"Jack, el Destripador"



"Bajo las crudas e impresionantes alusiones se halla el significativo retrato del Hombre Obsesionado, cuya transición del pasado al futuro nos deja con una profunda visión del Hombre Violento de hoy. Porque Jack el Destripador está con nosotros ahora. Merodea de noche, huyendo del sol en una búsqueda de la deslumbrante incandescencia de una realidad interior. La víctima inevitable y definitiva del Destripador es siempre él mismo".
Robert Bloch



Aunque la figura del asesino serial sea tan antigua como el hombre, fue hasta el siglo XIX que el prototipo de este siniestro personaje cristalizaría en el imaginario colectivo. Y lo haría a través de un homicida cuya identidad nunca fue descubierta, o por lo menos, revelada: la de Jack, el Destripador, quien entre agosto y noviembre de 1888 aterró el lado Este de Londres, concretamente la zona de Whitechapel.



Sobre Jack (quien sólo eliminó a cinco prostitutas), se han escrito más libros que sobre todos los presidentes estadounidenses. Y si bien su conteo personal de víctimas no pasó de media decena, caló hondo en la historia a causa de la saña con que cometió sus crímenes, y sobre todo, por el misterio que siempre rodeó su figura.








Siempre mataba de noche y en fines de semana. Más que cantidad nos brindó calidad. Un detallista que optaba por una minuciosidad artesanal, en vez de la mera producción en serie.



El asesino psicótico, figura importantísima en la literatura de horror, posee dos características que hacen su sombra más ominosa: nadie conoce su forma y nunca es posible saber cuando aparecerá. Es una sombra afilada. Quienes lo representan son sus víctimas, los rastros sanguinolentos que deja tras de sí. A veces los despojos son terriblemente convincentes, los más extraños y entusiastas representantes que puedan imaginarse, forjadores de pesadillas. Los cadáveres de Jack fueron más lejos: tejieron una leyenda. Era, como lo es siempre, como lo es ahora, el tiempo de los asesinos.




Fue Mary Ann Nichols "Polly" quien inauguraría la lista de sus víctimas el 31 de agosto (aunque algunas crónicas de la época aseguran que fue la quinta víctima). Su cadáver apareció en Buck's Row. Presentaba dos cortes profundos en el cuello. Jack la evisceró; sus intestinos aparecieron colocados entre sus piernas, y su abdomen fue abierto en canal.




La segunda fue Annie Chapman, muerta el 8 de septiembre y hallada en el número 29 de Hanbury Street. Decía el informe del médico forense: "Sus intestinos estaban a un lado del cuerpo sobre su hombro derecho. Había mucha sangre, con parte de su estómago junto al hombro izquierdo".



La tercera y la cuarta se unieron al recuento la noche del 29 de septiembre. Primero ultimó a Elizabeth Stride, a quien provocó una herida que atravesaba su cuello de lado a lado; se cree que la aparición de alguna otra persona causó que Jack se detuviera y no completara su faena carnicera en Berner Street.



Más tarde, en Mitre Square, ultimó a Catherine Eddowes, a quien le arrancó la nariz, le mutiló el rostro y la degolló. También le abrió el vientre desde la vagina hasta el esternón. Jack extrajo el útero (ocupado por un feto, ya que Catherine estaba embarazada) y el riñón izquierdo, el cual se llevó. Y dejó además un mensaje escrito con sangre en la pared: "The jewes are not the men that will not be blamed for nothing". Este mensaje, que incriminaba a los judíos como parte del crimen, fue borrado y ocultado por la policía. Se temía que desatara una ola de antisemitismo.





La quinta y última de sus víctimas oficiales fue Mary Jane Kelly, quien siempre vivió aterrada por la posibilidad de encontrarlo. Su cuerpo fue hallado en el número 13 de Millers Court la noche del 9 de noviembre. Su cabeza estaba separada del cuerpo, y sobre la mesa de noche, junto a la cama, yacían su corazón, sus ojos y sus pechos cercenados. Sus órganos internos estaban esparcidos a su alrededor, había adornado la ventana con sus intestinos y las paredes estaban llenas de sangre.



Scotland Yard se volvió loca tratando de atrapar al homicida. Los medios de comunicación masiva, por primera vez, descubrieron la fascinación que sobre sus lectores ejercían las andanzas de Jack.






