Sawney Beane: "El Caníbal de las Colinas"



"¿Qué no ves que mi padre es un caníbal
y voy a comerte?"

Kinky y Lupe Esparza


Alexander “Sawney” Beane (o Bean) nace en el seno de una familia granjera a las afueras de Edimburgo, cerca de la costa oeste de Escocia, a finales del siglo XVI. Acompañado de su mujer, abandona el hogar siendo muy joven e inician un viaje hacia el lado opuesto del país. En mitad de la travesía deciden ocultarse en una profunda caverna. La entrada era una pequeña grieta a través de la cual se extendía una cueva de alrededor de una milla. Sin saberlo, esta caverna le serviría como hogar a los Beane durante los siguientes veinticinco años.






Sawney Beane a la entrada de su caverna


Al principio subsistían de las pertenencias que habían robado a distintos viajantes que habían asaltado y asesinado. Pero pronto sus necesidades iban a ser más exigentes. Comenzaron a tener hijos y su estado se volvió cada vez más salvaje. El incesto se convirtió en una práctica habitual en la caverna, de tal forma que se mantenían relaciones sexuales entre hermanos, padre e hijas, madre e hijos, y se procreaban así nuevos vástagos. Simultáneamente, la necesidad de comida iba en aumento, pues la familia seguía creciendo. La solución a sus problemas la seguían encontrando en los viajantes que asaltaban, pero ésta vez transportaban el cadáver a la caverna, donde era devorado. Se aficionaron así a la carne humana.



Grabado de la época sobre el Caníbal de Escocia


Durante un cuarto de siglo, desaparecieron viajeros en las extensiones rocosas de Galloway; lo único que se encontraba de los desaparecidos eran algunos restos, partes de los cuerpos halladas ocasionalmente en la costa, despojos que los Beane no solían consumir y arrojaban al mar. Estos restos humanos suscitaban las más diferentes teorías. Una explicación era descabellada: podría ser que los terrenos rocosos estuvieran habitados por hombres lobo o demonios. Otra era que los viajantes podrían estar siendo atacados por una manada de lobos; sin embargo, ésta hipótesis no se sostuvo durante mucho tiempo, pues no sólo desaparecían individuos que viajaban solos, sino también grupos de cuatro, cinco e incluso seis personas. Aunque, eso sí, nunca atacaban a más de dos si iban a caballo. Eran muy cuidadosos, asegurándose las posibles vías de escape y nunca dejaban a nadie con vida.



Mapa de la época con los sitios de sus crímenes


Con el tiempo surgió otra hipótesis: que algún posadero debía ejecutarlos mientras dormían y enterrarlos en un sitio aislado para no ser descubierto. Esto ocasionó muchos juicios a inocentes que, según la tradición de la época, eran torturados hasta que se les arrancaba una confesión de culpabilidad y posteriormente eran ejecutados. Gran cantidad de posaderos inocentes fueron asesinados por este motivo y muchos otros abandonaron su trabajo por miedo a ser los siguientes. Esto ocasionó que la zona se volviese aún más desierta y el tránsito de mercaderes y viajeros descendiera. Una tarde, un grupo de treinta personas regresaba a casa tras haber pasado el día fuera, cuando escucharon unos gritos delante de ellos. Al llegar al lugar del tumulto, se encontraron con un hombre que se defendía pistola en mano contra una banda de atacantes de aspecto salvaje. Cerca de él yacía su mujer en el suelo, destripada, mientras algunos de los atacantes le arrancaban pedazos de carne y se la comían cruda. Las mujeres del clan le habían cortado el cuello y bebían su sangre. El hombre, temeroso de correr su misma suerte, se defendía desesperadamente con su pistola y su espada contra una turba de treinta hombres del clan. Los viajeros, atónitos, no podían creer lo que veían. Al ser descubiertos, el clan de los Beane huyó hacia las colinas. Ya existían pruebas sobre las misteriosas desapariciones.



Sawney Beane en pleno festín


La persona que aportó el testimonio sobre lo ocurrido fue el marido superviviente del ataque. La historia llegó a oídos del rey James I de Inglaterra, el cual decidió tomar serias medidas: envió a 400 soldados acompañados de perros de caza a la zona; los perros hallaron rápidamente la entrada de la caverna: el fuerte olor a carne podrida les facilitó la búsqueda. Los soldados penetraron en la cueva siguiendo un pasadizo en forma de zig-zag hasta llegar al hogar de los Beane. Allí encontraron a cuarenta y ocho personas: Sawney Beane y su mujer, sus ocho hijos, seis hijas, dieciocho nietos y catorce nietas, fruto de los continuos incestos entre todos ellos. Pero lo peor era que el lugar estaba lleno de cabezas cercenadas, brazos, piernas y demás miembros, amontonados unos sobre otros. Algunos trozos de carne habían sido salados, con la intención de conservarlos para los siguientes meses.






Grabado que ilustra el interior de la caverna


Tras ser descubiertos, el rey los calificó como bestias salvajes no merecedoras de juicio alguno. Tanto Sawney Beane como los veintiséis hombres del clan fueron torturados y desmembrados en público. Todo el proceso fue contemplado por las mujeres, a quienes les esperaba la hoguera. Terminaron quemadas vivas en un gran acto público.



