Diane Downs: "Lady Muerte"



“Cuando leas esto, acuérdate de mí
y tenme presente en tus pensamientos.

Que el mundo diga lo que quiera.
Habla de mí tal como tú me ves”.
Poema escrito por Diane Downs


Diane Elizabeth Downs nació con el apellido Frederickson el domingo 7 de agosto de 1955, a las 19:35 horas, en el Hospital del Buen Samaritano en Phoenix, Arizona (Estados Unidos). Era hija de Wes y Willadene Frederickson, la cual tenía diecisiete años al nacer Diane. Wes tenía veinticinco años y trabajaba para el Servicio Postal de Estados Unidos. Él y su esposa además formaban parte de la Iglesia Baptista del Sur. Sus hermanos menores fueron John, Kathy, James y Paul Frederickson. Diane siempre obtuvo excelente calificaciones en el colegio y obtuvo 125 en la escala de coeficiente intelectual de Wechsler; era casi un genio. Pero no era popular en la escuela, se llevaba mal con sus compañeros y tenía serios problemas para socializar.



La joven Diane Downs


A los doce años, ocurrió un evento que marcó a Diane. Su padre, Wes Frederickson, comenzó a abusar sexualmente de ella. Este acoso duró alrededor de un año. Entraba en su cuarto por las noches y la llevaba a “dar paseos”, durante los cuáles la tocaba. Según Diane, no hubo penetración, pero sí “palabras, tocamientos, caricias”. Ella se acostaba vestida, con terror a que su padre llegase del trabajo y fuera a buscarla. Pese a todo, aparte de repugnancia Diane experimentaba un placer culposo. Desde entonces, aprendió a relacionar el sexo con el poder. Durante uno de esos paseos en automóvil, su padre le dijo que se quitara la blusa; cuando ella lo hizo, él le pidió que se despojara del sujetador. Diane comenzó a gritar, histérica. No se habían dado cuenta de que un patrullero iba detrás del coche. El policía los detuvo, interrogó a Diane a solas pero ella negó que algo sucediera; años después, declararía que había pensado que, si encarcelaban a su padre, su familia no tendría casa ni comida. Luego el oficial habló aparte con su padre. A partir de ese momento, el acoso sexual cesó. Diane nunca supo de qué hablaron.



A los trece años, trató de suicidarse cortándose las muñecas, pero sólo se hizo algunos cortes superficiales. Un año después, tomó un curso de arreglo personal. Padecía un marcado prognatismo y su rostro mostraba una extraña proporción, pero aún así era una chica muy atractiva. Fue a los quince años cuando Diane conoció al que sería su esposo: Steve Downs, quien le llevaba solamente un año de edad. Ambos estudiaban en la Escuela Superior de Moon Valley, en Phoenix. Poco después se hicieron amantes; pero esto no cambió que Diane siguiera siendo una alumna brillante, que siempre figuraba en el Cuadro de Honor.



Steve Downs


La muerte tocó repetidas veces a Diane durante un corto periodo: a los diecisiete años, murieron sus dos abuelos paternos en un accidente automovilístico, un choque frontal a causa de un conductor alcoholizado que viajaba a exceso de velocidad. Poco después, Steve Downs conducía un tractor cuando Wes, el padre de Diane, llamó a “Eric”, el perro cocker spaniel de Diane. El animal se atravesó y el tractor lo aplastó; mientras aún agonizaba, Wes Frederickson lo remató de un escopetazo ante los gritos de Diane. También fue Wes quien mató a escopetazos a varios gatos enfermos. Diane declararía sobre ese incidente: “Perdí la noción de todo. Recuerdo el sonido de la escopeta y lo siguiente que supe fue que estaba en mi cuarto poniéndome una blusa limpia. Supongo que eché a correr cuando oí la escopeta. Me encontraron más tarde caminando por la carretera. Tenía el pie ensangrentado, como si le hubiera dado una patada a algo. Permanecí una hora en estado de amnesia completa (…) Mi padre me sermoneaba durante horas. Me acorralaba en un rincón y decía: ‘Mírame. No mires hacia la mesa. No mires al techo’. La presión a la que me sometía me hacía arañarme la cara. Me había estado rebelando desde los doce años y todo lo que podía hacer era arañarme la cara”.



Tras graduarse, Steve Downs se fue un tiempo a la marina y Diane ingresó a la Universidad Bíblica Baptista de la Cosa del Pacífico. Después de dos semestres, la expulsaron. Algunos dicen que a causa de la multitud de parejas sexuales que Diane tuvo; otros, que a causa de la profanación del altar de la iglesia, cuando Diane y un compañero suyo tuvieron sexo allí, lo cual es bastante inverosímil. A los dieciocho años, Diane se fue a vivir con Steve Downs. Se casaron el 13 de noviembre de 1973. Pero a Steve le encantaban los autos… y las mujeres. Durante su matrimonio, tuvo varias amantes. La primera de ellas, al mes de su matrimonio. Incluso, le pidió a Diane que le planchara los pantalones para ir a su cita de amor. Tampoco quería hijos, pero Diane estaba obsesionada con la idea de la maternidad. Se embarazó sin consultar a su esposo: él tenía dieciocho años y ella, diecisiete. Su primera hija fue Christie Ann Downs. Steve siguió con su ritmo de vida, pero además se volvió violento: golpeaba a Diane. Ella misma declararía: “Me agarraba del cuello, me zarandeaba, me tiraba al suelo, me golpeaba casi todos los días”.



Christie Downs


Poco tiempo después, Diane se embarazó de nuevo; su segunda hija fue Cheryl Lynn Downs, quien nació el 10 de enero de 1976. Después de ello, Steve Downs se hizo la vasectomía; pero se la practicaron mal y Diane volvió a embarazarse. Esta vez, decidió abortar. Tenía seis semanas de embarazo cuando lo hizo. Llamó “Carrie” al aborto y durante muchos años, esta imagen la obsesionó. Diane comenzó a experimentar rechazo hacia el placer sexual. Pese a ello, buscaba incesantemente tener amantes. Parecía una manera de autoafirmarse, dada la mala relación que sostenía con su esposo. En su trabajo en una fábrica de remolques, tuvo tres aventuras con compañeros de trabajo. Uno de ellos era Russ Phillips, un chico de diecinueve años. Diane salía a la cinco de la mañana de su casa, iba a la casa de Russ y tenían relaciones sexuales. A las siete entraban a trabajar. Uno de esos días, Steve Downs siguió a su esposa y la encontró en la cama, desnuda, haciendo el amor con el chico. Hubo una escena terrible, pero el daño estaba hecho: Diane quedó embarazada de su amante. Fue su tercer hijo: Steve Daniel Downs nació el 29 de diciembre de 1979. Pese a saber que no era hijo suyo, Steve Downs lo adoptó.



La familia Downs


Diane y Steve se mudaron después a Chandler, Arizona. Diane comenzó a trabajar repartiendo correo. Para 1980, Diane vio un programa de televisión: Donahue Show, que hablaba acerca de las madres de alquiler. El programa la impactó tanto, que de inmediato escribió a Kentucky, a la clínica encargada del programa, para ofrecerse como madre de alquiler. Tras pruebas y entrevistas, fue aceptada en el programa, aunque dos de los entrevistadores mostraron sus dudas y mencionaron que padecía de Trastorno Histriónico de la Personalidad. Pero como genéticamente estaba bien, no hubo mayor problema.



La casa de los Downs


Poco después, Steve y Diane se divorciaron. Ella comenzó de inmediato a tener amantes. Para septiembre de 1981, fue inseminada en la Clínica de Madres Sustitutas y quedó embarazada. Siguió trabajando como repartidora de correo hasta que dio a luz en mayo de 1982. Entregó a su nueva hija y recibió $10,000.00 dólares como compensación. Con ello pagó una vieja deuda y además se compró un bungalow en Chandler. Tiempo después, la misma Diane pondría su propia agencia de madres sustitutas.



Para julio de 1982, se hizo amante del hombre que la obsesionaría toda su vida: Robert Knickerbocker, un cartero casado. A Robert se le conocía como “Nick” (en la novela Pequeños sacrificios de Ann Rule, se cambió el nombre de Knickerbocker a “Lew Lewinston”, para no dañar su intimidad). Con el tiempo, Diane y Nick se hicieron un tatuaje igual: una rosa roja en el hombro derecho, con el nombre del otro. Su relación con Nick se vio reflejada en los Diarios que Diane escribía de manera compulsiva. Muchos de ellos estaban redactados en forma de cartas dirigidas a Nick. Más allá de frases ardientes y sueños utópicos sobre una vida en común, no hay en aquellos diarios nada que indique que Diane planeara cometer un acto sangriento.



Robert “Nick” Knickerbocker, el obsesivo amor de Diane Downs


El 9 de octubre, el bungalow de Diane se incendió. La agencia de seguros revisó todo completamente y su dictamen fue contundente: incendio accidental causado por un corto circuito. Diane cobró $7,000.00 dólares del seguro. Con el tiempo, la fiscalía también diría en el juicio de Diane (sin fundamentos) que el incendio del bungalow había sido provocado, sin tomar en cuenta el dictamen de la compañía aseguradora.



Diane se mudó a Springfield, Arizona. Allí, le caía mal a las personas, sobre todo a las mujeres. Contribuían a ello su necesidad casi patológica de ser el centro de atención; el que fuera una mujer joven y guapa; que su sexualidad fuera franca y abierta; que le gustaran los hombres casados y tuviera varios amantes; que hablara sin cesar y que inventara historias todo el tiempo. Pero si las mujeres la detestaban por celos, los hombres querían estar cerca de ella.



Mapa de Springfield


Era muy atractiva sexualmente, bebía con ellos y no exigía mayores compromisos a la hora de acostarse con alguien. En la cama era muy agresiva, le gustaba el sexo duro, otra cosa que a muchos los atraía. Además, era independiente económicamente. Si era prognata, mitómana y mentía compulsivamente no era relevante a la hora del sexo. Diane Downs se había convertido en fan del grupo de rock Duran Duran; llevaba siempre en cassette el álbum Río y escuchaba insistentemente el tema “Hungry like the wolf”. Hasta eso sería utilizado en su contra en el juicio, al alegar que se trataba de una canción sexualmente agresiva.



Río, el álbum de Duran Duran


El 19 de mayo de 1983, a las 21:40 horas, Diane Downs salió de casa de su amiga Heather Plourd. Sus tres hijos habían estado mirando un caballo que Ploud poseía. Diane le había llevado un recorte de periódico con una información que su amiga necesitaba, ya que no tenía teléfono. Había permanecido allí quince o veinte minutos. Luego Diane y sus hijos subieron a su automóvil y se marcharon. Los niños se quedaron dormidos en el camino de regreso.



