911: los atentados del 11 de septiembre de 2001

CLICK AQUÍ PARA LEER LA PRIMERA PARTE DE ESTA ENTRADA

Los ataques con ántrax
Unos días después de los atentados, Bush llegó a hacer la absurda afirmación de que había visto el primer ataque en vivo por televisión.



La Zona Cero por la noche



El 4 de diciembre de 2001, Bush respondió en una entrevista, cuando le preguntaron "¿Cómo se sintió cuando se enteró del ataque terrorista?", diciendo: "Yo estaba sentado afuera de las aulas, a la espera de entrar, y vi un avión estrellándose contra la primera Torre”. Sin embargo, en ese momento no había imágenes del primer impacto; esos videos fueron transmitidos hasta el día siguiente. Y el segundo impacto aún no había ocurrido.




Bush acudió días después a la Zona Cero, donde dio un discurso junto a los restos de las Torres Gemelas, mencionando la primera respuesta que iba a dar su administración: "un castigo justo". La CNN mencionó que, "subido en un montón de escombros en Manhattan, algunas personas que trataban de escucharlo decían que no podían oírle". En respuesta, Bush dijo que quienes habían derribado esos edificios "nos oirán muy pronto a todos nosotros".



Bush en la Zona Cero






También fue al Pentágono. Dijo que aquello había sido “un acto de guerra” y con esta declaración, las aseguradoras pudieron librarse de pagar las inmensas primas adquiridas por los dueños y arrendatarios de las Torres Gemelas, así como por la mayoría de las víctimas. Simplemente, nadie tenía un seguro contra un “acto de guerra”.



Bush en el Pentágono





Richard Shelby, senador republicano de mayor antigüedad en el Comité del Senado sobre Cuestiones de Espionaje, declaró: “Evidentemente esto fue un fracaso de gran magnitud. No teníamos ninguna advertencia específica que los Estados Unidos iba a ser agredido”. Pero el senador olvidaba la serie de advertencias internacionales que se les habían hecho.



Richard Shelby


Pero un nuevo episodio estaba por comenzar. Los ataques con ántrax en 2001 en los Estados Unidos, también conocidos como "Amerithrax" por el nombre dado al caso por el FBI, ocurrieron en el curso de varias semanas comenzando el 18 de septiembre de 2001. Las cartas que contenían esporas de ántrax fueron enviadas a varias oficinas de medios de información (ABC News, CBS News, NBC News, New York Post y National Enquirer) y a dos senadores demócratas de los Estados Unidos (Tom Daschle y Patrick Leahy), en Nueva York, Boca Raton y Washington, D.C. El resultado fue un total de 22 personas infectadas, de las cuales murieron 5. Estos ataques acentuaron la inseguridad ciudadana y el clima de terror producidos por los atentados del 11 de septiembre.



Las cartas con ántrax


El vicepresidente, Dick Cheney, afirmó que no le sorprendería encontrar a Osama bin Laden detrás de estos atentados: “La única manera de mostrar responsabilidad es actuar considerando que podría haber un nexo. Sabemos que Bin Laden ha intentado a través de los años obtener armas de destrucción masiva, tanto biológicas como químicas”.



Los ataques con ántrax tuvieron lugar en dos periodos. La primera serie de cartas con ántrax tenía un sello postal de Trenton (Nueva Jersey) fechado el 18 de septiembre de 2001, exactamente una semana después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Se cree que cinco cartas habían sido enviadas, hasta ese momento, a ABC News, CBS News, NBC News y el New York Post, todos localizados en Nueva York; y al National Enquirer de la editorial American Media, Inc. (AMI) en Boca Ratón (Florida).



Robert Stevens, la primera persona que murió por estos correos, trabajaba en un tabloide llamado Sun, también publicado por AMI. Solamente se encontraron las cartas del New York Post y de NBC News; la existencia de las otras tres cartas se infirió por personas en ABC, CBS y AMI que fueron infectadas con ántrax. Los científicos que examinaron el ántrax de la carta del New York Post dijeron que parecía un material marrón granular y áspero, parecido a la comida para perros.



Otras dos cartas con ántrax, con el mismo sello postal de Trenton, estaban fechadas 9 de octubre, tres semanas después del primer envío. Las cartas estaban dirigidas a dos senadores demócratas: Tom Daschle de Dakota del Sur y Patrick Leahy de Vermont. En ese entonces, Daschle era el líder de la mayoría del Senado y Leahy era el Presidente del Comité judicial del Senado. Ambos eran identificados en los medios por presentar reservas al Acta Patriótica, debido a la preocupación de que algunas partes de ella pudieran violar las libertades civiles.



La carta dirigida a Daschle fue abierta por un ayudante el 15 de octubre y el servicio postal del gobierno fue cerrado. La carta de Leahy aún sin abrir fue descubierta en un maletín de correo el 16 de noviembre. La carta de Leahy había sido mal dirigida al anexo postal del Departamento de Estado en Sterling (Virginia) debido a un código postal mal leído; un trabajador postal allí, David Hose, se infectó con el ántrax al inhalarlo.



La carta con ántrax enviada al senador Daschle decía: “11-09-01. Ustedes no pueden detenernos. Tenemos este ántrax. Ustedes mueren ahora. ¿Tienen miedo? Muerte a los Estados Unidos. Muerte a Israel. Alá es grande”. La carta fue procesada por el centro postal de Brentwood (Washington DC), donde dos trabajadores postales murieron debido a la inhalación de ántrax, Joseph Curseen Jr. y Thomas Morris Jr.



Más potente que las primeras cartas con ántrax, el material en las cartas del Senado era un polvo seco altamente refinado que consistía en alrededor de un gramo de esporas casi puras.



Barbara Hatch Rosenberg, una bióloga molecular e investigadora en la Universidad del Estado de Nueva York, describió el material como ántrax "armado" o "con grado de arma" durante una entrevista en 2002. Sin embargo, en 2006, el Washington Post informó que el FBI no cree ya que el ántrax hubiera sido modificado a un nivel tan alto.



Al menos 22 personas desarrollaron infecciones por el ántrax, once de ellas por la variedad de inhalación, que es potencialmente letal. Cinco murieron por inhalación de ántrax: el periodista Robert Stevens; dos empleados de la instalación postal de Brentwood en Washington, D.C., Thomas Morris Jr. y Joseph Curseen; y otros dos cuya fuente de exposición a la bacteria es todavía desconocida: Kathy Nguyen, una inmigrante vietnamita residente en el distrito del Bronx que trabajaba en Nueva York, y Ottilie Lundgren, una viuda de 94 años de edad de Oxford, Connecticut, quien fue la última víctima conocida.



En agosto de 2002, los investigadores encontraron esporas de ántrax en un buzón de correo en una calle Nassau cercana al campus de la Universidad de Princeton. Alrededor de 600 buzones postales que podían haber sido usados para enviar las cartas fueron examinados para buscar restos de ántrax. El buzón de la calle Nassau fue el único en dar positivo.



USAMRIID, una compañía de Fort Detrick, fue el principal consultor del FBI en los aspectos científicos de los ataques con ántrax. Pese a que eran los asesores científicos de la investigación, muy pronto se convirtieron en sospechosos.



En julio de 2008, Bruce Ivins, un investigador en biodefensa del USAMRIID, se suicidó poco antes de que el FBI lo encausara por los atentados. El científico había sido notificado por la prosecución judicial. La identificación de Ivins por el FBI en agosto de 2008 como el perpetrador de los ataques de Ántrax sigue siendo controvertida, ya que su aceptación incluye al gobierno en la culpabilidad.



Bruce Ivins


Sin embargo, aunque las preparaciones de ántrax usadas en los ataques eran de diferentes grados, todo el material derivaba de la misma cepa conocida como Cepa Ames, la cual fue desarrollada por USAMRIID. La cepa Ames fue distribuida en 15 laboratorios de guerra biológica en Estados Unidos y al menos en 6 fuera de Estados Unidos. En agosto de 2008, Estados Unidos declaró oficialmente culpable de los ataques con ántrax del 2001 a Bruce Ivins, el empleado de Fort Detrick.



Cronología de los ataques (click en la imagen para ampliar)




Las consecuencias
Los ataques tuvieron ramificaciones globales. Gobiernos, asociaciones y medios de comunicación los condenaron en todo el mundo. Fue famoso fue el titular del periódico francés Le Monde: “Nous sommes tous Américains” (“Todos somos estadounidenses”). Tras el 11-S, numerosos gobiernos aprobaron leyes antiterroristas o endurecieron las ya existentes, particularmente de cara al terrorismo islámico.



Los ataques tuvieron un impacto significativo en los mercados mundiales. La Reserva Federal estadounidense redujo temporalmente sus contactos con bancos por la falta del equipo perdido en el distrito financiero de Nueva York. En horas se recuperó el control sobre el suministro de dinero, con la consecuente liquidez para los bancos. Los índices bursátiles New York Stock Exchange (NYSE), American Stock Exchange y NASDAQ no abrieron el 11 de septiembre y permanecieron cerrados hasta las 15:30 del día 17.