Lo mejor fue la reacción popular: cientos de cartas llegaban tanto a los periódicos como a las oficinas policiales, todas firmadas por locos que decían ser Jack.



De ellas, solamente tres fueron auténticas. La primera llegó a la Agencia Central de Noticias el 27 de septiembre; escrita con tinta roja, la firma pasaría a la historia: "Yours truly, Jack the Ripper" ("Suyo afectísimo: Jack el Destripador").





La siguiente llegó a manos de la policía el 30 de septiembre; en ella, Jack se quejaba de no haber podido terminar su labor, ya que no había podido cortar las orejas de su víctima para enviárselas a los oficiales.




La tercera fue recibida el 16 de octubre por George Lusk, director del recién fundado Comité de Vigilancia. La acompañaba un pedazo del riñón extraído a Catherine Eddowes. Jack añadía que se había comido el resto del órgano y el remitente incluía las célebres palabras: "From Hell" ("Desde el Infierno"), así como un poema deficiente:


Seis prostitutas, contentas de vivir
una topa con Jack y solo quedan cinco
cuatro y prostituta riman muy bien,
lo mismo que tres, y yo
incendiaré la ciudad y sólo quedarán dos.









Jack era escurridizo, nadie podía atraparlo, no había señales de él después de cometer sus crímenes. Una teoría afirmaba que era un Hombre Invisible. Es decir, alguien que no desentonaba en absoluto con el ambiente del lugar, o de quien nadie tendría sospechas: un cura, un policía, una prostituta.




También se decía que podía ser alguien que era más conveniente no ver: un hombre poderoso, un miembro de la realeza. Prácticamente cualquiera podía ser. Los principales sospechosos fueron el príncipe Albert Víktor (nieto de la reina Victoria), casado con la prostituta católica Annie Crook; el médico de la Familia Real, William Gull; Aarón Kominski, un polaco judío que sufría de alucinaciones; Montague John Druitt, maestro de escuela y abogado, que se suicidó arrojándose al Támesis, y de quien su familia sospechaba que era el asesino.



Otros sospechosos eran Michael Ostrog, un inmigrante ruso que se dedicaba a robar; el médico estadounidense Francis J. Tumblety, quien huyó a Jamaica y Nicaragua, y que coleccionaba órganos femeninos; Walter Sickert, pintor alemán que usaba como modelos a prostitutas; y George Chapman, acusado oficialmente por Scotland Yard de ser el asesino y recluido en un manicomio; la última tesis postula que se trataba de varios criminales, una especie de sociedad secreta que cometía asesinatos rituales.



Las crónicas de la época hablaban con clínico detalle de las mutilaciones, siguieron casi con placer cada uno de los bizarros elementos de los crímenes, fustigaron a los cazadores, se burlaron de las ridículas pesquisas policíacas, atacaron cruelmente a la prostitución, empezaron el juego eterno de ponerle un rostro a Jack. Eran los medios de comunicación masiva en su estado primitivo.



Titulares de periódicos y revistas de la época








¿Cuánto hicieron estos medios por alimentar a Jack el Destripador? ¿Fue el primero de los asesinos conscientes de que la sangre puede ser un medio magnifico para llegar a un público indiferente? ¿Qué tanto de su fama se debe a las furiosas editoriales, al miedo mediático, al terror en letras de imprenta?



La fascinación de los medios de comunicación ante los crímenes





En la década de los noventa se publicó el Diario de James Maybrick, un comisionario algodonero de Liverpool donde se declaraba el autor de los crímenes. Sin embargo, el diario es considerado por la mayoría un fraude. También se halló un pequeño reloj de bolsillo de oro donde está grabado el texto “Yo soy Jack” junto al nombre “James Maybrick", así como las iniciales de las cinco víctimas reconocidas del asesino: Mary Nichols (MN), Annie Chapman (AC), Elizabeth Stride (ES), Catherine Eddowes (CE) y Mary Kelly (MK).