Esa misma noche, de las 19:00 a las 21:30 horas, la Junta Directiva del Club de Campo de Springfield había estado sesionando. La edificación y el terreno del Club de Golf se hallaban cerca de la carretera de Marcola y Sunderman. Basil Wilson, uno de los miembros, se hallaba sentado frente a un monitor en las instalaciones del club cuando vio a un hombre desaliñado que entró en las instalaciones. Llevaba una bolsa de punto, color verde o azul, colgada al hombre, y el cabello largo. Parecía estar extraviado, aturdido o drogado. Wilson incluso le dio un codazo al guardia en son de broma y le dijo: "Ahí está tu relevo, ya puedes irte a casa". El tipo no era socio del club, ni conocido de nadie. Salió del club y Wilson lo vio subirse a una bicicleta.



Diane con sus tres hijos


La versión que Diane Downs dio inicialmente a la policía, y que fue modificándose a medida que los eventos transcurrían, fue que mientras ella manejaba por la carretera de Old Mohawk, había visto un automóvil amarillo estacionado. Más adelante sobre el mismo camino, un desconocido de cabello largo le había hecho señas para que se detuviera; según su descripción, tenía “alrededor de treinta años, blanco, de 1.75 de estatura, setenta u ochenta kilos. Tenía pelo oscuro, muy abundante y revuelto, barba de uno o dos días, pantalones Levis y una camiseta sucia y descolorida”. Diane pensó que había ocurrido un accidente. Se detuvo y se apeó. El tipo le había pedido entonces las llaves del auto, amenazándola con una pistola. Ella se había negado a dárselas, motivo por el cual el tipo la había empujado contra la parte trasera del auto y después había introducido la mano por la ventanilla del conductor, disparando contra los tres hijos de Diane. Según Diane, ella había fingido arrojar lejos las llaves del auto, lo cual causó enojo en el individuo, quien disparó dos veces contra ella, atinándole uno de los disparos en el brazo izquierdo, fracturándoselo. Ella empujó y pateó al tipo, subió al auto y huyó.



El interior del Nissan Pulsar rojo de Diane tras el ataque


Mientras Diane conducía, según su propio testimonio, tomó una toalla y se la enrolló en el brazo, disminuyendo la velocidad a la que manejaba. Un hombre llamado Joseph P. Inman conducía por aquella carretera y pronto llegó a estar detrás de un auto rojo, con matrícula de Arizona, nuevo, de fabricación extranjera (un Nissan o un Toyota, diría después). El auto rojo iba a diez kilómetros por hora. Durante dos minutos, Inman siguió detrás del auto, sin rebasarlo, hasta que finalmente lo hizo. Sin embargo, afirmó que no había notado nada extraño, ni gritos ni llantos, y que ni siquiera había visto al conductor. Pese a ello, su testimonio fue utilizado por la policía para aseverar que Diane Downs había conducido despacio para dejar que sus hijos murieran. Otro testimonio sobreseído por la policía fue el de John Hulce quien, cuatro días después del atentado, vio un coche amarillo en una pista forestal. El conductor lucía una barba de varios días y se ajustaba a la descripción del sospechoso y al retrato robot. Incluso le comentó a su esposa que el tipo era igual al sospechoso. Pero la policía de Springfield le dijo que aquello no era “nada importante”.



A las 22:30, el Nissan Pulsar rojo de Diane llegó al hospital McKenzie-Willamete. Se estacionó afuera y comenzó a tocar la bocina y solicitar ayuda a gritos. El doctor John McKey, médico de guardia, y las enfermeras Rosei Martin, Shelby Day y Judy Patterson salieron con un aparato para ventilación mecánica y una mascarilla de oxigeno. Rosie Martin vio a Diane de pie junto al coche.
—¿Qué ocurre?— le preguntó
—¡Alguien ha disparado contra mis hijos!— respondió Diane.



Diane vestía pantalones vaqueros y una camisa a cuadros. Según testimonios del personal del hospital, “no lloraba y parecía estar histérica. Imploró desesperadamente que hiciéramos algo”. Dentro del auto estaban Christie, Danny y Cheryl Downs. El personal de urgencias los sacó del coche y los introdujo al hospital. Los llevaron directamente a Traumatología. Solicitaron que el doctor Steve Wilhite, cirujano de tórax, regresara, pues acababa de salir. Así lo hizo.








Cheryl Downs presentaba dos orificios de bala en su espalda, uno sobre el omoplato derecho y otro debajo del omoplato izquierdo. Ya no respiraba; pese a los esfuerzos de los médicos, no pudieron reanimarla: su garganta estaba llena de sangre coagulada. Estaba muerta desde antes de llegar al hospital. Así que se concentraron en Christie y Danny.



Cheryl Downs


Danny Downs tenía una herida de bala a unos milímetros de la columna vertebral. El proyectil estaba incrustado en la espalda, cerca de las vértebras sexta y séptima. El disparo le había afectado la médula espinal. Danny Downs no volvería a caminar.



Danny Downs


Por su parte, Christie Downs tenía dos heridas de bala de calibre pequeño en el hemitórax izquierdo. Uno de los proyectiles había entrado cerca del pezón izquierdo y había salido por el omoplato. La segunda también había dado en el pecho, pero no había orificio de salida. Tenía una tercera herida con orificio de entrada y salida junto a la base del pulgar de la mano izquierda. Agonizaba. Mientras estaba en la plancha, tuvo un paro cardíaco. Lograron reanimarla. Pero tenía un pulmón colapsado y con el otro respiraba su propia sangre. La hemorragia interna volvía inútiles las transfusiones. La metieron a quirófano. Le practicaron una toracotomía.



Christie Downs en el hospital


Eran las 22:40 horas cuando el Departamento de Policía de Springfield recibió una llamada: “Empleada del hospital McKenzie-Willamete informa del ingreso de víctimas de disparos. Enviados agentes. Llegados a las 22:48”. Más tarde llegaron al hospital los padres de Diane, así como los policías. Diane los acompañó al lugar de los hechos, para que determinasen el sitio exacto y comenzara la búsqueda del desconocido que, según la versión de ella, les había disparado. No hallaron a nadie. Tras regresar al hospital, a Diane se le practicaron tres pruebas para determinar si había disparado un arma esa noche: buscaban antimonio, hierro y cobre. Las tres pruebas arrojaron resultados negativos. Los niños se quedaron internados durante semanas, tras las cuáles fueron enviados a un refugio.



Resultado de las pruebas realizadas a Diane


A Christie se le administró Dilantin durante su estancia en el hospital y su posterior recuperación, un fármaco que causa confusión mental y pérdida de memoria. Paula Krogdahl, ayudante de la fiscalía, pasaba mucho tiempo con la niña, pese a que Diane se oponía a ello. En un momento, delante de varios testigos (Paula Krogdahl entre ellos), Christie le preguntó a su madre qué les había sucedido a todos ellos, a lo que Diane respondió: “Hemos sufrido una tragedia”. Danny seguía intubado, pero iba mejorando. Pese a ello, no podía volver a caminar.



El 25 de mayo fue el sepelio de Cheryl Lynn Downs. Asistió mucha gente desconocida a mostrarle su solidaridad a Diane. Ella depositó una rosa roja sobre la tapa del ataúd. Desde ese momento, Diane dedicó varias semanas a buscar datos sobre el hombre que supuestamente había disparado contra sus hijos y contra ella. Al mismo tiempo, la policía se dedicaba a buscar pruebas de que Diane Downs era la verdadera autora de los disparos. Habían descartado en los primeros días el testimonio de Diane y se enfocaban únicamente en seguirle la pista a ella.



Pero todo era inútil: Diane había superado la prueba del detector de mentiras, había dado negativo en las tres pruebas para detectar residuos metálicos en las manos (lo que demostraba que ella no había disparado ningún arma de fuego), no habían encontrado el arma homicida (de hecho, el arma jamás apareció) y además, las balas utilizadas no correspondían con las armas que Diane tenía en su poder. Tampoco existía un móvil, aunque el fiscal insistía en que se trataba de un asunto pasional, que Diane quería matar a sus hijos para que su ex amante volviera con ella.



Primer retrato robot del sospechoso, diferente a la descripción dada por Diane


Pero la explicación de la policía estaba llena de lagunas. ¿Por qué Diane había llevado a sus hijos al hospital, en vez de rematarlos o esperar a que muriesen? ¿Cómo se había deshecho tan rápida y eficazmente del arma? ¿Por qué no había rastros de pólvora en sus manos ni en su ropa? ¿Cómo había superado el detector de mentiras? Y sobre todo, ¿qué había ganado con todo aquello? Su amante se alejó más, pues nunca le gustaron los problemas. Diane estaba herida y el disparo no podía habérselo hecho ella misma, dado el ángulo de entrada del proyectil.



Segundo retrato robot, basado en la descripción


Muchas personas llamaron en los días siguientes a la policía para indicarles que habían visto un sospechoso igual al que aparecía en el segundo retrato robot elaborado con base en la descripción que Diane Downs había hecho de su atacante. Pero el fiscal Fred Hugi parecía empeñado en demostrar que Diane era la culpable. Lo apoyaban en su cruzada Doug Welch, Paul Alton y un detective con nombre de historieta: Dick Tracy. Todos ellos, en vez de buscar al autor de los disparos y seguir las pistas dadas por otras personas, se dedicaron a buscar alguna prueba, por endeble que fuera, para señalar a Diane Downs.



Una y otra vez, sus esfuerzos no fructificaron. Entrevistaron a docenas de personas sólo para hallarse con que Diane era promiscua y mitómana, lo cual no la convertía en infanticida. Rastrearon incluso las balas que ella había disparado años atrás en el campo, pero ninguna correspondía. Incluso fueron a México a buscar más casquillos disparados con un arma sospechosa… sólo para encontrarse con que ninguno correspondía.



Dibujo de una de las balas realizado por un experto


Finalmente, Wes Frederickson insistió en que Diane se buscara un abogado. Se contrató a Jim Jagger, quien elaboró un documento para que las autoridades dejaran de acosar a los hijos de Diane, que aún seguían en el hospital. La noticia llegó a la prensa: el Register Guard del 3 de junio publicó lo ocurrido y la opinión pública se volcó a favor de Diane, por la falta de sensibilidad demostrada por las autoridades. Pocos días después, Diane fue operada del brazo herido: le extrajeron astillas de hueso y fragmentos del proyectil. Mientras convalecía, se enteró de que le habían quitado la custodia de sus hijos: el fiscal Fred Hugi había movido cielo y tierra para que juez firmara una “orden de protección”, que impedía que Diane tuviera contacto cercano con sus hijos. La fiscalía seguía sin tener una sola prueba en contra de Diane, pero la campaña de desacreditación en su contra estaba rindiendo buenos resultados.



