¡ADQUIERE AHORA TU EJEMPLAR EN VERSIÓN IMPRESA! ¡DA CLICK SOBRE EL ANUNCIO!

Paul Reid: "El Asesino de la Comida Rápida"


“¡Siempre eres bienvenido a bordo!”
Eslogan del restaurante "Captain D’s"


Paul Dennis Reid Jr. nació el 12 noviembre de 1957 en Richland Hills, un suburbio de Fort Worth, Texas (Estados Unidos). Reid fue a Nashville para tratar de labrarse una carrera como cantante de música country e incluso grabó un demo.



Paul Reid cantando

Pero sus sueños no prosperaron. Reid muy pronto se inclinó por el camino del delito. En 1983, entró a un asadero en Houston y, pistola en mano, asaltó aquel lugar. Tuvo mala suerte y fue atrapado cuando salía de aquel lugar.



Paul Reid



Tras ser juzgado, lo sentenciaron a cumplir veinte años en prisión. Se portó bien y gracias a su buena conducta, después de siete años fue puesto en libertad condicional en 1990.



Muy pronto volvió a delinquir. La mañana del domingo 16 de febrero de 1997, a las 09:30 horas, se dirigió al restaurante de mariscos Captain D’s, en el camino de Líbano en Donelson, Tennessee. Reid entró en la tienda antes de la apertura, con el pretexto de solicitar un trabajo.



El primer ataque


Una vez dentro, encerró en la cámara frigorífica del restaurante a la empleada Sarah Jackson, de 16 años, y al gerente, Steve Hampton, de 25.



Sarah Jackson

Reid obligó a los dos a tenderse boca abajo en el suelo; luego, sin provocación alguna, les disparó en la cabeza, al estilo de una ejecución.



Steve Hampton

Reid se llevó todo el dinero que había en la caja registradora, incluyendo una gran cantidad de cambio. Luego huyó del lugar. Utilizó el dinero de este robo como pago inicial de un auto dos días después.



El lugar del crimen



En los días siguientes, muchas personas pusieron el nombre de Sarah en los parabrisas traseros de sus automóviles, como una protesta por lo ocurrido y un homenaje a la chica asesinada.




La noche del 23 de marzo de 1997, Reid volvió a atacar. Esta vez fue en una hamburguesería McDonald’s, ubicada sobre Líbano Road en Hermitage, Tennessee, a cinco kilómetros al noreste del Captain D's.






El segundo ataque

Reid se acercó a cuatro empleados mientras salían del almacén después del cierre. A punta de pistola, los obligó a volver al restaurante. Otra vez hizo que se tendieran en el suelo.



Una vez allí, ejecutó a tres de los empleados con un disparo en la cabeza: Andrea Brown, de 17 años; Ronald Santiago, de 27; y Robert Allen Sewell, de 23.



Andrea Brown

Reid intentó dispararle a José Antonio Ramírez González, pero su arma falló. Tomó entonces un cuchillo y lo hundió 17 veces en el cuerpo del joven, dándolo por muerto.



Ronald Santiago

El puertorriqueño González evitó un nuevo ataque al quedarse completamente quieto, fingiendo estar muerto.



Robert Allen Sewell

El criminal tomó $3,000 dólares de las cajas registradoras y huyó. Cuando se descubrió el ataque, González fue trasladado a un hospital cercano y finalmente sobrevivió. Con el tiempo declararía en el juicio contra Reid.



Los cadáveres







La noche del 23 de abril de 1997, Reid fue a la puerta trasera de la heladería Baskin-Robbins en el Wilma Rudolph Boulevard en Clarksville, Tennessee. Acababan de cerrar, pero persuadió a dos empleadas para que lo dejasen entrar.



El tercer ataque






Una vez allí, Reid les exigió el dinero y después las secuestró. Eran Angela Holmes, de 21 años, quien acababa de tener a su bebé, y Michelle Mace, de 16.



Angela Holmes


Obligó a los dos a ir con él en su auto hasta Dunbar Cave State Park. Una vez allí, las violó y después las estranguló.