Los sistemas del NYSE no fueron dañados por el ataque, pero los daños en las líneas telefónicas del sistema financiero del World Trade Center impidieron que funcionara. Cuando los mercados reabrieron el 17 de septiembre de 2001, tras el mayor paro desde la Gran Depresión, el índice Dow Jones Industrial Average cayó 684 puntos (7,1%), hasta 8920, en su mayor caída en un solo día. Al final de la semana, el Dow Jones había perdido 1369,7 puntos (14,3%), su mayor caída en una semana. Desde entonces, Wall Street permanece protegido contra un atentado terrorista.




La economía estadounidense entró en una fase de recesión desde 2001, como resultado de la inseguridad y la desconfianza creciente en la seguridad del mundo occidental, después de una década de crecimiento prácticamente ininterrumpido. Los ataques terroristas agravaron la situación al reducirse fuertemente el consumo como consecuencia del estado de psicosis de la población, que evitaba visitar sitios concurridos o viajar.



El sector aéreo fue uno de los más afectados. El espacio aéreo estadounidense permaneció cerrado durante varios días por primera vez en su historia. Tras su reapertura, las compañías aéreas sufrieron una disminución de su tráfico. Se estima que el negocio perdió un 20% de su tamaño, y los problemas financieros de las compañías aéreas estadounidenses se agravaron, dando lugar a una crisis económica. La demanda de vuelos comerciales se redujo drásticamente, debido sobre todo al temor de que se repitieran las acciones terroristas, y también a la resistencia del público a someterse a las medidas rigurosas de seguridad en los aeropuertos.



En un intento por aliviar esta situación, el Congreso aprobó un paquete financiero de $15,000,000.00 de dólares para el sector aéreo, en tanto que el gobierno de Bush adelantó un recorte adicional de los impuesto para revitalizar el consumo; esta medida tuvo efectos negativos en el presupuesto, ya de por si mermado por los gastos de la guerra.



Tras los ataques, se registraron las huellas de 80,000 árabes y musulmanes bajo la Alien Registration Act de 1940. Miles de ellos fueron entrevistados y 5,000 extranjeros fueron detenidos bajo la resolución conjunta del Congreso de los Estados Unidos 107-40, que autorizó el uso de fuerza militar para detener y prevenir terrorismo internacional en los Estados Unidos. A causa de los atentados, la opinión pública se centró sobre todo en materia de seguridad nacional, e incluso se creó una nueva agencia federal a nivel de gabinete, el Departamento de Seguridad Nacional, reorganizando así la lucha antiterrorista.



El 16 de septiembre, Osama bin Laden negó la autoría de dichos ataques en un comunicado a la cadena de televisión Al Jazeera. Ante la cámara declaró: "Insisto que no llevé a cabo este acto, que parece haber sido ejecutado por individuos con sus propios motivos". Pero tiempo después, se encontró en Jalalabad un vídeo donde supuestamente se confirmaba su responsabilidad.



En ese video, Bin Laden afirma: “Nosotros calculamos por adelantado la cantidad de bajas del enemigo, que morirían debido a su ubicación en la torre. Calculamos que los pisos que debían ser embestidos eran tres o cuatro pisos. Yo era el más optimista de todos debido a mi experiencia en este campo. Pensaba que el fuego de la gasolina en el avión derretiría la estructura de hierro del edificio y solamente haría derrumbarse el área donde el avión chocara y los pisos por encima. Eso era todo lo que esperábamos.



“Somos gente libre que no acepta injusticias, y queremos recuperar la libertad de nuestra nación (…) Occidente en general y Estados Unidos en particular, tienen un odio indecible por el islam (…) Los ataques contra Estados Unidos son benéficos y están justificados (…) Califico de héroes a los pilotos de los aviones”.



Los teóricos de la conspiración afirmaron que dicho vídeo era un montaje, que el hombre que allí aparecía no era él. Bin Laden reivindicó los atentados por primera vez en octubre de 2004, es decir, tres años después de cometidos, justo antes de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, enviando un vídeo a la cadena de televisión Al Jazeera, en el que se le ve con aparente buena salud, leyendo un papel y haciendo gestos a cámara para enfatizar parte del discurso.



Pocas horas después de los ataques, dirigentes del talibán aparecieron en CNN asegurando que su gobierno no tenía nada que ver con esos actos. Mientras tanto, los medios estadounidenses no dudaban en especular al unísono sobre los vínculos entre el talibán y Bin Laden. En cierta forma, esta campaña aprovechó un momento de crisis y confusión para implantar un veredicto que prácticamente nadie se atrevería a cuestionar durante semanas.



Además, no había nada más fácil de odiar que el talibán. Meses antes del 11 de septiembre, los medios informaban regularmente acerca de los excesos y canalladas de ese desgarbado gobierno de fanáticos religiosos extremadamente jóvenes, ignorantes e inexpertos. Una y otra vez se mostraban por CNN y otros canales imágenes de hombres golpeando mujeres en las calles de Kabul por el crimen de mostrar un poco de piel o simplemente por salir a la calle sin la escolta adecuada. También se repitieron en la televisión las imágenes de la destrucción, en la primera semana de marzo de 2001, de los gigantescos Budas de Bamiyán.



Se mostraban sádicas ejecuciones en estadios repletos y se presentaban insistentemente las condiciones de extrema miseria en que vivía gran parte del pueblo afgano. Los medios lograron preparar el terreno para la represalia, al satanizar a una nación de la cual el público estadounidense no sabía casi nada.



Los Talibanes


El terreno estaba preparado para pasar de la denuncia, la indignación y el desprecio, a la acción armada. Tras semanas de una auténtica guerra psicológica, el gobierno de Bush y sus aliados lanzaron el primer ataque de la que se anticipaba como una larga “Cruzada” (como la definió el propio Bush en septiembre) en contra del terrorismo.



El Ejército en Afganistán


El 13 de septiembre de 2001, el Congreso de Estados Unidos aprobó una resolución por la que se otorgaba al presidente George W. Bush una autorización sin precedentes para emplear la fuerza contra "naciones, organizaciones e individuos" que, según su criterio, estuviesen relacionados en cualquier modo con los atentados o con actos futuros de terrorismo internacional.



El 16 de septiembre, el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, declaró que Estados Unidos emprendería un esfuerzo múltiple para atacar organizaciones terroristas y hasta a sesenta países sospechosos de apoyar y financiar el terror. “O están con nosotros o están con los terroristas”, dijo Bush.



Donald Rumsfeld


El 17 de septiembre, Bush firmó un memorando en el que autorizaba a la CIA a instalar centros de detención fuera del territorio de Estados Unidos.



El 7 de octubre de 2001, Bush lanzó la llamada "Guerra contra el Terrorismo". Su primera acción fue dirigida contra el régimen talibán de Afganistán, donde supuestamente se escondía Osama bin Laden, líder de Al Qaeda. Lo ubicaban en Tora Bora, de donde supuestamente se escapó.



Las cavernas de Tora Bora


En un momento en el que la unidad nacional estadounidense parecía fundamental, algunos críticos cuestionaron el despliegue de una fuerza militar contra el régimen talibán. A pesar del derrocamiento del régimen y la conclusión de los esfuerzos militares, Bin Laden nunca fue capturado.



El 26 de octubre se promulgó el Acta Patriótica (Patriot Act). Fue aprobada por una abrumadora mayoría tanto por la Cámara de Representantes como por el Senado estadounidense. El objetivo de esa ley era ampliar la capacidad de control del Estado en aras de combatir el terrorismo, mejorando la capacidad de las distintas agencias de seguridad estadounidenses al coordinarlas y dotarlas de mayores poderes de vigilancia contra los delitos de terrorismo.



La firma del Acta Patriótica


Así mismo, la ley también promulgó nuevos delitos y endureció las penas por delitos de terrorismo. El Acta Patriótica fue duramente criticada por diversos organismos y organizaciones de derechos humanos, debido a la restricción de libertades y garantías constitucionales que ha supuesto para los ciudadanos, tanto estadounidenses como extranjeros.



El Acta Patriótica se basó en el argumento de que, después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, el pueblo estadounidense debía elegir entre su seguridad y sus derechos constitucionales, optando por restringir estos últimos para garantizar aquella. A pesar del amplio apoyo recibido en ambas cámaras del Congreso, diversos sectores de la sociedad estadounidense, aún bajo riesgo de ser calificados de favorecer al terrorismo, han criticado el Acta Patriótica por haber suspendido según ellos la vigencia de los derechos humanos y las libertades civiles en los Estados Unidos. En el mismo sentido, varios fallos judiciales la han declarado inconstitucional por violar los derechos y garantías de la Constitución de los Estados Unidos.