Dicho hallazgo ha situado a James Maybrick en el número uno de los sospechosos. Este reloj se descubrió a mediados de los noventa, poco después de la aparición del supuesto diario personal de James Maybrick, en el que narraba los crímenes que había cometido. Aunque hasta ahora se creía que tanto el diario como el reloj eran una burda falsificación para sacar dinero, unos recientes análisis hechos por la Universidad de Manchester han revelado que el reloj podría ser realmente de la época en que Jack se paseaba por la calle Whitechapel haciendo de las suyas.



Con la ayuda de microscopios electrónicos se han detectado partículas oxidadas de cobre depositadas en el fondo de las iniciales grabadas en el reloj y que pertenecerían a la herramienta con que se hicieron. La Universidad de Bristol también lo analizó y certificó que podía tener “decenas de años de antigüedad", pero que no se podía decir con exactitud.



El posible esclarecimiento de uno de los casos más intrigantes de la historia criminal, tiene a los seguidores y estudiosos de Jack divididos en dos bandos: los que creen que el misterio por fin ha sido resuelto, y los que en cambio creen que esto no es más que una estrategia para ganar dinero.



Gráficos descriptivos sobre los asesinatos (click en las imágenes para ampliar)



Asimismo, recientemente se ha dado a conocer una posible identidad del asesino según documentos de Scotland Yard, expuestos en el Black Museum. El sospechoso fue un peluquero llamado Aaron Kosminski.



Mapas de los crímenes



En el año 2006, se descubrió en una de las cartas de Jack, ADN de mujer, por lo que algunos piensan que el Destripador pudo haber sido una mujer, aunque en ese caso debió de tratarse de una mujer lo suficientemente fuerte como para mutilar los cuerpos de las prostitutas y, lo que es más improbable, con la particular psicología de un asesino sexual en serie. Scotland Yard también barajó la posibilidad de que el asesino fuera el escritor Lewis Carroll, autor de Alicia en el País de las Maravillas, pues en su poema "Jabberwocky" está escrita una declaración hecha con anagramas. También se ha sospechado de Walter Richard Sickert (1860-1942), un pintor de origen Alemán radicado en Inglaterra. Patricia Cornwell dedicó una investigación titulada Retrato de un asesino. Jack el Destripador: caso cerrado en la que sostiene, tras varios estudios de la evidencia dejada por el Destripador, que las semejanzas entre Sickert y el asesino eran muchas como para pensar en que fuese casualidad.



El supuesto rostro verdadero de Jack, el Destripador, elaborado por computadora


Lo cierto es que a nuestra civilización el misterio de Jack le resulta intensamente atractivo. Miles de personas, a través de los años, se han esforzado por dotarlo de un rostro, de una voz, por descifrar el mensaje oculto detrás de sus crímenes. Seguimos buscado esas líneas dichas en una callejuela oscura, una noche de 1888 a una mujer trágicamente condenada. Jack nos llama desde esas sombras y nosotros acudimos a su llamado.



Caricatura sobre Jack, el Destripador




VIDEOGRAFÍA:

La historia de Jack el Destripador (en español)
video


Jack el Destripador y los asesinatos de Whitechappel (en español)
video


Biografía de Jack el Destripador (en español)
video


Las cartas de Jack el Destripador (en español)
video


Desde el infierno (trailer)
video






HEMEROGRAFÍA: Correspondencia completa: facsímil de todas las cartas enviadas por “Jack el Destripador” o por personas que aseguraban ser él (116 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todas)



Novela gráfica Jack el Destripador (completa, en español) (50 páginas) (doble click sobre la revista para ampliar y ver todas)



Novela gráfica Desde el Infierno (From Hell) (completa, en español, en cinco volúmenes) – Tomo Primero (146 páginas) (doble click sobre la revista para ampliar y ver todas)



Tomo Segundo (138 páginas) (doble click sobre la revista para ampliar y ver todas)



Tomo Tercero (138 páginas) (doble click sobre la revista para ampliar y ver todas)



Tomo Cuarto (138 páginas) (doble click sobre la revista para ampliar y ver todas)



Tomo Quinto (138 páginas) (doble click sobre la revista para ampliar y ver todas)




BIBLIOGRAFÍA:




FILMOGRAFÍA:

16 comentarios:

Julio Mangiameli dijo...

Carlos.. me gusto el blog escrito con sangre, buen jale.
un saludo afectuoso.