Michelle Mace



Los cadáveres fueron encontrados al día siguiente en Dunbar Cave Park. Su garganta estaba llena de magulladuras.



Los cadáveres


El 25 de junio de 1997, Reid fue a la casa de Mitchell Lynn Roberts, un hombre que administraba un restaurante de comida rápida, el Shoney’s, donde Reid trabajaba como lavaplatos. Roberts lo había despedido un día antes de que se cometiera el primer asesinato. La razón aducida para su despido fue que Reid había perdido los estribos y le había tirado un plato a un compañero de trabajo.



Shoney’s


Reid, armado con una pistola y un cuchillo, llamó a la puerta frontal de la casa de Roberts. El hijo del hombre grabó a Reid en la puerta con una videocámara. Reid entró en la casa para hablar con el gerente del Shoney’s sobre conseguir de nuevo su puesto de trabajo.



Retratos robot del asesino


Después de un rato, Roberts comenzó a sentirse inquieto por la presencia del ex empleado e intentó conseguir que saliera de su domicilio y caminara por la calle con él hacia su automóvil.



Roberts con su familia la noche del ataque



En ese momento, Reid sacó la pistola y el cuchillo, amenazando a Roberts y exigiéndole que se pusiera unas esposas y entrase en su coche. Roberts, dándose cuenta de que Reid había cometido los asesinatos en los otros sitios de comida rápida, tomó camino de regreso a su casa, y forcejeó con Reid en un intento de entrar en su domicilio para proteger a su esposa, su hija y su hijo. Al conseguirlo, Reid se marchó de la casa de Roberts, pero el gerente lo llamó y trató de decirle que lamentaba lo que había sucedido.



Reid en la casa de Roberts

Mientras su esposa llamaba a la policía, Roberts convenció a Reid para que regresara a su casa con la intención de que pudieran hablar. Reid accedió, volvió al lugar y pocos minutos después llegaron los agentes. La policía capturó y arrestó a Reid, quien no opuso resistencia.



El arresto


Reid iba a ser liberado bajo fianza por el Departamento del Sheriff del Condado de Cheatham, pero Roberts contactó a la policía de Nashville y afirmó que Reid debería ser considerado sospechoso en los asesinatos cometidos en restaurantes de comida rápida.



El interrogatorio

Tras ser interrogado, se determinó que era el sospechoso más fuerte en la investigación de aquellos crímenes. Fue acusado de los asesinatos cometidos en los restaurantes Captain D's, McDonalds y Baskin-Robbins.






Ficha de detención

La licencia de conducir y una tarjeta de alquiler de videos de Steve Hampton fueron encontrados en el sitio del crimen, con las huellas dactilares de Reid en cada uno.



La policía en la casa de Reid


El juicio fue rápido. Los miembros del jurado fueron aislados, debido a que un juez determinó que la cobertura de los medios era tan abrumadora en Nashville, que impediría la selección de un jurado imparcial.



El primer juicio





Mientras el juicio se celebraba, Reid fue bautizado por los medios como “El Asesino de la Comida Rápida”.



Los titulares


Paul Reid fue declarado culpable de dos cargos de asesinato en primer grado por los crímenes cometidos en Captain D’s.



Gina Jackson, madre de Sarah Jackson, durante el primer juicio

El juicio de Reid fue el primero por asesinato que se transmitió en vivo en el estado de Tennessee a través de un canal de cable. Sus juicios posteriores también fueron transmitidos en vivo.



Los noticiarios

Después de su condena, la familia de Reid, en particular su hermana, Linda Martiniano, argumentaron que era mentalmente incompetente para ser juzgado, y después de sus sentencias, aseguraron que no era capaz de tomar decisiones legales.



Carta de Reid

En el segundo juicio se abordaron los asesinatos de Baskin-Robbins. El coche de Reid contenía varias pruebas forenses, como pertenencias de las víctimas, así como la evidencia de una compra de gasolina con tarjeta de crédito, cerca de la ubicación del lugar de los cadáveres la noche de los asesinatos, colocándolo en las proximidades del lugar del crimen todo el tiempo.