Las estipulaciones más restrictivas de derechos del Acta fueron inicialmente sancionadas como normas provisorias de emergencia hasta el 31 de diciembre de 2005. En los meses previos a la fecha límite, los sectores defensores del Acta Patriótica comenzaron a presionar para que las limitaciones a los derechos y garantías constitucionales fueran permanentes. A mediados de 2005, las dos cámaras del Congreso aprobaron proyectos de reforma radicalmente distintos: mientras el Senado dejaba sin efecto la mayor parte de las limitaciones a los derechos establecidas en 2001, la Cámara de Representantes mantenía el Acta original casi sin alteraciones, dándole carácter permanente.



Ambos proyectos fueron finalmente compatibilizados en una comisión bicameral, eliminándose la mayor parte de las normas de restablecimiento de los derechos que contemplaba el proyecto del Senado, siendo sancionada por el Congreso el 2 de marzo de 2006 y promulgada como Ley por George Bush el 9 de marzo. Senadores de ambos partidos criticaron duramente la enmienda, sosteniendo que afectaba las libertades constitucionales.



Además, Bush retiró el Tratado sobre Misiles Anti-balísticos de 1972, para promocionar un nuevo sistema de defensa de misiles, argumentando que los beneficios del tratado en la Guerra Fría ya no eran relevantes. La Sociedad Estadounidense de Física criticó este cambio en la política, citando dudas sobre la efectividad del sistema. Bajo el mandato de Bush, el gasto militar total se incrementó hasta un nivel comparable al de la Guerra Fría, volviendo a los niveles que alcanzó con el presidente Eisenhower en 1961.



Bush ante el Congreso


La marcha hacia la guerra de Irak comenzó con el discurso de George Bush en la isla Ellis y al día siguiente en su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. Mientras en el primero habló de la necesidad de expandir la pax americana por la vía de las armas (“Lo que nuestros enemigos comenzaron lo acabaremos nosotros”), en la ONU describió la supuesta amenaza a la paz mundial impuesta por el gobierno de Saddam Hussein.



Bush en la Isla Ellis


La administración Bush promovió la acción urgente en Irak, señalando que dicho país contaba con armas de destrucción masiva, que Saddam Hussein era una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos, desestabilizaba Oriente próximo, incendiaba el conflicto árabe-israelí y financiaba terroristas. Sus críticos dijeron que los intereses económicos en los recursos petrolíferos iraquíes eran el motivo real.



Bush en el Pentágono



Asegurando que Hussein podría proveer a los terroristas con armas de destrucción masiva y presentando documentos de una supuesta compras de material nuclear en Níger, basándose en informes que posteriormente se demostrarían falsos, Bush urgió a la ONU a que obligase a Irak a cumplir las resoluciones sobre desarme, precipitando una crisis diplomática. El 13 de noviembre de 2002, bajo la resolución 1441, Hans Blix y Mohamed El Baradei dirigieron a los inspectores de armamento de la ONU en Irak, quienes jamás encontraron armas de destrucción masiva. La administración Bush trató de desacreditar la eficacia de las inspecciones, aduciendo falta de cooperación por parte de las autoridades iraquíes. Los inspectores, por su parte, pedían más tiempo para poder demostrar sin lugar a dudas la ausencia de tales armas. No se tuvieron en cuenta sus demandas y los equipos de inspección de la ONU abandonaron Irak tras el aviso dado por Estados Unidos, dando cuatro días antes de empezar las hostilidades a escala total.



Saddam Hussein


El Secretario de Estado, Colin Powell, recomendó a sus colegas en la Administración Bush evitar una guerra sin la aprobación clara de la ONU. Entre las causas aducidas en favor de la guerra se incluía el genocidio kurdo realizado con armas químicas, el entorpecimiento de Saddam Hussein a las inspecciones de armamento, la violación de las condiciones del alto al fuego de 1991 y numerosas violaciones de las resoluciones del Consejo de Seguridad.



Bush en la ONU


La administración trató de conseguir una resolución favorable del Consejo de Seguridad de la ONU autorizando la fuerza militar pero, vista la vigorosa oposición de naciones clave como Alemania, Rusia y Francia, incluida la amenaza de un embarazoso veto por parte de estas dos últimas así como probablemente de China, se descartó esa opción y, con un pequeño grupo de países, se preparó la guerra.



Sobre la oposición francesa a la guerra, en su libro Guerra y terrorismo, el ensayista Naief Yehya menciona: “El gobierno de Bush desató una campaña de difamación y satanización de las naciones que se habían opuesto a la guerra, con especial hincapié en Francia. Poco tiempo después los diputados republicanos Bob Ney, de Ohio, y Walter Iones, de Carolina del Norte, que forman parte del comité a cargo de los restaurantes y las cafeterías del Congreso, declararon que las papas a la francesa servidas en la cafetería del recinto se llamarían papas libertad o freedom frieds, y el pan francés sería freedom toast. En todo el país, decenas de personas vaciaron botellas de vino y champaña franceses en las alcantarillas. Grupos cívicos llamaron a boicotear productos y restaurantes franceses. Algunos medios, como los canales Fox y MSNBC, así como numerosos periódicos, se unieron con entusiasmo a esta campaña xenofóbica.



“Esto era un sórdido y absurdo eco de la campaña antialemana de la Primera Guerra Mundial, cuando los Dachshund (perros salchicha) fueron rebautizados liberty dogs y el sarampión alemán pasó a llamarse sarampión libertad. En ese entonces, la Universidad de la Ciudad de Nueva York les restó un crédito a todos los cursos de alemán, y en catorce estados se prohibió hablar alemán en las escuelas públicas. En cierta forma, la campaña antifrancesa fue sintomática de una histeria masiva, ya que Francia no era el enemigo, no estaba asociada con él, ni representaba amenaza alguna para los planes bélicos estadounidenses, pues a fin de cuentas el gobierno de Bush pensaba lanzar su guerra independientemente de lo que resolviera el Consejo de Seguridad (…) La principal ironía de este triste episodio radica en que el equipo de Bush culpó a las Naciones Unidas de haberse vuelto irrelevantes por tratar de impedir que tuviera lugar una guerra. Este episodio, en que se ignoró la voluntad del Consejo de Seguridad, fue una agresión más a la comunidad internacional por parte de un régimen que desde que tomó el poder emprendió una política de desmantelamiento sistemático de tratados y acuerdos internacionales, como el de Kioto, el Tribunal Internacional y la Convención sobre Armas Biológicas, entre otros”.



La red Al Qaeda (click en la imagen para ampliar)


El desescombro completo de la Zona Cero en Nueva York terminó hasta mayo de 2002. Se instalaron miradores provisionales para observar el trabajo de los equipos, que fueron retirados el 30 de mayo de 2002.



El desescombro de la Zona Cero






Asimismo, se iniciaron muchas recogidas de fondos para ayudar a las víctimas de los atentados y a los familiares de los fallecidos. Una vez cumplido el plazo para pedir las indemnizaciones (11 de septiembre de 2003), 2,833 personas habían recibido el pago.







La Comisión Nacional sobre los ataques terroristas en los Estados Unidos (National Commission on Terrorist Attacks Upon the United States), también conocida como la Comisión del 11-S, fue establecida el 27 de noviembre de 2002 "para preparar un recuento completo de las circunstancias que rodearon a los Atentados del 11 de septiembre de 2001", incluyendo el estado de preparación para los ataques y la inmediata respuesta a ellos. El mandato de la Comisión también incluía la provisión de recomendaciones dirigidas a prevenir futuros ataques.



La Comisión del 11-S


Presidida por el ex gobernador de Nueva Jersey Thomas Kean, la comisión estaba conformada por cinco demócratas y cinco republicanos. Fue creada por el Congreso con un proyecto de ley convertido en ley por el presidente de los Estados Unidos George W. Bush. El informe final de la Comisión resultó extenso y estuvo basado en amplias entrevistas y testimonios. Su conclusión principal fue que las fallas de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) y de la Oficina Federal de Investigación (FBI) permitieron que ocurrieran los ataques terroristas y que si estas agencias hubieran actuado más sensata y agresivamente, los ataques podían haber sido potencialmente prevenidos.






Las evidencias de la Zona Cero





Tras la publicación del informe final, la comisión cesó sus funciones el 21 de agosto de 2004. Fue la última investigación llevada a cabo por el gobierno federal sobre los eventos del 11 de septiembre, con la excepción del informe del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología sobre el colapso del edificio World Trade Center 7. Muchos activistas del Movimiento por la verdad del 11-S criticaron a la Comisión del 11-S como un encubrimiento y apuntan a comentarios como los del co-director de la Comisión, Lee Hamilton, que sostuvo públicamente que la Comisión "fue montada para fracasar", como evidencia de la necesidad de una nueva investigación sobre los atentados del 11 de septiembre.