En un diálogo real retomado por la escritora Ann Rule para su novela Pequeños sacrificios, una enfermera habla con Danny Downs mientras está en el hospital. Danny se vuelve hacia ella y le pregunta:
—¿Quién me disparó?
—No lo sé, Danny. ¿Quién?
—Aquel hombre.
-—¿Qué hombre? ¿Estaba fuera o en un coche?
—Aquel hombre.
—¿Lo conocías de antes?
—Aquel hombre fue malo conmigo.
—¿Qué hombre?
—Aquel hombre. Jack…
—¿Quién te disparó, Danny?
—Jack; como Jack el de la Habichuelas Mágicas.



Dibujo de Christie Downs describiendo a su atacante


La policía desestimó de inmediato el testimonio de Danny, alegando que “se confundían en su mente la realidad y la fantasía, como les ocurre a la mayoría de los niños”. El sentido era claro: si un testimonio no acusaba a Diane, entonces no era aceptado. Otro fragmento de la novela de Rule es revelador: el fiscal Fred Hugi le dice a su equipo, que ha dedicado meses a buscar pruebas en contra de Diane de manera infructuosa:
—Miren —recordó Fred Hugi al enfurruñado grupo de policías e investigadores—, no estamos luchando contra un ejército organizado, sino contra una sola mujer joven. Sólo una mujer contra todos nosotros. Necesariamente, acabará cometiendo algún error.



Portada de la novela de Ann Rule







Pero el supuesto error nunca ocurrió. Los medios de comunicación, especialmente la televisión, tomaron el caso de Diane Downs. La mayoría la defendieron. La cámara amaba a Diane y ella le correspondía. Le fascinaba aparecer en televisión.



Downs aseguró en una entrevista: “Todo esto comenzó porque el detective molestaba a mis hijos. No permitiré que los traten así. ¡Dejen que Christie se cure! Tal vez ella sea la única persona que pueda exculparme. Si yo hubiese disparado contra mis propios hijos, lo habría hecho mejor. Habría esperado a que muriesen y luego habría derramado lágrimas de cocodrilo. No confesaré una cosa que no he hecho. No hay ninguna prueba. Yo no lo hice y no puede haber ninguna prueba si no has hecho algo (…) En estos momentos no hay futuro. La policía tendría que estar buscando al hombre que me hirió y que podría volver a atacarme… ¡pero le está ayudando! ¿Por qué alguien disparó contra nosotros? No lo sé. ¿Por qué alguien disparó contra un empleado del 7-Eleven por treinta dólares? Yo no sé por qué hace la gente las cosas. ¿Por qué mata alguien a otro? Es absurdo (...) El sistema judicial está podrido, falseado, pervertido. Sacrificarán a cualquiera por mantener las apariencias. No han perdido un caso de asesinato en diez años. Y en este se han equivocado. No buscaron a quien lo hizo, que probablemente está ya fuera del estado, y ahora tienen que colgarle el muerto a alguien o habrán perdido un caso de asesinato, un caso al que se le ha dado mucha publicidad…”



Paula Krogdahl, de la Fiscalía, se dedicó a interrogar a Christie Downs en repetidas ocasiones. Pero la niña nunca dijo que Diane fuera responsable de los disparos, incluso ante preguntas dirigidas como “¿Has visto a mamá llevar la pistola? ¿Disparaba mamá la pistola?”. Y ante la pregunta “¿Sabes quién disparaba, Christie?”, la respuesta siempre era: “No sé”.



Otro dibujo de Christie Downs plasmando el instante del crimen


El 22 de junio de 1983, Christie Downs fue dada de alta. Susan Staffel fue a quien se le otorgó la custodia temporal de los hijos de Diane Downs. Ella y su esposo tenían una amplia experiencia cuidando niños que habían sido víctimas de violencia. Durante el tiempo que los chicos estuvieron a su cargo, más de cuatro meses, fueron visitados constantemente por el fiscal Fred Hugi, por Paula Krogdahl, por el detective Dick Tracy y por otros oficiales de policía y psicólogos de la fiscalía, como Carl Peterson. En cambio, se habían suprimido los derechos de visita de Diane Downs. Esta situación era totalmente irregular: los dos niños escucharon, durante meses, lo que la fiscalía creía y opinaba. No es extraño que, al final, Christie Downs terminara por declarar lo que el fiscal deseaba. Susan Staffel hizo también su parte; entre ella y Paula Krogdahl, construyeron los recuerdos de Christie Downs.



También comenzaron a filtrarse a los medios fragmentos de los diarios de Diane, incautados por la policía; sobre todo, aquellas partes explícitamente sexuales. Como era obvio, la pacata opinión pública de Springfield empezó a crucificarla a causa de su vida sexual. No importaba que no hubiera una sola prueba en su contra en un caso de homicidio, lo que importaba era su promiscuidad. El 27 de febrero de 1984, sin que aún hubiera prueba alguna contra Diane Downs, ella tuvo una fuerte disputa con su padre. Vivía de nuevo con sus padres, pero se sentía muy presionada por toda la situación. Al terminar el pleito, Diane le confesó a su madre el episodio de incesto y abuso sexual ocurrido en su adolescencia. Wes Frederickson lo negó. Ese mismo día, la familia tuvo que rendir declaración ante un Gran Jurado, encargado de determinar si se debía acusar a Diane del homicidio de su hija. Al volver a casa, su padre la corrió. Diane casi no tenía dinero, ni un lugar al que ir. Se fue al Foo’s, un bar cercano, junto al estadio de la Universidad de Oregon. Se sentó en un rincón mientras bebía un whisky y escribía en su diario. No sabía que el Gran Jurado había dictaminado, en secreto, que se le acusara de varios cargos: uno de asesinato, dos de asesinato frustrado y dos de agresión en primer grado. La acusación decía: “La imputada, el día 19 de mayo de 1983, en el condado precitado, causó ilícita e intencionalmente la muerte de Cheryl Lynn Downs, un ser humano, disparando contra ella con un arma de fuego; con infracción de la ley y violando la paz y la dignidad del estado de Oregon”.



El Diario de Diane Downs


El 28 de febrero en la madrugada, Diane, sentada en el bar Foo’s, seguía sin saber que la policía iba a por ella. Estaba embarazada nuevamente; ya tenía cinco meses de gestación. El padre era Matt Jensen, un nuevo amante. Diane escuchaba en el bar canciones de Michael Jackson: “Beat it” y “Billie Jean”. Escribió diecisiete páginas en sus diarios. “No puedo continuar así todas las noches. Acabaré exhausta”. Esa fue su última anotación. A las 02:00, el bar cerró. Diane salió: estaba lloviendo a cántaros. Condujo su Ford Fiesta color blanco y regresó a casa de sus padres. Entró a escondidas para poder dormir. A las 05:30, despertó, se duchó y se vistió. Era la hora de ir a trabajar. A las 06:58 horas, puntual como toda su vida, Diane Downs llegó a la Oficina de Correos, donde trabajaba. Estacionó su auto. De inmediato, todo un equipo policial rodeó el vehículo. El oficial Doug Welch le dijo burlonamente: “Hoy es el día, Diane”. Una mujer policía, llamada Chris Rosage, le leyó sus derechos. La condujeron sin esposar a una patrulla. Varios periodistas fotografiaron y filmaron el momento. Diane Downs sonreía. A partir de ese momento, su sonrisa sería su peor enemigo. Siempre que había tenido problemas, que se había sentido presionada, que era agredida, Diane sonreía. Era un gesto automático. Pero esa sonrisa incontrolable le provocaría la animadversión del jurado en el juicio por venir.



El arresto de Diane Downs


La policía registró la casa de sus padres y el automóvil. No encontraron nada comprometedor. A Diane la llevaron a la cárcel del condado de Lane, donde la ficharon. También sonrió en esas fotos. Para el 29 de febrero de 1984, los periódicos hablaban del asunto: Diane Downs había sido acusada y arrestada. La opinión pública, que empezaba a serle cada vez más adversa, la bautizó como “Lady Die” (“Lady Muerte”), en un juego de palabra con el nombre de la princesa Lady Di, a quien Diane Downs se parecía mucho físicamente. En la cárcel cometió otro error: se convirtió en la cachonda amiga por correspondencia de Randall Woodfield, conocido como “El Asesino de la I-5”, un terrible asesino en serie acusado de matar a docenas de mujeres. Él y Diane Downs se escribían ardientes cartas explícitamente sexuales.



Randall Woodfield


El juicio fue un espectáculo mediático. Diane no podía contener la sonrisa que afloraba cada vez que estaba bajo presión. El testimonio de Cheryl Downs fue devastador:

Fred Hugi: ¿Qué hacía tu mamá mientras acariciabais al caballo y le dabais comida?
Cheryl Downs: Hablaba con su amiga.
FH: ¿Recuerdas el nombre de su amiga?
CD: Sí, Heather.
FH: Cuando se separaron de Heather, ¿recuerdas si estaba claro u oscuro?
CD: Estaba oscuro.
FH: ¿Quién iba en el coche cuando salieron de casa de Heather?
CD: Mamá, Cheryl y Danny, y yo también.
FH: Cuando el coche se paró, ¿viste a alguna otra persona por allí?
CD: No.
FH: ¿Qué hizo tu mamá cuando se paró el coche?
CD: Salió y accionó la palanca que abría el maletero.
FH: ¿Pudiste ver qué hizo tu mamá después de accionar la palanca del maletero?
CD: No miré hacia atrás.
FH: Bien. ¿La viste volver a entrar en el coche?
CD: Sí.
FH: ¿Qué viste entonces?
CD: Se puso de rodillas y...
FH: ¿Qué viste? ¿Nos has dicho que se inclinó sobre el asiento?
CD: Sí.
FH: ¿Qué ocurrió luego?
CD: Disparó sobre Cheryl.
FH: ¿Y tú le viste hacerlo?
CD: Sí.
FH: ¿Seguía sonando la música?
(No hay respuesta).
FH: ¿Recuerdas qué sucedió después de que viste a Cheryl recibir el disparo?
CD: Sí.
FH: ¿Qué sucedió?
CD: Ella se inclinó hacia el asiento trasero y disparó contra Danny.
FH: ¿Qué ocurrió después? ¿Qué ocurrió después de recibir Danny su disparo?
CD: Ella se levantó y fue a la trasera del asiento en la...
FH: ¿Recuerdas cuándo recibiste tú el disparo?
CD: Sí.
FH: ¿Quién te disparó?
CD: Mi mamá.
FH: ¿Recuerdas qué pasó después de que recibiste el disparo?
CD: No.
FH: Christie, ¿amas todavía a tu mamá?
CD: Sí.