El segundo juicio



Los testigos también aseguraron haber visto un vehículo similar al suyo en el área de la heladería en el momento del delito. Rastros de sangre de las víctimas fueron encontrados en sus zapatos. El jurado lo declaró culpable de dos cargos de asesinato en primer grado.




El tercer juicio se enfocó en el ataque a McDonald’s. José Antonio Ramírez González, la víctima sobreviviente, identificó Reid como su atacante en la corte. Esto fue considerado la pieza clave y la prueba necesaria para condenarlo por los asesinatos.



El tercer juicio

A veces, Reid mostraba signos de paranoia, llamando a su equipo de defensa "actores" y diciendo que eran parte de un proyecto de control mental del gobierno de los Estados Unidos, llamado "Tecnología Científica", que vigilaba todos sus movimientos. En los interrogatorios, la fiscalía intentó contrarrestar esta defensa, alegando que Reid era un hábil estafador y utilizaba estos supuestos delirios como parte de su defensa.



José Antonio Ramírez González durante el tercer juicio


Reid fue declarado culpable de tres cargos de asesinato en primer grado y un cargo de intento de asesinato. En total había sido hallado culpable de siete cargos de asesinato en primer grado a través de tres juicios.



Connie Black, la madre de Michelle Mace, durante el tercer juicio


Además de sus siete condenas por asesinato, Reid también fue declarado culpable de múltiples cargos menores relacionados con los mismos delitos, entre ellos robo agravado y secuestro agravado.



El veredicto



Reid recibió siete condenas a muerte, para llevarse a cabo el 20 de abril de 1999. La ejecución de Reid se pospuso varias veces en los años siguientes, incluyendo una ocasión en 2003, cuando fue suspendida horas antes del momento previsto. Harto de todo aquello, Reid finalmente renunció a su derecho a una apelación.






Reid rumbo al Corredor de la Muerte





Los miembros de su familia, además de activistas contra la pena de muerte, afirmaron que era deficiente mental y no podía tomar una decisión legal de ese tipo. Presentaron varias mociones, exitosas y no exitosas, para detener su ejecución.



Homenaje a las víctimas


Sin embargo, la Corte Suprema de Tennessee confirmó todas las condenas de Reid. El caso recibió la atención nacional de los activistas contra la pena de muerte.



Los opositores a la pena capital

Reid era el preso nº 303893 en el Complejo Correccional del Condado de Morgan en Tennessee. Sus siete condenas a muerte fueron un caso único, ya que a ninguna otra persona de ese estado se le habían imputado tantas. Reid tomó muchas decisiones erráticas; eligió apelar algunos veredictos y otros no, y expresó su voluntad de morir después de años de luchar para evitar ese destino.



Reid en prisión






Su última fecha de ejecución estaba prevista para el 3 de enero de 2008, pero fue suspendida el 26 de diciembre de 2007 por el Juez de Distrito Todd J. Campbell, en espera de los resultados de una investigación sobre la constitucionalidad de los métodos de ejecución de Tennessee.



El 16 de abril de 2008, la Corte Suprema de Estados Unidos emitió un dictamen a favor de la legalidad de la ejecución por inyección letal. El estado de Tennessee comenzó inmediatamente a reanudar la aplicación en los casos de pena de muerte, incluyendo a Reid.



Nueva ficha en la prisión

Como resultado de los ataques de Reid, varios restaurantes de comida rápida en el área de Nashville empezaron a cerrar más temprano y la presencia de patrullas de policía se hizo más frecuente en todo tipo de establecimientos.



Reid en prisión, afeitado



Paul Reid murió en el Hospital General de Nashville el 1 de noviembre de 2013. La causa de la muerte fue por complicaciones debidas a neumonía, insuficiencia cardíaca y problemas respiratorios.



Anuncio de la muerte de Reid

Reid había estado en el hospital durante dos semanas. Su muerte impidió su ejecución. Sin embargo, “El Asesino de la Comida Rápida” había dejado un huella profunda e imborrable en la historia del crimen estadounidense.




BIBLIOGRAFÍA: