueso tan duro que tenían que roer. Pensé matar a todos los que vivían en mi manzana. Yo no sólo a los que vivían en ella, sino también en las casas cercanas, lo que incluía a unas diez o doce familias. El ataque sería lento, muy lento”. Pero abandonó la idea por considerar que era impracticable. Además, tenía que pensar en su madre. Era consciente de que le iban a detener pronto, según declaró más tarde. “La única posibilidad que veía era asumirlo e ir a la cárcel, dejando a mi madre cargar con el peso, como ocurrió la última vez con mis abuelos, o quitarle la vida”.



La madre de Ed Kemper


El 20 de abril, Viernes Santo, fue a ver a su amigo del piso de Alameda y pasó unas horas en su antiguo trabajo. Sin embargo, estaba de muy mal humor cuando volvió a Aptos. Su madre estaba aún en su trabajo. Le telefoneó para decirle que ya estaba en casa y ella le advirtió que aquella noche iba a salir directamente desde la Universidad y que volvería tarde. Kemper se pasó horas bebiendo cerveza delante de la pantalla del televisor y cuando se fue a la cama, alrededor de las doce de la noche, su madre no había vuelto todavía, ni tampoco a las dos de la mañana, hora en que se levantó para saber si ya estaba en casa. Clarnell volvió a las cuatro de la mañana y en cuanto se metió en la cama, entró su hijo. Le dijo que solamente quería comprobar si había regresado. Ella le preguntó si quería que hablaran y al contestarle que no, se dio media vuelta y le dijo: “Mañana hablaremos”. Ed Kemper volvió a su cuarto contento porque no habían discutido, ya que no quería separarse de ella después de un disgusto.



Clarnell Strandberg, la madre de Kemper, poco antes de su muerte


“Había estado pensando en ello. Es bastante duro hacerlo así, en frío. Pero yo estaba decidido a hacerlo porque aquello significaba mucho para mí. Alguien que lo vea desde fuera no encontrará ningún sentido, orden ni concierto. Pero yo había hecho algunas cosas y sabía que tenía que cargar con el peso de todo lo que estaba pasando. Quería para mi madre una muerte buena, tranquila y fácil, como supongo que todo el mundo desea”, diría en sus declaraciones posteriores. Se mantuvo despierto una hora aproximadamente, hasta estar seguro de que su madre estaba dormida, y entonces volvió a la habitación; eran las 05:15 horas. Llevaba la navaja de bolsillo y un martillo. Su madre dormía sobre el lado izquierdo. Kemper, de pie a su lado, la contempló durante un par de minutos. “Se movió un poco y pensé que tal vez se estaba despertando. Esperé y vi que seguía durmiendo. Me acerqué al lado derecho”. Luego le dio un feroz martillazo en la sien. Ella no se movió; quedó allí tendida. “La sangre empezó a correr por su cara; todavía respiraba”. Kemper la puso boca arriba y le anudó un pañuelo al cuello. “Lo que era bueno para mis víctimas era bueno para mi madre”, declaró. Velozmente le cortó la cabeza con destreza. Luego arrastró el cuerpo hasta el armario.



Era de día cuando terminó de limpiar la sangre de las paredes y de la alfombra. Le sacó al cadáver la laringe y la lanzó al triturador de basura que, en un gesto poético, la devolvió al no poder triturarla. Kemper lo vio como un simbolismo: su madre nueva había dejado de usar su voz para insultarlo y agredirlo. Tomó después la cabeza de su madre y tuvo sexo con ella. También con el cuerpo decapitado. Luego la puso sobre una repisa y se puso a lanzarle dardos. Según su confesión, al mirarla se dijo: “Creo que algo anda mal conmigo”. Se sentía enfermo y mareado, y para colmo en esta ocasión el crimen no había calmado sus instintos asesinos. Tenía que salir. “No soportaba aquella casa”, diría. Metió los revólveres y las navajas en el coche y arrancó. Recorría la ciudad cuando se encontró con un amigote borracho, Robert McFadzen, que le debía diez dólares. Era una razón más que suficiente para Kemper y en el estado mental en el que se encontraba decidió matarlo. Pero, asombrosamente, la víctima le pidió perdón y le devolvió el dinero que le debía. Kemper inmediatamente compró cinco dólares de cerveza para ambos, festejando que no había tenido que ejecutar a su amigo.



De vuelta a casa, Kemper empezó a preocuparse por la explicación que daría sobre la ausencia de su madre después del fin de semana de Pascua. Pensó en decir que se había marchado con alguien y llegó a la conclusión que la débil historia resultaría más convincente si una amiga desaparecía también. Comenzó a hojear la agenda de la muerta. Llamó a Sally Hallett, una compañera de trabajo y amiga de Clarnell, pero no respondía. Kemper, nervioso, daba vueltas por la casa cuando, a las 17:30 horas, llamó a la puerta la propia señora Hallett preguntando por su madre. Kemper le contó que iba a celebrar su vuelta al trabajo después de su prolongado paro y que para ello preparaba una cena sorpresa para su madre. Sally Hallett accedió a volver a las 19:30 horas. En esas dos horas, el asesino dispuso la casa para recibir a su invitada. Cerró puertas y ventanas, se metió unas esposas en el bolsillo y dejó varias armas por la habitación al alcance de la mano.