Julio

AngeluzX dijo...

Jack es uno de mis asesinos faboritos uno de los mejores como dices es mas calidad que cantidad la verdad espero jamas lo encuentren o ayen evidencia de quien sea pues es lo que lo hace casi un dios un asesino perfecto aun que alguna vez vi la frace "El Asesinato Perfecto No Es El Que No Se Resuelve Si No El Que Se Resuelve Con El Asesino Equivocado"
bueno te invito a pasar por mi blog te parecera interesante de esho tengo la historia de un asesinato es http://erotismopuro.blogia.com

Saludos... Frome Hell


AngeluzX

Anonymous dijo...

Me gusta tu trabajo, en especial la forma seria en la que tratas cada caso. La verdad me asusté al principio creí que sería una de esas páginas de pseudo Killers, pero se te ve serio, !genial¡

26 de febrero de 2008 22:28:00 CST

sky_ulises dijo...

Bueno buen reportaje sobre Jack el Destripador, la verdad no sabia que solo a 5 prostitutas habia asesinado, lo que si es un asesino serial muy reconocido.
Saludos.

10 de julio de 2008 12:12:00 CDT

Escrito con Sangre dijo...

Gracias por tus comentarios. En esta página se busca ante todo el rigor de la investigación histórica, sin descuidar un tono literario en las crónicas. También la inclusión de materiales documentales de interés (fotos reales, videos, bibliografía, filmografía, etc.) Espero no dejes de visitarnos.

Anonymous dijo...

Me gustaría hacerte una llamada de atención acerda de como defines a Jack el destripador "El asesino psicótico". Hay una diferencia muy grande entre psicótico y psicópata. El psicópata controla la realidad, y la pone a su servicio mediante trucos y engaños para conseguir sus propósitos. El psicótico, en cambio, tiene alterado su sentido de la realidad, y construye un mundo propio donde sus actos homicidas son el producto de su cerebro dañado y de las experiencias que han coloreado y dado sentido al argumento de su enfermedad. Lo que quiero plantear aquí es que lo que puede determinar si algo es obra de "locos" o de cuerdos no es si ese algo nos parece racional o no, sino el contacto con la realidad del sujeto que realiza las acciones. Un psicótico es Norman Bates en la película de Aldred Hitchcock "Psicosis" ya que vive un delirio y cree que su madre sigue viva y que todavía ejerce la tiranía sobre él. En su cerebro hay voces e imágenes que no existen y que sólo oye él.
Por lo que pones como referencias veo que te has leído el libro de Patricia Cornwell has podido apreciar que uno de los principales sospechosos de ser el renombrado asesino es Wiliam Sickert. Cornwell deduce que el asesino era organizado: observaba, espiaba y acosaba. James Maybrick, otro de los principales sospechosos, del cual se ha encontrado el famoso diario. David Canter dijo " El diario es muy preciso (...), sus obsesiones, su confusión interior y la planificación cuidadosa de los crímenes que llega a convertirse en una narración de carácter perverso".
Todo esto viene a decir que sea quien sea Jack el destripador no era, ni mucho menos, un psicótico, era una persona organizada, metódica, que elegía a sus víctimas y que era consciente en todo momento de lo que hacía, además de disfrutar de ello: un psicópata.

Naxcho dijo...

Estimado compañero.
He de decirte que hay teorías de que Jack el destripador pudo haber sido Argentino, o tenía alguna relación con el mencionado país. El nombre del tipo era Alonzo Maduro. Esto lo vi en un documental de History Channel. Podría ser que estoy confundido o bien podría ser un buen dapo para que agregues a la biografía. Invesitga un poco y luego me avisas. Gracias por tu atención y por tu arduo trabajo con este fantastico sitio.

E dijo...

ENTREVISTA AL DR. POMBO SOBRE SU NUEVO LIBRO SOBRE JACK THE RIPPER EN

http://te-aliviara.blogspot.com/

http://te-aliviara.blogspot.com/

Espero que les guste. Saludos. Emi

CocoNash dijo...

Wow, un caso que me encanta, admiro a jack el destripador, no por los crímenes que cometió que fueron atroces, sino por su inteligencia para escapar de la policía y porque después de más de 120 años, aún no se sabe quién fue.