El informe de la comisión del 11-S no encontró evidencias creíbles de que Saddam Hussein poseyera armas de destrucción masiva, aunque el informe concluye que el gobierno de Hussein estuvo tratando activamente de adquirir la tecnología que permitiría a Irak producirlas tan pronto como se levantaran las sanciones de las Naciones Unidas.






Además, la comisión del 11-S concluyó que a pesar de los contactos entre Iraq y Al-Qaeda en 1996, no surgió "ninguna relación de colaboración". Era obvio que el interés estadounidense en invadir Irak eran los pozos petroleros. Pero el espíritu patriótico de los ciudadanos y la credulidad de los estadounidenses, se explotó otra vez por su gobierno.







Las hostilidades militares en Irak empezaron el 20 de marzo de 2003, con el argumento de evitar el despliegue de armas de destrucción masiva iraquíes y derrocar del poder a Saddam Hussein. El Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, y otros líderes mundiales, cuestionaron la legalidad de la guerra.



La declaración de victoria




En 2005 fue capturado Saddam Hussein, cuya captura no hizo disminuir las hostilidades contra la coalición ocupante.



Saddam Hussein preso



Tras un supuesto juicio, Saddam Hussein fue ahorcado y su cadáver exhibido. Era el punto final para la obsesión de la familia Bush con el dictador irakí. Su relación con el 11 de septiembre jamás se comprobó y reveló ser una invención más de los Estados Unidos.



La ejecución de Saddam Hussein





Bush había declarado la victoria el 1 de mayo de 2003, pero el despliegue estadounidense continuó por años, siendo sometidos los soldados al constante hostigamiento de la resistencia iraquí.



El cadáver de Saddam Hussein





En mayo del 2007 el máximo responsable forense de Nueva York, Charls F. Hirst, admitió que la muerte de una abogada se debió a la exposición a la nube tóxica, lo que constituyó el primer reconocimiento oficial de una muerte como consecuencia del polvo tras la caída de las Torres Gemelas. Declarando que: "Casi con toda certeza, más allá de una duda razonable, la exposición al polvo del World Trade Center contribuyó a la muerte de Dunn-Jones". A partir de eso, un total de 7,300 trabajadores de la Zona Cero presentaron denuncias y reclamaron compensaciones a la ciudad, por la exposición y manipulación de las sustancias tóxicas de las Torres Gemelas.



Ceremonia en memoria de las víctimas de los atentados



Bush contó también con el rechazo frontal de importantes celebridades de su país, quienes no escatimaron esfuerzos en mostrar la oposición a su política. El documental Fahrenheit 9/11 de Michael Moore acusó a Bush de utilizar los sentimientos públicos posteriores al 11-S con fines políticos, así como de mentir al pueblo estadounidense acerca de las causas de la guerra de Irak.





Uno de los primeros memoriales fue el Tribute in Light, la instalación de ochenta y ocho luces de búsqueda en el sitio donde se encontraban las Torres Gemelas, que proyectaba dos columnas verticales de luz hacia el cielo.



En cada aniversario, en la ciudad de Nueva York, se leyeron los nombres de las víctimas que fallecieron allí, con música fúnebre de fondo.



Los homenajes a los bomberos en la Zona Cero






El Presidente de los Estados Unidos, por su parte, asistía anualmente a un servicio conmemorativo en el Pentágono. En 2002, los restos de 25 víctimas de El Pentágono fueron enterrados colectivamente en el Cementerio Nacional de Arlington, con un marcador de granito de cinco caras con los nombres de todas las víctimas en El Pentágono. La ceremonia también rindió homenaje a las cinco víctimas cuyos restos nunca fueron encontrados.






En el séptimo aniversario de los ataques, el 11 de septiembre de 2008, se completó la construcción y se abrió al público el Pentagon Memorial. Consiste en un parque con 184 bancos mirando hacia el Pentágono, uno por cada víctima, con excepción de los terroristas. Cuando el edificio fue reparado, entre 2001 y 2002, se incluyeron una capilla privada y un memorial interno, localizados en el punto donde se estrelló el vuelo 77.



El Memorial del Pentágono


En Shanksville, Pennsylvania, se llevan a cabo servicios más pequeños, a los que suele asistir la Primera Dama. Allí se planeó la construcción de un Memorial Nacional al Vuelo 93 que incluirá un círculo de árboles que rodeen la zona donde se estrelló el avión, con cuarenta carillones que llevarán los nombres de las víctimas. Hasta la inauguración del nuevo memorial, se instaló uno temporal a 457 metros del lugar del choque.




Los siguientes ataques de Al Qaeda fueron en Indonesia: explotó una bomba en un club nocturno en la isla de Bali que dejó más de 200 muertos (85 de ellos, australianos). Luego atentó contra la embajada de Australia en Yakarta. Tras el apoyo visible por parte del Gobierno de España a las guerras de Irak y Afganistán, y la participación de las Fuerzas Armadas españolas en la coalición que ocupó el país tras la invasión, Osama bin Laden amenazó expresa y directamente a España, en una grabación emitida por el canal qatarí Al Jazeera, el 18 de octubre de 2003.



Los atentados en Bali




El 11 de marzo de 2004, en las cercanías de Madrid (España), Al Qaeda dio su siguiente golpe. Atacó cuatro trenes de la red de Cercanías de Madrid. Se trató del mayor atentado cometido en Europa hasta esa fecha, con 10 explosiones casi simultáneas en cuatro trenes a la hora pico de la mañana (entre las 07:36 y las 07:40 horas).



El 11-M





Más tarde, tras un intento de desactivación, la policía detonó, de forma controlada, dos artefactos que no habían estallado, desactivando un tercero que permitiría, gracias a su contenido, iniciar las primeras pesquisas que condujeron a la identificación de los autores. En los ataques, conocidos como el 11-M, murieron 191 personas y 1,858 resultaron heridas. Fueron atribuidos originalmente al grupo separatista vasco ETA, pese a que ellos se deslindaron del atentado desde el principio.






Pero el periódico Al Quds Al Arabi, en su sede en Londres, recibió una carta que afirmaba que las Brigadas de Abu Hafs Al Masri, en nombre de Al Qaeda, la red terrorista de Osama bin Laden, estaban detrás de los atentados perpetrados en Madrid. Una cinta de video dejada posteriormente en España confirmó la autoría. Los ataques se produjeron 2 años y medio exactos (911 días) después de los atentados del 11 de septiembre (9/11).





Pocas semanas después, la policía localizó y rodeó a varios miembros del comando terrorista en Leganés. Al verse acorralados, sus miembros se suicidaron, haciendo estallar el piso en el que se habían atrincherado, siendo este el primer atentado suicida de Europa, precisamente cuando se percataron de que los agentes iniciaban el asalto. En esta acción murió un agente del grupo policial, además de todos los miembros de la célula islamista allí presentes.



Las víctimas (click en la imagen para ampliar)


El jueves 7 de julio de 2005, cuatro explosiones paralizaron el sistema de transporte público de Londres (Inglaterra) en plena hora punta matinal. A las 08:50 horas, explotaron tres bombas con 50 segundos de intervalo entre una y otra, en tres vagones del metro de Londres. Una cuarta bomba explotó en un autobús a las 09:47 horas en la Plaza Tavistock. Las bombas provocaron una interrupción severa en el transporte de la ciudad y la infraestructura de telecomunicaciones.



Los terroristas



En los ataques fallecieron 56 personas, incluidos los cuatro terroristas sospechosos, y 700 personas más resultaron heridas. Fueron los actos de terrorismo más sangrientos en el Reino Unido desde la muerte 270 personas en el atentado de Lockerbie (Escocia) en 1988, y los más mortíferos en Londres desde la Segunda Guerra Mundial. Los investigadores policiales identificaron a cuatro hombres como terroristas suicidas.



El 7-7 o 7-J




Como en el caso de España, Al Qaeda asumió la responsabilidad. Los atentados ocurrieron mientras en el Reino Unido se estaba dando cita el primer día de la 31ª Cumbre del G8, un día después de que Londres fuera elegida sede de los Juegos Olímpicos de 2012, dos días después del comienzo del juicio del imán fundamentalista Abu Hamza, cinco días después de que se realizara el concierto Live 8 y poco después de que Gran Bretaña hubiera asumido la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea.





El 21 de julio de 2005, una segunda serie de cuatro explosiones tuvo lugar en el metro de Londres y en un autobús de Londres. Sin embargo, esta vez sólo los detonadores de las bombas explotaron y los cuatro terroristas no llegaron a inmolarse. No hubo víctimas mortales, ni heridos. Todos los terroristas de este ataque fallido fueron arrestados por la policía. A esos atentados se les comenzó a llamar el 7-7 o 7-J.




Los restos de las víctimas que se recuperaron tras los atentados de Nueva York, fueron sometidos a análisis de ADN. Las familias eran notificadas cada vez que aparecía un nuevo trozo de los cuerpos de sus familiares, por lo que muchas pidieron que ya no les avisaran nada.