La señora Hallett llegó a las 20:00 horas. El anfitrión le dijo que su madre se retrasaría y la acompañó al salón. Según Kemper, ella se dirigió inmediatamente hacia el sofá mientras comentaba: “Sentémonos. Estoy muerta”. Kemper lo interpretó como una señal del destino para entrar en acción. Se situó frente a ella, la golpeó en el pecho y en el estómago, y, asiéndola con todas sus fuerzas, la levantó del suelo. Ella pendía de él, tirándole del brazo inútilmente; después se quedó inmóvil. Kemper le había roto la tráquea impidiéndole la respiración. La tendió en el suelo, le envolvió la cabeza con bolsas de papel y le apretó el cuello con una cuerda y un pañuelo hasta estar seguro de su muerte. La acostó en su propia cama y después de taparla se fue al bar Jury Room a tomarse un trago con los policías. Estuvo sentado un rato aparentemente tranquilo, aunque algo distraído, saboreando una cerveza y escuchando abiertamente hablar a los policías con otras personas sobre las estudiantes que había matado.



Al volver a su casa, cortó la cabeza de la señora Hallett y luego se quedó profundamente dormido en la cama de su madre. Sabía que estaba perdido. Cuando mataba a personas desconocidas en carreteras desiertas se sentía relativamente seguro, pero ahora no encontraba salida. Lo único que podía hacer era escapar. Lo primero que hizo por la mañana fue meter el cuerpo de la víctima en el armario de su cuarto y guardar las armas en el coche de la muerta. No tenía pensado ningún plan, pero no desechaba la idea de culminar su obra con una orgía de violencia. A las diez de la mañana estaba dispuesto.



La casa de la madre de Kemper


Dejó una nota para lo policía que decía: “Serán las 05:15. Sábado. Ella ya no tiene necesidad de seguir sufriendo a manos de este horrible ‘carnicero asesino’. Ha sido rápido –dormida–, como lo había planeado. No soy un chapucero que deja las cosas incompletas, señores. Es sólo falta de tiempo. ¡Tengo cosas que hacer!”. Se dirigió hacia el este, por las Sierras. Cuando llegó a Reno trasladó las armas a un coche alquilado y dejó el de la señora Hallett en un taller con el pretexto de que tenía una avería de electricidad. Siguió conduciendo siempre hacia el este, sobre las Montañas Rocosas. Rodaba sin parar alimentándose de bebidas gaseosas y de pastillas No-Doz con cafeína. Iba oyendo las noticias de la radio y temía, por un lado, que le persiguieran, pero a la vez se sentía defraudado al comprobar que no se hablaba de él.



Continuó así hasta el lunes 23 de abril. Antes de la medianoche se detuvo en una cabina telefónica de Pueblo, Colorado, a 2,400 kilómetros de Santa Cruz. Marcó el número de teléfono de esa ciudad e inmediatamente reconoció la voz de su interlocutor, Andy Crain, uno de los policías uniformados que frecuentaba el bar Jury Room. Ed Kemper pidió que le pusieran en comunicación con Charles Scherer, encargado de la investigación criminal. Le dijeron que éste no entraba de servicio hasta las nueve de la mañana, pero el asesino insistió en que le avisaran. Crain, creyendo que hablaba con un excéntrico desocupado, bromeó con él durante unos minutos, hasta que el interlocutor se identificó, llamándolo además por su nombre de pila. Aún escéptico, Andy accedió a ponerle en contacto con Charles Scherer.



El teléfono usado por Kemper


Cuando volvió a llamar a la 01:00 horas, le contestó otro policía, el cual le dijo que Charles Scherer no estaba y colgó bruscamente. Kemper se sentó en el coche tratando de dormir. Excitado por la cafeína y la falta de sueño, sentía crecer en su interior el ansia de sacar las armas y disparar hasta que lo mataran de un tiro. El único problema era afrontar su propia muerte. Le aterraba la violencia; una de las razones que le llevó a llamar desde una cabina era que si se producía un enfrentamiento con los policías, éstos dispararían primero y preguntarían después. A las cinco de la mañana llamó de nuevo. Ahora había otro agente a la escucha. La comunicación era defectuosa y Kemper tuvo que vociferar un par de veces “asesinato de una estudiante”, hasta que lo tomaron en serio. Les confesó quién era, la matrícula de su coche y que había matado a unas ocho personas. El policía, el agente Conner, dijo que enviaría a alguien a buscarle. Kemper replicó: “Y yo me cago en usted. Llevo en la cajuela doscientos cartuchos y varias pistolas, y no quiero ni acercarme a ellos”.