Estoy de acuerdo que no fue una mujer por la fuerza que se necesitaba para cometer los crímenes, pero no tanto en que no pudo haber sido un homosexual porque los homosexuales siempre matan a hombres, esto porqué se da?

Si un hombre está enamorado de un hombre heterosexual, no podría matar mujeres por la "impotencia" de no poder competir contra una mujer o algo así? y generar odio contra las prostitutas por satisfacer ese deseo sexual de un hombre heterosexual?

CocoNash dijo...

otra cosa que quería comentar, sobre si era psicótico o psicópata, no se puede saber por el hecho de que nunca lo atraparon, pudiera ser que a lo mejor tenía alucinaciones de que alguien lo mandaba a matar prostitutas, o pudiera ser que estaba totalmente consciente de lo que hacía

Darkviretha Lilith dijo...

No es por nada, pero la verdad hay que reconocer que este hombre era todo un genio en esa actividad.
Por otra parte también me intriga saber su identidad, yo creo que a muchos y por otra parte, aunque el termino "asesino serial" se haya definido mucho después, este señor sin quererlo dio un estereotipo a los asesinos posteriores y sin quererlo estaba siendo un críminal diferente y abriendo paso a muchos otros.

Aaron Maiden dijo...

Amigo, un excelente blog has creado. Mis felicitaciones porque además de la buena información, dejas material extra muy interesante!!
Saludos.

Anónimo dijo...

Imbecil.Aprende a escribir sin faltas.

Anónimo dijo...

Bueno, yo la impresión que tengo mirando únicamente la correspondencia es que las letras son diferentes.

La caligrafía solo se asemeja en dos cartas. En algunas de ellas el deje que tenemos al escribir , la inclinación es diferente , incluso la "rapidez" y el trazo escrito es diferente.

Normalmente las mujeres solemos hacer la letra mas redondita y los hombres mas angulosa , no es regla general , si que es una suposición basada en la generalidad.

Yo me inclino a pensar que era una sociedad puritana secreta de ciertas personas que posiblemente trabajaban de dos en dos.

Un hombre reclamaba los serviciós de la prostituta y después de hacerla sentir confiada....pues...ya hemos visto como acaba.

Creo que si que habría alguna mujer(esposa de alguno de la sociedad) que participaba en las "labores".

Pienso que entre las personas participantes habia algún médico y se llevaban órganos de las víctimas como trofeos para su sociedad y muestra del compromiso.

Me da la impresión de que para ellos era como una cruzada contra la prostitución y el libertinaje de la mujer, por ello el que fueran a por prostitutas y se centraran en sus órganos reproductores y sexuales como " cuna del pecado y la perversión de los hombres"

Es posible que fueran antisemitas y buscasen la "pureza".Me da la impresión de que sentian que ellos hacian un "trabajo de limpieza" que no hacia la policía.

Por la caligrafía , muy fina en algunas cartas , creo que algunos de los formantes de esta "sociedad" eran personas cultas, personas cuya imagen en sociedad jamás despertaría la sospecha....

Pero bueno , solo son teorias....

El blog está genial , lo tengo en favoritos.

Anónimo dijo...

He revisado las cartas , de nuevo , por curiosidad y las "p" cuando firma son diferentes , no son iguales en todas las cartas.

Hay una caligrafía que firma con "J" mayúscula y otras con j minúscula al igual que "Ripper", las "R" mayúsculas son diferentes.(Si depende de la prisa que tengas al escribir.....pero hay ciertos dejes que son distintivos)

La separación entre letras...Por ej en la carta de "From Hell" el escrito es diferente totalmente.

Distingo a alguien que es metódico y superordenado , de alguno que es un poco mas "zolorpas" y bruto.

Ciertas "y " griegas de la postal del "complice" me da a pensar que es una escritura femenina , la inseguridad en el trazo y los tachones , muestran cierta autocensura de sus propias palabras....como alguién que esta acostumbrado a esperar aprobación en lo que hace (Me parece bastante propio de la sociedad reprimida de entonces)

Bueno , son teorías que yo he sacado en lo referente a los datos aportados ....

Un saludo!!!!

Anónimo dijo...

Exacto solo son teorias pero le voy mas s la tuya.