El juicio en Edimburgo


Después de su muerte, se popularizó la “Balada de Sawney Beane”, que decía:

No vayas por Galloway,
ven, espera un rato, mi amigo,
te hablaré de los peligros.
Ten cuidado con Sawney Beane.
Sabemos que él espera allí,
pero su cara raramente se ve.
Sawney tiene una esposa e hijos.
Sé cauto para que ellos
no cojan tu caballo y viertan tu sangre
en la cueva de Sawney Beane.
Desean ver tu garganta cortada.
Uno de ellos limpiará tu cadáver.
Mas no temas tanto: los soldados
vigilan los paseos.
Es un mandato del rey:
llevan la orden de fuego y espada
A Sawney Beane y los suyos
los han colgado alto en el torreón de Edimburgo.




La historia sirvió para asustar a los niños


La historia permaneció durante siglos. A finales del siglo XX, Wes Craven la tomó como base para producir su clásica película de horror Las colinas tienen ojos, donde una tribu de mutantes antropófagos se esconde en las cuevas y devora a quienes transitan por la carretera.



La cinta de Wes Craven


Hubo una segunda versión en 2006 y además una cinta bastarda muy mala, titulada Los caníbales de Hillside, también ambientada en la época contemporánea.



Escena de Las colinas tienen ojos


Finalmente, Sawney Beane sirvió de base para la inclusión, en los cómics de Batman, de un personaje llamado Solly Bean, un criminal caníbal cuya compulsión es devorar carne humana.






Cómic de Batman (click para ampliar)


Con el tiempo, muchos negaron la existencia real de Sawney Beane y lo atribuyeron a una leyenda. Pero su presencia como el caníbal más popular de la antigüedad europea, persiste hasta la fecha.



VIDEOGRAFÍA:

Las colinas tienen ojos (traileres)
video

video



BIBLIOGRAFÍA:






FILMOGRAFÍA:



10 comentarios:

Faustino dijo...

Estimado Maestro:

Fascinante, la historia de los Beane. Me interesó una película. Se trata de "The hills have eyes", de Alexandre Aja. ¿Qué tan buena es? ¿Dónde la consigo?

Le envío dos títulos, como aporte bibliográfico -menor, pero con aprecio- sobre el tema o sus vínculos:

Asesinos en serie. Robert K. Ressier; Tom Shachtman. Ariel. Barcelona, 2005. 384 páginas.

Tratado sobre la violencia. Wolfgang Sofsky. Abada. Madrd, 2006. 232 páginas.

Sin más por el momento, me despido con un abrazo y una felicitación por la página. Soy su lector.

Faustino

Kuha dijo...

Pues Faustino... La pelicula trata sobre un pueblo de mineros que sin saberlo cerca de donde viven se hacian experimentos nuclearos, lo cual hace que tengan muchas enfermedades y que sus decendientes tengan deformidades. Estas personas sienten tanta rabia que matan a cualquier foraneo que vean, los hombres son asesinados y las mujeres conservadas para reproducirse y hacerse mas fuertes, ademas de que les sirven de alimento....

A mi juicio, una buena historia peor con ejecucion pesima, la pelicula es ridicula y no se la recomiendo a nadie a menso que la veas con la idea de que vez comedia... (Asi fue como me vi las dos, hize una reunion con amigos para ver peliculas y rentamos esas para reirnos lol)

Interesante articulo... Perturbadores hechos... Nunca antes habia oido de esto...

dr. kenzo tema dijo...

No sabía que esta historia estaba ligada a la película de Craven. De hecho, conforme avanzaba en la lectura, me estuve acordando mucho de la película.

Buen texto, saludos

Anonymous dijo...

Buena historia. Sólo me quedaron un par de dudas (aunque quizás por el hecho de que el caso por muchos es considerado como leyenda no se conozcan): si Bean se fue con su mujer de viaje no debía ser tan joven y algún trabajo debe haber tenido, además de que se menciona que tenía una familia, entonces: qué lo motivo a hacer ese viaje y por qué decidió quedarse en una cueva como un cavernícola? Me encantaría saber si alguien tiene información.
De nuevo felicitaciones por el blog. Ya me quedan pocos asesino por leer. Saludos

Anonymous dijo...

Un dato mas, hay una pelicula que hace referencia a este hecho, que fue protagonizada por algunas actrices porno, como jenna jameson llamada Evil Breed: The Legend of Samhainse, en la que hablan de una tribu de comedores de carne , claramente relacionada con este hecho.

Gracias por la informacion que se da en este blog, es muy buena

InlandFear dijo...

buenisima la informacion :D

Pegasso dijo...

Informacion competa.
Gracias

yugito dijo...

wowww jejejeje yo si la pelikula y me averguensa decir q si me dio unpoko d miedo o mas q miedo era asko pero no por el hecho d q komian karne sino por las violaciones mmmmm pero me gusto muxo la historiaXD

soytutioargail dijo...

Fantástica la información de este artículo y ahora mucho más actual con el estreno de la nueva de Batman. La verdad es que no sé como he llegado aquí pero me hago seguidor y fan. Un saludo!

Anónimo dijo...

A mi me recuerda a las películas de "Camino hacia el terror". Viajantes que por alguna razón se quedan sin automóvil en medio de un bosque y tipos deformes (se supone por incesto) los cazan :P
¡Excelente blog!

Efrén Cabañas.