La caseta telefónica desde la cual se comunicó Kemper


Conner intentaba entretenerle en el teléfono, pero Kemper le dio la dirección de la casa de su madre y le aconsejó que mandara al sargento Mike Aluffi para registrarla. Este había estado allí pocas semanas antes haciendo unas preguntas rutinarias sobre uno de los impresos que Ed Kemper había rellenado al solicitar el permiso de armas. Siguieron hablando un rato, durante el cual Conner se convenció de que su interlocutor decía la verdad y de que estaba al borde de una nueva explosión de violencia. Kemper no podía comprender el retraso de la policía de Colorado. Por fin llegaron: Kemper interrumpió su explicación sobre los lugares donde había ocultado los cuerpos y exclamó: “Ya están aquí. ¡Vaya! Me están clavando un revólver”.



El arresto de Ed Kemper


El día en que se entregó Kemper, a última hora, un grupo se desplazó en avión desde Santa Cruz a Colorado. Estaba formado por el sargento Aluffi, que había estado en la casa de Aptos y descubrió los cadáveres, el teniente Scherer y Peter Chang, fiscal del distrito. Encontraron al detenido deseoso de hablar. Renunció a sus derechos legales y comenzó a grabar su confesión. No había en ella vacilaciones, reticencias o incoherencias. Una vez en Santa Cruz, la repitió aún más extensamente. Alardeaba de su memoria y sus dotes de observación. Era su triunfo definitivo y se complacía en él, disfrutando de la sensación de hacer palidecer a policías curtidos.



El cadáver de la madre de Kemper, hallado por la policía


Habló sobre las seis jóvenes que había matado y sobre algunas más a las que, aunque subieron al coche, dejó sanas y salvas en sus destinos, porque notaba que algo no iba bien, no estaba de humor, no tuvo oportunidad de sacar el arma o simplemente se sintió conmovido por algo. Explicó a la policía dónde podía encontrar los cadáveres y acompañó a los agentes cuando volvieron a California En estas expediciones les seguía una manada de periodistas, pero a veces el acusado insistía en que se marcharan antes de indicar los lugares exactos a los detectives. Según la policía, colaboró en todo lo que pudo y aceptó someterse al detector de mentiras, aunque no se hacía ilusiones sobre lo que estaba ocurriendo e insistía en que “todo este proceso no es más que la manera de decidir el método que va a emplear la sociedad para deshacerse de mí. Y yo, por supuesto, si fuera la sociedad, no confiaría en mí".



Las investigaciones policíacas


Los amigos de Kemper en el Jury Room no podían creer la noticia. Lo habían visto siempre como a un gigante amable y sociable, un hombre cordial, contrario a todo tipo de violencia o estallido de cólera. Los psiquiatras que lo habían atendido en el hospital de Atascadero se reunieron para tratar de comprender lo sucedido y aparte de insistir en el hecho de que habían aconsejado mantenerlo alejado de su madre, sus conclusiones fueron poco definitivas. La psiquiatría en general se vio atacada. Herbert Mullin y John Frazier, los otros dos asesinos en serie que actuaban en Santa Cruz al mismo tiempo que Ed Kemper, obtuvieron el alta, como él, en un hospital psiquiátrico. Esto creó una grieta en la confianza pública y los especialistas tuvieron que confesar que toda decisión de liberar a un enfermo mental con un historial de violencia entrañaba un gran riesgo.



A pesar de su larga y detallada confesión, los motivos de Kemper para asesinar continuaron siendo muy confusos. Él mismo proporcionó varias explicaciones incoherentes, y a veces contradictorias, sobre su comportamiento. Se divertía discutiendo con la policía y otros investigadores, tal y como había hecho previamente con los psiquiatras. Sin embargo, cuando se le preguntaba en profundidad sobre su hogar o sobre cosas de las que no deseaba hablar o ni siquiera pensar, cambiaba de tema y empezaba a describir detalladamente los crímenes y las disecciones, complaciéndose con morboso ingenio. En muchos aspectos, Ed Kemper era la personificación del clásico criminal sádico. Este sadismo se manifestaba no sólo en los asesinatos en sí, sino en el placer que sentía asustando a sus víctimas. Cuando Mary Ann Pesce no demostró ningún terror, él se sintió inquieto.



La pala utilizada por el asesino


Kemper obtenía un placer extra recorriendo de nuevo los escenarios de los crímenes, los lugares donde había enterrado a las víctimas o pasando en su coche junto a las casas de las jóvenes muertas para saborear el dolor de las apenadas familias. Su excelente memoria le permitía volver a representar mentalmente los asesinatos una y otra vez, extrayendo de ello hasta la última gota de placer. A veces disimulaba las razones de sus actos como parte de un plan maestro, como, por ejemplo, cuando aseguró que cortaba las cabezas de sus víctimas con objeto de impedir la identificación. En otras ocasiones confesó que la decapitación era un ingrediente del placer. Recordaba el momento en que cortó la cabeza de Anita Luchessa: “En aquel momento sentí un placer sexual. Era una especie de exaltación, una cosa de tipo triunfante, como el cazador que consigue la cabeza de un ciervo o un alce”.