Los fragmentos de cadáveres de las víctimas de la Zona Cero




En 2010, casi nueve años después de los atentados en Nueva York, fueron hallados restos humanos en las ruinas del World Trade Center en Nueva York. Al tamizar los escombros, se hallaron 72 partes de cuerpos humanos.





La mitad de ellos fue hallada en las ruinas de West Street, una autopista en la parte oeste del recinto. Algunos restos de cadáveres pudieron ser identificados como pertenecientes a víctimas desaparecidas.



Los funerales de las víctimas de los atentados




Para sustituir los edificios destruidos, pronto comenzó a construirse una nueva torre. Originalmente denominada Freedom Tower (Torre Libertad), el 26 de marzo de 2009, la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey hizo público el acuerdo con el que será el primer inquilino de la Torre, Pekín Vantone, que ocupará seis plantas del edificio, desde los pisos 65 al 71 y comunicó el cambio en el nombre del edificio por ser un nombre más vendible comercialmente: One World Trade Center. Este edificio, con un costo de $2,000,000,000.00 millones de dólares, será el mayor rascacielos del nuevo complejo del World Trade Center, en reemplazo de las antiguas Torres Gemelas. Se declaró que su inauguración sería en 2013, y tendría una altura de 541 metros, siendo la segunda más alta del mundo, después del Burj Khalifa, de 828 metros de altura. La altura del edificio tendrá una característica simbólica muy particular, pues sus 541 metros equivalen a 1,776 pies, cifra que resulta ser el año de la Independencia de los Estados Unidos (4 de julio de 1776). Además, la azotea del edificio estará situada a 417 metros de altitud, la altura exacta de las antiguas Torres Gemelas. El nuevo World Trade Center contará además con otros tres rascacielos de oficinas y el National September 11 Memorial & Museum.



La Torre Libertad


Pero un suceso demostró que no todo es tan fácil. Mike Flemming, un vagabundo neoyorquino de 28 años de edad, descubrió dentro de un bote de basura dos copias de los planos de la Torre Libertad. En los papeles podía leerse el aviso de “documento confidencial” y una advertencia que citaba que dichos planos debían ser destruidos adecuadamente en el caso de ser descartados. El indigente comentó a la prensa que encontró los papeles mientras buscaba cartones que le sirvieran de lecho esa noche y se sintió muy indignado al comprobar la importancia de los mismos porque podrían haber terminado en las manos equivocadas. “Soy honesto. Esto podría haber acabado en eBay o haber llegado a Al Qaeda”, declararía a los medios. Estos planos tenían todos los detalles necesarios para planear otro atentado como el del 11 de Septiembre, especificaban con exactitud los esquemas de cada piso de la torre, el grosor de las paredes de hormigón y la localización de los conductos de ventilación, los ascensores y los sistemas eléctricos, entre otras tantas especificaciones.



Mike Flemming




Guantánamo y Abu Ghraib
En noviembre de 2001, Bush firmó una orden ejecutiva en materia militar sobre "Detención, tratamiento y enjuiciamiento de ciertos extranjeros en la guerra contra el terrorismo", por la que autorizó al Pentágono a mantener a ciudadanos no estadounidenses bajo custodia indefinida, sin cargos. Los veinte primeros prisioneros llegarían a Guantánamo el 11 de enero de 2002.



Prisioneros en Guantánamo


La Base Militar estadounidense de Guantánamo (Cuba) fue acondicionada como campo de concentración tras la invasión de Afganistán, a finales de 2001. Desde 2002, las autoridades estadounidenses utilizaron esa prisión como centro de detención para los detenidos acusados de terrorismo, la mayoría de ellos secuestrados en Afganistán durante la invasión de ese país. Muchos talibanes fueron a parar allí, así como supuestos integrantes de Al Qaeda.



Estados Unidos los consideró "combatientes enemigos ilegales" y no prisioneros de guerra, por lo que no tuvo por qué respetar la Convención de Ginebra y, por tanto, pudo retenerlos indefinidamente sin juicio y sin derecho a la representación de un abogado, algo que fue sido criticado por gobiernos y organizaciones de derechos humanos de todo el mundo. Estados Unidos admitió posteriormente que, salvo los miembros de Al Qaeda, el resto de los prisioneros sí estarían amparados por las convenciones internacionales. Algunos juristas consideraron que se trataba de un vacío legal.



Los juicios a los presos de Guantánamo son llevados a término por tribunales militares creados en la propia base al amparo del acta de poderes especiales de 2006. Están formados por entre cinco y doce oficiales de las fuerzas armadas estadounidenses. Un juez militar calificado preside la sesión. Para lograr una condena, al menos dos tercios de los miembros tienen que estar a favor, pero si se trata de una sentencia de muerte (que puede solicitarse si llega a probarse que alguien murió por culpa del acusado), la decisión tiene que ser unánime y ratificada en última instancia por el presidente de los Estados Unidos.



Uno de los casos más sonados fue el de Omar Khadr, un chico de dieciséis años, torturado por los soldados estadounidenses, quienes lo sometieron a golpizas, ahogamiento, encadenamiento por más de 24 hora en posición fetal sin agua ni alimentos, colgamiento del techo y privación del sueño, así como a extenuantes interrogatorios. Khadr fue acusado de ser militante de Al Qaeda; no influyó en nada que fuera ciudadano canadiense, ni su corta edad.



Omar Khadr durante uno de sus interrogatorios


El segundo gran escándalo vinculado con los prisioneros, tuvo lugar en Irak. A principios de 2003, ocurrieron numerosos casos de abuso y tortura de prisioneros encarcelados en la prisión de Abu Ghraib en Irak por parte del personal de la Compañía 372 de la Policía Militar de los Estados Unidos, agentes de la CIA y contratistas militares involucrados en la ocupación de Irak.



Abu Ghraib: encadenamientos






Supuestamente, dichos presos eran parte de Al Qaeda y habían estado relacionados con los ataques terroristas en Nueva York aunque, al igual que en el caso de Guantánamo, no se les había comprobado nada y habían sido detenidos sin motivo. Muchos eran ciudadanos vendidos al Ejército de Estados Unidos como sospechosos de terrorismo.







La investigación criminal realizada por el ejército de los Estados Unidos se inició en enero de 2004 a raíz de la denuncia efectuada por el sargento Joseph Darby. Los informes que le siguieron, así como también las fotografías que mostraban a personal militar estadounidense abusando de los prisioneros, causaron un gran revuelo mundial cuando en abril, el programa 60 minutos de la CBS y un artículo de Seymur M. Hersh en la revista The New Yorker destaparon la historia.



Posiciones forzadas








El escándalo político producido por el incidente dañó la credibilidad y la imagen de los Estados Unidos y sus aliados en las operaciones militares de la guerra de Irak, y fue usado por los críticos de la política exterior de los Estados Unidos, quienes argumentaron que el hecho representaba una actitud extendida de falta de respeto y violencia hacia los árabes.



Golpizas








La administración estadounidense se defendió argumentando que los abusos eran resultado de acciones independientes y aisladas de personal de bajo rango, mientras que los críticos afirmaban que las autoridades ordenaron o fomentaron los abusos, y pedían la renuncia de varios oficiales de la administración, particularmente de Donald Rumsfeld.



Humillaciones











El Departamento de Defensa expulsó a 17 soldados y oficiales del servicio, y siete soldados fueron acusados de abandono del servicio, maltrato, asalto agravado y lesiones personales. Entre mayo del 2004 y septiembre del 2005, siete soldados fueron condenados en una corte marcial y sentenciados a prisión, rebajados de rango y dados de baja del servicio en forma deshonrosa.








Dos soldados, el especialista Charles Grane y su novia Lynndie England, fueron sentenciados a 10 y 3 años de prisión respectivamente, en juicios que concluyeron el 14 de enero y 26 de septiembre de 2005. La comandante de la prisión, Brigadier General Janis Karpinski, fue degradada de su rango a coronel el 5 de mayo.



Baños de excremento



La Casa Blanca se refirió a los prisioneros en Abu Ghraib y otras prisiones en Irak y Guantánamo como combatientes enemigos a los cuales no se les aplica tortura, sino técnicas agresivas de interrogatorio. Bush declaró en varias ocasiones que la Convención de Ginebra aplicaba en el caso de esos prisioneros, puesto que “los terroristas no usan uniforme y no se rigen por las normas de la guerra”.



Torturas sexuales





El informe del General Antonio Taguba, del 4 de abril de 2004, citaba numerosos ejemplos de la forma en que el abuso de prisioneros se llevaba a cabo; entre otras cosas, dar puñetazos, bofetadas y patadas a los detenidos; saltar sobre sus pies desnudos; grabar en vídeo y fotografiar a prisioneros desnudos, tanto hombres como mujeres; forzar a los prisioneros a desempeñar posiciones de actos sexuales y fotografiarlos; desnudar detenidos a la fuerza y mantenerlos desnudos durante varios días; forzar a hombres desnudos a usar ropa interior femenina; obligarlos a masturbarse para fotografiarlos y grabarlos; acostar a los prisioneros desnudos en el piso, amontonados, y saltar sobre ellos; o poner de pie sobre cajones a prisioneros, con un bozal.