En el juicio se utilizó hasta la canción que Diane llevaba puesta en su auto, “Hungry like the wolf” de Duran Duran, como prueba en su contra. Se reprodujo la canción para demostrar, una vez más y con la típica necedad de los abogados, que una canción podía impulsar a alguien a matar. Aún una canción tan banal como esa. Luego salió a relucir que Diane tenía solamente cuatro cintas en su auto: los álbumes The Beat, Saga, Men at Work y Río. Una mujer afuera del tribunal declaró a los periódicos: “Ella es inocente. La están crucificando”. Alguien dentro de la sala pregunta: “¿Y si no es culpable? ¿Y si sólo deseamos que lo sea a causa de su depravada personalidad?”



Diane Downs durante el juicio


Diane Downs fue declarada culpable. Tras pronunciar el jurado su veredicto, el juez Greg Foote, que todo el tiempo favoreció la actuación de la Fiscalía, hizo una celebración en la parte alta del Tribunal: invitó a todo su equipo a festejar el veredicto con una botella de champagne y fresas, un acto inusitado que no tenía parangón. Semanas después, el mismo juez fijaría la sentencia: cadena perpetua más cincuenta años. “El Tribunal espera que la acusada no vuelva a estar jamás en libertad. He hecho todo lo posible porque así sea”, declaró. El 27 de junio nació Amy Elizabeth Downs, la última hija de Diane, quien había pasado sus meses de gestación entre la cárcel y el Tribunal. Pasó con ella un rato y luego se la quitaron para darla en adopción, ya que su padre biológico se desentendió de ella.



Diane Downs durante su último embarazo


La novela de Ann Rule, Pequeños sacrificios, contribuyó a crear la imagen de Diane Downs como una sociópata pura. Basada en esa obra, se filmó una miniserie para la televisión, protagonizada por Farrah Fawcett. Anne Rule escribió también otras biografías de asesinos: Jerome Brudos, Harvey Carignan, Randall Woodfield y Ted Bundy; este último fue amigo cercano de la escritora durante muchos años.



Farrah Fawcett en el papel de Diane Downs


Los prejuicios alimentados por las autoridades policiales, que habían desembocado en la condena de Diane Downs, resurgieron con la publicación de la novela, donde se presentaban los hechos de forma tendenciosa. Años después de los acontecimientos, la autora, Anne Rule, se presentó en el programa de Oprah Winfrey y declaró ante toda la audiencia, tras una pregunta concreta de la conductora, que lo que más había prevalecido en su novela era su imaginación: “Yo imaginaba lo que Diane podría haber sentido, dicho o pensado. Mi caracterización de Diane fue imaginaria“.






Ann Rule


La misma escritora dijo en un párrafo de su obra algo que, según los defensores de Diane, podría adaptarse perfectamente al testimonio de su hija: “Todo recuerdo queda deformado, influido y sesgado por la percepción individual. Lo que ha sucedido no importa tanto como lo que recordamos. Esa mente-espejo congela sus propias imágenes”.



En el libro, Rule se desvive en agradecimientos al Fiscal y a su equipo, así como a los miembros de la policía que intervinieron en el caso. También usa un sinnúmero de adjetivos para enjuiciar a Diane Downs y ensalzar a los miembros de la Fiscalía. En algún momento, compara textualmente a Diane con “una perra, una cerda”. Hace hincapié en que el Fiscal es un hombre tan preocupado por la suerte de los niños, que toda su vida se ve alterada. Afirma que ya los ama desde el momento en que los conoce, lo cual es una falacia. Su obra termina siendo una apología de esos supuestos adalides, encargados de encarcelar a las personas.



Diane Downs en el programa de Oprah, después de la presentación de Ann Rule


Pero la historia de Diane Downs no termina allí. Años después, James Clair Haynes confesó ser el autor de los atentados contra Diane Downs y sus hijos. Al otro día del ataque, Haynes llamó a un amigo íntimo y le dijo que él había cometido aquel acto. Físicamente, correspondía a la descripción que Downs había dado en un inicio, cuando se realizó el primer retrato hablado del agresor. Haynes tenía un largo historial delictivo y atacó además a muchas otras personas, además de a la familia Downs. Miembro de una banda criminal llamada “Almas Libres”, Haynes vagaba por diferentes estados, de ahí que tras el ataque no haya sido ubicado. Haynes traficaba con metanfetaminas y otras drogas.



James Clair Haynes, el asesino confeso


En la confesión de sus crímenes, admitió además haber ayudado a su tío y a su sobrino a matar y desmembrar a una mujer, tras lo cual él se dedicó a distribuir las partes del cadáver en los basureros cercanos a Springfield y a Eugene. También declaró haber asesinado a balazos a una mujer y a su hijo, porque ella iba a denunciar a otro miembro de su banda.



Documentos notariados que vinculan a Haynes con el crimen



El doctor Jamison, uno de los testigos llamados durante el juicio, declaró que el jamás había calificado a Diane Downs como “una sociópata”, como la fiscalía había afirmado.



Lo más sintomático fue el hecho de que el fiscal Fred Hugi y su esposa Joanne adoptaron a los hijos que el estado le quitó a Diane Downs. Tras hacerlo, Hugi prohibió que volvieran a tener contacto con nadie de su familia anterior, incluido su abuelo, Wes Frederickson, pese a las cartas que este envió pidiendo poder ver a sus nietos. El mismo Frederickson inició una campaña en Internet y otros medios electrónicos para limpiar el nombre de Diane y liberarla de prisión.



Carta donde el abogado de Fred Hugi le niega a Wes Frederickson el derecho de ver a sus nietos


En 1987, Diane escapó del Centro Correccional para Mujeres de Oregon. Fue recapturada y la transfirieron al Instituto Correccional Clinton, una prisión de máxima seguridad en Nueva Jersey. De allí la enviaron a la prisión para mujeres de Chowchilla, en California.



Cartel de búsqueda de Diane Downs tras su fuga


Años después, mucha gente siguió condenando a Downs. Incluso apareció en el programa Indice de maldad (Most evil), de Discovery Channel, conducido por el doctor Michael Stone, un famoso criminalista inglés, así como en Asesinas (Killing women). En ambos se daba por sentada su culpabilidad.



El programa televisivo Indice de maldad


Nunca hubo una sola prueba contra Diane, a excepción del testimonio manipulado de su hija. Ni una sola. Pese a que la policía y la fiscalía pusieron todo su empeño, nunca lograron encontrar nada.



Petición de libertad condicional


Años después, un hombre escribió a la fiscalía para decirles que él era el poseedor de la supuesta arma que habían boletinado como la que disparó contra los niños, pero nadie le respondió.



Carta del hombre que poseía el arma homicida



Diane Downs siempre sostuvo que era inocente. Nunca dejó de pelear desde la cárcel para demostrarlo. Condenada con pruebas circunstanciales, en su caso siempre existieron demasiadas dudas, demasiados vericuetos como para afirmar, con bases suficientes, que ella era la autora del crimen.



Filmación de la miniserie Pequeños sacrificios



La confesión de Haynes sólo terminó de demostrar que los medios de comunicación podían hacer aparecer como culpable a cualquiera; esos mismos medios que satanizaron a Lizzie Borden, Bruno Hauptmann, Leo Frank, William Wallace y O.J. Simpson, condenando a priori y mostrando los eventos de manera tangencial y cargada. Cuando Christie Downs ingresó a la Thurston High School en Springfield, sostuvo dos llamadas con Dena Reinhardt, una amiga suya que vivía en Las Vegas, Nevada. Dichas llamadas fueron grabadas por Reinhardt. En la segunda, mientras hablaban sobre el caso, Christie Downs dijo, textualmente: “Yo no sé realmente quién me disparó. Yo solamente dije lo que ellos querían que dijera”.



Muchas personas comenzaron a luchar entonces por limpiar el nombre de Diane Downs. Pese a que existía un asesino confeso, el haber juzgado y condenado a Diane impedía que saliera de la prisión de Chowchilla, en California. Ella y su abogado interpusieron muchos recursos, algunos de los cuáles aún esperan respuesta. 2009 fue señalado como el año para que dicha respuesta se diera. Pero el linchamiento público fue demasiado fuerte como para permitir averiguar o aceptar la verdad: su petición fue denegada una vez más.



Diane Downs tras ser denegada su petición




VIDEOGRAFÍA:

Escenas de la miniserie Pequeños sacrificios (en inglés)
Asesinas (Killing Women) (trailer) ”Hungry like the wolf” – Duran Duran HEMEROGRAFÍA:
Documentos oficiales sobre el proceso de Diane Downs (Parte Uno) (58 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todos)
Documentos oficiales sobre el proceso de Diane Downs (Parte Dos) (70 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todos)
Documentos oficiales sobre el proceso de Diane Downs (Parte Tres) (7 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todos)
Documentos oficiales sobre el proceso de Diane Downs (Parte Cuatro) (7 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todos)
Documentos oficiales sobre el proceso de Diane Downs (Parte Cinco) (47 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todos)
BIBLIOGRAFÍA:
FILMOGRAFÍA: DISCOGRAFÍA:

61 comentarios:

Anonymous dijo...

Qué injusticia! da una rabia...y encima con lo que ha sufrido esta mujer durante toda su vida! en fin espero que consiga justicia aunque sea tarde.

cekator dijo...

Pobre mujer, de todas las hisorias que aparecen en el blog esta es la unica (por ahora) en la que estoy a favor de la "asesina"
Dentro de toda esta tragedia tiene que considerarse afortunada de ser rubia y de ojos claros y no negra, porque si hubiera sido asi en vez de cadena perpetua más 50 años le hubieran dado pena muerte..

chachali dijo...

Me gustaría hablar ingles y saber de derecho algo mas de lo que se para poder hablar con la hija de esta mujer, se queda uno sin palabras ante la injusticia porque la manera en que la acusaron parecia ser maquinada por mujeres rencorosas y no por hombres sedientos de sexo... talvez ella no quiso ser amante de alguno de estos y por eso la persiguieron asta que lograron esta injusticia.... respecto a lo de indice de maldad;ellos pasan casos penalizados juzgados y toda la cosa así que por ese lado no se les puede pedir ser justos definitivamente son hombres criados por malas madres.