Así presentó los crímenes en el juicio, deseaba aparecer como un loco más que como un malvado. Insistió en que mató a las chicas como había matado a su gata cuando era niño: para hacerlas suyas: “Cuando estaban vivas, las sabía distantes, sin ninguna comunicación conmigo, y yo intentaba establecer una relación”. En la búsqueda de las víctimas había una completa excitación sexual. Hablaba de “retorcimientos” cuando las buscaba y de “pequeñas sensaciones” que le recorrían el cuerpo al acercarse a la presa.



Kemper dirige a la policía al sitio donde enterró un cadáver


Incongruentemente, Kemper combinaba su desviación sexual con una moralidad remilgada. Cuando en la confesión se refería a sus víctimas, lo hacía siempre llamándolas por su apellido: señorita Koo, señorita Pesce y así sucesivamente. También aparecía esta veta puritana en su creencia de que las chicas autoestopistas se lo estaban buscando al exhibir su cuerpo en las carreteras. Los confusos sentimientos de Ed Kemper hacia las mujeres reflejaban, en cierto modo, la relación con su madre. A pesar de describirla como una “perra dominante”, la veía con una mezcla de amor y de odio.



La mayoría de los psiquiatras estuvo de acuerdo en que las muertes de las seis chicas y, por supuesto la de la abuela, se debieron a que Kemper estaba preparando el terreno para asesinar a su madre, que le había encerrado y que, según él, era culpable de la ausencia de su padre. Sin embargo, su muerte no le produjo sensación de catarsis o sentimientos de satisfacción personal; simplemente le causó una profunda depresión. En los asesinatos había un aspecto sociológico tanto como psicológico. Kemper trataba siempre de elegir víctimas de clase media acaudalada: “Yo intentaba herir a la sociedad donde más le doliera y eso era buscando futuros miembros de la sociedad burguesa: de clase alta o de clase media alta. Se pavoneaban por delante de mis narices porque podían hacer todas las malditas cosas que les vinieran en gana”.



La confesión grabada de Ed Kemper, una larga y desapasionada descripción de los asesinatos, se reprodujo en el juicio unos meses después y revolvió el estómago de los agentes de policía e hizo que perdieran el conocimiento algunos familiares de las víctimas. En Santa Cruz, Kemper pasó a ocupar una celda junto a la de Herbert Mullin, al que detestaba porque, afirmó, "había matado sin tener unas buenas razones para ello”. Aborrecía, además, las canciones que entonaba.



James Jackson, defensor público del Condado de Santa Cruz, fue el encargado de la defensa de Kemper. Era una ardua empresa, ya que su cliente lo había confesado todo y el letrado no pudo encontrar ningún psiquiatra o psicólogo que testificara a su favor. Jackson y un joven detective privado, Harold Cartwright, interrogaron a Kemper en su celda durante horas, tratando de encontrar alguna prueba de locura.



Ambos tenían la impresión de que el acusado reservaba algo, pero nunca descubrieron de qué se trataba. Por otra parte, cuando en octubre se inició el juicio presidido por Harry F. Brauer, Ed Kemper se declaró “no culpable por motivos de locura”. La primera actuación de la defensa consistió en reproducir las cintas con las confesiones del inculpado. Las familias y los amigos de las víctimas le oyeron describir disecciones, decapitaciones, planes de asesinato, compra de armas, necrofilia, destazamiento de cadáveres, apuñalamientos, disparos y enterramientos. La defensa solicitó ausentarse de la sala mientras se escuchaban las cintas, pero su petición fue denegada. Luego testificaron los forenses que habían encontrado grandes charcos de sangre seca en el interior del Ford Galaxy y los testigos de la policía que describieron el arresto del acusado.



El juicio de Ed Kemper


El 29 de octubre, Ed Kemper se presentó con una muñeca vendada. Por segunda vez desde la detención, había intentado suicidarse cortándose las venas con una pluma que le dejó un periodista e impidiendo después todo tipo de ayuda hasta que pudieron dominarlo. La mayor parte de las tres semanas que duró el juicio se dedicaron a los testigos médicos. El doctor Joel Fort describió al acusado como un maníaco sexual, pero llegó a la conclusión de que estaba mentalmente sano, aunque era un psicópata.



Otros especialistas citados por la acusación estuvieron completamente de acuerdo con su dictamen. Fort insinuaba que el diagnóstico de esquizofrenia paranoide hecho cuando Kemper tenía quince años era erróneo. Después del juicio, los psiquiatras que examinaron a Kemper y vieron su historial insistieron en que el diagnóstico primitivo era correcto.



Kemper ocupó el banquillo de los testigos el 1 de noviembre. Apareció emocionado, lloroso a veces y en un estado de nervios que nunca mostró en sus declaraciones ante la policía. Cuando le preguntaron por qué había confesado, afirmó: “Quiero ayuda. Si voy a una penitenciaría, me encerrarán en un cuarto pequeño, donde no podré hacer daño a nadie y quedaré libre de todas mis fantasías”.