También amarrar cables eléctricos a los dedos de los pies y manos, y al pene, para aplicar choques eléctricos; colocar un collar y una correa de perro a un detenido desnudo y “pasearlo”; violar a las prisioneras; sacar fotografías de prisioneros muertos en posición de celebración; orinar sobre ellos; romper luces químicas sobre los detenidos y echar líquido fosfórico sobre los prisioneros; llenarles el cuerpo y el rostro con excremento; mojar con agua helada a los detenidos desnudos; y golpear a los detenidos con escobas y sillas.



Ataques con perros







Igualmente, permitir a guardias militares coser las heridas de un detenido con aguja e hilo, tras ser arrojado contra la pared de su celda; sodomizar a los prisioneros con luces químicas y palos de escoba; romperles las piernas a golpes usando bastones de metal; dejarlos por horas en posiciones incómodas; y usar perros militares sin bozal para intimidar a los presos, dejando que los perros los mordieran y les causaran severas lesiones.



Heridos






El 15 de enero de 2006, nuevas fotografías y videos fueron emitidos en el programa Dateline del canal de televisión australiano SBS. El 9 de marzo de 2006, la autoridades militares estadounidenses decidieron el cierre de la prisión de Abu Ghraib y el traslado de los detenidos a otros centros penitenciarios de Irak. En agosto de 2006, se informó de que la prisión se encontraba ya vacía.



Cadáveres








La muerte de Osama bin Laden
Los juicios ante los Tribunales Militares en Guantánamo comenzaron en junio de 2008 con el proceso a Khalid Sheik Mohammed, acusado de ser el cerebro de los ataques del 11 de septiembre de 2001, quien, junto a otros cuatro acusados, se enfrentó a cargos que incluyeron 2,973 acusaciones por asesinato, uno por cada persona que murió en los atentados.



Khalid Sheik Mohammed tras su arresto



El supuesto cerebro detrás de los atentados del 11 de septiembre y de muchos otros ataques terroristas exitosos y fallidos, fue interrogado bajo técnicas de tortura en Guantánamo, incluido el “submarino” y posiciones dolorosas. Según estos documentos, en 2002, los agentes de la CIA aplicaron la técnica de la asfixia simulada hasta 183 veces a Khalid Shaikh Mohammed. Le dio a Estados Unidos una pista crucial que supuestamente conduciría a los estadounidenses al refugio de Osama bin Laden. Según documentos de Wikileaks publicados por el periódico Daily Telegraph, Mohamed proveyó a la CIA con el nombre del mensajero personal de Bin Laden.



Khalid Sheik Mohammed tras su estancia en Guantánamo


Los servicios secretos de Estados Unidos seguían la pista del kuwaití Abu Ahmmad desde 2007. Tras unos meses de investigación, a comienzos de 2011 la inteligencia estadounidense consideró seriamente la posibilidad de que Osama bin Laden se encontrara en Abbottabad (Pakistán). Desde entonces, el presidente Barack Obama mantuvo cinco reuniones (desde mediados de marzo hasta finales de abril) con miembros del Consejo de Seguridad Nacional, para decidir la estrategia a seguir y perfilar un plan.



Barack Obama


Los dos últimos encuentros tuvieron lugar el 19 y el 28 de abril de 2011. Al día siguiente, el viernes 29, el presidente Obama dio la orden ejecutiva para iniciar la misión, con la finalidad de eliminar al líder de Al Qaeda.



Según algunas fuentes anónimas, Obama incluso hizo mención a uno de sus temas favoritos: los superhéroes. Coleccionista de cómics de Spider Man desde su niñez, admirador de Superman y Batman, Obama veía aquello como el cumplimiento de una misión vengativa contra una especie de supervillano de la vida real.




El 2 de mayo de 2011, a las 01:00, un pequeño grupo de comandos de élite del SEAL estadounidense condujo la operación. La fuerza de asalto estuvo en tierra menos de 40 minutos y la operación estuvo supervisada en tiempo real por el director de la CIA, Leon Panetta, y otros altos cargos de los servicios de Inteligencia desde una sala de conferencias en la sede de la CIA, en Langley (Virginia) según los responsables de la operación. Obama, Hillary Clinton y otros miembros de su equipo, presenciaron todo en directo.



Obama y su equipo mirando la operación


El recinto en el que fue localizado Bin Laden se encontraba en un enclave turístico a poco más de una hora en coche de Islamabad. El asalto al complejo, de tres plantas, se realizó con helicópteros. El edificio en cuestión era ocho veces más grande que las casas cercanas; tenía muros de entre 3,6 y 5,5 metros de altura, coronados por alambre de púas.



La casa de Osama bin Laden




La vivienda contaba con muros internos y dos puertas de seguridad que restringían el acceso. Pocas de las ventanas daban para el exterior y la terraza contaba con un muro de 2,1 metros de alto. La propiedad estaba valorada en aproximadamente $1,000,000.00.00 de dólares, pero no disponía de teléfono ni servicio de Internet.



Dentro vivían tres familias, incluido Bin Laden. Durante el ataque se perdió un helicóptero estadounidense debido a un fallo mecánico. "El helicóptero fue destruido por la tripulación", aseguró un oficial estadounidense. No hubo tiroteo dentro de la edificación donde vivía Bin Laden.



El helicóptero



Donde si hubo resistencia y por lo tanto intercambio de disparos, fue en el edificio contiguo que formaba parte del conjunto residencial propiedad de Bin Laden. En ese edificio anexo fue donde murieron su hijo, sus mensajeros y su mujer. La mujer de Bin Laden intentó protegerlo; le disparó a los comandos estadounidenses y ellos la hirieron en una pierna.



La última imagen de Osama bin Laden vivo


De acuerdo a los videos filmados con las minicamaras instaladas en los cascos de los soldados del comando asaltante, Bin Laden esquivó los primeros disparos que le efectuaron los soldados, cuando se encontraba en el rellano de la escalera que conduce al segundo piso de su mansión. Corrió a refugiarse en la habitación de sus esposas y de sus hijas; pero los militares irrumpieron fácilmente en el dormitorio.



El mensajero de Osama bin Laden tras ser abatido


El primer soldado en entrar apartó a un lado a las hijas de Bin Laden, el segundo le disparó al líder terrorista en el pecho y el tercero en entrar lo remató disparándole en la cabeza. Supuestamente, Osama bin Laden murió de un disparo en la cabeza, concretamente en el ojo izquierdo. No estaba armado al ser abatido, ni tampoco usó a una mujer como escudo humano como al principio se manejó.



La habitación tras el operativo



En la operación murieron cinco personas, incluido Osama bin Laden: Hamza, uno de sus hijos; su mujer y dos hombres; el correo de Al Qaeda (uno de los pocos en los que confiaba Bin Laden, y quien lo mantenía en contacto con el exterior) y su hermano. Los otros hombres muertos por los efectivos estadounidenses, incluyendo el hijo de Bin Laden, no estaban armados. De acuerdo con esos reportes el asalto fue "caótico y sangriento", y eso contribuyó a las bajas. El propio Barack Obama aseguró que ningún militar estadounidense falleció ni resultó herido.



Hamza bin Laden


Los estadounidenses se apoderaron del cadáver de Osama bin Laden después del tiroteo, lo llevaron de vuelta a Afganistán en helicóptero y confirmaron su identidad, haciendo comparaciones con las muestras de ADN tomadas del cerebro de una hermana de Bin Laden muerta en Estados Unidos de cáncer. También le tomaron fotografías, pero no las dieron a conocer. Durante las siguientes horas, varias falsas imágenes del cadáver de Osama bin Laden circularon por Internet. Una de ellas inclusive fue reproducida por miles de medios de información en todo el mundo.



Los falsos cadáveres




Según la versión oficial, su cuerpo fue trasladado al portaaviones USS Carl Vinson, donde, tras celebrarse un funeral según los ritos islámicos, fue arrojado en el mar a las 02:00 horas. Por su edad y estado de salud, así como el hecho de encontrarse desarmado, los comandos pudieron haberlo detenido y trasladado al helicóptero.





En el momento de ser sorprendido, la resistencia de sus guardaespaldas ya había sido vencida, disponiéndose de tiempo suficiente para su evacuación: los comandos sí tuvieron tiempo para llevarse mucho material incautado en la casa. Pero las autoridades estadounidenses no tenían intención de capturarlo vivo, según manifestaron después a las agencias de prensa miembros de la seguridad nacional. La orden era ejecutarlo.