Anonymous dijo...

Sabemos que todo en lo que intervienen las leyes y la policia, se convierte en asuntos de poca credibilidad!! La corrupsion es el primer criterio que toman como arma en contra de los cuidadanos. En estos tiempos, siempre que nos encontramos con la policia, en lugar de sentir respeto, sentimos odio y ganas de tirarles una bomba. Que pena que ya no existan lideres revolucionarios con valentia para curar de raiz todo este mal que nos aqueja mundialmente.

Javier R.

1 de agosto de 2008 20:42:00 CDT

Anonymous dijo...

bueno que esperais de una sociedad que esta enferma..joder si por muy asesino que fuera ted bundy no es de locos que la gente vendieran hamburguesas con sun nombre y le salieran docenas de novias...pues con esto paso lo mismo no la culparon por ser la asesina si no por ir en contra de los valores conservadores de una sociedad hipocrita y fascista como es parte de la sociedad usa..si esta mujer hubiera sido una republicana de pro. conservadora y boba..nunca hubiera sido juzgada por esos echos, esto es simplemente una caza de brujas hacia una mujer liberada sexualmente y eso en usa no esta bien visto..por cierto al fiscal le salio redonda la jugada quedandose con los crios..vamos una verguenza.

Anonymous dijo...

Hola, antes que nada me permito felicitarlos por el buen trabajo que hacen aqui con las biografias, de verdad que es muy interesante la vida de estas personas.
En lo particular, opino que Diane Downs fue condenada por tener la reputacion de un hombre y ser mujer.
Es triste que con tantos casos como este sigan pasando estas cosas aun en nuestros dias.

Bipxivia dijo...

Es terrible ver como pueden inculpar a alguien con pruebas que no tienen ni pies ni cabeza... Y además, aun sabiendo que hay pruebas que demuestren lo contrario, siguen obcecados en lo mismo; porque ellos tienen la razón, claro, y si se equivocan no pueden reconocerlo. Vaya mierda de justicia.

Camilo dijo...

men, en indice de maldad, hablan de esta mujer como una asesina mentirosa y manipuladora, dando por sentado que ella fue quien efectuo los asesinatos, te pregunto por que no mencionan nada de la confesion del asesino, como de la aparicion del arma. existen luego dos versiones de este caso?

Anonymous dijo...

Es USA amiguitos... ¡El país de la libertad!

Gracie dijo...

Estoy indignada con este caso no les basto con q perdiera a sus hijos si no q la van a culpar el resto de su vida pese a q alguien mas confeso muy valiente ella q todavia sigue en pie luchando apesar de esto, por cierto que ha pasado con este caso ya q estamos en el 2009 se ha visto algun avance? y q paso con el papa de os ninos que solo se divorcio de ella nunk aparecio para reclamar su custodia en vez que el fiscal se qdara con los ninos?

Danna dijo...

tengo tanta rabia x este caso.. Osea todavia aparecio el verdadero asesino y ella esta en la carcel x qe no hizo NADA?
qe les pasa? solo dire una cosa: ESPERO QE LOS QE LA INCULPARON SE PUDRAN EN EL INFIERNO, ESO SE MERECEN

sandy nash dijo...

Una prueba mas de las injusticias de la ley !!! que mala onda...pobre mujer sentenciada a cumplir una castigo por algo que no hizo

Anonymous dijo...

Me llama poderosamente la atención lo claro que teneis el tema.

Sois auténticas marionetas influenciables.

Aquí por lo que leo se trata de condenar a una mujer, por su forma de ver la vida, por sus ligoteos....pero los hechos dictan lo contrario.

Pues no, amiguitos, informaros mejor, ella es culpable.
Hasta un tonto se da cuenta.

Respecto al famoso confesor, estoy harto de ver anónimos personajes, buscones de gloria y fama, a cuenta de lo que sea.

No os quedeis con las últimas opinones, quedaos con lo esencial, declaracion de la niña, testigos de la velocidad del vehículo, verosimilitud de la declaracion.....
y como remate final, algo que os dejará boquiabiertos y que en el relato se ignora (creo que intencionadamente).

Una enfermera del hospital declaró ante la policía, que la madre incitó a dicha enfermera a desconectar la respiración artificial de la niña, (pues TEXTUALEMTE, "la pobre tendría secuelas irreversibles si sobrevivía".(en qué cabeza cabe?"

Sabía y bien que era el único dedo acusador en vida, como, posteriormente, así fué.

Si teneis dudas de éste testimonio, os recomiendo que leais la serie ASESINAS, en el canal BUZZ.

s2

Dan dijo...

Pues no se si sea culpable o inocente, los medios nos manipulan para que pensemos lo que ellos consideran "mejor" que pensemos, nunca diran la verdad de todo si no quieren. Ente texto podria ser manipulado para que creamos que es inocente cuando realmente no lo es, ese contexto no es mi problema ni me interesa, que terrible si es inocente y ha sufrido esta injusticia pero si es culpable no ha recivido ni la mitad de su castigo :D
Pero pues si no hay pruebas de que sea acesina ¿por que esta aqui? ¿Por su mala fama?

Anonymous dijo...

Hay más comentarios, pero ya veo que les eliminan, si no interesa, y sobretodo si se presenta otra versión de los hechos, que tira por la borda la imaginación del narrador.

Repito, para ver la realidad ver BUZZ

libra_fesi dijo...

enseguiida se puede ver en la declaracion de la niña que fue coaccionadaa!!!... k policiiaa tan "!#$)(/

Anonymous dijo...

hola. me llamo la atencion lo que comoento el anonimo que dice que veamos buzz, es verdad que en este caso somos muy manipulables la verdad es que no vi el programa buzz pero no me sorprenderian que agan lo contrario a aqui osea manipularnos para que pensemos que es culpable, sinceramente yo creo que lo que suceio es que la fiscalia hiso un show que nesesitaba de un chivo espiatorio en este caso Diane Downs, por otra parte eh visto muchos casos en que los culpables eran conndenados por testigos y muchos al final eran inocentes osea si como prueba yo me baso en un testigo en este caso un niño probablemente manipulado y engañado, me parece que no es una prueba suficiente.
Lo que dice el otro anonimo es sierto cuando la prensa se entera de que no es una chica santa se cambia de bando y la empiesa a culpar y tachar de lady muerte que hija de puta la prensa como me cabrea aveces lo cinica que es.

Anonymous dijo...

El mundo parece estar de cabeza, ya no interesa saber la verdad y la justicia no es mas que una ironia. Si ciertamente esta mujer es inocente, ademas de haber perdido a todos sus sus hijos, tambien ha perdido su libertad y dignidad humana. Que el amor y compasion del altisimo permita a Dianne renacer de las cenizas.

Anonymous dijo...

Aver, ya me dedique de ver BUZZ (como dice el annonimo) y la verdad no me llama demasiado la atencion.
La gente de EEUU generalmente cuando atropellan ss "reglas morales" hacen lo que sea por hundir a la gente socialmente, ésto fue lo que hicieron con Diane Downs.
Se dice claramente en el articulo que la victima se fue con una familia contratada por el estado para que los cuidara, con ese vacio mental es muy fecil coaccionar a un niño......
En fin que gran injusticia, es raro ver un caso asi en es ta pagina.

Saludos sangrientos

AX MURDER dijo...

BUENO PUES LO K YO VEO ES, K SI DE ALGO ERA KULPABLE DIANE. ERA DE SER MUY PROMISKUA PERO D ESO A UNA ASESINA, EN REALIDAD NO LO KREO PERO, LA JUSTICIA SIEMPRE NOS SORPRENDE ALGUNAS VESES PARA BIEN Y OTRAS PARA MAL.

Alejandrina dijo...

Para ese anonimo que afirma que aqui se nos manipula para creer que Diane es inocente, ¿Por qué debemos pensar que tu no lo estas con el articulo de BUZZ?. Viendolo desde un lado legal, se menciona que a Diane se le practicaron varias pruebas periciales una de ellas la del poligrafo, o detector de mentiras, en la que su resultado fue a favor de ella, la cuestión es ¿Por qué no se le practicó la misma prueba a su hija si se suponia que estaba diciendo la verdad? También dentro del sistema jurídico de los EU puede reabrirse un caso cuando existen pruebas nuevas ya sea para excluir o condenar de la culpa a una persona, pero también es cierto, aunque quieran ocultarlo, que EU sufre de un problema grave de corrupción y negligencia en su sistema judicial, no todos los funcionarios son Nelson Ned, y por su afan de mantener una imagen internacional de un país eficaz e incorrompible en todos sus aspectos, pues es bastante dificil y complicado que se retracten de lo dicho y hecho después de todo el espectaculo que dieron.

Espero que ésta mujer salga pronto de la carcel y que pueda recuperar a sus hijos; ojala también que asi como su hija la condeno se ella la clave para que salga en libertad.

Anónimo dijo...

No entiendo el reportaje.Al principio ponian a la mujer con todos los elementos de que tiene un instinto climinal y despues poco a poco fueron convirtiendola en una inocente palomita.Y una persona con una vida sexual desordenada refleja que simplemente no tiene control de sus impulsos.Y el detalle del padre que mataba a sus mascotas con pistolas es importante.A seres que ella queria terminaban baleados o sacrificados.De alguna forma esta practica ella lo pudo haber aplicado a sus hijos.Por cierto tenia que saber de armas obvio.La hija lo que dijo a~os mas tarde pues tal vez se siente culpable todavia de que su madre este donde esta y quiera de alguna manera congrasiarse con ella y poner como que la justicia era la mala.O tal vez para que no la busquen ni le hablen mas del asunto.Otra cosa cada nino recibio mas de un disparo muy certero para ser de afuera y ella la mujer una boberia...se supone q se ensanchara mas con la mujer.Una teoria que despues del intento de lo que hizo le habria pedido a alguien que la disparara.No fue rapido porque como conducio? y sobre todo tan lento.Y otra cosa,no revelaba miedo de que la buscara y terminara de hacer lo que empezo.Y la sonrisa por favor eso no es normal.Los asesinos se ausentan de sus sentimientos para sobrevivir.Y si ella le causo tanto dolor cuando le mataron a su perro porque no le dio nada con sus hijos y maxime que todavia segun ella estaba libre...

Edw dijo...