Vacilante, Kemper trató de describir su mundo imaginario; empezó con las visiones de paz y bienestar de su primera infancia, y continuó con las fantasías de adolescente pervertido en el hospital psiquiátrico de Atascadero y sus espeluznantes sueños de matanza total. En sus conclusiones, el abogado defensor James Jackson, presentó a su cliente como un campo de batalla entre el bien y el mal, donde una parte de su carácter “lucha por estar con nosotros y la otra se escabulle a su propio mundo de fantasía, donde se siente feliz”.



A pesar de la elocuencia de la defensa, el jurado permaneció reunido durante cinco horas antes de declarar al acusado culpable de ocho cargos de asesinato en primer grado. Puesto que la pena de muerte en aquellos años estaba prohibida en el Estado de California, el juez Brauer condenó a Ed Kemper a cadena perpetua, con la firme recomendación de que nunca obtuviera la libertad. No hubo apelación. Desde la condena, el 8 de noviembre de 1973, Ed Kemper comenzó a cumplir las ocho sentencias a cadena perpetua en el California Medical Facility de Vacaville. En la época de dicha condena, la ley californiana permitía la libertad condicional a los sentenciados a cadena perpetua una vez transcurridos seis años en prisión. Ed Kemper comenzó a solicitarla en 1978, pero la comisión se la denegó y lo siguió haciendo cada vez que la presentó.



El fiscal


Kemper utilizaba su humor negro en parte para divertirse pero las más de las veces, lo hacía para impresionar a quienes le escuchaban. Le gustaba reírse tanto del dialecto californiano como de sí mismo, y en sus declaraciones afirmó que le gustaba decapitar a las autoestopistas como medio para “descubrir qué les pasaba por la cabeza”, o que cortarles las manos a dos de sus víctimas había sido producto de “una segunda reflexión”. Se sirvió de los trucos humorísticos al uso en Hollywood para impresionar a una entrevistadora enviada por una revista de detectives que intentó sonsacarle su actitud con las mujeres: “¿Qué piensa ahora cuando ve a una joven guapa caminando por la calle?” Kemper respondió: “Una parte de mí dice: ‘Guau, qué chica tan buena, me gustaría salir con ella’; la otra parte dice: ‘¿Cómo se vería su cabeza clavada en una estaca?’”






Entrevista con Kemper para una revista


En 1988, la Corte rechazó un informe psiquiátrico del doctor Jack Fleming, en el que lo describía como “apto para quedar en libertad”. En 1977, Kemper solicitó una autorización para que le operasen en una zona del cerebro, ya que deseaba “reconducir los circuitos eléctricos del cerebro”, pero su petición fue denegada. El doctor Hunter Brown, de Santa Mónica, California, se había ofrecido a realizar gratuitamente la operación. En 1981, Kemper recibió públicamente un premio por sus trabajos de reproducción de libros para ciegos con un equipo de quince reclusos a sus órdenes.



Años después, Robert K. Ressler, ex agente del FBI e investigador, quien acuñó el término de “asesinos seriales” y desarrolló un sistema para crear perfiles de criminales, realizó una entrevista con Kemper en la prisión. Incluida en su libro Asesinos en serie, Ressler narra así la tenebrosa experiencia: “Estaba terminando mi tercera entrevista con Edmund Kemper, un hombre enorme que medía dos metros y cinco centímetros, pesaba casi 136 kilos, era extremadamente inteligente, había matado a sus abuelos durante su infancia, había pasado cuatro años en reformatorios y, al salir, había matado a ocho personas más, entre ellas, su madre. Le habían caído siete cadenas perpetuas consecutivas. Había ido a entrevistarle a la prisión de Vacaville, California, en dos ocasiones más, la primera con John Conway y la segunda con Conway y mi colega en Quantico, John Douglas, al que estaba introduciendo en este campo. Durante la entrevista profundizamos bastante en el pasado de Kemper, sus motivaciones para matar y las fantasías relacionadas con los asesinatos. Era un hombre de gran complejidad intelectual que no sólo había matado a sus víctimas, sino que también las había decapitado y descuartizado. Nadie jamás había hablado con él de la forma en que nosotros lo habíamos hecho, ni con tanta profundidad. Yo estaba tan contento con la buena relación que había logrado con Kemper que me decidí a tener una tercera sesión con él, a solas. La conversación tuvo lugar en una celda justo fuera del corredor de la muerte, la clase de celda que se emplea para dar la última bendición a un preso que está a punto de morir en la cámara de gas. Aunque Kemper no estaba aislado de la población reclusa general, éste era el lugar que las autoridades habían elegido para nuestra entrevista. Tras conversar con Kemper en esta celda cerrada y claustrofóbica durante cuatro horas, tocando temas relacionados con las conductas más depravadas, consideré que habíamos llegado al final y pulsé el botón para avisar al guardia que me dejara salir.