Barack Obama dio una rueda de prensa tras la confirmación de la muerte de Osama bin Laden para expresar que "el mundo ahora es más seguro y mejor. Hoy es un buen día para Estados Unidos. Recordamos, una vez más, que hay un orgullo por aquello que representa este país y por lo que podemos alcanzar, que va más allá de un partido, más allá de la política (Esta operación) nos recuerda que como país no hay nada que no podamos conseguir cuando nos lo proponemos de verdad. Sin nuestros mandos militares, noches como la de este domingo no hubieran ocurrido nunca", declaró. El colofón a los atentados del 11 de septiembre fue otro asesinato.



El anuncio oficial


Minutos después del anuncio de su muerte, multitudes se reunieron espontáneamente para celebrar la noticia en lugares como la Casa Blanca, Times Square, el Pentágono y la Zona Cero.



Las celebraciones en Washington



Se plantearon dudas sobre sí el helicóptero accidentado fue abatido por disparos de los terroristas, o si realmente sufrió una avería mecánica que obligó a un aterrizaje de emergencia y su posterior destrucción por los comandos. Otras controversias aluden a la afirmación del gobierno de Pakistán de que, desconocedor de la operación por no haber sido notificados por Estados Unidos de la misma, ordenó un ataque de cazas de su fuerza aérea a las fuerzas atacantes sin saber que se trataba de fuerzas estadounidenses; pero que los aviones llegaron tarde.



Los titulares


Para conmemorar los diez años de los ataques, Barak Obama anunció su presencia en la Zona Cero de Nueva York; en el Pentágono en Washington; y en Shanksville en Pennsylvania. Se decidió no permitir discursos de los funcionario en Nueva York, ya que “no es apropiado, esto no puede ser político”. En cambio se les pidió a los legisladores que leyeran poemas o citas relacionadas con la tragedia.



Obama en la Zona Cero




Los mitos
No tardaron en aparecer un sinnúmero de fotografías donde la gente quería encontrar explicaciones sobrenaturales. Lo primero fueron las cruces: el 13 de septiembre de 2001, entre los escombros de la Zona Cero, se encontraron una serie de cruces, formadas por las vigas de acero de las Torres Gemelas. Una de ellas permaneció allí y se convirtió en objeto de peregrinación.








Muchos buscaron prediciones del desastre; encontraron que la relación entre los aviones y las Torres Gemelas se había manifestado en tazas, lapiceros, timbres postales, manuales antiterroristas antiguos y hasta tarjetas de colección.







Otros más detectaron en la publicidad de varios países la clave para haber podido prevenir los atentados. Compañías como General Electric y una fábrica de asbesto, habían mostrado que el atentado ocurriría algún día.






También los billetes doblados formaban la imagen de las Torres humeantes, y un ticket que invitaba a un curso precedía, con fecha y hora, lo que estaba por suceder.




Luego, se mostraron fotografías donde el humo surgido de las explosiones y el polvo de los derrumbes, formaban supuestos rostros demoníacos.









En otras, se notaban supuestas alas de ángeles que trataban de sostener los edificios, y alguien hasta encontró el rostro de Dios entre las volutas.





Algunos más hallaron un OVNI en una secuencia fotográfica, asegurando que el atentado era obra de extraterrestres.



Circuló un famoso fake, donde un hombre con gorro, mochila al hombro y lente, supuestamente posa en el mirador de la Torre Norte segundos antes del impacto, con el avión a sus espaldas. Pronto, se hizo toda una serie de montajes sobre este individuo, llamado en Internet “El Turista de la Muerte”.



No faltaron los conspiranoicos que señalaron el hecho de que un logotipo de la NASA presenta dos barras semejantes a las Torres, con dos estrellas en los puntos donde supuestamente impactaron los aviones.



Además, se decía que el desastre había sido predicho a través de manifestaciones de la cultura popular. Entre ellos, la portada de un vieojuego; la de un disco del grupo Saga, con Nueva York, el Empire State y las Torres Gemelas destruidas por un dragón; y uno más del grupo Coop, donde las Torres estallan sobre los integrantes.





Incontables películas incluían la destrucción de Nueva York o de las Torres Gemelas. Una serie de TV llamada Pistoleros solitarios (con personajes aparecidos originalmente en Los Expedientes Secretos X), presentó un capítulo donde el gobierno estadounidense conspira para estrellar un avión lleno de pasajeros contra el World Trade Center, con el objetivo de poder declarar la guerra a un país extranjero y vender armas. Y en la cinta Matrix, el pasaporte de Neo vence el 11 de septiembre de 2001.



En los carteles de varias películas, las Torres sufren ataques: King Kong, Godzilla, Megalón, Michael Keaton y el Monstruo Comegalletas de Plaza Sésamo atentaron contra ellas de muy diversas formas.



Mucho encontraron que las historietas habían predicho el ataque: en varios comics, las Torres Gemelas fueron destruidas de una y mil formas. Testigos de ello fueron la Mujer Maravilla, Mortadelo y Filemón, el Hombre Araña, los Hombres X, los Cuatro Fantásticos, Supermán, Control de Daños, los Transformers y Bart Simpson.














Las portadas de libros de ciencia ficción, los juegos para teléfonos celulares y la obra de artistas plásticos también se tomaron como mensajes ocultos.











Otro suceso extraño fue aunado a los atentados. La barcelonesa Alicia Esteve se hizo pasar por superviviente del atentado. Adoptó una identidad falsa: Tania Head. Bajo ese nombre, se presentó ante los medios y relató que se encontraba en el piso 78 de la Torre Sur en el momento del impacto.



También inventó otras historias: que era hija de diplomáticos; que trabajaba en las oficinas que Merrill Lynch tenía en la Torre Sur (esto fue desmentido por la empresa); que ese día pensaba casarse con su novio, que murió en la Torre Norte (desmentido por la familia del supuesto novio, afirmando que nunca habían oído hablar de Tania); que el famoso "hombre del pañuelo rojo" (que salvó la vida a 18 personas antes de morir allí) le apagó las llamas del hombro y le salvó la vida; que fue atendida en un hospital; que estudió en las universidades de Standford y Harvard (desmentido por ambos centros); que un hombre antes de morir le dio su anillo de casado para que se lo entregara a su mujer (nunca apareció el anillo, ni dijo el nombre del supuesto hombre); y que su brazo quedó dañado tras el colapso de las Torres (desmentido por sus conocidos).



El engaño duró hasta el 27 de septiembre de 2007, cuando el diario The New York Times desveló el fraude. Posteriormente, el diario español La Vanguardia descubrió su verdadera identidad, así como sus heridas que, según las investigaciones del diario a raíz de las declaraciones de sus amigas, ya tenía desde antes. Sus dramáticas vivencias falsas ese fatídico día, así como las numerosas intervenciones en los medios de comunicación, la llevaron a ser presidenta y directora de la Asociación de Supervivientes de los Aatentados del World Trade Center, que co-fundó con Gerry Bogacz, hasta que se destapó el engaño. La Cadena Cuatro de la televisión española emitió un documental sobre la historia de Tania Head llamado 11-S: me lo inventé todo.



La caída de las Torres Gemelas provocó respuestas en todo el mundo y cambió el orden mundial, las relaciones entre los países, las leyes, las agendas políticas, el sentido de las guerras. La imagen de las Torres fue borrada de películas y programas de televisión que aún no se habían estrenado. Surgieron además manifestaciones de humor negro en chistes e imágenes sobre diversos tópicos, que circularon profusamente a través de Internet.












También influenció a los creadores. Sobre el suceso se rodaron películas, se escribieron cientos de libros, se compusieron canciones, se pintaron cuadros, se montaron obras de teatro, se expusieron miles de fotografías, se hicieron chistes. El mayor impacto fue en el imaginario colectivo, donde las Torres Gemelas son destruidas una y otra vez…





AUDIOGRAFÍA:



DOCUMENTALES COMPLETOS:
11 de septiembre (Discovery Channel) (en español)
video


Farenheit 911 (completo, subtitulado en español)
video


11 de septiembre de 2001: la verdad (en español)
video


El misterio de la caída de las Torres Gemelas (en español)
video


Zero (en español)
video



VIDEOS CON ESCENAS REALES:
El ataque a la Torre Norte
video


El ataque a la Torre Sur
video


Los saltadores
video


La caída de las Torres Gemelas
video


12 de septiembre de 2001
video


Restos hallados en la Zona Cero
video



NOTICIARIOS
CNI
video


TVE
video


Televisa
video



TRAILERS
Fahrenheit 911 (trailer)
video


World Trade Center (trailer)
video


United 93 (trailer)
video


Vuelo 93 (trailer)
video


Spider Man (trailer censurado, con las Torres Gemelas)
video



FRAGMENTOS DE PELÍCULAS SOBRE LAS TORRES GEMELAS O LA DESTRUCCIÓN DE NUEVA YORK:
Deluge (cinta de 1933)
video


