Manuel Blanco Romasanta: "El Hombre Lobo de Allariz"



"Mala cosa es tener un lobo cogido por las orejas, pues no sabes cómo soltarlo".
William Shakespeare


Manuel Blanco Romasanta nació el 18 de noviembre de 1809, en la aldea ourensana de Regueiro (España). Europa se vio siempre atemorizada por los "Hombres Lobo", licántropos que devoraban carne humana cuando se transformaban en monstruos por el influjo de la luna llena. En un principio, su acta de nacimiento decía "Manuela", ya que se pensó que era una niña. Era sastre, pero su vida cambió radicalmente cuando quedó viudo. A partir de entonces se dedicó a la venta ambulante. Los primeros años se movió por la zona y más tarde abarcó todo el Reino de Galicia. Todos los lugareños le señalaban como vendedor de unto o grasa humana. Por su fama asesina, llegó a ser acusado del asesinato de un alguacil. Juzgado y condenado, se escapó a un refugio en un pequeño pueblo abandonado llamado Ermida.






Manuel Blanco Romasanta


En vista de que estaba prófugo, comenzó una serie de asesinatos utilizando todo tipo de estrategias. Fue capturado en Nombela (Toledo) y juzgado en Allariz. Su proceso judicial todavia se conserva en el archivo historico del Reino de Galicia: "Causa 1788, del Hombre Lobo". Reconoció que había matado a nueve personas a sangre fría. Según dicen los expedientes judiciales de la época, "usaba sus manos y sus dientes para asesinar a sus víctimas, comiéndose los restos".



A causa del tipo de heridas sufridas por las víctimas, se consideró que padecía licantropía, es decir, era un hombre que se transformaba en lobo, ya que las heridas eran como dentadas de los colmillos de uno de estos cánidos.






Él mismo aseguró que había sido víctima de una maldición cuando era adolescente, y que tuvo alucinaciones en las que se veía rodeado de lobos después de sus asesinatos. Segun sus propias palabras: "Por culpa de la maldición de uno de mis parientes, tal vez mis padres, me convertía en lobo, desnudándome primero y revolcándome después por el suelo hasta tomar dicha forma... pero la maldición terminará el día de San Pedro, cuando se hayan cumplido trece años desde mi primera metamorfosis..."






Fue condenado a muerte, aunque la reina rebajó su pena a cadena perpetua para poder investigarle a fondo y descubrir la veracidad de sus palabras. Ingresó en prisión en 1854. Sin embargo, cuando los investigadores llegaron a la celda de Romasanta, la encontraron vacía. Después nada se supo de él, pero dio origen a una leyenda negra.



VIDEOGRAFÍA:

Romasanta (trailer)
video



BIBLIOGRAFÍA:





FILMOGRAFÍA:

7 comentarios:

Prospector dijo...

Se decía que bajaba a Chaves (Portugal) para vender la grasa, con la que un farmaceutico hacía jabón. A ciencia cierta no se sabe que pasó con él, ya que las actas del juicio se quemaron. Indicar también que fue un conocido quien lo desemascaró mientras estaba en la siega en Castilla.

Buena página, muy completa y sorprendente, con algunos criminales conocidos en pocos lugares. Felicidades desde este lado del charco.

Karuna dijo...

Desgraciadamente; la ambigüedad hace que la búsqueda de la verdad, se deje inconclusa; como lo podemos apreciar en el caso de Manuel Blanco Romasanta conocido como "El Hombre Lobo de Allariz".

Manuel Blancon Romasanta y Francisco Leona, son ejemplos de asesinos que se convierten leyenda oscura.

Saludos Karuna ^^

libra_fesi dijo...

k pedooooo komo pudo desaparecer asi komo asii!?!?!?!?!

Tony dijo...

Lo que me gustó fue la entrada del artículo, donde citas mi poema favorito: "Los motivos del lobo", del nigaragüense Rubén Darío. ¡Felicidades!

zodiac killer dijo...

yo soy gallego y los bosques de mi tierra de noche acojonan y mucho,frondosidad extema,una casa perdida con una luz,un cruceiro en medio del monte,eso es mi tierra ,una tierra inmortal

Anónimo dijo...

Recuerdo con cariño cuando mi abuelo me contaba la historia del lobisome de hallariz :) gran entrada!

Ampersand dijo...

Rifado, rifado, ri fa do !!!! Tres leyendas de la hermana península en un breve receso, son iguales a una aleccionadora tarde para reflexionar y no perder el asombro...
Y éste caballero decía padecer la maldición de mi monstruo favorito: El Hombre Lobo. Me imagino que su estilo de ataque se parecía más al que poseía el personaje de Jack Nicholson, en la película de 1994, Lobo.
Todos sabemos que con una leve interrupción del torrente sanguíneo hacia la cabeza puede producirse, además del desmayo, una breve amnesia. Quiero especular, pero creo que en el caso de un peculiar ser legendario, es un atrevimiento permisible, que padecía de un mal circulatorio, que modificaba su comportamiento al irrigar otra zona del encéfalo, provocando su explosión de ira, y al mismo tiempo, propiciando su amnesia. (No se por qué siento que de repente me parecí a Edgar Allan Poe o a Horacio Quiroga describiendo una teoría en uno de sus relatos, pero bueeeno ...)

De verdad muy impresionado con esa tercia de relatos (Manuel Blanco Romasanta, Francisco Leona y Juan Diaz de Garayo), excelente trabajo ECS, saludos !!!!!