“No apareció nadie, así que seguí con la conversación. La mayoría de los asesinos en serie son personas solitarias pero, aun así, les gusta todo lo que alivie el aburrimiento de la cárcel, como mis visitas. Piensan en muchas cosas y, cuando tienen delante a un buen entrevistador, tienden a hablar. También es bastante fácil prolongar las conversaciones con ellos. Sin embargo, Kemper y yo ya habíamos llegado al término de nuestra entrevista y, después de unos minutos más, pulsé el botón por segunda vez, todavía sin respuesta. Quince minutos después de la primera vez, pulsé el botón por tercera vez y nadie vino. Debió de pasar una expresión de miedo por mi cara, a pesar de mis intentos por mantener la calma y la frialdad, y Kemper, muy sensible a la psique de los demás (como la mayoría de asesinos), la detectó. ‘Tranquilo. Están cambiando de turno y dando la comida a los que están en las zonas de seguridad’. Sonrió y se puso de pie, acentuando su tamaño enorme. ‘Puede que tarden quince o veinte minutos en venir por ti’.



“Aunque creía mantener una actitud de calma y tranquilidad, estoy seguro de que esa información provocó señales de pánico más claras en mí y Kemper reaccionó ante ellas. Me dijo: ‘Si ahora se me cruzaran los cables, ¿no te parece que lo pasarías mal? Te podría arrancar la cabeza y ponerla sobre la mesa para que el guardia la viera al entrar’.



“Mi cabeza daba mil vueltas. Me imaginaba cómo vendría por mí con sus largos brazos, inmovilizándome contra la pared, estrangulándome y retorciendo mi cabeza hasta romperme el cuello. No necesitaría mucho tiempo y, con la diferencia de tamaño que mediaba entre los dos, seguro que acabaría rápidamente con mi resistencia. Él tenía razón: me podía matar antes de que yo o cualquier otra persona pudiera hacer algo al respecto. Le dije, pues, que si se metía conmigo, tendría serios problemas. Se burló: ‘¿Qué pueden hacer? ¿Impedirme ver la tele?’ Contesté que con total seguridad terminaría encerrado en «El Agujero» (la celda de aislamiento), durante un periodo extremadamente largo. Los dos sabíamos que el aislamiento del Agujero deja a muchos reclusos al menos temporalmente locos.



“Kemper le restó importancia, diciendo que ya era un experto en eso de estar en la cárcel, que podría aguantar el dolor del aislamiento y que ello no duraría para siempre. Al final, su situación volvería a ser más normal y los inconvenientes no serían nada en comparación con el prestigio que ganaría entre los otros reclusos por haberse cargado a un agente del FBI. Mi pulso corrió los cien metros planos mientras intentaba pensar en algo que decir o hacer para impedir que Kemper me matara. Estaba bastante seguro de que Kemper no lo haría, pero no tenía la total seguridad, ya que, a final de cuentas, se trataba de un hombre extremadamente violento y peligroso que, como él decía, tenía muy poco que perder. ¿Cómo había podido ser yo ser tan estúpido como para entrar en ese cuarto sin acompañante? De repente, supe cómo me había metido en esa situación. ¡Que precisamente tuviera que ser yo el que cayera en la trampa! Había sucumbido a lo que los estudiantes de las situaciones con rehenes conocen como el «Síndrome de Estocolmo». Me había identificado con mi secuestrador y le había otorgado mi confianza. A pesar de haber sido el instructor jefe del FBI en tareas de negociación de rehenes, ¡había olvidado este dato fatal! La próxima vez no sería tan arrogante como para pensar que había logrado una buena relación con un asesino. La próxima vez.



“Le dije: ‘Ed, no me digas que crees que vendría aquí sin tener algún modo de defenderme’. Contestó: ‘No me jodas, Ressler. Aquí no te dejarían entrar con armas’. Kemper tenía razón, por supuesto. Los visitantes no pueden llevar armas dentro de las cárceles por temor a que los reclusos las cojan y las empleen para amenazar a los guardias o escaparse. No obstante, señalé que los agentes del FBI disfrutaban de algunos privilegios especiales que los guardias normales, policías y otras personas que entraban en una cárcel no tenían.
“‘Entonces, ¿qué tienes?’
“‘No voy a revelar lo que pueda tener o dónde lo pueda llevar’.
“‘Venga, venga. ¿Qué es? ¿Una pluma con veneno?’
“‘Quizá, pero también hay más tipos de armas’.
“Entonces Kemper se puso a pensar. ‘Artes marciales, pues. ¿Karate? ¿Eres cinta negra? ¿Crees que podrías conmigo?’



“Con eso, pareció que la situación había cambiado un poco, si no se había invertido del todo. Había un matiz casi de cachondeo en su voz; eso deseaba yo, al menos. Pero no estaba seguro y Kemper comprendió que yo no estaba seguro e intentó seguir desconcertándome. Sin embargo, para entonces ya me había serenado un poco y pensé en mis técnicas de negociación de rehenes, la más importante de las cuales es que hay que seguir hablando y hablando y hablando, porque ganar tiempo siempre parece calmar los ánimos. Hablamos un rato sobre las artes marciales, que muchos presos aprenden para poder defenderse en el duro entorno penitenciario, hasta que finalmente apareció un guardia y abrió la puerta.