Pistoleros solitarios (fragmento)
video


Armageddon (fragmento)
video


Cloverfield (fragmento)
video


Día de la Independencia (fragmento)
video


El Club de la Pelea (fragmento)
video


El Día Después de Mañana (fragmento)
video


El Hombre Bicentenario (fragmento)
video


Escape de Nueva York (fragmento)
video


Ghostbusters (fragmento)
video


Godzilla (fragmento)
video


Homero Simpson contra Nueva York (fragmento)
video


Impacto profundo (fragmento)
video


Inteligencia artificial (fragmento)
video


King Kong (fragmento)
video


La Guerra de los Mundos (fragmento)
video


Matrix (fragmento)
video


Meteoro (fragmento)
video


Recuérdame (fragmento)
video


Watchmen (fragmento)
video


Terminator (fragmentos)
video



MÚSICA:
"Freedom" - Paul McCartney
video


"Only time (WTC version)" - Enya
video


"Let's roll"
video



HEMEROGRAFÍA:

Informe completo de la Comisión sobre el 11 de septiembre (en inglés) (Parte 1) (271 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todas)



Informe completo de la Comisión sobre el 11 de septiembre (en inglés) (Parte 2) (314 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todas)



Historieta Spider Man. 11 de septiembre (completa) (29 páginas) (doble click sobre la revista para ampliar y ver todas)



Titulares de periódicos sobre el 11 de septiembre (138 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todas)



Portadas de revistas sobre el 11 de septiembre (40 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todas)



Portadas de libros sobre el 11 de septiembre (40 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todas)



Carteles de películas sobre el 11 de septiembre (48 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todas)



Humor gráfico sobre el 11 de septiembre (168 páginas) (doble click sobre la imagen para ampliar y ver todas)

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Admirablemente completo y valiente ensayo (no se ha limitado en modo alguno a la "versión oficial"). Mis felicitaciones y sobre todo mi gratitud; hace ya varios meses que vengo leyendo tu página y de lejos, es mi preferida. Honor al mérito.

Anónimo dijo...

Quiero felicitarte porque nunca había leído un informe tan completo sobre el “11- S” e incluso, me ayudó a comprender sobre muchos temas que aún creía se estaban investigando. Pienso que hubo una falta de responsabilidad muy grande al no equipar los edificios como correspondía y el monopolizar la información de los atentados por parte del gobierno y la CNN. Aunque no soy partidaria de las teorías conspirativas, en los videos se notan claramente varias explosiones en pisos muy por debajo de los impactos. Es como si fueran explosiones programadas que colaboraron al derrumbe de ambos emblemas norteamericanos (las torres gemelas, símbolo fálico como pocos). Acto seguido, EEUU ya tiene la gran excusa de la “lucha contra el terrorismo” para comenzar a invadir casualmente a los países con mayor riqueza petrolera, intervenir en sus gobiernos, y como sabemos hasta el día de hoy -con Obama - EEUU sigue expandiendo su imperio político y económico en países bajo regímenes dictatoriales en Medio Oriente. Dictaduras en su momento apoyadas por EEUU, como la de Libia que ahora ya no es funcional a los intereses norteamericanos e intenta por ende, ser derrocada con la venia de la OTAN.
A propósito, la palabra “basura” le queda chica a Bush, y no en vano la gente lo volvió a elegir como presidente… el uso del miedo como forma de manipulación política, le salió muy bien..

Spizma-Krad dijo...

Buff esta vez te luciste, nunca había leido tanto sobre el 11-S.
Bueno, no tengo nada más que decir que no se haya dicho ya, todo perfecto.
Felicidades.

Anailuy dijo...

Me kede atonita, te puedo asegurar q senti por un momento en carne propia lo q las victimas sintieron....Dios los tenga en su gloria....victimas inocentes de algo ajeno a su vida....

Descansen en paz....sin palabras la vd.......

Felicidades Escrito!

Anónimo dijo...

Soberbio y exhaustivo informe. Muy completo y enormemente trabajado.
Mis mas sinceras felicitaciones para todo vuestro equipo.

Anónimo dijo...

Increible!!! sinceramente no me imagino el enorme trabajo de recabar toda esta documentación, mil gracias por ponerla a nuestra disposición. Con lejos la mejor y mas documentada de tus entradas, vayan mis felicitaciones a usted y su equipo de colaboradores.

Desde Córdoba Argentina: Jorge

Manuel Pérez dijo...

Excelente como siempre! Vaya, la lectura de toda la entrada se me repartió en 4 días.

Sólo me queda la duda de con qué versión sobre la destrucción de la torre nos quedamos: la conspiracionista (explosiones con termita) o la oficial (colapso de la estructura por el simple debilitamiento térmico de las columnas en los pisos impactados). Como ingeniero civil, me parece fascinante el mecanismo de falla dado por las autoridades, claro, si es que podemos confiar en ella y no en los que la refutan.

z0epy dijo...

HOLA A TODOS ME UNO A LOS QUE DIVIDIMOS POR DIAS LA LECTURA LA VERDAD ES LO MAS EXTENSO QUE HE VISTO EN ESTE WEBSITE Y DE VERDAD CUANTAS DUDAS DISIPASTE DE MI...
ME DUELE MUCHO EL MALTRATO PARA LOS AFGANOS Y ME QUEDA MAS QEU CLARO QUE ESTO LO ARMO EL EX PRESIDENTE DE E.U. QUE PREFIERO NO ESCRIBIR SU NOMBRE QUE REPUGANTE Y CULPAR SOLO POR INTERESES POLITICOS DE VERDAD QUE MAL POR EL Y LUEGO MALTRATAR Y MATAR A ESTA GENTE... HOUSEIN OTRO DESGRACIADO SI HIZO ALGO LO PAGO PERO DE VERDAD QUE ES INDIGNANTE OJALA SE PUDIERA HACER ALGO PARA SACAR A ESTOS HOMBRES AHORA RESULTA QUE ESE INFELIZ MOHAMMED ES EL CULPABLE POR FIN ERA BIN LADEN O EL DE VERDAD QUE DIRIA HECTOR LAVOE. TREMENDA PORQUERIA Y TODAVIA OBAMA JUSTIFICANDO SI PUES COMO NO SON DE SU FAMILIA A UNO QUE...
MUY INDIGNADA ESCRITO.. SALUDOS A TODOS LOS LECTORES Y MIL FELICIDADES Y AHORA A LEER EL DE ESTA SEMANAA....

Anónimo dijo...

O.O!!!
wuau!!! en serio ahora si te luciste escrito, el articulo mas largo y completo del blog segun yo... me quedo sin palabras, te merces un aplauso por haber recabado tamta informacion, me tarde 3 horas en leer todo y tengo ke admitir ke me salte algunas partes, pero de lo que lei, que fue la mayoria, me encanto tu formas de redactar
gracias a ti, rectifico esa idea que tengo de que busk es el presidente mas estupido que E.U.A haya tenido, ademas del libro -.- su completa indiferencia cuando le dijeron que estaban atacando la nacion y NY, una de las ciudades mas importantes, era un completo caos
tambien aunque esto haya causado mucho dolor entre los estadounidenses, eso no justifica a que hayan tratado asi a los prisioneros en guantanamo, una decepcion la verdad
las imagenes muy buenas, muchas para complementar una muy buena y completa informacion

UN APLAUSO!!! en serio te felicito, es lo mas completo ke he visto del 911 y te lo agradezco por haberlo compartido con nosotros como lo haces con las demas biografias y articulos n.n

fiel seguidora tuya desde hace 2 años (aunque no comente mucho jeje)

atte. FERNANDA

Anónimo dijo...

Felicitaciones por tu labor. Muy detallada y matizada. ¿Sabes qué? Definitivamente deberías poner a GEORGE W. BUSH en este sitio web como uno de los más grandes, brutales e infames asesinos en la historia de la humanidad.

Saludos,

Antonio.

Anónimo dijo...

Super !!!! Excelente artículo, es el más detallado que he visto.

Felicidades!!!!

hyriu75 dijo...

Simplemente impresionante.. la verdad no he visto un reportaje o historia mas completa que esta.. es mas que obvio que esto fue planeado por Bush para invadir Irak y hacerse de su petroleo. Es un ser despreciable que deberia ser juzgado por crimenes contra la humanidad. Los felicito doblemenmte por este valiente documental tan bien estructurado y mas dinamicamente redactado

Morthen Filipovick dijo...

Sublime

Marck Martinez dijo...

Trabajo y medio!! Te felicito muy completo y aunque ya sabia mil pormenores del tema, me mostraste aun mas. Me dan asco estos perros de guerra que goviernan al mundo, ojala el infierno exista, si es asi alli se veran las caras todos juntos!!! Me encanto esta entrada comence a leerte a mediados de 2015 y fui pasando por cada entrada. Siga trabajando como de costumbre "Escrito"