Mmmmmm,, pues si que esta para pensarse esto...

yo lo que no entiendo es porque el fiscal que dictamino perdiera la custodia de sus hijos,, se quedo con ellos,,,eso me da mucho de que pensar,,, tal vez la fulana si era culpable,, pero el interes que tuvo èl con los niños me hace dudar,,, al igual a no querer dejar ver a los abuelos...

en fin,,,, ahora si que Dios tiene la ultima palabra y èl se encargara de cobrarle la vida del inocente que murio, al culpable!

Gracias por el blog

Anónimo dijo...

Al que dice que veamos lo de Buzz: puede haber tanto afán de protagonismo en uno que se autoinculpa de un crimen como en una enfermera que dice haber visto u oído a la sospechosa haciendo determinada cosa.
Por otro lado, dando por cierto el testimonio de la enfermera, no sería la primera ni la última persona que pide que se desconecte a un familiar para evitarle una agonía en vida y que tenga una rápida e indolora muerte (mira si no el caso aquel de Terry Schiavo y la batalla legal por desconectarla de las máquinas).
Yo preferiría ser desconectada a vivir dependiente de otras personas o como un vegetal y lo mismo que quiero para mí, practicaría con mis seres queridos si pensara que eso era su futuro.

Por otro lado leo estupefacta que por ser "promiscua": "refleja que simplemente no tiene control de sus impulsos". ¿De dónde se saca alguien semejante estupidez?
Cada persona promiscua lo es por sus propios motivos y no todos son promiscuos toda su vida. A veces son periodos de tu vida, a veces no te pasa nunca, a veces te pasa muy a menudo. El caso es que si no encajas en el patrón que la sociedad pinta para tí, entonces eres malo, hagas lo que hagas.
Si no tienes pareja nunca, eres malo o raro. Si tienes muchas, eres peor. Si te casas y formas una familia, nadie se mete contigo aunque luego seas por dentro un depravado... como si lo que los demás "ven" o "creen ver" fuera toda la verdad.

Mira, los hombres suelen masturbarse con muchísima frecuencia y suelen obtener orgasmos con mucha facilidad. Pero muchas mujeres, por la represión a la que en casi todas las sociedades estamos sometidas, apenas pueden obtener placer sexual de la masturbación (o incluso lo ven como algo negativo) y recurren al sexo en pareja como recurso para satisfacer una necesidad fisiológica. Pero la pareja no tiene por qué ser siempre la misma.

A los hombres, aunque sean muy promiscuos o se vayan de putas cada día con una distinta, no se les condena por ser promiscuos. Pero a las mujeres siempre se las mira mal si realizan una conducta mínimamente parecida. Si un hombre dice tener miles de amantes de una noche, es un semental o un conquistador. Si una mujer reconoce tener más de 10 parejas sexuales en toda su vida, entonces es una ramera.

A los niños se les ha privado del derecho de elegir si creer o no a su madre. Encima han sido contaminados por ser adoptados con una parte implicada en condenar a su madre (lo cual es muy sucio, tanto si la madre es culpable, como si no).
SIGO...

Anónimo dijo...

sigo...
Se ha dictado condena sin pruebas suficientes o pruebas irrefutables, sólo circunstanciales. Y cuando alguien decía algo que descuadraba las supuestas pruebas, se le ha obviado o negado. Si el que dice que mató a los niños dice tener el arma homicida, ya tiene más pruebas físicas que su simple testimonio y su afán de notoriedad. Debería ser comprobado.

No es la primera vez que algo así ocurre (http://www.ovguide.com/tv_episode/forensic-files-season-1-episode-103-forever-hold-your-peace-duplicate-45177).

Hace unos años mataron a una chica en un Pizza Hut y detuvieron a dos sospechosos. Entre torturas, uno confesó y fueron condenados. A uno le dieron una paliza en prisión que le dejaron tonto. Ni siquiera sus abogados creían en ellos (creo que uno se apellidaba "Dancinger" o parecido).
Tiempo después detienen a otro tío que confiesa además el crimen de esa chica. No se lo creen porque claro, ya había asesinos confesos en prisión. No le hacen caso y el otro, insiste. Al final, lo comprueban y ven que es cierto. Al final, los dos sospechosos quedaron libres, aunque uno con secuelas para toda la vida por la paliza que recibió y el otro, traumatizado. O sea que sí pasan estas cosas.

En España, también han tenido que dejar libre a Dolores Vázquez cuando se descubrió la relación de Tony King con el asesinato de Sonia Carabantes y Rocío Wanninkhof.
http://es.wikipedia.org/wiki/Caso_Wanninkhof
A esta mujer la metieron en la cárcel sin pruebas contundentes en su contra y toda la sociedad la condenó. Incluso ahora al ser exculpada muchos siguen creyendo que tiene relación con el asesinato.


Así que como poco este caso tiene mala pinta, como de mucha prisa por culpar a alguien y a falta de un sospechoso, una posible víctima propicia, que además cae mal a la gente porque su personalidad no es la que a todos les gustaría que tuviera. Encima le quitan a su hijo recién nacido y le impiden contactar con sus otros hijos como castigo adicional a estar en prisión. Y a esos hijos, se les niega el derecho de decidir qué quieren hacer con respecto a su madre: si creerla, o no. Y si creen que es culpable, perdonarla, o no. Porque no es el primer hijo o padre o víctima de alguien que perdona a su casi asesino y no renuncia a una relación con esa persona.


El caso huele mal, independientemente de que unos u otros quieran manipularnos para creer lo mismo que ellos. Y eso es lo triste.

Anónimo dijo...

Sad :'( queremos justicia

Anónimo dijo...

Y yo creía que la justicia de mi país era inútil, que patéticos.

Anónimo dijo...

antes q nada mis felicitaciones! Siempre los casos estan completos , con mucha info y redactado de forma objetiva! . Esté caso me sorprendió, no puedo creer al nivel q llegaron las autoridades, la juzgaron basándose en nada!... Por q vamos! el testimonio de la hija no puede tomarse como valido!..y si fuera asi.. Q pasa con las demas pruebas q lo desestiman ? .. No son válidas por que no entran dentro de su historia imaginaria teñida de prejuicios?.. Hay una asesino confeso con historial delictivo, testigos, pruebas técnicas , psicologicas etc ,q dictan su inocencia... Que indignación! Leyendo otros casos aca en el sitio, mas de vez vi como acusaban a ciertos psicopatas a las autoridades y estas no hacían nada por que era un "ciudadano respetable", como el caso del "payaso asesino" por ejemplo..y a esta mujer por tener independencia económica, sexual, ser bella y estar fuera de la estructura moral y conservadora de la época ! Se la acusa sin nada ! Se le quitan los hijos y demas... Que injusticia ! Y lo q es peor ! al dia de hoy su condena sigue siendo valida..cuando es claro que no la juzgaron las autoridades, si no los prejuicios...

AlAlAlvaro.cuk dijo...

no hay justicia esa mujer no hiso nada malo para que le quiten asus hijos y la tengan en una prision

TheFreedom dijo...

Pienso q hay intereses creados en este caso.Si se la determina inocente tendria q recuperar a los hijos,q ya son mayores de edad pero q ese fiscal quizás no querría renunciar a ellos.El caso es sin duda fraudulento,ya q tienen pruebas inculpatorias de otro y no lo han reabierto.esperemos q se consiga reabrir y determinar si hay complicidad en ella o en alguno de sus amantes de ese atentado y crimen de sus hijos.

Anónimo dijo...

Siempre pensé que la historia " Small sacrifices"era apegada a la historia real del crimen...Gracias por sacarme del error...Felicidades Escrito!!!! Ahora si me dejaste con el ojo cuadrado...Me engañaron casi 25 anos con este caso manipulado de manera mas cochina del mundo Que injusto solo porque Diane era abiertamente gozadora jeje

ANA DE ESPAÑA dijo...

Hola otra vez.¡que manipulacion esa fiscalia yanqui!¡pobre mujer!si ya tiene que ser duro que te maten a un hijo,que otro no pueda volver a andar y ver sufrir asi a tu pequeña,como para que encima te acusen de ser tu la asesina.Cada cual debe de vivir con una sexualidad libre y lo que a ella le gustara hacer en la cama no la convierte en una filicida.dicen por ahi,la velocidad del coche y no sé qué.Me puedes explicar como se disparo ella a si misma en el brazo cuando la trayectoria de la bala,segun esta documentado en el blog,no se corresponde con que ella hubiera sido la autora de aquel disparo?¡¡Mejor prueba!!...espero que salga pronto y que la vida le compense tanto sufrimiento.Le mando un beso a Diane y otro a todos vosotros.

Anónimo dijo...

Pues soy el anónimo que os recomendó leer Buzz. (desde León-España-)
Pero que me pareceis una pandilla de ingenuos:

Diane, se para en la carretera con sus tres hijos, en lo que parece ser un aviso de auxilio, vaya, hasta ahí tiene un pase. (Aunque no sé que madre se puede parar con tres niños en el coche a mirar que pasa, en una carretera oscura)
La pide el coche, ella dice que ni hablar, a lo que el responde disparando a sus tres hijos a través de la ventanilla del conductor, ohh, pero que casualidad, a ella la dispara "solo" en el brazo, en el izquierdo, ohh, que casualidad.

Mas casualidades:
A la niña que sobrevivió, la dispararon en el cuello, y ella dice que la desconecten pq. puede tener daños cerebrales, a lo que el médico la contesta, no podemos saber si tiene daños cerebrales, pq. ni siquiera la hemos examinado, el médico (y no es para menos) alucinaba, ante la solicitud.

Paso olímpicamente de sus devaneos sexuales, si la gustaba filtrear asiduamente con hombres casados, solteros... me la trae al pairo, eso es una pista pero intrascendente, esos comentarios son superfluos, yo me baso solo en hechos.
Volviendo a la herida de Diane, los especialistas policiales, afirman que no es una herida defensiva, tanto por su trayectoria, como por su localización, y eso es demostrable. (eso no es casualidad)
Para colmo, ella rápidamente se venda su herida, pero a los hijos ni les auxilia (absolutamente increible).

Como absolutamente increible es el testimonio de Diane, afirmando que fue a toda prisa al hospital, (textualemente COMO ALMA QUE LLEVA EL DIABLO) cuando una familia que iba justamente detrás de su vehículo declaró que iba al mínimo permitido, (obviamente quería llegar al hospital con tres cadaveres). Tampoco es casualidad.

Sus hijos eran una carga para los devaneos sexuales, Diane se convirtió en una auténtica sociópata, que ni siquiera dió muestras de dolor al llegar al hospital, buena comediante, fria y calculadora, pista evidente de una psicópata.
Menos mal que Cristhy sobrevivió para contar la verdad, pq. hay que tenerlos muy cuadrados para sentarse en un tribunal y culpar a tu madre del asesinato con toda la presión que ello conlleva. Negar ésto ya es el colmo.