El investigador Robert K. Ressler


“El procedimiento normal es que el entrevistador se quede en la habitación mientras el guardia lleva al preso de vuelta a su celda. Cuando Kemper se dispuso a salir con el guardia, me puso la mano en el hombro.
“‘Sabes que sólo estaba bromeando, ¿verdad?’
“‘Por supuesto, Ed’, dije, soltando un gran suspiro. Me propuse no volver nunca a ponerme ni a mí, ni a ningún otro entrevistador del FBI, en una situación similar. Desde entonces, nuestra política fue la de nunca entrevistarse a solas con un asesino, violador o agresor de niños convicto, y hacerlo siempre en pareja”.



Ilustración de Mauricio Torres




VIDEOGRAFÍA:

Ed Kemper en Killing of America (subtitulado en español)
video


Ed Kemper en Índice de maldad
video


Ed Kemper en Pasajes del Terror
video

Kemper (trailer)
video



BIBLIOGRAFÍA:






























FILMOGRAFÍA:


32 comentarios:

Anonymous dijo...

Hola, visito este blog cada semana desde hace un par de meses ya, y sin embargo nunca termino de sorprenderme por lo que una persona es capaz de hacer.
Felicidades por este blog, es muy completo e interesante (aunque seria mejor que no existiera por no existir los asesinos seriales, pero eso es simplemente imposible).
En fin, espero que estes bien, esperare hasta el proximo domingo.
Saludos,
Pilar

el mike dijo...

si, es impresionante toda la informacion que compilas sobre cada tema, felicidades

Anonymous dijo...

Estos son los tipicos casos que molan. Es decir, interesantes. Enhorabuena


El cazador de cabezas si, Atila no

Guedea dijo...

Es la primera vez que entro, di aquí por goglear "algo" y terminé leyendo la biografía de Bathory en este espacio. Será uno de mis favoritos de hoy en adelante y lo recomendaré. Es un blog muy bien organizado.

FridArte dijo...

se está filmando la película sobre el caso. consultar: www.escritoconsangrefilme.blogspot.com
Con imágenes del rodaje y un cronograma del día a día de la filmación

the Mauro Joker el freak's dijo...

Muchas Gracias por poner mi dibujo, este momento lo esperaba desde hace mucho, Ed Kemper es mi asesino serial favorito, pero no se preocupen, no es por lo que hizo sino por la forma de ser, y como mira el mundo un ser tan desafortunado e inteligente al mismo tiempo.

PETICIÓN: me llamo MAURICIO TORRES no ROBLES, podrías cambiar eso, muchas gracias, siempre fiel al mejor blog de la red.

Escrito con Sangre dijo...

Estimado Mauricio:

Hemos cambiado ya el apellido en el crédito de tu dibujo. Agradecemos además tu colaboración. No dejes de leernos y de dejar comentarios.

Anonymous dijo...

sou português,e e primeira vez que visito este blog.
esta muito bem concebido e possui uma enorme quantidade de informação.
adorei parabens. continua assim.

Lordc dijo...

Impresionante la Biografia... Tambien es mi asesino "favorito", (sin animos de imitacion claro).

Muy bien escrita y documentada, hacia falta una pagina asi en español.

Manttenganse asi.

Anonymous dijo...

Que feo quedarse encerrado con un asesino en serie en una celda y más con uno de 2 metros y 135 kg!!

Anonymous dijo...

Impresionante la información que tienen en este blog, como muchos de los lectores he quedado impresionado y me he vuelto fan de éste, pero quisiera saber si tienen alguna información de Richard Ramírez,también conocido como Night Stalker.

Anonymous dijo...

wow mmm aunque mi asesino es henry lee lucas
su vida me parece una novela
en fin muy bueno

Anonymous dijo...

He leido la historia de Ed Kemper de principio a fin, excelente. Si tuviera a Ed delante de mí, lo invitaría a jugar una partida de ajedrez. Inteligentísimo. Recuerdo otros nombres como Ted Bundy, Henry Lee Lucas y Ottis Toole, Harvey Murray Glatman, John Wayne Gacy, lectura muy entretenida. Cuando me toque el día jugaré ajedrez allá arriba( o abajo, depende) con Ted, Henry y Harvey. Gracias por el blog. Saludos.-
Daniel

Anonymous dijo...

Buen blog, pero en esta entrada te podrías haber ahorrado las fotos de esos pobres animales, que no aportan nada a todo esto. Porque si en las otras entradas pones fotos de los cadáveres de las víctimas es porque son fotos oficiales, de documentos y demás; pero aquí sobran, la verdad.

Un saludo.

Anonymous dijo...

cual es el caso de usar fotos de animales asesinados? me parece un recurso morboso y barato, y le resta puntos a la excelente informacion del sitio.

Anonymous dijo...

Extraordinaria reseña, mis felicitaciones por tan compleja tarea.
La escena de Ressler con Kemper es increible, voy a comprar el libro y gracias por este buen blog que nos regalas.

Adriana Garrido dijo...

AHHHHHHHHHHHHHHHH!!!! no puedo creer que haya tenido los "OO" de matar a su madre por muy ogt que haya sido por mas que trato de imaginar el sentir de clavar un martillo en la cabeza de quien mas odio no podría hacerlo!!!!

muy bueno FELICIDADES ESCRITO CON SANGRE NO DEJAN DE SORPRENDERME, creo que esta noche tampoco podré dormir.

Anonymous dijo...

Vale este sitio esta de fabula tio y pones kada detalle eso lo hace mas interesante y muy completas las biografias muy buenos


mi correo:

zerovirus219@hotmail.com

PAMELA dijo...

HOLA LLEVO DOS DIAS ENTRANDO A SU BLOG Y ESTA GENIAL ME DEJA CON LA BOCA ABIERTA NO ES POSIBLE KE HAYA GENTE TAN LOCA,,,, BUENO EL BLOG ES GENIA FELICIDADES KE BUENA INVESTIGACION.
LITTLEGIRL
oemp_littlegirl@hotmail.com

ax murder dijo...

En realidad es algo sorprendent lo k puede hacer un individuo, el blog esta chido estaria genial k hablaran d HENRY LEE LUCAS ese wey si k esta enfermo.

jpsombrerin dijo...

Me canso si el agente del FBI, Ressler, no se cagó en los pantalones con semejante burla amenazante C:

Erik el rojo dijo...

Espectacular el detalle de algunas historias, te felicito.
Una sugerencia, últimamente los comentarios se ven superpuestos sobre el contenido del blog, ¿es problemas de mi máquina o del sitio?

Anónimo dijo...

Soy fan de tu Página pero no había escrito nunca, tengo una duda y espero que no por ser una entrada del 2008 no me puedas aclarar, tambien fue canival?? por que es la primera vez que lo escucho???
tambien para mi este Sr. es de mis asesinos favoritos , que horror como suena
saludos
paola

Anónimo dijo...

Holaaaa
quiero hacer una pregunta
Ed Kemper fue un canibal????

Diana dijo...

ok, esto va para el comentario de arriba.
Pues si. Kemper fue canival, si no me equivoco con 2 chicas (esa parte no estoy segura), creo que hizo macarrones con la carne. Si no me creen, vallan a la pagina oficial de Stephane Bourgoin,ahi el mismo Stephane narra brevemente lo que dijo el asesino, el le hizo una entrevista a Kemper en 1991.
Por suerte hay un video que circula por la red en la que es la entrevista completa, no mas de 20 minutos. Aunque hay algunas escena cortadas, por ejemplo cuando Kemper habla sobre su madre y empieza a sollozar, esa parte la cortaron. Lamentablemente el video esta en ingles, pero subtitulado en frances. Bueno, les diria mas pero ya me canse de escribir jejeje.

Anónimo dijo...

[He leido la historia de Ed Kemper de principio a fin, excelente. Si tuviera a Ed delante de mí, lo invitaría a jugar una partida de ajedrez. Inteligentísimo. Recuerdo otros nombres como Ted Bundy, Henry Lee Lucas y Ottis Toole, Harvey Murray Glatman, John Wayne Gacy, lectura muy entretenida. Cuando me toque el día jugaré ajedrez allá arriba( o abajo, depende) con Ted, Henry y Harvey. Gracias por el blog. Saludos.-
Daniel]

^^^^ Me llama la atención este comentario...No cabe duda....

Por un lado casi entiendo lo que dices, este tipo de individuos tienen un halo muy especial en cuanto a su personalidad, pero NOOOO.... de tenerlos en frente preferiría meterles una bala a cada uno en la cabeza.

DrakoHipHop LN dijo...

Realmente, que mente retorcida hay que tener para realizar dichas acciones..
Por cierto, ¡el articulo esta
más que completo! ¡felicitaciones!
Saludos.

Anónimo dijo...

De alguna extraña manera me gustaría tomar un café con este hombre, me parece de lo más intrigante.

Anónimo dijo...

wow excelente articulo. una pregunta ed kemper todavia vive porque hoy tendria 67 años.

Anónimo dijo...

dio porco

VENANCIO HEREDIA dijo...

Muy buena investigación!
Sólo a mi parecer le quita rédito las imágenes de las mascotas muy rebuscadas.
Me gustaría se tenga en cuenta para futuros posts solo el uso de imágenes que realmente tengan que ver con el caso, ojo según mi opinión lo hacen más formal.
Con respecto a la última entrevista del agente del FBI con el criminal, fue la mejor parte de la investigación sin dudas! Lo he disfrutado mucho!
Saludos!.

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo que algunos lectores que alaban y se sientan fans de este tipo de asesino. parece ser que aplauden sus crimenes y lo ven como un idolo.