Bueno para otra vez consultais varias fuentes antes de sentenciar alegremente la inocencia de nadie.
Perplejo continúo de los comentarios vertidos en este foro, supongo que fruto de leer o escuchar una versión, solamente una.

http://www.youtube.com/watch?v=XDb3PpzoU-Q

Anónimo dijo...

Estimado anónimo que sigue citando falacias, si de verdad quieres que te tomen en cuenta; por favor guíate de fuentes que no condenen a esta mujer por sus costumbres, la falta de pruebas o el gozo farandulero.

Sinceramente...

Anónimo dijo...

desde León (spain)
Si veis el video que he colgado difilmente podreis opinar distinto a lo que yo destaco mas arriba.
Las costumbres promiscuas de Diane solamente nos enseñan el mobil.
Ciñédonos a las PRUEBAS, la sentencia es evidente, pq. aquí no veo que nadie rabate las pruebas.

O acaso tb. creereis que el hombre no ha pisado la luna, que el 11-S fue una conspiración yanki para destruirlo.
Que JFK fue asesinado por varios tiradores, que las niñas de Alcaser fueron asesinadas por un grupo de pedrastas millonarios.......
Es lo que tiene estar mal informado, pero no os preocupeis, las conspiraciones judeo-masónicas van intrínsecamente unidas con el comportamiento humano.

Anónimo dijo...

Desde León (Spain)

ahí os envio otro link, con mas evidencias, para los más incrédulos.
Por cierto, se la ha vuelto a denegar la condicional en el 2012, pero que malotes son.

http://jy3502.hubpages.com/hub/Diane-Downs-Martyr-or-Murderess

Anónimo dijo...

y por ultimo (soy el pesado que cree positivamente en la culpabilidad de esta parricida), para el que dice que deje de escribir falacias y se permite el lujo de decir que me tomen en serio.
Que yo sepa los comentarios vertidos en este foro sobre la inocencia de Diane Downs son una broma, pq. a fin de cuentas, su inocencia para el sistema penal yanki a dia de hoy no encuentra fisuras, vamos que decir que han encontrado al culpable pero no lo quieren reconocer o que se la ha acusado por sus devaneos sexuales, o que es una conspiración...vamos, vamos, que la ciencia forense a dia de hoy está muy avanzada y en este caso no deja resquicio alguno por mas que os empeñeis.
Ya sé que suena muy bonito para las feministas (alquien ha querido ver aqui a os 4 de guildford) pero no creo q pueda existir crimen mas brutal q el que se narra en esta historia.
Muy semejante al de Bretón aquí en Spain.
s2 y ya veo que habeis dejado de asomar el pescuezo, por algo será-

James dijo...











pero te reto a explicar de testimonio de Christies que dices "Christie se unieron y dijo a"mi mamá. Ella se inclinó sobre el asiento de atrás y tiro Danny"" hecho el rodaje fue bien dentro de un coche pero Diane tenía en sangre no salpique su y sin residuos de pistola tiro sobre ella en 20 minutos en coche al hospital como ella limpiar a sí misma no a tener una sola gota de sangre en ella???James www.dianedownsisinnocent.com

Anónimo dijo...

Desde León (Spain)
Ahí os dejo otra fuente, con nuevos argumentos.

Perfil de un psicópata, Examina la infancia de Diane, abusos sexuales paternos, intento de suicidio con 13 años, sus devaneos sexuales así como su mente enferma, marcada por el típico patrón de los asesinos y psicópatas.

Otro nuevo detalle sobre la primera llamada que hace Diane, que oh la-la no es al padre de los crios, no, llamó a Mike su ex-amante.

Otro nuevo detalle sobre las pruebas balísticas, afirmando que solo se había podido disparar desde el asiento del conductor.
Otro nuevo detalle preguntando si la bala no habia alcanzado el corazón de su hijo.

Otro nuevo detalle sobre la primera visita a escondidas a su hija Cristy, conmocionada con la visita de su madre, sin embargo Diane, dió una versión muy distinta.

Maquinadora, vengativa, conspiradora y de naturaleza despiadada. Persuasiva-mentirosa.

Por último, no os perdais el análisis que hace el psicólogo social, Mark Franks, sobre los farsantes que se descubren cuando hablan.
Teoría: expresiones faciales inconscientes,(tics, muecas...)que traicionan al mentiroso mas habil.

Pues bien, Mark, confirma su teoría en unas imágenes de manual o de libro vaya. En declaraciones tomadas poco despues del tiroteo, cuando afirma que la encantaba ir por carreteras secundarias, sin embargo, el musculo irrisorio (debajo del labio) muestra temor, miedo.
Continua afirmando que paró el coche al ser asaltada, pero su expresión corporal si se observa el movimiento de la cara dice justamente lo contrario.
Osea verbalmente nos expresa una cosa pero lo contradice con su movimiento corporal.
En fin que cada uno piense lo que quiera, pero hay demasiadas pistas, demasiados estudios y demasiada documentación para pensar que esta mujer no es culpable.
http://www.documaniatv.com/social/perfil-de-un-psicopata-4-asesinos-conspiradores-video_2fe3922c8.html
s2

Diane Downs is innocent dijo...

HolaEl post habla de teorías y pensamientos que se presentaron por Ann Rule en su libro pequeños sacrificios, hablando de cómo Christie reaccionó cuando su madre entró en la habitación o cómo el lenguaje corporal de personas dice que son culpables, o cómo la gente debe reaccionar. Diane fue condenada por el hecho de que ella no reaccionaron normalmente, lo hizo no mostrar miedo estaba totalmente bajo control...Esto no mostrar o demostrar culpabilidad, hablemos sobre hechos no rumor y prensa y libros...El estado retendrá 4700 páginas de documentos de Diane y su defensa,VERDADEl Estado declaró que su familia recibió un disparo dentro de un Nissan Pulsar a quemarropa. Court Testimony y evidencia demuestra le familia recibió un disparo cerca de 9 pulgadas interior del coche, los registros de testimonio del Estado el tirador fue tan cerca como 6 pulgadas de sus víctimas, mis sobrinas y sobrinos. Esto significaría que el tirador habría tenido residuos de polvo de pistola y sangre salpicar todo sobre su cuerpo, como el interior del coche había residuos de salpicaduras y bala de sangre todo lo.VERDADEl Departamento de policía de Springfield tuvo pruebas de la noche de rodaje para ver si Diane celebrado o disparó un arma de fuego. También probaron para residuos de disparo. Las pruebas fue negativas. Diane no había celebrado o disparó un arma de fuego. No hubo evidencia de salpicaduras de sangre en Diane excepto alrededor del área donde ella misma había sido herida, se debe recordar a que sus hijos les dispararon a quemarropa dentro de un coche. Diane, junto con sus hijos fueron víctimas esta noche.Estas declaraciones de hecho son probadas en documentos de la corte junto con la investigación policial. Ella fue declarado culpable de asesinar a sus propios hijos a quemarropa dentro de un coche pequeño, Hágase esta pregunta; Si Diane no había celebrado o disparó una pistola y no tenía salpicaduras de sangre ¿cómo podría ella han matado sus propios hijos?

James

Anónimo dijo...

wow, muy interesante, acabo de ver el programa de Discovery "Las verdaderas mujeres asesinas" done la pintan como un monstruo. En todas partes hay injusticias, sin embargo debemos admitir q ésta mujer no estaba bien d la cabeza, fue abusada sexualmente por su propio padre y se puso a tener hijos como un conejo, con qien se le atravesara.... así q creo q del todo no es mala decisión encerrarla. Una mujer u hombre q tiene hijos a diestra y siniestra por dinero, pq sí o pq no, es una persona q hace muchísimo daño a la sociedad y también al planeta tierra.

Diane Downs is innocent dijo...

sí es una cosa muy triste la prensa pinta un panorama que es falso, pero una vez que se imprime se considera verdad. Ella nunca sexual fue abusada por su padre. De hecho tenía 6 hijos no estoy seguro que si lo denominaría como "tener hijos como un conejo" dejó a Arizona para alejarse de los hombres en su vida que estaban causando a ella y a sus problemas familiares. Fue empezar su vida y nuevo va a fiestas y disfrutar de la vida lo que haría una mujer de 27 años. Ella es culpable de delito es ser un padre chungo no de asesinato.

Anónimo dijo...

Que injusticia!!
Me da mucha rabia lo que le ocurrió a esta mujer...
Los medios, los policías que se ensañaron con ella y no tienen hasta el día de hoy pruebas contra su persona. Querían solo quedarse con sus hijos, como el fiscal se quedó con los hijos?? Es una locura!!
Y esa Ann Rule de seguro que le tenía envidia porque era linda y estaba con el que quisiera.
Estos yankees dan para todo loco, que machismo! Una mujer puede divertirse con el que quiera, pero eso no la hace una asesina! ¬¬

Anónimo dijo...

Ni que al caso lo hubiera manejado el Grupo Clarín! (Aclaro que este grupo, en Argentina, es la peor mafia periodística y mediática que existe....) Me dio esta sensación....

Unknown dijo...

A estas alturas, esa hija que declaró en contra de su madre, ya es una adulta... Si en verdad la obligaron a mentir como es posible que siga manteniendo la mentira, por que no ha dicho la verdad??

Jhon dijo...

nada hombre nada, que esta tiparraca es inocente.
Bueno, en realidad lo que leo es mucho inocente pululando por el foro, sobretodo los primeros comentarios.

Que suelten a lady muerte, que la suelten, a fin de cuentas las opiniones son casi todas gratuitas y de una ingenuidad sonrrojante.

Mira que hay injusticias en el sistema penitenciario yankee, pero al final este tema hay que tomárselo a cachondeo, hasta el asesino en serie de Green river me parece un alma caritativa comparado con esta prenda.

Leed e informaros, antes de dar opinión, sobretodo leed los comentarios objetivos, sobretodo los últimos cometarios, pq. si no este foro será un sin-sentido.

Jhon dijo...

Estoy indignada, que injusticia,
Gracie, Danna....a ver si espabilamos , vuestros comentarios son de hace 4 años, pero es que...parece mentira con qué poco se os puede manipular.

Y que nadie tenga los santos cojones de rectificar...
Y mira que se os han puesto estudios, series de investigación, hasta un estudio pseudo-facial sobre el comportamiento corporal...pues nada como el que hoye llover.
Pero que injusticia¡¡¡¡
Pues si, sobre todo para Christie, Danny y Cheryl Downs.

Anónimo dijo...

Una vez mas se muestra que en esta vida no hay justicia

jhon dijo...

Si por mi fuera, tanto Dianne Downs como José Bretón deberían estar criando malvas, pero seguramente, ni sabeis lo que la frase quiere decir.

¡¡¡¡que injusticia¡¡¡¡ con la cantidad de ejecuciones que hay en yankilandia y van a dejar en la trena a la peor de todas.

A que todavía seguis creyendo en la teoría de la conspiración?, claro... y yo me caí ayer de un guindo.

censuradÖ dijo...

lo que mas me sorprendio de este articulo fueron los primeros comentarios. la gente indignada por la "injusticia".me sorprende como un simple articulo, sin firma del autor, los manipule tan facilmente.él que redacto este articulo deja explicitas señales de lo que piensa.que diane downs es inocente. y bla bla. en estados unidos como en todo el resto del mundo meten presa a gente inocente pero este particularmente no es el caso.Diane Downs prefirio el amor de un homabre ante que sus hijos. miles de cartas escritas por ella lo demuestran. ademas de la confesion de su hija de 8 años. aca dice que fue manipulada. pero si fuese asi como es posible que despues de 30 años no diera atras su testimonio.otra cosa James Clair Haynes el asesino confeso que prueba tuvo para convencer que fue el real asesino. ninguna. ni una sola prueba. este caso se hizo mundialmente conocido cuantos idiotas quieren sus 15 minutos de fama. sino lean los asesinatos de 'Happy Face Killer'. donde una pareja confiesa que asesinaron a una chica luego se supo que mentían por que querian fama.
en conclusion las verdaderas victimas fueron los niños. algo que todos olvidaron. esta mujer carece de compasion. nunca tendria que salir de la carcel.
los demas que piensen lo que quieran.

Anónimo dijo...

Claramente la mujer es inocente y esto es una injusticia. La condenaron sin tener ninguna prueba en su contra. Para el qe dice qe hai qe mirar el programa 'las verdaderas mujeress asessinas', obviamente ese programa qe ess estadounidense va a decir qe la mujer es culpable ya qe va adecir lo qe su gobierno dijo. No me acuerdo si fue el mismo u otro pero dicen qe la mujer estaba mal de la ccabeza porque el padre la abusso y etc, eso no determina qe la mujer ssea una asesina, hay muchas personass qe lamentablemente sufrieron abusos y/o violaciones y no son ni asesinoss ni violadoréss, además ella tenia una vida sexual muy activa, eso no significa qe no ttenga control sobre su sexualidad, como tmb dijeron.

Anónimo dijo...

"... Había manchas de sangre por todo el interior del coche, pero ninguna correspondía con la de Diane... Sus sospechas aumentan cuando Downs fueron por primera vez a ver a Christie, que era incapaz de hablar después de sufrir un derrame cerebral. Los ojos de Christie vidriosos con aparente miedo y su ritmo cardíaco se saltaron dramáticamente. También descubrieron que inmediatamente después de llegar al hospital, Downs había llamado Robert Knickerbocker, un hombre casado y ex colega en Arizona con el que había tenido una aventura. [ 8 ] La evidencia forense no coincidía historia Downs ', no había sangre en el lado del conductor del coche, ni había restos de pólvora en la puerta del conductor o en el panel de la puerta interior. Knickerbocker también informó a la policía que había Downs acechado él y parecía dispuesta a matar a su mujer si eso significaba que podía contar con él para sus adentros; Knickerbocker declaró que se sentía aliviado de que Downs se había ido a Oregon y fue capaz de reconciliarse con su esposa. [ 9 ] Downs no le dijo a la policía que era dueña de una pistola calibre .22, pero tanto Steve Downs (su ex marido) y Knickerbocker (su ex amante) dijo que sí propio.
Los investigadores descubrieron después que compró el arma de fuego en Arizona, y aunque no fueron capaces de encontrar el arma real, se encontraron cubiertas sin fuego en su casa con las marcas del extractor de la misma arma que mató a los niños. Lo más perjudicial, testigos vieron el coche de Downs conducido muy lentamente hacia el hospital a una velocidad estimada entre cinco y siete mph , contradiciendo reclamo Downs 'que llevó al hospital a gran velocidad después de los disparos. En base a esto y pruebas adicionales, Downs se detuvo a nueve meses después del evento, el 28 de febrero de 1984, y acusado de asesinato y dos cargos cada uno de intento de asesinato y asalto criminal....... Yo no creo que sea la "santita" que su rostro muestra... muchas madres han matado a sus propios hijos, sin motivo aparente...pero a esta los hijos le estabas estorbando para seguir con su vida desordenada... además, después de tantos años, siendo sus hijos ya mayores, no creo que sigan siendo manipulados por la policía, si es inocente, sus propios hijos podrían ayudarle a demostrar su inocencia... pero veo que no es así...

Anónimo dijo...

Lamentable, lamentable, los medios y el juazgado la condenaron por ser una disoluta enferma sexual, pobre mujer, sus deferctos como persona la hundieron por homicidio sin ser homicida....pero por otra parte la neta: ¿A quién carajos se le ocurre pararse en medio de la carretera ante un sujeto que te hace señas y mas aun si llevas a tus hijos pequeños en el carro?... Digo....¡¡¡¿A quién carajos se le ocurriría pararse?!!!, se necesita ser de plano idiota para ello...

Ampersand dijo...

Bueno, después de leer bastantes comentarios acerca de éste caso, en definitiva lo que la exonera es el hecho de no haber solidez alguna de argumentos; si en su caso se demuestra una ineficacia del sistema judicial norteamericano, lo pertinente es dejarla en libertad.

Pero recordemos que en la tierra de libertad y hogar de valientes, cuando en un caso se reúnen los factores adecuados, satanizan al inculpado y lo exhiben como un ejemplo para sus ciudadanos, acerca por supuesto de lo que no se debe de hacer, so pena de sufrir todo el rigor de la justicia.

Si se es de color, musulman, inmigrante, pobre, lo más seguro es que el inculpado vea crecer las cebollas desde abajo, si le cuadran adecuadamente a su sociedad las agravantes del caso, obtienen la animadversión necesaria hacia el inculpado por parte de la sociedad, y la aprobación casi generalizada por haber hecho valer las instituciones judiciales norteamericanas. Jamás se expondrían al escarnio mundial, recordemos que como Michael Moore dice en su documental de Columbine, el miedo los hace cometer atrocidades, como la compulsiva posesión de armas y la falta de una legislación adecuada respecto al tema, puesto que sienten que sacar de circulación las armas provocaría una escalada de violencia generalizada por parte de sus enemigos.

Si un estudio psiquiátrico determina tendencias sociópatas y criminales, debe ser tratada convenientemente y evaluar su posible reinserción; tiene características mentales que hacen pertinente su monitoreo constante; pero de eso a sólo usar un juicio tendencioso para condenarla, es negarle el derecho de libertad, si en todo caso ha manipulado al sistema, deben reconocer su inocencia.

Anónimo dijo...

Q motivos tenia? Y los testigos q vieron al hombre de su descripcion ? Por q no lo buscaron e interrogaron?

Anónimo dijo...

La niña no recordaba nada durante el tiempo q permanecio recibiendo visitas de los fiscales y no de su mama pudo ser facilmente introducido ese testimonio con las preguntas y respuestas exactas por q el testimonio delnniño q decia q un hombre le disparo fue desestimado?

Holdena dijo...

Este crimen se podría haber evitado si tantos hombres, empezando desde su padre, no se hubieran aprovechado de ella, además de recibir una terapia adecuada.
Además he leído el libro de Ann Rule y el que hizo sobre Bundy y no hay color!!!!! Aún los terribles crímenes de Bundy , se percibe su imparcialidad al ser su amigo personal... Y Diane no le cae bien, la juzga muy severamente.

Anónimo dijo...

Pues bueno las pistas y pruebas que aquí se muestran en su mayoría la exhoneran de culpabilidad; no soy machista y es más pienso que a los hombres debería castigárseles por igual como se les hace a las mujeres por ser promiscuos e incluso más duramente ya que en su mayoría son ellos los que lastiman a sus parejas y provocan problemas; pero la conducta de esta mujer era muy irresponsable incluso después de ser aprehendida, ¿cómo es posible que siga jugando y encima haciéndose la amante por correo de otro asesino? ella debió haber pensado en sus hijos y ya sentar cabeza, y no niego que es bastante injusto y hasta asqueroso el modo cómo se los robaron; me pregunto quién sería la cornuda o cornudo despechada/o o el cerdo rechazado que le tendieron esta trampa para vengarse de ella, por eso es mejor no jugar con fuego y tener mucho cuidado con las decisiones que se toman en esta vida.

Jhon dijo...

Desde luego, la mayoría de éste foro no podría buscarse las lentejas como detective, que ingenuidad y gilipolleces hay que leer.

Nadie está en posesión de la verdad, pero es muy triste que para algunos, la única forma de comprobar una culpabilidad es ver la escena del crimen, en el instante vital y a la pava empuñando el revólver.

Bueno, que ingenuo soy, aún así algún iluminado de éste foro tendría sus dudas.
Por si vosotros fuera Ted Bandy seguiría cursando su carrera.
Buenas noches.

Señora Honestidad dijo...

El desenlace de este caso es muy similar a el de la pequeña niña prodijio JonBenet Ramsey, al final de cuentas las especulaciones de la policia y el fin de enjuiciar a los padres de la niña hicieron reprimir el caso y declarar asi no fuese en un juzgado eternamente inocente al verdadero asesino.

Beatriz S.C. dijo...

No sé de dónde habrás sacado la información pero hay medias verdades, una versión que la favorece, gente que dices que manipulo a la niña, etc etc. Totalmente incorrecto.
No mencionas que se hallaron, en su casa, casquillos de bala del mismo calibre que el arma con la que se disparó a los niños.
No te quito razón en que se la puede haber prejuzgado en otros aspectos pero que es la asesina, lo es. En cuanto a su supuesta libertad sexual y promiscuidad, como sabrás, no es más que consecuencia del abuso sexual que sufrió. No de libertad realmente. Su vida era un caos y su obsesión por Knickerbocker la llevó a querer deshacerse de los niños (a sabiendas de que su amante no quería hijos). Vamos, otra Susan Smith...
Además Downs padece trastorno histriónico de la personalidad.
Creo que la versión dada aquí es totalmente errónea y falta muchísima información que has obviado.